Issuu on Google+

PROGRAMAS DE ORIENTACIÓN E INTERVENCIÓN PSICOPEDAGÓGICA Dpto. Métodos de Investigación e Innovación Educativa

Práctica 1 Líneas básicas de un programa de intervención psicopedagógica

Cuaderno de Prácticas 1.


PROGRAMAS DE ORIENTACIÓN E INTERVENCIÓN PSICOPEDAGÓGICA Dpto. Métodos de Investigación e Innovación Educativa

La práctica 1 de la asignatura de Programas de Orientación e Intervención Psicopedagógica, pretende sentar las bases y dar ciertas garantías en la elaboración de los futuros programas que los alumnos puedan desarrollar como profesionales de la Psicopedagogía. Las líneas básicas para el diseño de un programa, contemplan diferentes fases: un primer esbozo, una discusión del mismo por el equipo de profesionales que van a llevarlo a cabo, en base a criterios de viabilidad del mismo y su impacto potencial en el contexto de intervención y en los potenciales usuarios beneficiarios del mismo. En una tercera fase, optaremos por realizar una evaluación inicial del mismo, para posteriormente, y ya en una cuarta fase, validarlo y desarrollarlo a nivel integral (llevando a cabo la ejecución y evaluación final de los resultados obtenidos).

fase 1.- Diseño de las líneas básicas del programa

Fase 2.Discusión del Programa. Viabilidad e Impacto

Fase 3.Evaluación inicial del Programa

Fase 4.- Validación desarrollo y ejecución

Fase 1. Diseño de las líneas básicas del programa. Para llevar a cabo esta primera fase, seguiremos la conceptualización del modelo de programas según Rodríguez Espinar (1993), que viene definido por su rigor y flexibilidad, suficientes para poder afrontar cualquier situación de los sujetos a lo largo de su proceso orientador. Es decir, se trata de programas comprensivos que incluyen las diversas áreas como un todo relacionado. Este autor añade que “solo a través de la elaboración de programas es posible dar cabida a los principios de prevención, desarrollo e intervención social, así como al carácter educativo de la orientación”. Así, para llevar a cabo esta primara fase de la práctica, debemos realizar un esbozo de lo que será el futuro Programa de Intervención. Se trata entonces de identificar adecuadamente las necesidades del usuario final del programa y su contexto, así como realizar una primera aproximación a los apartados claves que definen un programa de intervención psicopedagógica en un contexto educativo determinado. De este primer borrador, y de su posterior auditoría y validación, podremos tener ciertas garantías de éxito en su posterior ejecución. Para el diseño de este primer borrador, seguiremos las indicaciones y apartados del Anexo I incluido en esta práctica. Fase 2.- Discusión del programa. Viabilidad e Impacto. Para llevar a cabo esta segunda fase, cada equipo realizará una presentación en clase del programa propuesto, valiéndose de todos los recursos a su alcance. Tras dicha presentación, el resto de compañeros realizarán las aportaciones que crean pertinentes para mejorar el diseño y completarlo.

2.


PROGRAMAS DE ORIENTACIÓN E INTERVENCIÓN PSICOPEDAGÓGICA Dpto. Métodos de Investigación e Innovación Educativa

Fase 3.- Evaluación inicial del programa. A través de una escala de estimación, cada una de las propuestas de programas realizadas, serán auditadas y validadas, pudiendo así obtener una primera evaluación inicial (el alumnado valora las propuestas de sus compañeros). Fase 4.- Validación del Programa para su desarrollo y posterior ejecución. En esta última fase, el profesor conjuntamente con los alumnos de cada equipo, acordarán el visto bueno final del programa para su posterior desarrollo. Por tanto el resumen de las tareas a realizar sería: -

Diseño de un borrador de programa en base a los apartados del Anexo I. Discusión grupal y propuestas de mejora. Evaluación inicial. Validación.

3.


PROGRAMAS DE ORIENTACIÓN E INTERVENCIÓN PSICOPEDAGÓGICA Dpto. Métodos de Investigación e Innovación Educativa

ANEXO I. 1. EL DISEÑO DE PROGRAMAS DE ORIENTACIÓN PSICOPEDAGÓGICA.

1.1.

E INTERVENCIÓN

Concepto de programa de orientación

El concepto de programa de orientación no está definido de manera unánime. Diversos autores lo definen así: Una acción planificada previamente, que se desarrolla de una forma continua y pretende conseguir unos objetivos para satisfacer unas necesidades y potenciar y desarrollar ciertas competencias (Bisquerra Alzina, 2006). Un conjunto de acciones sistemáticas, planificadas y orientadas a unas metas, como respuesta a unas necesidades educativas. El diseño del programa incluye a todos los componentes que han de estar presentes para que a este conjunto de acciones se la pueda denominar programa, y además el conjunto ordenado de pasos que se llevan a cabo para ejecutar dichas acciones (Rodríguez Espinar, 1993).

Se consideran macro programas aquellos que no pueden ponerse en práctica por parte de una sola persona. Son micro programas aquellos muy breves o en un ámbito reducido y con un número de personas reducido. Son llamados programas de orientación vocacional, escolar, profesional, ocupacional, métodos de estudio inserción laboral, etc. en función del contenido. 1.2.

Funciones de los programas

Rodríguez Espinar (1993) plantea las siguientes funciones más importantes de los modelos de programas: -

Conseguir el desarrollo del alumno a nivel global a través de las actividades propias del desarrollo curricular. Para ello el currículum y la orientación han de estar bien planificados conjuntamente.

-

Diseñar una relación dinámica entre las experiencias de aprendizaje del currículum y la significación personal de las mismas.

-

Conseguir que todos los agentes educativos operen de forma clara y precisa.

-

Alcanzar la colaboración del orientador en funciones de consulta dentro y fuera del entorno escolar.

4.


PROGRAMAS DE ORIENTACIÓN E INTERVENCIÓN PSICOPEDAGÓGICA Dpto. Métodos de Investigación e Innovación Educativa

-

Llevar a cabo actividades del currículum específicas según los objetivos, es decir, propio de la orientación.

-

Conseguir que los objetivos alcancen a todos los alumnos y cursos a lo largo de un tiempo concreto.

-

Evaluar los efectos de las intervenciones realizadas.

-

Llevar a cabo los programas de formación oportunos en función de las competencias necesarias para las ejecuciones.

1.3. 

Las fases de los programas de orientación

El análisis del contexto

Se analizan las características de los agentes implicados, desde el centro a otros sujetos destinatarios. Es necesario este análisis previo a la ejecución del programa. La información necesaria se refiere a (Bisquerra Alzina, 2006): -

Contexto ambiental en el que se ubica el centro: nivel socioeconómico, recursos, etcétera.

-

Estructura y organización del centro educativo, recursos, profesorado, etcétera.

-

Dinámica de los procesos de enseñanza-aprendizaje: disciplina, motivación, atención, hábitos, etcétera.

-

Actitudes ante la orientación: expectativas, participación, orientación, etcétera.

La detección de las necesidades

Las necesidades son discrepancias entre la situación actual y la situación deseable (Bisquerra Alzina, 2006) y pueden detectarse mediante el análisis del contexto. Deben ser relevantes para el contexto que se analiza. Además, su consecución debe obedecer a una priorización (Alonso Tapia, 1995). Ejemplos de necesidades: adquirir hábito de estudio, orientación profesional, prevención del consumo de drogas, etcétera. Algunos elementos a tener en cuenta en la detección de necesidades son: -

Comunidad: mediante la ejecución de entrevistas, encuestas, etc.

-

Organización educativa: entrevistas, cuestionarios, escalas de valoración, etc.

-

Grupo diana (alumnos/usuarios y profesores/monitores): cuestionarios o entrevistas.

análisis

documental,

examen,

5.


PROGRAMAS DE ORIENTACIÓN E INTERVENCIÓN PSICOPEDAGÓGICA Dpto. Métodos de Investigación e Innovación Educativa

Es necesario en este análisis contar con las posibilidades y competencias de los alumnos y profesores en varios niveles: del entorno social cultural, del propio centro y del alumnado. Por otro lado, el análisis de necesidades tiene varios fines concretos (Alonso Tapia, 1995): -

Fundamentar convenientemente los objetivos en torno a los que se prepara el programa de orientación educativa.

-

Conseguir que los distintos miembros de la comunidad educativa se impliquen en el proceso de programa de orientación desde el comienzo.

-

Conseguir implicar a aquellos agentes encargados de participar en la dotación de recursos.

La formulación de objetivos

El punto de partida de cualquier programa de orientación es la definición de las metas a conseguir para dar respuesta a las necesidades detectadas. Las necesidades anteriormente detectadas darán lugar a unos objetivos de actuación concretos a desarrollar. Pueden ir encaminados hacia un doble propósito (Bisquerra Alzina, 2006): -

Satisfacer una necesidad concreta.

-

Potenciar un aspecto identificado.

La concreción es una característica que debe definir los objetivos que se establezcan. Se trata de una cualidad señalada por la mayoría de los expertos. Ayudará a la elección de los instrumentos necesarios para recoger información sobre el programa y también es más fácil saber si los procedimientos de intervención van a ser adecuados (Alonso Tapia, 1995). Ejemplo de objetivo: Orientar al alumnado en la elección de su futuro profesional.

La planificación y realización de programas

A partir del análisis de necesidades y la definición de objetivos, la planificación es un punto de partida desde el que los orientadores pueden programar y organizar su actividad (Alonso Tapia, 1995). Este proceso se basa en la selección, organización y secuenciación de los servicios, actividades y estrategias que permitan conseguir los objetivos establecidos. Es una planificación general de los servicios de orientación. La planificación dará como resultado la concreción de la secuencia de actividades, las estrategias, recursos materiales y humanos y sistemas de evaluación previstos, de manera previa a la primera intervención. Todo ello deberá estar enmarcado en una temporalización concreta. Supone responder, según

6.


PROGRAMAS DE ORIENTACIÓN E INTERVENCIÓN PSICOPEDAGÓGICA Dpto. Métodos de Investigación e Innovación Educativa

Rodríguez Espinar (1993), a las siguientes cuestiones en el caso de un modelo de planificación de tipo lineal: -

¿Sobre qué?: contenidos del programa.

-

¿A quién?: destinatarios.

-

¿Cómo?: actividades.

-

¿Con qué? ¿Con quién?: recursos materiales y medios humanos.

-

¿Cuándo?: temporalización.

-

¿Cuánto?: costes.

Se debe procurar la implicación de los elementos del programa y establecer un programa de formación si fuera necesario. 

La ejecución del programa

Se refiere sobre todo a aquellas actuaciones que pretenden desarrollar el proceso de puesta en práctica del plan propuesto. Supone la puesta en marcha del programa planificado. Es preciso estar al tanto de todas las acciones que se llevan a cabo, por si acaso hubiera que variar alguna en mitad de la ejecución (tanto en número como en contenido). Se harán, pues, las modificaciones y ajustes oportunos, estableciendo una priorización distinta si fuera necesario (Rodríguez Espinar, 1993). Uno de los objetivos fundamentales a perseguir en la ejecución es el de la consecución de la máxima autonomía por parte de los receptores del programa en su proceso de desarrollo global. Las estrategias más recomendables son la integración curricular y los sistemas de programas integrados, además de otras de carácter temporal como la entrevista, conversaciones, visitas, etc. (Bisquerra Alzina, 2006). 

La evaluación

La evaluación de programas tiene un doble propósito (Bisquerra Alzina, 2006): -

Valorar el proceso de la acción orientadora.

-

Valorar la eficacia de la acción orientadora, determinando hasta qué punto se han alcanzado los objetivos fijados al comienzo.

Aunque normalmente está focalizada en el final del proceso, Rodríguez Espinar (1993) apunta que se debe diseñar en paralelo al programa. Es una fase que interactúa con las anteriores, retroalimentándolas. Es la forma más eficaz de valorar los programas y alcanzar ese doble propósito que hemos comentado al comienzo del apartado. Se dirige a todos los componentes del programa-objetivos, diseño y resultados.

7.


PROGRAMAS DE ORIENTACIÓN E INTERVENCIÓN PSICOPEDAGÓGICA Dpto. Métodos de Investigación e Innovación Educativa

Deben diseñarse los instrumentos y estrategias, analizarse los datos de la evaluación y comunicarse estos a los interesados (destinatarios, momento, etc.). 

Los costes

Se trata de calcular los costes que genera el programa en varios niveles: -

Personas: número de personas, horas de dedicación, etc.

-

Material: fungible y no fungible.

-

Fuentes de financiación: aquellas que deben contribuir para llevar adelante el proyecto.

En ocasiones esta cuestión de los costes obligará a reorganizar los recursos humanos, los espacios, el material y demás recursos necesarios para llevar a cabo el programa de orientación.

Diseño de Programas

Bibliografía: ALONSO, J. (1997). Orientación educativa: teoría, evaluación e intervención. Madrid: Síntesis. BISQUERRA, R. (coord.) (2006). Modelos de orientación e intervención psicopedagógica. Barcelona: Praxis. RODRIGUEZ ESPINAR (coord.) (1993). Teoría y práctica de la orientación educativa. Barcelona: PPU.

8.


Práctica 1