Page 1

LA REVISTA

(mientras los niños y las niñas encuentran un nombre mejor) Iniciamos esta nueva etapa de La Revista con muy buenos augurios, ¡son tantos los textos y dibujos que hemos recibido de nuestros colaboradores, niños y niñas risueños, escritores, cuenta-cuentos, escribanos, exploradores, alicoches, aprendices,…! Por eso, y mientras los editores encontramos una mejor forma de compartirlos, en este número publicamos una selección de ellos. También incluimos la reedición de algunos textos publicados en números anteriores y cuyos autores recibieron algunas cartas y comentarios. Finalmente, y para irnos poniendo de acuerdo, publicamos las propuestas de nombre para La Revista que hemos recibido hasta ahora. Leyenda “¿Por qué el toro cornea a los que andan de rojo?” Hace mucho tiempo pero mucho tiempo un toro llamado Atisú traía una playera roja porque esa playera era su preferida. Pero de rato, una gallina se la robó y la dejó en la cocina de un señor. El señor la levantó y de la playera hizo unos bonitos adornos rojos. Por eso, desde entonces, cuando el toro mira a alguien vestido de rojo lo quiere cornear porque piensa que son los adornos que se hicieron de su playera.

Caca de vaca, caca de perro, caca de borrego En San José de Lourdes tiran mucho estiércol y eso nos podría hacer daño. Yo quisiera que no hagan eso porque nos podemos enfermar y que tengan un lugar seguro para tener tantos animales. Juana María Collazo del Villar Centro Comunitario de Aprendizaje San José de Lourdes, Fresnillo

Conchita Revista El búho que aprende Mis vacaciones en la Navidad Barranquillas, Luis Moya El 24 de diciembre acostamos al Niño Dios y comí tamales verdes y

champurrado. Salí a la Pámanes y el Niño Dios me trajo una troca de control remoto. Fui con mi padrino Fabián y luego le ayudé a mi mamá El carro atropelló al cartero Había una vez un señor que era cartero. Iba a dejar las cartas y estaban a traer verdura y todo para comer. Luego comí unas papas. Edgar Fabián Flores jugando carreras. Pasó un carro y lo atropelló. Toda la gente corrió y el Revista Sorpresas calientes auto atropelló a varias personas. Al chofer se lo llevaron a la cárcel. Ojocaliente Armando Salvador Hinostroza Frausto La droga Revista Los niños cuenta cuentos Hay muchos drogadictos que le hacen a la mota, a la piedra, al cigarro. Plateros, Fresnillo

Toman vino, se ponen borrachos y llegan a sus casas peleando y tumban El león y su familia En la selva había un león y cazaba en un atajo a una cebra para alimen- las cosas que quieren. Por eso, no es bueno fumar ni consumir drogas. José Enrique Román Jara tar a sus animalitos y a su esposa. En una ocasión llovió tan fuerte que Revista El minero escribano casi se ahogaba un leoncito a la orilla del río. Pero el león lo salvó de un Colonia Industrial, Fresnillo brinco y el leoncito salió mojado pero feliz porque se salvó. Diego Ponce Márquez Las tortugas están en peligro de extinción Revista Los niños cuenta cuentos Las tortugas pueden estar en peligro cuando van a poner sus huevos. Plateros, Fresnillo

Debe estar limpia la playa y ellas se regresan al mar. Cuando vienen y salen de día, los humanos pueden matarlas y comerse sus huevos. Todas las tortugas pueden morir. ¡Amigos, cuiden a las tortugas! Juan Daniel Camacho Solís Revista El minero escribano Colonia Industrial, Fresnillo

El Refugio En el Refugio, Nieves, Zacatecas había una hacienda que hace muchos años era habitada por mucha gente. Unas de esas personas eran los dueños, otras eran los que trabajaban ahí. Una de esas personas era mi bisabuelo Guillermo, él trabajaba ahí de capataz. El señor que era el dueño de la hacienda le tenía mucha confianza. Luego fallecieron los dueños de la hacienda, después falleció mi bisabuelo y la casa donde vivimos es colindante con la hacienda. En mi comunidad el domingo 20 de enero del 2008, que se celebraron los 100 años del templo de la Virgen del Refugio. Un día antes arreglamos el templo con flores y cortinas rojas. Arriba de la imagen había un letrero y una corona


que decía Cien Años. El día siguiente se inició con las mañanitas a las 7:00. A las 12:00 hubo cuadrangular de béisbol. A las 3:00 celebramos la misa a la Virgen del Refugio. La celebraron el padre Pablo y el misionero Don Chuy. Asistieron las comunidades de Estación Pacheco, Estación La Colorada, San Cosme, Alamillo, Miguel Hidalgo, Vicente Guerrero, Guadalajara, Torreón y El Refugio. Después de la misa invitamos a estas comunidades a comer una deliciosa reliquia y pozole. También se les dio de comer a los jugadores. Por la noche interpretó el Conjunto Sabanilla y Nueva Generación sus melodías modernas que hicieron bailar a las personas que asistieron a este hermoso evento.

la comió y el niño se fue llorando hasta que se encontró con un toro. “la ardilla me quitó mi guitarra”, le dijo. “Vamos a quitársela” dijo el toro pero la ardilla no se la dio. Karla Yanet Hernández Álvarez Revista Niños escritores Los Encinos, Tabasco

Los patos Un día los patos fueron a pasear porque estaba muy bonito el día y estaba el arco iris. Como se bañaron iban de compras. La pata iba con su patita; muy felices porque está muy bonito el día. Alondra Picasso Velazquez Revista Las estrellitas Trancoso

Mary Cruz Ruiz Cisneros Revista Los niños exploran otros escritos El Refugio, Francisco R. Murguía

El pececillo Se trata de un pez que habla y de un señor que se llama Raúl. Un día Raúl fue a pescar, sentía que algo lo jalaba y era un pez que jalaba el anzuelo. El pez le dijo a Raúl: “No me lleves, por favor”. Raúl lo soltó y el pez le dijo: “No te arrepentirás”. Raúl no pescó nada en toda la tarde. Cuando llegó a su casa, le contó a su esposa. Ella se enojó y al día siguiente Raúl fue a pescar. Vio otra vez al pez. El pez le dijo: “No me olvidé, ven, sígueme”. El pez le dio más de diez peces y cuando llegó a su casa estaban felices. Salma Daniela Luévano de Lira Revista Creciendo y aprendiendo Loreto

El diablo y el borracho Había una vez un señor que le había salido el diablo y le dijo: “Tienes unos ojos”. El diablo contestó: “Y también unos dientitos y traigo una ropa muy bonita”. El señor dijo: “Iré a mi casa, no se vaya a enojar mi esposa porque ando muy borracho. Te llevaré a la casa pero no vayas a hacer ruido”.

No hay potrillos verdes El caballo corretea a las vacas. Me gustan las yeguas porque paren potrillos, paren en el monte. Los potrillos pueden ser blancos, verdes no hay. Me gustan los becerritos. A las vacas les ponen un costal y ahí pa- Los amigos ren. La vaca se acuesta y ahí los echa por atrás.

Cruz Maribel Reyna Montenegro Revista Los alicoches de Pinos La Encarnación, Pinos

Adolfo Lorenzo Ramos García Había una vez un niño que quería jugar futbol pero no tenía con qué juRevista Los niños exploran otros escritos El Refugio, Francisco R. Murguía gar. También había un niño muy presumido y envidioso que estaba tris-

te porque todos le pegaban y no tenía con quien jugar. Hasta que un día conoció al otro niño que era muy buena gente y se hicieron amigos.

El perro azul Jonathan A. P. C. Estaba sentada Carlota jugando con su muñeca. De pronto vio un perro Revista La sala de las letras que tenía pelo azul. Le compartió su pan de mermelada de chocolate, le Jerez puso de nombre “el perro azul” y fueron muy grandes amigos. El venado (cuento en cadena) Luis Fernando Había una vez siete amiguitos que salieron de paseo al campo. LlevaRevista La lectura encantada ban machetes, agua y comida. Iban contentos y felices cuando de pronto San Ignacio, Pinos se encontraron un venado herido. Todos se detuvieron a observarlo y se El niño y la ardilla dieron cuenta de que tenía lastimada una de sus patitas. Fueron a pedir Había una vez un niño y su tío. El niño se llamaba Paco y su tío Pedro. ayuda a los vecinos. Ellos acudieron y al ver al venado tan lastimado Paco quería dinero y su tío le dio un peso. Paco decía: “Voy a comprar se conmovieron. Uno de los niños se ofreció a cargarlo y lo llevaron chicles. No, porque se me acaban. Mejor unas galletas. No, se me acaa curar. A los pocos días, el venado se había aliviado y los amiguitos ban. Mejor una guitarra”. La compró y se fue feliz tocando en el campo. decidieron regresarlo al campo. Y colorían, colorado, este cuento se ha Se encontró una ardilla y ella le dijo: “¿Me la prestas nomás un ratito?”. acabado. El niño quería irse a su casa, su tío Pedro ya estaba desesperado, pero la Silverio Gómez Gamez, Valerio Gómez Gamez, María Hilda Gómez ardilla estaba toque y toque. Paco se fue llorando y se encontró un coGamez, Karem Lorely Muñoz Lozano, Felícitas Alejandra yote. Él le dijo: “¿Por qué estás llorando?”. “Es que la ardilla me quitó Ruiz Muñoz, Eric Emmanuel Ruiz Gómez la guitarra”, dijo Paco. “Vamos a quitársela”, dijo el coyote”. “Dásela o Revista Mensajes viajeros te como”, le dijo a la ardilla. No se la dio pero se la iba a comer. No se Ojo de Agua del Sabino, Jalpa


Las medusas Había una vez una medusa que las demás medusas no la querían. Ella siempre estaba sola y se quería juntar con ellas. Cuando lo hacía le decían que hay que jugar a las escondidas, tú escóndete y nosotras te buscamos. Las medusas se fueron y la medusa seguía escondida. Se cansó de estar escondida, salió y ya no estaban. Sus papás le dijeron que no se juntara con ellas y se encontró a unas mantarrayas. Empezaron a jugar y los peces estaban nadando hasta la tierra. El mar tiene mucha agua, los tiburones estaban en el fondo del mar, hay estrellas de mar y el agua es muy salada. En la orilla del mar también hay sanguijuelas. Las conchas juegan con la pelota. Los cangrejos juegan con las conchas. Los pulpos juegan con su tinta. Las tortugas nadan y los corales están en el fondo. Cesar Iván Cuevas Rodriguez Revista Estrellitas de mar Gavilanes, Guadalupe

Correspondencia En este número de La Revista incluimos las cartas enviadas por las niñas y niños de la Unidad Móvil de El Refugio, Francisco R. Murguía, dirigidas a los autores de textos publicados en números anteriores. Dado que principalmente se trata de preguntas relacionadas con los textos, decidimos volver a publicarlos para una mejor referencia. ¡Hola! soy Aldahir ¿De qué estaba enfermo? A mí me gusta la lectura porque aprendes a leer y escribir. A mí me ¿Por qué no lo atendieron? gusta la poesía porque es muy lindo cuando la estás leyendo. Lo ¿Y no lo demandaron? Aldahir que no me gusta de la poesía es que tiene palabras que no se que 4º. Año significan. A mí me gusta la escuela donde voy porque te enseñan cosas como escribir y leer. Aprendes muy bien. Hay algunos niños que no aprovechan la oportunidad que nos están dando para ser Había una vez un niño que no quiso ir a la escuela porque se fue alguien en la vida. Si no la aprovechas no vas a llegar a ser alguien a trabajar. Esto sí sucedió. Leidy Gabriela Pérez Silva en la vida. A mí me gusta la poesía porque te llega al corazón cuanEl Salto, Tabasco do la estás leyendo. María de los Ángeles Chávez Jaramillo ¿Cómo se llamaba el niño? Colonia Industrial, Fresnillo ¿Está trabajando? ¿En qué trabaja? A mí me gusta

Y tú, ¿ya sabes leer? ¿Cómo se llama tu Los arrancones escuela? ¿Te llevas bien con todos tus compañe- A mí me gustan los arrancones porque son muy divertidos. Pero son muy peligrosos, se pueden morir o quedar inválidos. Pero a ros? María Imelda Cisneros la gente le gustan mucho como a mí y cada año los hacen. 4º. Año

Carlos Ernesto Ibarra Ramírez Colonia Industrial, Fresnillo

¿Cuántos años tienes? Y tú, ¿has participado en algunos arrancones? ¿Por qué te gustan tanto si son peligrosos? ¿Cómo se llama el lugar donde los hacen? ¿En qué colonia los hacen? ¿En qué ocasión, en día de fiesta o simplemente en un día regular? Karla Yanet Hernández Yo tengo una prima que se accidentó en los arrancones. Álvarez Bueno, espero me contestes las preguntas.

Una niña estaba enferma, pero los doctores no la quisieron atender y la niña se murió. Sus papás estaban tristes y sus hermanos. Los Encinos, Tabasco

Mary Cruz Ruiz Cisneros


La escuela. Había una vez una niña que no le gustaba ir a la escuela porque no sabía escribir. Su mamá insistía, pero ella no quería. Su mamá la dejaba en la escuela pero ella no hacía caso. Cuando la maestra le decía “Vienes a estudiar”, ella decía: “Sí, espéreme. Se me olvidó el lápiz, voy a ir por él”. Y se quedaba en su casa. Hasta que un día decidió ir a la escuela por sí misma y su familia se puso muy feliz.

La historia de la sierra Dicen que una vez estaba un hombre en la sierra. Se le apareció el chamuco. Cuando se despertó sólo encontró las huellas del chamuco. Rápido se regresó a su casa y no volvió ese día a la sierra. Benjamín Jacobo Aguilar La Saladita, Genaro Codina

Aidé Liliana Silva Ramírez, 6º grado El Salto, Tabasco

¿Qué andabas haciendo en la sierra? ¿Conoces al que se le apareció? ¿Cómo es la sierra? ¡Hola, ¿cómo estás? La historia de la sierra me gustó mucho.

¿Cómo se llama la niña que no quería ir a la escuela? ¿Por qué no quería ir a la escuela? ¿Qué la hizo cambiar de opinión? Aldahir ¿Qué hacía la maestra cuando ya no volvió a la escuela? ¿Cuándo llegaba a la casa y se quedaba, su mamá no la mandaba a la escuela? ¿Cómo se llamaba el hombre? Mary Cruz ¿Qué nombre tiene la sierra? ¿Cómo es la sierra? Nora Raquel Ramos Dávila Había una vez unos señores que andaban construyendo un pretil. Cuando ya lo habían terminado dejaron un agujero para meter un niño para cuando se reventara la presa llorara el niño y todos corrieran. Cierto. Propuestas de nombre para La Revista Luis Felipe Sandoval Silva, 4º grado El Salto, Tabasco

¿Quién dejó ese niño? ¿Y cómo se llama el señor que lo dejó? Esto salió en el de los piecitos del periódico del miércoles 31 de octubre de 2007. Aldahir

Para: Luis Felipe Sandoval Silva ¡Hola! Yo te quiero preguntar: ¿Quién fue capaz de prestar a un niño para que lo dejaran en un agujero de un pretil? ¿Quién tuvo el valor para dejar a un niño en un agujero? ¿Hasta hoy en día, no se ha reventado la presa? ¿Pertenece a tu comunidad? ¿Cuándo llueve mucho no se tira? ¿Cómo se llama la presa? ¿Para qué utilizan el agua? Mary Cruz

En la presa se han muerto muchos. La escuela era antes de color amarillo. Me gusta mucho venir a la escuela y me falta resistol y colores y sacapuntas y libreta. Las casas están grandes y la capilla está bonita. Yesica Alejandra Hernández Reyes, 5º grado El Salto, Tabasco

Yo quiero saber qué se ha muerto en la presa, ¿animales, humanos o niños? ¿Cómo se llama tu presa? ¿La capilla qué patrón tiene? ¿Y ahora de qué color es tu escuela? ¿Ya tienes los útiles que te faltaban? Me llamo Nora Raquel de la comunidad de El Refugio, Nieves, Zacatecas y espero que me contestes las preguntas. ¡Quisiera conocerte! Nora Raquel

Ya nos han llegado las primeras propuestas de nombre para La Revista. Ahora esperamos sus votos para saber cómo nos llamaremos a partir del próximo número. La manzana de los cuentos El elefante de papel Jugando con la inteligencia La luna de papel El loro de las historias. El envase de la imaginación La historia de colores. Los niños y las niñas quieren aprender Los niños y sus inteligencias. Lo que los niños enseñan a otros niños Los niños en el paraíso de las letras. Letras que escriben palabras de oro Lo que los niños enseñan a otros niños Los niños aprenden Los niños alegres El palomo triste Los niños con empeño aprenden Los niños con derechos Los niños deletreando Lo que se le ocurre a los niños Los niños escriben y aprenden a dibujar El sol alumbrante Los niños aprenden a relatar Los niños son aprendices La revista es un suplemento de Aprender y forma Los niños pueden explorar parte del Proyecto Todos los Niños en la Escuela: Calidad y Equidad Educativa para todos los Niños otros escritos de Zacatecas, en el que participan también la SEC y el SEDIF del gobierno de Zacatecas. Los niños son exploradores Los niños quieren saber más Los niños siempre quieren aprender

La Revista. Suplemento Aprender No. 7  

Suplemento Aprender No. 7

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you