Page 1


Están rigurosamente prohibidas, sin la autorización escrita de los titulares del copyright, bajo las sanciones establecidas por la ley, la reproducción total o parcial de esta obra por cualquier procedimiento, incluyendo la reprografía, el tratamiento informático, y la distribución de ejemplares mediante alquiler o préstamo públicos.

© de los textos: los autores © de la imagen de portada: Franco Policastro (Italia) © de las imágenes interiores: los autores © de la presente edición: José Francisco Mejía Ramírez y Editorial Organización Mundial de Poetas, Escritores y Artistas ISBN-10: 1491045701 ISBN-13: 978-1491045701 Edición:Editorial Organización Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

y CreateSpace Independent Publishing Platform (26 de julio de 2013) Diseño interior:Editorial Organización Mundial de Poetas, Escritores y Artistas Diseño de cubierta: Editorial Organización Mundial de Poetas, Escritores y Artistas Imagen de la portada: Artista Franco Policastro (Italia) Maquetación: José Francisco Mejía, Annabel Villar y Julio Pavanetti.

____________________________________________________ RESERVADOS TODOS LOS DERECHOS (504) 32055573 / escritorjosemejia@gmail.com Tegucigalpa, Honduras Apartado postal # 11101 2013


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Editorial Organizaci贸n Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

Organizaci贸n Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

2


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Organizaci贸n Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

3


Del Teatro del Silencio al Parnaso

DEL TEATRO DEL SILENCIO AL PARNASO Antolog铆a dedicada al poeta hondure帽o Juan Ram贸n Molina

Organizaci贸n Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

4


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Organizaci贸n Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

5


Del Teatro del Silencio al Parnaso

"La fuerza lírica de Molina nadie la ha tenido en su país" Miguel Ángel Asturias

Miguel Ángel Asturias Rosales (Ciudad de Guatemala, 19 de octubre de 1899 – Madrid, 9 de junio de 1974) fue un escritor, periodista y diplomático guatemalteco. Asturias contribuyó al desarrollo de la literatura latinoamericana, influyó en la cultura occidental y, al mismo tiempo, llamó la atención sobre la importancia de las culturas indígenas, especialmente las de su país natal, Guatemala. Recibió el Premio Nobel de Literatura en 1967. (Información tomada de Wikipedia)

Organización Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

6


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Juan Ramón Molina Juan Ramón Molina (1875-1908), nacido en Comayagüela, Honduras, es el primer poeta hondureño que salió de Centroamérica para embeberse en las corrientes culturales de otras latitudes. Es uno de los grandes exponentes del modernismo en Centroamérica y su obra de gran calidad literaria lo consagra como el escritor hondureño más universal. En 1892, en un viaje a Brasil, -en cuyo trayecto escribe “Salutación a los Poetas Brasileños”- conoce al poeta nicaragüense Rubén Darío, quien incidirá grandemente en su estilo. Visitó España, donde colaboró en el recién fundado "ABC" de Madrid, y varios países de Sudamérica, dejando huellas permanentes en su obra. Castelar alabó su canto "El Águila" y Rubén Darío su "Salutación a los Poemas Brasileños". Admiró a William Shakespeare y dedicó varios sonetos “El rey Lear”, “Ofelia”, “Yago”, etc. a la obra en inglés. Recibió la influencia de Rubén Darío, a quien conoció en su persona y en su obra. La influencia del nicaragüense se dejó sentir por ejemplo en “Tréboles de Navidad”, similar a la "Rosa Niña" de Darío, o en "El poema del Optimista", posiblemente el poema que, aisladamente, más haya influido en toda la literatura contemporánea en habla castellana. Fue Juan Ramón Molina poeta de primerísima categoría y aunque cultivó la prosa en la que logró bellas y armoniosas realizaciones, como su cuento "El Chele", éstas no pueden darse un puesto en la literatura universal como se otorga a su obra poética que está dentro del modernismo más puro y une la calidad poética y lo depurado de la forma con una finísima sensibilidad de que es muestra su soneto “Pesca de Sirenas”. Fue Juan Ramón Molina hombre activo, personal y políticamente, quemó su vida en el afán de vivirla intensamente. Fue colaborador de la candidatura del General Terencio Sierra de quien se consideraba amigo. Presidente de Honduras durante el período 1899-1903, Sierra, molesto por una publicación que hizo Molina en el Diario de Honduras, bajo su dirección, lo mandó a picar piedra, encadenado, en la carretera que se construía al sur del país.

Organización Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

7


Del Teatro del Silencio al Parnaso

El artículo que tanto lo había molestado "Un hacha que afilar", era un conocido apólogo de Benjamín Franklin, que los acólitos de Sierra consideraron alusivo, hostil y digno de ser castigado con la prisión del poeta. «Panfletista y periodista, coronel, político, diplomático, hombre que alcanzó altos cargos públicos y que hubo de seguir la ruta del exilio donde murió». A pesar de esta vida activa no pudo rehuir el pesimismo y el hastío tan común a los poetas hondureños y que él, como su más elevado representante tuvo en grado sumo por "La fatiga que le producía el peso ABRUMADOR DE LO INFINITO", que muestra en el sentido macabro de sus versos "Después que muera" o en el pesimismo vital de su soneto "Madre Melancolía". Falleció en San Salvador, El Salvador, el 2 de noviembre de 1908. El 13 de enero del 2009, Rodolfo Pastor Fasquelle, Secretario de Estado en los Despachos de Cultura, Artes y Deportes renombró la Biblioteca Nacional de Honduras con el nombre de Juan Ramón Molina. Fuente: Wikipedia

Organización Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

8


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Perfil del autor

José Francisco Mejía Ramírez, nació en Tegucigalpa la capital de Honduras, el 23 de marzo de 1978. Comunicador social, poeta, escritor y articulista de importantes medios digitales e impresos, nacionales e internacionales. A nivel nacional ha sido columnista de influyentes diarios como Diario Tiempo, La Tribuna y la revista Hablemos Claro. A nivel internacional, ha sido colaborador de revistas culturales y diarios tanto en América como en Europa, especialmente en España. A sus 35 años José Francisco es el presidente fundador de la Organización Mundial de Poetas, Escritores y Artistas, con sede en Tegucigalpa y representación en muchos países. Dicha organización está conformada por una junta directiva mundial, grandes personalidades en más de 50 países representan a esta entidad cultural. La Organización Mundial de Poetas, Escritores y Artistas la cual nació con el propósito de impulsar la cultura y desarrollar actividades sociales, con la colaboración de los miembros se ha logrado llevar víveres por ejemplo a las familias que viven en extrema pobreza en Honduras. También en las aldeas, sin embargo la organización solamente quedara en la parte cultural, ya que José Francisco es el presidente y fundador de la ONG Construyamos un Mundo Mejor, entidad social la cual estará al servicio de los más desposeídos en Honduras y se podrán realizar actividades también en otros países. Organización Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

9


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Es director y fundador de la revista cultural mundial: ARTES, LETRAS Y ACCION SOCIAL. La organización cuenta actualmente con un programa de apadrinamiento de niños pobres en Honduras, en donde siempre se necesita de personas de corazón noble para ayudar a estos infantes. Es Gerente general de la Editorial Organización Mundial de Poetas, Escritores y Artistas. Es director de la Radio cultural de la Organización. Actualmente es: -Delegado Cultural en Honduras del Liceo Poético de Benidorm, ubicado en España. -Presidente por Honduras en representación de la Unión Hispanomundial de escritores con sede en Perú. -Miembro de la Sociedad Literaria de Honduras, -Miembro del movimiento mundial Poetas del Mundo con sede en Chile. -Presidente y fundador de la ONG: Construyamos un Mundo Mejor, con sede en Tegucigalpa, Honduras. -Presidente fundador de la Organización Mundial de Poetas, Escritores y Artistas. Miembro de otras entidades sociales y culturales a nivel nacional como internacional. Autor de varias obras.

Organización Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

10


Del Teatro del Silencio al Parnaso

José Francisco Mejía Ramírez, colocando flores en el Cementerio General, en donde se encuentra este hermoso busto y los restos del poeta Juan Ramón Molina.

Organización Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

11


Del Teatro del Silencio al Parnaso

TRES EJEMPLOS DE LA POESÍA DE JUAN RAMÓN MOLINA

Organización Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

12


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Autobiografía (Juan Ramón Molina) Nací en el fondo azul de las montañas Hondureñas. Detesto las ciudades, Y más me gusta un grupo de cabañas Perdido en las remotas soledades. Soy un salvaje huraño y silencioso A quien la urbana disciplina enerva, Y vivo —como el león y como el oso Prisioneros— soñando en la caverna. Fue mi niñez como un jardín risueño, Donde —a los goces de mi edad esquivo— Presa ya de la fiebre del ensueño, Vagué dolientemente pensativo, Sordo a la clamorosa gritería De muchos compañeros olvidados, Que fue segando sin piedad la fría Hoz implacable de los negros hados. ¡Todos cayeron en la fosa oscura! Fue para ellos la vida un triste dolor, y —el corazón preñado de amargura — me vi de pronto inmensamente solo. ¿Qué se hizo aquel cuya gentil cabeza era de sol? ¿El jovencito hercúleo que burlara en la lucha mi destreza? ¿El dulce efebo de mirar cerúleo? ¿El que bajaba el más lejano nido? ¿El más alegre y mentiroso? ¿El zafio? ¡Para los tristes escribió el olvido, En el nómade viento, un epitafio...! ¡Hada buena la muerte fue para ellos! No conocieron el dolor. La adusta Vejez no echó ceniza en sus cabellos, Ni doblegó su juventud robusta

Organización Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

13


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Desde mi infancia fui meditabundo, Triste de muerte. La melancolía, Fue mi mejor querida en este mundo Pequeño, y sigue siendo todavía. Sentí en el alma un natural deseo De cantar. A la orilla del camino, Hallé una lira —no cual la de Orfeo— Y obedezco el mandato del destino, Tan ciegamente, que mañana —cuando, Tránsfuga de la vida, me deserte— Quizás celebre madrigalizando Mis tristes desposorios con la muerte. No he sido un hombre bueno. Ni tampoco Malo. Hay en mí una dualidad extraña: Tengo mucho de cuerdo, algo de loco, Mucho de abismo y algo de montaña. Para unos soy monstruosamente vano; Para otros muy humilde y muy sincero; Al viejo Job le hubiera dicho —Hermano: Dame tus llagas y tu estercolero. Una existencia asaz contradictoria De placer y dolor, de odio y de arrullo, Ha agitado mi ser: tal es la historia De mi sinceridad y de mi orgullo. Goces mortales y terribles duelos, Toda ventura y toda desventura Exploraciones por remotos cielos, Enorme hacinamiento de lectura; Despilfarro de vida sensitiva, Abuso de nepentes, los cilicios Mentales; L’ALMA como carne viva, La posesión de prematuros vicios; Las miserias del medio; ansias de gloria Que llega tarde: estar organizado Para la lucha y para la victoria, Y ser, a pesar de eso, un fracasado. Organización Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

14


Del Teatro del Silencio al Parnaso

¡Todo conspira a hacer horriblemente Triste al que asciende las mentales cumbres, Y a que curse —con rostro indiferente O huraño— entre las vanas muchedumbres! ¡Ah, mi primera juventud! La cierta, La única juventud, la que es divina! “Lejos quedó, la pobre loba, muerta”, Asesinada por mi jabalina. Al mirarme al espejo ¡cuán cambiado estoy! No me conozco ni yo mismo: Tengo en los ojos, de mirar cansado, Algo del miedo del que ve un abismo. Tengo en la frente la indecible huella De aquel que ha visto, con la fe perdida, Palidecer y declinar su estrella En los arcanos cielos de la vida. Tengo en los labios tímidos —en esos Labios que fueron como rosa pura— La señal dolorosa y mil besos Dados y recibidos con locura, En dulce cita o en innoble orgía Cuando, al empuje de ímpetus fatales, Busqué siempre la honrosa compañía De los siete pecados capitales; Y era mi juventud, en su desgaire, Como un corcel de planta vencedora, Que se lanzaba a devorar el aire, Relinchando de júbilo a la aurora. Tengo en todo mí ser, donde me obliga Algo a callar mi doloroso grito, Una inmensa fatiga: la fatiga Del peso abrumador del infinito. La gran angustia, el espantoso duelo, De haber nacido, por destino arcano, Para volar sin tregua en todo cielo Y recorrer sin rumbo todo océano. Organización Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

15


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Para sufrir el mal eternamente Del ensueño; y así, meditabundo, Vivir con las pupilas fijamente Clavadas en el corazón del mundo; En el misterio del amor sublime, En la oculta tristeza de las cosas, En todo lo que calla o lo que gime, En los hombres, las bestias y las rosas; Y dar a los demás ni risa o llanto La misma sangre de mis venas, todo, En la copa mirífica del canto, Hecha de gemas, de marfil o lodo; Y no dejar para mis labios nada; Y vivir, con el pecho dolorido, Para ver que, al final de la jornada, Mi sepultura cavará el olvido. Hoy, que llegué a la cumbre de los años, Ante la ruta que a mis pies se extiende, Pongo los ojos, de terror, huraños; Mas exclama una voz: sigue y asciende Mas ¿para qué, señor? ¡Estoy enfermo! ¡Me consume el demonio del hastío! ¡Toda la tierra para mí es un yermo donde me muero de cansancio y frío! He abrevado mis ansias de sapiencia En toda fuente venenosa o pura, En los amargos pozos de la ciencia Y en el raudal de la literatura.

Juan Ramón Molina

Organización Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

16


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Salutación a los poetas brasileros Con una gran fanfarria de roncos olifantes, con versos que imitasen un trote de elefantes en una vasta selva de la India ecuatorial, quisiera saludaros -hermanos en el dueloen las exploraciones por la tierra y el cielo, en el martirologio de los circos del mal. Mi Pegaso conoce los azules espacios. Su cola es un cometa, sus ojos son topacios, el rubio Apolo y Marte cabalgarían en él; relinchará en los céspedes de vuestro bosque umbrío, se abrevará en las aguas de vuestro sacro río, y dormirá a la sombra de vuestro gran laurel! Venir pude en la concha de Venus Citerea, sobre el áspero lomo del león de Nemea, en el ave de Júpiter o en un fiero dragón; en la camella blanca de una reina de Oriente, en el cuerpo ondulante de una alada serpiente, a bordo de la lírica galera de Jasón. O en la fornida espalda de un genio misterioso, o envuelto en la vorágine de un viento proceloso, o de una negra nube en el glacial capuz; en la marea argentina de una luna de mayo, asido del relámpago flamígero de un rayo, o con los duendes gárrulos que juegan en la luz. Mas en Pegaso vine desde remotos climas, señor, príncipe, rey o emperador de rimas sobre el confuso trueno del piélago febril: ¡Salve al coro de Anfiones de estas tierras fragantes! ¡A todos los orfeos del país de los diamantes! ¡A todos los que pulsan su lira en el Brasil!

Organización Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

17


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Tal digo, hermanos míos en la prosapia ibérica. Saludemos la gloria futura de la América, que todas las espigas se junten en un haz. Unamos nuestras liras y nuestros corazones, que ha llegado el crepúsculo de las anunciaciones, para que baje el ángel de la celeste paz! Augurio de ese día se ve en el horizonte. Hoy tres aves volaron desde un florido monte; yo las miré perderse en el naciente albor: un cóndor –que es el símbolo de la fuerza bravía– un búho –que es el símbolo de la sabiduría– y una paloma cándida –símbolo del amor–. Dijo el Cóndor, gritando: la unión da la victoria, el búho, en un silbido: el saber da la gloria, la paloma, en su arrullo: el amor da la fe. Yo –que escruto el enigma de nuestro gran destino– ante el casual augurio del cielo matutino siguiendo los tres pájaros en éxtasis quedé. Pero Pegaso aguarda. Sobre su fuerte lomo gallardamente salto en un instante, como el Cid sobre Babieca. Me voy hacia el azur. ¿Acaso os interesa mi suerte misteriosa? ¡Buscadme en mi magnífico palacio de la Osa, o en mi torre de oro, junto a la Cruz del Sur!

Juan Ramón Molina

Organización Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

18


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Pesca de sirenas Péscame una sirena, pescador sin fortuna, que yaces pensativo del mar junto a la orilla. Propicio es el momento, porque la vieja luna como un mágico espejo entre las olas brilla. Han de venir hasta esta ribera, una tras una, mostrando a flor de agua el seno sin mancilla, y cantarán en coro, no lejos de la duna, su canto, que a los pobres marinos maravilla. Penetra al mar entonces y coge la más bella, con tu red envolviéndola. No escuches su querella, que es como el aleve de la mujer. El sol la mirará mañana entre mis brazos loca -morir- bajo el divino martirio de mi bocamoviendo entre mis piernas su cola tornasol.

Juan Ramón Molina

Organización Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

19


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Prólogo Antología a Juan Ramón Molina Por: Mario Hernán Ramírez Juan Ramón Molina, el desconocido, el ignorado por más de una centuria por propios y extraños, por fin salta a la palestra y es una pléyade de jóvenes valores de la intelectualidad hondureña, quienes se han encargado de saldar esta deuda que por más de un siglo se ha venido arrastrando, en perjuicio de la figura más grande de la literatura nacional. Juan Ramón Molina, ese de los mostachos, simbolizando los cuernos, posiblemente de la luna o acaso de algunos especímenes de la Madre Tierra, ha comenzado a recorrer el mundo, merced a ese mágico invento del Siglo XX, que el hombre ha puesto al servicio de sus semejantes, para reducir el planeta a la mínima expresión y de esta manera comunicarnos al instante con cualquier persona de los cinco continentes, el Internet. De esta manera, la memoria, la imagen, la figura, la estatura gigante del coloso hondureño ha traspasado, precisamente, las barreras del olvido y hoy como un merecido desagravio, su nombre sonoro y vibrante es escuchado en todas las dimensiones de lo que llamamos nuestro mundo. Juan Ramón Molina, es bueno recordarlo, nació en Comayagüela, la ciudad gemela de la capital de la República de Honduras, el 17 de abril de 1875, hijo de un español de pura cepa, de nombre Federico Molina y de una humilde campesina llamada Juana Núñez, originaria probablemente de un pueblo del departamento de La Paz, llamado Aguanqueterique. De ese enlace surge el más grande varón de las letras hondureñas, cuya producción intelectual no ha sido aun igualada, mucho menos superada, pese a la brevedad de su permanencia en este valle de lágrimas, con apenas 33 años de existencia. Pero, Juan Ramón Molina ya es reconocido, admirado y comentado por las voces más altas de América y de Europa, principales vertientes del saber, hacia el cual va orientada la imagen de este hombre extraordinario, que pasó décadas y décadas ignorado y desconocido, allí en los anaqueles de la indiferencia. Organización Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

20


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Pero su despertar ha sido extraordinariamente grande y los poetas, literatos, escritores, pintores y periodistas del momento asombrados de semejante genialidad, no han ocultado su admiración y sapiencia, al iniciar precisamente el envío de sus trabajos, de sus escritos, apasionadamente impresionados por la polifacética inmensidad del que naciera en Comayagüela, y falleciera en San Salvador y cuya educación meridiana fue precisamente insuflada en la augusta, noble, señorial y hospitalaria ciudad de Quetzaltenango, en la República de Guatemala. De allí en parte, la grandeza de este hombre cuya proyección se refleja en tres países, que dan cuenta de su intelecto. Fue precisamente, su fraterno amigo el también intelectual de relevantes quilates de oro, Froylán Turcios, quien rescató la inconmensurable obra de Juan Ramón y comenzó a tallarla en crisoles de marfil y oro en 1911 hasta culminar en 1913, con la mayoría del legado moliniano con su obra magistral, “Tierras, mares y cielos”. En 1918, o sea diez años después del fallecimiento del ínclito varón centroamericano, sus restos mortales son repatriados hacia el Cementerio General de su ciudad natal. En 1958 se le erige el primer monumento con que se comienza a consagrar esta vida llena de prodigios, prodigios sublimes y encantadores, pero también llena de dolorosos episodios en los que aparece Molina hasta encadenado, picando piedra para romper la brecha de un camino hacia el sur de la república. Turcios, su fraterno e inseparable amigo, siempre estuvo atento a mantener enhiesta la gigantesca obra de Juan Ramón y logró algo, o a lo mejor mucho de su objetivo, hasta que en 1943 la parca lo llama para rendir cuentas al Divino Hacedor del Universo. De ese año hasta 1970, muy poco se hace para rememorar al gran Juan Ramón, siendo el Dr. Humberto Rivera y Morillo, quien en los años 50´s retoma la idea de seguir enalteciendo a Juan Ramón y escribe la primera biografía sobre el malogrado porta lira, pero la indiferencia continúa, y no es sino hasta en 1970 cuando el también intelectual Eliseo Pérez Cadalso como gran capitán de las letras hondureñas, agarra el timón del barco moliniano y organiza el Comité Pro monumentos a Juan Ramón Organización Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

21


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Molina, mismo que vuelve a decaer, pues el intelectual Pérez Cadalso asume cargos diplomáticos que lo alejan de la Patria por tiempo indefinido, volviendo a retomar el timón en 1988, cuando revive con nueva sangre, el Comité, el que al mismo tiempo es rebautizado con el sobrenombre de ”Los Trece Locos de El Guanacaste”, el que a partir de ese año no descansa y semanalmente vemos a los quijotes en reuniones sabatinas en el histórico edificio de la Casa del Periodista, del barrio El Guanacaste de esta ciudad de Tegucigalpa, ingeniando y puliendo su mente tratando de inmortalizar al genio de las letras hondureñas. En esa jornada conocimos a dos parientes cercanos del ilustre desaparecido a saber: Doña Gloria Cáceres Molina, nieta del malogrado poeta y a doña Aída Molina de Grave de Peralta, última hija del genio moliniano, quienes en más de una oportunidad acompañaron al grupo en sus célebres reuniones guanacasteñas de cada sábado. Pero, hoy día, el nombre de Molina vuela por el espacio infinito, y gracias a la Divina Providencia, logramos rescatar este nombre vibrante y sonoro, y este mérito, independientemente del trabajo realizado por “Los 13 Locos de El Guanacaste”, habrá que endosárselo a una nueva generación de jóvenes con un espíritu alto y lleno de civismo histórico-cultural, que están empeñados en mantener precisamente la péñola moliniana por lo más alto del mundo y han abierto en sus portales, todo ese caudal maravilloso, extraordinario y deslumbrante que nos legara Juan Ramón Molina. Entre esos jóvenes entusiastas, intelectuales al cien por ciento y llenos de alto fervor patriótico, figuran: Oscar Flores López, José Francisco Mejía Ramírez, Manuel Castillo Girón, Salvador Madrid, Vilma Isabel Castillo, Reina Janeth Galo, Alexis Castillo, Mario Gonzáles Ardón, Francisco (Paquito) Valeriano, Gloria Ludivina Díaz Acosta, Áfrico Madrid, Tulio Mariano Gonzáles, Lucy Ondina Martínez, Elsa Ramírez García de Ramírez, Marco Rolando San Martín, Marcial Cerrato Sandoval, Oscar Armando Valladares, Elvia Castañeda de Machado, Livio Ramírez Lozano y la inefable Carmencita Fiallos, por supuesto que dentro del grupo hay algunos jóvenes, otros menos jóvenes y algunos ya mayorcitos. Organización Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

22


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Es preciso mencionar, porque supuestamente, esta obra recorrerá el mundo entero, a los originales fundadores del Comité Pro monumentos a Juan Ramón Molina, pioneros de esta hermosa jornada cultural, que investidos del más alto patriotismo y fundamentados en la herencia moliniana, no vacilaron ni un instante cuando fueron llamados por el gran capitán, Pérez Cadalso, para integrar este grupo del que lamentablemente ya solamente quedan tres, ellos son: Eliseo Pérez Cadalso, Agustín Córdova Rodríguez, Raúl Lanza Valeriano, Dionisio Ramos Bejarano, Antonio Osorio Orellana, Héctor Elvir Fortín, Magda Argentina Erazo Galo, Alejandro Elpidio Acosta Navarro, Juan Domingo Torres Barnica, todos lamentablemente ya fallecidos, pero que dejaron una huella imborrable, durante su dilatada existencia de enormes frutos, tallados con el cincel del intelecto que poseían; quedan aún Marcial Cerrato Sandoval, Marco Rolando San Martín y Mario Hernán Ramírez, viviendo aún Daniel Vásquez, que hace muchos años se retiró del grupo voluntariamente. En cuanto al fallecimiento de Molina, es preciso recalcar que este hombre excepcional con un cociente intelectual fuera de serie, falleció a la temprana edad de 33 años en un barrio pobre de la capital salvadoreña, entonces llamado Aculhuaca, hoy Ciudad Delgado, una próspera comunidad distrital de aquella capital cuscatleca. Pero, por una de esas coincidencias felices de la vida, en ese mismo año, aparecen en el mundo Ramón Villeda Morales, quien llegara a ser Presidente de la República de Honduras y Arturo López Rodezno, un consagrado artista, arquitecto y diplomático a tiempo completo; pero en ese mismo año, también fallece el ex presidente Marco Aurelio Soto, en la ciudad de París, Francia. Muy bien, para cerrar este introito, es necesario hacer honor a quien honor merece, y es precisamente, el esfuerzo y el talento visionario del joven escritor José Francisco Mejía Ramírez, el que ha puesto los puntos sobre las íes para que esta antología extraordinaria pueda ser vista y leída probablemente más allá de nuestras fronteras y aun de nuestro continente porque en su haber hay trabajos exquisitamente elaborados por intelectuales de la mayor connotación, en la órbita de su género, actualmente en vigencia, ellos y ellas, con sus aportes han contribuido a que este libro se haya enriquecido, de tal manera que al poseerlo, quienes tengan la oportunidad de hacerlo, tendrán en sus manos Organización Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

23


Del Teatro del Silencio al Parnaso

una auténtica gema de oro puro, en sentido figurado del intelecto verdadero. Es, pues, digno de encomio el esfuerzo realizado por este antólogo hondureño, al que posiblemente la posteridad le haga justicia, cuando algún día los hombres y mujeres con capacidad para calificar los trabajos de auténtico contenido cultural, reconozcan la labor que este ciudadano ha realizado en el precioso tiempo que consagró para efectuar este tantas veces señalado libro. “Soñaba el Abad de San Pedro y yo también se soñar”. Así se expresó en más de una oportunidad nuestro insigne pensador José Cecilio del Valle, para agregar, “en la escala de los seres, el hombre es el más grande y en la escala de los hombres, el sabio es el primero.” Finalmente, hay que señalar que algo se ha hecho, justamente por el grupo original moliniano, y es que en el parque La Libertad de Comayagüela, existe un artístico monumento esculpido magistralmente por el artista nacional residente en México, Mario Zamora Alcántara, este primero, inaugurado en 1994; otro monumento luce airosamente en la señorial Quetzaltenango, Guatemala, inaugurado en 1998 y por último, un bellísimo y artístico medallón, en el parque Cuscatlán, junto a Pablo Neruda, de la ciudad de San Salvador, República de El Salvador el cual fue solemnemente inaugurado gracias a las gestiones de otro gran hondureño, Lic. José Santiago Ramos Méndez, en el año 2007. Sin embargo, es tal el entusiasmo que ha despertado la causa moliniana, ahora sí, en el ambiente intelectual hondureño, que desde ya se hacen gestiones para ir a Santiago de Chile y colocar un busto de Molina en algún lugar selecto de aquella gran ciudad, en reciprocidad porque los chilenos hace ya algunos años nos enviaron a su Pablo Neruda, el cual luce artísticamente en los campus de la Universidad Pedagógica Nacional Francisco Morazán. Pero aun hay más, la idea es llegar hasta Río de Janeiro y colocar allí también, otro artístico monumento al genial poeta hondureño, porque es precisamente en ésa cosmopolita metrópoli, donde en 1906, el gran Juan Ramón se agiganta, con su célebre poema “La Salutación a los Poetas Brasileños.” Organización Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

24


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Mario Hernán Ramírez, periodista, escritor, historiador y presidente del Comite Promonumentos a Juan Ramon Molina (Al fondo el monumento a Juan Ramón Molina en el parque la Libertad en la ciudad de Comayagüela, Honduras)

Organización Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

25


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Presentación Antología a Juan Ramón Molina Ahora que el movimiento moliniano ha florecido, en una especie de renacimiento, para fortalecer mucho más lo ya realizado desde 1911, por otros compatriotas, vamos a participar, en algo así como el pago a una deuda, que venimos arrastrando los hondureños, sobre todo los llamados intelectuales, que no han podido ubicar a Juan Ramón Molina, en la dimensión exacta de su talento irrepetible. Y este propósito, lo estamos logrando merced al mágico descubrimiento de ese aparatito extraordinario, que en este siglo XXI ha tomado fuerza y alcance mundial, para ponernos precisamente al instante al mundo entero en nuestras manos. O sea, que la obra de Juan Ramón Molina, definitivamente no se perdió, lejos de eso, cien años después, como que alcanza nuevos bríos y los talentos universales de la actualidad, se han asombrado, de tal manera que ninguno de los consultados ha vacilado ni un momento en aportar con entusiasmo y elevado fulgor cultural, su aporte, a esto que creemos se convertirá en algo portentoso, ya que en sus páginas el lector encontrará el pensamiento colosal y sublime, de lo más granado de los hombres y mujeres que en este momento hacen literatura a través del planeta. Es una antología en la cual he tratado de insertar lo más bello que a mi portal ha llegado desde los más recónditas regiones de este círculo globalizado, que nos encierra a todos los que queremos y soñamos en un mundo mejor enmarcado precisamente dentro de las aristas de la cultura, la educación, la ciencia y todo aquello que hace superior al hombre y la mujer que lo practica. Esta antología, repito, trae poemas, ensayos, pinturas y dibujos en una especie de caleidoscopio, que confiamos despertará el interés de quienes logren adquirir uno o varios ejemplares, ya que haciendo esfuerzos sobrehumanos, hemos logrado su edición, para que el mismo recorra el mundo tal como sus autores lo desean. Organización Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

26


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Juan Ramón Molina, el emperador de rimas, el más alto exponente de la literatura nacional igual que cualquiera de sus homólogos del mundo entero, ahora sí, ya podrá estar en los anaqueles de las bibliotecas y librerías más especializadas del planeta tierra; porque estamos seguros que llegará hasta todos los confines y quienes la lean, se deleitarán y entonces sobrarán los comentarios sobre el particular, ya que además de la obra coleccionada, insertaremos dos o tres de los poemas más resonantes del porta lira hondureño.

Mario Hernán, Elsa Ramírez y Mario Fernando Ramírez

Organización Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

27


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Agradecimiento En mi condición de presidente de la Organización Mundial de Poetas, Escritores y Artistas, me siento sumamente emocionado y agradecido con todas las personas que enviaron sus participaciones para poder tejer esta hermosa obra que engrandece a Juan Ramon Molina y lo saca del anonimato en el que ha estado sumergido en el contexto internacional. En nombre de la Organización Mundial de Poetas, Escritores y Artistas giramos una invitación para participar en la presente obra antológica, no ha sido fácil ya que muchas personas al desconocer a Juan Ramón Molina no quisieron participar, pero esto es parte del proceso de su inserción. Pero esta gema literaria compuesta por connotados poetas, escritores y artistas de muchos países, hoy, rinden tributo al creador de Pesca de Sirenas, de Salutación a los poetas brasileiros, al genial poeta que injustamente fue mandado a picar piedra atado a una carreta, al gran vate hondureño que a su corta edad, (33 años), se consagra como el poeta más grande que ha tenido Honduras. Me siento altamente agradecido con el talentoso y reconocido poeta y escritor; Julio Pavanetti, quien es presidente del Liceo Poético de Benidorm (ubicado en la ciudad de Benidorm en España) quien en un acto de Justicia Poética como es el título de un poema que dedica a Molina, invitó a los miembros del Liceo Poético de Benidorm a participar en esta hermosa obra, quienes se sumaron gustosamente en esta labor de universalizar al juglar de Comayagüela. Hoy el maravilloso vate hondureño ya no es desconocido en el contexto internacional, gracias a gigantes de la literatura como Julio Pavanetti, su nombre ya se menciona en España, Guatemala, Brasil, Hungría, México, Colombia, Estados Unidos, Portugal, Canadá, Argentina, Chile, Uruguay, Ecuador, Perú, Venezuela, Cuba, República Dominicana, Alemania, Puerto Rico, El Salvador, Panamá, Costa Rica, Italia y muchos más países. Brillantes Poetas, escritores y artistas han reconocido el talento de aquel hondureño que lamentablemente murió a muy temprana edad. Pero no solamente han reconocido su talento, se han unido en esta obra antológica para rendirle tributo a un hondureño, que no es cualquier hondureño, es Juan Ramón Molina, el príncipe de los poetas hondureños, nuestro gran poeta. Organización Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

28


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Hoy el mundo sabe que en Honduras también tenemos un gran poeta, es para mí un honor presentarles Del Teatro del Silencio al Parnaso, antología dedicada al poeta hondureño Juan Ramón Molina, nombre que lleva otro hermoso poema enviado por nuestro querido amigo Julio Pavanetti, quien logró de inmediato con la agilidad de su pluma y con su gran trayectoria en el mundo de las letras, poder plasmar con sus hermosos textos lo que nosotros exactamente queremos con esta obra, sin desmeritar por supuesto a los demás participantes, ya que sin sus hermosas obras el presente trabajo no existiría. Gracias a todos, por hacer posible que hoy el hombre de Juan Ramón Molina, salga precisamente de ese teatro del silencio en el cual ha estado por muchas décadas y salga gracias a ustedes al parnaso, porque es allí en donde debe estar, al lado de los grandes poetas como Rubén Darío, Neruda entre otros. Y por último, gracias al prestigioso Liceo Poético de Benidorm por su valiosa e importantísima contribución en la presente obra antológica que pone en alto el nombre de Juan Ramón Molina a nivel mundial. José Francisco Mejía Ramírez Presidente de la Organización Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

Organización Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

29


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Eduardo Romero / Argentina

Organizaci贸n Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

30


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Mensaje de Eduardo Romero Para: José Francisco Mejía Ramírez Desde: Argentina Ayer de mañana con mucha emoción realicé el retrato del poeta Molina que te adjunto, profundamente emocionado hasta las lágrimas, me parece que no soy merecedor de ser depositario de semejante honor, hacer el retrato de un poeta que no conocía y para colmo muerto hace mas de 100 años. En realidad fue muy, pero muy fuerte, puse todo lo que sé. Espero sea de tu agrado y de la demás hondureños a quienes mando un gran saludo junto con mi admiración. Después veremos como hago llegar el retrato original, mientras tanto va a estar muy bien conservado, las medidas originales son de 40X56 cm. y esta realizado con pasteles sobre papel misionero Argentino de 300 grms. No podré nunca agradecer el honor que me han conferido debo agradecer muy profundamente.

Organización Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

31


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Retrato de Juan Ramon Molina

Medidas: 40X56 cm Realizado con pasteles sobre papel misionero Argentino de 300 grms

Organizaci贸n Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

32


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Organizaci贸n Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

33


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Julio Pavanetti / Uruguay / Espa帽a

Presidente del Liceo Po茅tico de Benidorm y Vicepresidente Honorario Mundial de la Organizaci贸n Mundial de Poetas, Escritores y Artistas Organizaci贸n Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

34


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Del Teatro del silencio al Parnaso A Juan Ramón Molina

Allí en Comayagüela fue tu infancia un jardín donde el verde risueño era un nimbo asombrado. La oscuridad del blanco despertó aquella sátira que dedicaste al tétrico Señor Negro empolvado. Fue la brisa más fresca la que alentó tu vuelo y te llevó al lugar, muralla de las plumas, donde el cielo sacude su fatiga de siglos sobre las verdes cumbres cubiertas por las brumas. En Xe Lajuj No’j nace tu pasión por las letras y fue allí que nacieron tus primeros poemas. Conociste a Darío en momento propicio porque después brillaste como lo hacen las gemas. Te montaste en las alas del ángel de las aguas para saciar tu sed de universal cultura; te entregaste al temblor silencioso del mar esquivando miradas, desde la densa altura. Fuiste a pescar sirenas con tu gran fuerza lírica y un aleteo suave te trasladó hasta Río; el Cristo Redentor te dio la bienvenida y allí te reencontraste con tu amigo Darío. Tres amores, delirios, viajes al extranjero persiguiendo tus sueños en fase de crisálida, sin embargo sentías nostalgia de tu Honduras y regresabas siempre con olor a piel cálida. Estático en el parque, en un banco de cobre, esperas al poeta que honre tu memoria. Escondido en tu aliento, floreció en ti el misterio de los versos. Al culmen hoy te eleva la historia.

Organización Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

35


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Tu obra de altos quilates, copula con los dioses en esos recovecos donde el aire consuela. Desde tu torre de oro, junto a la Cruz del Sur es metáfora pura que hacia el Olimpo vuela. Tierra, mares y cielos, cobijaron tu obra. Tus versos te encumbraron al Parnaso con lustre, y después que sonaran sus límpidos clarines, te reservó la gloria su sitio más ilustre.

© Julio Pavanetti

Organización Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

36


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Justicia poética A Juan Ramón Molina

Los poetas del mundo con sus voces sencillas, le rinden homenaje a Juan Ramón Molina, el gran vate hondureño, príncipe modernista que con Rubén Darío, escribió en la bahía de azul romanticismo y arcadas diamantinas, los más bellos cantares que hoy nos sirven de guía. Muere el piadoso olvido, vive su voz perdida, renacen sus poemas de la tierra sombría. Anónimos poetas acuden a la cita para glorificarle, tal como él presumía. Fieles a su memoria todos pulsan la lira, para así devolverle al culmen donde brillan sus versos inmortales y sus doradas rimas.

Organización Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

37


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Soberbios en la altura, como águila infinita que en vuelo vertical hoy al mundo conquista con ojos dilatados y con mirada fina, sus poemas regresan, quemando como chispas que saltan por doquier y a todos nos salpican, desde su genio osado y su belleza lírica que los coros celestes, al fin, inmortalizan.

© Julio Pavanetti

Organización Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

38


Del Teatro del Silencio al Parnaso

A Juan Ramón, el gran poeta de Comayagüela Tu nombre se perdió por las aristas transversales del tiempo y el espacio. ¿Dónde estuviste oculto gran poeta? ¿Por qué extraño interés te silenciaron? Porque mi voz no puede estar ausente, la elevo y la descanso en el pasado: ¡Qué extraño me resulta tu silencio en las alas flotantes de los años! Cuánto verso valioso entre tus libros camina ahora altivo sobre el polvo, a contraluz de un sueño vagabundo, diluido en matices por el cosmos. ¿Dónde has estado? ¿Acaso en tierras vírgenes extrayéndole versos al rocío? Sólo la voluntad de trece locos ahora te rescata del olvido.

© Julio Pavanetti

Organización Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

39


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Biobibliografía de Julio Pavanetti Julio Pavanetti es Escritor, Poeta y Gestor Cultural. Nace en Montevideo [Uruguay] el 27 de julio de 1954. Desde 1977 reside en Benidorm [España]. Fundador y actual Presidente del 'Liceo Poético de Benidorm'. Vicepresidente Honorario de la Organización Mundial de Poetas, Escritores y Artistas. Cónsul del Movimiento Internacional Poetas del Mundo para el Exterior de Uruguay (PPdM) Delegado Cultural por Uruguay de la Unión Hispanoamericana de Escritores (UHE) Representante Oficial en la Provincia de Alicante (España) del Movimiento Cultural aBrace con sedes en Brasil y Uruguay. Miembro de la Asociación de Escritores y Artistas Españoles (A.E.A.E.) Miembro de la Red Mundial de Escritores en Español. Miembro de la Unión Mundial de Poetas (UME) Miembro del Movimiento Poético Mundial - World Poetry Movement (WPM). Codirector de la colección de poesía “Biblioteca Azul” de la Editorial Germanía, Valencia, España. Ha participado, representando a España y/o a Uruguay, en diversos festivales internacionales y eventos mundiales de poesía. Bibliografía: “Poemario Presentación del Liceo Poético de Benidorm” (Imp. Benidorm, Benidorm, España, 2003) "Abriendo puertas... por amor al arte", II antología del Liceo Poético de Benidorm, (Editorial Celya, Salamanca, España, 2006) “… pero nos queda la palabra”, III antología del Liceo Poético de Benidorm, (Compobell, Murcia, España, 2009) “Voces en azul”, IV antología poética del Liceo Poético de Benidorm, (Editorial Germanía, Valencia, España, 2012) “La espiral del tiempo” (Editorial Academia Internacional OrienteOccidente, Bucarest, Rumanía, 2012) “¡Atención! Puede contaminar” (Editorial Germanía, Valencia, España, 2012) “Al roce de la piel callada” (En proceso de edición) Organización Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

40


Del Teatro del Silencio al Parnaso

“Tiempo de cristales rotos” – 1º Accésit en el I Certamen de Poesía "Lámpara en la tierra" organizado por la Asoc. Cultural Isidoro Acevedo y el P.C. de Asturias, Oviedo 2013 – (En proceso de edición). Ha sido incluido en diversos libros antológicos entre los que cabe destacar: “Letras del Mundo 2005” (Editorial Nuevo Ser, Buenos Aires, Argentina, 2005). “Miguel Hernández 2006 - Evocación y Homenaje en la Sede Universitaria de Alicante”, (Univ. de Alicante, Vicerrectorado de Extensión Universitaria, Alicante, España, 2007). “Girapoema”, (edición digital) Santiago de Chile, 2008. “Girapoema”, (edición digital) Santiago de Chile, 2009. “La mujer en la poesía Hispanomarroquí”, (Fundación Dos Orillas, Dip. de Cádiz, España, 2009). “Versos para derribar muros”, Antología poética por Palestina. (Editorial Los libros de Umsaloua, Sevilla, España, 2009). “I Gira Internacional Homenaje a Miguel Hernández” (Poetap, Castellón, España, 2010) “Marruecos en español”, Antología poética. (A.D.A.C. Tetuán, Marruecos, 2011) “Poesys 15 Zei Si Zile”, Antología plurilingüe, (Academiei Internationale Orient-Occident, Curtea de Arges, Rumanía, 2011). “III Juegos Florales Edición Conmemorativa bilingüe EspañolPortugués”, (aBrace Editora, Montevideo, Uruguay, 2011). “Poesys 16 Time for poetry”, Antología plurilingüe, (Academiei Internationale Orient-Occident, Curtea de Arges, Rumanía, 2012). “Mil poemas a Miguel Hernández”, Antología poética mundial, (Alfred Asís - Casa del Arte de Isla Negra, Chile, y Librovirtual, 2013) “Doce Inimiga”, Antología (Editora Labirinto, Braga, Portugal, 2013) “Del Teatro del Silencio al Parnaso”, Antología poética mundial dedicada a Juan Ramón Molina, (Organización Mundial de Poetas, Escritores y Artistas, Amazon, 2013) “Poetry Anthology dedicated to the Hazara People”, 2013 (En proceso de edición). “Lyrical Anthology”, Fundatia Culturala Antares, Galati, Rumanía, 2013 Organización Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

41


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Ha escrito el prólogo de los libros: "Biografías de pájaros" de Bernardita Maldonado, (Offset Imagen Editorial de la Casa de la Cultura Ecuatoriana Benjamín Carrión Núcleo de Loja, Ecuador, 2007). "Mirando hacia el pasado" de Emma Rozona, (Otra Dimensión Editores, Belgeuse Grupo Editorial, Madrid, España, 2008). "Tardes del otoño viejo" de Miguel Gutiérrez García, (Academia Libre de Arte y Letras de San Antón, Colección Academos, Madrid, España, 2009). Ha escrito la contraportada del libro bilingüe inglés-español: “Al otro lado del Aguilar” de los poetas ingleses Christopher North y Terry Gifford, (Oversteps Books, Devon, England, 2011). Entre otros ha recibido los siguientes premios y distinciones: Finalista del VII Certamen Internacional de Poesía y Narrativa Breve, de Editorial Nuevo Ser, Bs. Aires, Argentina, 2004. Tercer premio en el “II Certamen de Poesía Coves del Canelobre Primavera 2008”, Busot, Alicante, España, 2008. 1º Accésit del I Certamen de Poesía "Lámpara en la tierra" por su poemario “Tiempo de cristales rotos” organizado por la Asociación Cultural Isidoro Acevedo y el Partido Comunista de Asturias, Oviedo, 2013. Nombrado representante en la provincia de Alicante de aBrace Internacional con sedes en Brasilia y Montevideo, julio de 2009. Nombrado cónsul para el exterior de Uruguay por el Movimiento Internacional Poetas del Mundo, Santiago de Chile, marzo de 2011. Nombrado Delegado Cultural de la Unión Hispanoamericana de Escritores por su excelente desempeño a favor de la literatura y la paz, junio de 2011. Distinción a su labor cultural, trofeo de la Asociación de Artistas Plásticos Unidos (ASPU) y de la Tertulia “Camino al Futuro” de Montevideo, Uruguay, octubre de 2011. Nombrado Vicepresidente honorario de la Organización Mundial de Poetas, Escritores y Artistas, Tegucigalpa, Honduras, enero de 2013. Otros datos literarios de interés: Sus poemas han sido traducidos hasta el momento al inglés, italiano, catalán, árabe, rumano, portugués, croata, alemán y holandés y han sido publicados en innumerables periódicos y revistas literarias nacionales e internacionales, tanto digitales como de papel. Ha sido Presidente y miembro del jurado de diferentes certámenes de poesía en la provincia de Alicante, España, desde 2007 hasta 2013. Organización Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

42


Del Teatro del Silencio al Parnaso

.

Organizaci贸n Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

43


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Fernando Castellanos / M茅xico

Vicepresidente Ejecutivo Mundial de la Organizaci贸n Mundial de Poetas, Escritores y Artistas Organizaci贸n Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

44


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Érase un hombre vestido de blanco Al pueblo de Honduras, con afecto En el portal de una cabaña o de un búngalo, como quiera llamársele, reposaba en una tarde cálida, sentado en una butaca sin procurar mecerme, paciente esperaba la muerte del viejo día, que fallecía en el horizonte puesto a mi retaguardia, entre las crestas de las eminentes cumbres que sinuosas alzan y bajan sus majestuosidades, unas curvilíneas y otras punzantes. Las nubes blanquecinas se pintaban en rojo con olanes áureos y allá muy lejos, en mi lejano panorama, las montañas azuladas comenzaban a confundirse con el paso del manto nocturno del crepúsculo. Aun podía ver en forma diáfana el verde reluciente y el verde ennegrecido de las arboledas aborígenes. Los espacios confinados a las plantaciones bananeras, al azúcar o al alimento sacro proveído por las deidades de nuestros ancestros, el maíz; y entre estos, se asomaban los chaparros techos de las chozas dispersas de la gente campirana. A lo lejos, entre las montañas, también apreciaba pequeños asentamientos humanos, a decir de las casas conjuntadas en breves cúmulos de lámina de zinc, asbesto, tejas o de ramales secos; algunas dejaban escapar de sus orificios hilos de humo expelidos por los fogones que quemaban trozos de leña verde. Entre los pastizales y entre veredas hechas a fuerza de los andares cotidianos, corrían los niños, corrían disfrutando de su alegoría, algunos jugaban a las rondas, otros corrían tras unas ruedas de caucho, otros más volaban papalotes multicolores y otros más se bañaban en un arroyo complaciente e inofensivo, pero a decir del personal de la hostería el riachuelo también suele ser violento, peligroso y asesino en tiempos de monzones. Las mujeres y los hombres seguían en el vaivén de la diversidad de sus deberes, un labrador surcaba con la yunta el sembradío de su campiña, se escuchaba el martilleo del herrero y la sierra del carpintero; en algún taller silencioso, manipulaba su barro el alfarero y la piel curtida el talabartero, gente que busca afanosa su sostenimiento, pues sus manualidades fueron desplazadas por las industrias y las importaciones. Entre el ulular del viento que en ráfagas ocasionales dejaba entrever con el sonido su existencia, al traspasar el follaje de los árboles, el cántico de los Organización Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

45


Del Teatro del Silencio al Parnaso

pájaros y el ladrar de los perros, se escuchaba la cadenciosa música que venía de la risa de los niños, ajenos a su miseria se regocijaban en su recreo. Era la periferia de Comayagüela situada al pie de El Picacho, en una cuenca formada por el Río Grande o Choluteca. Me encontraba en la periferia más alejada de la mancha urbana de Tegucigalpa, donde la quietud aun se palpa, con el encanto de la provincia, lejos de los motores, lejos de la estridencia del bullicio de las ciudades. Con una taza de café aromático, importado de Chiapas, sin tener la certeza si fue cultivado en las tierras altas del Soconusco o las faldas selváticas de la Sierra Madre, seguía disfrutando del singular paisaje, de la tarde cálida. A mi lado humeaba un habano de Cuba que no fumaba, puesto en el cenicero se consumía silencioso con su combustión lerda y el humo que liberaba calladamente danzaba con la cadencia de una mujer afroantillana, la estela grisácea se elevaba al cielo y se dispersaba a pocos metros de la altitud lograda. El penetrante aroma del tabaco quemado me servía para mantener a los latosos insectos hematófagos alejados de mi entorno. A mi lado había otra mecedora inmóvil, vacía, pues nadie me hacía compañía. En el otro extremo alejado de mi posición, me percaté que había la presencia de un hombre extraño reclinado en una de las pilastras de madera, era de mediana estatura, así lo interpreté pues no alcancé a establecer la magnitud de mi físico con respecto al suyo; era delgado, bien vestido con un traje blanco de modelo anticuado, portaba un sombrero de copa mediana y a la estrecha. Su tez era apiñonada quizá más tirando a blanca que a cobriza. Me sorprendió el estilo de su abultado mostacho pues sus extremos eran de forma alacranada, como si fueran dos arácnidos en frontal duelo, pero la cavidad de la columna del filtrum en la medianía, sus acechos y ataques impedía. Entonces giré mi vista a mis alrededores, para observar si alguna compañía de teatro o algún circo, se encontraba en la comarca. En realidad me sorprendió la usanza de aquel atuendo, en nuestros tiempos no es causa común ver personas bien ataviadas con la elegancia de los siglos que fenecieron; mucho menos en estas tierras, aunque son de un clima cálido agradable que promedia los treinta y dos grados Celsius en el ambiente; el Organización Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

46


Del Teatro del Silencio al Parnaso

traje, el sombrero y el mostacho alacranado eran modas que portaron los antepasados de mis bisabuelos. El hombre seguramente reparó en mi sorpresa pues me miró, sonrió breve y con paso seguro se dirigió al extremo donde yo me encontraba. –De seguro me dará una explicación- me dije. Pero mi deducción hizo alarde de una clara equivocación, el hombre en silencio se sentó en la mecedora vacía, puesta junto a la mía, únicamente separada por el buró donde permanecía mi taza de café caliente, el cenicero y el habano en decadente combustión. Sin solicitar anuencia tomó el puro, le infringió una fuerte aspirada y después hizo de la gran bocanada, la exhalación de una enorme fumarola cual si la oquedad bucal de ese hombre fuera el cráter del Tacaná o del Krakatoa. Yo, en respuesta sonreí, pues me hizo un gran favor, al devolver la vida al puro de mi protección anti-mosquitos, ya que después el habano presumió franco su rojiza ignición. Este hombre no era anciano como para pensar que estaba atrapado en las modas de su pasado, era un hombre de mediana edad, incluso no parecía mucho mayor que yo, pero en su personalidad había algo inexplicable, algo que no entendía y esa incertidumbre inquietaba mi sosiego, pues su aspecto tampoco acusaba condiciones de alteración mental. -Hola, buenas tardes, soy Fernando Castellanos- lo saludé presentándome muy atento, mientras le extendí mi mano en señal de notable bienvenida. Él me correspondió el saludo de manera algo austera, pero en mi mano sentí el regio apretón de su diestra, con el que me refirió sin que mediaran sus palabras, su condición de noble barón, de hombre recio, de hombre cabal al contexto de su lealtad al hecho de su actitud y hasta ese entonces su palabra enmudecida. Yo esperaba que en respuesta me hiciera su presentación y me dijera de quién se trataba, como quien refiere su persona realzando sus virtudes, pero no lo hizo y yo fui prudente, no insistí en lo que quizá él no quería decirme. Después de unos instantes de vagar en el silencio, procuré ser atento y le invité a tomar una taza de café. Él sonrió en respuesta al afán de mis atenciones, quizá dedujo que mi intención era entablar una conversación en razón del aromático de mi tierra, pero fue un intento vano, pues en respuesta me enunció de modo muy determinante, pero a la vez bastante Organización Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

47


Del Teatro del Silencio al Parnaso

cortés: –Gracias, yo tomaré un poco de ron-. Al menos había podido escuchar su voz, y el tono amable con que se había expresado, me generó cierto grado de confianza. Entonces me decidí a abordar un tema, consideré algo que en razón de su persona podría ser en resulto interesante para ambos: -¿Es usted de por aquí?- pregunté, pero instantáneamente yo mismo reprobé el tema de mi abordaje y meditabundo me descalifiqué: -¡Qué pregunta más absurda y tonta hice!-. Reaccioné en forma tardía, sin embargo la pregunta ya estaba hecha y ya no era posible recular, claro que si él fuera de aquí no tendría por qué estar en un hostal, seguramente tendría casa propia, a menos que fuera el dueño del establecimiento, deduje y respondí llanamente para mi mismo. Ante mi total sorpresa, mi pregunta logró su cometido, pues con la mayor naturalidad él me brindó una peculiar respuesta y seguro de sí mismo me reveló sus orígenes con lo que suprimiría mi curiosidad: -Efectivamente, soy de aquí, pero ya no vivo aquí desde hace mucho, solo vengo ocasionalmente a ver como siguen las cosas con mi gente-. Después de su respuesta empinó su pequeña guarnición de ron, hizo buches con la bebida, después lo tragó y disfrutó de su paso ardiente por el esófago, a decir del cierre de sus ojos y el sonido gutural que sobrevino, un largo –aaaaggg-, el ronco sonido con que se exhalan los placeres advenidos por el ardor que causa el etílico. -¿Usted que hace por acá?- me cuestionó frunciendo el entrecejo, mientras dibujó en sus labios una amplia sonrisa, como una invitación a situarme en un estado de mayor confianza. -Vine por un proyecto, para conocer y hacer un trabajo con motivo de un poeta de estas tierras llamado Juan Ramón Molina- Respondí con cierta celeridad. -¿Usted es poeta?- Me cuestionó -No, solo escribo en prosa, tengo algunas novelas pero nada más, pues no me siento con aptitudes para la poesía-¿Quién le encargó tal proyecto? ¿De quién vino la idea?Indagó mientras hacía ademanes con las manos, articulaba gestos con las cejas y reversiblemente movía el mentón de abajo hacia arriba. -No estoy del todo seguro, yo fui invitado a través de una red social, pero me parece que hay un patronato dedicado a rescatar Organización Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

48


Del Teatro del Silencio al Parnaso

y exaltar los valores y personalidades del pueblo hondureño y de allí surge el interés por Juan Ramón-¿Usted qué tipo de libros escribe?-Solo he hecho algunas novelas de contenido social, como abuso de poder, delincuencia, pobreza, pederastia, adicciones, prostitución, entre otros temas-Me parece interesante…Quizá yo le pueda ayudar un poco en su proyecto- Dijo mientras acicalaba suavemente su abultado mostacho -Si usted lo cree así, agradezco su interés- Dije esbozando una sonrisa para evidenciar mi excesiva gratitud y por supuesto, desahogar mis tensiones, pues todavía me impresionaba aquel hombre que sostenía un semblante raro en su persona, una condición anormal que no me podía explicar. Yo mismo me sugería que quizá eran sus atuendos o su forma de hablar; y así en esa condición, opté por permanecer atento a sus declaraciones. -Conozco mucho de la persona que me refiere, pues él nació aquí, como político y periodista fue un hombre caracterizado por sus aptitudes, como orador y fecundo literato; sin embargo, experimento muchas veces el rechazo y exilio dada su insistencia de reclamar la aplicación de programas gubernamentales en favor de los más desprotegidos. Se dice que como poeta se consolidó en Guatemala, dado que allá escribió sus poemas más relevantes y su declive emocional y social se pronunció en El Salvador, donde murió en el abandono, preso de su depresión y su alcoholismo, cuando transcurría el año de mil novecientos ocho de nuestra era-Eso he leído y también me lo han dicho- Respondí teniendo un estado anímico de mayor confianza, aunque todavía mi interlocutor no me complacía con sus referencias personales. -¿Qué tanto sabe usted de él, de Juan Ramón?- Me interrogó nuevamente personificando mucho interés, al menos eso vi reflejado en su rostro. -No mucho, que lo reconocen como un poeta de extrema sensibilidad al grado de tener equivalencia con Rubén Darío de Nicaragua, contemporáneo suyo y con quien compartió Organización Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

49


Del Teatro del Silencio al Parnaso

experiencias durante un viaje a Brasil y posteriormente en Europa. Hay algunos trabajos biográficos que citan dichos elementos y que se circunscriben con cierto paralelismo entre los trabajos de él y los de Darío-¡Pamplinas! ¿Y usted qué piensa?- Interrumpió en forma repentina y me indujo a continuar con mis aseveraciones. - Bueno su legado poético y periodístico me dicen que fue un visionario, un fiel intérprete de los problemas de su tiempo y sobre todo un hombre fiel a sus convicciones patrióticas, por ello, rompió sus nexos amistosos con aquellos que abrazaron el poder y soslayaron el ideal político que los llevó a alcanzar la Presidencia de la Nación de sus amores, convirtiéndose en uno de sus principales denunciantes y detractores ante la opinión pública, a través del ejercicio del periodismo. Aunque en la actualidad le llaman “El Príncipe de los Poetas de Honduras”-¿Y quién es el rey?- Interrumpió nuevamente -Lo ignoro- Respondí -¿Y en lo que respecta a su comparación con Rubén Darío y de su intrascendental fama mundial, también piensa lo mismo?Preguntó con curiosidad a decir de los gestos mostrados con la contracción de sus músculos faciales. -Pienso que las circunstancias tan inestables en el pueblo hondureño, el rezago social y el educativo influyeron en que pocas personas, allende los historiadores, cultos y poetas consagrados, tuvieran acceso a sus obras y por ende al conocimiento de la gran valía de este hombre, a quien no se le debe ver solamente como el gran poeta que fue, pues por su quehacer periodístico tuvo que ser un cronista de su tiempo y uno de los pioneros de la libertad de expresión en américa latina, pues en carne propia sufrió los embates del autoritarismo y la corrupción. Definitivamente, no se le debe equiparar con Darío, pues Juan Ramón construyó una personalidad muy singular y propia, digna de ser elevada en su propio contexto, pues nadie hay que escriba en razón del pensamiento de otro, a menos que sea un escribiente de dictado; en este sentido, quizá Juan Ramón tuvo cierta simpatía con el estilo del nicaragüense, pero no fue discípulo de éste.

Organización Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

50


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Entonces pienso que Juan Ramón no debe ser como el árbol que crece a la sombra de otro, aunque se llame Rubén Darío-. Ya envalentonado en mi propia convicción y mis argumentos, continué con la exposición de mi tesis –También pienso que Juan Ramón tuvo en su adversidad el nombre de pila que le caracterizó y que también reiteró como poeta-¿Por qué lo dices?-La gente suele fijar en sus mentes nombres extraordinarios, quizá secundariamente sigue apropiado en sus obras, pero guisa en su memoria un ambiente retrospectivo. Rubén Darío tuvo esa suerte de tener un nombre estrecho e impactante, recordable y reconocible, como también lo tuvieron José Martí, Pablo Neruda, Manuel Acuña, entre otros; en mi opinión Juan Ramón debió adjudicarse algún pseudónimo con el que pudo haberse apropiado del gusto y el recuerdo de sus lectores, incluso de aquellos que lo leyeran ocasionalmente o una sola vez en su vida alguna de sus obras. Este argumento se sustenta en la actualidad con modelos estratégicos de aplicación en la mercadotecnia. Quizá si hubiera optado por firmar tan solo con sus apellidos: Molina Núñez, hubiese tenido mejores efectos que con su nombre completo, pues Juan Ramón es un nombre que regularmente suele encontrarse en cada esquina, en cada escuela, en cada persona común; en cambio cuando hablamos de Darío, de Neruda, de Acuña nos remontamos al poetaConcluí y él me respondió con argumentos un tanto enérgicos. -En sus tiempos no tenía fuertes implicaciones la mercadotecnia, le hubieran dado poco crédito sus lectores en la prensa si hubiese firmado sus columnas con un nombre ficticio, además en esos tiempos se era recurrente a los apodos y en general eran para denigrar a las personas-. A lo que yo le respondí: -Respeto sus argumentos, más no concuerdo con ellos, debería recordar a Cervantes como “El Manco de Lepanto”, al pintor Gerardo Murillo como el “Doctor Alt”, a Ignacio Manuel Altamirano, que hubo quienes le llamaron “El Zarco”, en razón del título y personaje una de sus novelas, entre otros que más allá de su nombre real se conocieron por sus pseudónimos o apodos como usted menciona, pero sin denostar a su persona, ni su legado cultural-. Organización Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

51


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Sin embargo el diálogo sostenido respecto al nombre ficticio fue controversial. -Definitivamente no estoy de acuerdo con su forma de pensar respecto al nombre, en la intención sociológica sí, pero en el nombre no, pues ese fue el interés de Juan Ramón, el encontrarse en la vivencia, en la circunstancia, en la cotidianeidad y en la actitud de cada persona, quizá en la más común, como la persona más humilde que pudieras encontrar en cada barrio, en cada esquina de los pueblos más miserables de CentroaméricaEn su respuesta tuvo el gran tino de dejarme medio perplejo, absorto, divagando en mis pensamientos. Yo había tenido la osadía de ser un crítico en la persona de Juan Ramón, en el interés de perpetuar su memoria a través de sus letras y de sus obras, pero éste hombre me había hecho sentir que Juan Ramón había tenido una esencia especial en su humanidad, una esencia que fulguraba de adentro hacia afuera, como una cierta distinción hacia el deber protector de los más desvalidos, de los humillados, de los despojados, de los débiles, de los desprotegidos. Y todavía me atreví a cuestionar a mi interlocutor -¿Y como tiene usted la certeza que Juan Ramón no le hubiese gustado alcanzar la fama de Darío, Martí o Neruda?, si en uno de sus fragmentos poéticos expresó:”Pero mi oscuro nombre en las aguas del olvido no arrastrarán del todo; porque un desconocido poeta, a mi memoria permaneciendo fiel, recordará mis versos con noble simpatía, mi fugitivo paso por la tierra sombría, mi yo compuesto extraño de azúcar, sal y hiel. Tal fui porque fui hombre, oh soñador ignoto, pálido hermano mío, que en porvenir remoto recorrerás las márgenes que mi tristeza holló” -. Y él argumentó -Él no quiere reconocimientos materiales, él quiere hombres y mujeres que amen a su pueblo, pero al parecer sus letras siguen leyéndose en vano. ¿Acaso no les dice nada cualquier fragmento de su Lúgubre Fantasía?: “¡Qué capricho lúgubre!, reflejo simbólico del dolor humano, pintará un artista danzando en el fondo”; en el mismo Leviathán cuestiona: ¿En qué lugar ignoto escondes a tu víctima, hundiéndole tus largos colmillos de marfil? ¿Quién le dice a usted que ese mítico monstruo no es el acaudalado gobierno o el empresario prolífico que carcome al pueblo necesitado de progreso, como el campesino o el obrero, después de engañarlo abasteciéndose de su febril ignorancia?Organización Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

52


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Entonces repliqué -Yo ignoro si usted es uno de los especialistas en la vida y obra de Juan Ramón, pero a decir de los trabajos de otros personajes calificados, ellos no opinan lo mismo, pues pareciera que usted estuviera pretendiendo de él un idealismo social y no un reconocimiento a su riqueza poéticaY él prosiguió: -Porque el caudal de sus más grandes anhelos, el que vierte en sus más puras emociones viene cifrado en El Niño Ciego, en Tréboles de Navidad o en Los Ojos de los Niños, por citar solo algunos. Juan Ramón vivió el destierro en repetidas ocasiones, tenga la seguridad escritor imberbe, que Juan Ramón como lo hizo en vida, todavía se atreve a exiliarse de la dimensión del limbo espiritual de los descarnados, para venir a ver cómo vive su gente, si el legado que heredó en sus prosas y sus versos, los ha de volver libres, cultos y sagaces, o si profundo cala en los sentimientos de los gobernantes y los adinerados entes, azuzando una razón hiriente y aconsejable para volverlos más sensatos y que actúen en pro del bienestar de los que menos tienen. Y puntualmente se los expone cuando le dice Adiós a Honduras: “Así como en la flor, rica en esencia manchan con su excresencia el purísimo cáliz los insectos, han deshonrado el hondureño solio, con torpe monopolio, mandatarios estúpidos y abyectos” -Aja, es una forma de pensamiento místico, inconcebible, intangible, un supuesto ridículo que solo nos llevará a divagar en nada ¡¡Qué hombre de pensamiento tan utópico!!- pensé; pero cual si me hubiera expresado en voz alta, el personaje de blanco ropaje, me increpó, pues mientras se alejaba de mí y su imagen se desvanecía de mi vista, dijo: -Tan seguro estoy de lo que he dicho, como sé que desde el nicho de mi niñez, me han llamado Juan Ramón Molina NúñezDesapareció de mi entorno y yo me quedé inmerso en el vacío de mis pensamientos. Enchinó mi piel un escalofrío y ya no pude escribir nada de las ideas antes pretendidas, pues él mismo me había dicho todo lo que en sus letras atesoraba. Hacer paráfrasis en sus obras obliga pensar con entero razonamiento. Si el Nazareno habló con parábolas, Juan Ramón fiel a su credo, seguramente quiso emularlo con estrofas, para despertar a su pueblo.

Organización Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

53


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Fernando Manuel Esteves Pinto / Portugal

Organizaci贸n Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

54


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Um poema destrói-se de ausências Para o Poeta Juan Ramón Molina

1. A voz parte mesmo antes das palavras e os lábios ficam no lugar do dizer. Como se tudo fosse dito em face do esquecimento e fosse princípio o pensamento que separa da consciência o infinito silêncio. O objecto dá à palavra o sentimento da língua. Um rumor de água e de música que o corpo vai gravando na efémera lucidez. O objecto é o estado sólido da fala e a sua densidade lateja no olhar de quem desfaz o corpo das palavras. A cumplicidade da matéria na profundidade da memória. 2. É como se não chegasses ao fim do teu pensamento. Como se houvesse um corte entre o que pensas e o que devias ter pensado ainda para atingires o ponto mais elevado desse pensamento. Essa impressão de que alguma coisa ficou por dizer, como um som que deixasses de ouvir, essa paragem do teu pensamento que se recusa em prosseguir, que se dissolve no sangue onde a escrita permanece, essa cessação de movimento é a suspensão da tua própria linguagem. 3. O acto povoado de palavras devorando a vertigem nocturna. Sufocação infindável. Flutua. Erguem-se os muros do desejo, eternamente sensíveis. Como um animal deserto respiras a espessura do corpo, a nitidez do abismo. Organización Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

55


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Um fogo vegetal principia a luta, o ritmo. Silenciosamente a terra abre-se: uma luz nasce no corpo. Secreta e pura. Reconheces essa luz, esse fruto adormecido no rosto. 4. Lento o corpo por abrir. Intacto é o mundo quando estamos sós e o corpo é a presença do infinito. Abre-se o peito e é lento o repouso. O tempo ama a consciência do instante. Tudo o que tu és consomes em movimento. O centro do dia aproxima-se: experimenta a obscuridade. Nunca como se tudo fosse. Um poema destrói-se de ausências. 5. Tudo constrói destruindo-se: o corpo. Seguir o caminho das palavras dispersas no fumo tão longe de outra morte. Tocar o pensamento eternamente aberto de imagens. Sorrindo lâminas o poema descreve um grito de fogo que nos liga ao universo. Há também a solidão. Nunca falei da solidão.

Fernando Manuel Esteves Pinto País: Portugal

Organización Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

56


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Organizaci贸n Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

57


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Angel Mario Ksheratto Flores / M茅xico

Organizaci贸n Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

58


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Retrato de Juan Ram贸n Molina

Organizaci贸n Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

59


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Caricatura de Juan Ram贸n Molina

Organizaci贸n Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

60


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Organizaci贸n Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

61


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Joaquín Lera / España

Organización Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

62


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Oda a Juan Ramón Molina En las líneas de sus manos hay poemas. Salen tréboles en los adoquines que regaron con sudor los caminos hondureños donde Juan Ramón Molina y tantos otros compañeros de fatigas se dejaron el alma y los riñones. Los poderosos, disfrazados de corderos… encadenaron al suelo de adoquines sus tobillos y muñecas… pero no pudieron hacerlo con sus versos. Porque el arte, como la historia, nunca muere. No hay barrotes en el aire. El horizonte es de todos… Como el agua, la lluvia y las tormentas. Hoy y siempre, esta tierra que abrazamos bajo el árbol del amor, donde se reúnen hombres, niños y mujeres cerquita de la playa que lo vio nacer, nunca olvidan al pescador de sueños que llevó a lo más alto el sentir más hondo. Cuando un amigo traiciona a otro amigo por decir lo que piensa… y lo envía sin escrúpulos a picar piedra, no intuye, porque nunca tuvo corazón, que los días, los años y los siglos sentencian al traidor. Juan Ramón está vivo. En cada hoja, en las raíces, en el musgo… en cada gota de sangre derramada. En las montañas, en los ríos, en la sombra de la luna por donde él caminaba… Organización Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

63


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Caen cuartillas como pétalos del cielo. Versos libres que adornan las aceras recordando al escritor que adoraba a Rubén Darío y se bebía los libros de Shakespeare. Lloran su ausencia las sirenas, los actores que navegan por las olas, los teatros de espuma, las tabernas de sal, las caracolas… Llora su ausencia todo Honduras recitando sus poemas. Juan Ramón está vivo no lo olvides… Sigue viajando por los tejados de las bibliotecas. Soñando en las estanterías. Construyendo frases en los ateneos como un niño sabio buscando respuestas… Hoy mismo me ha dicho: “Sigue escribiendo Joaquín” Yo también fui en su día un aprendiz de poeta.

© Joaquín Lera (11/1/2013)

Organización Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

64


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Organizaci贸n Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

65


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Juan Hernández Ramírez / Mexico

Miembro del Liceo Poético de Benidorm y Premio Continental "Canto de América" de Literatura en Lenguas Indígenas

Organización Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

66


Del Teatro del Silencio al Parnaso

AUAMEJ IUAN TIOKUATINIJ De cedros y encinos Poesía náhuatl y español México En homenaje al poeta Juan Ramón Molina

Tlali - Siuatl Titlali kanpa nijnekiskia nimikis mayojtipaj mestli ika momestli tlitl. María…Tonana… noiknij, siuatl, nomekaj, tijchiua sintokistli chiualistli iuan ika motlakayo xolontok, amikistli tijseuia. Titlakilotlali iuan miauatl titlakiaui ipan kokoltik tlalpotektli. Tiekauili tlen pepestik apachtli nochopilouaj tonatij kipiktiualouij. Ti siuatl-kuauitl-tlali kanpa nijneki nijkuauiyonis uapalkuauitl noyolo.

Organización Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

67


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Mujer -Tierra Eres la tierra donde me gustaría morir con el fuego de tu luna en el mes de mayo. María…Madre… hermana, mujer, amante, propicias el ritual de la siembra y con tu húmedo cuerpo, apagas la sed. Eres tierra frutal y llueves espigas en el polvo dolido. Eres sombra de palmas desnudas cubriendo mis grillos del sol. Eres mujer-tierra-árbol donde quiero colgar mi corazón de madera.

Organización Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

68


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Auamejiuan tiokuatinij Auamej iuan tiokuatinij tsintlayouali iuan tlapetlantli, kokimej inneljuayo iuan tlayoua tsintlayouali tlapetlantli. Kuatik teskatl kueitl kanpa youali panotok mestli tlen teskatl atik kuetlaxtli kitlatijtiyajtok. Tlatlauijtok makuauitl tlen tlatiochiuali tlajtoli tetl, tlen tlapani ipan ueyatl sejtok tlikoli tsintlayouatok iuan tlauijtok ixayotl. Tiokuauitl imakuayo tlapetlantli, tsintlayouatok ojtli kuauitl itech mikistli inejnemilis. Se tlen axkipia itokaj tlauili tlatekili. Kipia tlakokoli nekaualistli iuan techtsayana xiuimej tsajtsistli tijmachilis tlitl ipan tonalkaualtili tlen ipan yolistli techilpia yolistli. Auamej iuan sitlalimej youalichaj. Tonatij ichaj.

Organizaci贸n Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

69


Del Teatro del Silencio al Parnaso

De cedros y encinos De cedros y encinos el resplandor y las sombras, la veta de los cocuyos y el relámpago oscuro de la noche. Falda de cristales amanerados donde la noche ha pasado la luna encendiendo la piel líquida del espejo. El brazo del árbol luminoso es piedra de las palabras rezadas, carbón que se quiebra en el mar de lágrimas luminosas y nocturnas. Resplandor de ramas de cedro, madera de caminos obscuros en el tránsito de la muerte. Filo de una lámpara sin nombre. La herida tiene silencios y el grito nos rasga las hojas ante el asombro de sentir el fuego del cordón que nos amarra a la vida. Encinos y estrellas la casa de la noche. La casa del sol.

Organización Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

70


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Olibojkuauitl Totomej Sekij tlajtolmej xolontokej, xaltsintla choyonij noso tenxipaltsintla xitlani inik tetl temiktli Mochis. Tlakateteyotl itlajtol tlen tsakujxochitl kinmakilia ika tlajtoli tlatekiloni. Tlen kinekij kimasiltisej ejekatl olibojkuauitl imatsajlaj. Pajkanemilistli, axkanaj tlen tsayani ijuitl. Pajkanemilistli, axkanaj tlen tlapani tiokuitlatl. Tepantlatsakmej tlapanij axkankejnopa sasauatok pajkanemilistli oliboj, axkanaj yamanik kuauitl tlen papayaza mestli. Axkanaj nijneki nikinitas tlakamej mikij inachka tlalpotektli tlakateteyomej. Achi kuali se tlaltipaktli tlen kuatinij iuan totomej axkanaj se tliltik teskatl tlaltipaktli. Axkanaj onkaj tsiktik noso xoxoktik tlali tlen mikistli achi kuali; nochi kipiaskiaj se ueyatl atenpaj, kaktlali noso kuayojkamitl inik se oliboj motokas.

Organizaci贸n Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

71


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Pájaros de olivo Algunas palabras son de humedad, se escurren bajo la arena o se deslizan entre los labios para dormir el sueño de la piedra. Es la palabra del ídolo que asesta golpes a los lirios con su machete de palabras. Son manos que quieren atrapar al viento entre las ramas del olivo. La paz, no es pluma que se rasga. La paz, no es oro que se rompa. Se quiebran las murallas, pero el olivo crepitante de la paz, no es tallo frágil de luna que se desmorona. No quiero ver morir a los hombres junto a los tótems de polvo. Es mejor el mundo de pájaros y árboles que un mundo de espejos obscuros. No hay tierra azul o verde que sea mejor para la muerte; todos deben tener una orilla de mar, desierto o selva para sembrar un olivo.

Organización Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

72


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Kemaj Tlamis Tlajtoli Nekaulistli mosentiltij tlen ipan tonatij panotij. Yeka mikij tlajtolmej. Yani, kiijtouayaya notata: “kemaj tlajtoli tlamis, yoliatemitl uaktosa:” Kej tototl ejekaixko axonkas machiotl, iuan san kuakali mokauas tlen nelnemilistli kikaltsajki. Niualaj iuan nikonpoua noxochitlajtol ipanpa atlaltipaj yolistli youi, iuan namaj, totlajtol nojaj yoltok ipan tlen namaj xoxouik uexotl. Tlajtoli iuan tokajyotl kiajokui tlajlamikilis tlen totlakaj iuan tosiuaikniuaj ojtli kiijkuilojkej, iuan tlen nikin tokajtia Irlanda, Isidro, Nikolas… Tlen ni siuamej iuan tlakamej nikixmatki tlen tionelisej tlajtoli ipanpa noaxka elkej innejnemilis… iuan inachka kampa ueuemej yajkej. Axkankejnopa, mokajki intonalmachio tlen kichia sekinok yankuik tonatij. Tlen tonatitototl, yejyektsij tsajtsistli nijkaki noja ueueyak ojtli techyolmelaua iuan mokauas kiauitl ipan sesek tetl, ipanpa ueueemej intlajtol ayjkanaj chikauak kakisti. Melauak axtlen tijmatij tlen yajtejtok ojtli, maskej, kipia tiisasej ijkatsaj axnochi tiasitij. ¿Iuan kanika tiouij? Organización Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

73


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Ipan nochi kalxomulko tijmatij onkaj kaltlamachtili ipanpa moneki kipatlasej se chikaualistli nochi altepej. Axmelauak tlajkuiloamatl onkaj. Onkaj tlayekananij tlen axkikauaj tlajtoli mamomoyaua kitsakuaj mestli kaltsajkayotl. ¿Iuan, kanij tiouij? ¿Tlen ojtli tijkuiskiaj? ¿Tlen kin pantis toikniuaj? Tlen axkanaj kiilkajtok ajkia: tokoliuaj intlajtol kiixmatij. ¿Kanij eltokej maseualtlamachtilmej? ¿Kainj motlaltok totomej intlajtol? ¿Kanij mokajtok montesoj iuan xoxhitlatsotsontli? ¿Kanij eltok ojtli ksnps nejnenkej neltlakamej? ¿Tokoneuaj tlen tlatsotsontli sanilouaj? Kanij mokajtok teosintoktli? ¿Tlen ejekatl kiuikatok xochipitsauak? Uelis polijtiyouiya tonejnemilis ipan tlajtoli tlen seyok tlanauatilis, kejnopa toxayak kipias se kuaxayakatl tlen axkanaj pemuch niun tiokuauitl. Nopanoj tiitstokej, nopanoj tiitstosej, ipan ojome tlapojtok kaltsajkayotl mestli iuan ipan xiuitl xochitlajtoli tijkauasej tlen toyolmachiotl tlajkuiloli.

Organización Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

74


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Cuando las palabras se acaben Se van acumulando los silencios por cada día que pasa. Por eso mueren las palabras. Esto decía mi padre: “Cuando se acaben las palabras, se habrá secado el río de la vida.” No habrá símbolos cual pájaros al viento y sólo quedará la jaula donde está encerrada la libertad. Vengo y leo mi poema porque en el arroyo se va la vida, y hoy todavía vive la palabra nuestra en los sauces verdes del momento. La memoria junta palabras y nombres de hermanas y hermanos que escribieron el camino; entre ellos nombro a Irlanda a Isidro a Nicolás… De estos hombres y mujeres conocí la palabra destino porque sus pasos fueron míos… y se fueron cerca del lugar de los atabales; pero se quedó su historia acompañada de esperanzas de días nuevos. Oigo el dulce grito del pájaro sol anunciando que el trecho es todavía largo y que en cada piedra se quedará la lluvia, porque la palabra de los abuelos ya no se escucha tan fuerte. Es cierto que sabemos muy poco de los caminos que se han ido, sin embargo, tenemos que despertar aunque no lleguemos todos. ¿Y hacia donde vamos? Organización Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

75


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Sabemos que hay escuelas en cada rincón porque cada pueblo debe tener un destino. Pero, hay cartas falsas y líderes que no dejan esparcir la palabra cerrando las puertas de la luna. ¿Y hacia donde vamos? ¿Cuál es camino que debe ser tomado? ¿Cuál es la suerte de nuestros hermanos? Quien no ha olvidado quien es: conoce la palabra de los ancestros. ¿Dónde están las escuelas indígenas? ¿Dónde está escondida la lengua de los pájaros? ¿Dónde ha quedado la música de lasa flores y el monteson? ¿Dónde están los senderos que caminaron los hombres verdaderos? ¿Qué música hablan nuestros hijos? ¿Dónde ha quedado la mata de maíz sagrada? ¿Qué viento se ha llevado el Xochipitsauak? Quizá, nuestros pasos se van perdiendo por el carnaval de otras palabras, y nuestro rostro tendrá una máscara que no será ya de cedros ni colorines. Pero, ahí estamos, ahí estaremos, en la luna abierta de par en par y dejaremos en las hojas del poema las letras de nuestra historia.

Organización Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

76


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Juan Hernández Ramírez. (Colatlán, Veracruz, México, 1951) Ha publicado los siguientes libros de poemas: Auatl iuan Sitlalimej-Encinos y Estrellas; Chikome xochitl-Siete Flor; Totomej intlajtol-La lengua de los pájaros; “Inin tonatij yolistli”“Los soles de la vida”, en la antología Voci Di Antiche Radici – Dieci Poeti Indigeni del Messico en 2005. Premios: Premio Nezahualcóyotl de Literatura 2006 en poesía, Premio de Cuento Náhuatl; Premio Continental: “Canto de América” de Literatura en Lenguas Indígenas. Es uno de los escritores indígenas más destacados en México. Es miembro del Liceo Poético de Benidorm.

Organización Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

77


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Graciela Borau / Argentina

Organizaci贸n Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

78


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Me complace sumarme al homenaje al gran escritor hondureño Juan Ramon Molina. La idea de que el mundo conozca la obra de esta joven poeta, me parece brillante. Mi colaboración es un retrato del escritor, realizado al grafito. Espero que sea de su agrado, y que integre el caudal de colaboraciones que recibe y que recibirá. Está dedicado con mucho cariño a Juan Ramon Molina, y mi deseo es que todo el mundo conozca su historia, su obra y que sea apreciado como se merece. Saludos y éxito en tan loable emprendimiento: Graciela Borau.

Retrato de Juan Ramón Molina GRACIELA BORAU (Artista plástica) REPUBLICA ARGENTINA

Organización Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

79


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Franco Policastro / Italia

Organizaci贸n Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

80


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Retrato de Juan Ram贸n Molina

Certificado del autor

Organizaci贸n Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

81


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Organizaci贸n Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

82


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Organizaci贸n Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

83


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Roberto Rodríguez y Wandamar / Puerto Rico

Video en Youtube y musicalización del poema "Pesca de Sirenas" de Juan Ramón Molina

Para ver el video copie este enlace y péguelo en su navegador: http://www.youtube.com/watch?v=4fh1rv6t68g Autores: Roberto Rodríguez y Wandamar Puerto Rico

Organización Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

84


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Organizaci贸n Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

85


Del Teatro del Silencio al Parnaso

ATTILA F. BALÁZS / HUNGRIA

Organización Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

86


Del Teatro del Silencio al Parnaso

European waiting room To: Juan Ramon Molina

World after closing time in an European waiting room clumsily folding the thick newspaper he is absorbed in reading the cupola above his head the orb of the hour-glass from which they trickle down slowly losing their meaning the letters The digital clock doesn’t change only the hour-glass trickles down with a soft scratchy noise a space ship could make such a sound as it glides monotonously from one planet to the other Waking up from a nap I notice the crumpled newspaper on the bench the squat vacuum cleaner inhales the scattered letters In the cupola like a demented dove struggles a distorted voice announcing something in a foreign tongue she is now here now

Organización Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

87


Del Teatro del Silencio al Parnaso

End of winter in the country The leaves of the tree fall heavily as if they were made of lead into the mud Drafty end of February penetration a pub’s murmur The floor is dirty moist distribution of roles Improvisation gypsies’ white teeth laugh The counter is sticky you reach for your beer its foam fizzes To your health someone says you mutter something You go you’re too late you go

Organización Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

88


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Delete The keyboard is heavy or the hand that trembles on it like the convulsions of pleasure the faint pulsation of fingers that wish to flick away death when on the celestial keyboard a decisive hand hits the delete key

© ATTILA F. BALÁZS (Hungría)

Organización Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

89


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Peter V枚lker / Alemania

Organizaci贸n Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

90


Del Teatro del Silencio al Parnaso

On art and love To: Juan Ramón Molina

Art and love are not found in seeking. They find you, down by the river and deep within. There’s no profit made from art and love. They cannot be sold. Turn your back on art and love, and watch something wonderful slip away the oneness with the water as it flows, the intimacy of a loved one. Art and love go on forever. There can be no death with love.

© Peter Völker Alemania

Organización Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

91


Del Teatro del Silencio al Parnaso

New sights To: Juan Ram贸n Molina

Hungry for new sights, I wandered beneath summer green beeches with friends, treading with more than wonted care, I saw the eternal light stream through the leaves, saw too the flies drinking the early rays, spiders weaving lacework in the dewfall, heard ants screech and the moss moan, saw worms gobbling their way into the dark, sensed bacterial vapours, life rotting slow between grass stalks and wispy heads, saw, as day passed and night approached, we humans are like they - of stardust born.

漏 Peter V枚lker Alemania

Organizaci贸n Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

92


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Organizaci贸n Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

93


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Guillermo Sastre / Espa帽a

Organizaci贸n Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

94


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Vuelo infinito Al príncipe de Calíope Juan Ramón Molina. In Memóriam.

Tu prosa reverdece por la playa solitaria tanteando, cuando las piedras se acercan para acariciar las arenas de tu fondo infinito de tanto sabor. Una luz amanece para templar el placer del mar de tu poesía, es de suponer qué el viento nos atrapa, abrumador de tu infinito mientras la dura cantera cuartea sufrido dolor. De una poesía de hacha con tus versos de afilar, poemas-divagando un blanco satén por las noches donde te envuelvo, cuando mi río se escapa a tus pequeños arroyos del recuerdo intratable por el rumbo hacia puro poema. Sabor eterno, libre, público, que versas como tu himno, mientras la noche negra era tu mañana para ver enemigo inerte, allá por tus montañas ansiosas de bosques curiosos versados sin pluma de tu mano donde nadie llegará. El poeta está presente, al mal con un dolor que se inserta en mis huesos, sabor donde te absorbo para alambrear tus libres poemas puros. La prosa agradece, como una Diosa madre tierra el poema y derrama quejidos, fuertes inmersos a la ley de tus sueños enormes del día mientras el mal te atrapaba.

Organización Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

95


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Calamidad donde el valle sí sabe sufrirte con enemigo y el anhelo que la vida acapara, por tu cielo bondadoso con la bala que mata mientras - leo con mis ojos tus versos- una bella arista colgada de la más bella orla. El mar reverdece, entre alta irreverencia de gris al cruel mundo por esa tierra, del vergel tan caótico por estertor de hambre, de no llevarse a la boca nada, mientras llega muerte inerte, como la llaga que, no fascina, fuerte y dolorosa, cuando al morir los ciempiés nos invadan. Abrasa. Cuando el mal se hace fuerte con tanta incertidumbre. Nos llevará por sus olas planeando negra marea. Atrapará con su horda, la hiel, del último suspiro. La vida será historia y que se escriba a su final antes del mundo perdido: mi puro poema vuela tu infinito y que difumine todo lo vivido.

© Guillermo Sastre (Madrid, España)

Organización Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

96


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Organizaci贸n Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

97


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Guillermo Echevarr铆a Cabrera / Cuba

Organizaci贸n Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

98


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Homenaje merecido a un gran poeta Fue genio en la literatura de puntiaguda saeta, convertido el gran poeta de la bellísima Honduras. Escritor, que con mesura y con edenes de optimismo, tuvo para el modernismo obras de garrafal calidad. Llega a la inmortalidad defendiendo el patriotismo. Conoce a Rubén Darío, Juan Ramón visita España, canta y su lírica acompaña los llanos y vegueríos. Gigante vate que con bríos, deja la tinta armoniosa en cada papel su prosa, siéndole la savia un reto, Suavizó en cada soneto su musa maravillosa. Intensamente vivió junto a su cuento "El Chele", y con sonetos de gran vuele “Pesca de Sirenas,” –empinó-. Crecidas obras deleitó tal “El rey Lear” u “Ofelia”. Anido mi decencia seria y con mi copla homenajear a Juan Ramón, ya universal porque de Honduras es arteria. No caen los hombres buenos, no mueren sus pensamientos Juan Ramón estás en el viento, en grafías, pueblo y truenos.

Organización Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

99


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Vives bordeando los senos de la "Madre Melancolía", no habitas en la tumba fría, ni sobre la hierba seca. ¡Estás en la biblioteca porque vives todavía!.

© Guillermo Echavarría Cabrera.

Organización Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

100


Del Teatro del Silencio al Parnaso

BREVE SÍNTESIS CURRICULAR DE GUILLERMO ECHAVARRÍA CABRERA Pinar del Río, 25 de Junio de 1960. Cuba. Profesor universitario, poeta, historiador, artesano y promotor cultural. Ha alcanzado lauros en diferentes manifestaciones del arte, entre ellos. -Primer Premio en el Concurso Provincial de Poesía: Los monumentos de mi barrio. Cuba.2004. -Publicación de Cuento: Soñar no cuesta. Francia 2010. -Segundo Premio en el 1er Concurso Internacional de Poesía Osvaldo Ulloa .Viña del Mar, Chile 2012. -Obra poética finalista que integra el libro: POESÍA PARA EL DELEITE. Ciudad de México 2013 -Otros textos poéticos suyos aparecen en Antologías de Chile, México, España y Cuba.

Organización Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

101


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Antonio Monzonís / España

Organización Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

102


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Balada latina Dedicado al poeta Hondureño Juan Ramón Molina

¡Ay! Canto de tu poesía, fresca y amante del pueblo, modernista en demasía, filosofía de vida en los andenes del mar. Perdido entre las montañas donde las supiste amar, tu corazón solazabas encontrando el amor puro manteniendo conquistadas a mujeres hondureñas. Impresionas a poetas con talento enamorado, cual golondrina sin alas encorsetado en tu tiempo deslumbras con lozanía. Se queda grande el espejo por tu pasión humanista, entre cirios tu soñaste por la libertad del hombre y las montañas azules lloran vestidas de verde. Las mujeres con los tules buscan exilio de muerte. ¡Ay! Poeta de las musas, rompe las aguas del río y coge la blanca espuma como un príncipe dormido y que no mueran las flores para que te den alivio. © Antonio Monzonís Valencia, España. Organización Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

103


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Héctor Cediel Guzmán / Colombia

Organización Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

104


Del Teatro del Silencio al Parnaso

HOMENAJE A JUAN RAMÓN MOLINA Me ha convidado el poeta y escritor José Mejía a participar en el homenaje a una de las voces más brillantes de Honduras y Latinoamérica: Juan Ramón Molina. Agradezco su invitación, ya que me ha permitido descubrir o conocer la voz de este extraordinario poeta, la música de sus versos y sobre todo, el sentir de su profundo pensamiento. José: No participo con un poema, ya que sería imposible escribir con el tono y altura de los versos de Juan Ramón. Quizás para ustedes sean solo versos repetitivos, casi como una lluvia de lugares comunes, porque me limitaré a escribir sobre el Poeta Juan Ramón Molina, con base en un poco o limitada información que he podido encontrar. Sin embargo, espero que sirva para sorprender y motivar a investigarlo y conocerlo, a nuevos lectores, ya que lo publicare en redes sociales, como homenaje a su obra. Un abrazo. Nace en el fondo azul de las montañas hondureñas, rodeado por palmeras, playas, brisas y ese coralino mar caribeño, al que también le cantará… un defensor del pobre y del olvidado descamisado, un osado luchador contra la opresión, desdichada constante que cubre con la sombra de la rapiña nuestras historias. Toda su obra será de gran sentimiento, de una admirable profundidad filosófica y de una pasión humanística, característica solo de un pensador de alto vuelo. Juan Ramón Molina vivió y conoció de niño, la magia del verdor tropical. Gracias a esa rebeldía que se despierta en la alborada de la juventud, decide empuñar la pluma por espada y responder así, al llamado de su alma. Ser poeta es lo más grande que puede concebir un hombre con alma noble, con principios humanistas, que cree en el poder de las palabras, que añora mañanas más amables y eficientes para las futuras generaciones hispanoamericanas… En la época de Juan Ramón Molina no existía el Internet, pero si se lanzaban los poemas dentro de botellas al mar… y se dejaba a merced del destino… la suerte de los versos…

Organización Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

105


Del Teatro del Silencio al Parnaso

La parca le arrebata a su primera y amada esposa, sumiéndolo en una melancolía que lo acompañara siempre, durante esa breve y tormentosa vida. Viaja a Brasil, cuando el viajar era toda una odisea y allí, tiene la fortuna de conocer maravillosas voces, entre ellas al gran Rubén Darío, quién lo presenta como el mejor poeta de Centroamérica… luego a machado… Julio Flórez, que quizás le inspira “ojos negros”… esos “ojos que sois dos puñales…” Hay poemas excelentes como “La araña” que me recuerdan al gran José E. Silva. “Metempsícosis” es un poema alucinador… esos versos sobre el pez, la aleve víbora, el pájaro de un vergel salvaje, el águila de porte audaz y fiero, el león bravío de profusa melena y para rematar con “hoy convertido en hombre por órdenes obscuras”. “Súrsum” es el canto melancólico a una de las tres mujeres que tuvo, en donde expresa el deseo de estar juntos en la eternidad… (Aquí el poeta demuestra su inteligencia: ¡Jamás hay que nombrarlas, para que cada una crea, que esos versos son para ella! Y dejarle trabajito a los historiadores chismocitos). Desafortunadamente tantos desencantos y dolores de alma y patria, le desencadenan ese profundo anhelo suicida, es el morir para no seguir sufriendo… se consume en el alcohol y en las drogas, en ese “spleen” bohemio de su tiempo, con aroma marihuano… Juan Ramón Molina escribe sobre diferentes temáticas, dentro de ese estilo romántico que caracterizó a los modernistas hispanoamericanos… gracias al haber absorbido los éteres de la amarga filosofía, como el mismo reconoce. Juan Ramón Molina abandera la poesía vanguardista y modernista hondureña, con un exquisito manejo del lenguaje, sin conocer nunca su voz lo que significaba el miedo, jamás le tembló la mano para empuñar la pluma o defender a bastonazos o pistolazos, la voz de sus principios. Como dijo Vicente Mejía: Juan Ramón Molina, fue el Príncipe de los Poetas Hondureños. Textos como el hacha de afilar, no solo lo conduce a la cárcel, al trabajo forzado, picando piedras para una carretera, sino a morir en el exilio, con el alma aplastada por el peso abrumador de lo infinito, como otro más de los miles de exiliados que conocemos. Organización Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

106


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Definitivamente pensar es a veces tan peligroso, como el jugar a la ruleta rusa. Juan Ramón Molina tuvo la dicha de vivir como héroe y de morir como mártir, como muchos de nuestros héroes hispanoamericanos, empezando por el Libertador Simón Bolívar… Quizás el poema del optimista contrasta con esas temáticas saturadas de tristezas, atiborradas de añoranzas, atestadas con marchitas esperanzas, porque la nostalgia siempre lo acompañara hasta su prematura muerte, a los 33 años. La prosa poética de Juan Ramón Molina es extraordinaria… me sorprendió Excélsior… El Chele… y ¿Por qué se mató Domínguez?. Quizás por eso Froylan Turcius su gran amigo y recolector de su obra, dice: “Su corazón fue el alero propicio para todas las aves del pensamiento” El alcoholismo se lo devora, y el poeta como Vallejo, predice su muerte: “tal vez moriré joven…” Su corazón se detiene en una modesta cantina, ahogado en torrentes de licor, por intentar ahogar sus penas… como lo expresa Octavio Amórtegui en su paso de incognito por la vida… Solo un alma como la de Juan ramón Molina, pudo cantar los macabros versos para “Después que muera” o esa inmortal Madre Melancolía, en donde se descubre que su corazón tiene un vacío que no se puede llenar con nada y que es y será la falta de ella, su peor tormento. Desafortunadamente en el corazón de todo alcohólico, habitan oscuros silencios, melancolías sin respuestas, y un lento suicidio que se goza. El mismo poeta dijo: “Aguardaré, en el limbo de largas gestaciones, El sagrado momento de nuevas ascensiones”

Organización Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

107


Del Teatro del Silencio al Parnaso

María del Carmen Tenllado Yuste / España (Damablanca)

Organización Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

108


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Príncipe de los Poetas A: Juan Ramón Molina, desde España con emoción, os rindo mi admiración “príncipe de los poetas” reverenciando la grandeza de vuestro noble corazón. Poeta, escritor y periodista de elegante porte. Defensor de los pobres, espíritu de los ignorados valiente hasta la rebeldía, sin temor almacenado. Luchador de libertades, humilde de condición fiel a sus principios desafiando con devoción, a la fuerza de la opresión y su intrusismo. Amante de la belleza, eterniza a la mujer en versos de luna llena, que exhalan suspiros, Se entrega el papiro… sumiso al placer. Y dejó de latir, su corazón malherido dejando tras de si... a pesar de su fugaz vida la grandeza de su obra al mundo compartida. (Dama blanca)

Organización Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

109


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Acróstico a Juan Ramón Molina J uan Ramón Molina, nacisteis bajo el hado de una fugaz estrella, U n mes de abril... al abrigo de las mágicas montañas hondureñas. A nte la amorosa mirada de una madre, que os acunaría risueña; N utristeis vuestra feliz infancia, entre travesuras e historietas. R econocido por vuestros valores, hombre de gran dignidad, A nte los menos favorecidos siempre demostrasteis tener caridad M irando al mundo defensivo, ¡como sable… vuestra leal pluma! O ceanos recorristeis, siendo con ello el vate, que divisó más lunas. N adie logró jamás doblegaros, rebelde fuisteis desde la cuna. M odernista, visionario, político y periodista, condenado a ser silencio, O lvidado en el inhóspito exilio, conocisteis las espinas del infierno. L ejos quedarían los tiempos, en que las palabras embestían sus flechas I ndomable intelecto, atado a una gran sensibilidad, ya maltrecha… N oviembre se hizo eco de la tragedia, vuestro cuerpo inerte aparecería A nunciando el adiós de una vida, cuya única ambición, fue donar su poesía.

Organización Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

110


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Sursum No nos separaremos un momento porque –cuando se extingan nuestras vidas– nuestras dos almas cruzarán unidas el éter, en continuo ascendimiento. ¡Ante dios mismo! os hago el juramento he de permanecer junto a vos unida hasta que el último halito de vida libere nuestras ánimas al viento… Ajenas al humano sufrimiento, de las innobles carnes desprendidas, serán en una llama confundidas en la región azul del firmamento. Ya no ha de haber pena ni tormento al ser libertados de nuestra materia seremos despojados de toda miseria asidos de las manos en renacimiento. Sin dejar huellas ni invisibles rastros, más allá de la gloria de los astros, entre auroras de eternos arreboles, Lejos han de quedar nuestros sinsabores gozaran nuestras esencias sin pudores de orgásmicas melodías celestiales… a obedecer iremos la divina ley fatal y suprema que domina los espacios, las almas y los soles. Nos proclamaremos al final vencedores portadores del más noble sentimiento ¡amarnos… hasta después de muertos!

Molina, Juan Ramón y María del Carmen Tenllado Yuste

Organización Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

111


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Liliana Silvia Morello / Argentina

Organizaci贸n Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

112


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Águila hondureña Águila hondureña que remontaste un alto vuelo desde donde hiciste las letras soberanas que florecieron en poemas y sublimes prosas. Ave iluminada que te lleva en su regazo la América creciente despuntando el alba con tus versos siempre presentes. Águila hondureña, que después de quemar tu vida con el afán de vivirla intensamente, desterrada llenaste tu corazón con melancólico acento y en la vorágine del desaliento y el olvido, cerraron tus alas las sábanas terrosas del país hermano. Desde entonces, los mares te mecen con gigantesco arrullo y las tórridas florestas besan tu frente con lírico murmullo y angelicales llantos. Tus palabras poseídas de rimas y mágica estirpe, rebalsan desde un eterno cántaro y perduran iluminando el cielo desde que partiste sombrío en tu último y raudo vuelo.

Organización Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

113


Del Teatro del Silencio al Parnaso

A ti, Juan Ramón Coronada de gloria hemos de dejar tu memoria, por el mundo entero haremos una siembra de rimas en lugar de las espinas que condenaron tu frente… Eres un grande entre los grandes, evocarte queremos entre los elocuentes, llenar nuestra pluma con la tinta de tu tintero, es como llenar las tinajas con vino nuevo, es eso lo que deseamos, para que con elogios y reconocimiento, se descubra tu memoria iluminada y sepan todos que desde Honduras un poeta del más excelente linaje literato, Juan Ramón Molina, elevó la poesía al nivel más alto y traspasó las fronteras de la creatividad dejando en ello la vida…

Organización Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

114


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Salutación a Juan Ramón Molina Se levantó tu pluma en fascinante escritura que por los siglos perdura latiendo en el corazón de la gran América que con tanto orgullo te acuna. Fueron tus letras como fulgurantes estrellas y como cántico celeste en lírico coro hoy estallan en melódicas maravillas los escritos que dejaste para poner en alto a América Latina. Honduras te vio nacer y en ella te criaste feliz, independiente, vigoroso como potro salvaje. El Salvador cerró tus ojos claros de hombre sabio y galán. ¡Paladín de las letras excelsas! Que el universo te lleve este mensaje ¡No has muerto! Porque tus bríos de poeta y mago salvaje, nunca se acaban porque tu hechicera pluma a todos nos conmueve rindiéndote homenaje con lluvia en los ojos que nos llena de coraje.

Organización Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

115


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Antonia Aleixo Fernandes / Brasil

Organizaci贸n Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

116


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Silêncio No silêncio da noite Contemplo a natureza Em suas formas e flores Exalam seu perfume; Mostram a beleza individual; Cada uma com sua identidade; Desabrocham paulatinamente; No silêncio da noite Contemplo a beleza das flores em suas espécies; Seu perfume inconfundível; Suas cores vibrantes e delirantes; Transmitem aos amantes; Sonhos eloquentes; Transformando nossas mentes; Em amor! No vai e vem dos dois corpos; Entrelaçados Embriagados com o perfume das flores; No mistério da natureza Envolvidos com tanta beleza Corpos e almas é um. Tonia Aleixo Solidão da Alma Hoje amanheci introspécta com tristeza imensa, solidão da alma. Peito estrangulado como pedra moída no engenho de ferro, como dói meu coração! Solidão da alma desconheço dor maior, que transforma o corpo, as entranhas infindas.

Organización Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

117


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Solidão da alma perversa, destruidora de sentimentos nunca sentido, vagando na corrente sanguínea como se fosse dona de tudo. Solidão da alma perversa na alma e no coração levando ao horizonte, dispersando no ar pedaços minúsculos do invisível, mas sentido. Solidão da alma nada pior na vida do que a arrebatadora e fugas do silêncio manso e tranquilo, do ser profundo oceano da paz e do amor.

Organización Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

118


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Sou Sou sensível, sou poeta Sou amante, sou amiga Sou tranqüila! Sou brava quando necessário Sou amor e desamor Quando preciso for! Sou meiga e querida Sou também desequilíbrio Sou doce e azeda Sou de tudo nesta vida! Sou gente, por isso choro Canto e brigo Sou o Sol e as Estrelas Sou brilho e neblina! Sou a Lua e suas fases Sou uma a cada dia. Lua cheia Lua minguante Lua quarto crescente Sou brilhante e forte como o vento!

Organización Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

119


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Caminho das Flores Caminhando entre as flores, Muitos espinhos encontrei, Vislumbrando imensa beleza, Das formas, cores e perfumes, Com os espinhos, não me incomodei! Alguns feriram meu coração, Com outros, me lambuzei. No caminho das flores, De tudo encontrei, Cravos, rosas e margaridas! Aves e insetos também, A beleza do beija-flor, A abelha colhendo pólen da flor, Borboletas multicores, Pousando em cada flor, Em busca do sobrevier! Sobrevivi os espinhos, Que fazem parte da vida, Se tudo fosse flor Qual seria a saída?

Organización Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

120


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Bocas Suave noite em seus braรงos Quantas bocas tenho Para sussurra palavras de amor Quantas bocas tenho Para te beijar Quantas bocas tenho Para dizer que te amo infinitamente Quantas bocas tenho Para oferecer-te o meu carinho Quantas bocas tenho Para encher-te de esperanรงa Quantas bocas tenho Para gritar ao Universo que te amo!

Organizaciรณn Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

121


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Delírios Sonhos e veredas Folhas soltas cobrem a terra Caem suavemente ao chão Cada uma tem seu destino Se encaixam formando um todo Sonhos, Aconchegante Emanam delírios entre amantes Folhas bailando ao chão!

Organización Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

122


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Mamãe Mamãe me deu a vida, Alimentou-me nos seis seios fartos. Mamãe que me embalava em teu colo, Sentada numa esteira de palha Estendida No chão de terra batida! Acalentou meus sonhos. Minha mãe querida, Tu foste tudo nesta vida! De sol a sol, No deserto ardente do Nordeste, Trabalhaste na lavoura, Foste vencedora e guerreira, Soubeste ensinar o que de mais sagrado Um ser humano pode ter Honestidade, dignidade e respeito, Só uma mulher afinco como você pôde ter Levantou a bandeira do amor, Do carinho e da perseverança, Levando a toda família Confiança e esperança.·. Poderia ficar horas e horas Escrevendo sobre você, Pois, exemplos não falta, No meu coração podes crer!

Organización Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

123


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Refúgio Refúgio nos sonhos conscientes, Mergulho profundamente no horizonte; Vislumbrando o Universo latente; Encontro Paz na minha mente. Admirando tanta beleza, Entre o céu e a terra, indago: Que arquiteto é este? A resposta surge num piscar de olho é Jesus! Somente um arquiteto superior, Teria tal competência em projetos tão complexo Ao arquitetar a gente, a Terra, o céu e o mar! As noites com tantas estrelas cadentes, Dias de sol ou de chuvas, Que fortalece nossa gente! Pássaros voando no céu, Peixes nadando no mar, Vegetações diversas, Entre planaltos e planície, somente Jesus pôde arquitetar! No silêncio deste refúgio, sinto minh'alma falar!

Antonia Aleixo Fernandes Brasil

Organización Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

124


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Organizaci贸n Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

125


Del Teatro del Silencio al Parnaso

V铆tor Gil Cardeira / Portugal

Organizaci贸n Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

126


Del Teatro del Silencio al Parnaso

O meu amigo Fernando Esteves Pinto desafiou-me a particicipar na homenagem ao poeta Juan Ramón Molina. Como poeta esta possibilidade orgulha-me e é com todo o prazer que dedico estes cinco poemas ao poeta. Meu nome: Vítor Gil Cardeira; morada: rua 25 de Abril, 9 A 1º, 8800-061 Conceição de Tavira;País: Portugal Com os meus melhores cumprimentos, Vítor Gil Cardeira

Organización Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

127


Del Teatro del Silencio al Parnaso

A Juan Ramón Molina De onde descem os cabelos que envolvem a noite? Que subtraem imaginação às falhas do nosso Outono? O espantalho que se ergue na tarde poeirenta anuncia escrúpulos estilhaçando o tempo na parede de vidro onde os cabelos se refletem devagar. As ruas enchem-se de putrefação que embriaga a noite, o vento manipula os filamentos que a música anuncia desde a casa silenciosa, ordenando os solavancos do devir plasmados nos dias sobressalentes do espelho inútil. Inútil porque reflete o que já existe nos paramentos que a luz enverga revelando a nudez dos ossos. Continuam a atravessar a cortina que separa a violência da claridade. A escuridão é apenas um sussurro na convivência inexpressiva dos pássaros migrantes. Uma viagem em redor da consciência moral das catedrais, momento compósito num puzzle construído ao acaso, uma viagem pela margem do todo inacabado, confronto com a impossibilidade de abarcar a vida que emerge do caos. Às vezes a solidão torna-se o tema específico das escrituras que comandam o lento fluir das partituras imbecis da multidão oculta. É na aridez das sombras que os novos dragões do templo parem os descendentes das criaturas que rasgaram os códices do silêncio. Serão os nasciturnos do mundo novo, os portadores dos cabelos malditos que descem ao abismo sangrento, cabouco instável na estrutura brutal dos sonhos. As linhas soltas que ocultam as palavras indicam os limites para a imaginação tentacular do pesadelo estético e paranóico. A loucura desenvolve-se na rede que autoriza a complexa aparição dos cabelos sorvendo as raízes da noite. M.G.

21-09-2011

Organización Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

128


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Um dia comum Era um dia comum como se chovesse todos os dias, Um dia que começara a feder a peixe frito, espada para ser sincero. Na manhã, deste dia comum, o vento levantara-se espesso e os olhos lacrimejantes ousaram contrariar a melancolia dominante. Quantos dias comuns restarão até ao fim dos meus dias? Ora!, se descontar da minha vida os dias extraordinários, poderei contabilizar os dias comuns, respondi, irresponsavelmente, à questão formulada. Nada de mais errado, reconsiderei atirando o olhar até ao fim da sandes de fiambre sobre a mesa. A nossa vida nunca poderá ser a soma dos dias acorrentados aos nossos joanetes. Por exemplo: o que ocorre quando o sonho irrompe a realidade? Eh, pá!, pareces Sócrates! Tantas questões para quê?, pergunto eu sem desapertar os botões da braguilha resistente. A vida, é a vida e um animal precisa apenas de sexo e morte, de um embriagar a dor que nos rodeia o tempo, os dias que se arrastam na inclemencia dos precipícios romanceados, ardendo na complexa sofreguidão das madrugadas sem fim. Há pessoas que reclamam ser peixes prateados brilhando na noite por semear, libertando bolhas de escárnio, sem consciência e soluçando pérolas fabricadas em folhas de repolho. Os vermes que se alimentam do sofrimento das vozes esburacadas alinham com outros comedores de deuses, cambaleando na estrada que acompanha as margens do rio impossível. São sósias emergentes que corroem os sorrisos das crianças e as cáries dos velhos. Como vês, os vermes vivem no seio dos dias excecionais E controlam a circulação dos pássaros, enquanto vigiam a multidão alcoolizada pela emergência dos dias comuns. A vida não é um corredor sem fundo conflituando com os vermes excecionais. Vrsa, 13/12/11

Organización Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

129


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Era uma pedra dessas Desatentas e frias Dando conta das transferências Suspeitas do que acontecia Na planície em fogo destruída Pelos momentos contidos Que o medo anunciava. Dessas sentadas na ordem Eventual e permanente, no Inexplicável esquecimento Reduzido aos arguidos que Encomendam as lágrimas. À sua volta tudo mexia: o pó, a areia, os entes Que por si se deslocavam, As árvores esparsas Tudo se movimentava Insensível à constância Da pedra. Alguns, raros, tropeçavam Na pedra e interrompiam A corrente dos que desfilavam No plasma incontinente. A gramática da pedra não Exige compreensão profunda: uma pedra resiste à análise da sua alma, Da essência onde repousa O entendível. O que resta Induz o turbilhão e a Mudança nos fluxos envolventes. Para o entendimento Da correnteza é preciso parar. Na inércia contemplamos A mudança e abrangemos Os elementos que se arrastam Nos atritos que cicatrizam a pele, As peles diversas que vestem Os incaracterísticos materiais, As coisas que flutuam no nada. No algo que se confunde com O nada aspergindo o todo Que projeta e comporta o sonho. Organización Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

130


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Tropeçar na pedra é um Jogo de azar que o tempo Corporiza no pesadelo paradoxal. Era uma pedra dessas Desatenta e fria…

Organización Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

131


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Não recomeces a noite fría Quando dizes que a fragilidade Do regresso é uma contingência adversa Na interioridade da memória, uma caravana De carcaças mutiladas pingando sangue Na estrada que leva ao nada, talvez saibas Ficionar o entusiasmo da palavra Não. - És a encarnação inerente ao que nunca Rejeitará as raízes ocultas da impossibilidade, Lembras, ajustando as palavras ao único Perigo que resgata os sentimentos nómadas Das irremediáveis finitudes convulsas da solidão. Quando dizes Não, descobres a imperativa Vontade dos cataclismos vitais, desocultas A noite enquanto nas cidades adjacentes Se revoltam escravos convertidos ao hierofânico Rasgar da pele em cicatrizes de sonho e melancolia. O profundo escarificar da superfície do medo Reflete o ódio que a inclinação da maresia Transforma em negação no interior do Sentimento devassado. Não!, a insolvência que grita nos hiatos da sombra Não progride nos caminhos incompletos dos teus passos. Erras na substância que se apodera dos extensos Humores na planície escalavrada. Dizes que a maldição Asperge os dias e transformas o olhar num Súbito recriar da ilusão. Dizes Não ao Não quando Penetras no frio das calmarias labirínticas de antanho. Voltas atrás e o recomeço abraça os limites Alucinogénicos que bordejam a insondável Alegria da morte.

Monte Gordo, 15 de Novembro de 2011

Organización Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

132


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Numa tarde de chuva Da janela escorria uma camisola ensanguentada. Pingava na terra encharcando o vazio Que se assomava por detrás das casas. Três facadas na carne rasgando Os tecidos nauseabundos, expulsando O sangue em golfadas efervescentes. A minha mãe já não mora aqui e o sangue, Que também é o dela, cai no pântano Morno cobrindo o chão da cozinha. A camisola envenenando as ervas daninhas, Alimentando os vermes que me consomem o corpo. Agarrem-no!, ecoou como lâmina zurzindo O ar brutal do bairro sórdido, não há crime Sem castigo!, berrou o homem sem significado Que assistia a tudo. Nunca um crime foi sentido por mim Nas fronteiras da solidão, respondi eu Cobrindo a retaguarda. Ratazanas sem compromissos escapuliram-se Nas sarjetas iluminadas pelo odor dos enjeitados. O vizinho do 2º dtº deu a primeira facada. As outras que me rasgaram a pele e trincharam os ossos Foram, no calor da refrega, atribuídas a incertos. Conhecidos mas não identificados nas complexas Poeiras que ensandeciam a tarde. A camisola Aspergindo o espetro rastejante da pobreza. Nunca ninguém fugiu de si próprio deixando Um rasto de informação oferecendo Aos caçadores de infinitos O odor que os levará ao covil da presa, Ao definhar do ritual do fogo e do sangue Que rege o ordálio crepitando nas mentes Experimentadas no silêncio, na viagem Interrompida por deus. A multidão rumina dissolvendo as persianas Ululantes das personalidades elementares. O crime percorre as ruas por entre Conceitos duvidosos e ideias lancinantes Abandonadas pelos que temem os estrangeiros Nascidos entre os nossos. A matéria Que compõe os heróis regurgita no princípio Organización Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

133


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Da noite, cadinho onde se fundem as ilusões, E o crime assume a vertigem da virtude Incontestável e una. O sangue que brotoeja das feridas escancaradas Sacraliza as ruas por onde prossigo procurando A caverna dos prodígios labirínticos, a degeneração Do corpo que reproduz o regresso ao fim. Duma janela apontando a noite pinga Uma camisola ensanguentada.

Organización Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

134


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Organizaci贸n Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

135


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Antonio Gracia / Alicante, Espa帽a

Organizaci贸n Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

136


Del Teatro del Silencio al Parnaso

SEIS SONETOS “En la mañana antigua de alondras y de luz”. Juan Ramón Molina

1- El desencanto Aceptar que una estrella silenciosa es, en verdad, el fuego de un infierno, y que en el resplandor del alba hermosa nace la noche con su breve invierno. Admitir que la muerte lujuriosa se engendra ya en el cíngulo materno y florece en el lirio y en la rosa porque todo es fugaz y nada eterno. Comprender que son vanos los empeños del vivir por huir de un fin amargo y que al hombre lo rige el desengaño. Saber que el corazón inventa sueños para sobrevivir: y, sin embargo, no poderse engañar con ese engaño. 2. - Bajo la pluma Solo en la inmensidad del universo, bajo el párpado azul del alto cielo, el corazón tan sólo halla consuelo en el cuadro, la música y el verso. Por sosegarme, con la luz converso del músico paisaje, del desvelo del viento al salmodiarse, del anhelo de infinitud, y en versos me disperso. En las constelaciones prodigiosas de la frágil palabra me persigo sin esperanza, pero incontinente. Las luciérnagas arden como rosas alumbrando senderos, y las sigo armado con la pluma solamente. Organización Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

137


Del Teatro del Silencio al Parnaso

3. - Liturgia del poema Primero es un rumor a un ritmo asido, un aroma, una luz aprisionada en la sombra, una hoguera dilatada que asoma su fulgor desconocido. Luego encuentra su música el sonido en la frágil palabra revelada; y la voz, caudalosa o mesurada, la pluma ordena, pule y da sentido. En la página hermosa y fatigada alza la mano luz desde la bruma, porfiando darle vida a cuanto nombra. Quedan, bajo la herrumbre calcinada, palabras sostenidas por la pluma y sueños derribados en la sombra. 4. - Razón de la palabra Sueño que un día alcanzaré la cumbre de la serenidad y la firmeza. Pero el oro del tiempo es sólo herrumbre, ruina de sueños, vida sin nobleza. Nunca escribí para buscar belleza, sino para aliviar la pesadumbre; pues, al verbalizarse, mi tristeza halla consuelo, encuentra mansedumbre. Sé bien que la existencia es una herida que sólo con la muerte se sutura, y cada cual se entrega a una esperanza. Yo leo el manuscrito de la vida, trato de descifrarlo en mi escritura y aprendo a ver la muerte con templanza.

Organización Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

138


Del Teatro del Silencio al Parnaso

5. – Meditación A veces, cuando sueña la conciencia en el umbral del enardecimiento, siente en su beatitud y acendramiento la transfiguración de su existencia. El alma se despoja de su esencia y, como si surcase el firmamento, llega a la fuente del conocimiento y allí se inviste de clarividencia. Regresa luego de la estancia hermosa ataviada de luz y de armonía, y despierta callada y fervorosa. Desde ese instante el corazón rebosa sed de inmortalidad, y sólo ansía una metamorfosis venturosa. 6. - Opus postumum En los atardeceres, cuando el alma se suaviza, y se va alejando el día, siento que en mi dolor deja su calma el resplandor de la melancolía. Me invade una quietud avariciosa de desasirme y de transfigurarme en el pétalo hermoso de una rosa para, luego, en estrella reencarnarme. Hoy esa dulcedumbre me atenaza con sus amables brazos y sus besos, y se estremece el universo en mí. Siento una luz oscura que me abraza. Va trepando la muerte por mis huesos. Se ilumina la nada. Sé que fui.

Organización Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

139


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Fernando Ruiz Granados / México Delegado Cultural del Liceo Poético de Benidorm en México

Organización Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

140


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Dios es el poeta Ahí estaba, palabra por palabra. El poema que ocupó el lugar de una montaña. Wallace Stevens

DIOS CREÓ el primer poema Alcanzó lo que ningún poeta ha logrado Hacer entrar en él la vida Abrió la puerta del lenguaje Y llenó el mundo de pájaros De árboles De ríos Su transparente Creación Coincidía en cada cosa con su palabra Cada pétalo de la rosa Cada gota de rocío Cada luz y cada sombra Su mano sobre el Caos Congregó todas las aguas Un soplo hizo emerger su heredad Donde levantó el Árbol con sus frutos Su amor forjó la pareja humana Eternamente junta y distante Como el día infinito y la noche Que no acaba Soltó a la paloma del naufragio Hizo la piedra profunda que guarda su silencio ¿El misterio cifrado del Universo? Organización Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

141


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Vio en la belleza La Torre de Fuego de la poes铆a Se hizo hombre Y camin贸 sobre la Tierra A Juan Ram贸n Molina

Organizaci贸n Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

142


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Los ornitólogos saben QUE LOS PÁJAROS cantan Para no morir de asfixia Que el ave ensaya su silbo Sin la intención de la belleza Que no es la luz del sol La que lo impulsa Ni el follaje del árbol Que lo abraza Los pájaros no saben Que salvan al mundo Del naufragio Que su inocente trino Es un relámpago Grabado sobre la piedra Eterna de la noche El ave no sabe que Dios le dio Un deber sagrado Ser oficiante de la luz

A Muhsin Al -Ramli

Organización Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

143


Del Teatro del Silencio al Parnaso

El colibr铆 es la mirada de Dios SUSPENDIDA sobre el mundo Vigilia ensimismada de la rosa Laberinto perfumado del caos

Organizaci贸n Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

144


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Organizaci贸n Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

145


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Rovena Bocci / Italia

Organizaci贸n Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

146


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Fratello Chiunque tu fossi Chiunque tu sia Il tuo viso sarà ricordato Per quella ruga sulla fronte Per quello sguardo pacato e sommesso Caduto nell’infinito, per quel sorriso abbozzato. Sei impresso nella mia mente Qualunque sia il tuo nome La tua razza, la tua pelle. Qualunque sia la tua taglia matricola o codice. Ti incontrerò un giorno, ti riconoscerò senza averti visto mai, per quella fossetta dove finisce il sorriso smorzato. Per quella tua silenziosa esistenza Per la tua oscura vitalità, che appare, traspare nel tuo cammino rasoterra. Ti urlerò Con la forza del pensiero La nostra alleanza Fratello.

(Da "Ciao... Sole") Rovena Bocci. Buona Giornata Rovena Bocci. Italia

Organización Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

147


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Ivonne Sánchez Barea / España

Organización Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

148


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Eclipse Sin dejar huellas ni invisibles rastros, más allá de la gloria de los astros, entre auroras de eternos arreboles, a obedecer iremos la divina ley fatal y suprema que domina los espacios, las almas y los soles. Sursum – Juan Ramón Molina Encontrar las manos enlazadas, reunir miradas en el éter de la estancia, distinguir el amor que nos abraza, dominar la lengua que nos calla. Sol y luna se besan en la noche, se besa el astro al satélite que orbita, en un abrazo eterno de un segundo, nace asombrado coronando el eclipse. Abrir de repente la cúpula celeste, ver las distancias, acercase hacia dentro, luciérnagas que acompañan a las aguas, apuntadas agujas del sur y de los nortes. Hallar el rumbo a Casiopea, entre azules alas y el goce de amarte, hundiendo los ojos en los tuyos, haciéndonos luz del horizonte. Nacer de las estrellas es destino, ascender sobre las huellas y las llamas, carnes incorruptas; olor a rosas y violetas, es la gloria abrochada en sincronía a las almas.

Copyright ©2013 Ivonne Sánchez Barea. Derechos reservados - All Rights reserved. Ivonne Sánchez Barea

Organización Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

149


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Pintura dedicada a Juan Ram贸n Molina

www.ivonne-art.com

Organizaci贸n Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

150


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Organizaci贸n Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

151


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Juan Fran Núñez Parreño / España

Organización Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

152


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Soneto a Juan Ramón Molina Admirado Juan Ramón Molina, escritor hondureño universal, creador de poesía divina con versos de belleza sin igual. Viviste y sentiste con gran pasión, escribiste siempre magistralmente, siempre todo desde tu corazón, siempre todo desde tu genial mente. Son un ejemplo tus literaturas, eres ejemplo de la Hispanidad, ejemplo para tu patria Honduras, ejemplo de toda la humanidad. Te fuiste en un momento imprevisto con los mismos años que Jesucristo.

Juan Fran Núñez Parreño (Villamalea, Albacete, España)

Organización Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

153


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Haikus a juan Ramón Molina De Castelar y de Rubén Darío: sus alabanzas. Versos que tienen un sentido macabro: "Después que muera". Soneto triste: "Madre Melancolía", vital hastío. Soneto bello: su "Pesca de Sirenas", es tan sensible... Un muy buen cuento tan bello y armonioso: se llama "El Chele" Influyó en "Tréboles de Navidad" su amigo Rubén Darío. Lindos sonetos: "El Rey Lear", "Yago"... dedicó a Shakespeare. Su canto "El Águila" lo alabó Castelar, obra maestra. "Salutación a los Poetas Brasileños": genial. Por escribir "Un Hacha que Afilar" pena de cárcel.

Juan Fran Núñez Parreño (Villamalea, Albacete, España) Organización Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

154


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Organizaci贸n Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

155


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Rafael M茅rida Cruz-Lascano / Guatemala

Organizaci贸n Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

156


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Salutación I A: Juan Ramón Molina Poeta hondureño (1875-1908)

Guatemala te viene a alabar prístino vate, tu prosa ilumina Del Valle te ve grande como el mar Asturias te corona en paladín Contreras de flores llena el jardín FroilanTurcios siempre quiso apoyar Mágico cielo tu letra ilumina melódico ritmo que es maravilla, Lírico canto que un ángel domina, orfónico trazo en tus manos brilla, húmedad de lobreguez vespertina que en vida llegaste solo a la Orilla nació en tierra chapina ¡Morazán! de leyes presumió el hombre galán Del Valle: José Cecilio del Valle Asturias: Miguel Ángel Asturias Contreras: Álvaro Contreras Vélez Morazán: Sobrenombre, que le fue dado por su porte.

Salutación II Tu visión modernista hizo temblar Pájaro poeta mago Salvaje Hechicera pluma que hace Llorar enseñando quien era Don Ramón el hombre nos deja su corazón hondureño, el orbe pudo cruzar Acólito que pintas el paisaje hermético asceta de noche obscura olímpico esqueleto y tu linaje prolífico en mirar visión futura crepúsculo sueño abrasa el ramaje luminaria que corona tu altura paseaste en tu montura arrebol Comayagüela te bañó en sol. Arrebol: color bermejo.

Organización Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

157


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Salutación III A ti, noble vate excelso y leal te pido inspires mi letra que ensalma Tu pluma alejada de todo mal la frente coronó con flor de lís sin la paciencia del pobre de Asís eterno eres en lugar celestial Creo comprender que tu letra ensalma Porque navegamos el mismo río De ti solo sabemos de la calma remanso que heredamos de Darío en vuelo de águila dejaste el alma Tu gloria de ayer hoy es triunfo mío Juntos sabemos por y a que vinimos Tú allá, yo aquí, esta vereda seguimos Pobre de Asís: San Francisco de Asís. Ensalma: A fuerza de exponerla, la aprendemos Talma: Que nos Abrigo, por su ternura Calma: por su limpieza estrófica, infunde calma. Darío: GRANDE POETA Rubén Darío. Alma: Que en sus escritos deja la vida… el alma.

Salutación IV A ti, noble vate excelso y leal te pido inspires mi letra que ensalma Tu pluma alejada de todo mal la frente coronó con flor de lís sin la paciencia del pobre de Asís eterno eres en lugar celestial Creo comprender que tu letra ensalma Porque navegamos el mismo río De ti solo sabemos de la calma remanso que heredamos de Darío en vuelo de águila dejaste el alma Tu gloria de ayer hoy es triunfo mío Juntos sabemos por y a que vinimos Tú allá, yo aquí, esta vereda seguimos Organización Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

158


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Salutación V Melpómene con todo su querer te inculcó conciencia de alabardas… Y en esa consciencia fue tu crecer quien tanto lastimo tu corazón en tu corta existencia fue ilusión bajo la luna que te vio nacer. En el cofre de pandora tú guardas la forma propia con tu nato estilo porque nunca te inquieto hacerlas largas ese carácter fuerte e intranquilo son solo tristes herencias gallardas con el grito de la Venus de Nilo voces que nunca se llevará el viento dejas en testimonio… de ese acento. Alabardas: De la propia región.

Organización Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

159


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Dr. Rafael Mérida Cruz-Lascano "Hombre de Maíz, 2009" Guatemala, C.A. (Red del Centro Histórico Guatemala. Dramaturgo, César Chupina M) Premio internacional, Turpial de Oro. 2009. Venezuela. SVEA . “Sociedad venezolana de escritores y artistas, Internacional” Primer lugar, Premio Internacional de Poesía Poeta Iberoamericano 2010. (Poetas Iberoamericanos del Orbe, Fabio A. Pavón M. California USA) 2011, Junio. La Red de Escritores de Coquimbo, Chile. Ganador del Primer Lugar en el "Concurso Lanzamiento Revista Excelencia Literaria” Internacional 2011. Premio Internacional “Laurel de Mirra UHE, “El valor de la Mujer”.La Unión Hispanomundial de Escritores -UHE- Perú, Premio mundial a la Trayectoria 2011, SELAE, Italia. (Sociedad de Escritores latinoamericanos y Europeos) EL MERIDIANO: Es un sub-género del estilo “Soneto” creado por el poeta guatemalteco Rafael Mérida Cruz-Lascano, tiene la siguiente preceptiva: --Primera Estrofa: (Cabeza) Un dístico o pareado, A B, endecasílabos… el primer verso agudo y el segundo llano, que será el que marca el tema o fondo de la siguientes... --Segunda estrofa: Cuarteta aguda ACCA., rimando con el primer verso agudo del pareado, obliga al tema o fondo de la; -Tercera estrofa: octava real BCBCBCEE.- El Segundo verso del dístico obliga (al tema o fondo) y el ritmo aconsonantado, encadena a la Octava real, o sea… la estrofa finida- Acepta: Octosílabos, decasílabos, endecasílabos; Dodecasílabos, pero nunca libres debido a su exigencia rítmica.

Organización Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

160


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Organizaci贸n Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

161


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Diana Lee Dyck / Canad谩

Organizaci贸n Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

162


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Juan Ram贸n Molina Thy eco of galaxies tide, memories of present and past. This truth speaks to us even still. Tis guided words in spirits light, Searching thy divine purpose, within souls. Hearts will rise in thunderous joy. Tis Juan Ramon Molina who lives on. Ageless in time, a true believer. In each and every one of thee exists.. His passion hath ignited our flame. Thee of universal spirit hath passed through. Such is thy brilliance, bound in thy books of leathered wisdom. Singing of faith, the eternal breath for hope.. Within thyself must truly believe. The rest, then will find thy script, upon the paper We praise thee in unity, for a world of justice, For thy devine beauty, within the artist. Tis thy beginning of Juan Ramon Molina who doth exist upon thy true dreams of reality.

Copyright / Written by Diana Lee Dyck April 28th, 2013 Canad谩

Organizaci贸n Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

163


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Maria do Sameiro Barroso / Portugal Delegada Cultural del Liceo Po茅tico de Benidorm en Portugal

Organizaci贸n Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

164


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Inquietude Para Juan Ramón Molina

Não é inocente o acaso, nem as palavras que a ti me levam. Clara é a mutação das metáforas, a melancolia, uma ferida, a voz que arde. Na música, cantam as rodas do medo, a casa, a terna infância, o seio materno, a terra imensa. A voz é um poço nocturno onde Orfeu modernista derrama a lua, o fulgor da cidade, e se perde, no rosto imenso onde os crótalos antigos enlouquecem, perdidos na vertigem do tempo, em busca da palavra, do poema, em noites tristes, máquinas insones, pombas acesas nos dias repletos de bálsamos. Inquietud No es inocente la casualidad ni las palabras que me llevan a ti. Clara es la metamorfosis de las metáforas, la melancolía, una herida, la voz que quema. En la música, cantan las ruedas del miedo, la casa, la tierna infancia, el vientre materno, la tierra inmensa. La voz es un pozo nocturno donde Orfeo modernista vierte la luna, el resplandor de la ciudad, y se pierde, en el rostro inmenso donde los crótalos antiguos enloquecen, perdidos en el vértigo del tiempo, en busca de la palabra, del poema, en noches tristes, máquinas insomnes, palomas encendidas en los días repletos de bálsamos. © Maria do Sameiro Barroso - (Portugal) Traducción al castellano de Julio Pavanetti Organización Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

165


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Maria Oreto Martínez Sanchis / España

Organización Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

166


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Moribundo (Homenaje a Juan Ramón Molina)

Cae, gota a gota, el cansancio de esta juventud desengañada, que, como alféizar sin barandilla, precipita al indiscreto, desde el trapecio en el que se cobija el miedo, hasta la nada sombría que lo acoge, contorsionado en un tiempo sin nombre, encadenado a la tosca brisa. Y yo, que sueño quimeras perdidas, exiliado de ti, mi bella Honduras, alejado del aura que me acogía peno, lloro y me agarro como poseso a la sombra del alféizar, a la mano que espero que se extienda para sujetar mis sueños. Lejos del aura, la sombra me espera, la noche callada me exige una sonrisa. Mi boca, payaso entre lágrimas, esboza el terrible espectro de la hueca risa. La luna ciega me guiña un ojo y yo me entrego al manto negro que me ampara y cobija.

Maria Oreto Martínez Sanchis L'Alcúdia (Valencia) España DERECHOS RESERVADOS

Organización Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

167


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Sirena bella Señora soy de las aguas y del mundo sumergido, mis cantos son brisas suaves que burlan al marinero. Angustiado por su amor persigue mi melodía sin encontrar a la ondina que robó su corazón. Río y canto sin piedad del trotamundos que me ama. Nunca probará mis labios salobres como la mar. Solo sabrá qué es soñar por no haberme poseído, nunca beberá pasión de estos labios engreídos.

Maria Oreto Martínez Sanchis L'Alcúdia (Valencia) España DERECHOS RESERVADOS

Organización Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

168


Del Teatro del Silencio al Parnaso

El licor de mi bebida Jadeaba de amor entre tus piernas, columnas de alabastro al claro sol... Alegre fruta macerada en bol rezumaba en tu flor como galernas. Yo, Juan Ramón, perdido en ese beso que siembra la belleza de la vida, te regalo el licor de mi bebida, pasión sublime de agitado exceso. Y soy lumbre de tormentosa lava, ambrosía de infantes, pan de esencia, transmutado en la fruta del placer. Y soy el hombre que su mástil clava en el musgo que absorbe su presencia, higuera sana, brote del querer.

Maria Oreto Martínez Sanchis L'Alcúdia (Valencia) España DERECHOS RESERVADOS

Organización Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

169


Del Teatro del Silencio al Parnaso

El poder que mata Desgarrada leyenda que pervive en las ignotas entrañas de la tierra, eso eres, Juan Ramón, un héroe de inmaculadas manos que sufrió por envidia ajena. Un hondureño apegado a sus raíces, que murió como una golondrina, en la injusticia del exilio. No existe nada más importante que la palabra escrita, transmisora de glorias y detractora de abusos. ¿Ignorabas, acaso, que no habría remisión para tu sinceridad? ¿Ignorabas, acaso, que no habría indulto para tus denuncias? En el momento en que tu espíritu puro vertió en las páginas sus sagradas palabras, se condenó al encierro, como un delincuente, como un asesino... Se condenó a la humillación y a la cadena perpetua de la represión. Dejaste de ser amigo y fuiste el único enemigo. Palabras gloriosas que saben a magia, a dulce fresa con nata montada, si son halagos, aunque sean falsas... Pero ¡ay de quien intente plasmar con su pluma la verdad amarga! Arderá en el infierno de los justos, desterrado de su patria por el poder humillado y vilipendiado será hasta su último dolor.

Maria Oreto Martínez Sanchis Organización Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

170


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Abrumado por la infinita acusación (Soneto) Picando piedra con las manos yertas mi espíritu libera la impotencia que siente ante la crédula inocencia que lo ató a unas cadenas semiabiertas. “Un hacha de afilar”, fuiste tú, Sierra, un Judas, un traidor a la amistad. La alada muerte grita: ¡Impiedad! Y un aciago dolor cadenas cierra. Y muero dichoso ante la falsía que maquinaron mentes turbulentas al colgarme el collar de la vileza. ¡Alma mía, no grites de tristeza que no me acusarán de hipocresía las mentes que tramaron las afrentas!

Maria Oreto Martínez Sanchis L'Alcúdia (Valencia) España Correo electrónico: oretomartinez1@gmail.com DERECHOS RESERVADOS EN SAFE CREATIVE

Organización Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

171


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Teresa Arjona Calvo / España Miembro del Liceo Poético de Benidorm

Organización Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

172


Del Teatro del Silencio al Parnaso

A Juan Ramón Molina Acróstico Alcatraz o paloma en otros cielos Jamás sembró en los campos roturados Universal en voz y en altos vuelos Asombró con sus versos liberados. Nacido en surcos hondos y pequeños se alumbró con el fuego de otros leños. Rítmica danza en su galope airoso Aferró el poco tiempo que tenía Mostrando al mundo, estricto y vanidoso, Otros cauces de lírica porfía. Nívea sangre de imperiosa bruma frenó sus versos y su breve pluma. Modernista en poemas y aventuras Orientó su camino hacia Darío. Limando antiguas rejas y ataduras Impidió la sequía de su río. Nadie como él vivió en tan bellos lares Apresando otros vientos y cantares. * Su vida fue un salón de espejos rotos con esquirlas clavadas como anzuelos pescando en mares blancos y remotos que arañaron su piel como flagelos. Cada verso mostró su vida entera como en un lirio está la primavera.

©Teresa Arjona

Organización Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

173


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Luis Miguel Rubio Domingo / España Miembro del Liceo Poético de Benidorm

Organización Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

174


Del Teatro del Silencio al Parnaso

La sextina de Juan Ramón Molina (Glosando las palabras-rima: vacua, prócer, nadie, túnel, cambio y éter)

Un Polifemo de pupila vacua hallo en El águila de nuestro prócer. Rasgos barrocos propios. Antes nadie supo encontrar los vanos de este túnel del tiempo y preparar el justo cambio: solo los dioses viven en el éter. Los dioses de la tinta ungida en éter que Juan Ramón Molina niega vacua. Feliz quien como Ulises busca un cambio sin pretender la dignidad de un prócer. ¿Verlaine o Baudelaire? Vedado túnel para aquellos que no recuerda nadie. No existe joven que no encuentre a nadie porque el primer amor escape al éter. Una muerta será la luz de túnel, la virginal melancolía vacua de los retratos de salón del prócer donde una ninfa vaticine el cambio. Sobre el insomnio el tiempo pide un cambio. Nadie puede olvidar la muerte, nadie. Los ojos de la amada encuentra el prócer como los soles del delirio, en éter. ¿Quién fía al artificio de la vacua existencia los pífanos del túnel? Pocos escapan del estrecho túnel de los excesos sin mediar un cambio. Días de alcohol en brazos de la vacua analgesia de amor, sin ser de nadie. Noches en que, adentrándose en el éter, la muerte adusta reclamaba al prócer.

Organización Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

175


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Sin honores partió del mundo el prócer que atravesó como una llama el túnel de la Historia de Honduras hasta el éter. Por justicia, su pueblo pide un cambio para que no lo tache nunca nadie de trovador de poesía vacua. Negó la vacua preceptiva al prócer para que nadie conociera el éter. El túnel terminó. Se anuncia un cambio.

Organización Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

176


Del Teatro del Silencio al Parnaso

A propósito de El salón de retratos de Juan Ramón Molina (sexta rima) Retumbaba el silencio en el espacio en que los nobles lienzos peinan canas. Sostenían los muros de palacio con los metales de sus glorias vanas, y en un reloj de péndulo las horas borraban su pintura, corruptoras. Espejos de una náyade, en la fiesta, eran los ojos de tu rostro ausente. Su mirada nostálgica y honesta tendió a los míos un secreto puente y una sonata similar al llanto hizo que palpitara con tu canto. Mientras la orquesta de tu voz gemía aquellas notas de cristal humano, y de tus ciegas manos eran guía las pestañas postizas del piano, imaginé en tu lírica el lamento que en las arenas estridula el viento. Si en los retratos brillan las solapas llenas del bronce antiguo de las copas y los colores vivos de los mapas representan la sangre de sus tropas, yo seré desertor en el desierto donde soñé tu música despierto.

Organización Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

177


Del Teatro del Silencio al Parnaso

La locura de la literatura Literatura, dime, ¿qué locura intentaremos hoy para encontrarte? Puede que Venus finja estar en Marte y me confunda la materia oscura que devora los términos del Arte. Puede que un ave venga a hacer un nido en una rama rota, en una esquina, y que recuerde a Juan Ramón Molina persiguiendo un hexámetro perdido en un silbo gomero de la China.

Organización Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

178


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Organizaci贸n Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

179


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Maria de Lourdes Hernández Fuentes / México

Organización Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

180


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Letras para un ilustre modernista Leí de tus letras prosas maravillosas, hablando de mil cosas, y hasta le escribiste a las rosas. Fuiste un poeta modernista lleno de ideas al escribir tu imaginación dejaste salir y por siempre hacerlas vivir. Ahora que yacen tus restos inmortalizado es que estas, pues tus luchas son glorificadas y Honduras piensa en ti. Muchas fueron las obras que dejaste al morir valiosas joyas recaudas en honor en libro para ti, y hoy leemos tus grandes prosas con orgullo son igual, escribiendo alguna glosa como ofrenda para ti. Juan Ramón Molina hondureño de nacimiento y el más grande poeta modernista hasta su muerte.

Guadalupe, Nuevo León México

Organización Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

181


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Jesús Úbeda Fuentes / España

Organización Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

182


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Volverte a ver Traspasa profundo el tiempo mi cama asediada. Sin despertar en esta nube cuento los días, Difuminada en el horizonte es almohada, Alma aterrada, alas de tela, cálidas frías.

Tintero Trato para no entrar al trapo no andar de luto, me evado, escapo y escupo. Sonrisas por doquier, el olor de este dosier, suero fisiológico, lógico rocín rocía tinta. Onanista mente construida por piezas de Tente, tentempié de letras tenientes a subalternos condescendientes. Fundente caja de dientes, lentes ante el fundamentalismo diario. Melodía tardía del tranvía de mediodía, sin mencionar palabras de amor, te adoraría.

Jesús Úbeda Fuentes España

Organización Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

183


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Marietta Cuesta Rodr铆guez / Ecuador

Organizaci贸n Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

184


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Caminante del mundo en 33 Poema dedicado a Juan Ramón Molina

Juan Ramón CAMINANTE del mundo en nuevas latitudes, en cortos treintaitrés tus ojos se cerraron para seguir brillando más allá de la vida. Pero vistes la vida con ojos más profundos los problemas, las causas , los defectos del mundo, visitaste el orbe fundiendo entre tus versos los pueblos, las ciudades, engrandeciste tu alma y tu inmenso talento cantando a las orillas de tus letras los caminos, versos que enriquecieron tu gloria , tu destino. Prisionero de tu libertad, de estilo Modernista transeúnte de Europa y Sudamérica, trebolaste euforia y Navidades buscando en los ojos de los niños la inocencia del hombre. -En dónde estás ahora? -se fue a pescar sirenas! Acaso las ondinas te hechizaron con voces encantadas, te llevaron al mar para escuchar poemas en olas ondulantes? porque “Nada es Todo” para llegar al sol de tu memoria. Con un abrazo Latinoamericano y del mundo

Marietta Cuesta Rodríguez Cuenca-Ecuador

Organización Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

185


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Norma Maquil贸n / Ecuador / Uruguay

Organizaci贸n Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

186


Del Teatro del Silencio al Parnaso

La infanta niña Saciar el hambre quiere la niña todo es cochambre llora la niña. La madre adicta leche drogada del pecho aplica a su hija amada. Casa lindera retumba el eco que desespera el llanto seco. La han denunciado la llevan presa ¡Orfelinato, a cambio reza! Tiene una abuela de alma mezquina cierra la puerta llora la niña. Ya tiene casa y quien la guíe leche en la tasa, y la niña ríe.

Organización Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

187


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Esteban Nova Hern谩ndez / Guatemala

Organizaci贸n Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

188


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Utópicos Pensamientos Contemporáneos a Juan Ramón Molina

I Las luces son como los versos, el amor como el agua, que le dan vida a todos los corazones muertos. II Lee tu alma, escucha a tu corazón, es el espíritu del son de la vida, que es la mejor música que escuchamos cuando estamos solos en los conciertos de la humanidad. III La felicidad no tiene límites, pero la paz sí tiene su periferia en los escollos de la tristeza, verdad ilusoria que nos hace soportar todo lo utópico ilusionadamente.

© Esteban Nova Hernández (Delfos Hénova) Chiquimula (Guatemala)

Organización Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

189


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Wanda Margarita Lluveras G贸mez / Puerto Rico

Organizaci贸n Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

190


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Habitante del amor Por unos ojos podías vivir o morir. Eran hijos de la noche con el brillo de un mártir voluntario. Ambos te debilitaban al mirarte; esclavizando el mismo centro del alma, enredándolo en penas dulces, en penas aguardadas, penas habitantes del amor, de los que esperan. Por unos ojos viajabas hacia las estrellas. Tenían tal magnetismo que te llevaban al lugar infinito de unas pupilas bellas. Esos ojos... {tenían la potestad} para victimizarte eternamente, o de llevarte a los abismos negros, sin que sintieras el miedo en la frente. Y tú aguardabas con una sonrisa a la causante tal vez, de la muerte.

Wanda Margarita Lluveras Gómez / Puerto Rico

Organización Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

191


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Ibis Fue la compañera ruda. Latigó con fuerza tu ser. Te dio su vinagre amargo. Hirió tu costado hasta más no poder. Aunque la rechazabas, Empedernida quiso caminar contigo hasta dejarte saber su nombre, tan amargo como la hiel, como el vinagre que te dio a beber. Era su cumbre tu rostro doblegado. Quiso llevarte en las entrañas como un hijo lleno de los dolores que cargaba más no pudo tu palabra detener. En cada una la delataste, le desgarraste el alma. Con ellas rompiste los secretos en desahogos de la melancolía.

Organización Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

192


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Como Ibis prendido en oro te alzaste en cada letra viviendo en ellas hasta quedarte en la memoria.

Wanda Margarita Lluveras Gómez / Puerto Rico

Anhelo Herido Te quedaste con tu anhelo herido en tu propia playa con el pulso de coral y el olor de mar esmeralda. Ese mar unió tus lágrimas al agua. El marullo se estremeció al sentirlas: tan humanas, tan desoladas, tan cercanas. Las arrulló entre la espuma blanca. Las meció con su vaivén salado. Le abrió los brazos sin límites acogiendo todo lo que eras y sentías; dejando así que tus lágrimas fueran también las suyas y todas las besó hasta sentirlas.

Wanda Margarita Lluveras Gómez / Puerto Rico

Organización Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

193


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Poema Enaltecido Cobijado bajo un terruño celestial, nació en Honduras el poema enaltecido que a veces se transformaba en tristeza, en remotas soledades, y en añoranzas de una tierra. Sus despedidas amorosas fueron desplegadas en letras, en páginas que con lamentos sentían el dolor de lo perdido, el dolor de lo vivido. Comprometidas con la libertad quisieron pulular en: los días puros, claros, en los de las noches obscuras, en los sentimientos aunados. Y volaste dejando tu verdad hecha palabra a las cúspides hermosas, aunque lejanas.

Wanda Margarita Lluveras Gómez / Puerto Rico

Organización Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

194


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Reposo Puedes reposar dejando... dormido el olvido. Ya tus ojos libertados miran el arrullo de amor de la fontana. Ellos descansan bajo la rima de una lluvia nítida; la cual cubre tu carne llenándola con la luz cándida activa. La lluvia hace desaparecer las noches de cristales obscuros; creando para ti muchas primeras mañanas, en un sueño primoroso derramado en la almohada. Versos de gloria Te fuiste lejos de tu amada Honduras para embeber de las corrientes culturales de otros horizontes. Te llevaste como bagaje basto todos tus versos salidos del alma. Fueron tus caminos: versos universales, versos de tiempos esforzados, versos que se iban a las tierras remotas; versos que regresaron condecorados con glorias. Wanda Margarita Lluveras Gómez / Puerto Rico Organización Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

195


Del Teatro del Silencio al Parnaso

JOSÉ LISSIDINI SÁNCHEZ / URUGUAY

Organización Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

196


Del Teatro del Silencio al Parnaso

El Príncipe de los poetas “A Juan Ramón Molina”

La orgullosa “águila” hondureña, remontó vuelo a la universalidad desde Comayagüela, y su obra floreció cual “Tréboles de Navidad”. Aún en prisión encadenado por solo “Un hacha que afilar”. La bella “Pesca de Sirenas”, ni la ira de Sierra pudo evitar. Triste como sus versos, el exilio. Fatiga abrumadora, “Madre Melancolía”, Aunque fue el final ayer, en gris oscuro, La pluma traza hoy, su áureo día. Juan Ramón Molina. Letra y fusil. Poeta de camino a un mañana. El clamor de los justos te ha elevado, hacia la cumbre del alma americana. Nació en el fondo azul de las montañas. ¿Su signo? Conquistar brillantes metas. Logrando entre blanco y negro escapar, forjo su destino, Príncipe de los Poetas. Te saludamos desde las Américas, los libres poetas trashumantes. Y tu Honduras hoy te ama seguro, mucho más que antes.

Organización Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

197


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Pedro Miguel Castro Ramirez / Per煤

Organizaci贸n Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

198


Del Teatro del Silencio al Parnaso

JUAN RAMÓN MOLINA

Organización Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

199


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Humberto Ramirez Sánchez / México

Organización Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

200


Del Teatro del Silencio al Parnaso

¿Con qué el artista se inspiraba? Un día me dijeron que se necesita para escribir tan bellas palabras, ¿Si talento, arte o ciencia? Y a mi mente entró la duda. Como el resplandor por el ventanal, o afluente sin caudal, ¿En qué me inspiraba? o ¡solo las palabras se daban! ¿Cómo hacía para plasmar? eso que nadie veía, y me quede en la nada con una mirada en lo que mi estaba. ¿Cómo hacia el artista para esculpir, escribir o pintar? solo me hice mil ideas pero ninguna encajaba. ¿Acaso será una vista que nadie tenga?, ¿Unas manos que nadie posea?, ¿Perfectos oídos para escuchar?, ¿Qué era?, solo pensaba. ¿Con qué el artista se inspiraba?, ¿Con una diva, un sueño o meta por el cual tanto luchar?, En lo más profundo de mí no encontraba. Y solo pude contestar , que el artista crea de la nada o más bien del todo que nadie miraba, eso que siempre se obviaba.

Organización Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

201


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Que no se necesitaba tener amor, dolor o valentía para dejar una huella en la arena de la playa. Que al igual el artista no nacía de la tinta, mármol o pintura , si no aún más que eso necesitaba, si no probar de la mieles de la locura. Para encontrar eso que todos obviaban perdiendo en el tiempo su tintura, sus matices, colores , texturas y dejar en ello hasta el alma.

Organización Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

202


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Palabras de fuego ¡Quien tuviese una ninfa de fuego! para poder decir esto que tengo muy dentro en mi tosco pecho, para que mis palabras ardan con su fuego. Para inspirar a hombre y mujeres con la fuerza de los mares, con el rugir de los volcanes, con el sol y su azote. Para inspirar a poetas y artistas, a sabios y hombres de ciencia, personas atormentadas y adoloridas melancólicas o enamoradas. ¡Quien tuviese una ninfa de fuego! para sembrar en el hombre valor, alentar a los arrodillados para gritar en el viento aquí estoy. Para inspirar a reinas y reyes con las palabras más sublimes, con los encantos más sutiles, con la verdad tatuada en la piel. Para inspirar a todas lenguas a no callar por terror nunca más, a desprenderse de la soledad y atarse mil veces a la felicidad. ¡Quien tuviese una ninfa de fuego! para que ardiese mi voz en el viento, se fundiese como metal mí son y se quedase por siempre en vos.

Organización Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

203


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Para inspirar a pueblos y naciones para que jamás su dolor callasen, para clavar en ellos valor y coraje y mi voz disuelva las cadenas del ayer. Pero vedme aquí callado sin nada, capturado en esta temible cobardía, sin poder decir alguna palabra, a quienes tanto necesitan escucharla. Capturado por el silencio en la prisión de los congojados, solo pensando ¿Por qué estar vivo? minuto a minuto, segundo a segundo. Esperando mi triste muerte, que llegase y me diese a quien contarle, a ella solo a ella mis palabras que arden con la intensidad de mil soles. Para inspirar a toda generación por llegar a nunca volver a callar a guardar silencio por miedo o cobardía a defenderse hasta con sangre, piel y vida.

Autor: Humberto Ramírez Sánchez. País: México. Estado: Michoacán. Ciudad: Nueva Italia.

Organización Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

204


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Organizaci贸n Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

205


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Roberto Rodr铆guez / Puerto Rico

Organizaci贸n Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

206


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Recuerdos Una mirada radiante alegraba el corazón, de aquel joven inocente y muy dulcemente la joven inocencia pasaba desapercibida a pesar de las heridas que marcaron su vida. En su rostro se reflejaba el corazón ardiente lleno de esperanzas lleno de placeres. Así como los albores de la aurora su resplandor iba en aumento hasta alcanzar la plenitud. Aquella humilde juventud aún vivía en su memoria eran recuerdos eternos llenos de amor y de gloria. La vida se le apagaba; se extinguía como la luz la gloria de su juventud iba tras la esperanza. Aunque lleno de templanza contemplaba su amargura toda su imagen estaba rodeado por un lamento. ¡Adiós! "mi querido pueblo" y su memoria finita se marchitaba por la distancia de aquel dulce, querido, recuerdo.

© Roberto Rodríguez

Organización Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

207


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Pablo Vel谩squez Ortiz / Guatemala

Organizaci贸n Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

208


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Juan Ramón Molina Su voz vive en las letras poesías respiran con puño es padre del verso no es de Honduras es pupila de los hondureños. Poeta descansa en las caricias del silencio tumba abrazando al delicado cuerpo. Molina presente en el remolino de los reportajes periodísticos. Su sombra corteja a la cintura del saber su sangre se vuelve letra en los libros su boca aún baila en la escena de los poetas, su nombre bosteza en el universo. Acaricia tierra chapina para beber el saber escribe “El águila y la calavera del loco” en el hábitat de los quetzales. Poetas brasileños no lo olvidan por la salutación primaveral. Aún pinta huellas en España por abrir ojos de “ABC” en Madrid. Sonetos románticos entre cejas y pestañas. Escritores bordean a Molina con poesías, sinfonías y artículos. El Poeta Pablo traza culto con el vestigio de su voz y su palabra justa.

Organización Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

209


Del Teatro del Silencio al Parnaso

María Guadalupe Hubeñák / Argentina

Organización Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

210


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Tributo literario Juan Ramón Molina, un eximio, periodista. un coronel honorable. Un político respetable, un diplomático avezado, un poeta muy honrado. Un escritor, de renombre, un pensador literario que dejó su huella, legendario. Un preservador del ambiente. con sensibilidad que reflejaba, en la prosa que narraba. Un panfletista apasionado, que escribía y publicaba con afán trascendental. Un poeta universal, que salió de Centroamérica, para embeberse de culturas, y crear poesía pura.

Organización Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

211


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Silvia Savall / Espa帽a

Organizaci贸n Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

212


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Cuartetos Mañana cuando me vaya llevaré tras de mi interminables recuerdos, aquel tesoro que jamás hizo daño a nadie cuando la realidad fue fantasía y el desencanto, deseo. Día tras día representé un papel ajena a previstos acontecimientos, ellos, desfilarían como audaces soldados. Quizá fui testigo directo ante el maltrato de canceradas pupilas pero los ejemplares caían rendidos sobre las manos. De pronto, dos gloriosas puertas se abrían, desdoblando una profunda e irremediable seducción a través de confeccionados cuartetos. Extirpaban, fuegos violentos en médulas escurridas cuando los desdenes caducaban bajo simbólicas doctrinas. Me petrificas, en amenes y enredados orgullos volviendo a ver ante mí lágrimas vertidas, elevas el torso, interpreto, percibiendo ánimas vencidas, mientras tanto, otros sonrojaban mejillas entre renglones encarnados. No puedo ignorarte, perdería la cabeza amablemente entre obsequiadas soledades. Hojas cubiertas en partículas de tinta extasían esa dulce blasfemia convertida en albores ungidos por verídicos amantes.

Organización Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

213


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Sabed, dadme, decidme Me envolvió el invierno aquel día cuando eras calma en las vestiduras de mi sangre… Sabed que el alabastro de tus manos vive y revive en los tapices del alma, mientras el embrujado aliento me espera y desespera en los albores de la luna llena. Dadme los versos, la tiara de luz, el cristal impoluto, la huella de tus ojos, tu paz, la mía, tus odas. Decidme, si la oración de los parpados fue el sepulcro, si fuiste nardo en espinas, amor en dolor, poeta dibujando lienzos en nuestras vidas.

Autora : Silvia Savall España

Organización Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

214


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Pensamientos Aquella tarde, el aliento se apagó en sus ojos… Rey de sueños en el dorso de su mano, en la mía, tatuados versos a fuego lento, odas blancas, azules como el cielo, cuando en la partitura eres tú mi pensamiento. Y gota a gota y paso a paso, elaboras jazmines en la boca, en el alma, en mi cuerpo, mientras, las negras lenguas condenan, arrebatan, vociferan, hacia senderos de inhumanas piedras. Heme aquí escuchándote, enamorándome de cada sílaba, de cada letra, muero en el índice de tu mano. Aquella tarde el aliento se apagó en sus ojos y en los míos…

Autora : Silvia Savall España

Organización Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

215


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Emig Paz / Honduras

Organizaci贸n Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

216


Del Teatro del Silencio al Parnaso

A Juan Ramón Molina, el Poeta Fuiste pluma cubierta de plata Entre cerros bañados de pinos, Los ecos de tu voz resuenan Bajos los puentes corriendo Entre las aguas bravías de tu tierra. Aun las señas de tus dedos se dibujan En las tardes con los radiantes celajes Donde fluye la llama de tu pecho Jugando con el mar de tus ideales. En este tiempo roído sin dobleces Siempre tenemos tus cuadernos enrollados Para leerlos mientras cantan las sirenas Aquellos cantos extraños orillados en la pesca. Sigue viva tu palabra delineada en poesía Siguen vivas tus ideas colgadas en las estrellas Y siempre en la lápida de un libro está escrito Aquí yace Juan Ramón Molina, el poeta.

Organización Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

217


Del Teatro del Silencio al Parnaso

L煤cia Helena Pereira / Brasil

Organizaci贸n Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

218


Del Teatro del Silencio al Parnaso

A Flor do Sertão para Juan Ramón Molina À esperada das chuvas Em solo árido ela floresce E embeleza a terra sertaneja Terra de tantos poetas e cantores. Com esta flor de cactus Eu te oferto, Molina, em pensamento, A exuberância vegetal do meu sertão Na sutileza dessa flor!

Lúcia Helena Pereira Brasil

ESTE POEMA, ESCRITO SOB A LUZ NASCENTE DESTE 25 DE ABRIL, DA LINDA LUA, EM MINHA TERRA NATAL SOBRE AS BRANCAS DUNAS E AS ESPUMAS DO MAR LEVAM, ATÉ JUAN RAMÓN MOLINA, UM HONDURENSE QUE MUITO AMOU SUA TERRA, O LINDO PORVIR DA NOITE ILUMINADA. OH! POETA HONDURENSE, VAGANDO PELAS ESTRELAS QUE SÃO O TEU LEITO, RECEBE ESTE BREVE POEMA, FEITO DE LUZ, CÉU E LUA. LÚCIA HELENA PEREIRA

Organización Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

219


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Dilercy Adler / Brasil

Organizaci贸n Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

220


Del Teatro del Silencio al Parnaso

A Juan Ramón Molina - Abrumador de lo infinito Juan Ramón Molina grande poeta hondureño de vida tão curta mas plena... tão plena! Vida profícua de amor patriotismo Vida profícua de sofrimento! transformou injustiça em poesia desejou a morte... grande melancolia... em viagem ao Brasil saudação em poesia vibrante e eloquente poesia Senti en alma un natural deseo de cantar a la orilha del camiño halle una lira no cual la del Orfeo y obedezco el mandato del destino. e em estado de agonia vociferou inconteste ¡Soy tu hijo predilecto, Madre Melancolía! Juan Ramón Molina grande poeta hondureño de vida tão curta mas plena... tão plena.. INFINITA!

Organización Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

221


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Dilercy (Aragão) Adler. Nasceu em São Vicente Férrer/MA/Brasil, em 07/07/50. É Psicóloga-CEUB/DF, Doutora em Ciências Pedagógicas-ICCP/CUBA. Mestre em Educação. Especialista em Pesquisa em Psicologia e Especialista em Sociologia. Publicou nove livros de Poesia. Três livros acadêmicos, um biográfico e um de história infantil. É organizadora da Exposição (poesia e fotografia-100 poemasposters de 61 poetas maranhenses). Organizou cinco Antologias poéticas e tem participação em mais de cem antologias nacionais e internacionais. Na atualidade está organizando a Antologia “Mil poemas para Gonçalves Dias”. Já recebeu vários prêmios, troféus e menções honrosas por trabalhos poéticos e culturais. Titular da Cadeira Nº 1 do Instituto Histórico e Geográfico do Maranhão - IHGM. Presidente fundadora da Sociedade de Cultura Latina do Estado do Maranhão_SCL-MA e Senadora da Cultura do Congresso da SCL do Brasil. É membro de várias Entidades nacionais e internacionais.

E-mail: dilercy@hotmail.com

Organización Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

222


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Organizaci贸n Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

223


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Víctor Alberto Jouvardás / Argentina

Organización Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

224


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Al Poeta Juan Ramón Molina Amanece, los rayos del sol, iluminan la gran ciudad. Al occidente del Río Choluteca, donde Comayagüela es flor. Danzan las Guacamayas en el ocre otoño, anunciando en el faldeo del Picacho que se alegra, sabiendo de la llegada del gran literato. La brisa casi fría del próximo invierno, promete bellas orquídeas de la Virgen. 17 de Abril fecha de nostalgias y tiempo. 1875, tributos del alma que emergen. Tu pasión en las letras y la política. Elogios vivos de Rubén Darío, Y salutación a los Poetas Brasileños. Que rosas, espinas y lágrimas cual amalgama. España y el “ABC, Madrid y su obra. El Águila, como Castelar alabo. Sinergia de principios en el alma mía, cuando entiendo de grandezas en el tiempo. Admirador de William Shakespeare Tu corazón palpita entonando tus sonetos Que el Rey Lear, Yago, Ofelia, y más latente El cuento El Chele palpitando en momentos De la mano de Terencio Sierra, el candidato. Truncó tu libertad de expresión y amistad. No importó para él tu dolor, y la penuria llegó. Hambre soledad y alcohol en desidia. Renueva la esperanza y al camino, con fuerza enaltece la apuesta. El Presidente Bonilla y Turcios, apoyan la nueva apuesta.

Organización Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

225


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Resurge su vida como los grandesRenueva sus amistades tras la memoria. Rubén Darío de Nicaragua y Oda a Mitre, al tercer congreso Iberoamericano y viva. En Europa conociste a Santos Chocano, de finuras llenó tu alma y dio letra. La Niña de la Patata, Bahía de Río de Janeiro, Pernambuco y la caída de Bonilla. Nuevamente el exilio y la historia repetirá, el delgado sendero del dolor y el olvido. La grandeza de tu alma es lastimada, y lo social ante tu sensibilidad te doblegó. Visionario oculto en un estrecho mundo. La época avizoraba el final de la etapa. La precaria condición despacio lo atrapó, y la necesidad junto a Otilia Matamoros lo cegó. Anunciaste tu partida como fuiste, un grande entre lo pequeño del mundo. Tu poema después que mura lo hiciste, tras una lágrima que surcó tu rostro. Seguro como siempre, y rodeado en tus sueños, dejaste sublime enseñanza. En una caminata por maculhuaca de San Salvador, el 1º de Noviembre de 1908, era domingo. Mientras las guacamayas lloraban. Las orquídeas tristes se marchitaban, el sol ocultaba sus rayos tras grises nubes, que auguraban una partida tras la grandeza. Tu corazón apagó su tic tac para descansar. Si puedo decirte grande entre los grandes, y decir a los cuatro vientos tu grandeza. Hace más de cien años, pero hoy vive. Uno de los más grandes poetas, que ha dado nuestra América Central. Hijo de Honduras su madre patria. Juan Ramón Molina un grande entre pocos. Organización Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

226


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Cuando Acaricio Tu Rostro En la inmensidad de tu grandeza, tomo la pluma y dejo fluir tu sentir. Propongo desde mi corazón, para darme cuenta que eres mi diario vivir. Tu cuerpo bello en la inmensidad, recorren mis ojos y ubican tu rostro, que de tus contornos trascienden e iluminan. niña trémula, América latina es tu nombre. Cuando escribo acaricio tu rostro, y entre mis manos tomo el bandoneón, escribo tu nombre y nacen notas musicales del alma mía eternas y ancestrales. Cuando acaricio tu rostro delicado, de sutil y viva porcelana fresca. Una suave e interminable brisa tierna, recorre mi existir y mi cuerpo. Palidece encaprichada la noche. La música penetra tras el silencio. Tus ojos cual verde aterciopelado, brillan como dos esmeraldas en la noche. Tertulias de recuerdos olvidados. Poetas de aquí y de allá, transitan tus largos caminos celosos de su destino. Hoy más que nunca habla tu humildad. Cuando acaricio tu rostro, y observo como tu sonrisa envuelve la mía, y tu corazón resuena en el mío. Capricho de bandoneón y pasión. Remembranzas, tu extensión lo amerita. Sentimiento de sentimientos absortos, sentimiento del Inca al Shelk’nam. Vastos territorios sometidos en libertad.

Organización Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

227


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Cuando acaricio tu rostro niña, y tu mano toma la mía, ennoblece mi sentir, y en tí me engrandece, el jugar tus juegos y disfrutar tu alegría. Cuando acaricio tu rostro, veo el mío disfruta de ser el tuyo. Mí corazón palpitar de nuevo quiso, en un incansable renacer del tiempo. Cuando escribo acaricio tu rostro Cobijo la necesidad de estar y de ser, compartiendo todo y por que no, la misma vida junto a ti en un instante. Niña de donde fueras en el alma mía. Música, tamboril, dos por cuatro y bandoneón. Cobijo y ternura de la diversidad eterna pasión, que comprendes bandoneón de mi vida. Si cuando te miro acaricio tu rostro, La diversidad musical compagina el presente y entre mis viejas manos te tomo, y nacen notas musicales, del alma mía eternas y ancestrales.

El silencio de dos voces Dos voces en el silencio de la vida alegran la existencia, y sus notas musicales forman la orquesta sinfónica jamás vista. Sus preludios invaden el sentimiento y proclaman el amor vivo en el sentir de una mujer enamorada cual sonata nocturna, despertando al son del violín y el canto de las ninfas ocultas en el secreto de amar en la inmensidad, y la diminuta existencia en un instante eterno en la pasión de la verdadera necesidad de sentirse amada. Víctor Alberto Jouvardás Río Grande – Tierra del Fuego - Argentina Organización Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

228


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Organizaci贸n Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

229


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Ysabel Margarita Faul / Argentina

Ysabel con su hermano Carlos Faul

Organizaci贸n Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

230


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Juan Ramón Molina Poeta que inmortalizaste momentos paralizándolos a través del tiempo sin haberlo podido detener en tu propio cuento. Poeta que caminaste en esta tierra con los pies sobre el mundo y tus alas sobrevolaron más allá del tercer cielo. Poeta que has habitado estas tierras desprovistas de sueños y que ha decidido emprender un nuevo viaje para trascender en lo eterno.

Poeta de la Gloria Tu gloria te invita a renacer para sumarte desde el horizonte a ese mundo poético y de ensueño al que estuviste ligado. Tu pulso palpita acorde a tu corazón que mora en un eterno pedestal y tus versos se tiñen de tu sangre de tu risa en el reinado que te coronó para vivir eternamente acariciado por tu público que nunca te olvidará. Ysabel Margarita Faul (Santa Fe, Argentina) Organización Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

231


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Nelly Robella / Uruguay

Organizaci贸n Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

232


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Al poeta Juan Ramón Molina Desde esta ciudad que baña el Plata bendecida con médanos y pinos la que alegran los pájaros con trinos te daré, hondureño, ofrenda grata. Te rindo mi homenaje, Juan Ramón tú, que viste la luz entre montañas que prefieres un grupo de cabañas y que sientes profunda la pasión. Le cantaste al mar, al sol, al río, los esteros, la selva y el estío. Defendiste al pobre con lealtad. Promoviste el ideal americano que los hombres, unidos de la mano caminaran clamando libertad.

Organización Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

233


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Dejaste el corazón Y hoy nos toca decirte que dejas en los niños en el aula colgado, tu corazón, tus deseos de hacer tantas estrellas que traen del pasado al héroe, al patriota, al símbolo, a esta Honduras. Alguna vez leíste a Margarita Debayle, la otra Margarita eres tú, la que entrega el saber la exhaustiva, la del método, la disciplina la que se da en la entrega de los ideales grandes quien se complace en su conocimiento se satisface en servirlo en el esfuerzo, en la disciplina eres quien debate, discrepa, exige flote el intelecto, la luz. Buscas concluir tu misión: hacer del carbón diamante el acabado perfecto; rechazas que el ángel se quede conforme escaso en saber, corto en proceder anulas aquella pobreza del ser, de pensar, de avanzar de quedarse en las sombras Llegas ya, incansable a tu meta, escribiste tu historia, esparciste tu huella, te yergues satisfecha de tu labor que a veces, te elevó tan sola y sentirás cada dia, que te entregaste a ellos; vivirás a la sombra de esa infancia de amor que es recompensa de vida, de sueños complacidos que encarnan a los hijos que a ti, te concedió la patria.

Organización Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

234


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Organizaci贸n Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

235


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Gilberto Nogueira de Oliveira / Brasil

Organizaci贸n Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

236


Del Teatro del Silencio al Parnaso

A Juan Ramón Molina (1875-1908) Nazaré, 11-11-2012 Não és apenas hondurenho, És patrimônio mundial. És também de todos nós Do Modernismo e da América Latina. O poeta é um defensor da humanidade, Assim como o foi Jesus Cristo, Assim como o foi Juan Ramon, Assim como somos todos nós, poetas. Hondurenho de nascimento, Seu corpo morreu jovem Como Cristo e Castro Alves, Mas sua obra jamais morrerá em nossos corações. Juan nos ensinou a observar a natureza Em seu lindo poema “A Aranha”. Nos ensinou a decência em “Esquivando Olhares”. Assim como Kafka, morreu sem ser conhecido. Foi divulgado por um amigo fiel, ganhando o mundo. Tem tanta coisa no mundo Que o próprio mundo desconhece... Será que temos que saber de tudo? É impossível! Juan Ramon em sua curta vida Deu uma contribuição valorosa Para a cultura Latino Americana. Foi traído por seu governo que lhe mandou ao sul Para quebrar pedras. Absurdo! Imaginem! Um home de letras! Crime absurdo! O maior poeta hondurenho fazendo trabalhos De homens brutos e incultos. Ou será bruto e inculto, o seu governo? Exilado de sua terra mãe, Juan Ramon não é passado. Ele continua vivo nos corações de todos nós Povos e poetas de todo o mundo. Viva Juan Ramón.

Organización Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

237


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Clara Inés Acero / Colombia Óleo y collage, 0,70m por 0,50m

Organización Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

238


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Organizaci贸n Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

239


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Leonardo P茅rez Laborde / Uruguay

Organizaci贸n Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

240


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Poema acróstico para Juan Ramón Molina

Juegan las palabras con tu nombre untando de néctares la prosa acariciando todos los encantos nombrando a los dioses de la aurora. Revelando el pulso de tu Honduras alzas las enaguas de la rima musitando tu corazón ensimismado o esperando a los poetas en el río nacidos de un Brasil lejano. "Más allá de la gloria de los astros" otea Rubén los horizontes lamentando las silabas ausentes inquieto y abrumado negando los silencios en la espera a que aparezcan tus ecos y retratos.

© Leonardo Pérez Laborde Uruguay

Organización Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

241


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Obra art铆stica a Juan Ram贸n Molina

Organizaci贸n Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

242


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Organizaci贸n Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

243


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Usue Mendaza / España Miembro del Liceo Poético de Benidorm

Organización Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

244


Del Teatro del Silencio al Parnaso

En el Salón de las mil caras “¡Qué tarde te halle en mi camino, en la ruta sin fin de mi Sahara, donde voy –trashumante viajero sin rumbo ni guíacon mi alforja de penas y oscuras nostalgias apoyado en un báculo, inútil y viejo, sangrientos los pies en las rotas sandalias” Juan Ramón Molina

Relucen los espejos de cristal perfumada la noche de sentidos y rosas, mientras tú, en el pedernal -crisálida ternura entre gemidoste agitas entre lágrimas y risas compás entre etiquetas y camisas. Camino del desierto y la palmera carente de las hojas – carcomidas-, vagando entre espejismos a la vera de un horadado sueño que tú anidas. La orquesta de una lírica velada columpia el DO menor con voz soñada. Mientras en el salón de las mil caras, retumban los susurros de mi alma. Sembrar quiero la tierra que tú aras meciéndose el dolor bajo nuestra calma. Ni un ápice de gloria en mi cruzada perdura sin la gracia de mi amada. Quisiera cincelarte una techumbre al arrullo de exquisitas sonrisas al tiempo que perdura vuestra lumbre. Presiento que son ciertas mis pesquisas. Has seguido bebiendo del color púrpura del cactus reseco en flor.

Organización Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

245


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Lidia Prado / Espa帽a

Organizaci贸n Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

246


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Olvidaré tu rostro Olvidaré tu rostro olvidaré el sonido de tu voz pero no olvidaré tu encanto el embrujo de tus palabras que elevan mi alma hacia el paraíso del amor. Amor por la vida amor por las cosas bellas en mi rostro has dibujado una sonrisa en mi corazón una ilusión y en mi ser entero la fuerza de la pasión. Vuelve a correr la sangre por mis venas vuelvo a sentir mi respiración Tu poesía me envuelve como las olas del mar. Cuando me sentía muerta llegaste para rescatarme tú Juan Ramón Molina Poeta de mi inquietud.

© Lidia Prado

Organización Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

247


Del Teatro del Silencio al Parnaso

¿Qué es el amor? Le pregunté a las flores, ¿qué es el amor?, y su perfume entre mis manos se marchitó. Le pregunté al viaje de miel, ¿qué es el amor?, y antes de responder el viaje se terminó. Le pregunté a las estrellas, ¿qué es el amor?, y su destello al alba desapareció. Le pregunte a la luna, ¿qué es el amor?, y sus rayos el sol ocultó. Le pregunté al mar, ¿qué es el amor?, pero desató su furia y de su lado me alejó. Le pregunté a la música, ¿qué es el amor?, y el acorde de una guitarra el alma me desgarró. Le pregunté a la poesía, ¿qué es el amor?, y las horas se me pasaron oyendo su dulce voz. Tantas palabras arrancadas del sentir del corazón, tantas vidas marcadas por un poema de amor que la pluma de Juan Ramón Molina, transformó en pasión.

© Lidia Prado

Lidia Prado nació en España el 13 de marzo de 1959, vive en Bilbao, hasta 1980. A partir de esta fecha su vida transcurre en “su querida Almería”. Es auxiliar administrativo y ejerce su profesión desde 1981. Es una persona vitalista y enamorada de la vida, del día a día, de las pequeñas cosas, de su familia y que sabe disfrutar y compartir con todos los que la rodean, a quienes contagia su pasión por vivir. Organización Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

248


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Organizaci贸n Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

249


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Nelly Elías de Benavente / Argentina Delegada cultural del Liceo Poético de Benidorm en Tucumán (Argentina)

Organización Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

250


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Retazos salobres… a Juan Ramón Molina

Retazos salobres bambolea el viento tu recuerdo... Juan Ramón vertical alianza uniéndote a los árboles en complot verde luz me libera temblor de madrugadas preciso abrazarme a los naranjales al azahar y con su aroma despojar la herida de tu ausencia desplegarme en alas de sol.

© Nelly Elías de Benavente (San Miguel de Tucumán - Argentina)

Organización Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

251


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Agustín Conchilla / España

Dedico mi relato en prosa española con sentimiento latino al Príncipe de los Poetas Hondureños, Juan Ramón Molina. En honor a su valiosa y universal literatura y también a su paso por España en tiempos de liberación política española de los poblados indígenas.

Organización Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

252


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Relato para Juan Ramón Molina Los ánimos de los navegantes se apaciguan cuando escuchan la voz del grumete: ¡¡tierra a la vista!! El poder de la invasión y el hallazgo, sin embargo, emerge, corrompe y acrecienta el ritmo de la sangre que pronto se desborda y arremete contra los miembros de diferentes tribus que habitan en llanuras, cordilleras y en frondosidades selváticas. El recibimiento indígena, sin embargo, es pacífico y acogedor. La fiebre de conquistar lo desconocido, el dominio de las razas y la usurpación de la riqueza, por el contrario, llevan a los hombres a derramar la sangre de familias indefensas y al sufrimiento, al llanto, a las epidemias y a la esclavitud humana. Luz de Alba, al igual que la mayoría de los indígenas esclavizados por los españoles gozaba de apodo propio: <<Oreja negra. El apodo de Luz de Alba le sobrevino a través de las reivindicaciones de rebeldía madrugadora que desde la infancia le motivaran a buscar la evasiva de la esclavitud por la libertad. Luz de Alba nació del romance de un soldado español y una indígena. Del mismo modo se casó con una mestiza de la aldea que se llamaba Isabel. De vez en cuando, sin embargo, Luz de Alba se manifestaba en colinas y llanuras junto a decenas de insurgentes de tendencia libertaria. Allá, sobre los perímetros del bosque selvático se encontraba quien después sería conocido con el sobrenombre de Oreja negra, gritando y azuzando al viento un trapo por prenda o bandera hondureña. —¡Libertad, libertad y expulsión de invasores! ¡Queremos la libertad de nuestro pueblo! —Álvarez —llamó el capitán de los invasores. —A sus órdenes, mi capitán. —Abate al agitador que grita libertad y porta un trapo por bandera tan deshonroso para España. El soldado Álvarez se cuadró ante el oficial y llevó la mano a velocidad del relámpago, hacia la cartuchera que le cruzaba desde el hombro a la cintura, y tanteó algo sobre ella. —A sus órdenes, mi capitán —repitió. —Actúe de una puñetera vez, soldado. El soldado Álvarez relajó postura, aligeró el paso, buscó un punto estratégico, echó la rodilla al suelo, sacó el tirachinas del envoltorio del correaje, se desprendió del sombrero, colocó una piedra de canto romo sobre una pequeña bolsa de piel, atirantó las gomas y ¡zas! El soldado Álvarez era veterano de avatares, Organización Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

253


Del Teatro del Silencio al Parnaso

conocía más mundo turbulento que el deslenguado del clérigo de don Camilo y esperó a escuchar el golpe seco, contundente, antes de proferir: <<Sííí...>>. El clérigo don Camilo, al contrario que el soldado Álvarez, se ofrecía en calidad de misionero pata atender las necesidades espirituales de los dirigentes del nuevo régimen y para imponer la doctrina de la Inquisición Española a los indigentes de las Indias. Sobre ellos ejercía cuidadosas acciones para encauzar las creencias castellanas, denunciar las disidencias de rebeldía y cobrar a precio de privilegio divino como representante de Dios en la tierra. El agente Álvarez gozaba de tez curtida, aspecto blanquecino y cabellos rubios. Además gozaba de diez condecoraciones por su derroche de coraje en distintas batallas terrestres y navales. A ello añadía una excelente puntería con las piedras del tirachinas y pocos remordimientos con los que lamentar sus hazañas. Al contrario de ambos, sin embargo, Luz de Alba gozaba de tez morena, mestizo, de madre india y padre español. Luz de Alba exhibía un corte de pelo tan redondo que le descansaba sobre las cejas y las orejas. Ahora en cambio, Luz de Alba se retorcía por el dolor del impacto de la piedra de canto romo que el soldado Álvarez le había lanzado con la destreza de un guerrero sagaz. Luz de Alba volteó por la inercia del encuentro con aquel inesperado proyectil rudimentario, se envolvió en el trapo que momentos antes usara por prenda o bandera y cayó hacia la planicie de una balsa de aguas embarradas. Las salpicaduras del barro y el agua mojarían la piel y las escasas ropas de varios nativos que saltaban en todas direcciones para evitarlas. Pese a ello, varios de los nativos entraron a las aguas embarradas y se aprestaron a desenrollar el trapo que Luz de Alba usara y en la estrepitosa caída se había enrollado peligrosamente sobre su propio cuerpo. Gracias a tan rápida actuación se salvaría de perecer ahogado en tan escaso perímetro de agua estancada, maloliente y embarrada. Pese a ello, la piedra de canto romo que diestramente le lanzara el tirachinas del soldado Álvarez alcanzó de lleno la oreja, con tan mala fortuna, además, que le cundió un derrame descomunal y nunca más encontraría el color habitual de la piel humana. —No sé, Luz de Alba, no sé —reprocha Isabel, la mestiza, esposa nativa y cristiana de Luz de Alba, embutida en un vestido amplio que le cubría los tobillos y abrochaba sobre el gaznate—, para qué te expones ante los invasores a pecho descubierto, arriesgas la vida y comprometes el bienestar de nuestra familia. Isabel, la mestiza, desconoce el idioma nativo, prohibido por los Organización Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

254


Del Teatro del Silencio al Parnaso

invasores, y riñe a su marido en castellano mientras cura el moratón que la piedra de canto romo dejara en su oreja. —Por la libertad de nuestro pueblo, Isabel, por la libertad. —Por la libertad... ¡Qué libertad, Luz de Alba! Y si te hubieran pegado de lleno con la piedra de canto romo sobre la esfera de un ojo, ¿qué? Dime, anda dime, ¿de qué libertad gozaríamos nosotros, los nativos esclavizados? Luz de Alba sujeta el empaste de hojas silvestres que Isabel, la mestiza, prepara. Previamente barrunta las hojas con barro y las coloca sobre el moratón que aparenta a chamuscado. Luz de Alba, por el contrario, aún dolorido y magullado repasa la labor y la fisonomía de su esposa. Sumido en sus propios pensamientos desvía la mirada, la deposita en las alturas del cielo grisáceo, gira hacia ella, le acaricia el pómulo izquierdo con el dorso de la mano derecha y la obsequia con un gesto risueño. —La libertad de nuestro pueblo no es gratuita, Isabel —añade—. La libertad necesita de lucha, constancia y del fervor guerrero que nuestros antepasados nos inculcaron. Con tal finalidad, también tú deberías de concienciarte de que cualquier desaguisado de rebeldía libertaria puede llevarnos a la lucha por la conquista de la libertad —justifica Luz de Alba y prosigue—. Pese a ello, Isabel, otros daños pudieran llegarnos por defender, encauzar y liderar el camino de nuestro pueblo a la reconquista de la libertad que los invasores nos arrebataron. —Libertad, conquista y daños colaterales, Luz de Alba. ¿Y si te hubieran dejado tuerto, o inválido? De qué, dime, ¿de qué viviríamos nosotros? —repite Isabel, la mestiza, y prosigue—. ¿Si te hieren o encarcelan no podrías trabajar en las minas de los españoles ni tampoco traer frutas ni caza a nuestra choza? —¿Qué dices, mujer? Te has españolizado con los hábitos y las costumbres del clérigo y has olvidado la fortaleza que derrocha tu hombre. Esta fortaleza no se tumba con piedras de canto romo —saca pecho y lo golpea a lo fiera, con el puño cerrado—. Más felinas que las garras del tigre o las zarpas del oso — añade— deberían de ser las piedras de los españoles que someten a nuestro pueblo para acallar las acciones guerreras de tu hombre y de los hombres de nuestro pueblo. —Yo tengo miedo, Luz de Alba; y no quiero, me entiendes, no quiero que vuelvas a exponer tu vida ni la seguridad de nuestro pueblo a las rebeldías que pudieran llevarnos a persecución, exterminio o sufrimiento. ¿Me has oído? Relato de Agustín Conchilla de Alicante, España Organización Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

255


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Marden N贸chez / Honduras

Organizaci贸n Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

256


Del Teatro del Silencio al Parnaso

I. Príncipe Poeta Juan Ramón Molina, Príncipe y Poeta hondureño, cincelado en versos de oro y plata. Juan Ramón Molina, hijo predilecto de Comayagüela, bordado en el telón verde azulado de las montañas catrachas. Juan Ramón Molina, amigo de las soledades con sangre lenca y corazón inquieto bohemio y vagabundo se vistió de negro en tierras extrañas. Sus cirios de pálidos reflejos lo amortajaron hasta el firmamento… pero el poeta… Nunca muere. II. Poeta Bohemio Bardo bohemio y enamorado… Juan Ramón Molina, eterno residente de la tertulia y la divina locura. El exilio y el alcohol lo mataron… aunque él no ha muerto Lo vieron pescando sirenas en el mar Caribe, oyendo su canto y corriendo tras ellas. Lo vieron con su gran amiga… la melancolía… en el borde obscuro de un lucero gris. Lo vieron pintando poemas y versos, frente a frente con la soledad. Lo vieron, vivito y coleando, en una cantina borracho de amor. Lo vieron cabalgando un águila negra, navegando manojos de nubes y flores, cantando en la lluvia de aguas cristales. Juan Ramón apagaste el sol… y aún no era el tiempo Organización Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

257


Del Teatro del Silencio al Parnaso

ANA MARÍA LORENZO / ESPAÑA

Organización Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

258


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Homenaje al poeta hondureño D. Juan Ramón Molina

I Alguien deambula por el parque La Libertad con un saco viejo y sucio lleno de botellas plásticas. Es un día cualquiera, y en las bancas hay parejas que se besan y un travesti con tacones que se toca vulgarmente los senos postizos ante la clientela. Sentado en su banca de bronce, y con dos tapas de botella que algún ocioso puso sobre sus bigotes, Juan Ramón Molina, el mejor poeta de la historia de Honduras, contempla con desgano y tristeza la vida que corre frente a sus ojos. La misma sociedad mediocre que lo mató en 1908, lo sigue torturando de la peor forma en que se puede castigar a un artista de altos quilates como él: ignorando su obra. “Mas, ¿para qué Señor? ¡Estoy enfermo! ¡Me consume el demonio del hastío! ¡Toda la tierra para mí es un yermo donde me muero de cansancio y frío!” (Poema “Autobiografía”). Sin nadie con quien poder debatir sobre versos, Organización Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

259


Del Teatro del Silencio al Parnaso

el poeta Molina se conforma con los más humildes, como don Santos Reyes, que únicamente puede hablar de historias que el escritor de “Pesca de sirenas” considera banales y mediocres. Ni siquiera los diálogos imaginarios de los locos que deambulan por el parque le quitan el aburrimiento. Si pudiera, Juan Ramón Molina se dispararía en la sien. Cuando se cansa, don Santos Reyes se sube a la banca del monumento que el escultor hondureño Mario Zamora hizo en memoria del poeta. “Ya no aguantaba las canillas”, dice tranquilamente el anciano. “Por eso me senté a la par de este pichingo”. Le digo que “el pichingo” costó nada menos que un millón de lempiras en 1994. Y entonces don Santos pone cara de asombro, se quita la gorra y pregunta: “¿Tanto cuesta? ¡Púchica, no parece!” II Nacido un 17 de abril de 1875 (se supone que en Comayagüela, aunque no hay una prueba contundente), Juan Ramón Molina escribió con genialidad y rapidez, como si hubiera presentido que iba a morir a los 33 años. “Tal vez moriré joven… Los amigos me vestirán de negro, Y entre dolientes y llorosos cirios de pálidos reflejos, Colocarán con cuidadosas manos mi ya rígido cuerpo, Poniendo mi cabeza en la almohada, mis manos sobre el pecho.” (Poema “Después que muera”). Versos proféticos que se hicieron realidad cuando murió el 1 de noviembre de 1908 en San Salvador. “Murió del corazón decía el parte médico, debido a los excesos del alcohol y la morfina, Organización Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

260


Del Teatro del Silencio al Parnaso

pero cuanto más justo sería decir que el poeta moría en el desaliento, en el abandono, en el olvido”. “Si muero joven; si el dolor me mata y en la terrible fosa me derrumba, te ruego que no vayas, dulce ingrata, con otro amante a visitar mi tumba.” (Poema “Postrera súplica”). Los poemas recopilados en “Tierra, mares y cielos” bastarían para inmortalizarlo a nivel mundial. Sin embargo, ni siquiera es conocido en su propio país. “Pero mi oscuro nombre las aguas del olvido no arrastrarán del todo; porque un desconocido poeta, a mi memoria permaneciendo fiel, recordará mis versos con noble simpatía, mi fugitivo paso por la tierra sombría, mi yo, compuesto extraño de azúcar, sal y hiel.” (Poema “Río Grande”) III Panfletista y periodista, coronel, político y diplomático. Alcanzó altos cargos públicos para acabar su ruta en el exilio. Nacido bajo la mejor de las estrellas, bellas letras le llevarían paseando por dulces caminos de poesías, llegando al más alto exponente del Modernismo centroamericano. Abrumado de lo infinito, en sus sombras se cobija. Así sonetos nacieron de su mente, Y como tantos poetas, dejó su lúgubre canto en su poema “Después que muera”, al igual que “Madre Melancolía”. Honduras rinde homenaje, a aquél cuya figura y recuerdo Organización Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

261


Del Teatro del Silencio al Parnaso

casi está abandonado, y que fue a embeberse del saber en las corrientes de otras latitudes. Admirado por los grandes del verso, Castelar alabó su canto “El Águila” y Rubén Darío su “Salutation a los poemas brasileños”. Es curioso como el destino, hace padecer a los marcados poetas, cuyo libre albedrío pierden cuando su opinión expresan. Así llegó Juan Ramón a verse encarcelado. Picando piedra con cadenas por su molesto trabajo sobre “Un hacha de afilar”. Y es que aquellos que se ven en lo alto y poder tienen como gobernantes, inmunes se sienten de ser recriminados o criticados sus actos. Mas su muerte prematura, Aquella que en sus poemas llamaba, dejó abierta una brecha misteriosa de la evolución y rumbo que hubiera seguido. Obra no nata que nunca llegó a ser, en un momento de abandono del barco que trajera del Modernismo, para buscar sus propios y originales limos. Poeta telúrico que se adelanta en años a Neruda; Poeta angustiado que por sus tonos prefigura al Cesar Vallejo de los Heraldos negros. Con certeza he de afirmar que este lírico junto con Froylán Turcios, logran proyectar ante propios y extraños, una imagen más acabada y coherente de las letras hondureñas del pasado. Organización Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

262


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Organizaci贸n Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

263


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Robert Allen Goodrich Valderrama / Panam谩

Organizaci贸n Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

264


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Todo es nada y nada es todo A Juan Ramón Molina

Hermano mío en el arte y en la lira sagrada Que de la vieja estigia sentado en un recodo Me dices que las cosas de este mundo son nada Pero que las del otro, las del celeste todo (Del Poema: Nada es todo, Juan Ramón Molina). Nada es todo poeta Que traspasaste fronteras con tú poesía. Uno de los grandes exponentes modernistas De Centroamérica y el mundo. El mar y las sirenas te acompañaron Por el viaje espléndido y romántico de tú poesía. Tú pluma dibujo trazos maravillosos Donde el mar converge con la fantasía. Uno de los grandes del modernismo De Honduras y del mundo. Fuiste por todos respetado y admirado Por tú prosa y por tus versos. Viajaste y conociste mares y países. Nada es todo y todo es nada poeta Porqué hoy en día te recuerdan en Honduras y en el mundo entero. Déjame viajar contigo y conocer a las sirenas Que lograron impactarte para crear versos mágicos y maravillosos. Todo es nada y nada es todo poeta Y tú eres uno de los grandes de todos los tiempos. ¿Cuéntame poeta cuantas culturas conociste Y cuantos mares recorriste? Organización Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

265


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Sirenas y delfines o ¿Quizás? El mismo Poseidón en persona. Ejemplo a seguir por el mundo y por todos los poetas. Hoy te ofrezco estos versos llenos de aprecio y respeto. Todo es nada y nada es todo poeta Y sin duda alguna tú sigues aquí más vivo que nunca.

Dos Grandes Gemelos Separados por el Tiempo A Juan Ramón Molina

Dicen que fuiste gemelo de otro de los grandes poetas centroamericanos, que tú y Rubén Darío eran como dos gotas de agua con la única diferencia de que su legado traspaso los tiempos y el tuyo quedo inerte como detenido en el tiempo. Dos Grandes gemelos y poetas separados por el tiempo, dos grandes humanistas, escritores y poetas. Juan Ramón Molina un hombre adelantado a su tiempo, a su época y su país. Uno de los grandes poetas centroamericanos, el secreto mejor escondido de la poesía. Navego por los mares y viajo por lugares maravillosos aprendiendo de los grandes y con su pluma deleitando a las masas con su magia y la pureza de la misma. Como todo escritor, amó a la política, ayudo a los demás y luchó por mejores tiempos, un poeta soñador, un mago de la pluma. Aquellos que ahora hemos leídos tus poemas hemos quedado atrapados en la magia maravillosa de tus versos, esos versos donde se navega por la exquisita poesía que estuvo adelantada a tú época. Como Rubén Darío nos dejaste versos mágicos y llenos de tú alma, versos escritos con una pluma valiente y asombrosa, y tú poesía no ha es muy conocida por muchos te pasó como al Organización Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

266


Del Teatro del Silencio al Parnaso

poeta León A. Soto de Panamá quién luchó por su patria y dejó sus poemas regados para que un amigo en su caso Guillermo Andrave rescatará su poesía para que los panameños y el mundo la conociéramos, en tú caso estimado poeta hondureño ha sido descubierta por las generaciones que vinieron tras de ti y han detenido el tiempo para que todos conozcamos de la grandeza de tú pluma y de la magia de tu poesía. Es complejo escribir sobre tu vida y es maravilloso descubrir tus poemas, tus versos y la magia que los mismos encierran. Tierras, mares y Cielos recorriste por el mundo entero y ahora miles de poetas se reúnen para rendirte honores: ¡OH Poeta Hondureño! Y ahora esta tú retrato en medio de los grandes poetas y poetisas en el Salón de los retratos, ese salón dibujado florido y lleno de bellas y amables mujeres que hoy miran tú rostro y recuerdan al príncipe, al poeta, al soñador, al maestro de la poesía hondureña. Y como bien tú lo dejaste escrito poeta: Portaliras ilustres de nuestro Continente: miremos el futuro con ojos de vidente. (Del Poema: Águilas y cóndores, Juan Ramón Molina). Y por eso miles se reúnen para rendirte honores poeta y cumplir un sueño, el sueño de que tu legado sea rescatado por las miles de generaciones y países del mundo. Nadie mejor que tú describiste lo que eras, lo que fuiste y lo que serás para tú país y el mundo: Nací en el fondo azul de las montañas hondureñas. Detesto las ciudades, y más me gusta un grupo de cabañas perdido en las remotas soledades. (Autobiografía, Juan Ramón Molina). Es por eso que desde mí país Panamá, país dividido por dos mares te saludo con alegría y respeto a ti poeta soñador y gemelo de otro de los grandes de la Poesía Centroamericana.

Autor: Robert Allen Goodrich Valderrama Panamá Organización Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

267


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Gabriela Marcia Tioli / Costa Rica

Organizaci贸n Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

268


Del Teatro del Silencio al Parnaso

El último aliento Sosegado sobre una roca cuerpo cansado, alma agitada; por su mente pasa una y otra vez el canto “me duele el corazón de tanto amar.” Amar, ¿qué es para estos despojos que quedan de mí mismo? Amar a mi pueblo, amar la sangre de mi sangre. Luchas incansables, dolores fatigados por las heridas de la traición. Grito. Grito con mi voz caída, con mi voz enferma; no importa la muerte del cuerpo cuando el alma ha sido mutilada. La mía, niña desarrapada, hambrienta, violada por el poder inocuo de quien un día me dio su mano hermana. Mano pronta a caer en ausencia y olvido. Voy. El camino se vislumbra despacio, las cadenas en estos pies de barro se van soltando conforme el cuerpo desaparece. El vuelo, la libertad para mis versos. Esa estrella que ilumina la esperanza de mi pueblo aún en agonía.

Organización Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

269


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Juan Ventura / Santo Domingo, Rep煤blica Dominicana

Organizaci贸n Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

270


Del Teatro del Silencio al Parnaso

La tribulación certera La tribulación más certera pueril, confundida, Pica piedra por demás llega el arriero, astillar la vida, dolor y espesura, crecer serpenteando camino, las palabras los versos rastrillando explosivo. El hastió que vino hacer del poeta la palabra, la bala, el pico; pluma que se expresa con tienta las ideas, escrito con soplo. Hablo del aire, ritmas en velas aturden el sueño de los dormidos, negro matiz vine a envenenar la noche. El amigo en su sermón Hijo el poeta de su canto, de pueblo, de razón, Canto primigenio en hondura, hecho habitante para el mundo, preludio congénito, que agita el calor a embravecer La sirena de optimismo en las palabras en la naciones, del ser.

Juan Ventura Artista visual, abogado y poeta.

Organización Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

271


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Lola Wizner / Mexico

Organizaci贸n Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

272


Del Teatro del Silencio al Parnaso

A ese poeta A ese poeta que vivió inmerso en sus sueños, sueña con su muerte, ve quién lleva su feretro, amigos de juerga, poesía y versos. Vino a la vida acompañado de pluma, papel y tintero. Las sirenas le acompañaban y vivían con él su sueño, respirar en el fondo de los océanos, nadar con alas y surcar los cielos. Melancolia-melancolica esta que acompaña al poeta en su corazón cerebro. Arrulla con sus manos y roba latidos al viento, se impregna de lluvia fresca y como huellas diminutas las refleja en un cuento. Por sus venas correr de savia infinita, pasan por las nubes y recogen sus lamentos. Abrazos y sed de besos, amores contenidos, suspiros de piel y margaritas en tu pelo. Soñar de soñares al abrigo de tus inventos, viniste a este mundo a alegrarnos con tus versos.

Organización Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

273


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Te fuiste un dia de invierno, o era verano?, tu muerte clamaba existencia de vida que ya no quedaba en tus huesos. Camino de soles, estrellas, albas y luceros, en ellos te paseas y nos riegas con tu mirada llena de poes铆a y versos. Juan Ram贸n Molina, poeta hasta los huesos... Siempre perenne en nuestro sentir y en el tiempo.

Organizaci贸n Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

274


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Organizaci贸n Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

275


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Mari Carmen Marín / España

Organización Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

276


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Pececito Oye el canto de ésta sirena que provoca y toca el fondo de éste mar azul; cuidando las olas cuando moja tu risa. Mi vela se mueve con compás pidiendo tu reacción, tus ojos se meten a nadar detrás de los míos en busca del pececito sin mar. ¡Ah, demasiado bello éste pecesito corriendo! ¡Ah, demasiado violento el mar de emociones! Escondiendo el sentir para no sentir tras unas piernas imaginadas me he de ocultar. Te daré lo que siento como leyenda o cuento incierto, mordiendo si te acercas a mi intimidad con tiempo sereno; tan adentro te he de llevar que sin control te mecerás. Mi canto se aleja quema mi falsa piel en éste mar azul de tu risa éste pecesito te guía. ¡Ah, sin temor, más allá! ¡Ah, cantando en vez de hablar! En la ingenuidad de lo irreal.

Organización Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

277


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Maria Begoña Gómez González / España

Organización Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

278


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Adentrarme en tu silencio... Poeta de simiente campestre tu vuelo en espacios montañosos, pies de prados silvestres en las llanuras salvajes de tus ojos. Poeta hondureño que volaste tras las corrientes culturales, cruzaste las latitudes azules para hacerte con el modernismo y a tu muerte ser pájaro universal. Tu sentir era el de un preso, en las ciudades, pensamientos mezclados en la locura y la cordura y tus manos imantadas de letras con cualidades, huraño y silencioso , humilde y sincero con tus cantos de jilguero. Tu legado es la Salutación a los Poetas, tus prosas y poesías son acentuadas a tu estilo con la misma grandeza de tu buen amigo la mano ilustre de Rubén Darío. El peso abrumador del infinito en tus ilusiones llenas de ensueño, tus ojos pensativos , meditabundos y clavados en los sentimientos del mundo, en el misterio del amor, en las tristezas, en las penas y el desamor, en las profundidades del abismo, en las alegrías, en el todo y en la nada, no hay lugar visitado que hayas callado y que no tenga huellas en tus obras. Eres como prosista, poeta de gran categoría, eres como periodista , admirable compatriota y tu nombre consagrado en las memorias, tus letras son obra literaria sin muerte , de hermosa calidad con tu fuerza lírica y musicalidad. Organización Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

279


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Y contemplando tu monumento empiezo a adentrarme en tu silencio, empiezo a ver tu grito en verso en los labios de mi tormento, tus pensamientos bajo tu tierra y mi cielo, eres poeta entre poetas en el eco de mis noches y el desnudo de tus letras. Mis estrofas para un bello recuerdo preĂąadas de tu aliento y tus deseos, y que el verbo se haga nombre, y que mi poema se artificie en el mas allĂĄ del firmamento entre tu furor y mi fuego...

OrganizaciĂłn Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

280


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Organizaci贸n Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

281


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Isabel María Subires Lobato / España

Organización Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

282


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Poema dedicado a Juan Ramón Molina. …o descendido en breve (por secretas razones) de la celeste vida todos los escalones, aguardaré, en el limbo de largas gestaciones el sagrado momento de nuevas ascensiones Juan Ramón Molina

Poeta de antaño Trazaste caminos con ramas nuevas en latitudes viajadas por lejanos poetas prendiendo alfileres de finas perlas en fragancia de nuevas tierras narrando al infinito tus bellas letras. Añada de poeta en bodega de recuerdos caminante de horizontes olvidados tus ilusiones traicionaron sendas maltrechas en muros de lejanía ahogaron tu sentir cadenas de amanecidas de otros días dejando escritos de vivas letras. Escrituraron tu nombre espigado para dejar nueva siembra en libros abiertos rescatados por quijotes ilustrados abriendo caminos para venideras letras. Ausencias Muros de hojas perdidas, en aridez de pensamientos, ávidos de inmensa sabiduría, estrujando vidas inquietas enjauladas en espacios enmarcados, imaginando mundos lejanos, para huir de una asfixiante realidad concebida. Atrapó mis sentidos argumentos incoherentes, para dejar en el olvido sentimientos helados, en este invierno frío largo, tenue y adormecido, por no poder abrazar el dolor consentido de la vida en otro tiempo, más al volver vi desde lejos vestirme en mis ausencias, más tu amor quedó en el olvido y sin tu presencia. No sé si mi voz llegará a lugares lejanos, no sé si mi voz cruzará caminos, dicen que lloraste las penas de tus tristezas en los anhelos de un corazón lleno de inquietudes, abriendo fronteras la historia no cuenta tu cierto destino, no llores más poeta que tu llanto dejo mi pecho herido. Organización Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

283


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Angelique Pfitzner / Espa帽a

Organizaci贸n Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

284


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Sirena Secreta es la amargura en teñida soledad. Perdido en el fulgor de plateadas olas, cien mares atravesé sombras de mi desgracia en busca de tu amor. Enormes veredas abrí, más de las que jamás imaginé y profundas son las huellas del... Camino, imborrables arrugas de esta marchita piel en desgarradas lágrimas de lamentos sin aún conseguir encontrarte. Tentadora sirena de negros ojos, dulce néctar de este mísero errante vagabundo, bajo la máscara de la verdad tu nombre evoco preso en melancólica fiebre que embriaga este derrotado corazón sin fortuna. ¿Por qué en mis sueños apareces celestial criatura de hermosos cánticos? A tu vera ansío llegar, manjar espiritual de esta cruda existencia dulce morada donde habito mientras duermo, pero triste de mí impotente ardo en desesperación cuando al amanecer en la olvidada luna desapareces, eclipsada por la burlesca luz del horizonte. Bravas olas cabalgan bajo mi barco, rompen los recuerdos en silenciosa entrega del nuevo día y quebrada tengo el alma de dolor infeliz desdichado de mí al contemplar mis vacías manos. ¿Dónde estás amor? Suspiro por tí ¡Oh! diosa de de este pobre viejo marinero. Guíame a tu puerto abismo ciego de mis sentidos, para que cuando mi vida se extinga pueda besar tus rojos labios y morir en tu regazo.

Organización Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

285


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Luis Rafael García Lorente / España

Organización Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

286


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Llama otra vez (En recuerdo de su soneto Esquivando Miradas... y de su vida y obra en general)

Una sencilla ventana que existió para que asomara por ella toda la ternura al abrigo de la frialdad del mundo y de la crueldad de la lógica, que no comprende los sueños de un corazón, se ha cerrado hoy para siempre. Esquiva, esquiva las miradas, Juan Ramón, que no te vean los sombríos ojos de la intransigencia, que tu alma cálida escape a las manos heladas de la razón, de la razón de Estado, de la razón de los hombres, de la razón de los dioses, y llama una vez más a la ventana de Margarita, retando al tiempo y a la estupidez, retando a la locura y a la iniquidad, llama otra vez a esa ventana, que, ahora, solo se abrirá en tu pecho para que se asome, aun bajo los grilletes y el rigor de la despótica métrica, una esperanza y una luz en la lucha pertinaz del corazón.

Organización Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

287


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Manuel Arduino Pav贸n / Argentina

Organizaci贸n Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

288


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Eso es todo, don Juan Ramón Aguas del pantano vadeado, rosas y alas suspendidas, en la cima de un ciprés el astro corrige balas perdidas. Tantas veces va el cántaro a la fuente que al final parece que la fuente, si se puso en nuestras manos, termine el día vacía. No hay más que juncos y lodo, la fuente está rota, ni gota, y nuestras gargantas sin tono. No temas guerrera querida, eso es todo, es todo, y es la vida.

Manuel Arduino Pavón Nacionalidad: uruguayo

Organización Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

289


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Martha Tallarico / Argentina

Organizaci贸n Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

290


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Homenaje a Juan Ramón Molina Mi poema es el nombre que no escribo, la traición que te llevó a la muerte, las esferas del tiempo y del espacio, la voz de Juan Ramón y el dolor de mil piedras machacadas. Son los ojos que nunca vio completos, los juegos del poder y los juegos de manos… limpias…sucias… que robaron al alma su destino, que robaron al cielo su salario.. Es el sueño evadido del momento, extraña realidad diseminada en letras y metáforas, un intento fallido de engaño al infinito. Es la historia del tiempo y de mi patria., la mirada de un niño abandonado, anestesiado en guerras sin sentido. Es la voz proveniente de los campos, de los amores, los sueños y fracasos. De los encuentros y los desencuentros. Mi poema es un llanto amordazado. que se disfraza para no ser visto que se puebla de flores y de pájaros. cuando llega al horizonte de tus alas y cuando Juan Ramón renace en canto..

Organización Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

291


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Collage 1 dedicado a Juan Ram贸n Molina Martha Tallarico Argentina

Organizaci贸n Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

292


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Collage 2 dedicado a Juan Ram贸n Molina Martha Tallarico Argentina

Organizaci贸n Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

293


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Collage 3 dedicado a Juan Ram贸n Molina Martha Tallarico Argentina

Organizaci贸n Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

294


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Collage 4 dedicado a Juan Ram贸n Molina Martha Tallarico Argentina

Organizaci贸n Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

295


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Jorge Casta帽eda / Argentina

Organizaci贸n Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

296


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Soneto a Juan Ramón Molina Desde la árida estepa de mis tierras cuajada de misterios y de alburas como buen caminante por las sierras he de hendir el panal y sus dulzuras. He de tañer azules mis cencerras y alumbrar las lomadas más escuras hasta la patria que guardas y encierras con la leche y la miel de tus Honduras. Y la Poesía será nuestra morada y la vertiente de agua cristalina umbrátil hontanar en la alborada. Y una puesta de sol cuando declina la tarde por sus cielos incendiada. y allí estaremos, Juan Ramón Molina.

Jorge Castañeda Valcheta (Río Negro) Patagonia R. Argentina

Organización Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

297


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Justina Cabral / Argentina

Organizaci贸n Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

298


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Canto a tu poesía... (En homenaje a Juan Ramón Molina)

Era lluvia de diamantes, amante de cada luna, tapiz bordado de estrellas en la noche más oscura. Misterio del Universo, del cielo espejo y figura, perfume azul de una flor hermosa como ninguna. ¡Que dicha que tiene dios! ¡Que tesoro! ¡Que fortuna! Encontró en tu corazón estallidos de dulzura.

Organización Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

299


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Domingo Hern谩ndez Varona / Estados Unidos

Organizaci贸n Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

300


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Del ancho mar sonoro fui pez en los cristales Del ancho mar sonoro fui pez en los cristales, que tuve los reflejos de gemas y metales. Por eso amo la espuma, los agrios peñascales, las brisas salitrosas, los vívidos corales. Después, aleve víbora de tintes caprichosos, magnéticas pupilas, colmillos venenosos. Por eso amo las ciénagas, los parajes umbrosos, los húmedos crepúsculos, los bosques calurosos. Pájaro fui en seguida en un vergel salvaje, que tuve todo el iris pintado en el plumaje. Amo flores y nidos, el frescor del ramaje, los extraños insectos, lo verde del paisaje. Tornéme luego en águila de porte audaz y fiero, tuve alas poderosas, garras de fino acero. Por eso amo la nube, el alto pico austero, el espacio sin límites, el aire vocinglero.

Organización Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

301


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Metempsicosis Juan Ramón Molina Poeta que en la noche cruza con sus señales, náufrago y cansado en una barca por el mundo; dice al acogerlo horizonte meditabundo: del ancho mar sonoro fui pez en los cristales. Viejas y nostálgicas tormentas a raudales, le fueron magullando su elástica estatura; decía con los ojos clavados en la anchura: que tuve los reflejos de gemas y metales. Pero un ejército con horríficos puñales, acechó trampas, tendiendo a su paso aberturas, y repetía mientras le afloraba su Honduras: por eso amo la espuma, los agrios peñascales. Alas de gaviotas en sus dedos zodiacales, melancolía de exilio atravesando las sienes; pero en el recuerdo, lumínico siempre tiene: las brisas salitrosas, los vívidos corales. Después que mueras, jamás ha sido, venturosos son tus huesos atléticos saltando la vida, pues nada, nada tentará tu cuerpo de heridas. Después, aleve víbora de tintes caprichosos, y queriendo refugiarse en tus dientes celosos, pretendió incubar sus flagelas emanaciones, y empozar en el torbellino de tus pulmones: magnéticas pupilas, colmillos venenosos. Y a pesar que los delirantes y perniciosos te confinaron a deshacerte en las pedreras, y aun la traición, dijo mirando la carretera: por eso amo las ciénagas, los parajes umbrosos. Tirano es quien al poeta le encierra su linaje, quien por insidias magulla con saña la gloria; el poeta, como Fénix escribe su historia: pájaro fui enseguida en un vergel salvaje.

Organización Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

302


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Con Comayagüela en el corazón su viaje, por Centroamérica palpitante, y a Brasil, con Darío tendiéndole su mano de abril; que tuve todo el iris pintado en el plumaje. Diría Juan Ramón Molina con su mensaje; saluda a los insignes poetas brasileros, y cantara en Sudamérica, en el mundo entero: amo flores y nidos, el frescor del ramaje. Pero aguardando en su bravo pecho el andamiaje de Honduras, incubada de hastíos en su nido, como si jamás de sus ojos hubiera partido: los extraños insectos, lo verde del paisaje. Cuando a su alma le quisieron arrancar enero para desmembrarle la secuencia de los años; él levantándose enunció sobre los peldaños: torneme luego en águila de porte audaz y fiero. Porque no hay cadenas para el poeta primero ni saliva de escorpiones que el paso le dañen; y entonces él dijo para aquellos que le extrañen tuve alas poderosas, garras de fino acero. Y volando sobre las ciudades su sombrero, como un Pegaso divino Juan Ramón Molina, y escribiendo con su cálamo por cada esquina: por eso amo la nube, el alto pico austero. Libre hoja por el aire, libre viento llanero, joven perenne la hombradía de horizonte, como lúcido quetzal o el colibrí del monte; el espacio sin límites, el aire vocinglero.

NOMBRE: DOMINGO HERNANDEZ VARONA DIRECCION: 3010 KOZY KREEK DR., KY, ESTADOS UNIDOS DE NORTEAMERICA CIUDADANO: CUBANO

Organización Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

303


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Esteban Conde Choya / Espa帽a

Organizaci贸n Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

304


Del Teatro del Silencio al Parnaso

A la orilla del mar A Juan Ramón Molina

A la orilla del mar donde nacen las liras, donde nacen los tersos silencios de las rimas, esperando el abrazo de la infiel poesía, ¡oh, poeta hondureño, te pasaste la vida! Y mientras las sirenas, en los mares lejanos, cantaban para otros sus eróticos cantos, tú, navegando en sueños, seguías deseando que una sola sirena se rindiera a tus brazos. Esa piel tan süave de pétalo de flor, esa voz que adormece al feliz pescador, esos besos de luna… ese amor, ese amor que tanto imaginaste, no es más que una ilusión. Una fiel fantasía de un poeta hondureño, pescador sin fortuna de sirenas en sueños, pero, al cabo, un poeta que supo alzarse al cielo con andamios de vida amasados con versos. Con versos donde el hombre, desnudo hasta el exilio, cantó su soledad, su amor y su castigo en lengua castellana, la lengua que Dios hizo para morir luchando, para vivir muy digno.

Organización Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

305


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Adri谩n Alberto Aliberti / Argentina

Organizaci贸n Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

306


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Un gran poeta hondureño Gran poeta centroamericano, con raíces en la bella Honduras, con poesías claras y maduras, con el modernismo en cada mano. Fue el primero en la región en explorar otras culturas. Brasil y España estuvieron a la altura de este iluminado, cargado de pasión. Rubén Darío influenció con su amistad en los versos eternos de su extensa lista, como “El poema del optimista” o “Tréboles de Navidad”. El canto “El águila”, de este hondureño, también dejó impregnada su mítica huella. Una brisa de letras brillantes como estrellas, sopló en “Salutación a los Poemas Brasileños”. Su vocación lo llevó a explorar con su ilusión; y así como de niño jugó en el Parque La Libertad, de adulto el destino le quitó la libertad, pues estuvo picando piedras en una injusta prisión. Fue escritor, periodista. Poeta apasionado. Shakespeare, Rubén Darío y otras mentes divinas, hicieron de don juan ramón molina un señor razonablemente adelantado. Por esa rica e imborrable historia la biblioteca ha guardado su nombre. Porque ha sido un gran hombre, estará por siempre en la gloria.

Organización Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

307


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Martiza Elizabeth Polanco Bran / Guatemala

Organizaci贸n Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

308


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Forjador de sueños Forjador de sueños, alma que desnuda inspiración, paladín de la poesía modernista son tus versos rojos de pasión claros como el horizonte y profundos como el mar. Mar que recreó tu infancia transcurrida en sueños y delirantes versos en armonía, tocar más allá de las estrellas querías, como cualquier buen soñador. Soñador de juventud inquieta crisálida de impetuoso saber entre poetas de renombre como Darío que en el firmamento te ven resplandecer. Resplandecer de juventud llena de ilusión y desamor quizás… fugaz pero llena de inspiración, impetuoso guerrero apasionado de tu amada tierra hondureña. Hondureña de marcada ilusión sigue tu pluma vigente, que no rinde pleitesía a ninguna investidura que desdeñe al corazón. Corazón de águila que alzó en alto vuelo dando tu vida, sueños y esperanzas en un mágico viaje itinerante. Itinerante y corta estadía, que tierra, mar y cielo fueron mudos testigos de tu persistente desafío que la muerte no logró arrebatar dejando una morada de gloriosa poesía.

Organización Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

309


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Juan Javier Garc铆a Arag贸n / M茅xico

Organizaci贸n Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

310


Del Teatro del Silencio al Parnaso

De humildes letras En memoria de Juan Ramón Molina poeta Hondureño

Parte I De humildes trazos son tus letras nacidas de pobreza que cubre la maleza del mundo que te vio crecer pero no exenta de auroras y de amores. Entre lágrimas y risas subiendo en el calvario de tu vida iba creciendo cada día en tu talento radioroso tu intensa, bella y profunda poesía. ¡¡¡Te dio la fuente del deseo!!! ¡¡¡El Don del querer crecer, entre letras y el acervo de enriquecer el Modernismo del que fuiste pionero y creador!!! ¡¡¡Lucero nuevo, de un nuevo amanecer!!! de pensamiento y madurez en la humildad de tus líneas que arraigaron en tu corazón desde tu niñez. Parte II Versos de oro genuino surgen de ti como rayos de sol brillando con luz propia, destilando poesía que acaricia lacerando y sonrojando el alma del que vive en zozobras... Versos que hicieron mella con hirientes verdades a los que sucumbieron por poder y dinero. por eso JUAN RAMÓN que acallaron tu voz y tu hidalguía, tu vuelo de águila que surcaba los cielos buscando libertad. Parte III Tu compañera fiel, dulce melancolía abrigo de tu sombra, simiente de aleluyas elevó el pensamiento que se hizo sentimiento escalando los cielos en busca de verdad. partiste en la pobreza, compartiste tus obras aliento de intelecto, dejando de riqueza tu acervo cultural © Juan Javier García Aragón – Mayo/13 Organización Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

311


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Delma Elen Perdomo Deniz / Uruguay

Organizaci贸n Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

312


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Juan Ramón Molina Fue pluma, fue cincel bardo y profeta. Cruzó llano y montaña tierras , mares y cielos por ser poeta. Nació en la Calle Real: honra y orgullo de Comayagüela. Fue águila y paloma negra ala, ala blanca voló flotando al viento con su invisible capa. Abrió al irse los velos de la noche más fría rasgó la piel del cielo hacia el eterno día. Manantial su palabra luz… fresca fuente. Vive su Ser semilla en su tierra y su gente. Vive por siempre gigante apasionado de la Vida Vive por siempre sutil enamorado de la Muerte.

Organización Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

313


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Ceferino Daniel Lazcano / Argentina

Organizaci贸n Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

314


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Pintura Las más preciadas sirenas te pintaré, cual pintor, que pintó el fruto y la flor despejando tantas penas. Tu alto verso hago mío: será la cumbre mi ideal sin dejar de ser real como el verso de Darío. Azul es mi alma y te canta: va hacia las frentes más puras, a las bellezas de Honduras mi voz besa y se levanta un coro de alegres voces ¿Tú las oyes, Juan Ramón? Que tu alma sea un timón y que desde el cielo goces al sentir tu Patria amada creciendo con tal fervor que la lucha será amor al final de la jornada. Con pinceles de la luna, con el aire de huracanes con la lava de volcanes pinto un cuadro que te acuna.

Lic. Ceferino Daniel Lazcano Olavarría, República Argentina Delegado ASOLAPO para SUR Bonaerense

Organización Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

315


Del Teatro del Silencio al Parnaso

María Guadalupe Lara Rangel / México

Organización Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

316


Del Teatro del Silencio al Parnaso

A Juan Ramón Molina Pescador de exquisitas palabras; buscador incansable de profundos sentimientos, prisionero y mártir de su propio dolor. Armonioso de las letras del alma, espejo de las aguas que recorren murmurando sus andanzas. Juan Ramón Molina nace en Comayagüela Honduras (18751908) Sale de su país para recoger otras corrientes literarias, culturales y es considerado uno de los grandes exponentes del Modernismo en Centroámerica, por su calidad literaria es considerado Universal. Vivió su juventud intensamente; siendo inteligente, inquieto y vigoroso. Escribió poemas y prosas ejerció el periodismo fundando el diario “La crónica” ocupo cargos en la política nacional un hombre de amplia cultura fue un incansable trabajador de su patria. Consciente del desarrollo de la literatura mundial en 1896 viaja a Brasil e Impresiona con su poema a “una muerta “escribe Salutación a los poetas Brasileños conoce a Rubén Darío entablando amistad. Notemos tan sublimes palabras en este fragmento: Fue mi niñez como un jardín risueño, Donde los goces de mi edad esquivo, Presa ya de la fiebre del ensueño Vague dolientemente pensativo. Colabora en España en el ABC de Madrid. Recorre Europa escribe el prefacio a la novela Annabel Lee. Admiró a William Shakespeare Haciendo unos sonetos como “el Rey Lear” “Ofelia ““Yago”. Un poeta en duelo sublime a su entorno, hace tono en fragmentos de su autobiografía con notable singularidad. Y recorrer sin rumbo todo el océano para sufrir el mal eternamente. Del ensueño, y así, meditabundo vivir con las pupilas fijamente clavadas en El corazón del mundo. Visionario angustioso del mundo toca los aspectos con delicadas maneras, dándole significación simbólica.

Organización Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

317


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Anhelo nocturno. Ser del todo insensible como la dura piedra, Y no tallado en una doliente carne viva De nervios y de músculos. O ser como la hiedra que extiende sus tentáculos De manera instintiva. Resalta su estilo adecuando cada palabra, metáfora y descripción. Todo lo que pasa, en su vida es parte de sus hermosos escritos Y se hace notar en “La araña” Ved con que natural sabiduría las finas hebras a las hojas, atan y una red de fulgor de plata que la infeliz aracné envidiaría. Representando también; el ahora porque fue un visionario heroico que dedicó su vida a vivirla intensamente entregado a servir también a su patria. (Prosa Excélsior) El que quiere ser superior, el que aspira a subir las encumbradas regiones del arte, el que siente que tiene las alas en los hombros, debe olvidarse de Las infinitas miserias humanas. En cuanto a los sonetos del amor no es menos diestro y sí; Exquisito y delicado. Soneto ¡Cuántas pláticas dulces y secretas llenas de juramentos E ilusiones, tuvimos en aquellas ocasiones al voluptuoso Olor de las violetas! Poeta prosista destaca su finísima intensidad en su poema “Pesca de sirenas” Péscame una sirena, pescador sin fortuna que yaces pensativo del mar junto a la orilla. Propicio es el momento, porque la vieja luna como mágico espejo entre las olas brillan. Fragante poeta, que perfumas los vientos… Forma tu nido con laurel y encino. Bebe luz a torrentes desde tu altura domina todos los horizontes. Sigue la dirección de los vientos. (Excélsior)

Organización Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

318


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Su carácter franco lo mete en problemas al querer sugerirle a su amigo General Terencio Sierra como debe gobernar el País. Es exiliado debido a su carácter fuerte y rebelde la sociedad a la cual sirvió lo aísla para acallar su conciencia. ¡Y el poeta clama! Nada es todo. Hermano mío en el arte y en la lira sagrada que de la vieja estigia sentado en un recodo me dices que las cosas de este mundo son nada. Pero que las del otro, las del celeste, todo. Conocedor, apasionado de su melancolía hace presunción “Madre melancolía” Conozco las almas, las cosas y los seres, he recorrido mucho las playas y los citeres… ¡Soy tu hijo predilecto, madre melancolía! ¿O acaso un motivo de tristeza y dolor? Su muerte temprana nos privó de más escritos su legado es Universal, distinguido; beatus ille, tempore brumali. (Dichoso aquel en tiempo de bruma). ¿A qué lejana estrella voy a tender el vuelo, cuando llegue la hora de buscar otro cielo? ¿A qué astro de ventura o planeta de duelo, irá a posarse en mí alma cuando deje este suelo (Metempsicosis) Se menciona que su obra quedó dispersa sin embargo el poeta Froylán Turcios la recopiló publicando con el nombre de Tierras, Mares y Cielos. La aparición de sus obras es sin duda; un gran legado Universal. Agradezco sinceramente a todos; la oportunidad brindada que hicieron Posible está oportunidad de escribir acerca de este excelso poeta. Es muy sencilla, breve pero con gran ánimo de aprender más. Este tipo de convocatorias nos permite enriquecernos culturalmente. Escribir acerca de Juan Ramón Molina es harto difícil dada la gran riqueza y calidad de sus escritos.

María Guadalupe Lara Rangel

Organización Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

319


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Fernanda Mulin de Assis / Brasil

Organizaci贸n Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

320


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Al poeta Juan Con un simple gesto de poesía soltar la voz callada por cañones, oír la gloria pura de la vida silenciar las bombas de los aviones. Con un simple gesto de escribir traer del exilio un verso de lamento, no tener las manos lavadas por el consentimiento. Pudiendo ser, al fin, capaz de dejar fluir una última plegaria, componiendo un verso solo de paz!

Fernanda Mulin de Assis Maestría en Derecho, profesora universitaria y abogada. Escritora con premios en SUIZA, ITALIA, ESPAÑA, PORTUGAL, ESTADOS UNIDOS, ARGENTINA y VENEZUELA, publicada por el Premio recibido de la UNESCO en París en 2005, uno de LIDH - CALL Interregionale Des Droits de L'HOMME Consejo Consultivo de la Sección de las Naciones Unidas, italiano, recibió en Turín, Italia, en 2006 y el Premio Internazionale Europa, ASSOCIAZIONE UNIVERSUM INTERNACIONAL DEL PARLAMENTO Y SEGURIDAD Y LA PAZ, recibida en Lugano, Suiza, en 2007.

Organización Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

321


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Patricia P茅rez Madrid / Chile

Organizaci贸n Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

322


Del Teatro del Silencio al Parnaso

A ti te canto, Juan Ramón Juan Ramón, tu canto lánguido de mar se enquistó en esa bandera. Entre los dos azules, la pureza de tu pensamiento, y el aire diáfano de tu voz marchita remece nuestras conciencias. Juan Ramón a ti te canto con el sonido tembloroso de mis manos con la esperanza de tu renacer. Eufórico de golondrinas y sirenas te esparcirás entre nosotros, los latinoamericanos.

Patricia Pérez Madrid Poeta chilena Cel 0056 962191878 Fono 0056 229814951

Organización Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

323


Del Teatro del Silencio al Parnaso

ROBINSON SILVA ALVES / BRASIL

PSEUDテ年IMO: HIATUS

Organizaciテウn Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

324


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Imortal Teus versos Serão eternos Espalharão-se ao vento Resistirá a morte Perpetuará no tempo Tuas palavras Belos dilemas Mudarão mil mundos Com a força de um poema Tuas letras São sementes Germinam no coração Libertam homens Dos porões da opressão Com a beleza dos versos O poder do coração Teus sonhos Erguerão pontes Para o futuro Amado poeta Grande escritor Gonçalves Dias Sonhador. Imortal.

Organización Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

325


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Xiomara Itzel Cรกceres / Panamรก

Organizaciรณn Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

326


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Oda a un maestro Príncipe de Comayagüela, Tú que abriste las mentes A un mundo de posibilidades infinitas Que exploraste continentes Lleno de esperanzas y anhelos. Bien vale reconocer en tu merecido suelo Tu entrega y pasión Por las letras y la cultura De este bendito pueblo hondureño. Príncipe de Comayagüela, Tú que te entregaste A la defensa de un pueblo olvidado, Te recordarán por siempre Esas callosas manos campesinas, Que tú ayudaste a construir destinos. Fuiste político, humanista Pensador y poeta Pero, sobre todo, un verdadero amigo. Príncipe de Comayagüela Tú que visionaste Todo un mundo de ensueño Con días malos, otros buenos; Que fuiste fiel compañero Donde viste crecer anhelos. A ti te canto, viejo amigo Porque ni aún la Naturaleza, Con el amor que le profesaste, Ha parido en este suelo, Un insigne, hombre, y compañero Que diera tanto por su patria, esmero Dignidad y altura, Como tú, insigne poeta y escritor, hondureño. Hay hombres que dejan huellas… Xiomara Itzel Cáceres Profesora de Segunda Enseñanza con especialización del Idioma Español. Locutora de medios radiales y televisivos. Poeta y escritora de cuentos para niños, y teatro social. Lugar de procedencia: PANAMÀ Organización Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

327


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Arlete Sylvia / Brasil

Organizaci贸n Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

328


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Juan Ramón Molina (Acróstico) J UAN elegante e sem igual U m homem de fibra e forte. A dquiriu fama Universal N o modernismo até a morte. R AMON dedicou sua vida A rica obra literária. M antendo sempre a qualidade O nde o soneto “EL REY LEAR “ N os mostra a forma de se expressar. M OLINA fala em alguns versos O seu lado às vezes macabro. L endo “MADRE MELANCOLÍA “ I remos sentir pessimismo N ada o afastou do Modernismo A ssim viveu intensamente.

Organización Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

329


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Isandro Ojeda García / España

Organización Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

330


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Acid Queens & Spanish Dreams Algo del miedo del que ve un abismo JUAN RAMÓN MOLINA

I a dónde miramos cuando el mar no cabe en el pez no cabe en el mar a donde miramos cuando el cielo no cabe en el pájaro “Alma, mi amor, siempre me herirás”. Me abro las venas, me desangro, como el afluente en el río caudal, por el torrente de mi música. JOSÉ HIERRO

II Otra otra habitación y otra puerta y otra y otra puerta hemos llenado otra habitación vacía y otra y otra habitación vacía hemos llenados los márgenes y otra puerta otra y otra habitación vacía hemos llenado los márgenes de advertencias con vuestras gargantas y hemos abierto la grieta del tiempo en el tímpano de imágenes de puertas que se cierran o de pasos hacia atrás y otra puerta que se cierra has gritado con la voz de un telegrama que te vas aunque otros fueron y no han vuelto que sin mapa no hay camino no hay vereda ni verdad y ya no encuentras más que tierra solo tierra he saltado de mi cama a un precipicio sin origen ni principio a otra habitación vacía Organización Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

331


Del Teatro del Silencio al Parnaso

y otra habitación vacía y otra otra puerta que revienta y otra habitación vacía y otra puerta que revienta y otra habitación vacía y otra otra puerta otra III Oigo los cantos de la memoria para poner en hora mis relojes alguien juega el segundero indica el norte alguien juega -en esta brújula el sur marca la hora de mañana hace tres añosal este son las siete y diez minutos de retraso... alguien juega

IV I shall never forget the unspeakable horror that froze the lymph in my glands when the baneful word seared my reeling brain: y mientras tanto vivo muertes imposibles y me miro por el hueco de la oreja o la nariz y no veo nada donde nunca estuvo el tiempo porque nunca en el abismo nunca orillas derretidas por la baba de mi lengua o de otra lengua nunca el tiempo yace solo porque solo el tiempo siempre en el abismo Cuando miras largo tiempo en un abismo, también éste mira dentro de ti. FRIEDRICH NIETZSCHE

V en una casa con una sola ventana cada estancia contigua pierde luz Organización Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

332


Del Teatro del Silencio al Parnaso

quién alcanzará a vislumbrar la penumbra de mis pies je cherche des mots qui éclairent le temps, des mots que nos enfants puissent interroger quand il m'aura femé la bouche à mon tour. JEAN-PIERRE LEMAIRE

VI Para mudar la piel solo hay que taparle la boca

TÓTEM los acordes abismos de los órganos sacros del orgasmo OLIVERIO GIRONDO

Largo tiempo la he guardado largo tiempo ya hace siglos o hace apenas unas horas largo tiempo la he guardado para el día del fracaso que es ahora o ya fue ayer esta moneda la he guardado para el día del fracaso largo tiempo hace apenas unas horas o mañana o hace siglos en mi puño la he guardado porque se que estaba vivo cuando vi como el abrazo de el metal entre mis dedos y es por eso que en mi puño la he guardado largo tiempo porque sé que estaba vivo ven conmigo hay un lugar para viajeros ven conmigo hay una casa hecha de puertas con ventanas que descuelgan como lenguas Organización Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

333


Del Teatro del Silencio al Parnaso

o banderas ven conmigo hay un lugar maravilloso un lugar lleno de sapos en la casa hecha de puertas solo puertas amarillas rojas negras para todos si para todos los viajeros con ventanas por las que se ve el camino polvoriento ya muy viejo el camino que se ve tras las ventanas ven conmigo a conversar por donde ya no pasa el tiempo en esta casa no hay ventanas amarillas rojas negras en esta casa hay un lugar donde la gente se alimenta de mirarnos a los ojos de mirarnos a los ojos se alimenta donde nunca nadie habla no nunca nadie habla ven conmigo hay un lugar entre mis dedos donde guardo una moneda porque sé que estaba vivo donde nunca pasa el tiempo donde guardo una moneda de hace siglos en mi puño de hace siglos ven conmigo hay un lugar donde he guardado una moneda para el día del fracaso que es ahora o ya fue ayer o ya hace siglos si ya hace siglos que abrí la mano y vi que no había ninguna moneda

Organización Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

334


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Organizaci贸n Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

335


Del Teatro del Silencio al Parnaso

H茅ctor Alfredo Placenti / Argentina Seud贸nimo: Isidoro Guidrobros

Organizaci贸n Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

336


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Arrimo rima Ramón Para ese gran periodista, hombre de sensible pluma. Viene el mundo a recordar, a este poeta de Honduras. Juan Ramón Molina, que ha nacido en Comayagüela, Los que abrazan su arte, siguen firme vuestra estrella. Partió al Brasil a estudiar y conoció en el gentío. A un poeta que lo influyó; su amigo, Rubén Darío… Puede una gota de olvido, sobre algún poeta caer. Pero perdura su obra que escribió en cualquier papel, Y en ese escrito nos pinta, vida, lucha y padecer… El transmitir es la veta, más difícil de encontrar, Pues las palabras confunden, sino se saben buscar. Centro América me puede y el sentimiento me apura Feliz, dibujo estas rimas para su gente en Honduras. Que el recuerdo sea alegría, que brindemos en su honor, ¡Las letras nunca se olvidan, de su ingenio, Juan Ramón!

Héctor Alfredo Placenti Periodista argentino

Organización Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

337


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Santiago Pablo Romero / Espa帽a

Organizaci贸n Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

338


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Mi Comayagüela es azul…

Juan, me han llamado tras la espesa bruma De la azul escarapela, de la montaña bravía Ha sonado sin sorna, ni lamento, apenas sibila Hubiera oído el siseo de sus pies arrastrar. Ramón, y cuenta contubernios de alcoba, Rechiflas de antesalas huecas, y adorada luna En la piel tardía de la ladera, lloran tus hijos Del fervor entre féminas, de natural talante. Molina, ciego le dicen, por no dejarse nublar Ante las luces de unos brillos impíos, sesgados Pasa su sed, de entre albores circunspectos No desea lamer manos acuosas de intelectos Raudos en segregar la inmundicia del perdón. Pescas sirenas, donde yacen muertas las colas, Sensitivo tu pecho, anida en tréboles pasmosos La fosa olvidada, anhela el noctívago estertor Donde el traje será expuesto, y tus huesos Portará de etiqueta premonitoria, sin cirios. La eterna guerra transmutará cuan batalla Perdida entre zagales insurrectos, divagando. Será metempsicosis en el jardín, donde el faquir no hallará la muerte del león, sobrará. Y una virgen, provocará la caída de Luzbel En las ansias de un anciano, de mano escrita Entre letras de literata sedición, Y técnica pueril, Han sabido esclarecer las aguas, De nítidas cuan el reguero de Darío, maestro. Organización Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

339


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Mas no queda más, Apoteosis final que redunda en mi camastro, Donde yacer siento. Entre la risa devota, la dentellada baldía e Inocente, el abrazo querido, de un pueblo, Ese, me vio correr en Comayagüela, Beber del río, pacer de la montaña, y Esclarecer que en mis venas no había sangre Sino un dulzón fluido de oscuro parecer, tinta.

Organización Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

340


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Organizaci贸n Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

341


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Marisa Arag贸n Willner / Argentina

Organizaci贸n Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

342


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Apreciados organizadores, quiero participar en esta Antología al inmenso vate de Honduras, su poeta Juan Ramón Molina, aguardo cumplir las pautas y que sea de su interés mi poesía , el poeta ha promovido una línea de conocimiento sobre su sentir y su quehacer que ya de por sí es muy valorada por mí.

Todas las aves de tu sueño Oh, gran vate de Honduras Que en Pegaso remonta tu espíritu augur Allegado de rimas que bañaron tus ríos Ahora nos vislumbras desde el inmenso azul. Y ahora sueñas Poeta en las tardes perdidas pues te cabe el idilio de la vida consumado martirio que te diera por vivirla febril cual primavera por sentirla cual hacha que se afila en tus montes de infancia trasnochada En los bosques sagrados se ilumina y anidados por Selene en tu frente pájaros viajeros que tienden su alarido en el árbol bermejo de un designio. Y ahora sueñas sin vacilar desgarro en el azufre eres bardo que llega al corazón que sufre trasegando los cántaros del verso, cubre tu voz el lienzo inmaculado, prístina luz descubre tu hidalguía cuando ofrendas la sencillez del trazo la voz en la divina pneuma. Voz tutelar que no retrocede ningún paso con Darío en gemelar abrazo ante los ojos sorprendidos de las vestales de los verbos. Organización Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

343


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Y ahora sueñas Poeta Juan Ramón Molina Comayagüela imperiosa en su arrebato te dió su sol como a su hijo más grato que gestó el vientre de tu tierra chapina. Tierras, mares y cielos se rindieron esa tarde de abril que tú naciste como a un hijo insigne ungieron en tu esencia lo que nadie podría arrebatarte. Poesía fuerte fraterna y valerosa tu transparencia ennobleciendo el río de tus llagas manantial de luz para los pueblos en el cendal dorado de tu Honduras. ¡Y ahora…sueñas!

Organización Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

344


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Himnos que honren tu lira Poeta Juan Ramón Molina ¿adónde navegaste con tu pena? buscabas ardoroso una sirena batiéndote en el mar proceloso deseo de su escama nutricia vistiendo su impericia trastocada en locura doblegada ternura entre tus piernas ¿En qué azur protegido cumpliste el sueño? ahora le cantas como dueño que brilla la Cruz del Sur en su vestido de caracolas pálidas y heridas donde silencias albores de tu pena. En su boca de musa extasiados, están sellados con pasión tus labios cantando desusados los fervores que acunan tu tapiz de poeta romance de tu tierra a estos amores que tu vida colmaron con su huella. Amores ofrecidos a tres aves el cóndor, el búho y la paloma rastros divinos de quásar o de estrella, de ellos tomaste mirada altiva de valiente y del Olimpo a Quetzaltenango sabio en odas como un dios Apolo, oracular tu ser, venerado por las musas. Peanes canten en honor a tu lira que los himnos en el lago de Dios, agua sea que vibra en lo consagrado, lleven a tus oídos las odas de la Paz y el Amor divino por siempre tu alma bendiga. Organización Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

345


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Juan Carlos Linares / Venezuela

“(…) en este continente debemos ser hermanos, bajo el techo de estrellas de nuestro Eterno Padre, la madre de nosotros es una misma madre, es una misma Niobe, que nos brindó su seno, de calor y de leche y de dulzura lleno, inagotable seno cuyo licor fecundo dará la vida a todos los huérfanos del mundo.” JUAN RAMON MOLINA Águilas y Cóndores Organización Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

346


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Mujer Rota ¿Qué lugar de la ciudad estará ocupando tu cuerpo en este instante? Me pregunto desde el margen de una hoja de periódico, donde mi caligrafía sueña adivinar ese curioso mecanismo del universo que le otorga al clima de la capital un absurdo olor a tu piel, como si la punta fría de mi nariz retozara despacio contra el extremo fundamental de tu hombro, semejando la nube de espuma blanca que aspira la extensión montañosa del Ávila... ...y me mareo. Me mareo con la certeza de que representas la pausa que permite que ocurra el crepúsculo. Que ocurra, comparable a una mancha inabarcable de pintura de labios, tatuada sobre el borde tantas veces recorrido de esta taza con residuos congelados de café negro, permanentemente conectada con el éxtasis de escribir. Delgado territorio de cerámica, donde insisto en tropezar la figura indeleble de tus labios provocando un ligero estallido de vocales que rueda sobre la piel como risa, como una forma de contacto, que consigue elevarme algunos centímetros del suelo de esta región latinoamericana: hasta ofrecerme una fiesta de guacamayas que revolotea el tráfico de la autopista, con una suerte de mística capaz de transmitir, la sagrada reconciliación de un beso repetido entre los árboles del Jardín Botánico. Un beso que dibuja secretamente en su trayectoria, la curvatura de tu cuerpo hecho paisaje. Gloriosa impresión urbana, donde se me escapan de la boca las palabras pronunciadas en un significativo testimonio poético por el escritor hondureño Juan Ramón Molina, las cuales rezan, que “en este continente debemos ser hermanos”, porque “bajo el techo de estrellas de nuestro Eterno Padre, la madre de nosotros es una misma madre”. Y me vuelvo espacio. Un viaje posible que se enreda en tus cabellos. Un viaje donde la concepción de la distancia no implica un campo aéreo meramente vacío, sino también el trayecto habitable donde cabe la formulación de una caricia como posibilidad de reflexión, siempre preparada para que “la discordia huya de esta fragante tierra” cerrando “las dos puertas del templo de la guerra”.

Organización Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

347


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Esa caricia que me convierte en sinónimo de tu piel; en fluidez y rozamiento; en escalofrío que te besa; dedo lento que se detiene en el andén de tu cintura: esa superficie de pequeñísimas lunas negras facultadas para construir tu propio sistema solar; como si apenas la fugaz contorsión de un gesto desnudo que se queda prendido en mi tacto, constituyera la prueba irrefutable del lugar donde Dios decidió trazar el ecuador de la existencia, el epicentro de la sensibilidad. Allí… Allí en la infinita redondez de tu ombligo. Rinconcito del planeta donde conservo como licores de canela, todos los crepúsculos de Caracas.

Juan Carlos Linares, Caracas, Venezuela.

Organización Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

348


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Organizaci贸n Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

349


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Yanni Mara Tugores Tajada / Uruguay

Organizaci贸n Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

350


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Príncipe de los poetas “He abrevado mis ansias de sapiencia, en toda fuente venenosa o pura, en los amargos pozos de la ciencia y en el raudal de la literatura” Juan Ramón Molina

Naciste en una calle que acunó varios poetas, pero tú sobresaliste entre ellos con tus letras. Quetzaltenango fue tu patria intelectual fuiste adelantado para tu tiempo regalándonos mil versos. Varias mujeres e hijos dejaste en tú camino, un eterno enamorado de la mujer de lo bello, y no te faltó explorar hasta el mundo esotérico. Gran defensor de los pobres luchaste contra el opresor, ambientalista, ecologista no hubo nada que no hicieras para proteger la tierra. Cuando niño tu alegría contagiaba al entorno, disfrutabas de los pájaros de la flor y su belleza, mirando hacia la grupa montar también pescar y nadar. Mas luego ya hecho hombre absorbido por la melancolía, fue en el alcohol que encontraste a tu más fiel compañía. Y fue allí en Aculhuaca en una vieja cantina se detuvo tu corazón y acabaste con tu vida. Más para el mundo aún vives con el legado divino, que nos dejaste en tu obra Hondureño tan querido. Organización Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

351


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Luis Alberto Carro D’Errico / Uruguay Seudónimo: “Osiris”

Organización Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

352


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Por la senda del aire tu palabra… Por la senda del aire tu palabra brújula de jazmines busca el sol sin olvidar la tierra que pisaba, con los pies sobre el polvo, Juan Ramón. Comayagüela del amor primero te abrió la puerta y te hizo pescador (tu Pesca de Sirenas continúa y hay mil abrazos en tu Salutación) Por jurar lealtad a tus principios la oscura ley del cruel te encadenó, de pájaro tu luz, tu verbo libre, no perdieron el rumbo, la razón. Madre Melancolía de tus alas, no hubo roca más dura que el dolor. La muerte te dio vida para siempre, cantar multiplicado, Juan Ramón!

Poema título “Por la senda del aire tu palabra…” Seudónimo OSIRIS Nombre del Autor: Luis Alberto Carro D’Errico Dirección: calle 18 de Julio Nº 587 Ciudad: Colonia del Sacramento País: Uruguay Fecha de nacimiento: 22 de octubre de 1952 E-mail: lucarrode@adinet.com.uy

Organización Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

353


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Antonio Bravo / España Miembro del Liceo Poético de Benidorm

Organización Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

354


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Jamás yo te traté como un amigo Jamás yo te traté como un amigo entre estas negras zarzas -partiste hace mucho tiempo-, en verdad casi nada te conozco, leí muy pocos versos de tu musa, y ni siquiera he visto tropicales playas que ornan tu poesía excelsa. No importa, escribimos los poetas casi siempre los mismos argumentos de amores, y del río de la vida que arrastra nuestras penas hasta Tánatos. Mostramos esplendores de la luz en las soñadas primaveras, y a la lluvia en colores de las hojas en los otoños mustios, y a ese vómito en sangre de injusticias que a esta tierra encadena a los humanos. Es que la misma alma nos inspira buen amigo del alma.

Organización Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

355


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Jaime Magnan Alabarce / Chile

Organizaci贸n Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

356


Del Teatro del Silencio al Parnaso

La canción del optimista A Juan Ramón Molina

Parafraseando a Franklyn has caído en desgracia, desatando las iras del general, tirano de turno, cuyo nombre, ya nadie recuerda, ayer amigo, hoy ignorante felón, que en oprobio edicto te ha quitado la pluma, entregándote martillo y cincel. Y el pergamino, en el cual cursabas delicadas filigranas, lo has reemplazado por tosca piedra. Así, exculpas tu falta y construyes una carretera, a pan y agua; a sol sin sombra, tu lo sabes bien: Los primeros que caen, en guerra, tiranía o genocidio, son los poetas, escritores, intelectuales porque son ellos la voz de los himnos que siempre perduran. Las lágrimas y el sudor se confunden y saben a inspiración. Escribes el mejor de tus libros, esculpiendo en cada roca letra, rima y verso. Mientras tu cuerpo marchita, tu mente florece y tu inspiración desborda, como pescador de sirenas en un mar de estrellas fugaces bajo las cuales duermes recordando tu antigua Comayagüela, una niñez en jardín risueño; y en el delirio más profano de la noche, gritas: “¡No me abraces, madre melancolía! ¡No quiero vivir al amparo de tus pechos caídos!” Organización Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

357


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Y al otro día te levantas, feliz, por una cuota más de vida, a tallar puntos y comas en las anónimas rocas del camino, entonando con tu voz argenta la canción del optimista…

Nací en Santiago de Chile el 25 de agosto de 1967. Soy geógrafo pero mi verdadera vocación son las letras. Escribo cuentos, novelas, obras de teatro y, en tiempo reciente, poesía. Por razones laborales, hace quince años resido en Lebu, ciudad que me inspira día a día, y de la cual he hecho mi patria chica. Desde el 2005, soy socio del Club de Amigos de la Biblioteca Pública Municipal de Lebu, institución que me ha confiado la coordinación del Concurso Literario Gonzalo Rojas Pizarro, en sus tres últimas ediciones (2010 a 2012), junto con la edición de las respectivas antologías. En 2012 obtuve el 1er Lugar del Concurso Hispanoamericano de Poesía Gabriela, organizado por la Casa del Poeta Peruano, Filial Chile y este año, he sido finalista en el I Certamen de Poesía Erótica, realizado por el Blog H de Humanidades.

Organización Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

358


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Organizaci贸n Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

359


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Mabel Zaves / España

Fotografía tomada en la Casa-Museo de Juan Ramón Jiménez en Moguer (Huelva)

Organización Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

360


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Una bandera llamada Libertad A la memoria de J. R. Molina

Imágenes de aquella tierra ocre bañada por las aguas silenciosas, las amantes eternas de lo verde, salvaje y natural en ti viajaba. Algarabía suelta por la plaza bebiendo libertad hasta en el nombre, que luego portarías como emblema y bandera en la senda que tomaste. Eras joven de creencias tan sencillas cual linaje que corre por tus venas, y hasta creíste en el hombre semejante aunque devuelva el beso como Judas. Tinieblas y trabajos obligados la moneda de canje a tus palabras, la negación de sueños juveniles. Y te marchas llevando la ilusión, esa carga de peso tan escaso, al país que aún pervive en la natura. Floreces y recibes el amor, de quienes se reflejan en tu luna y recuerdan el polvo de tus huesos.

Sevilla, 27/01/2013

Organización Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

361


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Bebía rosas en la mar A la memoria de J. R. Molina

Te conocen amante de los versos dictados en momentos tan adversos, compartidos en países muy diversos que estiman los tesoros aún dispersos. Fuiste a beber las rosas a la mar, a los pies de la estética sin par, pues tus alas mostraban el volar a los saberes dignos de ensalzar. Mas ruedas en el túnel del entorno dando vueltas y vueltas en un torno, que te lleva al submundo sin retorno puliendo en las palabras el adorno. Y viajas a las tierras a yacer, te acompañan las letras en el ser, lejos de quienes vieron tu nacer, de aquellos que reservan el querer. ¡Cuán joven era el príncipe ya muerto! ¡Cuántos poemas tirados al desierto! ¡Qué ultraje por arte de lo incierto! ¡Más de cien años creando el desconcierto!

Organización Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

362


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Reseña biográfica de Mabel Zaves Mabel Zaves es María Isabel Zapata Rives, una mujer que nació en Vícar, provincia de Almería (España), en una familia modesta y que pasó toda su infancia en contacto directo con la naturaleza, en pleno campo rodeada de montañas de poca altitud, en la prolongación de la conocida Sierra de Gádor, que se extiende desde las Alpujarras Almerienses. Se formó en Psicología que compatibilizó, hasta licenciarse, con la poesía, que resurgía como esa fuerza interna siempre presente, que irrumpía en su realidad y realizó las publicaciones primeras, tímidas. Actualmente, es Máster de Psicología de la Educación y espera finalizar el Máster de Literatura General y Comparada, ambos de la Universidad de Sevilla, que compatibiliza con su trabajo de profesora en el IES Joaquín Turina de Sevilla (España). Es miembro del Grupo Literario Palabras Indiscretas (GLPI), participando e integrándose en los proyectos en curso: Revista Literaria Palabras Indiscretas (RLPI) y poemarios. Es coautora de los libros de poesía Entre la utopía y la distopía (2011), y Espejos de papel (2012). Es autora del poemario en edición Espejos Convergentes. También es Cónsul en Sevilla del Movimiento Poetas del Mundo y participa activamente de la vida cultural de la ciudad a través de recitales poéticos y performances.

Organización Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

363


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Marisa Trejo Sirvent / M茅xico

Organizaci贸n Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

364


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Visiones fugaces Visiones pasan como hechizos que nos depara el porvenir, pero al desentrañarlos, observamos que ocuparon un tiempo en el pasado historias alineadas en enigmas realidades ficciones simulacros fugaces con perfectos actores que creíamos ajenos desconocidos o quizás lamentablemente muertos sin embargo, aparecen y reflejan nuestro mismo rostro en el espejo trasmutable del tiempo que se nos va como piedra gastada hasta el fondo del río infalible reloj efímero recuerdo lo que ya no será ni ayer, ni mañana, ni nunca.

© MARISA TREJO SIRVENT

Organización Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

365


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Ren茅 Arturo Cruz Mayorga / El Salvador

Organizaci贸n Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

366


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Sol hondureño Juan Ramón Molina poeta Hondureño eres el rio que camina entre los pinares risueños. La hermosa Comayagüela fue tu ciudad natal la mariposa que vuela hacia el litoral. Fuiste el máximo exponente del modernismo el sol del oriente que brillo con civismo. Poeta universal insignia de honduras siempre recuerdan en el portal tu distinguida figura. Juan Ramón Molina político de honor falleciste en la capital vecina de San Salvador.

Organización Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

367


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Nieves Juan Galipienso / Espa帽a

Organizaci贸n Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

368


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Oscuridad La noche acecha en su negro caballo, imponiéndose sin tregua. Galopando, trastoca al día, lo reduce y lo embelesa. Quedando preso tras sus barrotes sin carcelero, que lo libere, sin luz que lo defienda. La noche se impone estrellas y luna lo custodian a ese día ya caduco y sin sentido, gris que desespera. Sucesión de horas rescoldo de sus cenizas. La noche ha vencido, luz, sol y día sentados en el banquillo. Destierro, inminente sentencia. Futuro incierto para este reino, que a oscuras se engrandece, y a tientas se eleva.

AUTORA: NIEVES JUAN GALIPIENSO. ASPE. ALICANTE. ESPAÑA.

Organización Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

369


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Rosa Torres Urra / Chile

Organizaci贸n Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

370


Del Teatro del Silencio al Parnaso

En honor a: Juan Ramón Molina Amigo de los amigos del silencio de su bullicio contagiando con sus hebras gigantescas vertientes mecidas en las alturas, con las aves en las llanuras mudos nidos destilando entre sus sombras. Ya no lloran sus ojos, ya han calmado sus sollozos han alumbrado infancias, despertado ha semejantes hoy jazmín, flor, miel, tul, entre fantasmas, y, una flauta embelesada rocía gotas en lírica usanza. Mariposas de tu yugo revolotean, sin tristezas vuelan sobre tu flor, tu rosa y su suspiro, en Dios mismo sus resonancias balbucean selladas auroras, fondos de oro, tesoros y manjares que tus ojos vieron al cesar su llanto en el cielo. Sin abismo del camino al altruismo, retorna su rumbo en la amistad sobre su dolencia grabada en candados, solo de hojas, en sus retinas está. Sin abismo, madre llamo a su ansia, dolida, esperanza cruzo el manantial clamando, sin abismo, bizarro cantar esparció, madre, madre melancolía, le llamó. Clamaba en su viento nuevas vidas, susurraba en su cantar sumergido, mística grabo en sus huellas peregrinas alzando en alto su prístina vida. Sin abismos, ojos claros, madre melancolía no le abandonó navegando mares, reflectando espejos, clamando vidas nuevas, surtiendo ducho su lecho, grabando, grabando, en silencio quedó. Peregrino, niño, de aspidistra, susurra la lágrima la lágrima acuna, sirena de su playa, en su playa ninguna. Cantó cantares, sirena, sirena, sirena, deleite de su pasar, sirena de su orilla de su orilla - la ciudad - la ciudad su vida. Sin abismos, en el sino, hilos, hebras, cantos, rimas, melancolía, sirenas, endecasílabas alumbran el manantial celeste de su vida. Organización Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

371


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Jaime Rodríguez Baeza / México

Organización Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

372


Del Teatro del Silencio al Parnaso

A “Juan Ramón Molina” Bajo el azul profundo del cielo entre la umbría verde de los bosques sobre las montañas y la soledad de las cañadas donde el canto del ave es la alegría del día se escuchó por vez primera la gran voz del espíritu “Del Morazán” poeta “Juan Ramón Molina” dentro de una de las cabañas de la “calle real” del pueblo de “Comayagüela” Inquieto de chaval lo mismo pescaba sobre las grandes posas de los ríos que a pelo caballo montaba, sobre los grises arenales. Pasando a eterno enamorado de la belleza femenina, Las que le movían entre sus piernas su cola tornasol, Para morir por las mañanas entre sus brazos y el martirio de su boca. Consagrado el “Poeta” como periodista y escritor pero más como “Vate” por su limpia prosa e intelectualidad, Versifico “La niña de la patata” “Pernambuco” “Salutación a los poetas brasileiros” Hasta llegar a su “Leviathán” Avanzado intelectual y amigo personal de Darío su gemelo, quien de los cielos jamás lo bajo. Humanista renombrado y defensor de todo aquel pobre y oprimido que mostraba al sol sus andrajos sin pedirle nada a nadie mientras la sed y el hambre lo mataban.

Organización Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

373


Del Teatro del Silencio al Parnaso

A su Honduras su canto elevo con gran sentimiento y filosófica profundidad amándola de tal modo que si esta tenía algún defecto para El, en cualidad se convirtió. Es su amada Honduras la de los mares Esteros y el gran sol selvas, ríos y leones belleza femenina y constelaciones el candor de su gente, su gran amor. El silbo de los grillos y el canto de los caracoles Ya en lo profundo de la tierra en un lecho de tierra cubierto de palmas y olivo yace su gran corazón, donde los amigos lo vistieron de negro y entre dolientes y llorosos cirios de pálidos reflejos con cuidadosas manos a la madre tierra entregaron. Donde el silbo de los grillos y el canto de los caracoles resuenan en el aire con incitante son rindiendo honores al “Poeta” Pero su pensamiento que elevado a espíritu clama a los cuatro vientos junto al silente azul de Dios. Uniéndose a Darlo su hermano. Y hoy su nombre que jamás estuvo en el olvido Camina con paso firme y conocido Sobre esta tierra hermosa hondureña Y el resto de la humanidad Pues hoy “El Poeta Morazán” Príncipe de la Poesía Es del todo universal.

Organización Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

374


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Organizaci贸n Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

375


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Javier Etchemendi / Uruguay

Organizaci贸n Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

376


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Poema para Juan Ramón Molina Existe el nudo de la sombra lo sé como existen los líquidos del tiempo la hora con su fiebre y las cosas del hombre saliendo cada vez menos de la muerte Existe el copo de luz que tiembla bajo el ala de los pájaros y el ojo de la lente que rehíla una historia de futuros la soga que nos une al muelle de la vida y el filo que habrá de llegar nunca muy tarde a liberarnos. I Vos y Yo tan iguales y distintos. Un día se terminará la cuerda; el polvo de la tiza escribirá su última palabra: el miedo a no saber quién sos. Nunca saberlo. II Conozco tu mirada al borde de la noche la duda de tu boca el no saber del día. Hay tanto por hacer; mi deber yace en las pequeñas cosas: el universo llenando una botella. Hay un crimen perpetrándose en mi sangre el beso interminable de la muerte y el miedo a no saber quién sos. Nunca.

Organización Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

377


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Carlos Román Castañeda / México

Tu recuerdo óseo Tú recuerdo lo llevo en la boca, Amargo ó dulzón, dependiendo el momento que evoco. Lo llevo cómo un perro lleva su valioso hueso, de pronto, me harto y lo suelto, lo entierro profundo… respiro… me libero y vivo; más luego, religiosamente lo recupero… para no ir por la vida tan solo!.

La suerte impía Enamorado te llamé varias veces Sin obtener de ti respuesta, Tanía necesidad de verte, Abatido caminé y me dirigí hacia ningún lugar, De pronto, mi suerte impía Me permitió verte del brazo de otro… ¡feliz! Debí llorar, debí sufrir Debí llenarme de inaudita ira, pero… Era una imagen tan ridícula, Que no pude contener la risa… Caramba! el tipo era una verdadera grosería Por fin pude verte cómo realmente eres… Y me retiré del lugar sin fingir mi alegría.

Organización Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

378


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Gracias a tu colaboraci贸n logramos ayudar a las familias mas pobres en Honduras

Organizaci贸n Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

379


Del Teatro del Silencio al Parnaso

ÍNDICE TRES EJEMPLOS DE LA POESÍA DE JUAN RAMÓN MOLINA

13

Autobiografía (Juan Ramón Molina) Salutación a los poetas brasileros Pesca de sirenas

14 17 20

Prólogo Presentación Agradecimiento

20 26 28

Eduardo Romero / Argentina Mensaje de Eduardo Romero Retrato de Juan Ramon Molina Julio Pavanetti / Uruguay / España Del teatro del silencio al Parnaso Justicia Poética A Juan Ramón, el gran poeta de Comayagüela Biobibliografía de Julio Pavanetti Fernando Castellanos / México Érase un hombre vestido de blanco Fernando Manuel Esteves Pinto / Portugal Um poema destrói-se de ausências Angel Mario Ksheratto Flores / México Retrato de Juan Ramon Molina Caricatura de Juan Ramon Molina Joaquín Lera / España Oda a Juan Ramón Molina Juan Hernández Ramírez / México Tlali-siuatl Mujer-tierra Auamej iuan tiokuatinij De cedros y encinos Olibojkuauitl totomej Pájaros de olivo Kemaj tlamis tlajtoli Cuando las palabras se acaben Graciela Borau / Argentina Retrato de Juan Ramon Molina

30 31 32 34 35 37 39 40 44 45 54 55 58 59 60 62 63 66 67 68 69 71 71 72 73 75 78 79

Organización Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

380


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Franco Policastro / Italia Retrato de Juan Ramon Molina Certificado del autor Roberto Rodríguez y Wandamar / Puerto Rico Musicalización del Poema "Pesca de Sirenas"(youtube) Attila F. Balázs / Hungría European waiting room End of winter in the country Delete Peter Völker / Alemania On art and love New sights Guillermo Sastre / España Vuelo infinito Guillermo Echevarría Cabrera / Cuba Homenaje merecido a un gran poeta Breve síntesis curricular Antonio Monzonís / España Balada latina Héctor Cediel Guzmán / Colombia Homenaje a Juan Ramón Molina María del Carmen Tenllado Yuste / España Príncipe de los Poetas Acróstico a Juan Ramon Molina Sursum Liliana Silvia Morello / Argentina Águila hondureña A ti, Juan Ramón Salutación a Juan Ramón Molina Antonia Aleixo Fernandes / Brasil Silêncio Sou Caminho das Flores Bocas Delírios Mamãe Refúgio

Organización Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

80 81 83 84 85 86 88 88 90 90 92 92 94 95 99 99 101 102 103 104 105 108 109 110 111 112 113 114 115 116 117 119 120 121 122 123 124

381


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Vítor Gil Cardeira / Portugal A Juan Ramon Molina Um dia comum Era uma pedra dessas Não recomeces a noite fría Numa tarde de chuva Antonio Gracia / Alicante, España El desencanto Bajo la pluma Liturgia del poema Razón de la palabra Meditación Opus postumum Fernando Ruiz Granados / México Dios es el poeta Los ornitólogos saben El colibrí es la mirada de Dios Rovena Bocci / Italia Fratello Ivonne Sánchez Barea / España Eclipse Pintura dedicada a Juan Ramon Molina Juan Fran Núñez Parreño / España Soneto a Juan Ramón Molina Haikus a Juan Ramón Molina Rafael Mérida Cruz-Lascano / Guatemala Salutación, I Salutación, II Salutación, III Salutación, IV Salutación, V Diana Lee Dyck / Canadá Juan Ramon Molina Maria do Sameiro Barroso / Portugal Inquietude Inquietud Maria Oreto Martínez Sanchis / España Moribundo Organización Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

126 127 129 130 132 133 136 137 137 138 138 139 139 140 141 143 144 146 148 149 149 149 152 153 154 156 157 157 158 158 159 162 163 164 165 166 166 167 382


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Sirena bella El licor de mi bebida El poder que mata Abrumado por la infinita acusación (Soneto) Teresa Arjona Calvo / España A Juan Ramón Molina Luis Miguel Rubio Domingo / España La sextina de Juan Ramón Molina A propósito de El salón de retratos La locura de la literatura Maria de Lourdes Hernández Fuentes / México Letras para un ilustre modernista Jesús Úbeda Fuentes / España Volverte a ver Tintero Marietta Cuesta Rodríguez / Ecuador Caminante del mundo en 33 Norma Maquilón / Ecuador/Uruguay La infanta niña Esteban Nova Hernández / Guatemala Utópicos Pensamientos Contemporáneos Wanda Margarita Lluveras Gómez / Puerto Rico Habitante del amor Ibis Anhelo Herido Poema Enaltecido Reposo Versos de gloria José Lissidini Sánchez / Uruguay El prícipe de los poetas Pedro Miguel Castro Ramirez / Perú Juan Ramón Molina Humberto Ramirez Sánchez / México ¿Con qué el artista se inspiraba? Palabras de fuego Roberto Rodríguez / Puerto Rico Recuerdos

Organización Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

168 169 170 171 172 173 174 175 177 178 180 181 182 183 183 184 185 186 187 188 189 190 191 192 193 194 196 195 196 197 198 199 200 202 203 206 207

383


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Pablo Velásquez Ortiz / Guatemala Juan Ramón Molina María Guadalupe Hubeñák / Argentina Tributo literario Silvia Savall / España Cuartetos Sabed, dadme, decidme Pensamientos Emig Paz / Honduras A Juan Ramón Molina, el Poeta Lúcia Helena Pereira / Brasil A flor do sertão para Juan Ramón Molina Dilercy Adler / Brasil A Juan Ramón Molina -Abrumador de lo infinito Víctor Alberto Jouvardás / Argentina Al Poeta Juan Ramón Molina Cuando acaricio tu rostro El silencio de dos voces Ysabel Margarita Faul / Argentina Juan Ramón Molina Poeta de la Gloria Nelly Robella / Uruguay Al poeta Juan Ramón Molina Dejaste el corazón Gilberto Nogueira de Oliveira / Brasil A Juan Ramón Molina (1875-1908) Clara Inés Acero / Colombia Oleo y collage, 0, 70 m por 0,50m Leonardo Pérez Laborde / Uruguay Poema acróstico para Juan Ramón Molina Obra artística a Juan Ramon Molina Usue Mendaza / España En el salón de las mil caras Lidia Prado / España Olvidaré tu rostro ¿Qué es el amor? Nelly Elías de Benavente / Argentina Retazos salobres… Organización Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

208 209 210 211 212 213 214 215 216 217 218 219 220 221 224 225 228 228 230 231 231 232 233 234 236 237 238 238 240 242 242 244 245 246 247 248 250 251 384


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Agustín Conchilla / España Relato para Juan Ramon Molina Marden Nóchez / Honduras Príncipe Poeta Poeta Bohemio Ana María Lorenzo / España Homenaje al poeta hondureño Robert Allen Goodrich Valderrama / Panamá Todo es nada y nada es todo Dos Grandes Gemelos Separados por el Tiempo Gabriela Marcia Tioli / Costa Rica El último aliento Juan Ventura / Santo Domingo La tribulación certera Lola Wizner / México A ese poeta Mari Carmen Marín / España Pececito Maria Begoña Gómez González / España Adentrarme en tu silencio... Isabel María Subires Lobato / España Poeta de antaño Ausencias Angelique Pfitzner / España Sirena Luis Rafael García Lorente / España Llama otra vez Manuel Arduino Pavón / Argentina Eso es todo, don Juan Ramon Marta Tallarico / Argentina Homenaje a Juan Ramón Molina Collage 1 dedicado a Juan Ramon Molina Collage 2 dedicado a Juan Ramon Molina Collage 3 dedicado a Juan Ramon Molina Collage 4 dedicado a Juan Ramon Molina Jorge Castañeda / Argentina Soneto a Juan Ramón Molina

Organización Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

252 254 256 257 257 258 259 264 265 266 268 269 270 271 272 273 276 277 278 279 282 283 283 284 285 286 287 288 290 290 291 292 293 294 295 296 297

385


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Justina Cabral / Argentina Canto a tu poesía... Domingo Hernández Varona / Estados Unidos Del Ancho Mar Sonoro Fui Pez en los Cristales Metempsicosis Esteban Conde Choya / España A la orilla del mar Adrián Alberto Aliberti / Argentina Un gran poeta hondureño Martiza Elizabeth Polanco Bran / Guatemala Forjador de sueños Juan Javier García Aragón / México De humildes letras Delma Elen Perdomo Deniz / Uruguay Juan Ramón Molina Ceferino Daniel Lazcano / Argentina Pintura María Guadalupe Lara Rangel / México A Juan Ramon Molina Fernanda Mulin de Assis / Brasil Al poeta Juan Patricia Pérez Madrid / Chile A ti te canto, Juan Ramón Robinson Silva Alves / Brasil Imortal Xiomara Itzel Cáceres / Panamá Oda a un maestro Arlete Sylvia / Brasil Juan Ramón Molina (Acróstico) Isandro Ojeda García / España Acid Queens & Spanish Dreams Totem Héctor Alfredo Placenti / Argentina Arrimo rima Ramón Santiago Pablo Romero / España Mi Comayagüela es azul… Marisa Aragón Willner / Argentina Todas las aves de tu sueño Organización Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

298 299 300 301 303 304 306 306 307 308 309 310 311 312 313 314 315 316 317 320 321 322 323 324 325 326 327 328 329 330 331 334 336 337 338 339 342 343 386


Del Teatro del Silencio al Parnaso

Himnos que honren tu lira Juan Carlos Linares / Venezuela MujerRota Yanni Mara Tugores Tajada / Uruguay Príncipe de los poetas Luis Alberto Carro D'Errico / Uruguay Por la senda del aire tu palabra… Antonio Bravo / España Jamás yo te traté como un amigo Jaime Magnan Alabarce / Chile La canción del optimista Mabel Zaves / España Una bandera llamada Libertad Bebía rosas en la mar Reseña biográfica de Mabel Zaves Marisa Trejo Sirvent / Mexico Visiones fugaces René Arturo Cruz Mayorga / El Salvador Sol hondureño Nieves Juan Galipienso / España Oscuridad Rosa Torres Urra / Chile En honor a Juan Ramón Molina Jaime Rodríguez Baeza / México A Juan Ramón Molina Javier Etchemendi / Uruguay Poema para Juan Ramon Molina Carlos Román Castañeda / México Tu recuerdo óseo La suerte impía

345 346 347 350 351 353 354 354 355 356 357 360 361 362 363 364 366 366 368 368 370 370 371 372 373 376 377 379 379 379

Índice

381

Organización Mundial de Poetas, Escritores y Artistas

387

Issu antologia pdf  

Antologia dedicada al poeta hondureño Juan Ramon Molina

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you