Page 1

Las esculturas y la gente a Murcia OphĂŠlie DROXLER


Existe un montón de esculturas antiguas en la ciudad de Murcia. Cada día, el profesor Miguel Alvez pasa delante la escultura de la madre y su niño para ir a la Merced, cada día la contempla.


Carlos, 65 a帽os, espera sus amigos ante la escultura de la libertad para dar una vuelta en bicicleta en la ciudad, por un momento de evasi贸n.


Cada día, la banda de Antonio se encuentra en el jardín de FloridaBlanca a las 17 para hablar de banalidades, pasa todavía hacia muchas esculturas antiguas.


A mucha gente le gusta entretenerse en montar en bicicleta con la escultura ÂŤVenus en BicicletaÂť de Antonio Campillo y tomarse en photo.


Ana, 25 años está en el lugar de encuentro para ver su novio. ¿ Se pregunta si ha visto la escultura «Monumento a la Capa Epañola» en el Jardín El Salitre dondé está sienta?


Pablo, en la calle Santa Clara está recogiendo su botellín , hay una extraña con la escultura que se llama «El bufón de los cenrreos» . Simboliza que «el ser humano es capaz de destruir su habitat natural»


La Plaza Santo Domingo es muy concurrida, pero pocas personas conocen la escultura del artista Mariano Gonzalez Beltran en honor a los Derechos Humanos, no obstante Roberta y sus amigas pasan delante cada jueves, volviendo del mercado.


Desde lo alto de su estela, la escultura vela sobre los niĂąos y sus familias que juegan, se rĂ­en, corren, son sentadas en los bancos, cada miĂŠrcoles por la tarde con un sol brillante.


Maria estudia a la Facultad de Bellas Artes. Durante su tiempo libre, sale en las calles y va a contemplar las esculturas dicĂ­endose que un dĂ­a podrĂĄ crear su propia obra.


¿Qué de más romántico, que un paseo entre enamorados? Pedro y Nati se adelantan, Gran Via Alfonso X El Sabio, el corazón de la ciudad marchando con destino al rey de Murcia, un verdadero símbolo, una referencia al matrimonio cuando los futuros casados son delante el altar.


La noche, cuando hay fiestas estudiantes, en la Plaza Santo Domingo, encontramos varias personas que lanzarse desafĂ­os. Es el caso de los italianos que intentan hacer la vuelta de la escultura sin caer. La obra es perfectamente integrada asĂ­ en el decorado.


En varios parques de la ciudad podemos admirar esculturas inmensas que dominan el lugar. Desgraciadamente, un mont贸n de personas no se toma un tiempo para verlos, incluso Jos茅 y Chari.


Un รกngel alado para Salzillo , obra de Mariano Gonzรกlez Beltrรกn es una escultura majestuosa. Erika Hecho las pompas para mostrar el vuelo.


Cada lunes despuĂŠs de mediodĂ­a, Carmen saca a su madre gravemente enferma al centro de Murcia. Les encanta mirar a la gente pasar en la Plaza Santo Domingo.


Juan Carlos hace del skateboard con sus compañeros de clase hacia el plaza Agua para todos, viene el haber para sucumpleaños. Da saltos, cae, se ría. La escultura puede hacer sólo una sola cosa, esperar hacer hablar de ella.


Ciertas esculturas se parecen a personas a las que se cruza en la calle. Fenómeno extraño sobre esta foto donde Alex está en la misma postura que la obra.


Vuelta en Merced, con estudiantes que celebran los exĂĄmenes del primer cuatrimestre, casi pensarĂ­amos que la estatua era real.


Un pareja acaba de instalarse en el centro de Murcia para trabajar. Desde su llegada observaron la pequeĂąa escultura cerca del gran jardĂ­n Floridablanca.


reportaje final  

en la ciudad de Murcia

Advertisement