Page 1


SOPA DE BARBIE UNA NOVELA-BLOG ESCRITA POR FERNANDO CODINA (firmando como BEATRICE GOLDEN).

Ojos Verdes Ediciones


Dedicada con todo mi amor a mi abuelo, el primer «hombre de tinta», que me enseñó tantas cosas en esta vida… A pensar por mí misma… A luchar… A perseguir mis ideales… A escribir… En memoria también de mi padre. Que me hizo fuerte… Y responsable… Y dura conmigo misma… El primero murió un lunes de junio… y el segundo, un lunes de noviembre…

5


A MODO DE INTRODUCCIÓN

Mi nombre es Beatrice Golden, tengo veinte años y unos meses, soy Géminis, y cuando escribo estas líneas (noviembre de 2016) estoy cursando el tercer año de Periodismo en la Universidad Complutense de Madrid, también conocida como UCM. Si mi vida se redujera a esto, sería poco interesante, ¿verdad? Por eso, durante las siguientes páginas, te invito a que me sigas, como casi siempre has hecho, querida lectora constante, en lo que pueden haber sido los meses más importantes de mi existencia. Empecé a escribir el blog el tres de septiembre de 2015. Recuerdo bien la fecha, en las postrimerías del verano, con el sonido de las olas del Mediterráneo demasiado presente en la memoria como para poder aceptar que tardaría al menos un curso entero en volver a escucharlo… El nombre de este libro, donde recojo una gran cantidad de las historias que publiqué en el blog (y otras inéditas que han ido surgiendo durante las revisiones de materiales) es el título de uno de los relatos que lo conforman. Lo elegí porque el conjunto de entradas, 7


con mis reflexiones, mis sueños, mis vivencias y mis relatos, es una especie de guiso, compuesto de múltiples y variados ingredientes, como una sopa. Durante todo este tiempo, he ido desnudando mi alma a través de mis historias, y también he aprendido a conocerme mejor. Pero un buen día me he dado cuenta de que no era suficiente con escribir en la red, que necesitaba hacer algo más para sentirme, al menos, un poco mejor, más estable, madura, completa. Y de esa necesidad ha nacido este libro, mezcla de diario íntimo y de blog, donde lo «nuevo» y lo «viejo» se dan la mano. Supongo que ya solo me faltaría «algo prestado» y «algo azul», si quisiera cumplir los rituales matrimoniales de los americanos. Aunque lo azul lo llevo siempre conmigo, al recordar sus ojos…, y lo prestado es cada minuto que compartimos… Muchos de estos relatos ya los habrás leído en el blog, querida lectora constante, y los he ordenado más o menos de la misma manera que lo hice al redactarlos. Pero también han ido surgiendo nuevas historias, comentarios, sueños y pesadillas que hasta ahora no había compartido con nadie: formaban parte de mis «archivos secretos», mucho menos importantes, por supuesto, que los referidos a la muerte de Kennedy… Como buena Géminis, ha llegado un momento en el que no me bastaba con aquellas cosas que publicaba 8


regularmente en la red, porque incluso mi perfil, en ocasiones, me condicionaba al escribir… Necesitaba alcanzar un poco más de libertad a la hora de escribir, de dejar atrás muchos prejuicios. Pues, de otra manera, no te estaría contando mi vida, y la de aquellas personas especiales que más han influido en ella… Soy una escritora compulsiva, sabes… Algunas noches me despierto de madrugada con una idea, un argumento, y tengo que ponerme a escribirlo, no importa el tiempo que me lleve. Pues, de lo contrario, aquella criatura a quien he privado de la oportunidad de nacer en negro sobre blanco me sigue atormentando, y da vueltas y más vueltas en mi cabeza… hasta que la escribo, o la condeno al olvido. Casi siempre soy capaz de trabajar de manera simultánea en dos o más «monstruitos», y raro es el día en que no escriba, aunque sea, el argumento para algo distinto. Normalmente, llamo «monstruitos» a todas mis creaciones, es un apelativo cariñoso, aunque también podría llamarlos «epis», «blases», «nasciturus» y, en ciertas ocasiones, «mega-pesadillas». Son de cualquier modo algo que ha nacido en mi interior, hijos de mi imaginación desbordada y desbordante, en ocasiones con influencias externas. Porque no hay nada nuevo bajo el sol… Queda más hermoso en latín: Nihil novo sub solem… Por 9


supuesto, durante los exámenes tengo que bajar el ritmo, pero ahora mismo no concibo vivir sin escribir: es mi mayor «vicio», me temo. Como el chocolate negro con avellanas, el helado de dulce de leche, la horchata, las fresas con nata o la lasaña casera de mi tía Agustina, siguiendo la receta familiar. Entre tus manos tienes todo lo que tengo, todo lo que soy… y, posiblemente, todo lo que podré llegar a ser algún día. No, tranquila, que esto no es una confesión general, estilo San Agustín, pues nunca he sido lo bastante religiosa como para hacerlo, sino más bien una puesta en común entre tus recuerdos y los míos… Ya me conoces, querida lectora constante, soy una chica sincera, con demasiadas cosas en la cabeza, demasiados sueños por realizar, demasiadas playas por recorrer a la luz de la luna y demasiados sentimientos tormentosos en el corazón… Quizás por eso me estás leyendo… Como en otros muchos libros, aquí llegaría el momento de precisar que «Todos los hechos, acontecimientos, organizaciones y personas que aparecen en esta obra son fruto de la imaginación del autor y, por lo tanto, toda coincidencia con personas actuales o pasadas es fruto de la casualidad, o de la desbordante imaginación del autor». Sienta muy bien, el leer este tipo de aviso, ¿verdad? Porque te permite 10


mantener la debida separación con respecto a la historia, te otorga una cierta perspectiva, y sobre todo te tranquiliza… Pues bien, lamento mucho decepcionarte, porque en esta ocasión casi todos los hechos y personas descritas existen, y son fáciles de identificar. Como mucho, he cambiado algunos nombres, profesiones, o quizás ciudades, pero el resto pertenece a la Realidad… Y las historias de amor, de romanticismo y de sexo, muchas de ellas las he vivido directamente, otras me las han contado, pero de cualquier manera, son reales…, aunque me haya permitido ciertas licencias, a la hora de cambiar los nombres y algunas ubicaciones. Claudia, mi amor, existe, aunque no se llama así… Hay un compañero de la UCM por quien siento algo muy especial, pero no se llama Antonio… La novia de mi hermano existe, aunque no se llama Magnolia, y es una de mis mejores amigas… Y en lo que se refiere a Linda, Rocinante o Cachivache… Bueno, tú decides la credibilidad que debes concederme… De cualquier manera, querida lectora constante, espero que, una vez más, disfrutes del camino… Beatrice Golden.

11


CANSADA DE SER UNA MUÑECA (3 de septiembre de 2015)

Estoy cansada de ser. De estar. De tener que estar. De preocuparme siempre por esa puta imagen de niña bien que tanto pone a los tíos. Y a los profesores de la Universidad. Y a los novios de las amigas. Y a los hermanos de los novios. Y a las novias de los amigos. ¿Qué se creen, que por haber ido a un cole de monjas soy una mojigata, o una estrecha? ¿Que no sé cuáles son las principales diferencias entre las tías? Para muchísimos varones, solo hay de dos tipos: las que follan (o dicen hacerlo) y las que no. Pero lo que más me jode es que me hagan perder el tiempo. Antes de salir de casa, me tengo que poner de pie, ante el espejo, comprobando si estoy o no perfecta, si mi imagen corresponde o no con la que yo quiero ir dando. Quizás por esa necesidad de mantenerte dentro de lo socialmente tolerable. En el primer año de facultad no te la puedes jugar, esos meses te acaban marcando durante toda la carrera. Es inevitable, aunque trates de pasar desapercibida entre la gente de tu curso, que te compares con las 12


demás chicas: que si tienes más o menos culo, más o menos tetas, que si tus brazos y tus piernas están proporcionados, si tu melena es más o menos larga u oscura... Vale, tengo más de Laetitia Casta que de Claudia Schiffer (en sus buenos tiempos), y desde luego no soy una modelo anoréxica, aunque de sujetador use una noventa, y prefiero estar cómoda con mis Doc Marten y mis tejanos, y mis jerséis de cuello vuelto, y mis cazadoras vaqueras y de cuero… y me gusta pasar desapercibida. Si tu ropa es más cómoda y te sientes más a gusto así… ¿Por qué motivo tienes que andar dando explicaciones al personal? ¿Por qué demonios voy a tener que adaptarme a los demás, a sus putas manías y expectativas? ¿Por qué voy a vestirme como una zorrita adolescente, con leggins y minifaldas, maxi jerséis, blusas vaporosas o rebecas súper entalladas, solo por integrarme? No, por ahí no paso, no me interesa, gracias. No me da la gana adaptarme a lo que los demás pretendan de mí. No voy a ser otra muñeca más del amplio ganado, sobre la que babean los tíos en la cola del microondas de la cafetería. No quiero rebajarme a seguir estrictamente los dictados de la moda. No pienso darme la vuelta en las escaleras para ver cuántos babosos me están mirando el culo. No voy a bajar la mirada si pillo al profesor o catedrático de 13


turno mirándome el escote. Prefiero devolvérsela, con una media sonrisa, y decirle por lo bajo: «¿Te gustaría ver el resto?». Por Dios, lo hice un par de veces el año pasado. Y fue una sensación de poder increíble, ver enrojecer al pobre viejo, delante de toda la clase. No voy a liarme con cualquier gilipollas, por el tema de perder la virginidad. Algo que de todas formas ya perdí hace un par de veranos con mi primo Miguel, durante las fiestas del pueblo. Mi modelo es una mezcla de Avril Lavigne y Lisbeth Salander, pero la de los libros, no la mamarracha de las películas. Y mi sexualidad. Bueno, me gustan las chicas y los chicos, con los dos he tenido buenas y malas experiencias. Aunque, de momento, me van más las chicas. Escribo, sobre todo, para sentirme libre. Para compartir pensamientos y sentimientos. Para eliminar toxinas. Para limpiar mi mente. Para vivir otras vidas, al mismo tiempo que enfoco la mía… Nadie te obliga a seguirme, pero podemos compartir el camino. Es sencillo, ¿no?

14

Sopa de barbie  

SOPA DE BARBIE es una historia llena de amor, si bien no es una novela romántica al uso. Narrada en forma de diario, donde cada capítulo es...

Sopa de barbie  

SOPA DE BARBIE es una historia llena de amor, si bien no es una novela romántica al uso. Narrada en forma de diario, donde cada capítulo es...

Advertisement