Page 1

POR MATÍAS CLARO Y FRANCISCO GALLEGOS

E

n una fotografía de Sergio Larraín, una bandada de pájaros comienza a emprender el vuelo. Mejor dicho, es obligada a hacerlo. Tal vez no sea así, pero la sensación que da la fotografía es esa: que alguien o algo –un niño corriendo con los brazos abiertos, el rompimiento de una ola en las rocas, un ruido sorpresivo- obligó a que los pájaros, repentinamente, dejaran de tocar el suelo.

En esta entrevista, llevada a cabo en la plaza Pedro de Valdivia, Simonetti nos habló sobre sus lecturas iniciales, los libros y autores primordiales y, cómo no, sobre Sergio Larraín. Aunque declara no haberlo conocido en persona, pensó en él mientras escribía El fotógrafo de Dios. En esta novela, Simonetti quiso ampliar aún más el mito, al punto de corresponderlo con su propia vida. En un cuento de Borges, “El acercamiento a Almotásim”, el protagonista intenta encontrar a un ser místico, de quien se dice procede toda claridad. En su búsqueda, sin embargo, descubre que todos quienes lo conocieron tienen una parte de esa claridad: reconoce a Almotásim en la huella que dejó en ellos. Hay algo de eso en Marcelo Simonetti. Sin conocer a Larraín, lo descubrió en el mito literario, en la ficción. Y en esta entrevista deja en claro que la literatura es, también, una forma de dejar de tocar el suelo.

A comienzos de este año, las fotografías de Larraín adquirieron un sentido más profundo, melancólico incluso. El fotógrafo, que había alcanzado fama mundial en los años sesenta, y que sin razón aparente había desaparecido de la escena artística a finales de esa década para dedicarse a la vida meditativa en Ovalle, moría a los ochentaiún años. El 7 de febrero de 2012, Sergio Larraín dejaba de tocar el suelo. Durante más de cuarenta años, la figura de Larraín fue cubierta por la niebla espesa del mito. Algunos decidieron enfrentarla y se embarcaron hasta Tulahuén para, por ejemplo, participar de sus clases de yoga. Otros, en cambio, experimentaron al artista de una forma más contemplativa. Entre estos últimos se encuentra el periodista y escritor Marcelo Simonetti. 1

SIMONETTI, EL LECTOR - ¿Quién te enseñó a leer? - Me cuesta recordar quién me enseñó a leer. Me imagino que fue mi madre, que 1


era la que pasaba más tiempo con nosotros, porque mi papá trabajaba. Lo que sí tengo en la memoria, ahora que me hacen la pregunta, es el hábito. Yo trataba de leer los letreros callejeros; es lo primero que recuerdo: juntar las sílabas para entender qué era lo que decían esos letreros callejeros o los titulares de los diarios. Pero no recuerdo demasiado bien quién fue. Tengo el recuerdo de mi madre enseñándome las sílabas, eso sí. Mi padre también tuvo cierta incidencia, porque me llevaba las revistas Estadio y Barrabases. Diría que, en alguna medida, yo me enamoré y me comenzó a seducir la lectura, leyendo fundamentalmente la revista Estadio y Barrabases. Lo otro que leía -es raro- era la página hípica, ahora que lo recuerdo. Venían los resultados de la hípica y, debajo de los resultados, había un resumen de cómo se desarrollaban las carreras. Qué ganas de haber conocido al tipo que escribía esos resúmenes, porque eran muy atractivos. El tipo los contaba de tal manera -a mí me parecían demasiado atractivos a esa edadque tú te transportabas a la carrera y, prácticamente, la veías en el relato de este señor, un relato de cinco o seis líneas. Esos fueron mis comienzos en la lectura.

perspectiva del hábito de leer y, en esa línea, obviamente Cortázar fue un escritor importante.

“L

os cuentos de Cortázar generaron un cambio en mi condición de lector: el hecho de poder entrar en un mundo a ratos ajenos a la lógica de la realidad”. Otro escritor que conocí tardíamente fue Juan Carlos Onetti. Leí sus cuentos completos y me maravillaron. No sólo esa atmósfera bastante gris que tienen sus cuentos, sino la forma en que él te va metiendo dentro de las historias. Son cuentos un poco depresivos en donde él consigue rescatar parte de la condición humana más edificante. Ahí hay un autor que he leído con cierta fruición. - ¿Qué buscas en los libros que lees? - Me gusta la ilusión de que estoy descubriendo autores. Autores que, a lo mejor, todo el mundo conoce. Pero me gusta, cuando los encuentro por primera vez, el ejercicio, por ejemplo, de ir a una librería y abrir un libro. Y, si me engancho con la primera página, comprar el libro y después tratar de comprar otros libros de ese autor. Creo que es bien saludable. Además, soy desordenado para leer. Leo varios libros a la vez. Es un decir que leo varios libros a la vez, porque a veces comienzo uno, paso al otro y ese libro queda olvidado y lo retomo en tres o cuatro meses más. Soy un lector promiscuo: me cambio constantemente de libro y me gusta así, porque depende de cómo amanezca. Hay libros que me seducen más que otros. Claro, de repente, cuando quieres hablar de ese libro, se te entremezclan las historias y probablemen-

- ¿Qué escritores marcaron tus primeras lecturas? - Fundamentalmente (Julio) Cortázar. Los cuentos de Cortázar generaron un cambio en mi condición de lector; el hecho de poder entrar en un mundo, a ratos, ajeno a la lógica de la realidad. El sorprenderte, a veces, instalado en esa casa tomada del cuento del mismo nombre, de Cortázar, o en ese sillón donde el lector de “Continuidad de los parques” leía esa novela. Eso me maravilló: el acto de transportación que te provocaba la lectura. En un momento estabas sentado en este banco, leyendo un libro y, a los dos o tres minutos después, estabas en otro mundo, el mundo que te proponía la historia que estabas leyendo. Eso comenzó a cambiar mi 2

2


te no es muy productivo. Pero, como descubrimiento, dejándote llevar por el instinto lector, a mí me hace bien esto de ir cambiando de lectura.

geisha que tiene que ofrecer todo, dar todo en bandeja, a pasar a ver la condición del lector como una suerte de coautoría- me pareció también un cambio significativo en mi condición de lector. Y ahí también volví a leer a Chejóv con más ganas y a una serie de autores que, en realidad, les tenía distancia porque los estaba leyendo con una lógica distinta, y esos libros que dejé de lado, los retomé de nuevo y me han gustado mucho.

- ¿Hubo algún escritor que cambiara tu forma de ver la literatura? - Me habían hablado mucho de (Raymond) Carver, que era la nueva escritura, la nueva forma de escribir cuentos y comencé a leer a Carver. Recuerdo haber leído Tres rosas amarillas, precisamente ese cuento que habla de los últimos días de (Antón) Chejóv, y no haberle encontrado ninguna gracia a Carver. Leí, de hecho, un par de cuentos más y yo decía “qué tanto con este tipo, si en sus cuentos no pasa nada, absolutamente nada”. Leí, después, sobre la forma de trabajar los cuentos que tiene Carver. Y descubrí esta idea de que aquello que es más importante en el cuento, Carver nunca lo cuenta -o lo cuenta muy sutilmente-. Y, en función de esa lógica, los cuentos de él me

SIMONETTI, EL ESCRITOR - ¿Qué autores influyeron en tu decisión de ser escritor? - Cortázar, por un lado. Los cuentos de Horacio Quiroga y (Joge Luis) Borges también. Borges es otro autor con el que también me pasó algo parecido a Carver. Lo leí de manera más seria en los primeros años de la universidad y, como eran años bien especiales los que a mí me tocó estar en la universidad –en la década de los 80, con las protestas a full-, siempre estaba esta crítica que Borges no escribía con el corazón sino que con la razón. Y eso, jóvenes y apasionados, nos causaba cierta distancia. En ese sentido, a la hora de elegir, en la universidad optábamos por Cortázar más que por Borges. Pero, con el tiempo, también me reconcilié con él a partir de un cuento que para mí también fue fundamental: “El aleph”. Al ver cómo el autor conseguía meter el mundo y toda la humanidad dentro de una esfera que encuentra debajo de un peldaño de la escala, me dije “¿cómo lo hizo?”. Entonces esas cosas a mí me fueron ganando, por un lado, para la lectura y también para el tema de escribir: la posibilidad de alterar un poco la realidad que te toca vivir, valga la redundancia. El plantear nuevas lógicas o lógicas distintas. O universos distintos.

“L

a transformación de lector de uno que ve al autor como una geisha que tiene que ofrecer todo a pasar a ver la condición del lector como una suerte de coautoría- me pareció también un cambio significativo en mi condición de lector”. parecieron maravillosos. Me reconcilié con él, porque claro, yo esperaba que el cuento o la historia que quería leer me la contara él, pero en muchos casos esa historia no está contada y es la que el lector tiene que descubrir. Esa transformación del lector de un lector que ve al autor como una 3

3


- ¿Cómo nació la idea de escribir una novela inspirada en Sergio Larraín?

y, a través del ejercicio de la escritura de la novela, traté de vislumbrar posibles explicaciones a ese acto: por qué un hombre que lo tiene todo, que ha consagrado su vida a la fotografía, de la noche a la mañana decide irse y bajarse del mundo para ir a vivir a este pueblito perdido al interior de Ovalle. Entonces, había una serie de particularidades en el personaje que lo hacían atractivo para llevarlo a la novela. Pero la novela no aspira a ser un documento realista de lo que fue la vida de Sergio Larraín. Sí me interesaba mezclar el mito con el mundo real, esta suerte de mezcla entre ficción y realidad, a objeto de que cuando el lector termina de leer la novela no sepa bien si esto pasó o no pasó.

- Con El fotógrafo de Dios tuve la posibilidad de hacer una novela realista y, quizás, haber ido a buscarlo y haberlo entrevistado. Cuando estaba en la revista El Sábado tuve la oportunidad de hacer un reportaje. Me acuerdo que, en esa ocasión, podía ir a Ovalle -a Tulahuén, más precisamente- a participar en uno de los talleres de yoga y meditación que él hacía. Pero el tema es que uno podía ir, pero debía ir subrepticiamente, sin decir que era periodis-

“M

e llamó la atención este acto de Sergio Larraín, que estando en la cúspide de su carrera como fotógrafo, lo abandonó todo para irse a vivir como un ermitaño a este pueblito perdido”.

- ¿Cómo enfrentaste el dilema entre mito y realidad en El fotógrafo de Dios? - Cuando tú escuchas una buena historia, ¿qué tanto pesa que esa buena historia sea una historia de ficción o sea una historia real? ¿Cambia en algo eso que tú acabas de leer que fue una buena historia? Yo tiendo a creer que no cambia demasiado, porque una historia en sí misma no se juega su valor en la cercanía que tenga con la realidad, una buena historia en sí misma se valida por elementos que no son contrastables con la realidad. Y, en esa línea, yo también fundamento un poco por qué me quedé con el mito de Larraín más que con el personaje de carne y hueso: el mito me ofrecía ciertas características o ciertas particularidades que construían una buena historia finalmente.

ta. Entonces, me parecía que era un poquito tramposo hacer un artículo, medio infiltrado, para hablar de Sergio Larraín. Y no fui en aquella oportunidad. Después, cuando comencé a trabajar en la novela, en algún momento me planteé la posibilidad de ir a su encuentro, conocerlo finalmente, pero preferí quedarme con el mito, ante la posibilidad de que el mito se viniera abajo en el encuentro con él. Y trabajé en función del mito de Larraín más que en el personaje de carne y hueso, fundamentalmente, porque me llamó la atención este acto de Sergio Larraín, que estando en la cúspide de su carrera como fotógrafo, lo abandonó todo para irse a vivir como un ermitaño a este pueblito perdido al interior de Ovalle. 4

Yo, personalmente, no soy un escritor realista, me gusta deconstruir la realidad, tomar la realidad como pretexto. Pero, a partir de eso, establecer una suerte de nuevo orden, porque muchas veces no tiene demasiada lógica. A mí, lo que me interesa, es que luego de leer las historias que yo escribo la gente diga “y esto, ¿pudo pasar?”. La historia, a lo mejor, es un poco disparatada. Pero, por ahí, es cierta.

Me interesaba saber por qué pasaba eso 4

© Todos los derechos reservados Diseño de formato Docuseco: Francisco Gallegos Celis

Entrevista a Marcelo Simonetti  

Entrevista al escritor chileno Marcelo Simonetti (Valparaíso, 1966) en el sitio web Ojoseco.cl. Por Matías Claro y Francisco Gallegos.