Page 21

el alma, se debe pensar que, a pesar de lo que haya pasado, esa persona le hizo sentir la persona más feliz del mundo, es eso lo que se tiene que llevar, lo bueno de esa época. Lo malo solo habrá que retenerlo en la mente como experiencia y aviso de no volver a cometer el mismo error.

Decir adiós:

Cuando es lo mejor, se tiene que aceptar, dejar ir y desear que le vaya bien en su vida. Retirarse a tiempo es una forma de aceptación. Este tipo de renuncia implica la decisión personal de no seguir invirtiendo recursos en determinados proyectos de vida, porque ya no interesa o no conviene. La sana resignación es aprender a desprenderse de los resultados, por el firme propósito de no continuar en un conflicto sin sentido.

Es definitivo que este tipo de separación implica un periodo de dolor, de adaptación a una nueva vida y lleva a las personas a reencontrarse consigo mismo, a aprender a perdonar, a vivir con su propia compañía para conocerse mejor. Todos cuentan con los recursos suficientes para superarlo, aunque muchos se justifican diciendo que quieren continuar la relación sólo por los hijos, pero la realidad es que sólo lo hacen por ellos mismos. Cuando se habla con honestidad y se actúa con respeto, los hijos, por muy pequeños que sean, viendo que tanto la madre como el padre se encuentran bien y tranquilos, asimilaran mejor la separación. También es normal que los hijos vivan su periodo de duelo, pero con el apoyo y el buen ejemplo de los padres, lo suelen llevar de una manera muy saludable, superando pronto esa etapa familiar.

Olvidar:

El último paso y el más difícil, no se puede arrastrar un pasado toda la vida, se debe salir adelante por sí mismo. No existe una clave mágica para levantarse el día de mañana y creer que ya todo está olvidado. En este proceso es importante la determinación de querer y hacer hasta lo imposible por tratar de olvidar. Para poder sanar primero se debe conocer a sí mismo, la forma de amar y las áreas personales y espirituales que necesitan crecer.

Existen tres pasos muy importantes para la superación de éste proceso de separación:

Perdonar: ¿Cómo saber cuándo se perdonó al otro? Porque en su interior no hay rencores ni remordimientos. El perdonar purifica

21

Si se enfrenta un proceso de este tipo y no se hace de éste una experiencia de crecimiento y enriquecimiento, lo más recomendable es pedir ayuda profesional a un psicólogo o psiquiátra.

Dra. Silvia Alejandra Meza Cueto Médico Psiquiátra Ced. Prof. 4009440 Ced. Esp. 7596650 Tel. Consultorio (33) 38 48 55 70

Profile for Revista ObeS.O.S.

ObeS.O.S. - Número 8  

La Criolipósis, Reinauguración Hospital San Pío, Las Isoflavonas y sus beneficios, Manejo multidisciplinario del paciente obeso, Considerand...

ObeS.O.S. - Número 8  

La Criolipósis, Reinauguración Hospital San Pío, Las Isoflavonas y sus beneficios, Manejo multidisciplinario del paciente obeso, Considerand...

Profile for obesos
Advertisement