Page 1

LA REVISTA

(mientras los niños y las niñas encuentran un nombre mejor) Revista “La presa pescadora” El Salto, Tabasco Había una vez una colibrí que estaba llorando porque no se podía casar, porque su mamá la regañaba y se quedó dormida.

A mi abuelita le gustaba jugar a los encantados. Primero se hace el partido y luego se hace un círculo y si a alguien lo congelan así se está hasta que alguien lo descongele. Y también le gustaba jugar a El Coyotito. Éste se juega haciendo una rueda y uno es el coyotito y le preguntan: “¿A dónde vas?”, y él contesta: “A la Hacienda de Don Nicolás”. ¿Y, qué vas a comer?, le preguntan. “Gallinitas que tú no me das pues aquí te las comerás”.

Lizeth

Leidy Gabriela Pérez Silva

Galileo lee

El pato Lucas

Galileo no podía leer. La maestra lo regañaba. No podía escribir y se fue llorando para la casa. Gabriela Silva Arroyo

La pata empolló 5 huevos y los patitos crecieron junto con ella y eran bonitos como ella. Un día, mientras su mamá dormía los patitos escaparon de la casa y cuando su mamá despertó se espantó y se preocupó y nunca los halló. Pero el papá de los patitos le dijo que empollara otros 5.

Los duendecillos son chaparros y muy traviesos y juguetones y roban el espíritu cuando pasan los niños y también roban niños chiquitos. Santiago Silva Arriaga Chiquitos. Y son bien feos y bien traviesos y barbones y tienen cabellos en las cabezas. Eran dos duendecillos que les ayudaban a los panaderos y a los carniceros y a la gente a planchar y a lavar la ropa y a hacer pan y carne y un traje de color negro. Yesica Alejandra Hernández Reyes

El sapo que no quería comer El sapo es muy feo. Asusta a los niños porque es verde y vive en el agua sucia y también en el río. Saltaba poquito y estaba muy arrugado y se fue a vivir a un castillo. Un día el sapo salió del castillo y se fue con su amiga llamada Tortuga y al llegar el primer día le prepararon un platillo de hongos con carne y él no agarró ni un bocado. Y en seguida le llamaron al doctor Cabeza y en seguida le prepararon insectos y se puso muy contento.

Leidy Gabriela Pérez Silva

El insomnio Había una vez una bella durmiente que no podía dormir, pero un día llegaron 2 niñas y la invitaron a viajar. Allí leía la princesa libros de la biblioteca, también miraba películas y novelas. Tenía un jardín y salía a regarlo. Adornaba el palacio de bellas flores. Así se la pasaba viajando por el mundo hasta que un día decidió regresar al palacio porque ya casi se cumplía la fecha. Después de 2 días su príncipe llegó y todos celebraron la fiesta en grande. Los pájaros cantaban muy felices.

Había un viejito que lo corrieron de su casa porque no hacía nada y su esposa ya no lo quería. Una mañana después su señora lo levantó y le dijo: “Ya no te quiero. Si tú deseas quedarte yo te admito pero con una condición”. Dijo el esposo: “Sí, la que quieras, ¿cuál?”. “Te quedarás en el armario”. “¡Oh, no!, dijo el esposo, está muy oscuro pero no le hace con tal de que me quede aquí está bien”. Luis Felipe Sandoval Silva

Revista “Niños escritores” Los Encinos, Tabasco Yo vivo en Los Encinos. Es muy bonito, me gusta porque allí hay muchos niños y niñas. Mi maestra es muy buena conmigo. Me gusta ir a la escuela, es muy bonita, también tiene 7 escalones y cosas musicales. Hay una carretera de cemento que lleva al Plan que es como una plaza y donde los niños juegan a la pelota y a las escondidas. Hay allí muchos animales como: venados, leones, vacas, caballos, burros y toros, y un chorro de agua. Cuando llueve se ve bonito junto al Plan. Hay una capilla y allí está mi Padre Dios. Mi papá tumba, muele y vende animales como vacas y toros. Mi mamá hace de comer y de cenar. Las casas son de ladrillo muy bonitas y otras de adobe. Mi comunidad está en el municipio de Tabasco.

Aidé Liliana Silva Ramírez Liliana Sofía Márquez Márquez

El sapo que no quería comer Había una vez un sapo que no quería comer. Un día la reina le pidió a los mejores cocineros que prepararan los mejores platillos para que comiera mucho y se le quitara su enfermedad. Al día siguiente amaneció y la tortuga fue a verlo y cuando lo vio estaba muerto. La tortuga se asustó y gritó.

Brenda Karina Pérez Silva Luis Felipe Sandoval Silva

Los Encinos es muy bonito. Las plantas son bonitas y tienen como uvitas. En Los Encinos hay una presa y un arroyo. La escuela tiene un monumento y además 6 escalones. La carretera llega al Plan. El Plan tiene una capilla que tiene al santo Santiago. Junto a la capilla hay muchas cosas y 2 tiendas donde venden refrescos. Una señora vende refrescos y otra de todo. El cerro tiene muchos árboles pero se le caen. Mi papá Carlos trabaja pintando carreteras en Chicago, mi abuelito Ventura trabaja tumbando hierba y mi abuelita María trabaja haciendo quesos y ordeña. Karla Yanet Hernández

Yo vivo en Los Encinos. Tiene dos entradas, todas las calles están de cemento. Hay dos casas bonitas, están hechas de ladrillo y tienen flores. Las casas más o menos están hechas de adobe y de ladrillo. Tiene una capilla muy bonita, un cerro muy bonito, dos arroyos, una presa muy grande, unos árboles muy altos y mucho zacate. Una entrada tiene muchos hoyos y muchas curvas. Tiene muchos animales muy bonitos. La escuela tiene 5 escalones, dos baños pero no tienen taza ni lavabo. El cerro tiene un cocho muy grande que en tiempo de lluvias crece mucho, el agua corre al arroyo que tiene unas pilas muy hondas. La capilla tiene muchas flores de rosal de muchos colores. El rancho tiene poca gente, barbechos y una tienda. En el campo hay venados, leones y puercos jabalíes. Los venados son muy saltarines y muy bonitos. Los leones pintos son muy bravos y los puercos cuando se enojan paran los pelos. Los papás trabajan en el monte tumbando maíz, sembrando, volteando y escardando y las mamás haciendo de comer. Fin. Juan Raygoza Almaraz


DERECHOS DE LOS NIÑOS Y PARTICIPACIÓN INFANTIL Esta es la historia de casos de la vida real donde una señora y un señor tuvieron un niño pero el señor se enoja de todo y el niño nació malito, no tenía manitas ni pies. Entonces la señora decidió divorciarse del señor. El señor se fue con otra señora y la señora vivió muy bien pero el niño salió adelante con silla de ruedas pero se sentía mal y no feliz. El nombre del niño es (…), su mamá se llama (…), ellos vivieron para siempre felices. Sandra, 12 años

La fiesta

Lo que pasó en la escuela

Una vez venía de con mi abuelita y mis vecinos estaban brincándose a mi casa y los descubrimos robando y se fueron. Llamamos a la policía y no vino y vinieron ya cuando se fueron. Yo les ayudaría a esos que roban casas con su trabajo para que no roben en las casas ajenas. Para que les paguen y tengan un hogar con sus propias cosas.

Cuando la maestra nos dejó salir a educación física estaba cruzado un palo en un árbol. Decían que era un columpio y nos subimos al palo y nos resbalamos y nos caímos del palo. A Daniela se le cayó el palo y se dio en el diente y le salió sangre. María Isabel, 10 años

Había una vez una niña que cumplió 8 años y ella me había invitado y ya cuando iba se pelearon en la tortillería porque un señor les robó a dos señores porque les habían pagado. Quebraron los platos y vinieron los policías y se los querían llevar y ya cuando se fueron, uno de los señores lo golpeó y se lo llevaron a la cárcel y eso sucedió a unas dos cuadras de mi casa. “Patricia”, 9 años

Jesús, 9 años

Había una vez una muchacha que iba saliendo de la escuela y después salió otra y le estiró el pelo y después se pelearon por la culpa de su hermana. Ana, 8 años

Había una vez un niño muy malo. Cenó cera y en la escuela le preguntaron una cosa y se enojaba mucho. “Ya me tienen harto”, dijo el niño. Samara, 9 años

(Tenemos derecho) a que nos ayuden a que no nos roben y se brinquen a las casas. En la escuela (…) cuando hacen ruido o no hacen ruido nos pegan, nos dan coscorrones y cuando traen la tarea lista no les pegan. José Era un niño de 8 años y otro de 11 años que nadie pensaba que podía usar navaja y se pelearon por unas calcomanías y el de 8 años se llama (…) sacó una navaja y se la enterró y lo metieron al titular de menores y nomás se quedó una noche. “Juan”, 13 años Hay dos banderas porque se subieron al volcán. La niña fue a traerla. Me gusta caminar en el parque solo, mis papás no me llevan. Me gusta jugar futbol.

Un día iba saliendo del catecismo cuando le robaron una bolsa a una señora pero mi papá y otro señor le quitaron la bolsa y se la dieron a la señora.

Andrés, 10 años

Una vez un señor que no tenía dinero robó en una casa una computadora para venderla y tener dinero. Miguel Ángel Ovalle Marentes, 9 años

Yo tenía una vez una vecina que no tenía agua potable y andaba pidiendo agua. Podría ayudarle pidiendo agua potable. Mario, 12 años Mi sueño es volver a subirme a una limusina como la que le prestaron a mi tío cuando mi prima cumplió 15 años. ¿Por qué hay señores que tienen una para ellos solos? ¿Qué puedo hacer para tenerla? ¿Si sigo estudiando puedo tener una? Víctor, 9 años

Una vez mi hermanito se rajó la cabeza y yo estaba jugando y no me di cuenta y cuando me di cuenta yo me sentía triste. Jesús, 9 años

La revista es un suplemento de Aprender y forma parte del Proyecto Todos los Niños en la Escuela: Calidad y Equidad Educativa para todos los Niños de Zacatecas, en el que participan también la SEC y el SEDIF del gobierno de Zacatecas.

La Revista. Suplemento Aprender No. 4  

Suplemento Aprender No. 4

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you