Page 1

Mayo de 2014 - Año 10 - Nº 101 - Precio del ejemplar: $4

EL REVOLUCIONARIO

PERIÓDICO

ORGANIZACIÓN DE TRABAJADORES REVOLUCIONARIOS

el modelo...

¿volviendo

a los 90’?

El kirchnerismo buscó mostrarse como una alternativa progresista de gobierno, construyendo una imagen del “modelo nacional y popular”. Pero la realidad muestra que aquello cada vez está más lejos. Devaluación, techo a los aumentos salariales, despidos y suspensiones, crecimiento de la pobreza, nuevos acuerdos con el FMI, protagonismo de figuras como Scioli o Capitanich, impulso de la legislación “anti-piquete” y hasta planteos de retorno del servicio militar obligatorio por parte de los sectores más conservadores del gobierno, marcan la agenda actual del kirchnerismo, bien lejos de los intereses del pueblo trabajador. [Pág. 2]

Declaración de presentación pública del Frente Único MIR-OTR

UN PUNTO DE PARTIDA CON VOCACIÓN DE UNIDAD [Págs. 6 y 7]


Editorial

L

as consecuencias de la desaceleración de la economía son cada vez más notables. La caída del nivel de actividad industrial en marzo fue la más importante en años. En las últimas semanas, las principales automotrices del país han suspendido a miles de trabajadores y negocian cientos de despidos con el gobierno y la burocracia del SMATA. La situación general de la economía nacional es compleja. El déficit fiscal se sostiene y las reservas del BCRA están muy lejos de los valores de años atrás. Ante esta situación el kirchnerismo ha definido claramente que el camino que adoptará para llegar al recambio de 2015 incluye la adopción de las tan criticadas recetas ortodoxas. Es decir, apuntará a “enfriar” la economía e intentará descargar el peso de la crisis sobre las espaldas del pueblo trabajador. Por un lado, busca un mayor acercamiento con los organismos internacionales de crédito para cubrir la demanda de dólares y paliar la caída de las reservas tomando deuda. Con este objetivo, Kicillof viajó a Washington a mediados de abril para reunirse con directivos del FMI y el BM. Allí, el director del Fondo Monetario para América Latina, Alejandro Werner, lo felicitó públicamente por las últimas medidas adoptadas por el kirchnerismo. El ministro de economía aprovechó la oportunidad también para reunirse con varias de las principales empresas yanquis que operan en nuestro país, como Clorox y Kimberly Clark, ofreciendo todo tipo de ventajas, en busca de mayores inversiones. Y, por otra parte, en el plano local, el kirchnerismo avanza profundizando el ajuste sobre el pueblo trabajador. La devaluación de comienzos de año (reclamada desde hace tiempo por los sectores patronales) ha empujado aún más la inflación. Los precios de los bienes de canasta familiar, como alimentos, medicamentos, vestimenta y alquileres, suben cada vez más. Lo mismo pasa con el transporte y los servicios esenciales, como el agua y el gas, como consecuencia de los tarifazos que autorizó el gobierno un mes atrás. Un marco en el que aumenta la pobreza. Y aunque es difícil de precisar (y el INDEC directamente abandonó esa medición incómoda), son varios los análisis que la ubican bordeando e incluso superando el 30% de la población. Como contracara, el duro conflicto por la paritaria docente ha dejado bien claro que el kirchnerismo busca contener los aumentos salariales. El rol desempeñado por los burócratas oficialistas como Caló y Gerardo Martínez, que firmaron por debajo del 30% y en cuotas, confirma esta orientación. Así están las cosas. Para los trabajadores, suspensiones, despidos y ajuste. Los empresarios y los organismos internacionales de crédito dan su visto bueno al rumbo económico emprendido por el kirchnerismo.

Página 2

Más represión para aplicar el ajuste En su discurso de apertura de las sesiones legislativas, Cristina Fernández había pedido a los legisladores la elaboración de un proyecto de “convivencia ciudadana” para limitar los piquetes y las movilizaciones. Un mes más tarde, Carlos Kunkel, Diana Conti y otros legisladores del FPV presentaron el proyecto “anti-piquetes” solicitado por la presidenta, en clara sintonía con los modelos propuestos también por el PRO y el Frente Renovador de Massa. De esta forma, el kirchnerismo da un paso más en la criminalización de la protesta social, en un marco en el cual ya hay más de 5.000 luchadores procesados, se ha condenado a perpetua a los petroleros de Las Heras y se mantiene tras las rejas a luchadores populares, como Esteche y Lescano, quien al cierre de esta edición se encontraba internado en grave estado por dificultades en su salud. Para nada casual es el momento elegido por el kirchnerismo para impulsar esta legislación contra la movilización y la lucha popular. Por el contrario, busca atemorizar y reprimir al activismo y a todo un sector del pueblo trabajador que viene demostrando su disposición a salir a luchar para enfrentar el ajuste que aplican el gobierno y las patronales, como se evidenció, por fuera de la dirección de la burocracia sindical, durante el paro del 10 abril. Por otra parte, con la excusa del combate contra la “inseguridad” y en sintonía con el despliegue de gendarmes y prefectos de los últimos tiempos en los barrios de la ciudad de Buenos Aires y el conurbano, referentes del kirchnerismo como el senador Mario Ishii y el ministro de Seguridad bonaerense Alejandro Granados, se han manifestado públicamente a favor de la reimplementación del servicio militar obligatorio. Granados fue más allá y se pronunció incluso por la participación de las fuerzas armadas en tareas de seguridad interior. Este discurso reaccionario instalado desde sectores del kirchnerismo, otros partidos patronales y los grandes medios de comunicación (como lo fuera hace algunas semanas la apología de los “linchamientos”) prepara el terreno para avanzar hacia mayores niveles de control y disciplinamiento social, a través de la represión.

De cara a 2015

Los distintos partidos y políticos patronales ya se encuentran en carrera para las elecciones de 2015 que fijarán la sucesión de Cristina Fernández. Scioli y Capitanich intentan posicionarse como el recambio por dentro del kirchnerismo, donde también buscarán hacerse su lugar gobernadores aliados como Urribarri. Tras las elecciones del año pasado, Massa picó en punta para encabezar el espacio del peronismo no kir-

chnerista, que también incluye a gobernadores de peso como De la Sota. Por fuera del PJ, se lanzó el FAUNEN, frente que incluye a la UCR, el PS, Carrió, Solanas y Libres del Sur, y que coquetea abiertamente con Macri. Un rejunte similar (aunque incluso más volcado a la derecha) al de la Alianza de fines de los ´90, que intentó presentarse como una alternativa al menemismo y terminó ajustando con Cavallo y huyendo del gobierno ante la rebelión popular en medio de una brutal represión en diciembre de 2001. La burocracia sindical también está con la cabeza puesta en el 2015, buscando fortalecerse para poder pelear su lugar en las internas de los partidos patronales. Moyano y Barrionuevo, por ejemplo, planean convocar a una movilización, con el eje puesto en consignas derechistas como el “combate contra la inseguridad”, buscando seducir a sectores de la clase media. De esta forma, quieren evitar también que los sectores del activismo antiburocrático y de la izquierda les quitemos protagonismo, como sucedió durante el paro del 10 de abril. Sea por fuera o por dentro del kirchnerismo, proveniente del PJ o de esta nueva versión de la Alianza, cualquiera de las expresiones que se disputarán el gobierno en 2015, perfilan una política más abiertamente conservadora (en sintonía con el marco actual de ajuste y mayor represión) y claramente enfrentada con los intereses del pueblo trabajador.

¡Por la unidad de los que luchan! En los últimos meses, se han venido dando mayores instancias de coordinación entre la izquierda y el activismo antiburocrático. El Encuentro del Sindicalismo Combativo de Atlanta, que reunió a una buena parte del activismo obrero antiburocrático y combativo, fue un punto importante de esta situación, que favoreció, por ejemplo, una intervención fuerte y coordinada en el marco paro del 10 con piquetes y actos en Panamericana, Puente Pueyrredón y distintos puntos del país. También fue importante, en este mismo sentido, la realización del acto unitario del 1ro de mayo, que incluyó al FIT y a otros sectores de la izquierda. Sin dudas, la profundización de estas instancias de intervención unitaria, como el Encuentro de Atlanta, es muy valiosa en la etapa actual, en la cual desde las organizaciones populares y de la izquierda debemos redoblar los esfuerzos para enfrentar en las calles a la represión y al ajuste del gobierno y las patronales. En este marco, por otra parte, como venimos señalando desde nuestro III Congreso, entendemos que el acercamiento y el trabajo hacia mayores instancias de unidad entre las organizaciones que reivindicamos la tradición del guevarismo y que compartimos una lectura de la realidad actual y una misma proyección estratégica, es una tarea fundamental de la etapa. En ese sentido, con gran satisfacción y un profundo entusiasmo, damos a conocer mediante un comunicado conjunto (publicado en nuestras prensas, El Revolucionario y A Vencer) que estamos avanzando en una instancia de Frente Único con el Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR). Desde la OTR, consideramos que este es un paso importante en la perspectiva de unidad de los distintos agrupamientos revolucionarios y, por lo tanto, pondremos todas nuestras energías para que esta nueva instancia pueda seguir avanzando y pueda convertirse en un aporte para la construcción de una organización revolucionaria en nuestro país.

Organización de Trabajadores Revolucionarios


LO QUE EL PARO NOS DEJÓ

El 10 de abril se desarrolló una importante jornada de lucha. En primer lugar, porque el paro contó con una gran adhesión, particularmente en el transporte y, en menor medida, en los sectores industriales. Pero también por el rol que jugaron la izquierda y los sectores combativos del movimiento obrero, convirtiendo el paro pasivo en una verdadera jornada de lucha.

Todo paro es político

El kirchnerismo apeló a un discurso macartista para intentar deslegitimar el paro. Por los medios de comunicación los voceros del gobierno plantearon que “el paro es político”, que era convocado por “burócratas” y que contaba con el apoyo activo de entidades patronales como la Sociedad Rural o el Grupo Clarín. Es claro que el paro fue político, y nadie niega que haya sido convocado por un heterogéneo arco de actores y organizaciones del movimiento obrero con intereses distintos. Los diferentes sectores de la burocracia, lejos de estar pensando en los intereses de los trabajadores, hacen su juego junto a sectores propatronales (como la SRA o Clarín). Están pensando en la disputa de cara a 2015, por el lado de Moyano y Barrionuevo junto a un sector del peronismo, buscando tejer acuerdos con Massa o Scioli, y en el caso de Micheli junto a la pretendida centroizquierda que encabezaría De Gennaro. Pero estos sectores burocráticos se montan sobre una situación real que el kirchnerismo pretende ocultar como si se pudiese tapar el sol con el dedo: el ajuste sobre los bolsillos de los laburantes que se acentúa día a día. El kirchnerismo tampoco dice que los carneros del paro fueron burócratas como Caló y Yasky. Que ellos carnerean ese paro junto a en-

El Revolucionario N°101 - Mayo 2014

tidades patronales como la UIA con quienes se sientan a hacer acuerdos para suspender y despedir obreros o para cerrar conflictos sindicales a espaldas de los trabajadores. Tampoco dicen que sus aliados de la CGT Balcarce, no movieron un dedo frente a las privatizaciones en los `90 cuando también eran parte de la conducción de la central. El paro del 10 fue político. Porque es política de este gobierno la inflación y los tarifazos. Porque es política de este gobierno la criminalización de la protesta social y la represión. Y porque a eso le tenemos que oponer la política de los trabajadores, demarcándonos de la burocracia como se hizo el 10 de abril.

El rol del sindicalismo combativo y la importancia de la coordinación Fue importante el rol de la izquierda y de los sectores combativos del movimiento obrero haciendo del paro una jornada de lucha frente a la pasividad de la burocracia sindical que convocaba a un paro dominguero. Particularmente en Buenos Aires, los piquetes acompañaron un paro que ya de por sí era efectivo, mostrando la disposición de lucha de miles de trabajadores, en Panamericana, el Puente Pueyrredón, Puente La Noria, General Paz, entre otros.

En Zona Norte se pudo garantizar un corte durante toda la mañana en Henry Ford y Panamericana, luego de bloquear a la madrugada distintas plantas de esa importante zona industrial. Allí estuvieron presentes las comisiones internas y trabajadores de Kraft, Donnelley, Lear, Frigorífico Rioplatense, el Suteba Tigre, entre otros, a los que luego se le sumó una columna que provenía de bloquear el Parque Industrial de Pilar y, más tarde, el SUTNA San Fernando, que en FATE llevó adelante un paro de 48hs quebrando la maniobra del burócrata yasquista Wasiejko (que quiso parar sólo el 9 de abril por reivindicaciones puntuales del gremio, para no tener que plegarse el 10). El piquete se garantizó a pesar de los esfuerzos de la gendarmería de Berni por impedirlo, que reprimió primero al momento del corte y por segunda vez llegado el mediodía llevándose detenido a Jorge Medina, delegado de Donnelley. El corte se levantó cuando anunciaron que liberarían al compañero. Durante toda la jornada fue importante la unidad de acción y la capacidad de demarcarse de la burocracia y salir a la calle de manera independiente, para realizar los distintos cortes y piquetes, tanto en Buenos Aires como en el resto del país. Para que ello suceda, sin dudas, fueron un aporte importante los encuentros y las instancias de coordinación que vienen surgiendo desde hace un tiempo, como los plenarios del SUTNA San Fernando del año pasado, el más reciente Encuentro del Sindicalismo Combativo de Atlanta y los Comités por la absolución de los petroleros de Las Heras. Como sostuvimos en otras instancias, las organizaciones de izquierda debemos aportar a ese proceso de coordinación y lucha en unidad de manera responsable, sin mezquindades ni disputas de plumas o cartel. Somos críticos del desgaste que generan convocatorias cruzadas y superpuestas cuando no hay debates políticos reales por saldar y solo es una disputa por quién convoca primero. Al ajuste y la represión hay que enfrentarlo con organización de base y la unidad en la acción de todos los sectores combativos del movimiento obrero.

Página 3


Una década ganada por la precarización Mientras millones de trabajadores seguimos padeciendo la precarización laboral, el gobierno nacional lanzó un proyecto contra el trabajo en negro que no hace más que liberar a los patrones de los aportes. Se alivia por arriba y se ajusta por abajo.

E

l gobierno nacional lanzó el proyecto de ley de “Promoción del Trabajo Registrado y Prevención del Fraude Laboral”. Así reconoce, al menos parcialmente, la grave situación que atraviesan todos los trabajadores que están en “negro”, o son contratados, tercerizados… en definitiva, precarizados por las patronales tanto del sector privado como público. Si bien está planteado de cara a la sociedad como un plan para reducir el trabajo en negro, las mayores beneficiarias de este proyecto serán las patronales. En lugar de castigar y multar a los empresarios que mantienen trabajadores en negro, los beneficia con la reducción de aportes patronales. Y esta reducción de aportes, que en términos reales termina generando una mayor ganancia para los empresarios, trae aparejado además el problema del desfinanciamiento de la caja de jubilación. José Urtubey, vicepresidente de la Unión Industrial Argentina, aseguró: “Nosotros dimos nuestro beneplácito porque son proyectos que están orientados a generar nuevos puestos de trabajo y combatir la informalidad a partir del estímulo”. Estas declaraciones dejan en evidencia que, con este plan del kirchnerismo, los empresarios no sólo no van a resignar ni un porcentual de sus ganancias sino que, por el contrario, van a tener mayores beneficios.

nacionales, hicieron gigantescos negocios y, como reconoce hasta el propio kirchnerismo, la “juntaron con pala”. Miles de millones de dólares destinaron los gobiernos de Néstor Kirchner y Cristina Fernández para pagar la ilegítima y fraudulenta deuda externa, en favor de los organismos internacionales como el FMI y de “buitres” de todo pelaje. Como contracara, en esta última década los trabajadores y trabajadoras sabemos que el 34,5% de los asalariados no estamos registrados, y que la precarización laboral se ha extendido en todos sus formas. Tercerización, trabajo temporario, por agencia, contratos “basura”, son sólo algunos de los mecanismos más comunes que utilizan las patronales privadas y el Estado para explotar aún más nuestro trabajo, pagando por debajo del convenio, no respetando la antigüedad ni beneficios de la distintas actividades, no brindando los elementos de seguridad, o no pagando vacaciones o aguinaldo, según sea el caso. En definitiva, la precarización laboral en sus distintas formas se ha extendido fuertemente en los últimos años y representa un verdadero flagelo para la clase trabajadora y un enorme beneficio para las patronales. El proyecto anunciado por el kirchnerismo, poco hará para revertir esta situación.

¿Y los precarizados por el Estado?

Nada nuevo bajo el sol

Nada dice el proyecto sobre cómo solucionar el conflicto en los estados nacional, provinciales o municipales; siendo estos sectores los que más cantidad de trabajadores precarizados tienen. Bajo la excusa de la herencia recibida, esta situación no sólo no se modificó en términos reales, sino que incluso en los últimos años aumentaron los contratados y los precarizados bajo distintas modalidades y casi no hubo pases a planta permanente. El ministro de Trabajo Carlos Tomada sostuvo descaradamente que “el Estado se organiza como puede. Y hace las transformaciones que puede después del Estado que nos dejaron en 2003”. Puede poco. Por sólo tomar un ejemplo, el ministerio de Planificación Federal, creado por este gobierno hace 10 años, no abrió nunca un concurso para Planta Permanente ni pasó por decreto a ningún trabajador, por lo que, lo únicos trabajadores de Planta Permanente de dicha cartera son los vienen trasladados de otros ministerios.

Cuando lo que asusta no son los números sino la realidad

En los últimos 10 años el PBI creció de forma muy significativa. Los empresarios de todo tipo, desde las PyMEs hasta las grandes empresas, desde las locales hasta las multi-

Página 4

Otra vez el gobierno nacional hace pasar una medida que no va al fondo de la cuestión como un triunfo de su gestión en favor de los intereses populares. El Estado deberá poner fondos para que los empresarios no paguen de

sus bolsillos los aportes. Se repite la lógica, como en la quita de subsidios, de que la crisis de una u otra forma la paga el pueblo trabajador. El proyecto de ley de “Promoción del Trabajo Registrado y Prevención del Fraude Laboral” no dista mucho de la medida tomada por Cavallo en 1993 de rebajas de contribuciones patronales, ni de la ley 26.476 del año 2008 (de este mismo Gobierno) que ya establecía las rebajas en los aportes. Los trabajadores que nos organizamos en los lugares de trabajo, que impulsamos un sindicalismo antiburocrático y combativo venimos sosteniendo desde hace años la necesidad de acabar con la precarización laboral, venimos peleando desde las bases para que todos nuestros derechos sean garantizados. Fue una de las principales consignas con las que el 10 abril fuimos a los piquetes en el marco del paro. Los trabajadores de Las Heras, que fueron condenados a cadena perpetua, luchaban contra la precarización laboral. El compañero Mariano Ferreyra, fue asesinado por la burocracia de la Unión Ferroviaria, mientras peleaba por el pase a planta de los trabajadores tercerizados del FFCC. Esos son nuestros ejemplos para continuar con la lucha contra la precarización laboral.

Otro compañero muere en el FFCC El pasado 26 de abril, el interminable negocio de la tercerización en el FFCC se cobró la vida del compañero De León. Trabajador de la tercerista Herso de la línea Belgrano Norte que falleció en un “accidente” cuando cumplía ya 14 hs de trabajo en la jornada. Es paradójico pensar que se dio unos días antes de celebrar los 128 años de la lucha de los mártires de Chicago que peleaban ya en esos años por la jornada de 8 hs. La lucha contra la precarización atraviesa a toda nuestra clase trabajadora porque es un negocio del que participan los empresarios, el gobierno, y muchas veces las mismas conducciones gremiales burocráticas y devenidas en empresariales. A la tibia e insuficiente propuesta del gobierno nacional para “combatir” la precarización beneficiando impositivamente a los negreadores, debemos oponerle la lucha desde debajo de la clase trabajadora y el pueblo por condiciones dignas de trabajo y de vida. ¡Basta de precarización y tercerización! ¡Basta de pagar con la sangre de los laburantes los negocios de las concesionarias y el gobierno! ¡Fuera la burocracia cómplice y asesina!

Organización de Trabajadores Revolucionarios


El oficialismo y la oposición patronal trabajan de conjunto en un proyecto de ley antipiquetes

BUSCAN MAYOR CONTROL

SOBRE LA PROTESTA SOCIAL

Y

a el primero de marzo, la presidenta inauguró la sesión parlamentaria pidiendo consenso y unidad de acción para el control social, con un énfasis tan claramente contrario a toda movilización (criticando a los docentes, a los petroleros condenados de Las Heras y a los piquetes en general) que fue saludado con aplausos por el PRO. Desde entonces, en el kirchnerismo aceleraron el trabajo para promover una legislación que regule la protesta social. Y en el parlamento aparecieron las propuestas de “leyes antipiquete”. El gobierno, que ha gustado presentarse como setentista, como defensor de los derechos humanos y hasta como promotor de la movilización popular, salió con todo a defender su nueva propuesta, desfilando por todos los medios y poniendo a figuras fuertes del peronismo kirchnerista como sostén. Kunkel en primer lugar, y atrás de él otros como Dante Gullo o Diana Conti, repitieron una y otra vez que había que “regular” la protesta, como una necesidad de las grandes ciudades “serias”. Apenas disimuló su alegría el PRO y la derecha en general, cuyas críticas (inevitables en una disputa electoral) consistieron en destacar la demora del kichnerismo. Es que el gobierno viene a plantear ahora, dijeron, lo que ellos vienen reclamando hace 10 años. El proyecto Kunkel planteaba la posibilidad de hacer una diferenciación entre las manifestaciones “legítimas” e “ilegítimas” además de establecer condiciones de aviso previo a la manifestación. Va de suyo que toda manifestación que atente contra los

intereses de la clase dominante será considerada por ella misma en el poder como “ilegítima”. Así ha quedado expresado incluso en palabras de funcionarios que han hecho referencia, por poner algunos ejemplos, a las manifestaciones de los trabajadores de la salud catalogándolos de terroristas sanitarios, a los trabajadores ferroviarios o a los docentes como extorsionadores por llevar adelante medidas de fuerza por reivindicaciones salariales. El proyecto mostró muchos detractores, aún en las filas del propio oficialismo. Por eso el kirchnerismo, por medio de Capitanich, planteó que esa no era una iniciativa del ejecutivo, aunque aclaró que “estaba claro que respondía a las necesidades planteadas por la presidenta”. De este modo, tratando de no desgastar a Cristina Fernández, el oficialismo siguió en su esfuerzo por promover una reforma contra la movilización popular. Así, este primer proyecto debió ser replanteado. Como señaló en su momento el diario Clarín (26/04/14) “el Frente para la Victoria buscará consenso entre los bloques opositores -por eso el Ejecutivo no envió un proyecto propio-, con el objetivo de compartir el costo político de contener la protesta social en un eventual escenario de crecientes reclamos”. Y efectivamente, el segundo intento de proyecto de “ley antipiquete” viene ahora de la mano de Diana Conti también del Frente para la Victoria, quien en una versión más refinada quiso dar salida consensuada a la necesidad de control social. “El debate no debe clausurarse. Si logramos

El Revolucionario N°101 - Mayo 2014

consensuar entre todos los bloques, puede haber una ley este año. En las grandes urbes hace falta un ordenamiento”, afirmó la diputada, quien encabezará una comisión que trabajará en base a los proyectos del FPV, del PRO, del massismo y de una diputada que rompió con Castells acusada de ser comprada por el oficialismo. Esta nueva iniciativa hace eje en la “mediación” a través de una comisión que intervendría en los “conflictos que afecten a terceros” incluyendo cortes de ruta, movilizaciones populares, interrupción del tránsito, ocupación de inmuebles, etc. La propuesta

incluye una comisión conformada por el Ministerio de Justicia y Derechos Humanos encargada de llevar adelante esta mediación que condiciona a los manifestantes a “flexibilizar” las medidas en función de “reducir los daños a los terceros”. Claro que, “con una intimación previa, el proyecto habilita el uso de la fuerza pública si fracasa la mediación”. De esta forma el gobierno se muestra firme en su decisión de contar con mayores herramientas jurídicas para disciplinar a los trabajadores y el pueblo, y confluye así, en lo fundamental, con el massismo y el PRO. Ya la situación actual nos muestra una creciente criminalización de la protesta, con más de 5.000 procesados por luchar, varios presos por razones políticas, y numerosos muertos por la represión en movilizaciones. Y ante un panorama cada vez más conflictivo marcado por el ajuste, los despidos, los tarifazos y la inflación, la iniciativa gubernamental, con el guiño de la derecha más recalcitrante, consiste en presionar aún más, contando con mayores herramientas para atacar la protesta social. En contraposición se vuelve fundamental la organización y la lucha de los trabajadores y el pueblo, para sostener sus legítimos métodos y espacios de lucha ganados. La experiencia de los trabajadores indica que los aumentos, las reincorporaciones, el freno de los tarifazos y del ajuste en general, sólo se gana ocupando las calles y las fábricas, algo que el gobierno busca definir como contrario a la ley. Por eso es fundamental seguir adelante defendiendo nuestras luchas, nuestros métodos y nuestros derechos.

¡LIBERTAD A LOS PETROLEROS! El 2 de mayo, compañeros del Comité por la absolución de los petroleros de Las Heras viajaron a Santa Cruz para visitar a los detenidos y poder organizar una serie de actividades que ayuden a visibilizar la situación en la que se encuentran los compañeros presos por luchar. En la comisión que viajó desde Buenos Aires estuvieron, entre otros, María del Carmen Verdú (CORREPI), Elia Espen (Madre de Plaza de Mayo) y Alejandrina Barry (CeProDH). Unos días antes, familiares de los presos habían denunciado nuevas torturas en el penal. Los compañeros, junto a otros detenidos del pabellón, fueron esposados y fuertemente golpeados por el GEOP y el servicio penitenciario. Además, fueron obligados a permanecer esposados durante tres horas en el patio del penal con una toalla en la cabeza. Estas son las torturas a las que los compañeros petroleros son sometidos repetidamente y que vienen siendo denunciadas una y otra vez. Es fundamental que las organizaciones políticas y sociales sigamos impulsando la lucha por la absolución de todos los petroleros condenados y por la liberación inmediata de Oñate, Vivares y Armoa que hoy se encuentran presos por luchar.

Página 5


Un punto de partida Declaración de presentación pública del Frente Único MIR-OTR

con vocación de unidad

A través de la presente declaración, desde la Organización de Trabajadores Revolucionarios (OTR) y el Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR) damos inicio formal y público al proceso de Frente Único entre nuestras organizaciones, a través del cual nos proponemos proyectar y construir concretamente la perspectiva de unidad orgánica que nos trazamos como objetivo político. Contando con un proceso de acercamiento que lleva más de un año en el que hemos avanzado en la confluencia en los trabajos de base y en nuestros debates políticos, damos ahora un nuevo paso. Lo entendemos como un punto de inflexión con el que apuntamos a forjar las premisas políticas y organizativas que hagan factible concretar la unidad orgánica, de un modo duradero y sin dar pasos en falso. En otro orden, nos interesa destacar que esta decisión política con vocación de unidad que hoy tomamos desde nuestras organizaciones, no tiene lugar en abstracto, sino que está alentada por la voluntad de intervenir políticamente con mayor incidencia en una coyuntura de intensificación de la lucha de clases y que para ello es una obligación trabajar denodadamente por la unidad de las y los revolucionarios. Cuadro de situación donde, una vez más, se ubica en el orden del día el debate sobre la necesidad de un proceso de transformación revolucionaria que plantee el socialismo como horizonte estratégico.

Pujas por arriba, resistencia y lucha por abajo

En Argentina, tras once años de gobiernos kirchneristas la elocuencia del desgaste y derechización del oficialismo comienza a ser una realidad palpable para amplios sectores de nuestro pueblo.

Las políticas de ajuste que, pese al maquillaje retórico keynesiano, viene implementando el gobierno nacional, se hacen sentir ya en las condiciones de vida de nuestra clase trabajadora: un ajuste por inflación, con un mix de devaluación, tarifazos y “techos salariales”. Un programa de ajuste que tiene como apoyatura fundamental el acrecentamiento de la represión contra el pueblo trabajador y sus sectores organizados que salen a la lucha. En una falsa vereda de enfrente, se encuentran las fuerzas patronales de oposición: el peronismo de derecha “moderno” expresado en Massa; la similar variante más “antipolítica” de Macri; y la nueva alianza de centroizquierda derechizada (FAUNEN), que no difieren en nada con la perspectiva de salida a la crisis que ofrece el kirchnerismo. Por el contrario, cobijadas y auspiciadas por el grupo Clarín, coinciden todas en que no hay otra opción que el ajuste sobre los sectores populares, y no tenemos dudas que si fueran gobierno intentarían hacerlo con mayor crudeza aún. De conjunto, este cuadro nos muestra una transición gubernamental que se orienta hacia un recambio por derecha dentro del mismo peronismo, que puede darse tanto por dentro como por fuera del oficialismo de cara al 2015. Por lo tanto, en esta coyuntura política y económica no resulta casual entonces que asistamos a una creciente intensificación de la conflictividad social. El reciente y contundente paro general del 10 de abril último puso de relieve, pese al desprestigio de las conducciones burocráticas convocantes, el malestar de la mayoría de la clase trabajadora con las actuales condiciones salariales, laborales y de vida, a raíz de las medidas de ajuste disfrazado. El relevante protagonismo que tuvieron en

esa jornada, a través de los cortes y piquetes, las comisiones internas combativas de importantes fábricas y sectores estratégicos; las seccionales recuperadas de sindicatos docentes; delegados y juntas internas de organismos estatales, en conjunto con organizaciones políticas de izquierda y del campo popular en general, nos habla de la maduración de múltiples experiencias de base que hoy empiezan a hacerse visibles, protagonizadas por una nueva camada de activistas obreros y sindicales que se vienen fogueando en la lucha contra las patronales y la burocracia. Sin embargo, la gestación de una alternativa de poder obrero, popular y socialista para nuestro pueblo nos obliga a proyectar un plano que trascienda lo reivindicativo, en un esfuerzo que también supere la mera instalación pública de una referencia de intervención electoral. Ésa sigue siendo para nosotros una tarea inconclusa y a ella nos proponemos dedicar nuestros mayores esfuerzos militantes.

Los objetivos del Frente Único

El Frente Único MIR-OTR se propone abonar con fuerza al proceso de recomposición por abajo del pueblo trabajador, en particular de la clase obrera y su perspectiva antiburocrática, siendo parte activa de su organización y sus luchas. A su vez, reafirmamos nuestra voluntad de contribuir a un proceso de confluencia frentista entre organizaciones políticas y sociales, constituida por las mejores tradiciones de lucha y corrientes anticapitalistas y emancipatorias de nuestro pueblo, porque sabemos que sólo así vamos a poder generar una alternativa política de profunda transformación social para millones de trabajadores y trabajadoras en nuestro país. En términos orgánicos, el inicio del proceso de Frente Único constituye un punto de partida con clara vocación de unidad, que apunta a avanzar en el reagrupamiento estratégico de los destacamentos, agrupaciones y núcleos que reivindicamos una misma tradición del marxismo revolucionario,


la de un guevarismo que busca desarrollarse en la clase trabajadora y el pueblo pobre, a conciencia de que sólo desde allí puede fundar su pretensión y vocación integral de poder. Y como ya hemos afirmado en otra ocasión junto a más compañeros y compañeras de organizaciones hermanas, con los que tenemos la expectativa de seguir abonando caminos de unidad, sabemos que estas tareas no se limitan a la iniciativa de un puñado de militantes, sino que son tareas históricas que deben tener raíces en nuestro pueblo trabajador.

No obstante, estamos convencidos de que ese gigantesco desafío sólo puede ser abordado desde lo que somos hoy; que tenemos que animarnos porque sólo así podremos avanzar por este camino de lucha y organización para promover una perspectiva revolucionaria para el socialismo, no como un objetivo en abstracto sino como la concreta materialización de un sueño y un proyecto político colectivos.

la clase e d o i r a n o i c u l o v e -Por un partido rpueblo. trabajadora y el ero y popular. -Por el poder obro. -Por el socialism Frente Único OTR - MIR (Mayo de 2014)

Movimiento de Izquierda Revolucionaria

Organización de trabajadores revolucionarios


Ante las elecciones

Una conducción en crisis

E

y mucho menos “Balance”

Trabajadores

en la CTA l próximo 29 de mayo se realizarán las elecciones a nivel nacional, provincial y seccional en la CTA que conduce Micheli. En primera instancia, debemos referirnos a la debilidad de una central que desde la ruptura con el yaskismo en 2010 y la fragmentación en dos centrales, ha demostrado su permanente incapacidad para constituirse en un centro de representación y organización de los trabajadores, ya no solo por la orientación burocrática y traidora de su conducción, sino también por su falta de representatividad. La representación gremial de esta central se concentra principalmente en ATE. A esto se suma el gremio de los visitadores médicos (AAPM), la federación de profesionales de la salud (FESPROSA), la UCRA (transporte), y una serie de gremios paralelos en distintas ramas con casi nula representatividad como lo es la Federación Nacional Docente. Además, integra a varias organizaciones sociales y territoriales como la CCC o el MTL de Carlos Chile. En resumen, una supuesta “central obrera” con una muy limitada representatividad en los sectores de la clase trabajadora ocupada. En este marco, y sobre todo en torno a la participación en ATE, gremio en el que se vienen construyendo experiencias genuinamente antiburocráticas contra la conducción del michelismo y la oposición kirchnerista en varias regiones, se presenta la posibilidad de disputar algunas seccionales de la central, para intentar construirlas en un verdadero centro organizador de las luchas de la clase trabajadora y demás sectores populares. Es el caso, por ejemplo, de las seccionales que mantienen conducciones opositoras al michelismo en ATE, como Lomas de Zamora y Almirante Brown. Lamentablemente, por distintas tensiones y disputas mezquinas, no se logró conformar una lista unitaria de oposición a nivel nacional, que agrupe a todo el activismo antiburocrático de la central, lo que sin dudas hubiese sido un hecho importante, al permitir llevar a todos los compañeros afiliados una alternativa unificada que sea referencia de lucha, democracia sindical e independencia de clase. Una vez más, por lo tanto, los distintos agrupamientos antiburocráticos se presentan a esta elección de forma fragmentada, mientras otros optan por la abstención. A escala nacional, en concreto, para enfrentar a la actual conducción michelista, se presentan dos listas: una impulsada por el PO y otra, principalmente, por el Nuevo MAS, junto a delegados de la JI del Hospital Garrahan. La fragmentación, por lo tanto, debilita a los sectores antiburocráticos de conjunto. En este marco, nos parece correcto dar nuestro apoyo a las listas en las cuales intervienen agrupamientos antiburocráticos y que levantan las banderas de la independencia de clase, y reafirmamos la necesidad de profundizar la construcción desde las bases en cada lugar de trabajo y avanzar en instancias de coordinación entre los agrupamientos antiburocráticos, dejando de lado las disputas mezquinas, para lograr enfrentar a la burocracia sindical y poder construir un movimiento con participación desde las bases y de lucha.

Página 8

que no tiene “Memoria” A

fines de abril se realizó la Asamblea General de Afiliados para aprobar Memoria y Balance 2013 de ATE Capital, donde se evidenció, una vez más, que la perspectiva para poner a este sindicato al servicio de los trabajadores es seguir construyendo fuerza gremial en los lugares de trabajo y tener una política independiente de ambas fracciones que conducen el sindicato y que día a día continúan debilitando esta herramienta gremial. ATE Capital sigue estando conducido por dos fracciones burocráticas. Por un lado, la verde ANUSATE que aplica al pie de la letra la línea de la CTA de Micheli, convirtiendo las instancias orgánicas en meros referéndums donde las decisiones ya están tomadas; y que hoy está encolumnada tras el proyecto político de la Unidad Popular de Víctor De Gennaro, que viene de impulsar el FAP con Binner. Por el otro lado, “La 102” (verde kirchnerista) que apuesta a disputar la seccional alineándose tras el proyecto político del kirchnerismo. Este sector no impulsa ninguna medida de fuerza para los estatales nacionales, priorizando una política gremial tecnocrática que apunta a convertir a ATE en un UPCN “políticamente correcto”. Su alineamiento político ha llevado a los referentes de “La 102” a pedir la intervención del sindicato al ministerio de Trabajo y a presentar en el mismo organismo una nota sobre su no adhesión al paro general del 10 de abril, dejando expuesto a sanciones y descuentos a todos los afi-

liados. El escenario de la Asamblea fue el gimnasio del club Ferro Carril Oeste donde concurrieron más de 3.000 afiliados. “La 102”, junto a la Azul (yaskista) se disponían a rechazar la aprobación pero se retiraron antes de la votación. El michelismo, que conserva el cargo de Secretario General, manejó la asamblea logrando imponer la aprobación. Lo más importante fue que distintas agrupaciones antiburocráticas y clasistas como ATE Desde Abajo, la Marrón Clasista , La Tolo Arce , la Lista Fucsia , CEO y la J.I. del Htal. Garrahan trabajaron una declaración conjunta sobre la situación política de ATE Capital. Estas agrupaciones, junto a Estatales en Lucha, se abstuvieron de votar la conformación de la “elección de autoridades” y, ya con el kirchnerismo ausente, votaron en contra de la Memoria y Balance. Luego mocionaron votar un plan de lucha para enfrentar el ajuste, a lo que la conducción verde michelista respondió sugiriendo a su base que votara contra el plan de lucha. Una vez más quedaba en claro el carácter burocrático de la dirección de ATE. Y quedaba también a la vista que se va conformando una verdadera oposición de lucha, encarnada en el centenar de compañeros de los distintos agrupamientos antiburocráticos que se retiraron cantando: “Se mueven para la rosca, se mueven para transar; a ver si se mueven todos, para salir a luchar…”.

Organización de Trabajadores Revolucionarios


¡REINCORPORACIÓN YA E DE TODOS LOS DESPEDIDOS! Reproducimos a continuación un comunicado de los compañeros de la alimenticia CALSA, que se encuentran sosteniendo una prolongada lucha contra los despidos persecutorios de la patronal inglesa:

Trabajadores

ntramos en nuestro cuarto paro en 6 meses cada vez más convencidos, en los cuales ya nos quedan varias cosas en claro. Que todos somos un número es algo que tarde o temprano todo trabajador aprende al trabajar en fábrica, sobre todo cuando la empresa invierte una fortuna en comprar nuestro silencio. Mirar la lista de despedidos es ver a aquellos compañeros que más se expusieron cuando se obtuvieron los beneficios que pudimos arrancarle a la empresa, y aquellos con los cuales conquistaremos todas las enormes falencias a las que somos sometidos todos los días. No se trata en lo más mínimo de una cuestión económica, solo se trata de una persecución sindical. Pero además aprendimos en estos seis meses, entre paros y conciliaciones, que el factor determinante es el desgaste. La legalidad burguesa, cómplice del empresariado, plantea que dejar sin sustento a una familia, o 54 como en nuestro caso, es una cuestión de derechos contrastados, entre el muy desarrollado derecho de propiedad, y el muy vapuleado y vaciado derecho de huelga. Mientras que la empresa tiene recursos enormes obtenidos a través de nuestra explotación, en especial una multinacional como es el grupo inglés ABF, por lo que pueden disponer de abogados carísimos que les permiten obtener favores, los trabajadores solo tenemos el convencimiento de que una empresa no debe poder disponer a conveniencia de nuestro futuro, y el sentimiento de solidaridad con aquellos que, más allá de toda diferencia superficial, nos reconocemos como iguales. Todo comenzó en octubre, cuando la empresa acciona injustamente sobre un compañero. La solidaridad actuó de inmediato, paralizando la fábrica por un día, lo que bastó para que el ministerio dictara una conciliación que duró alrededor de 2 meses y medio, logrando finalmente la reincorporación y el compromiso de los directivos de mantener un diálogo para solucionar los enormes problemas que la desinversión por años produjo en la planta. Este compromiso solo duro 10 días, cuando la empresa expulsa 7 compañeros por motivos absurdos y desproporcionados, dejándonos en claro que ellos eran los primeros de algo que no sabríamos donde terminaría. Cuatro de ellos sucumben ante la presión y el agotamiento y arreglan, pero tres de ellos deciden confiar en el apoyo de sus compañeros. La asamblea vio el revanchismo del VP de recursos humanos Fernando Calvo, respaldado por la asesoría del estudio Funes de Rioja, por lo que voto por unanimidad un paro que paralizaría la fábrica por 4 días, durante los cuales la empresa comenzó con la táctica con la que buscaría romper la decisión de acá en más, meter miedo y buscar la división. Pero ni las amenazas constantes de sus lacayos en forma de jefes y supervisores, como los telegramas de intimación a 60 compañeros logran el objetivo sino que refuerzan nuestra posición, solo una nueva conciliación logra devolvernos a los puestos de trabajo. La empresa continua con su táctica, violando descaradamente la conciliación con suspensiones y apercibimientos que no cumplen con su objetivo, ya que vencido el termino sin solución, una nueva asamblea vota volver al paro, esta vez por 10 días, en los que la táctica de la empresa cambia. Abandona la fábrica y despide a 52 compañeros. De una nueva conciliación, en la que el ministerio vuelve a no pronunciarse, solo obtenemos los mismos argumentos falaces y la reincorporación de 32 compañeros, lo que no se acepta ya que el mandato siempre fue claro: todos los compañeros adentro. Algo que quedo más que claro, cuando el martes 28 volvimos al paro con un acatamiento mayor al 95 %. Ni la permanente custodia policial, ni las llamadas de los jefes a las casas de los compañeros, ni la amenaza constante de desalojo están logrando romper nuestra unidad. El lunes 5 tenemos otra audiencia en la que iremos con la misma convicción.

Obreros de Calsa

Los docentes siguen

Los aceiteros quiebran

E

E

Salta

en pie de lucha

n la provincia de Salta los docentes siguen en lucha, por sus salarios y en defensa de la educación pública, con la continuidad del paro por tiempo indeterminado, votado en la asamblea del pasado viernes 2 de mayo, y a pesar del intento de la burocracia del Sitepsa de Víctor Gamboa de entregar la lucha firmando el miércoles 30 de abril un acuerdo con el gobierno provincial que no había sido abalado por ninguna instancia democrática de los trabajadores docentes de la provincia.

¡Viva la lucha de los docentes! El Revolucionario N°101 - Mayo 2014

el techo salarial n medio de amenazas de despidos en el sector, como viene sucediendo en la planta de Dánica de Llavallol, los aceiteros lograron un acuerdo salarial que rompió claramente el techo impulsado desde el gobierno. Sumado al acuerdo firmado a principios de año de $2.000 promedio, el aumento total es de un 39% que absorbe el acuerdo anterior, y cuya diferencia es retroactiva a enero. Entrando en la época de cosecha, las patronales dejan atrás el discurso de la crisis y no dudan en firmar (ni el gobierno en homologar) el acuerdo, cuando ven que puede ser amenazado el negocio de la soja. De hecho se apuraron a acordar cuando se llegó a la situación de tener 6.500 camiones con soja que estaban para ser embarcados en los puertos de Rosario y San Lorenzo.

Página 9


Se realizó

el VI

ENA Plenario del

función esencial del aparato represivo del Estado, ya que se pretende explicar los hechos ocurridos como “negligencia” por parte de un sector de la fuerza policial, limpiando de cargo y culpa a los altos mandos del gobierno. Con las nuevas incorporaciones, el ENA quedó conformado de la siguiente manera: AGARRE (Acción Grupal Antirrepresiva, Comodoro Rivadavia); Agrupación Otoño Uriarte (Cipoletti); Biblioteca Popular de Bella Vista, Córdoba; CADH (Comisión Antirrepresiva por los DDHH, Rosario); Centro Cultural El Birri (Santa Fe); Centro Cultural Estación Esperanza (Rafaela, Santa Fe); Colectivo de Militantes por los DDHH de El Bolsón; Comisión Antirrepresiva de Corrientes; Coordinadora Antirrepresiva de Córdoba; Coordinadora Antirre-

presiva Oeste (GBA oeste); Coordinadora Norpatagónica de Choele Choel; COPODH (Colectivo Popular por los Derechos Humanos, CABA); CORREPI (Coordinadora contra la Represión Policial e Institucional, CABA, GBA y La Plata); FAM (Frente Antirrepresivo de Mar del Plata); HIJOS La Plata; Movimiento Antirrepresivo de Olavarría (Buenos Aires); Sociedad de Resistencia (Mendoza), Plenaria Memoria y Justicia (Uruguay). Y se dispuso fecha para el próximo plenario, los días 11, 12 y 13 de octubre en Córdoba. Desde la OTR saludamos el trabajo del ENA y de todas las organizaciones que lo conforman. Apostamos a seguir construyendo la militancia antirrepresiva consecuente, independiente del Estado y desde la base.

Sindicatos Policiales: L

os días 18 y 19 de abril se realizó en Capital Federal el VI plenario del ENA (Encuentro Nacional Antirrepresivo), con CORREPI como anfitrión porteño. Este espacio se conformó en octubre de 2011, en la búsqueda de articular las distintas luchas y golpear con un solo puño contra la represión que el Estado ejerce sobre el pueblo trabajador. El ENA está conformado por organizaciones con militancia antirrepresiva de base, que entienden a la represión como una política de estado y llevan adelante su militancia con independencia del mismo. Realiza plenarios cada seis meses y cuenta con un trabajo permanente de coordinación y comilitancia. La rápida circulación de información en materia represiva que permite dar respuestas unificadas, la redacción de comunicados y materiales conjuntos, el acompañamiento y apoyo a las organizaciones más incipientes y la realización de actividades en todo el país, entre otros, lo ha llevado a sostener un crecimiento constante, tanto a nivel cualitativo como cuantitativo. En este período de ajuste económico que precariza cada vez más la vida de los trabajadores, con un marco mayor de conflictividad social, la represión se endurece y es avalada desde todos los sectores políticos patronales. Es de gran importancia poder contar con una herramienta de lucha a nivel nacional, que pueda crecer y avanzar hacia una coordinación cada vez mayor. En este último plenario fue manifiesto el fruto del trabajo co-

Página 10

mún de todo este tiempo. Ejemplo de esto, es la conformación del Movimiento Antirrepresivo de Olavarría, primer espacio que se forja, entre otras cosas, gracias a la referencialidad que se logró desde el ENA y al acompañamiento permanente de las organizaciones que lo componen. Asimismo, se han incorporado nuevas organizaciones de las provincias de Buenos Aires y de Corrientes, y la organización hermana uruguaya, Plenaria Memoria y Justicia, ampliando así el marco de coordinación a otros países. Las jornadas, que se llevaron a cabo en un clima de fraternidad y debate permanente, estuvieron atravesadas por la proyección política para seguir creciendo como espacio y profundizar la lucha contra la represión estatal en todas sus formas. Así, se trazaron varios ejes a desarrollar en el próximo período. Se acordó avanzar con una fuerte militancia a nivel nacional por la libertad de todos los presos políticos y por el cierre de las causas a los luchadores, con fuerte hincapié en la lucha por la absolución de los petroleros de Las Heras. Por otro lado, se acordó lanzar una campaña a nivel nacional denunciando el sistema de detenciones arbitrarias que, con mínimas variantes, funciona en todo el país, como una de las herramientas que tiene el Estado destinadas al control social. Se propuso también, dar visibilidad al juicio que comenzó el febrero pasado por los hechos represivos ocurridos el 19 y 20 de diciembre de 2001, juicio cuya finalidad no es otra que la de proteger la

¿Un Avance Para Quién? E

n el marco del VI plenario del ENA, se realizó el 19 de abril en la sede de Ate Capital, un debate abierto sobre “Asonadas Policiales y Sindicalización Policial”. El panel estuvo integrado por compañeros de la Biblioteca Popular de Bella Vista, la Coordinadora Antirrepresiva de Córdoba, el Movimiento Antirrepresivo de Olavarría y CORREPI. La sala se llenó de organizaciones compañeras de todo el país, y se dio un enriquecedor debate que contó con más de un centenar de personas, que aportaron a la discusión compartiendo las experiencias de sus distintos lugares de militancia. Se pusieron en común distintos ejemplos y argumentos y se alcanzó un consenso total sobre las principales conclusiones: más allá de su extracción de clase, por el rol social que ocupan, los policías no pueden ser considerados parte de la clase trabajadora, sino que son, por el contrario, agentes al servicio de la clase dominante; y, por otro lado, que bajo ningún aspecto puede apoyarse la sindicalización de las fuerzas policiales, puesto que estos agrupamientos sirven principalmente a las fuerzas represivas para protegerse y garantizar su impunidad y para exigir mejores condiciones para cumplir con su “trabajo”: reprimir al pueblo trabajador.

Organización de Trabajadores Revolucionarios


Ucrania: la tierra del conflicto

Ucrania sigue siendo el escenario de una dura disputa. Mientras Rusia avanza en su incidencia sobre el territorio ucraniano a partir de los alzamientos independentistas, EEUU y el resto del G7 disputan la hegemonía occidental en la zona, presionando a Rusia en el terreno económico y adelantando maniobras militares. Internamente, los separatistas prorusos se enfrentan con el flamante gobierno filo nazi y prooccidental de Kiev.

V

iendo la radicalización de los levantamientos prorusos del este ucraniano, a los que se señala (con razón) como promovidos por Rusia, las grandes potencias occidentales nucleadas en el G7 (EEUU, Canadá, Francia, Alemania, Italia, Japón y el Reino Unido), siguiendo una tradición intervencionista tan consolidada como la rusa, se autoproclaman defensores de Ucrania y hacen su propio despliegue. En ese marco, el G7 rebajó la calificación de la deuda rusa y decidió nuevas sanciones contra el gobierno de Vladimir Putin, responsabilizándolo por los levantamientos separatistas que tienen tomada gran parte de las provincias de Donetsk, Lugansk y Odessa. La respuesta rusa consistió en una nueva amenaza, afirmando que esas decisiones podían repercutir negativamente en la situación de las empresas energéticas occidentales en Rusia. Eso, además de hacer sobrevolar a sus aviones por el espacio aéreo de Ucrania y de mover sus tropas hacia la frontera de dicho país, luego de una intervención militar del flamante gobierno ucraniano que se cobró la vida de varios separatistas. Según denuncia V. Navarro en rebelión. org, el movimiento ruso fue seguido por un movimiento militar norteamericano por medio del cual, 600 soldados estadounidenses fueron reubicados en países de Europa del Este linderos a la zona del conflicto como Polonia, Lituania, Letonia y Estonia, en ostensible anticipo a futuras acciones militares. En este marco es que el gobierno ucraniano de Alexander Turchinov ha salido a advertir sobre la gravedad de la escalada, acusando a Rusia de llevar a cabo una “desvergonzada injerencia” a la que vincula con prácticas “terroristas” y señala como orientada hacia una “tercera guerra mundial”. Es cierto que a mediados de mayo Estados Unidos, la Unión Europea, Rusia y el gobierno interino pro occidental de Ucrania firmaron un acuerdo en Ginebra en el que se llamaba a desarmar a todos los grupos armados y a desalojar todos los edificios públicos tomados por separatistas pro rusos en el este del país, en donde se conminaba al gobierno de Kiev a reformar la Constitución para reconocer las aspiraciones y reivindicaciones de las zonas con mayoría rusoparlante. Pero ese acuerdo estuvo muy lejos de sellar la paz. Desde el vamos, los separatistas ucraniaEl Revolucionario N°101 - Mayo 2014

nos pro rusos rechazaron el acuerdo y pidieron sus propias condiciones, incluyendo el desarme de los grupos extremistas de derecha que defienden al nuevo gobierno ucraniano y la renuncia de éste. Así, aunque no esté planteada la hipótesis referida por el gobierno de Ucrania, es cierto que el enfrenamiento está abierto y puede dar lugar a distintas hipótesis de conflicto bélico, incluyendo una invasión rusa o una guerra civil en territorio ucraniano, fogoneada por los gigantes internacionales en disputa, montados a su vez en las tensiones reales que existen en la sociedad ucraniana.

Un país fracturado

El propio gobierno de Ucrania tuvo que admitir a comienzos de mayo que ha perdido el control de dos provincias, al menos. Donetsk y Lugansk ya fueron tomadas por los grupos separatistas pro rusos y poco y nada pudieron hacer las fuerzas militares oficiales. De hecho, se repitieron ya muchos casos en que estas fuerzas dejaron de combatir y pasaron a colaborar con los rebeldes pro rusos. Así, el escenario de tomas de edificios públicos y hostigamiento a las bases oficiales (como el aeropuerto de Kramatorsk) se repite de manera permanente, con un resultado negativo para el flamante gobierno de Ucrania. En ese marco, las respuestas militares estatales derivan cada vez más en matanzas indiscriminadas de decenas de insurgentes, no obstante lo cual, se hace difícil la contraofensiva gubernamental, que, al decir de sus propios voceros, “no transcurre tan rápido como desearíamos”. La práctica habitual de los sectores independentistas viene siendo la proclamación de la autonomía, planeando formalmente su independencia frente al kremlin, y declarando a cada territorio tomado como una nueva “República Popular” independiente, en donde se baja la bandera de Ucrania, y se iza en cambio la

bandera local junto a la rusa. Para esta iniciativa, obviamente, han pasado por encima de las estructuras oficiales ucranianas y su ejército, y han apresado también a observadores militares de la Organización para la Seguridad y Cooperación en Europa (OSCE). Así, la disputa entre potencias encuentra carnadura en el territorio ucraniano, que ha vivido dividido casi en partes iguales desde la misma caída de la Unión Soviética en 1991, entre los pro-rusos y los pro-occidentales. Esta situación, además, está llevando a la crisis económica en el país, agravada por la decisión rusa de pasar a cobrar sus “deudas”. Así, la empresa estatal rusa Gazprom está reclamando a Ucrania el pago de cifras millonarias por el supuesto incumplimiento de los tratados sobre venta de gas de 2013. En ese marco, una vez más, la disputa con EEUU y el G7 encuentra su cristalización, en este caso, a partir de la propuesta de salvataje impulsada por el FMI, que viene discutiendo la posibilidad de una ayuda millonaria para Ucrania. Como es evidente, nada bueno puede esperarse de los supuestos “salvadores” de la OTAN que, munidos de recursos del FMI y de sus tropas militares, se aprestan a “defender” a Ucrania de la injerencia rusa. Nada tampoco del gigante del este que busca disputar un espacio entre las grandes potencias avanzando sobre el territorio ucraniano. Estas disputas entre potencias y esta radicalización xenófoba, dan muestra de que no hay caminos de emancipación y bienestar verdadero para los pueblos por medio del enfrentamiento entre pares y del seguidismo a los grandes poderosos. Muy por el contrario, ese camino solo podrá construirse con la unidad de los hombres y mujeres del pueblo trabajador y con su lucha contra la dominación de esos gigantes del capitalismo mundial que encarnan los Estados de Europa, EEUU y Rusia.

“El gobierno nada hará por nosotros. Porque esto no lo arreglan los gobiernos puestos por los ricos y sostenidos por las mismas armas que defienden a los ricos.

Esto lo arreglará el pueblo.

Esto lo arreglaremos nosotros. Y vos,

compañero, junto con nosotros cuando juremos

REVOLUCIÓN O MUERTE” A 50 años de su desaparición,

Jorge Ricardo Masetti,

¡¡HASTA LA VICTORIA

SIEMPRE!!

Página 11


a 45 años del

cordobazo

¡viva la lucha obrera y popular!

“A partir del Cordobazo surge una nueva camada de dirigentes, delegados y activistas que, fogueados en el fragor de las barricadas y las tomas de fábrica se va erigiendo como una nueva dirección. (...) La práctica de la democracia obrera era algo intrínseco a su propio origen. (...) Pero lo más relevante fue su convicción de que para defender sus intereses de clase tenía que necesariamente transgredir todo el régimen jurídico y legal, por eso actuaron en forma autoritaria respecto a la clase patronal y profundamente democrática en relación a su propia clase, violentando, por medio de la acción directa, el sacrosanto derecho de la propiedad privada. Se apoderaron de la ciudad como en el Viborazo o se adueñaron de las fábricas tomando de rehenes a sus patrones para protegerse de la represión. (...) Después de más de un cuarto de siglo mamando el veneno de la conciliación de clases y el “pluralismo”, estos nuevos dirigentes llevaron al seno del movimiento obrero las ideas del clasismo y el significado de la lucha de clases como un antagonismo irreconciliable entre los explotados y los explotadores.”

[Goyo Flores, obrero de Fiat, referente del SITRAC y del FAS]

El Revolucionario Nº101, Mayo 2014  

Leé y difundí El Revolucionario.- Periódico de la Organización de Trabajadores Revolucionarios (OTR)

Advertisement