Issuu on Google+

LA GASTRONOMÍA: UNA MIRADA TRANSVERSAL Y UN CONOCIMIENTO TRANSDISCIPLINARIO Ocarina Castillo D’Imperio y Ernesto González Enders Profesores Titulares de la Universidad Central de Venezuela, UCV castilloocarina@cantv.net , ernestogonzaleze@cantv.net En la segunda mitad del siglo pasado se produjeron importantes cambios en la organización de la ciencia y del trabajo académico. Muchos de los paradigmas del conocimiento y del desarrollo, hasta entonces seguros y estables, se han visto conmovidos por la eclosión de procesos como la globalización y el desarrollo de la sociedad del conocimiento, que nos colocan ante un mundo en permanente incertidumbre. En efecto las ultimas cinco décadas han sido el escenario de confrontaciones y debates epistemológicos que han abierto nuevos rumbos al pensamiento. A la emergencia de la noción de la complejidad y de otros conceptos asociados a ella (caos, no linealidad, etc), se suma lo que se ha llamado la “crisis de las disciplinas” como la impugnación a los saberes constituidos como áreas del conocimiento autónomas, fragmentadas, desconectadas e hiperespecializadas. Frente a ello surge la necesidad de religar el conocimiento, a través de enfoques inter y transdisciplinarios que sean capaces de ofrecer mas y mejores respuestas a los problemas que plantea la vida de hoy. Un ejemplo significativo de estos nuevos enfoques se advierte en la concepción de la salud desde inicios de los años cincuenta, cuando la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Organización Panamericana de la Salud (OPS), la definieron no como ausencia de enfermedad, sino como un estado de completo bienestar biológico, psíquico, social y ambiental que le permite al ser humano una mejor calidad de vida. Entendiéndose la calidad de vida como la percepción del individuo sobre su posición dentro de su contexto cultural y sistema de valores, con respecto a sus metas, expectativas, normas e inquietudes. Es un concepto extenso y complejo que engloba la salud física, el estado psíquico, el nivel de independencia, las relaciones sociales, las creencias personales y la relación con las características sobresalientes del entorno (Grupo WHOQOL,1996). De allí que prácticamente casi todas las áreas del conocimiento, por citar algunas: las ciencias de la salud (medicina, odontología, farmacia, enfermería, nutrición y dietética, bioanálisis, psicología, tecnologías en salud), las ciencias agroalimentarias, tecnología de los alimentos, biotecnología y ciencias genómicas, ciencias naturales, nanotecnología y nuevos materiales, las ciencias sociales y las humanidades, todas las ingenierías, arquitectura y urbanismo, las ciencias de la tierra, entre otras, trabajan alrededor del mantenimiento de las condiciones de equilibrio cualitativo de los seres humanos, haciendo de la salud lo que hoy constituye un eje transversal del conocimiento, que implica la articulación y diálogo de saberes en forma inter, multi y transdisciplinaria (Martínez Ramírez, 1995; Bravo de Navas, 2002, López, s/f; López, 2005). Esta manera de proceder implica también la necesidad de encarar otras formas de producción y difusión del conocimiento y de organización académica que atraviesan nuestras instituciones de Educación Superior. De forma tal que los hasta ahora conocimientos parcelados, aislados, poderosamente intocables por los profanos 1


a una disciplina, son recompuestos y reapropiados en nuevos campos teóricosustantivos; sujetos a una validación negociada y democrática, con utilización de diversas racionalidades y liberalización de fronteras disciplinarias, dando espacio a la incertidumbre y a la aparición de nuevos criterios de consistencia expresados en distintos niveles de realidad. En síntesis, se trata de aplicar la transdiciplinariedad como un proyecto humanista integral, cuyos postulados fundamentales han sido recogidos en la Carta de la Transdiciplinariedad, producida durante el Primer Congreso Mundial de la Transdiciplinariedad en 1994 en Portugal, cuando pensadores del mundo se reunieron con el propósito de reflexionar y proponer opciones frente a desafíos importantes de la humanidad (Martínez, Macía & Núñez, 1999). Este enfoque transdiciplinario requiere mantener la unidad del objeto de estudio, revisar los procesos metodológicos e incorporar nuevas y variadas estrategias, que como en el caso de la investigación-acción suponen la construcción del objeto de estudio a partir de diferentes niveles de realidad, la incorporación del investigador como parte del proceso y la discusión y revisión colectiva de los resultados y contenidos de la investigación. El trabajo transdiciplinario es de naturaleza horizontal e involucra por igual a docentes y a estudiantes, promueve una visión colectiva y concertada, y busca compartir lenguajes que faciliten la elaboración de enfoques y propuestas integradoras. Una aproximación socio-histórica de la alimentación. El fuego ejerce una atracción atávica entre los seres humanos, desde hace un poco más de medio millón de años está asociado a sus grandes pasos culturales. Desde que hombres y mujeres descubrieron el modo de hacer y controlar el fuego, éste comenzó a cumplir funciones domésticas: iluminación y calentamiento de viviendas, herramienta protectora contra fieras e insectos, elaboración y mantenimiento de artefactos, preparación de los alimentos y favorecedor de ambientes propicios para la socialidad al contribuir a centralizar las actividades grupales, favoreciendo sobretodo las que requerían más tiempo y concentración, como la transmisión de conocimientos. En el proceso de humanización aparte de la estación bípeda, el consumo de carne favoreció la disminución del tamaño de los intestinos y el aumento de la irrigación sanguínea cerebral, lo que unido a la operatividad de las manos (movimientos finos) coordinadas por una intensa actividad neuronal, le permitió al cerebro aumentar de tamaño (Baur & Ziegler, 2003). La domesticación del fuego, favoreció la comunicación, el almacenamiento, la cocción y la conservación de los alimentos, por lo cual se sostiene que "cocinar hizo al hombre" (Cordón, 1980). Sumado a esto, la cocción permitió una mejor masticación, provocando que la dentadura evolucionase hasta ser como hoy, permitiendo un mayor crecimiento de la cavidad del cráneo, lo que facilitó el aumento en las capacidades intelectuales de los seres humanos. En otras palabras, podemos afirmar que, cocinar hace al hombre más inteligente. El acto alimentario en su condición de hecho social total (Mauss, 1950) sustenta relaciones interpersonales y sociales, sistemas simbólicos y artísticos. Tal como sostiene Levi-Strauss (2003) “Los alimentos son buenos para pensar” en la medida en que constituyen un espacio para la escogencia que expresa los contenidos profundos de una sociedad. Los sabores, los aromas, las texturas, así como la apariencia y los sonidos de las cocinas, se convierten en tendencias que evolucionan

2


al ritmo de necesidades y gustos. En suma, alrededor del fuego y del comer caliente ha transcurrido la vida de personas y sociedades, tratando cada día de mejorar su calidad de vida, es decir su salud (Baur & Ziegler, 2003; Cordón, 1980; Solar & Villalba, 2000). Antes que se descubriera la utilización del fuego, los seres humanos consumían sólo alimentos crudos. La posibilidad de calentar o cocer los recursos animales y vegetales que comían, significó un cambio sustancial en su dieta y dio origen a las primeras formas de gastronomía. Es posible que hasta la invención de la cerámica, el cocinar fuera más complicado, ya que los carroñeros primero y los cazadores paleolíticos después, no disponían de recipientes resistentes a los efectos destructivos del fuego. Tal vez consiguieron hervir el agua calentando piedras en las hogueras y colocándolas en fosas o pieles que contenían el líquido. Asaban a la brasa o sobre piedras calientes, cocinaban al vapor y en forma de estofado, entre otras técnicas (Biz, s/f; Cordón, 1980; Solar & Villalba, 2000). Las evidencias más antiguas de asados de animales datan del Paleolítico Medio (300 mil a 40 mil años). Con los vegetales es más difícil precisar el momento de la utilización de la cocción, por las dificultades de la conservación de sus restos a través del tiempo. Las referencias más antiguas proceden de Dolni-Vestonice (Rep. Checa), donde hace 25 mil años preparaban papillas de bellotas. Las nueces, los arándanos y otros frutos silvestres así como ciertas plantas herbáceas y tubérculos fueron los principales ingredientes gastronómicos del paleolítico. En todo caso, es claro que los primeros intentos gastronómicos fueron muy saludables y sencillos, como lo demuestra el contenido estomacal de algunas momias del paleolítico superior procedentes del norte de Europa cuya última comida fue bastante sobria: una simple sopa de carne (Biz, s/f; Solar & Villalba, 2000). En los últimos 10 mil años, se incrementó el consumo de vegetales y comenzaron a comer frutos secos tostados (avellanas, castañas, bellotas). En el Cercano Oriente, descubrieron y domesticaron los cereales (trigo, cebada, mijo), que sirvieron para preparar los primeros panes. Un hecho destacable para comprender el concepto del Neolítico, es que la agricultura, la ganadería y la alfarería se inventaron más de una vez, en diversas sociedades humanas, en lugares y épocas distintas y sin relación alguna entre sí. En la actualidad se aceptan cinco núcleos independientes de desarrollo de estas actividades: el Creciente Fértil entre Mesopotamia y Egipto, el norte de China, el Sudeste Asiático, Mesoamérica y la Región Andina. Las evidencias indican que el paso de cazador-recolector a ganadero-agricultor es consecuencia del crecimiento poblacional y no de una mala calidad de la alimentación (Biz, s/f; Solar & Villalba, 2000). Desde siempre, el acto de comer y beber ha sido para los seres humanos mucho más que un vehículo para saciar necesidades fisiológicas. No existe sociedad en que la comida no esté asociada a hechos como homenajear a las amistades, cerrar tratos, cortejar o establecer alianzas. Tampoco hay evento fundamental de la vida, nacimiento, paso a la edad adulta, matrimonio o muerte, que no esté vinculado a una comida ceremonial y al consumo especial de determinadas bebidas. La sofisticación en torno a la mesa y a los alimentos se fue organizando como privilegio de unos pocos. Los grupos dominantes de muchas sociedades se distinguieron por llevar estilos de vida particulares y apareció el consumo, en ocasiones altamente ritualizado,

3


de comidas y bebidas (carne, panes, vino, cerveza, aguamiel, chocolate) preparadas y servidas con la ayuda de instrumentos lujosos (calderos de bronce, cálices o vasos ceremoniales, asadores y ganchos para carne decorados con ricas ornamentaciones). Como parte de este proceso diferenciador fue desarrollándose un instrumental específico para comer y beber, asociado al nacimiento de sociedades jerarquizadas, algunas de las cuales tienen sus orígenes en el calcolítico (período entre el Neolítico y la Edad de Bronce). La Gastronomía, conocimiento transversal y transdiciplinario. Con base en lo anterior podemos concluir que la gastronomía es el estudio de la relación entre cultura y alimento. A menudo se piensa erróneamente que el término gastronomía sólo se refiere al arte de cocinar y organizar los platillos en torno a una mesa. Sin embargo ésta es solo una pequeña parte del campo de estudio de dicha disciplina: no siempre se puede afirmar que un cocinero es un gastrónomo. Se dice que el primer tratadista gastronómico fue Arquestrato, griego de Sicilia y amigo de Pericles, nacido en Siracusa cerca del siglo IV a.C. y quien escribió el poema llamado “Gastronomía, Gastrología o Hedypatheia” (el buen convite) conocido también como “el tratado de los placeres” que incluía los principios de la gran cocina griega, desde el elogio del pan, hasta las formas de servir la mesa y de presentarse a ella los invitados. No obstante este antecedente, etimológicamente la palabra "gastronomía" fue derivando en un significado muy restringido, del griego "gaster" o "gastros" que quiere decir estómago y "gnomos", conocimiento o ley. En la actualidad entendemos la gastronomía como un área de conocimiento, que estudia varias dimensiones tomando como eje central la alimentación. De esta forma articula las Ciencias Sociales, las Ciencias Naturales, las Bellas Artes e incluso las Ciencias Exactas alrededor del sistema alimentario del ser humano (Biz, s/f), “...nada humano puede ocurrir sin tener relación con la comida. Que la comida, entonces, constituye algo así como el corazón y el sistema nervioso entero de la transdisciplina” (Hernández, Hernández y Mendiola,2006). En la vida de los seres humanos el cerebro controla lo que el cuerpo necesita: hace latir el corazón, regula la sangre, impulsa los pulmones, nos hace hablar, pensar, sentir, mover... y también nos hace cocinar. Con la idea y la técnica, creamos los platos; con los sentidos olemos, saboreamos, tocamos, oímos y vemos los alimentos; la memoria registra estas sensaciones y la composición y elaboración de los alimentos, disfrutamos de la comensalidad, el compartir y el cooperar y experimentamos el placer gastronómico. Son propias de un gastrónomo actividades tales como degustar, transformar, historiar, narrar, descubrir, vincular, analizar, entender, conocer, contextualizar, compartir, experimentar e investigar los alimentos. La introducción de la gastronomía en la academia es una invalorable oportunidad para construir un espacio problemático a partir del cual generar redes capaces de desentrañar múltiples significados. Massimo Montanari, profesor de Historia Medieval en la Universidad de Bolonia, creador de la primera licenciatura italiana de historia culinaria en el año 2001, sostiene que "...El objetivo consiste en lograr que los estudiantes sean conscientes de que la comida no es una minucia, sino un elemento central de la vida, un punto de partida para comprender todos los aspectos del mundo" afirmando que la comida es una excelente llave para entrar en cualquier parte. Es interdisciplinaria y une la historia, la geografía, la antropología, la

4


medicina, el arte, la ciencia y la economía, por lo que de aquí pueden salir alumnos que terminen por desempeñar labores muy distintas en muchos sectores cruciales" (Angelique Chrisafis, The Guardian / El Mundo 23-10-2003). Uno de los temas involucrados en este enfoque integral es el desarrollo de una Antropología de los sentidos capaz de profundizar en "los olores, los sabores y las texturas de la tierra, la gente y los alimentos" (Stoller, 1989), tornando sus miradas investigativas a otros espacios y culturas. Otro tema significativo es el referido a la gastronomía histórica con su capacidad para ocuparse de la geografía y los tránsitos de los sistemas alimentarios, las identidades y tradiciones gastronómicas, continuidades y rupturas, migraciones, fusiones y las cocinas regionales y nacionales. Desde otra dimensión es posible evaluar las transformaciones ecológicas, económicas y tecnológicas en la manera de preparar, cocinar y consumir los alimentos, las técnicas culinarias, así como el análisis de los nuevos espacios para la comensalidad: del hogar a los “no lugares”, las ferias, los kioskos, los ambulantes, la comida en compañía de la computadora y/o el televisor. La discusión en torno a las nuevas tendencias en la alimentación “Fast Food”, “comida chatarra” y globalización, alimentos transgénicos, seguridad y contaminación. La evolución en el consumo alimentario y la importancia de la restauración colectiva en nuestros días, de sus instalaciones, locales y equipamientos. Un tema de particular vigencia: el consumo desigual con base en edad y sexo y el acceso desigual a los recursos alimentarios, el hambre y la subalimentación. Y desde otra dimensión la alimentación y la imagen corporal y su influencia en el surgimiento de patologías alimentarias. La relación entre alimentación y sexualidad. Sin duda un campo seductor es el que se refiere a la gastronomía molecular entendida como exploración de las transformaciones y los fenómenos culinarios, a partir de un enfoque interdisciplinario que incluye a la física, la química, la biología, la bioquímica, la fisiología y la psicología. Desde la dimensión sociocultural hay un vasto campo para la creatividad y la investigación, que atraviesa temas como la semiótica de la comida, el periodismo gastronómico, la sociología del consumo, la relación entre la literatura, la pintura, el cine y la gastronomía, las relaciones entre cocina y prácticas religiosas, fiestas tradicionales, nuevos y viejos ritos, reglas sociales e identidad étnica y nacional..

5


Referencias bibliográficas Baur, M. & Ziegler, G. (2003): La Aventura del Hombre. Todo empezó en África. Maeva Ediciones, Madrid, España. Biz, E. (s/f): Colegio Superior de Gastronomia de Mexico: Historia de la Gastronomia. Buscador Internet: http://www.csgastronomia.edu.mx/moodle/aulas/mod/resource/view.php?id=892 Bravo de Navas, E. (2002): Algunas consideraciones sobre transversalidad curricular. Ediciones de la Universidad del Zulia, Maracaibo, Zulia, Venezuela. Cordón, F. (1980): Cocinar hizo al hombre. Tusquets Editores, S.A. Barcelona, España. Grupo WHOQOL. (1996): Evaluación de la Calidad de Vida ¿Por qué Calidad de vida? En : Foro Mundial de la Salud, OMS, Ginebra, Suiza. Hernández, G., Hernández, M.A. y Mendiola, S. (2006): Gastronomía Histórica: un caso de transdisciplina. Universidad del Claustro de Sor Juana, México, DF, México. Lévi-Strauss, C. (2003): Mitològicas III: El origen de las maneras de mesa. Siglo XXI Editores, D.F., México. López J., N. (s/f)): Los proyectos educativos institucionales renovadores, PEIR: Espacio concreto para la transversalidad, la interdisciplinariedad y la transdiciplinariedad. [Mimeografiado]. Seminario Internacional de Innovaciones Curriculares, Colombia. López J., N. (2005): Modelos pedagógicos y desarrollos curriculares en la educacion superior. Neiva, Colombia. Buscador Internet: http://direacur.univalle.edu.co/Modelos%20Pedag%F3gicos%20y%20Desarrollos %20Curriculares%20en%20la%20Educaci%F3n%20Superior.doc Mauss, M. (1950): Ensayo sobre el Don - La forma y la razón del intercambio en las sociedades arcaicas. PUF, Paris. Martínez Ramírez, M.J. (1995): Los temas transversales. Editorial Magisterio del Río de la Plata, Buenos Aires, Argentina. Martínez, M.E., Macía, R. & Núñez, N. (1999): Cuaderno de Octubre. Primera Jornada Dialógica. A propósito de Salud, Educación, Ambiente, Arte, Etica, Transdiciplinariedad. FEPUVA –VRAC-UCV, Caracas, Venezuela. Solar, D. & Villalba, J. (2000): Historia de la Humanidad. Arlanza Ediciones, S.A., Madrid, España. Stoller, P. (1989), The Taste of Ethnographic Things: The Senses in Anthropology. University of Pennsylvania Press. Philadelphia, EE UU.

http://gastronomia.unimet.edu.ve/Congreso/Home.html Ier Congreso Internacional de Gastronomía Tema para la Ponencia: La Gastronomía desde la Academia.

7 y 8 de marzo de 2007 Universidad Metropolitana Caracas - Venezuela

6


Ponencia: La gastronomía una mirada transversal y un conocimiento transdisciplinario