Issuu on Google+

Abril de 2014 - Año 10 - Nº 100 - Precio del ejemplar: $4

EL REVOLUCIONARIO

PERIÓDICO

ORGANIZACIÓN DE TRABAJADORES REVOLUCIONARIOS

Enfrentemos el ajuste

con la unidad

de los que luchan

Con el tarifazo en los servicios de agua y gas, la suba permanente de los precios de los productos de la canasta familiar y los topes a los aumentos salariales que buscan establecer las patronales y el gobierno, se profundiza el ajuste sobre los trabajadores. Ante este panorama, es fundamental profundizar la movilización por la base y fortalecer las instancias de coordinación del activismo antiburocrático, como el Encuentro de Atlanta. Impulsemos el paro del 10 y construyamos una gran jornada de lucha que marque el camino para seguir enfrentando el ajuste y la persecución. (Pag.3)

docente luchando ¡EDICIÓN Nº100 también está enseñando de el revolucionario!

(Pág.5)

(Pág.6y7)


Editorial

Profundicemos la lucha contra el ajuste, la represión y por la absolución de los petroleros de Las Heras

Devaluación, inflación, suba de precios y más suba de precios, quita de los subsidios a los servicios para los usuarios pero no para las empresas, techo a las paritarias…

E

ntre diciembre y marzo, el nivel de vida de la clase trabajadora cayó en picada. Sólo en enero, y según el propio INDEC, el índice de inflación llegó al 3,7%. El año pasado anticipábamos esta situación. En un contexto mundial de crisis económica, y a nivel local de desaceleración del crecimiento, los empresarios intentan descargar los efectos de esta situación sobre las espaldas de los laburantes. Por si a alguien le quedaba alguna duda de qué lado se pondría el gobierno, el discurso de Cristina Fernández de apertura de sesiones del Congreso, aplaudido de pie por el PRO, fue una fiel muestra de cuál es y seguirá siendo la política del kirchnerismo. El problema, por lo tanto, no es sólo económico, como explican los funcionarios del gobierno, y como aceptan los dirigentes de las burocracias sindicales como Baradel, sino esencialmente político. Es el gobierno quien elige pagar la deuda externa a los organismos internacionales, salvar a una multinacional como Repsol que saquea nuestros recursos, quitar los subsidios en los servicios a los usuarios particulares y no a los empresarios. Y son también los mismos gobiernos con la complicidad de las burocracias sindicales quienes deciden poner techo a las paritarias. Es decir, es una decisión política del gobierno ajustar sobre los bolsillos de los que menos tenemos. En este escenario los trabajadores y las organizaciones de la izquierda venimos avanzando en distintas instancias de coordinación para impulsar la lucha contra el ajuste y la represión. La tarea actual es profundizar ese proceso y buscar una salida no sólo económica sino también política.

El ejemplo de la lucha docente

La lucha docente es quizás el mejor ejemplo de resistencia a la política de ajuste del gobierno. Una lucha extendida en todo el país, con un paro sostenido por varias semanas en distintas provincias. El caso de Buenos Aires es, sin dudas, uno de los más destacados ya que representa aproximadamente un 40% del sistema educativo nacional. Allí, los docentes enfrentaron no sólo las maniobras de los gobiernos provincial y nacional, junto a los medios de comunicación que permanentemente hostigaron la lucha, sino que además desbordaron a la burocracia de Baradel llevando el conflicto a niveles que de ser por las intenciones de la conducción sindical no hubiesen existido. Es un conflicto que, tanto a nivel nacional como en la provincia de Buenos Aires, pudo ser profundizado gracias a la fuerza que hicieron los sectores opositores, las seccionales conducidas por la Multicolor y, en las seccionales conducidas por la burocracia, las bases docentes de manera autoconvocada. Este conflicto no terminó; sigue abierto

Página 2

movilizarse. Es por eso que el paro del 10 es una instancia muy importante en donde los sectores combativos deben jugar un rol activo. Al mismo tiempo, sabemos que estas medidas si se realizan de manera aislada no van a tener el impacto que necesitamos para torcer las políticas del gobierno y los empresarios. Es por eso que se hace imprescindible darle continuidad a la lucha, con el objetivo de enfrentar el ajuste y la represión en todas sus formas y luchar por mejores condiciones de vida para el pueblo trabajador.

Por una salida política para los de abajo

porque los docentes seguirán cobrando sueldos por debajo de la canasta familiar y porque sobran los motivos para seguir enfrentando el ataque a la educación pública. Así y todo, y a pesar de que la burocracia haya decidido de manera antidemocrática cerrar la paritaria (en el caso de la provincia de Buenos Aires, luego de tres semanas de paro), el esfuerzo de los docentes que se organizaron desde abajo no fue en vano. Su ejemplo marca un camino que el conjunto de los trabajadores debemos retomar: impulsar la lucha desde las bases en unidad, intentando integrar a los distintos sectores del pueblo trabajador y extender la lucha, desbordando a las conducciones burocráticas, enfrentando a los gobiernos y las patronales.

El Encuentro del Sindicalismo Combativo y el Paro del 10

El plenario del Encuentro del Sindicalismo Combativo en Atlanta fue una iniciativa muy importante, tanto por los más de tres mil trabajadores que asistimos como por el hecho de proponerse impulsar una jornada de lucha contra el ajuste y por la absolución de los petroleros de Las Heras. La posibilidad de reunir a un arco significativo del activismo antiburocrático y combativo y de organizar acciones para intervenir de conjunto, golpeando con un solo puño, multiplica las posibilidades y la fuerza para instalar en la agenda nacional las reivindicaciones del pueblo trabajador. Por su parte, las centrales sindicales conducidas por Moyano y Barrionuevo ya venían discutiendo la posibilidad de impulsar una medida de fuerza. Somos conscientes que sus intereses no son los de los trabajadores y también que las medidas que impulsan están plagadas de oportunismo en una disputa contra el gobierno pensando en el recambio de cara a 2015. Nos parece correcto que la jornada convocada desde el Encuentro del Sindicalismo Combativo confluya con el paro del 10 y se proponga darle un carácter “activo”. Es decir, impulsar que se discuta en las bases de manera democrática y que sea tomado en cada lugar de acuerdo a las posibilidades de los trabajadores, impulsando piquetes, y distintas actividades de agitación. El 10 de abril, a diferencia de lo que pretenden las burocracias sindicales de Moyano, Barrionuevo y Micheli, que llaman a un paro “dominguero” para confrontar con el gobierno pero sin alterar el orden social, tiene que convertirse en un día de lucha, en donde nadie trabaje y sólo se escuchen las voces del pueblo: por salario igual a la canasta familiar, contra los despidos y las suspensiones, por la absolución de los petroleros de Las Heras, contra la criminalización de la protesta social y por la libertad de los presos políticos. Para enfrentar el ajuste debemos unificar las luchas con todos los sectores que llamen a

La emergencia de un nuevo activismo en la clase trabajadora, la recuperación de importantes instancias de representación sindical por los sectores combativos, la unidad y la coordinación, son sin dudas elementos que nos ponen en una mejor situación para encarar una etapa en donde el gobierno y los empresarios ajustan sobre los bolsillos de los trabajadores. Pero para que nuestra lucha tenga perspectiva no podemos contentarnos con la pelea sindical exclusivamente y con las reivindicaciones de carácter económico y/o defensivas. La huelga y las jornadas de piquetes son instancias muy importantes de nuestra lucha pero no podemos quedarnos sólo con eso. El hecho de que sectores de la burocracia llamen al paro o de que exista un peso creciente del activismo antiburocrático en el movimiento obrero, no puede llevarnos a suponer, tampoco, que estamos en una situación de ofensiva de los trabajadores y/o de arrinconamiento del sistema en su conjunto. Debemos intentar elevar el nivel político de la lucha y, en la medida que se pueda, discutir con el nuevo activismo por qué llegamos a esta situación económica, el carácter cíclico y estructural de las crisis, el rol de quienes se suceden en el poder para llevar adelante las políticas con las que hambrean a nuestro pueblo condenándolo a la miseria y la explotación. Y también, por nuestra parte, con qué herramientas vamos a enfrentar a los empresarios y sus gobiernos más allá de las medidas puntuales que impulsemos. En el momento actual, entendemos que una tarea prioritaria es la unidad de los revolucionarios. Necesitamos avanzar en los niveles de coordinación y confluencia política. Para poder darle impulso a estas discusiones y desarrollar una estrategia que nos permita saltar el cerco de lo defensivo y económico y proyectar una salida política revolucionaria para los trabajadores y el pueblo pobre.

Marcha docente del 26 de Marzo al Ministerio de Educacion Nacional

Organización de Trabajadores Revolucionarios


El tarifazo acelera el ritmo del ajuste

Con los aumentos de tarifas de gas y agua anunciados en el mes de marzo, sumado a la suba permanente de los precios de los artículos de la canasta básica, se profundiza el ataque al bolsillo de los trabajadores. Los porcentajes de aumento que buscan cerrar el gobierno y las patronales en las paritarias, con la complicidad de las burocracias sindicales aliadas, terminan de configurar el panorama de ajuste. Tarifazo y precios descuidados

Hacia fines de marzo, los ministros De Vido y Kicillof anunciaron aumentos en las tarifas de agua y gas, producto de la reducción (de entre el 17% y el 80%) de los subsidios que perciben las empresas encargadas de la distribución. Los incrementos se aplicarán desde el mes de abril, pero no se acabarán ahí: ya se ha informado que habrá nuevas subas en junio y agosto. Desde luego que, para los funcionarios del gobierno, reducir los subsidios es sinónimo de aumentar las tarifas… en ningún momento se pone siquiera en discusión la posibilidad que el ajuste se realice sobre los márgenes millonarios de ganancia de las empresas. El aumento será para los consumidores residenciales

y comercios, por lo que tendrá un impacto directo sobre las familias trabajadoras. El incremento de las tarifas podría ser de hasta el 400% para el caso del agua y del 200% para el gas. También se verificarán subas en el precio del GNC, que además del aumento en si mismo, arrastrará precios de otros bienes por el impacto en las tarifas de transportes y fletes. La exposición de los ministros estuvo cargada, además, de una alta dosis de cinismo. Por un lado, los funcionarios presentaron la reforma como si estuviese pensada para favorecer el “consumo responsable”, ya que no se verían afectados por los aumentos los hogares que reduzcan en un 20% el consumo con respecto al año anterior. ¡Como si fuera posible para una familia reducir de esa forma el consumo de gas! Tan escandalosa fue esta maniobra que hasta obsecuentes del kirchnerismo, como Yasky, debieron salir a calificar la medida como “injusta”. “Es muy difícil para una persona que solamente tiene una estufa, que tien e

El Revolucionario N°100 - Abril 2014

una cocinita de cuatro hornallas, reducir el consumo en un 20% de buenas a primeras”, reconoció. Por otra parte, se intentó presentar el anuncio como parte de la política distributiva del gobierno, alegando que lo que se ahorra en subsidios será destinado para la AUH y el Progresar. No es la primera vez que el kirchnerismo justifica ajustes sobre los sectores populares, amparándose en una supuesta política redistributiva. Claro que, una vez más, esta política del gobierno no se plantea en ningún momento cuestionar la ganancia empresaria. De hecho, en la misma conferencia en la que anunciaron el tarifazo, Kicillof y De Vido dieron a conocer que las empresas no se verán afectadas por las subas en las tarifas. Y pocas horas después, por si fuera poco, Cristina Fernández anunciaba por cadena nacional un nuevo aumento en los subsidios para las patronales que se instalan en parques industriales, detallando los millones con los que el gobierno financia los negocios de los distintos sectores del capital. El aumento de las tarifas viene a sumarse, entonces, al aumento sostenido de los precios de los bienes de la canasta familiar: alimentos, bebidas, vestimenta y alquileres. El INDEC reconoció una inflación superior al 7% para el primer bimestre del año. Para marzo, por su parte, todos los analistas presentaron valores por encima del 3% mensual. Esta realidad demuestra el rotundo fracaso del programa de “precios ciudados” anunciado por el gobierno y perfila que la inflación para el 2014 superaría holgadamente el 35%.

¿Y las paritarias?

Desde comienzos de año, el gobierno y las cámaras patronales (en boca, por ejemplo, de De Mendiguren) venían haciendo enfáticos llamados a la “responsabilidad” a la hora de la discusión paritaria. El kirchnerismo intentó marcar una referencia inicial en un absurdo 25%, cifra que queda ya muy por debajo de los pronósticos inflacionarios. La intención del gobierno de poner techo a los aumentos quedó manifiesta durante el conflic-

to docente, donde a pesar de la masiva participación de los trabajadores en la huelga y en las distintas medidas de lucha, el gobierno hizo todo lo posible por no dar el brazo a torcer e imponer un aumento muy por debajo de la inflación. Inmediatamente después del acuerdo en la paritaria docente de la provincia de Buenos Aires (traición de la burocracia celeste del SUTEBA mediante) las conducciones de los principales gremios oficialistas salieron a remarcar nuevamente la cancha, con acuerdos que buscan establecer una referencia a la medida del gobierno. Así fue con Caló, que acordó sin pelear un aumento del 25% en cuotas, más dos sumas fijas que no van al básico. Y lo propio hizo Gerardo Martínez de la UOCRA, que firmó un acuerdo

Reducir los subsidios es sinónimo de aumentar las tarifas… en ningún momento se pone siquiera en discusión la posibilidad de que el ajuste se realice sobre los márgenes millonarios de ganancia de las empresas.

calcado al de metalúrgicos, llevando el básico de los trabajadores de la construcción apenas por encima de los $6.000, muy por debajo de los valores de la canasta familiar. Es importante recordar, por otra parte, que las negociaciones paritarias se desarrollan en un marco de importante atraso salarial que padece la mayoría de los trabajadores. Con este panorama, sumado al tarifazo en curso y los niveles actuales de inflación, los acuerdos salariales que impulsan el gobierno y las patronales (y que vienen suscribiendo los burócratas aliados, como Caló y Martínez), profundizan seriamente el ajuste sobre el pueblo trabajador. Y por si fuera poco, también durante el mes de marzo, en una de sus cotidianas conferencias de prensa, el jefe de gabinete Capitanich, anunció que el gobierno no prevé realizar modificaciones de ningún tipo sobre la IV categoría del impuesto a las ganancias, que perjudica a un gran número de trabajadores, que seguramente se ampliará después de las paritarias. El ajuste está en curso. Hay que poner freno a la avanzada del gobierno y las patronales e instalar la lucha por la agenda del pueblo trabajador: salario igual a la canasta familiar, basta de precarización laboral, ningún despido ni suspensión, eliminación del impuesto a las ganancias sobre el salario.

Página 3


Declaración conjunta

¡Que el paro del 10 sea una

jornada de lucha contra el ajuste y la represión! E

n un contexto de crisis, tanto el gobierno como los empresarios buscan utilizar como variable de ajuste a los trabajadores. Despidos, suspensiones, paritarias a la baja. A la escalada inflacionaria, disparada con la devaluación de Enero, se le suman los quites de subsidios a los servicios que no afecta a los industriales pero sí a los usuarios particulares. Mientras el pueblo trabajador se la rebusca para llegar a fin de mes, el gobierno arregla con Repsol y desembolsa millones en el pago de la deuda externa. Aún más, busca atacar la iniciativa popular, como lo dejó en claro Cristina Fernández al condenar la lucha docente, avalar la condena de los petroleros de Las Heras y proponer la necesidad de regular la protesta social. Frente a eso, los sectores combativos del movimiento obrero y las organizaciones de izquierda y populares debemos profundizar la coordinación y la unidad en la lucha. Al ajuste solo podemos enfrentarlo en la calle con organización y movilización. La gran lucha que vienen llevando adelante los docentes –en un conflicto que, a pesar de los arreglos de burócratas como Baradel, sigue abierto- nos marca un camino: desbordar a las conducciones burocráticas organizándonos desde las bases y en unidad. El Encuentro del Sindicalismo Combativo en Atlanta es una muestra de mayor madurez de un sector del activismo que supo confluir para discutir qué medidas impulsar de conjunto para enfrentar el ajuste y organizar la lucha contra la represión, por la absolución de los petroleros de Las Heras y la libertad de los presos políticos. Las CGT´s opositoras, conducidas por Moyano y Barrionuevo llamaron a un paro para el 10 de Abril al que adhirió Micheli. El carácter dominguero (pasivo) que le quieren dar al paro así como sus coqueteos constantes con empresarios y políticos del establishment (ayer De Narváez, hoy Massa), dan cuenta de que sus intereses son desgastar el gobierno pero sin llevar adelante un plan de lucha consecuente por nuestras legítimas reivindicaciones. Es decir, muy lejos de los intereses de los trabajadores y el pueblo pobre. Los trabajadores no podemos confiar en quienes durante todos estos años negociaron nuestros salarios y acordaron la paz social con los patrones y los gobiernos. Sabemos que el papel que jugó Moyano con Néstor Kirchner no dista del que actualmente juega Caló con el gobierno de Cristina. Es por eso que tenemos que confiar en nuestras propias fuerzas, organizarnos desde abajo, con independencia de clase, sin sectarismos y en unidad. El paro del 10 es una medida muy importante a la que debemos dar contenido con la lucha activa de los trabajadores, en cada corte, en cada piquete, en cada movilización. Y es una medida que debe ser retomada. Si no le damos continuidad, tanto a los encuentros y la coordinación, como a las medidas de fuerza, difícilmente podamos avanzar en nuestra lucha. Solo así podremos enfrentar el ajuste que quieren imponer las patronales y el gobierno con la complicidad de burócratas sindicales como Caló o Yasky. Solo así podremos ganar la pelea por la absolución de los petroleros de Las Heras y la libertad de todos los presos políticos. Y sólo así podremos enfrentar hasta el final los planes de los sectores de poder que siempre buscan descargar las penurias sobre el pueblo trabajador, enfrentarlos y construir nuestra propia salida, una alternativa política de los trabajadores y el pueblo. -Por Salario Arriba De $9.000, Igual A La Canasta Familiar. Por paritarias Arriba Del 35% -Basta De Precarización Laboral -Basta De Despidos Y Suspensiones -Absolución De Los Petroleros De Las Heras -Libertad A Esteche, Lescano Y Todos Los Presos Políticos

Página 4

Los Encuentros de Atlanta y el SUTNA San Fernando

unidad de los trabajadores

y al que no le gusta, se jode, se jode!!!

E

s evidente que para enfrentar el ajuste y la criminalización de la protesta social es necesario practicar la unidad de acción entre los sectores combativos del movimiento obrero y el campo popular. En ese camino un gran paso fue el Encuentro del Sindicalismo Combativo realizado en Atlanta el 15 de marzo, al que convocaron, entre otros, el SEOM de Jujuy (Perro Santillán), la seccional Haedo de la Unión Ferroviaria (Pollo Sobrero), y diferentes Comisiones Internas como las de Kraft y Lear. El Encuentro contó con la presencia de más de tres mil activistas de distintos sectores de la clase trabajadora, muchos de ellos en conflicto como los obreros de la metalúrgica Liliana de Santa Fe, las trabajadoras de la autopartista Kromberg del Parque Industrial de Pilar, y una gran cantidad de docentes en medio del gran conflicto nacional. Más allá de algunas cuestiones organizativas, en las distintas comisiones se pudo discutir y caracterizar la etapa actual así como intercambiar propuestas para salir a enfrentar el ajuste. Durante el plenario, el cántico popular expresó el consenso en torno a las reivindicaciones que saldrían del plenario: “a los docentes aumento ya, a los petroleros la libertad”. Es importante darle continuidad a este espacio haciendo los mayores esfuerzos por integrar al activismo de base y sin caer en personalismos o disputas de fuerzas que no ayuden a impulsar la organización del amplio conjunto de sectores que allí confluyó. Esa debe ser la apuesta de quienes aspiramos a forjar un movimiento de trabajadores democrático y combativo.

Por una mayor coordinación Durante el año pasado se realizaron diferentes iniciativas con el espíritu de coordinar las luchas y organizar pliegos reivindicativos comunes. Los más destacados fueron los plenarios convocados en el SUTNA San Fernando desde donde se impulsaron determinadas movilizaciones para pelear contra el impuesto al salario, primero, y por el doble aguinaldo, después. Desde la OTR, reivindicamos tales iniciativas y nos sumamos a construir e impulsar aquel espacio y las medidas que salieron, más allá de los matices que teníamos con ciertas cuestiones metodológicas y algunas resoluciones. Entendíamos que se podía elevar el pliego reivindicativo incorporando la lucha contra la precarización laboral y la absolución de los petroleros de Las Heras. Por otro lado, no compartíamos el hecho de que no se haya podido ampliar la mesa de la convocatoria a otras representaciones sindicales de importancia de la zona. En ese sentido, tanto por el pliego reivindicativo, como por la amplitud de la mesa provisoria y la masividad del encuentro, entendemos que la cita de Atlanta es un paso adelante en los niveles de coordinación. El nuevo plenario del 2 de abril en el SUTNA San Fernando, de donde salieron prácticamente las mismas resoluciones que en Atlanta semanas antes, no deja de ser otra buena iniciativa para salir a luchar. Sin embargo, no aporta todo lo que se podría en el sentido de avanzar en mayores niveles de coordinación y unidad, al ser lanzada obviando el Encuentro del Sindicalismo Combativo y al margen de las representaciones sindicales recuperadas de una zona en donde los sectores antiburocráticos han crecido mucho en el último tiempo. Es por eso que nos parece importante alertar sobre el desgaste que puede generar en el activismo una disputa entre fuerzas por ver quién convoca a cada instancia. El objetivo es coordinar las peleas, salir a luchar de manera unificada haciendo los mayores esfuerzos por convocar a las bases y hacerlas partícipes de este proceso de organización de los trabajadores contra las políticas de ajuste. A eso debemos apostar, porque al ajuste que quieren imponer las patronales y el gobierno sólo lo podemos derrotar con unidad y lucha.

Organización de Trabajadores Revolucionarios


Docente luchando

También está enseñando Los trabajadores y trabajadoras de la educación de la provincia de Buenos Aires han protagonizado un ejemplo de lucha para el conjunto de la clase trabajadora en el cual han roto la agenda de los gobiernos nacional y provincial, poniendo de manifiesto las limitaciones de la burocracia celeste.

S

e avizoraba a principios de año, con la devaluación y el golpe inflacionario ya en marcha, que las discusiones paritarias 2014 iban a estar condicionadas por el intento de ajuste de las patronales y el gobierno sobre los salarios de la clase trabajadora. Como sucede año tras año, la paritaria docente era la punta de lanza de este intento ajustador, ya que le marcaría una referencia al resto de las actividades. Año a año la paritaria docente, de la mano de una burocracia celeste prácticamente incorporada al gobierno nacional, venía cumpliendo al pie de la letra con esta meta: marcar una referencia a la baja para el resto de las paritarias. El mismo papel juegan la UOM, la UOCRA y otros gremios de menor envergadura que tienen sus paritarias en estos primeros meses del año y suelen ostentar además, escalas salariales de las más bajas de la industria y el sector de servicios. La realidad fue muy distinta. Los trabajadores y trabajadoras de la educación comenzaron una huelga indeterminada histórica que

obligó a la celeste a ponerse a la cabeza para no ser pasados por arriba por las bases. Los docentes lograron con su fuerza imponerse en un terreno en el que todos los partidos patronales, todos los medios de comunicación, y hasta la misma Cristina (interviniendo directamente con sus posicionamientos públicos) operaron para derrotar la lucha. Desde la recuperación de 9 seccionales del Suteba en 2013 (a las que se suman San Martín y E. Echeverría, retenidas por la celeste mediante el fraude) por parte de la lista Multicolor que aglutina a todos los luchadores y el activismo antiburocrático docente de la provincia, como hecho significativo se ha comenzado a visualizar un quiebre entre las grandes masas de docentes y la conducción celeste. Este quiebre, tuvo su primer muestra de fuerza en la lucha de marzo, que puso a los docentes de frente con la conducción celeste, y logró imponerle una dinámica de lucha y masividad al conflicto. Los trabajadores y trabajadoras de la educación, en forma masiva, van empezando a participar, a involucrarse y a movilizarse por sus condiciones laborales, y por la situación educativa de nuestro pueblo. A su vez van comenzando a poner de manifiesto las limitaciones de los Baradel–Maldonado-Yasky para contener los reclamos del sector manteniendo su

4 de Abril Dia del Docente en lucha

A 7 años de su muerte continuamos su lucha

Carlos fuentealba

presente!!!

alianza con el kirchnerismo. Luego de 17 días de huelga ininterrumpidos, Baradel y los suyos lograron cerrar el conflicto llevando la propuesta de Scioli a votación en asambleas improvisadas, sin tiempo de convocatoria, y no permitiendo el voto de los no afiliados que habían sido gran parte de la lucha. Aplicando mecanismos estatutarios burocráticos entre los cuales vale lo mismo el voto de una seccional de 150 afiliados al de otra de 1500. Si bien el acuerdo firmado logró romper las pretensiones de 20% en cuotas del gobierno bonaerense y nacional, consiguiendo un aumento significativamente superior, la realidad es que no se ha acordado una recomposición del salario docente a la altura de lo que se requería. Y Buenos Aires va a continuar siendo una de las provincias con peor remuneración para el sector. Entonces la mayor victoria de la huelga histórica de marzo, no es haber roto el techo salarial que el gobierno quiso imponer con todas sus fuerzas, o haber conseguido un 38% de aumento para el que inicia y un 30% promedio. La mayor victoria no es haber conseguido que no se descuenten los días de paro, ni haber quitado de la agenda el tema del presentismo. La mayor victoria es haber impuesto el método democrático de las asambleas de autoconvocados como organismo impulsor de la lu-

cha, la victoria es haber movilizado 50.000 trabajadores a La Plata, 20.000 trabajadores al ministerio de educación en CABA, 10.000 trabajadores en La Matanza, y miles y miles en Tigre, La Plata, Ensenada, Escobar, berazategui, Lanús, Lomas de Zamora, San Martín, Bahía Blanca, Gral. Sarmiento, etc. etc. Sobrepasando la capacidad de la conducción celeste de entregar la lucha rápidamente. Rompiendo los intentos de resolver el conflicto con decretos, con fallos judiciales, conciliaciones obligatorias, demonización mediática mediante. La mayor victoria de los trabajadores de la educación es habernos mostrado a toda la clase trabajadora, a todo el pueblo pobre, cual es el camino y cuales los métodos para combatir el ajuste, la persecución y la represión, de una forma efectiva. Es mucho el camino que falta recorrer, y quizás el balance más fuerte deba ser la necesidad de terminar de barrer a una burocracia que una vez más ha entregado la lucha. Pero los docentes nos han mostrado en los hechos que la unidad de acción de los trabajadores, que la fuerza y la importancia de la movilización desde abajo, es la herramienta que puede vencer sobre todo cuanto se interponga en nuestra lucha por mejorar nuestras condiciones de vida.

En las Provincias la lucha sigue Al cierre de ésta edición, al menos 6 provincias continúan en conflicto: Mendoza, Salta, Neuquén, La Rioja, Chaco y Catamarca. En muchos casos con paros activos, tomas de escuelas, piquetes, movilización. Intentando continuar y profundizar esta lucha histórica de los trabajadores y trabajadoras docentes, por mejores condiciones de trabajo para docentes y una educación digna para nuestro pueblo

El Revolucionario N°100 - Abril 2014

Página 5


¡Edición N°100 de “EL REVOLUCIONARIO!”

“EL DEBER DE TODO REVOLUCIONARIO

ES HACER LA REVOLUCIÓN”

E

l título de nuestra prensa remite a la frase de Guevara en donde, una vez más, el Comandante nos muestra la importancia del factor subjetivo en el proceso revolucionario; en donde nos enseña que la lucha revolucionaria no puede estar determinada exclusivamente por la situación estructural y las condiciones objetivas, y en donde deja sentada la necesidad y vigencia de la revolución para terminar con la explotación y la opresión del capitalismo. Hablar de “El Revolucionario” es, entonces, hablar del hombre y la mujer nueva que queremos construir, el hombre y la mujer nueva protagonistas de la lucha por la transformación social. Nuestra prensa, más allá de remitir a la situación económica y proponerse aportar herramientas para entender nuestra realidad, se construye a partir de la lucha diaria de nuestro pueblo, de la lucha de hombres y mujeres que buscan construirse como revolucionarios. “Escribir es escuchar”, decía Rodolfo Walsh. Nosotros nos proponemos escuchar esas voces, las de nuestro pueblo trabajador, y escribimos para ese pueblo, para aportar a sus conflictos, difundirlos, explicarlos, entenderlos. El nombre de nuestra prensa, por lo tanto, remite a esas luchas que nuestro pueblo trabajador lleva adelante día a día y que en nuestro periódico se relatan mes a mes. No es de ninguna manera, entonces, un nombre autoproclamatorio. En primer lugar, porque en la misma dinámica de nuestra lucha, en un proceso dialéctico y colectivo con todos los compañeros, nos proponemos constituirnos como revolucionarios, hombres nuevos y mujeres nuevas, sabiendo que ese proceso no termina nunca, que no hay ninguna facultad que otorgue títulos para eso y que sólo la lucha cotidiana nos construye. Como decía el mismo Che Guevara “la revolución se hace a través del hombre, pero el hombre tiene que forjar día a día su espíritu revolucionario”.


Y en segundo lugar, nuestro periódico pretende ser un periódico revolucionario pero no niega la existencia de otras prensas revolucionarias, sino todo lo contrario. Las prensas de organizaciones hermanas (“A Vencer” de los compañeros del MIR o “La Llamarada” de los compañeros de Hombre Nuevo, por ejemplo) enriquecen nuestros debates, nos aportan y muchas veces nos sirven como ejemplo de cuestiones que debemos corregir. La existencia de estas distintas prensas no es una contradicción, sino que se complementan, sumando puntos de vista particulares e incluso evidenciando las grandes coincidencias entre los diferentes agrupamientos políticos. Todas ellas, así como muchos de los medios alternativos y populares que han surgido en los últimos años, de diferentes modos aportan a la construcción de una comunicación contrahegemónica en una perspectiva revolucionaria. En ese sentido, El Revolucionario busca ser un aporte más en la batalla por modificar la conciencia de las clases oprimidas, con la intención de forjar una fuerza social revolucionaria y de construir un proyecto transformador en nuestro país.

LA PRENSA EN LA ORGANIZACIÓN

POLÍTICA REVOLUCIONARIA

“El primer paso práctico hacia la creación de la organización deseada y, finalmente, el hilo fundamental al que podríamos asirnos para desarrollar, ahondar y ensanchar incisamente esta organización, debe ser la creación de un periódico político para toda Rusia. Antes que nada necesitamos un periódico. Sin él sería imposible desarrollar un modo sistemático una propaganda y agitación”. Estas líneas Lenin las escribe en un contexto particular, mientras el Partido Bolchevique se constituía como tal luego de la unificación de decenas de destacamentos revolucionarios y núcleos políticos dispersos. Por lo tanto, la necesidad de homogeneizar una línea política era ineludible para los revolucionarios de entonces. Más allá de eso, Lenin nos muestra lo importante que es para una organización el hecho de tener una única línea política que exprese y represente al colectivo más allá de las individualidades y visiones particulares. Para nosotros, es muy importante poder elaborar un periódico en donde expresamos las posiciones que representan a todos los compañeros y las compañeras de nuestra Organización. Al mismo tiempo, como con el conjunto de actividades que desarrollamos, somos sumamente autocríticos y conscientes de muchos de los límites que tenemos y nos esforzamos,

permanentemente, por mejorar distintos aspectos de nuestro periódico. Mes a mes, en estos cien números de El Revolucionario, nuestra organización fue reflejando su posición sobre las distintas coyunturas políticas, los procesos sociales y los debates de la agenda del pueblo trabajador. Así, por ejemplo, en el plano internacional, fuimos siguiendo la evolución de la crisis económica y su impacto sobre la clase trabajadora, analizamos y repudiamos las incursiones militares y las maniobras de imperialismo a lo largo y ancho del mundo, e intentamos reflejar y expresar nuestro apoyo con las distintas luchas populares. Y en el plano nacional, fuimos aportando nuestros análisis sobre el rol del kirchnerismo y sus medidas, y analizamos el rumbo de la economía y cómo se fueron enriqueciendo los distintos sectores del capital a costa de la explotación y el saqueo. A lo largo de los últimos años, fuimos acompañando el proceso de organización por las bases de nuestra clase, y utilizamos las páginas del El Revolucionario para dar difusión a las luchas del pueblo trabajador y a las campañas contra la precarización y la represión, entre otros puntos de la agenda popular. A través de estos cien números, se han visto reflejados, también, los distintos momentos de nuestra Organización. La necesidad de reafirmar, por un lado, nuestra concepción estratégica y de recuperar las experiencias de la corriente política de la que somos parte, levantando los ejemplos del Che y del PRT. Por otra parte, al remarcar nuestra concepción sobre las tareas prioritarias para la etapa, fuimos insistiendo siempre sobre la centralidad del trabajo por la base, particularmente en el movimiento de trabajadores. E insistimos, también, posteriormente, en la necesidad de complementar esa intervención por la base con una política pública que nos permita mostrar nuestro proyecto revolucionario y ligarlo al trabajo en los frentes, así como reconocer la necesidad de forjar ámbitos frentistas de conjunto con otras organizaciones políticas y sociales para intervenir en la etapa con más fuerza. Y también, venimos insistiendo con mucha fuerza, más aún desde nuestro último Congreso, en la importancia de trabajar en el debate y el acercamiento entre los distintos agrupamientos políticos que reivindicamos la tradición del guevarismo y compartimos una misma lectura sobre la etapa y las tareas a desarrollar y una misma concepción estratégica, con la expectativa de poder dar los pasos necesarios para avanzar en mayores niveles de unidad y construir una organización revolucionaria de mayor envergadura en nuestro país. Todos estos debates y posicionamientos estuvieron expresados en los sucesivos números de este periódico. Desde la OTR, seguiremos trabajando, como hemos venido haciendo en estos años, para que El Revolucionario sea una herramienta que aporte a la organización y la lucha del pueblo trabajador y que contribuya a construir una perspectiva revolucionaria en nuestro país.


Trabajadores

legada General, Tamara Lescano, y ésta fuese reincorporada con la lucha, el funcionario macrista Donatti, sigue persiguiendo a los activistas de ATE. Primero, no dejaron concursar por un puesto de planta permanente a un trabajador con varios años de antigüedad aduciendo problemas con los papeles. Se trata de Ernesto Ángel Abus, quien estudió en Cuba, debido a que sus padres se exiliaron en Cuba durante la última dictadura. Y a principios de este mes, despidieron a otro compañero, al no renovarle su contrato, cuando ya había recibido amenazas y aprietes de su jefa directa siendo advertido de que “los de ATE en Estadística y Censos la pasan mal”.

Represión a los estatales en Jujuy

E

n un marco de crisis económica como el actual, las patronales, con la complicidad o de conjunto con los gobiernos, utilizan como variable de ajuste a los trabajadores, profundizando las políticas de despidos y suspensiones. Es por eso que en estos contextos crece la conflictividad social, se agudiza la lucha entre trabajadores y empresarios y en muchos casos son desbordadas las burocracias sindicales que quedan expuestas al no salir a enfrentar a los patrones. Los trabajadores debemos confiar en nuestras propias fuerzas, generar la máxima solidaridad entre nosotros, organizarnos desde las bases para impulsar nuestros reclamos, y enfrentar la persecución sindical de las patronales, la burocracia y el Estado.

¡Viva la lucha de los obreros de Liliana, Kromberg y Calsa!

En la metalúrgica Liliana de Rosario, a mitad de febrero, la patronal decidió despedir a doce trabajadores, entre ellos, los delegados y los principales activistas que habían comenzado a organizarse luego de mas de 60 años sin organización sindical en la fábrica. Es por eso que los trabajadores de Liliana siguen en pie de lucha por la reincorporación de sus compañeros. Los trabajadores de la autopartista Kromberg del parque industrial de Pilar, vienen dando una importante lucha para sostener su organización sindical que fue y es atacada por la empresa. A fines de enero, Kromberg despidió a 54 trabajadores argumentando la baja de la producción para el 2014. Frente a la ausencia de respuesta de una patronal que

Página 8

desoyó la conciliación obligatoria dictada por el Ministerio de Trabajo, los laburantes siguen su plan de lucha: bloquearon la fábrica y, en tres oportunidades, también bloquearon el parque industrial junto a la Interfabril de Pilar, parando la producción de 200 fábricas. Los trabajadores de la alimentación tampoco escapan a la persecución de las patronales. Ante una escalada de despidos persecutorios en la planta de Lanús de la fábrica CALSA que empezó en octubre de 2013 y continuó a principios de 2014, los trabajadores salieron a luchar por su reincorporación paralizando la producción durante 10 días. La patronal redobló la persecución y echó a 60 trabajadores más. Si bien el Ministerio de Trabajo, forzado por la lucha, dictó la conciliación obligatoria, los trabajadores siguen en alerta y movilizados. “El pan de ninguna familia de los trabajadores será negociado”, aseguran los obreros de CALSA.

El macrismo, contra los trabajadores que se organizan

A fines de marzo, un juez de la CABA dio curso al inicio del juicio contra Maro Skliar, delegado de la Junta Interna de Promoción Social (ver Entrevista), y Humberto Rodríguez, secretario adjunto de ATE Capital. En la Dirección de Estadística y Censos de la ciudad de Buenos Aires, luego de que el año pasado la patronal despidiese a la De-

Los trabajadores estatales jujeños del Sindicato de Empleados y Obreros Municipales (SEOM) fueron reprimidos en varias localidades de Jujuy en distintas movilizaciones y manifestaciones de fuerza contra el ajuste y por aumento salarial. Fue así que varios dirigentes y referentes sindicales fueron encarcelados durante los meses de febrero y marzo. Mientras el gobierno de Fellner sigue persiguiendo con despidos y reprimiendo a los municipales, el SEOM continúa impulsando asambleas, paros y movilizaciones para que la crisis en Jujuy no la paguen los trabajadores.

Petroleros presos en Santa Cruz

Luego de un reclamo gremial por aumento y la reincorporación de un despedido, en la ciudad de Las Heras de Santa Cruz, cinco trabajadores petroleros de la empresa BACSSA (Franco Cisterna, Lucas Soria, Jorge Armoa, Martín Oñate y Néstor Vivares, estos dos últimos miembros de la Comisión Directiva del Sindicato) fueron detenidos y encarcelados el 23 de febrero por orden de una jueza. ¿El delito? Haber parado la producción, una herramienta histórica de los laburantes para enfrentar a las patronales. Al cierre de esta edición, un mes después de su detención, Cisterna y Soria fueron liberados, pero los tres compañeros restantes siguen presos.

¡Libertad a todos los presos por luchar!

Organización de Trabajadores Revolucionarios


En el marco de una creciente conflictividad social, una mayor crisis económica y un aumento de la persecución a los luchadores, el macrismo lleva a juicio a trabajadores del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires. Desde El Revolucionario entrevistamos a Mariano “Maro” Skliar, trabajador estatal, Delegado General de Promoción Social ATE Ciudad y referente de la agrupación ATE Desde Abajo.

E

n el diálogo surgieron análisis de la etapa, donde el avance de la persecución pone a prueba a la clase trabajadora y el pueblo para organizarse y defenderse. Maro considera como tarea fundamental “fomentar la independencia de clase”, “buscar la unidad de los de abajo en la práctica” y cree que a partir del alza que se dará por el ajuste “las luchas sociales deben ser una respuesta” y el deber es construir una agenda propia con acciones en relación al ataque de los sectores dominantes.

¿Cuál es la excusa por la cual te abren la causa? La causa se inscribe en la persecución y el hostigamiento hacia los sectores que pelean, sobre todo si lo hacemos desde la democracia de base, definiendo en asamblea qué y cómo los trabajadores y trabajadoras queremos pelear. Esto da cuenta de la independencia de clase y eso es lo que los gobiernos no soportan. Las condiciones materiales, digamos objetivas, son insoportables en general y sobre todo para los compañeros y compañeras más precarizados. Entonces, allí donde una herramienta gremial, un conjunto organizado de laburantes militantes, se muestra definido a luchar y organizar el malestar, las patronales, en este caso, estatales necesitan buscar el modo de aislar y coartar las experiencias. La cooptación y la persecución son dos de las formas que acuñan. En este caso eligieron la segunda.

¿Cuándo ocurrió el hecho por el cual te imputan

y qué fue lo que ocurrió?

El 1 de agosto llevamos adelante un paro de 24hs. con movilización en el Ministerio de Desarrollo Social de la Ciudad. Fue una jornada de lucha memorable, nacida de una profunda indignación de las compañeras y compañeros en la asamblea. Más de 7 horas de movilización, primero en el Ministerio de Desarrollo Social y luego en la calle exigiendo un aumento de emergencia para más de 2000 laburantes precarizados.

¿Qué lograron con esas medidas de fuerza que son las herramientas de la clase trabajadora? A partir de esa huelga y movilización el Gobierno de la Ciudad nos convoca a un ámbito de negociación con Néstor Grindetti (Ministro de Hacienda) y llegamos a una propuesta que pusimos a discusión de la asamblea. Si bien no fue un gran aumento, el valor político y simbólico fue enorme. Creo que por ese valor es que nos arman la causa. El mensaje de ellos es: “No podés ganar una lucha, las cosas no te pueden salir bien, algún costo vas a tener”.

¿En qué situación están hoy esos 2000 trabajadores? ¿Cobran el aumento que se ganó en aquella lucha? Sí, el aumento quedó integrado al sueldo. Y a la vez, 6 meses después logramos que el mismo aumenta corriera para los trabajadores y trabajadoras tercerizados, que son cerca de 500.

El Revolucionario N°100 - Abril 2014

¿Cómo se contrarresta el avance represivo de los gobiernos tanto nacional como de ciudad? Me parece que la clave está en fomentar la independencia de clase de las organizaciones populares, buscar la unidad de los de abajo en la práctica y no sólo en las consignas. Creo que hay que tener buenas caracterizaciones de la etapa, de lo propio y de la clase dominante. También hacer lecturas colectivas para poder construir respuestas creativas que posibiliten nuevos escenarios y ser capaces de disputar defensiva y ofensivamente. La construcción de legitimidad y la disputa de sentidos es fundamental para la etapa. No es una tarea sencilla, no hay manuales, y encima siempre es algo que como izquierda no cuesta mucho.

¿Qué diferencias encontrás entre la persecución a los trabajadores que realiza el Gobierno Nacional y el Gobierno de la Ciudad? Hay que marcar claramente que la escena de la Presidenta pidiendo en el Congreso “regular” la protesta social como en EEUU y apoyando la brutal condena a los petroleros de Las Heras recibiendo el aplauso del PRO achicó las diferencias... Me quedo con algo que un compañero nos decía el otro día en el Plenario de ATE Desde Abajo: “Kicillof no es Cavallo, pero el ajuste es el ajuste”.

Más allá de la violencia con la que persiguieron a los compañero de Las Heras, ¿qué similitudes encontrás entre tu situación, y la situación de los petroleros? Somos 7.000 procesados y procesadas. Cada caso tiene sus particularidades, pero todos nos cruzamos en un mismo punto: la clase dominante necesita reprimir

a aquellos que la cuestionan y en la práctica disputan su poderío.

En tu opinión, ¿qué te parece que tienen que hacer frente a la persecución de los gobiernos nacionales, provinciales o municipales los sindicatos y las organizaciones sociales y políticas? Hagamos una salvedad. La mayoría de las estructuras sindicales son grupos corporativos que forman parte del tejido del poder dominante. Son parte de la reproducción del orden social, del capital. Hay mil ejemplos, pero pensá en Pedraza como caso: ellos son la persecución y la muerte. Recuperar los sindicatos es fundamental. Lo que decía antes me parece clave en cuanto a las organizaciones populares y los gremios que están de este lado, buscar la unidad en la práctica frente a los ataques. Parar con el vedettismo y la fragmentación, hacernos cargo del rol histórico que podemos cumplir.

¿Creés que el incremento de la persecución va a ser proporcional a la crisis, proporcional a la organización de los que luchan? Me parece que estamos ante un contexto de ajuste que responde a razones económicas y políticas, y que el kirchnerismo muestra a la claras que fue un fenómeno particular dentro del PJ, ni más ni menos. El kirchnerismo fue algo así como lo más progresivo posible en un contexto en que el estado burgués necesitaba oxígeno. Me parece que de acá en más viene un contexto donde el ajuste y la persecución van a ir en alza. En ese sentido, creo que las luchas sociales deben ser una respuesta, pero también más que una respuesta. Espero que podamos construir agenda propia, acciones en relación al ataque de los sectores dominantes pero no como mera respuesta defensiva a esos ataques.

Página 9


Linchamientos, código penal y “convivencia ciudadana”:

sólo más represión

En un año que se inicia, como señalábamos el mes pasado, en un contexto de más ajuste, más luchas y más represión, el mensaje presidencial llamando al conjunto de la clase dominante unir sus fuerzas para garantizar lo que Cristina Fernández llamó, el 1º de marzo, la “convivencia ciudadana” ya muestra algunos resultados, encarnados en el debate sobre los “linchamientos”, la reforma al código penal y una creciente campaña de “ley y orden”. Apenas finalizado el exasperado mensaje de la presidenta en la asamblea legislativa, que reivindicó la condena a prisión perpetua a los trabajadores petroleros; denostó las luchas del pueblo trabajador estigmatizando por igual a los docentes en huelga, a los vecinos sin techo de Lugano y a los trabajadores que se movilizan por sus derechos; y que reclamó a legisladores y jueces más dureza en la represión a la protesta, llanamente equiparada al “delito”, emergió en las pasadas semanas el debate sobre lo que los medios alternativamente titulan “linchamientos” o “casos de justicia por mano propia”. El detonante ocurrió en Rosario, cuando David Moreira, de 18 años, fue atacado por un grupo de personas que lo mató a golpes, alegando que, minutos antes, desde una moto, él y otro joven arrebataron el bolso a una mujer. De inmediato, casos semejantes ocurridos en distintos lugares del país, desde La Rioja hasta coquetos barrios de la ciudad de Buenos Aires, se adueñaron de las tapas de los diarios, incluso, naturalmente, con episodios de “error” en la persona del atacado, que no había protagonizado delito alguno previamente. Los opinadores convocados para pronunciarse sobre el tema coincidieron, en trazos gruesos, en una conclusión que puede sintetizarse así: aunque reprochable, porque es el estado el que tiene el monopolio de la fuerza, y no puede reivindicarse el uso de la violencia,

Página 10

el “fenómeno” encuentra su origen en el hastío de la “gente” ante los reiterados hechos de inseguridad y la “ausencia del estado” para resolverlos. Así, con una mirada más o menos comprensiva, y con una inocultable empatía hacia quien mata por defender una billetera, sociólogos, filósofos, politólogos y demás “especialistas” dieron andamiaje a la idea de que “estas cosas pasan” porque, como dijo un juez rosarino, “Cuando el Estado no da respuestas adecuadas, ... alguien trata de ocupar ese lugar y son las reacciones que se ven hoy día con bastante asiduidad ... es muy común hoy día que la gente reaccione ante un delito o una injusticia, no con esta vehemencia, pero palizas se están dando muy seguidas, eso lo advertimos. Es la reacción de la gente que ante la impotencia responde de esta manera”(1). Y el remedio propuesto frente a la supuesta “impotencia” (desmentida por la creciente población carcelaria, cada vez más joven y más pobre, y por el incesante número de asesinados por el gatillo fácil policial), es más potencia represiva del estado, como la que anunció el gobernador Scioli con la declaración del estado de emergencia en materia de seguridad en la provincia, con la convocatoria inmediata del personal retirado de la policía y el servicio penitenciario; el llamado a sesión permanente del Consejo Provincial de Seguridad Pública, la Mesa de Justicia, y la Federación Argentina de Municipios; la creación de 10 nuevas fiscalías descentralizadas y de un cuerpo especializado en inteligencia financiera y patrimonial. “No podemos seguir discutiendo entre nosotros, con mezquindad y egoísmo mientras mueren inocentes”, dijo Scioli, que no se refería, claramente, a las víctimas de los “linchamientos”, en perfecta armonía con el discurso presidencial del 1º de marzo, y convocó “a todas las fuerzas políticas sin distinción de banderas a colaborar y a no con-

frontar”. Se lanzó, de esta manera, una nueva campaña de “ley y orden”, que trae a la memoria otros momentos semejantes de nuestra historia reciente, como la “blumbergmanía” de 2004, o, aun antes, en los ’90, el auge de los “justicieros” a imagen y semejanza del ingeniero Santos(2). El amañado “debate” se ha vinculado con el de la reforma del código penal propuesta por una comisión formada por decreto del PEN, integrada por el juez de la corte Raúl Zaffaroni, junto a León Arslanián (PJ), María Elena Barbagelata (PS), Ricardo Gil Lavedra (UCR) y Federico Pinedo (PRO). El texto del anteproyecto sirvió al ex intendente de Tigre, Sergio Massa, para acusar al gobierno nacional de promover poco menos que la desaparición del sistema punitivo, pero basta tomarse el trabajo de leerlo para descubrir que, más allá del cuidado lenguaje, políticamente “correcto” y enancado en las más modernas tendencias jurídicas, se conserva sin fisuras un sistema penal articulado en torno de la defensa de la propiedad privada y la legitimación del sistema socioeconómico imperante. Así, por ejemplo, es causa de justificación para el homicidio, en el anteproyecto, “rechazar la entrada por escalamiento, fractura o violencia en un lugar habitado” o “encontrar a un extraño dentro de su hogar”, mientras se inventan nuevas modalidades de pena, como la obligación de residencia o la prohibición de residencia y tránsito, que, con el objeto explícito de prevenir conflictos y permitir un mayor control del condenado, permitirán, por ejemplo, que se prohí-

ba a un referente político o sindical vivir en determinada zona o vincularse con sus compañeros. La eliminación de la pena de prisión perpetua, inexistente en la práctica desde siempre, se compensa con la legitimación de penas de hasta 30 años de prisión a cumplir, superior a los límites actuales, y en nada se modifica el articulado que sirve cotidianamente para reprimir las actividades políticas y gremiales, como la intimidación pública, la instigación a la violencia, la interrupción del tránsito o de los servicios o las distintas formas de asociación ilícita, que nunca sirven para alcanzar funcionarios públicos o empresarios, pero están definidas a medida de las organizaciones populares. En el frenesí “informativo” encontramos, de esta manera, bien expuesta la posición de la clase dominante en la etapa que nos toca enfrentar. Ellos justifican matar para defender su derecho a poseer; y encarcelar al que se rebela frente a su hegemonía. Nuestra tarea es organizarnos para enfrentarlos, y, un día, derrotarlos. ___________________________

(1) Declaraciones del juez de la Cámara Penal de Rosario, Ernesto Pangia, al diario La Capital de Rosario el 27/3/2014. (2) En junio de 1990, Horacio Aníbal Santos escuchó que se disparaba la alarma del auto que tenía estacionado en la calle. Dos jóvenes le habían intentado robar el pasacassette. Los persiguió unas 20 cuadras, les dio alcance y los fusiló. El episodio desató el debate sobre la “justicia por mano propia”, al punto que el presidente Menem declaró: “Yo hubiera hecho lo mismo”. Santos fue tardíamente condenado a 3 años de prisión en suspenso por “exceso en la legítima defensa”, a pesar que se comprobó que las víctimas estaban desarmadas y que su vida jamás corrió peligro

A 12 años de la desaparición de Marita Verón, todos los imputados están libres:

¡Basta de trata!

¡El gobierno, los jueces y el aparato represivo, son responsables!

Organización de Trabajadores Revolucionarios


M

ientras varias fuentes destacan el significativo crecimiento del PBI en Paraguay (14% en el último año, multiplicándose unas 17 veces en la última década), el cambio macroeconómico desnuda también el nivel de concentración de la riqueza, cuyo resultado es la permanencia en la pobreza de millones de hombres y mujeres del país hermano. El empresariado agrícola, detenta el lugar más importante en los negocios actuales. Su producción alcanza para alimentar a 80 millones de habitantes, más que 10 veces la población de su país, como lo acaba de resaltar el presidente de la Asociación Rural del Paraguay (ARP), Germán Ruiz. Pero el hambre presiona sobre 1.200.000 habitantes del Paraguay, un 70% de ellos campesinos y trabajadores rurales. Es el producto de una gran concentración de la tierra que lleva a que sólo el 2,6% de los propietarios tenga el 85,5 % de la superficie agraria(1). En este marco, en el que algunos pocos crecen por millones, mientras amplios sectores de trabajadores y del pueblo siguen luchando contra la pobreza, en Paraguay se acaba de dar un significativo paso de lucha, con el desarrollo de la más importante huelga de los últimos 20 años. La huelga general, desarrollada el pasado 26 de marzo incluyó a importantes sectores de trabajadores y a sus siete centrales sindicales, al tiempo que confluyó con la XXI Marcha del Campesino Pobre organizada por la Federación Nacional Campesina. Se destacan tres grandes bloques políticos que confluyeron en la movilización, los cuales agrupan, a su vez, a organizaciones de base de trabajadores y campesinos. Uno de ellos incluye a la Federación Nacional Campesina (FNC), la Corriente Sindical Clasista (CSC), el Partido Paraguay Pyahura (PPP) y la Organización de Trabajadores de la Educación (OTEP-SN). Otro, a la Coordinación Democrática, conformada, principalmente, por la Central Nacional de Trabajadores (CNT) y la Mesa Coordinadora Nacional de Organizaciones Campesinas (MCNOC). Y el restante, corresponde a la Coordinadora de Centrales, conformada a su vez por la Central Unitaria de Trabajadores (CUT) y la Central Unitaria de Trabajadores Auténtica (CUT-A). Ya desde el día anterior, miles de campesinos marcharon desde al menos en 13 de los 17 departamentos del país, cortando las rutas. Luego, el 26 de marzo, se paró gran parte de la actividad, de la mano del paro de transportes (que alcanzó un acatamiento del 80% según Miguel Zayas, secretario general de la Federación de Trabajadores del Transporte) y se desarrollaron amplias movilizaciones, incluyendo cortes en accesos internacionales como el de Ciudad del Este. En la capital la movilización central convocó a unas 9.000 personas, y tuvo dos cierres principales: uno, el de las Centrales Sindicales, El Revolucionario N°100 - Abril 2014

en la Plaza de la Democracia; otro, del movimiento campesino, frente al Congreso Nacional Trabajadores y campesinos confluyeron tomando una serie de reivindicaciones de importancia. Uno de los reclamos fue el reajuste salarial, con un aumento del 25%. Esto, teniendo en cuenta que el salario mínimo estuvo congelado entre 2011 y 2014 y que la inflación está encareciendo el costo de vida permanentemente. El gobierno, desde su asunción hace siete meses, viene dando vueltas sobre el asunto. Primero, desantendió el reclamo y después intentó imponer en forma unilateral un aumento de sólo el 10%, algo que fue rechazado por los trabajadores y sus organizaciones. En este marco se planteó también la necesidad del control de precios de la canasta familiar. Se reclamó también por la reducción del pasaje del transporte público y el mejoramiento del sistema de transporte; por el derecho a la salud y la educación gratuita y de calidad; por el desarrollo de una efectiva reforma agraria que revierta el esquema retrógrado de distribución de la tierra; y por el respeto a los DDHH y sindicales. El punto político más destacado y que promovió la confluencia de los diversos sectores de trabajadores y campesinos, fue el rechazo a la Alianza Público-Privada (APP) sancionada recientemente por el gobierno liberal del empresario Horacio Cartes. La APP expresa una

TORTURA PARA LOS POBRES, CÁRCEL PARA LOS LUCHADORES

El gobierno de Paraguay no es la excepción: al igual que tantos, sostiene una dinámica represiva que se presenta en dos formas principales, represión preventiva sobre los sectores más postergados de la sociedad promoviendo su disciplinamiento social, y represión selectiva contra los luchadores populares. Una de las formas del golpe constante sobre los sectores más vulnerables (sobre los que se despliegan detenciones arbitrarias, muertes en cárceles y comisarías, entre otras tantas cosas) ha sido puesta en primera plana en los últimos días, al conocerse un nuevo informe del Mecanismo Nacional de Prevención de Tortura (MNP) que da cuenta de la persistencia y sistematicidad de la tortura en el Paraguay. Dicho informe destaca que esta práctica se en-

orientación privatista orientada a beneficiar al sector privado en desmedro de los recursos públicos. Por eso es festejada por los sectores que representan los intereses más claramente antipopulares. Así, el FMI, por ejemplo, destacó a la APP como “un instrumento importante para la inversión en infraestructura del país”, como dijera el subdirector gerente Naoyuki Shinohara al visitar Asunción en febrero. También el titular de la Asociación Rural del Paraguay salió en su defensa, acusando de “antipatriotas” a sus críticos. Y lo mismo ha hecho el diario La Nación de Paraguay, de orientación conservadora. Todo lo contrario a lo señalado por los sindicatos de trabajadores y campesinos, quienes denuncian que la política gubernamental se orienta en un sentido privatista, dando prioridad a las empresas extranjeras en la concesión de contratos. La importancia de la huelga ha llevado a reabrir toda una serie de discusiones y mesas con las entidades de trabajadores y campesinos, aunque algunos puntos, como la promoción de la APP, no han sido considerados hasta ahora por el gobierno. Las Centrales Sindicales, por su parte, anunciaron que si en la mesa de diálogo no se obtienen respuestas, están en condiciones de volver a llamar a un nuevo paro general. _____________________________________

(1)“PIB una doble moral y pecado original del gran capital”, Del Rosario Ignacio Denis, en rebelión.org

foca principalmente sobre “campesinos y grupos sociales vulnerables como los recluidos en establecimientos penitenciarios” (El Mundo 02/04/2014). A su vez, se recrudece la represión contra los sectores organizados, desplegada por medio de numerosos mecanismos. Al momento de cerrar esta edición, cinco referentes de la lucha campesina, apresados en el marco de la defensa de terrenos, llevan casi 50 días de huelga de hambre. Así, los presos políticos del caso Curuguaty (Arnaldo Quintana, Felipe Benítez, Rubén Villalba, Néstor Castro y Adalberto Castro), luchan por su vida y su libertad, enfrentando al gobierno y la represión que pretende acallar la lucha campesina y popular. ¡Basta de represión contra el pueblo! ¡Libertad a los presos políticos!

Página 11


隆absoluci贸n! de los petroleros de las heras

隆Libertad! a Esteche, Lescano y todos los presos politicos

no

a la criminalizaci贸n de la protesta social


El Revolucionario Nº100, Abril 2014