Page 1

Oftalmología CÓMO DETECTAR ALTERACIONES OFTALMOLÓGICAS EN RECIÉN NACIDOS

En el momento del nacimiento se pueden detectar alteraciones que podrían tener consecuencias catastróficas para la vida futura del bebé. Así como se califican los signos vitales y las características externas visibles, es imprescindible prestar atención a los órganos visuales y a sus anexos. Durante la exploración el facultativo podrá observar si existe o no simetría entre el tamaño de los ojos e incluso la ausencia de uno de ellos. Después prestará atención a los párpados y observará la dirección correcta de las pestañas, en caso contrario, deberá ser vigilado constantemente durante los primeros meses de vida, sobre todo, prestando atención a síntomas como la intolerancia a la luz o un exceso de lagrimeo, en cuyo caso podría ser indicada una intervención quirúrgica correctiva.

Otra causa de lagrimeo es la no permeabilidad del aparato lagrimal, cuyo desarrollo puede finalizar al año de vida. También es común, tanto al momento de nacer como en los primeros meses de vida, observar un aparente estrabismo (pseudoestrabismo) que es producido por un retraso en el desarrollo del puente de la nariz. En un bebé sin estrabismo basta con iluminar de frente y observar el reflejo de la luz en la pupila del bebé, si este es simétrico se descartará el estrabismo. De lo contrario, se requerirá la interconsulta del oftalmólogo para su manejo. También es importante determinar si hay alteraciones en la pupila o diferencia de color entre los ojos. Con un lente especial el pediatra puede determinar si existe alguna nubosidad, cuya deteccion y manejo temprano pueden evitar la aparicion de un “ojo flojo”. La exploración del fondo de ojo del recién nacido no se hace de rutina por la gran dificultad para observar a través de una pupila pequeña y por la “incontenible” movilidad que presenta el paciente a esta edad. Sin embargo, al menos, deberá llevar a cabo la observación de un buen reflejo de fondo del ojo con instrumentos básicos. Esto ayudará a descartar alguna enfermedad grave como el Retinoblastoma, el tumor maligno más frecuente observado en la primera infancia. En conclusión, aunque la exploración del ojo en un recién nacido no es fácil, con cierto entrenamiento y algunos pequeños “trucos”, estaremos tranquilos de que el ojo de ese bebé se encuentra en buenas condiciones. Imagen: Paul Sapiano - www.peasap.com

1

Por: Dr. Nathán Grinberg-Zylberbaum

“Aunque la exploración del ojo en un recién nacido no es fácil, con cierto entrenamiento y algunos pequeños “trucos”, estaremos tranquilos de que el ojo de ese bebé se encuentra en buenas condiciones”

Cómo detectar alteraciones oftalmológicas en el recién nacido  

Aunque la exploración del ojo en un recién nacido no es fácil, con cierto entrenamiento y algunos pequeños “trucos”, estaremos tranquilos de...

Advertisement