Page 1

APRENDER La causa de los niños y las niñas

“Para educar a un niño, hace falta la tribu entera” Zacatecas, Zacatecas

Año 4 Núm. 20

Miércoles 23 de Junio 2010

“Los niños fuera de la escuela requieren programas diferentes a la escuela regular”: Luis Manuel Aguayo Avanzamos con UNICEF porque reconocemos os juntos la diversidad de las necesidades educativas de Zacatecas Luis Alberto Barquera rquera

5

6

Fracaso escolar, ¿qué hacer? El Sistema Nominal de Niños Fuera de la Escuela (SNNFE) reporta 50,842 niños, niñas y adolescentes, todos prácticamente con extraedad Luis Alberto Barquera

La exclusión escolar exige una “segunda oportunidad” 7

Internet: Un pulso al fracaso PARA VER

Xóchitl Meseguer

Visibilizar a los invisibles EDITORIAL

2

10 Sapphire: Una oportunidad para Preciosa PARA LEER

Pennac: ¿Comprendes?

11

Cine: Precious

10 PARA PENSAR

En esta edición:

3

4


2 EDITORIAL

Miércoles 23 de Junio 2010

Urge impulsar iniciativas de “segunda oportunidad”

Visibilizar a los invisibles

Los niños fuera de la escuela son inteligentes, valiosos y tienen derechos, pero son invisibles. El tema de los niños fuera de la escuela ahí está, pero algunos creen que no es relevante debido a la ampliación de la cobertura en educación básica de las últimas décadas. Sin embargo, de acuerdo con la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo 2007, tenemos en nuestro país a 3,074,874 niños, niñas y adolescentes de 5 a 17 años fuera de las aulas, el 10.54% respecto a ese grupo de edad. En Zacatecas, de acuerdo con esa misma fuente, tenemos a 49,995 niños, 14.40% respecto a ese mismo corte etario. En pocas palabras, el problema sigue presente y son muchos niños los que no están ejerciendo su derecho a la educación. En el caso de Zacatecas hemos avanzado en el reconocimiento del problema y en tomar algunas iniciativas concretas. Gracias a la cooperación con UNICEF hemos avanzado, como señala en entrevista el secretario Luis Manuel Aguayo, en temas que normalmente están fuera de la visión del sistema educativo, en particular “en el reconocimiento de la diversidad de las necesidades educativas de Zacatecas”. En esta línea destaca la

c creación de uun Sistema Nominal de N Niños Fuera N dde la Escuella (SNNFE), eel cual identtifica 50,842 ccasos en eesta condicción, como se apunta en lla nota de-

de las iniciativas de “segunda oportunidad”, que se abordan en la nota de Xóchitl Meseguer. En Zacatecas hemos avanzado con una iniciativa que se orienta hacia los niños que todavía están en la escuela y requieren apoyo para permanecer en ella. En los Centros Comunitarios de Aprendizaje se atiende a niños con atraso escolar severo, que en más del 90% de los casos logran aprobar el ciclo escolar y participar en mejores condiciones

dicada a este asunto. El SNNFE es importante porque, como también señala el secretario Aguayo, hablamos de un instrumento útil “para ubicarlos y poder regresarlos a la escuela o abrirles otras oportunidades de acuerdo a sus necesidades”, pero sobre todo porque nos coloca en la tesitura de construir políticas que ataquen de fondo el problema. Ante el hecho de que un enorme número de niños latinoamericanos no logra concluir su educación básica (35 millones, aproximadamente), se ha planteado la necesidad de que “se revisen los sistemas educativos y se busquen alternativas adecuadas para los millones de niñas, niños y jóvenes que no pueden hacer efectivo su derecho a la educación. Tal es el caso

en la escuela de procedencia. Otra iniciativa, aún en ciernes, se dirige hacia los niños fuera de la escuela. El 71.50% de los niños y jóvenes (35,352) tiene entre 10 y 19 años. Esto es importante porque el Instituto Zacatecano de Educación de Adultos (IZEA) tiene capacidad de atender a los adolescentes de entre 15 y 19 años (14,511), sin embargo, y aunque puede y debe hacerlo, existen obstáculos para lograr que se atienda a través del programa 10-14 a los niños con estas edades (20,841). Técnicamente, como se apunta en la nota de Aprender, sólo el 28.54% ya se encuentra incorporado al rezago educativo. Sin embargo, el hecho de que el 99.83% se encuentra en extraedad (78.31% en extraedad

grave) nos hace pensar que la gran mayoría de estos 50,842 niños, niñas y adolescentes terminarán por ingresar más temprano que tarde al rezago educativo. Está comprobado que la extraedad (o cursar un grado escolar con una edad fuera de la norma), producto del ingreso tardío a la escuela o la reprobación, limita una trayectoria educativa exitosa y es un indicador de problable deserción. Estamos hablando de niños con atraso escolar grave. Muchos de ellos han padecido acoso escolar reiterado (bullying) y son víctimas de maltrato y de violencia en sus familias, y en otros ambientes, lo que produce una baja autoestima. Estamos hablando de una población importante de niños y jóvenes sin expectativas, sin espacios para desarrollarse y frecuentemente abandonados, listos para ser devorados por la pobreza, la violencia y el crimen. Necesitamos una política que incluya a todos los niños fuera de la escuela, ya sea para reincorporar a los que es posible o para atender a los que ya no pueden regresar, con una perspectiva de derechos. El SNNFE nos dice cómo se llaman, cuántos años tienen, en qué municipio viven, de qué escuela provienen. Los niños fuera de la escuela son inteligentes, valiosos y tienen derechos. Está en nosotros hacerlos visibles y, sobre todo brindarles una “segunda oportunidad” para que ocupen un lugar digno en el mundo.

ODISEA, A.C. lamenta la pérdida de nuestro amigo Carlos Monsiváis

Aprender es una publicación de ODISEA, A. C. Miembro de la Red por los Derechos de la Infancia en México (REDIM), la Red Nacional por la Inclusión y la Calidad en la Educación (RED ICAE) y el Consejo Ciudadano Autónomo por la Educación (CCAE). Domicilio: 3ª. Privada del Grillo 413-4, Col. Bancomer, CP 98040, Zacatecas, Zac. e-mail: odiseaac@yahoo.com.mx Director General: Luis Alberto Barquera Medina. Coordinación: Xóchitl Meseguer Lemus. Redacción: Carlos Niño y Ollin Valenzuela Reporteros: Michelle A. Arrué O., Beatriz Bretado G., Federico A. López F., y Cristela Trejo. Diseño y formación: Índigo Diseño Gráfico. Aprender se produce con recursos de ODISEA, A.C. y del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia. La responsabilidad de los textos que aparecen en Aprender es de ODISEA, A. C. y de los autores que participan, y no necesariamente reflejan los puntos de vista de UNICEF México. Esta publicación forma parte de la iniciativa “Construyendo un entorno protector de los derechos de la infancia y la adolescencia en Zacatecas”, que impulsan en el estado UNICEF y ODISEA, A.C., en coordinación con el Sistema para el Desarrollo Integral de la Familia Zacatecas (SEDIF), la Secretaría de Educación y Cultura (SEC) y los Servicios de Salud de Zacatecas (SSZ)


Miércoles 23 de Junio 2010

EDUCACIÓN 3

El SNNFE, una iniciativa de “Todos los niños en la escuela”

Fracaso escolar, ¿qué hacer? El Sistema Nominal de Niños Fuera de la Escuela (SNNFE) reporta 50,842 niños, niñas y adolescentes, todos prácticamente con extraedad Con el SNNFE el fracaso escolar tiene nombre y apellido Para disminuir la deserción escolar, necesario reducir el atraso educativo en la escuela Se requieren programas y espacios adecuados tanto para los niños que aún pueden regresar a la escuela, como para aquellos que ya están fuera de ella Luis Alberto Barquera*

La cooperación de UNICEF y ODISEA, A. C. con el gobierno del estado de Zacatecas, a través del Sistema Estatal DIF y la Secretaría de Educación y Cultura (SEC), ha tenido como eje central la preocupación por desarrollar acciones orientadas a garantizar que todos los niños, niñas y adolescentes disfruten del derecho a la educación. A partir de la iniciativa “Todos los niños en la escuela” trabajamos conjuntamente en 12 Unidades Educativas Rurales (UER) y ocho Centros Comunitarios de Aprendizaje (CCA), en la perspectiva de desarrollar un modelo de atención multigrado que garantice acceso con calidad en las zonas rurales más aisladas y ayude a prevenir el fracaso escolar en las localidades urbanas. También hemos hecho un enorme esfuerzo de investigación que ha servido de base, junto con un continuado de diálogo con las autoridades educativas, para desarrollar el Sistema Nominal de Niños Fuera de la Escuela (SNNFE), un instrumento que permite saber con nombre y apellido cuántos son y dónde están los niños y niñas que se encuentran en la nefasta realidad del fracaso escolar. El SNNFE funciona con base en la matrícula escolar de educación básica, integrada por los niños y niñas de 4 a 19 años de edad e inscritos en cualquiera de los ciclos escolares 2006-2007, 20072008 y 2008-2009, y que no aparecen inscritos al inicio del ciclo escolar 2009-2010 (corte al 31 de diciembre de 2009). El cruce de esta información arroja un total de 50,842 registros. A reserva de hacer una depuración necesaria

de esta cifra, con base en los datos definitivos de ingreso y egreso del ciclo 2009-2010, de asumir que en este conjunto no se incluyen a los niños que nunca han pasado por la escuela o lo han hecho fuera de los ciclos escolares mencionados (así como a los jóvenes con educación básica terminada, pero excluidos de la educación media superior) y de restar a los niños que a través de distintas acciones se han logrado reinsertar en la escuela, podemos decir que contamos con un universo de niños fuera de la escuela que nos debe servir para definir políticas y movilizar recursos. Este conjunto de 50,842 niños, ni-

52.07% de hombres y 47.93% mujeres. Es evidentemente el impacto de las políticas de aliento al acceso y permanencia de las niñas; también es cada vez más claro un atraso progresivo en los niños. • La gran mayoría vive en localidades rurales (57.25%), es decir, con menos de 15 mil habitantes (el 38.83% se encuentra en localidades con menos de 2,500 habitantes). Este dato es muy relevante, si consideramos que el 56% de las primarias son multigrado y el 80% de las secundarias son telesecundarias. • Con preescolar terminado y primaria inconclusa tenemos al 45.80% y con primaria terminada y secunda-

Población de 5 a 17 años que no asiste a la escuela. Zacatecas Instrumentos Censo, 2000 Conteo, 2005 ENOE, 2007 SNNFE, 2010

No asistencia a la escuela de 5 a 17 años 90,427 60,970 49,995 50,842*

*Se incluyen 734 jóvenes de 18 y 19 años

ñas y adolescentes presenta el si- ria inconclusa al 45.47%. El 8.73% guiente perfil: no tiene concluido el preescolar. • El universo de estudio lo integran • Un hallazgo que corrobora lo que

durante años ha señalado la investigación educativa es que la deserción escolar está íntimamente ligada con la extraedad. En este caso, prácticamente la totalidad de los niños se encuentra fuera de la edad normativa para cursar la educación básica, ya que 21.51% presenta extraedad ligera y 78.31% extraedad grave. • Está comprobado que la extraedad (o el cursar un grado escolar con una edad fuera de la norma), producto del ingreso tardío a la escuela o la reprobación, limita una trayectoria educativa exitosa y es un indicador de probable deserción. Las edades normativas son para preescolar de tres a cinco años, para primaria de seis a once años y para secundaria de 12 a 14 años. Se considera extraedad ligera cuando un niño rebasa por un año la edad normativa que corresponde al grado que cursa y grave cuando esto ocurre por dos o más años. • El 71.50% de los niños y niñas (35,352) tiene entre 10 y 19 años. Esto es importante porque el Instituto Zacatecano de Educación de *

Presidente de ODISEA, A. C.


4 EDUCACIÓN

Miércoles 23 de Junio 2010

Adultos (IZEA) podría atender a través del programa 10-14 a los niños con estas edades y que no han concluido la primaria (20,841) y a través de su programa regular para combatir el rezago educativo a los adolescentes de 15 a 19 años (14,511). • Tenemos 14,861 niños beneficiarios de Oportunidades y 35,981 niños cuyas familias no se benefician de ese programa. Esto significa que 29.23%, una tercera parte de los niños y niñas que han desertado, podrían estar en la escuela y recibir una beca de ese programa federal. Lo importante de este panorama es que sirva para tomar decisiones y desarrollar la coordinación interinstitucional necesaria para impulsar cursos de política dirigidos a la recuperación de niños fuera de la escuela. En lo inmediato, en coordinación con UNICEF y ODISEA, A. C., la SEC, el IZEA, Oportunidades y algunos municipios impulsan acciones para identificar causales de no asistencia y para la reinserción de niños a la escuela. Esto es muy importante porque actores centrales están viendo el problema y se están movilizando para atacarlo. Sin embargo, estamos hablando sólo de un primer esfuerzo. Necesitamos una política agresiva

que ataque las causas de la deserción que obedecen a la propia escuela y que abra programas y espacios adecuados, tanto para los niños que aún pueden regresar a ella como para aquellos que ya están fuera de manera definitiva. El primer tema, sobre el que se ha escrito mucho, obviamente se relaciona con la calidad de la escuela. De acuerdo con Carlos Muñoz Izquierdo, en su espléndido libro ¿Cómo puede la educación contribuir a la movilidad social?: Resultados de cuatro décadas de investigación sobre la calidad y los efectos socioeconómicos de la educación (1968-2008)1 , la deserción escolar se debe directamente al atraso educativo, además de otros factores exógenos que realimentan permanentemente dicho atraso. Si un alumno no adquiere conocimientos y destrezas en el momento de debido difícilmente puede alcanzar los objetivos de grados posteriores al cursado, y si además no encuentra sentido a su trabajo en el aula porque no puede alcanzar el nivel alcanzado por sus compañeros y no puede terminar su educación en la edad normativa, lo más probable es que termine fuera de la escuela. En este marco aparece la imagen de fracaso que el propio maestro se construye sobre el alumno, lo que le impide buscar técnicas y metodologías diferentes y, en general, apoyos para nivelar el aprendizaje de los alumnos retrasados, y más bien lo alienta a esforzarse sobre todo con los más aventajados. En este proceso de distanciamiento paulatino de la escuela intervienen otros factores indirectos, como el sentido de logro que pueda transmitir al niño la familia y en general su involucramiento con el proceso educativo del niño. Otros factores que intervienen en el fracaso escolar se relacionan con los indicadores

socioeconómicos i ó i dde llos alumnos l (como la escolaridad de la madre sobre todo en zonas rurales), nutrición deficiente y distancia de la escuela. En este sentido, para Carlos Muñoz Izquierdo es necesario que las políticas orientadas a disminuir la deserción escolar empiecen “por tratar de reducir la frecuencia y magnitud de los retrasos pedagógicos que suelen presentarse en las escuelas primarias, con respecto a las exigencias académicas vigentes en los distintos grupos escolares (…) si se lograra disminuir la magnitud y frecuencia de tales retrasos, se reduciría también la magnitud de las tasas de reprobación y de repetición de cursos (…).”2 Lo anterior es la base para prevenir el fracaso escolar y cerrar la llave del rezago educativo. Pero, ¿qué hacemos con los niños que ya están fuera? Algunos todavía pueden retornar a las aulas, pero a otros ya los expulsó de la escuela para siempre. Es evidente que se requieren acciones inmediatas para rescatar a los niños que todavía tienen posibilidad de reincorporarse a la escuela o que están en la puerta del fracaso escolar (los CCA mencionados al inicio y que impulsa UNICEF atienden a los niños con mayor retraso que aún no abandonan las aulas con una eficiencia de más de 90%). Técnicamente, sólo el 28.54% ya se encuentra incorporado el rezago educativo. Sin embargo el hecho de que el 99.83% se encuentra en extraedad (78.31% en extraedad grave) nos hace pensar en que la gran mayoría de estos 50,842 niños, niñas y adolescentes terminarán por ingresar más temprano que tarde al rezago educativo.

E t h bl d dde niños iñ con Estamos hablando atraso escolar grave y con la baja autoestima que se asocia a este fracaso. Muchos de ellos han padecido acoso escolar reiterado (bullying) y son víctimas de maltrato y de violencia en sus familias. Se trata de una población importante de niños y jóvenes sin expectativas, sin espacios para desarrollarse y frecuentemente abandonados, listos para ser devorados por la pobreza, la violencia y el crimen. Urge desarrollar alternativas para rescatar a estos niños para sí mismos y para la sociedad. Las políticas conocidas como de “segunda oportunidad”, que recomienda la UNESCO en su último informe, deben servir para apoyar a los niños reinsertables en la escuela regular y para dar salida a los niños que ya la escuela vacunó contra ella. Los niños fuera de la escuela son inteligentes, valiosos y tienen derechos. El SNNFE debe servir como instrumento para que tomadores de decisión y ciudadanos actuemos ya, en el sentido de crear las condiciones para que todos los niños disfruten del derecho a la educación en Zacatecas. 1

Muñoz Izquierdo, Carlos. ¿Cómo puede la educación contribuir a la movilidad social? : Resultados de cuatro décadas de investigación sobre la calidad y los efectos socioeconómicos de la educación (1968-2008), UIA, México, 2009. 2 Sin embargo, señala este autor, el problema de falta de interés del profesor en el rezago de los alumnos más atrasados, como causa central de deserción, no es percibida por directores y supervisores de las escuelas. “Para ellos, en efecto, los retrasos y abandonos escolares son generados por factores externos a las instituciones educativas. No perciben, por tanto, el papel de indiferencia (o inclusive de obstáculo) que los maestros desempeñan a este respecto.” (Carlos Muñoz Izquierdo, 2009, p. 112 y 115).


Miércoles 23 de Junio 2010

LOS DERECHOS DE LA NIÑEZ 5 Y ADOLESCENCIA

Un balance de la iniciativa “Todos los niños en la escuela”

“Los niños fuera de escuela requieren programas diferentes a la escuela regular”: Luis Manuel Aguayo* Tenemos una propuesta de modelo de educación multigrado, desarrollamos un sistema nominal para ubicar a los niños fuera de la escuela y abrimos una nueva ruta de escuela saludable En los centros urbanos se requiere formar mejores directores y en las zonas rurales desarrollar nuevas figuras, como el “animador educativo” Hay que abrir canales de comunicación entre padres de familia y la autoridad educativa Avanzamos con UNICEF porque reconocemos juntos la diversidad de las necesidades educativas de Zacatecas Entrevista de Luis Alberto Barquera**

¿Cuál es su balance de la asisten a la escuela y hemos desa- condiciones. Y también tenemos solución no es el “gigantismo”. No iniciativa “Todos los niños rrollado un sistema nominal para que preocuparnos con más deci- es una opción tener escuelas más ubicarlos y poder regresarlos a la sión sobre los niños que el propio grandes porque presentan una serie en la escuela”? Cualquier balance que pretenda ser objetivo tiene claroscuros. Hemos avanzado en temas importantes y que normalmente están fuera de la visión del sistema educativo. Creo que esto es lo más importante.

escuela o abrirles otras oportunidades de acuerdo a sus necesidades. Otro resultado importante es habernos esforzado en abrir una nueva ruta de escuela saludable, acorde con la problemática de la desnu-

sistema expulsa. El tema de la salud y la escuela será central en los próximos años. Y en todo esto el maestro debe estar en el centro. Tenemos que encontrar formas de actualización que permitan a los profesores com-

Tenemos una propuesta de modelo de educación multigrado funcionando con resultados muy relevantes, en la línea de garantizar el acceso en localidades aisladas y prevenir el fracaso escolar en zonas urbanas, de hacer de la escuela un espacio agradable y en el que los niños aprendan y hemos acercado a la autoridad educativa a la escuela. También hemos avanzado en el diagnóstico sobre los niños que no

trición, pero también del sobrepeso y la obesidad entre los alumnos. Cuando este tema explotó a nivel nacional, nosotros ya estábamos construyendo nuestra propuesta. Todo muestra que estamos trabajando por el futuro. Tenemos que hacer un esfuerzo mayor para garantizar acceso y calidad, para lo que requerimos fortalecer nuevas modalidades educativas, más flexibles, que permitan a todos los niños aprender de acuerdo con sus

prender lo que los niños y las circunstancias exigen, en la línea de lo que hemos venido trabajando con UNICEF.

de problemas difíciles de resolver. Para el caso de los centros urbanos se piensa que el problema sólo es de infraestructura, pero no en que lo más importante es la formación de los directores, en lo que entenderíamos como una “buena”

escuela. Trabajar en este sentido requiere planificar de manera eficiente los recursos destinados a infraestructura, al mismo tiempo que a través de la formación de directivos modifiquemos las ¿Cuáles son las representaciones sociales acerca de perspectivas? los que es una buena escuela. Tenemos que enfrentar el hecho de En las comunidades rurales tenemos que muchas familias abandonan sus comunidades para trasladarse *Secretario de Educación y Cultura del a centros urbanos o salir de sus gobierno de Zacatecas ** Presidente de ODISEA, A. C. comunidades. En las ciudades la


6 LOS DERECHOS DE LA NIÑEZ

Y ADOLESCENCIA

Miércoles 23 de Junio 2010

ha transformado. Hay que pensar en que si queremos que los niños regresen, la escuela debe estar en mejores condiciones. Hay que pensar que hay niños a los que no les interesa regresar a una escuela que, tal como la concebimos actualmente, no les ofrece satisfactores en términos de aprendizaje y desarrollo social. Para ello habrá que estructurar programas que se planteen la escolarización de un modo diferente. Los niños fuera de escuela requieren programas diferentes a la escuela regular. En este terreno también puede ser relevante una figura como la que ya mencionaba. Pienso en un profesionista capaz de trabajar con un grupo multigrado, grado adecuado a problemáticas p particulares, particulaares, creando opcio opciones ones en que ue seguir ofreciendo opciones un espacio diferente diferente multigrado y multinivel. Aquí a la escuela dependemos ependemos del maestro unitario, tradicional. all que debemos capacitar mejor. Para ara el caso de la escuela rural hay que ue pensar en la formación de un Muchos profesor especialista en el trabajo niños salen en pequeñas comunidades. Pienso de la escuela en un maestro unitario, con acceso a debido a información. Esto implica en primer problemáticas lugar reconocer que es necesario el concurso de una nueva figura. Una que no se figura que no es sólo profesor, ni revuelven en la trabajador social, ni psicólogo, propia escuela. capaz de integrar competencias ¿Qué hacer? básicas para definir y caracterizar un problema educativo y de y que meconstruir alternativas de solución Definitivamente hay viables, pertinentes y reales. Esta jorar la calidad de laa escuela, para eviandonen. El trabajo con figura la podemos llamar “animador tar que los niños abandonen. educativo”. Nuestro proyecto con UNICEF nos colocaa en esta También cioné anteriormente. Tambié én quiUNICEF arroja muchas luces en línea, como ya mencioné siera decir que históricamente ricamente la participación ddee los este sentido. padres en la escuela ha sido coartada. Las leyess de educación claramente te lo reflejan. En esta línea, ¿cómo En estas condiciones es se ha disminuido la posientiende el problema de los bilidad de utilizar canales de comunicación entre padres y madres de familia y autoniños fuera de la escuela? ridades, ya sea para interponer quejas o Primero que nada hay que pensar simplemente para comunicar asuntos de en la importancia del reconoci- su interés. miento social de la existencia de Ante la ausencia de canales lo que hemos visto este problema y en reconocer las es que las quejas contra la escuela se han hecho características particulares que el a través de los medios de comunicación. Esto no es malo en sí mismo, simplemente refleja que hacen fenómeno reviste. Los niños fuera de la escuela son falta canales de comunicación entre las autoridades víctimas de una escuela que no se educativas y la sociedad.

Queremos establecer un correo electrónico para recibir quejas y sugerencias, como un primer intento por establecer este tipo de canales. No todos los padres puedes usar esta vía, pero esto es bueno para empezar.

En conclusión… En el debate actual de la política, de la economía, de la ciencia, y de la educación por supuesto, se indica que hay que asumir la diversidad o darle la espalda. Yo considero que es más fácil hacer un buen trabajo educativo, si se consideran las problemática reales. El trabajo que hemos realizado con UNICEF y Odisea es un trabajo que reconoce la diversidad. Avanzamos con UNICEF porque reconocemos juntos la diversidad de las necesidades educativas de Zacatecas. No es fácil. Es complejo, difícil. Pero del tamaño de la dificultad y de su complejidad es la satisfacción de haber encontrado caminos reales que nos han permitido ayudar a niños y niñas con problemas reales. Hemos avanzado mucho. La colaboración con UNICEF nos ha permitido crecer y desarrollar opciones en sintonía con lo que queremos que sea la educación en el estado de Zacatecas.


Miércoles 23 de Junio 2010

LOS DERECHOS DE LA NIÑEZ 7 Y ADOLESCENCIA

Un panorama desde América Latina y El Caribe

La exclusión escolar exige una “segunda oportunidad” El ingreso tardío, extraedad, repetición y deserción escolar impiden que niñas y niños concluyan sus estudios. Una visión estándar del alumno limita a los niños y jóvenes pobres, quienes terminan sintiéndose responsables de su “incapacidad”. Se responsabiliza a los estudiantes que no logran superar el contexto de pobreza y la inflexibilidad del sistema escolar, y se les acusa de “desadaptados”, “conflictivos”, “patológicos” o “delincuentes”, que deben abandonar la escuela. “Segunda oportunidad”, una opción innovadora para niños y adolescentes que no han completado su educación básica

Xóchitl Meseguer*

educación que se ofrece a los niños de contextos más desfavorecidos. Los niños terminan su escolaridad sin haber adquirido competencias básicas.

En los últimos años se ha venido reconociendo que, pese a los logros obtenidos y al creciente número de niñas, niños y adolescentes que asisten a la escuela, todavía hay una proporción muy importante que no ejercen efectivamente este derecho o bien que, habiendo asistido a la escuela por un tiempo, acaban desertando antes de alcanzar la educación básica. En la literatura reciente sobre el tema se da una creciente importancia al ingreso tardío, extraedad, repetición y deserción escolar como factores relevantes que disminuyen la probabilidad de que niñas y niños concluyan sus estudios. También se ha planteado la exigencia de que, para atender esta situación, se revisen los sistemas educativos y se busquen alternativas adecuadas para los millones de niñas, niños y jóvenes que no pueden hacer efectivo su derecho a la educación. Tal es el caso de las iniciativas de “segunda oportunidad” cuya justificación y

c) Atraso escolar y repetición. El atraso escolar en la región se asocia al acceso tardío y se agudiza debido a la repetición. Sólo el 70% de los niños y niñas se matricula oportunamente en el primer grado de educación primaria, pero en el último grado el 55% superan la edad normativa. En promedio los sistemas educativos atrasan o expulsan, solamente a lo largo de educación primaria, a 4 de cada 10 niños. Cuanto mayor es la discrepancia entre la edad normativa para un características se resumen en el grado dado y la edad efectiva, los presente texto. niveles de conclusión de estudios son menores.

¿Dónde estamos?

En dos reportes --Situación educativa de América Latina y El Caribe: garantizando la educación de calidad para todos (OREALC/UNESCO (2008) e Informe de Seguimiento de la EPT en el Mundo (UNESCO, 2009)— se da cuenta de lo siguiente: a) Acceso a la educación. En la región latinoamericana 35 millones de niños y adolescentes entre 3 y 18 años no acceden a ningún programa educativo (en México no asisten a la escuela más de 3 millones de 5 a 17 años). Los niños y niñas de menores ingresos son los más excluidos. b) La calidad de la educación no es igual para todos. Los avances en cobertura no han sido acompañados de un mejoramiento sustantivo de la calidad de la

d) Conclusión de estudios. Los niveles de conclusión de la educación primaria muestran que este no es un tema que pueda darse por resuelto; hay países en que al menos uno de cada cinco niños no concluye este nivel educativo. La conclusión de la educación secundaria no alcanza el 70% en la región.

El concepto de trayectoria educativa y los procesos de exclusión La trayectoria educativa es el camino que cada estudiante debiera recorrer a través del sistema educativo; es una trayectoria teórica o “deseable” que no necesariamente da cuenta del recorrido educativo de cada niño. Las situaciones que alteran el curso de esta trayectoria educativa crean crecientes y pro-

fundos procesos de exclusión. Los niños, niñas y adolescentes más pobres acceden a la educación, pero reciben servicios de menor calidad y acuden a ella con gran fragilidad y con el riesgo de desvincularse tempranamente. a) La escuela, un lugar en que los niños y jóvenes no pueden habitar. Las escuelas que atienden a los sectores en pobreza, se han constituido en “escuelas del aguante”, “escuelas para resistir el derrumbe”, pero que no generan aprendizaje ni condiciones para una verdadera inclusión social. A los docentes se les dificulta establecer un puente entre el mundo de origen y el mundo de la escuela. Frente a la diversidad de estudiantes, los docentes construyen al alumno tipo de su aula, una especie de “alumno promedio”, al cual se dirigen en sus clases. Y es así como aquellos alumnos que más se alejan de dicho modelo son los que sufren mayores dificultades. Así la estandarización alimenta la exclusión y el proceso educativo se torna inaccesible para los niños y jóvenes pobres o de sectores vulnerables, quienes terminan sintiéndose responsables de su “incapacidad”. b) El proceso de exclusión educativa. Los adolescentes y jóvenes no “abandonan” la escuela súbitamente. La deserción es un proceso de alejamiento paulatino de un espacio cotidiano, la escuela, que implica también el abandono de ciertas prácticas *Secretaria Técnica de ODISEA, A. C.


8 LAS BUENAS PRÁCTICAS personales y familiares que inciden en el desarrollo de la identidad y la proyección personal del estudiante. Progresivamente se abandona la escuela, el grupo familiar, el barrio, para finalmente ingresar a circuitos de exclusión más dolorosos en lo personal y en lo social, produciéndose un sentimiento de pérdida de dignidad. Niños y jóvenes se auto-perciben como incapaces de imaginar y construir un proyecto de vida. En un contexto de pobreza, vulnerabilidad y falta de flexibilidad del sistema escolar, se deposita en los

Miércoles 23 de Junio 2010

niños y jóvenes la responsabilidad de superar su situación. Se espera que “si el contexto no puede cambiarse entonces la única posibilidad es que los individuos desarrollen una estrategia ganadora para superar la adversidad del medio”. Y, si no lo logran, se les señala como “desadaptados”, “conflictivos”, “patológicos” o “delincuentes”, que deben abandonar la escuela que ya no les pertenece. c) Desigualdad social y desigualdad educativa América Latina es la región más desigual del mundo. Cada vez se

hacen más visibles las dificultades de los sistemas educativos frente a escenarios en que sus alumnos no cuentan con condiciones mínimas que les permitan participar del proceso educativo. La solución estaría en la articulación entre las políticas educativas y las políticas sociales. Por una parte, los sistemas educativos deben adecuarse para atender no al “alumno promedio” sino a aquellos que entran a las aulas día a día. A su vez, la sociedad debe crear las condiciones para que todos los niños y adolescentes cuenten con los recursos nece-

sarios para poder participar en el proceso educativo. Hay evidencia de que la buena educación es posible incluso en las condiciones más adversas. La escuela sí puede contribuir a superar las desigualdades de origen de los alumnos. Las escuelas que marcan la diferencia se caracterizan por una visión y liderazgo compartidos, una adecuada interacción entre los diferentes actores de la comunidad educativa, objetivos claros, atención a la diversidad y un buen aprovechamiento de los recursos que tienen.

¿Qué es la “segunda oportunidad”? En el estudio Experiencias educativas de “segunda oportunidad.” Lecciones desde la práctica innovadora en América Latina (OREALCUNESCO, 2009), se revisan experiencias educativas innovadoras de “segunda oportunidad”, para adolescentes con alta vulnerabilidad social y educativa que están fuera del sistema educativo y no han completado su escolaridad básica. Las propuestas estudiadas se agrupan en tres líneas principales: a) Programas alternativos de “segunda oportunidad”, de educación a distancia u opciones escolarizadas alternativas para quienes por su edad y circunstancias de vida no pueden integrarse en el sistema regular; b) Programas de atención para adolescentes y jóvenes que han interrumpido su trayectoria educativa, para hacer posible su reingreso al sistema educativo. Se caracterizan por la creación de espacios “puente” entre los centros educativos y la vida cotidiana de jóvenes y adolescentes; c) Programas de prevención de la interrupción de las trayectorias educativas de niñas, niños y jóvenes. Todos estos programas se caracterizan por desarrollar estrategias de gestión institucional y pedagógica, y de apoyo social, para garantizar la permanencia y cumplir satisfactoriamente las expectativas educativas de los estudiantes y sus familias. El eje de todas estas propuestas, desarrolladas en América Latina y el Caribe, es el concepto de “escuela inclusiva”, cuyas principales características se resumen a continuación: 1. Su propósito es garantizar el acceso, permanencia, participación y logros de todos los estudiantes, con especial énfasis en aquellos que, por diferentes razones, están excluidos o en riesgo de quedar marginados. 2. Se propone como alternativa a la escuela “expulsora” que va dejando en el camino a todos aquellos que no entran en un molde preestablecido, no tanto por problemas económicos o circunstancias de vida difícil, sino por una oferta educativa que no es perti-

nente a sus necesidades ni expectativas, lo cual conduce a una falta de sentido y de pertenencia que culmina con el abandono. 3. Las escuelas inclusivas no tienen un “ideal o prototipo de alumno” ni un sólo molde en el que todos tienen que encajar. No acogen sólo a aquellos cuyas características y necesidades se adaptan a las del aula y a los recursos disponibles, sino que acoge a todos los que acuden a ella y se adapta para atender adecuadamente a todos los estudiantes. 4. La pedagogía está centrada en el niño y se brinda la oportunidad de que todos aprendan juntos de y con sus compañeros. 5. Construye contextos de aprendizaje accesibles mediante el reconocimiento de los conocimientos de cada estudiante y una programación multinivel, en función de los distintos niveles de competencia y necesidades de los estudiantes. 6. Se utilizan múltiples medios de presentación para que todos los estudiantes puedan procesar y comprender la información y construir significados respecto de los contenidos de aprendizaje. 7. Está abierta a diversas formas de expresión y de participación, diseñando actividades pertinentes para todos, como el aprendizaje cooperativo, el protagonismo de todos los estudiantes en su proceso de aprendizaje y la construcción de relaciones de interdependencia positiva y de apoyo mutuo, generándose un clima de aula propicio al aprendizaje y la participación de todos. 8. Promueve el establecimiento de relaciones significativas y recíprocas y favorece el crecimiento socioemocional, factor clave para el aprendizaje, porque hace posible el desarrollo de competencias tales como el cuidado y la preocupación por los otros, la comprensión mutua y el respeto a la diversidad. 9. Se propician climas en el aula donde no haya tensión o temor, y donde todos los niños se sientan seguros, acogidos y reconocidos. 10. Se favorece la construcción y reafirmación de la identidad propia de cada niño y niña, respetando a cada quien como es, con sus características biológicas, sociales, culturales y de personalidad, y dando a cada persona un trato justo que no atente contra su dignidad.


Miércoles 23 de Junio 2010

PARA LEER 9

Una escuela para los excluidos de la escuela

Sapphire: Otra oportunidad para Preciosa Push, la novela de Sapphire (California, 1950), es el texto sobre el que se basó la multipremiada película Precious. La protagonista, una adolescente que jamás aprendió algo en la escuela regular y que desde pequeña sufrió abuso sexual por ambos padres, es expulsada de una escuela de Harlem debido a su segundo embarazo. Su segunda oportunidad aparece cuando se incorpora al programa de Enseñanza Secundaria Alternativa/ Aprende y Enseña, donde gracias el trabajo con la maestra Rain y el grupo recupera su voz y dignidad. Leer y escribir cobran una dimensión esperanzadora frente a una escuela indiferente y una realidad de exclusión, esclavitud e incesto. Preciosa nos muestra que en aprender está la posibilidad de ser y que para aprender “las palabras son todo”. LB. * “No podía dejarle a él ni a nadie que se diera cuenta que para mí la página 122 era como las páginas 152 o la 122 o la 3 o la 6 o la 5, que a mí todas las páginas me parecían iguales. Y yo quiero aprender, de veras. Todos los días me digo que va a pasar algo, alguno de esos rollos que pasan en la tele. Que voy a llegar a alguna parte o que alguien va a echarme una mano para que lo consiga, que voy a aprender, a ponerme al día, a ser normal, a cambiar-

me de sitio y sentarme en las primeras filas. Pero la cosa se repite y se repite y nunca llega el día (…) Me voy a dormir pensando en el piso diecinueve del Hotel Theresa. Una escuela alternativa. No sé lo que quiere decir “alternativa”, pero pienso que tengo ganas de saberlo.” * “Cuando volvemos a clase de la señora Rain nos dice lo que vamos a hacer todos los días. O sea que sabe lo que se trae entre manos. Me he pasado unos minutos con miedo a que fuera como antes. Como cuando saqué un sobresaliente en lengua y no había dicho nada ni hecho nada. Quedarme sentada en mi pupitre 55 minutos, con la silla casi tocando la pared del fondo. Después del primer día ya no veía ni oía (…) --Vamos a leer y a escribir en el cuaderno todos los días—dice la señora Rain.” * “Una cosa que he aprendido en la escuela, de hablar en clase, es explicar lo que quiero. La señora Rain dice que éste es un país grande. Dice que las bombas cuestan más que la Asistencia Social (…) que cuestan más que la leche y los pañales. Dice que no tenemos que avergonzarnos. Que no tenemos que avergonzarnos. A veces me suena como una especie de propaganda, porque no para de decirlo. Pero por eso lo

repite y lo repite: quiere cambiarnos la cabeza para que nos queramos a nosotros mismas. Yo me quiero a mí misma.” * “Les enseño cómo funciona lo del diálogo del diario. Lo de escribirle a la profa en el diario y cómo luego la profa te escribe a ti contestándote en el mismo diario, cómo si estuvieras hablando en el papel y pudieras

VER la conversación cuando la profa te escribe las contestaciones. Me refiero a que al principio eso es lo que más me gustó del rollo de escribir: saber que la profa me iba a contestar cuando hablaba con ella por escrito. Les explico cómo es lo de los sonidos, lo de las letras y el vocabulario…, todo eso que ahora ya sé. Tenemos un proyecto en clase: LA HIS-

TORIA DE MI VIDA. Y es que cada una escribe su vida y luego se ponen todas las vidas juntas en un cuaderno grande (…) Esas chicas son mis amigas (…) Ellas y la señora Rain son mis amigas y mi familia.” * “¿Dónde estaría yo si en lugar de perder todos estos años en la Escuela 16 hubiera estado aprendiendo? (…) Leer la hora es fácil, los quebrados, los tantos por ciento, la multiplicación, la división… son FÁCILES. ¿Por qué no me han enseñando todo esto antes?” * “Hago otra vez el test de TABE, y esta vez saco 7.8. La señora Rain dice: ¡Vaya salto que has pegado! Como si hubiera estado en un sitio y en lugar de subir sólo un escalón, ¡hubiera dado un gran brinco! (…) Antes había sacado primero un 2 y luego un 2.8. Sacar 2 era un nivel bajo de veras porque no sabía leer ni una palabra (…) pero tendré que llegar al nivel de los que están en secundaria, y luego de los que están en la universidad. Sé que soy capaz de hacerlo. La señora Rain dice que no me preocupe, que todo va a ir bien. Que todavía tengo tiempo.”

(Tomado de: Sapphire, Push, Anagrama, Barcelona, 2010, pp. 15, 28, 60, 89, 106, 119 y 150.)


10 PARA VER

Miércoles 23 de Junio 2010

La infancia en el cine Precious Dirección: Lee Daniels Estados Unidos, 2009

El color del paraíso (Rang-e khoda) Dirección: Majid Majidi Irán, 1999

Claireece Precious Jones es una adolescente de 16 años, obesa y analfabeta que espera su segundo hijo. Vive en Harlem, el reino de los invisibles, de los sin voz, con su madre, una mujer cruel que mira la televisión sin cesar y la somete a los más denigrantes abusos. Forzada a abandonar la escuela a causa de su embarazo, Precious acaba en una escuela que sigue el sistema Each One/ Teach One, donde además de aprender, los alumnos también participan en la enseñanza. Allí, se encuentra con la señorita Rain, una maestra joven, a través de la cual Precious tendrá la posibilidad de recuperar su voz y su dignidad descubriendo un nuevo mundo en el que puede al fin expresarse de una manera que nunca antes había imaginado.

La pedagogía de la exclusión debe quedar en la historia de la educación como algo del anticuario. Hoy es indiscutible que es necesaria una atención educativa de calidad para todos, sin excluir a los niños más difíciles y conflictivos, y que impida la marginación de las personas con discapacidad, indígenas o grupos de características diferentes sea cual sea su situación. Esta película nos cuenta la vida de Mohammad, un niño invidente de ocho años de edad, y esconde varias parábolas. La de una cría de pájaro a la cual Mohammad salvará llevándola con mucho esfuerzo al nido. La de un pez que colea fuera del agua y al que la abuela, a pesar de sus dificultades, se detiene para rescatar. La de una tortuga atrapada ante la cual el padre pasará de largo. Lo que este filme muestra es que, en la debilidad, una mano que viene de fuera nos puede salvar.

El color púrpura (The color purple) Dirección: Steven Spielberg Estados Unidos, 1985 La historia se centra en la vida de Celie, una joven muchacha negra, a principios del siglo XX. Celie tiene 14 años y está embarazada de su propio padre. Continúa así su difícil existencia durante 30 años más. Pero Celie tiene una obsesión: aprender a leer. Y no ceja en su empeño hasta que lo consigue. Aunque su marido se lo prohíbe, le esconde las cartas y la apalea, ella siempre se las ingenia para aprender y mediante la lectura, sobre todo de las cartas de su hermana, descubre el mundo en el que paulatinamente va encontrando su lugar.

La infancia en internet Un pulso al fracaso ¿Qué es el fracaso escolar? ¿Dónde termina el fracaso de un niño o adolescente y empieza el de los adultos? Son varias de las cuestiones que se plantean en este documental, producido por la Fundación Tomillo en 2010. Un viaje por las historias personales de Juan, Odei y Ainara a quienes un día, el sistema de enseñanza envió a “módulos formativos alternativos a la educación convencional”. Se trata de escuelas adscritas a la red de centros de “segunda oportunidad” europeos, donde prevalece el propio individuo más que los planes de estudio. Un pulso al fracaso muestra cómo los profesores de centros como este, trabajan en reforzar la autoestima y construir seguridad en los adolescentes, una tarea difícil debido al entorno y la situación familiar en que viven, y las actitudes de estos adolescentes ante la opción que se les brinda para encauzar sus vidas y construir sus proyectos de vida. (www.tomillo.org/v_portal/informacion/informacionver.asp?cod=493&te=158&idage=707&vap=0)

El Tinglado El Tinglado es un espacio electrónico en donde se busca difundir el uso de herramientas tecnológicas a favor de la educación. Su primer objetivo es fomentar la participación de alumnos y profesores en un espacio cibernético; seguidamente, crear un espacio de intercambio educativo que vaya creciendo por iniciativa de los propios participantes; y por último, la propia educación. En la página electrónica participan profesores y profesoras, que por medio de espacios propios, actividades sugeridas, secciones y blogs, intentan hacer uso de las herramientas informáticas para mejorar el desempeño de sus alumnos. (www.tinglado.net)

Red Innovemos La Red Regional de Innovaciones Educativas, Innovemos, es un espacio interactivo y foro permanente de reflexión, producción, intercambio y difusión de conocimientos y prácticas acerca de las innovaciones y el cambio educativo. Se creó en el año 2001 y es coordinada por la Oficina Regional de Educación de la UNESCO para América Latina y el Caribe, OREALC/UNESCO Santiago. En la actualidad Innovemos cuenta con la participación de 19 países de Iberoamérica, incluido México. A través de su sitio electrónico se puede acceder a publicaciones, foros y enlaces de interés así como a una agenda sobre eventos para educadores, investigadores y autoridades educativas de la región. (www.redinnovemos.org)


Miércoles 23 de Junio 2010

PARA PENSAR 11

Pennac: ¿Comprendes? Mal de Escuela, del escritor francés Daniel Pennac (Casablanca, 1944) es una combinación de memorias y ensayo que describe la problemática actual de la educación, los recuerdos y reflexiones del autor tras su experiencia como mal estudiante y como profesor durante más de 30

años. O, en palabras del autor: “¡No sobre la escuela! Todo el mundo se ocupa de la escuela, eterna querella entre antiguos y modernos: sus programas, su papel social, sus fines, la escuela de ayer, la de mañana… No, ¡un libro sobre el zoquete! Sobre el dolor de no comprender y sus daños colaterales”. XM De modo que yo era un mal alumno. Cada anochecer de mi infancia, regresaba a casa perseguido por la escuela. Mis boletines hablaban de la reprobación de mis maes-

tros. Cuando no era el último de la clase, era el penúltimo. (¡Hurra!).Negado para la aritmética primero, para las matemáticas luego, profundamente disortográfico, reticente a la memorización de las fechas y a la localización de los puntos geográficos, incapaz de aprender lenguas extranjeras, con fama de perezoso (lecciones no sabidas, deberes no hechos), llevaba a casa unos resultados tan lamentables que no eran compensados por la música, ni por el deporte, ni, en definitiva, por actividad extraescolar alguna. –¿Comprendes? ¿Comprendes al menos lo que te estoy explicando? Y yo no comprendía. Aquella incapacidad para comprender se remontaba tan lejos en mi infancia que la familia había imaginado una leyenda para poner fecha a sus orígenes: mi aprendizaje del alfabeto. Siempre he oído decir que yo había necesitado todo un año para aprender la letra a. La letra a, en un año. El desierto de mi ignorancia comenzaba a partir de la infranqueable b. –Que no cunda el pánico, dentro de veintiséis años dominará perfectamente el alfabeto. Así ironizaba mi padre para disipar sus propios temores. (…) Pero volvamos a mis comienzos. El menor de cuatro hermanos, yo era un caso especial. Mis padres no habían tenido la posibilidad de entrenarse con mis hermanos mayores, cuya escolaridad, sin ser excepcionalmente brillante, había transcurrido sin tropiezos. Yo era objeto de estupor, y de un estupor constante pues los años pasaban sin aportar la menor mejoría a mi estado de embotamiento escolar. «Me quedo de una pieza», «Es para no creérselo», me resultan exclamaciones familiares, unidas a unas miradas adultas en

las que veo perfectamente que mi incapacidad para asimilar cualquier cosa abre un abismo de incredulidad. Aparentemente, todo el mundo comprendía más deprisa que yo. –¡Eres tonto de capirote! Una tarde del año de mi bachillerato (de uno de los años de mi bachillerato), mientras mi padre me daba una clase de trigonometría en la estancia que nos servía de biblioteca, nuestro perro se tendió sin ruido en la cama, a nuestra espalda. Descubierto, fue expulsado con sequedad: –¡Fuera, a tu sillón! Cinco minutos más tarde, el perro estaba de nuevo en la cama. Sólo se había tomado el trabajo de ir a buscar la vieja manta que protegía su sillón y tenderse en ella. Admiración general, claro está, y justificada: que un animal pudiera asociar una prohibición a la idea abstracta de limpieza y extraer de ello la conclusión de que era preciso hacer su cama para gozar de la compañía de los dueños, era para quitarse el sombrero, evidentemente, ¡un auténtico razonamiento! Fue un tema de conversación familiar durante décadas. Personalmente, llegué a la conclusión de que incluso el perro de la casa lo pillaba todo antes que yo. Y creo, incluso, haberle dicho al oído: –Mañana irás tú al cole, lameculos. (Tomado de: Pennac, Daniel.-Mal de escuela.- Random House Mondadori.- México.- 2010, pp. 15-17)


APRENDER La causa de los niños y las niñas

“Para educar a un niño, hace falta la tribu entera” Zacatecas, Zacatecas

Año 4 Núm. 20

Miércoles 23 de Junio 2010

TESTIMONIO El programa 10-14, del IZEA

“Me cansé de no entender nada”: Pedro Me aburría porque no entendía algunas cosas, o no entendía para que podrían servirme La asesora me convenció de volver a estudiar porque me dijo que podía empezar desde donde me había quedado y recuperarme de todo mi atraso Ojalá todos los niños pudieran tener una asesora y que en la escuela se aprendieran más cosas de nuestra vida Estoy muy feliz porque voy a regresar a la escuela

Ollin Rafael Valenzuela*

Poco a poco la escuela me fue pareciendo más difícil, no por las materias, porque había algunas que me gustaban mucho, sino porque cuando llegaban los exámenes o yo no había visto lo que se preguntaba o simplemente no me acordaba de nada. A veces me quedaba dormido en clase y la maestra me regañaba, siempre decía que era un flojo y que no me gustaba la escuela, pero no era cierto. Me gustaban mucho materias como historia, geografía y también un poquito las matemáticas, aunque me cansaban mucho. La escuela me gustaba, me gustaba no tener que trabajar, poder ver a mis amigos, jugar futbol. Sólo que llegó un día y me cansé de ir, tenía que caminar un montón y siempre llegaba tarde; me cansé de que la maestra me regañara siempre y de no entender nada. Un día me cansé y ya no fui más. Me puse a vender dulces; por lo menos así tenía dinero. A veces cuando me acuerdo de la es-

cuela me da tristeza porque ya no veo a mis amigos. También a veces pienso que me porté mal, porque hacía muchas travesuras cuando me aburría, y esto a la maestra no le gustaba. Me aburría porque no entendía algunas cosas, o no entendía para que podrían servirme. En la escuela te enseñan planetas y la historia de México y las matemáticas, pero de eso, solo las matemáticas las usaba, ahora puedo contar el dinero y hacer las cuentas de los dulces. Me aburría y hacia travesuras y la maestra me regañaba y me sacaba del salón, decía que era grosero y burro y luego hasta en mi casa me regañaban y me decían que si me portaba mal ya no me iban a mandar a la escuela. Mi mamá siempre estaba trabajando y por eso se enojaba más cuando tenía que ir a la escuela a hablar con los maestros y los maestros le decían que yo siempre me portaba mal y que no quería aprender, pero eso era mentira, porque sí quería, solo que a veces no entendía y me aburría. Ahora también me aburro con los dulces, porque estoy sentado todo el día, aunque por lo menos gano dinero. Un día mi mamá me dijo: --Pedro, si no quieres ir a la escuela ponte a trabajar. Y eso hice. Entonces comencé a extrañar la escuela, ver a otros niños y estudiar, porque ahora entiendo que es importante

estudiar. Esto lo aprendí con la señora del IZEA, con la asesora. Conocí el programa 10-14 el año pasado. La asesora vino a mi casa un día, quería hablar con mi mamá, pero no estaba y me preguntó que si quería continuar estudiando, pero yo le dije que no. No quería volver a la escuela y regresar a lo de siempre, pero ella me explicó que podía seguir con los estudios en mi casa. Al principio no entendí, pero poco a poco me fue explicando. Aun así yo le dije que no. Pasaron los días y ella no dejó de venir, hasta me iba a buscar al puesto de los dulces. Yo lo seguía pensando, pero cada vez que venía me convencía más, aunque yo siempre le decía que no, hasta que un día le dije que sí. --Inténtalo de nuevo, me dijo la asesora, no pierdes nada. Puedes volver a la escuela si tú quieres, porque yo te voy a ayudar hasta que aprendas. Depende de ti. La asesora me convenció de volver a estudiar porque me dijo que podía empezar desde donde me había quedado y recuperarme de todo mi atraso. De lo que tenía miedo era de mi mamá, porque pensaba que no me dejaría, por eso me sorprendió que cuando vino la asesora a mi casa mi mamá se pusiera feliz y me dijera que podía continuar estudiando. Me trajeron el material para estudiar y algunas tardes a la semana venía la asesora o yo iba a

su casa y me ayudaba a resolver las tareas, hasta sus hijas me ayudaban porque ya habían hecho las materias, me divertía mucho y además comencé a aprender cosas que me servían más en la vida, porque el programa de estudio se relacionaba con la vida diaria que llevamos aquí. Además la asesora era muy buena y ponía mucho cuidado en lo que me enseñaba y nunca me dijo burro ni me regañó por cosas que no hice, aunque también me portaba mejor que en la escuela. Mi mamá me vio tan estudioso que hasta le dieron ganas también a ella de estudiar, decía que era para poder ayudarme más con las materias, así que ahora los dos estamos estudiando y a veces hasta le ayudo en matemáticas. Ahora tengo muchas ganas de volver a la escuela con mis compañeros, creo que ahora me portaría mejor y aprendería más, y podría volver a jugar con mis amigos. Ojalá todos los niños pudieran tener una asesora como la que tengo y que en la escuela se aprendieran más cosas de nuestra vida. Estoy seguro que así habría más niños estudiosos y menos niños tristes por no poder estudiar. Estoy muy feliz porque voy a regresar a la escuela. *Redactor de Aprender

Aprender no. 20  

Revista de Odisea a.c.