Page 20

Ya despidiéndonos del Salar de Uyuni y su querido Palacio de Sal, comenzamos a concentrarnos en el próximo tramo. Ya estaba la tropa ajustando gps, verificando mapas y chequeando los galones de combustible disponibles. Armamos la fila india con destino a Oruro. Solo nos faltaba Tito que estaba haciendo vaya a saber uno que entre los matorrales por ahí al fondo. A los pocos metros, un raudo movimiento de Robert hacia los matorrales de la derecha comenzó a despertar sospechas entre los integrantes del grupo. A los pocos minutos, estábamos todos visitando los matorrales sin prisa pero sin pausa, mascullando entre dientes alegorías y alabanzas a la sopa de zapallo y salsa de quinoa. Más tarde vendría un exhaustivo análisis cruzando platos ingeridos versus matorrales visitados. El único que no cuadró con la regla descubierta fue Lucas, pero supusimos que sus andanzas por Tanzania le brindaban niveles de inmunidad importantes al lado de nosotros, simples mortales. En el camino hacia nuevas tierras, nos encontramos con una pequeña estación de servicio en la que se decidió parar para abastecer de combustible a las máquinas. La pobre señora que intentó cobrar unos bolivianitos a los muchachos del grupo que se dirigían raudos al privado quedó ahí tirada a un costado. El primero que logró copar el área, Sergio, al salir tenía una cara que lo decía todo. La señora dejo de insistir con los bolivianitos y se retiró a distancia prudente, cosa de mitigar eventuales riesgos. Pero esto no era nada. El Salar de Uyuni tenía más sorpresas aún!!! Resulta que el combustible para extranjeros tenia precio diferencial (mas caro, obvio), política que, coincidimos todos, no era precisamente muy apropiada para fomentar el turismo en la zona. Por lo tanto, apelando a la diplomacia y el poder de convencimiento naturales en los cabrones, llegamos a un acuerdo de mutuo beneficio con los administradores del lugar. El famoso y salomónico “partimos al medio? “. En fin. Las anécdotas de los momentos vividas en la maniobra están a disposición del interesado por cuenta y orden de los integrantes del viaje. Sólo voy a decir que la pobre señora de la estación nos miraba con ojos estupefactos, seguramente pensando “de dónde vendrán estos locos”. Y así, con la panza vacía, y los tanques de combustible bien llenitos, partimos hacia Oruro, tierra de opulentos empresarios de la minería y el petróleo.

18

Profile for Old Cabrones 4x4

Travesía transamazónica 2014  

Relato de las aventuras vividas por un grupo de amantes del Off Road por esta famosa ruta de Brasil. Partieron en septiembre de 2014 y rec...

Travesía transamazónica 2014  

Relato de las aventuras vividas por un grupo de amantes del Off Road por esta famosa ruta de Brasil. Partieron en septiembre de 2014 y rec...

Advertisement