Issuu on Google+

3.- La lírica castellana La lírica castellana se divide en dos partes: -En la lírica tradicional en que su estructura está basada en un estribillo, y destacan en las composiciones los villancicos, canciones de siega, serranillas, albadas, etc. -En la lírica culta o cortesana está muy influida por la gallega, ya que se escribe en gallego hasta mediados del siglo XIV. Desarrolla los temas del amor cortés (poesía trovadoresca) y se recogen en cancioneros.

3.1.- La lírica castellana tradicional La lírica tradicional castellana está compuesta por canciones anónimas que se transmitían oralmente, que las cantaba la gente, y tienen como temas principales el amor (femenino y masculino), las solicitudes a las jóvenes, requiebros, sugerencias, rondas por parte del enamorado a su amada, alegría de los encuentros y penas por las separaciones. También son frecuentes los cantos de pastores, y de trabajos del campo: labranza, siega, vendimia, y eventos familiares bodas, nacimientos, canciones infantiles, y también las picarescas se encuentran recogidos en ella: cantos al triunfador, canciones de trabajo, de romería, bodas, fiestas y juegos, canciones infantiles, satíricas y humorísticas y de tristeza por la falta de un ser querido. Entre estas se puede distinguir algunas por sus características bien destacadas: -Las albas: era canciones cantadas por una chica al alba esperando a que su amado llegase. -Las alabadas: canciones del alba por la pena de la separación del amante al amanecer, expresando su tristeza por la llegada del día y tenerse que separar de su amante. -Los mayos: cantados por rondallas exaltan la llegada de la primavera que a su vez también la del amor, se les canta a las muchachas en Mayo. -Las serranillas: una pastora se encuentra con un caminante extrovertido en el monte, él le pregunta el camino, charlan y él se


queda enamorado de la pastora y le quiere en una barbaridad y ella llora al considerar esta petición imposible. -Los villancicos: son la forma más difundida. Tienen una composición, popular anónima, más tarde con autor, están en verso con un estribillo que tiene unas características peculiares como: la ausencia de ornamentos, oraciones breves con utilización de verbos de movimiento, escasa adjetivación y predominan los posesivos y sustantivos. A partir del siglo XVI están relacionados con la festividad del nacimiento de Jesucristo, y es de la forma que más conocidos son para todo el mundo, pero antes de llegar a esto, sus temas más tratados solían ser canciones masculinas o femeninas, temas eróticos, de caza, de belleza femenina, niñas enamoradas, tormentos amorosos, citas, alba, ausencia, mujeres morenas, monjas o fiestas. Su estructura solía ser siempre parecida, y se dividía en diferentes partes: -Una primera parte que es el estribillo, que sitúa al principio llamándose cabeza, que suele ser una redondilla. -Una segunda parte o mudanza que suele ser también una redondilla. -Una tercera parte que se compone de versos de enlace y de vuelta, generalmente compuesta por cuatro versos, algunos de ellos riman con la segunda parte, y otros quedan libres o riman entre ellos, y queda el último como vuelta al estribillo, que al final se vuelve a repetir. Estas composiciones de la lírica tradicional tienen un estilo sencillo, intenso y emotivo, en las que se usan pocos recursos. En el vocabulario destaca la escasez de adjetivos y de metáforas. Estas composiciones eran acompañadas de sencillos elementos musicales, guitarra, mortero y almirez, botella y pandereta. La mayor parte de la lírica tradicional se ha perdido porque los poetas cultos la menospreciaban. Pero, con la llegada del Renacimiento se incorporan a la literatura culta a través de los cancioneros y alcanzan su esplendor con los poetas cultos que incluyen en sus obras en los siglos XVI y XVII, como Gil Vicente y


Lope de Vega. En el siglo XIV, el Arcipreste de Hita introduce en el Libro de buen amor poemas líricos: serranillas y canciones a la Virgen, y en el siglo XV, el marqués de Santillana imita el tono de la lírica tradicional en las serranillas.

3.2.- La lírica castellana culta La lírica culta es una lírica cortesana y compuesta para ser cantada. Está compuesta por la poesía creada en las cortes de los reyes medievales Juan II de Castilla, Enrique IV de Castilla y Reyes Católicos, por parte de los caballeros que vivían en ellas, que se recogían en cancioneros, que son colecciones de poemas de muchos autores, los cancioneros más importantes son el Cancionero de Baena y el Cancionero de Stúniga. Hasta mediados del siglo XIV la lírica culta se escribía en gallego. Es una lírica refinada, muy elaborada, muy artificiosa y llena de juegos de ingenio. Tenía una gran influencia gallega, provenzal e italiana, la cual se refleja al tratar en su mayoría el tema del amor cortés, de los trovadores, un amor que se entiende como vasallaje. El enamorado llama señor o señora a su amada como metáfora de la relación entre el señor y el vasallo. El tema del Amor cortés se dice que nace en Provenza en el siglo XII, y llega a España, a Cataluña en el siglo XIII por su gran relación con la Provenza, y se compone en provenzal hasta finales de ese mismo siglo, cuando se comienza a hacer en catalán. También entra a Galicia Amor cortes por el Camino de Santiago, creándose una escuela trovadoresca que produce abundantes cantigas de amor y de escarnio. Las de amor reelaboran las canciones provenzales, son más simples, de cuatro versos con estribillo. Las de escarnio siguen el sirventés provenzal. Tras un tiempo de decadencia, a mediados del siglo XV la lírica culta llega a su máximo esplendor gracias a los cancioneros y, sobretodo, con las obras de dos grandes autores, Iñigo López de Mendoza (el Marqués de Santillana) y Jorge Manrique.


Iñigo López de Mendoza (1398 - 1458) Iñigo López de Mendoza o también conocido por Marqués de Santillana, fue un hombre de alta nobleza prehumanista: conocía francés, italiano, gallego, catalán y provenzal. Sus poemas están recogidos en la Carta de prohemio al Condestable Don Pedro de Portugal. Siempre intentó introducir el soneto italiano stilnovista a la métrica castellana en los Sonetos hechos al itálico modo. Fue un gran poeta de cancionero, pero donde realmente destacó fue en las serranillas.

Jorge Manrique (1440 - 1479) Jorge Manrique fue un noble, de la Orden de Santiago, y poeta de cancioneros; de sus obras se han conservado 45 canciones de amor cortes y dos de escarnio. Él no se hace tan conocido por esta composiciones, sino que es mas por las Coplas a la muerte de su padre. En aquella época era en toda Europa era algo común la literatura mortuoria: literatura de debates de origen latino, que plasman diálogos entre vivos y muertos o entre el alma y el cuerpo; poemas de vado mori, de aviso y totalmente doctrinales; y las danzas de la muerte. Las Coplas a la muerte de su padre (1476), son 40 coplas de dos sextinas de pie quebrado, tipo de estrofa que con el tiempo y por su uso por Jorge Manrique, se llamará copla manriqueña (cuatro octosílabos y dos tetrasílabos) con rima consonante abc abc.


Lírica castellana