Issuu on Google+

Una iniciativa

Observatorio Político Dominicano

Dr. Francisco Rojas Secretario General de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales Santo Domingo, julio 2010

Por Diana Pérez Coordinadora Unidad Poder Judicial (OPD) Diana Pérez: Dr. Rojas, una primera pregunta de orden tiene que ver con su persona. ¿Puede compartir con nosotros parte de su larga indiscutible experiencia en el campo de las Ciencias Sociales? Dr. Francisco Rojas: Bueno, muchas gracias, Diana. Es un privilegio poder compartir ideas con los colegas de la Fundación Global. Tengo un especial aprecio por FUNGLODE, que la conozco desde su origen. Las ideas originales que tuvo el Presidente y que las transformó después en esa gran institución con la cual FLACSO tiene lazos de colaboración y cooperación que esperamos incrementar aún más en el futuro. Digamos que hoy día tenemos no solamente la relación personal con el presidente Fernández, sino que, además, aprovechar la experiencia y la vinculación de César como director de FLACSO y su vinculación previa con FLUNGLODE hace muy positivo para FLACSO y las relaciones que podamos tener. En relación con el tema, digamos lo que es la FLACSO. Bueno, la FLACSO es un organismo internacional e intergubernamental de carácter académico para la región Latinoamérica y del Caribe. FLACSO se creó en 1957, a propuesta de la UNESCO, y se transformó en uno de los primeros organismos de cooperación e integración latinoamericana y caribeña. Dominicana se incorporó a FLACSO en la década de los ochenta, hacia el año 84 u 86. Si mal no lo recuerdo, se creó primero un proyecto. Un FLACSO Dominicana que posteriormente se ha transformado en un programa que ha tenido una actividad bastante importante y del que destacados intelectuales han servido como directores: Wilfredo Lozano, quien fue director acá y luego secretario general. Rubén Silié, quien es el actual embajador de República Dominicana en Haití, y quien previamente fue el secretario general de la Asociación de Estados del Caribe y cumplió un rol muy importante, a su vez, en la


Observatorio Político Dominicano

Universidad. Alejandra Liriano, quien actualmente ocupa el cargo de Vicecanciller, y que desarrolló toda la perspectiva de relaciones internacionales en FLACSO. Bueno, FLACSO hoy día está conformada por 17 estados miembros de América Latina y del Caribe. Del área continental, en este momento El Salvador está por suplir el acuerdo; tenemos una carta del gobierno, que nos expresa su interés. Y solamente quedan dos estados por suplir el acuerdo para tener la plena universalización (Colombia y Venezuela). Espero que en el transcurso de este año y ojalá el próximo, haber concretado y finalizado el proceso de universalización de los estados latinoamericanos y del Caribe hispano en la FLACSO. Tenemos un tema pendiente, hay sugerencias, el propio Dr. Silié nos ha señalado la importancia de incorporar al Caribe inglés en esta perspectiva. Pero FLACSO hoy día es una institución que desde el punto de vista formal, si se mira a América Latina en la perspectiva de América Latina y el Caribe hispano, tenemos una representación casi de 90% con quienes participan. Así que si uno lo quisiera colocar desde otra perspectiva, somos la mitad de la OEA, y por lo tanto, digamos, un organismo internacional que cobra cada vez más significación, no solamente por el trabajo que realiza en términos de sus estudios, sino de significación política. Por lo tanto, esto le es reconocido a FLACSO como organismo internacional, al ser invitada como observador y como miembro colaborador de distintas instituciones. FLACSO es observadora de la Cumbre Iberoamericana, de la Organización de Estados Americanos, de la Organización de Estados del Caribe y otros organismos internacionales. FLACSO tiene 13 sedes en América Latina, eso hace que seamos la institución que tiene, en el ámbito de las Ciencias Sociales, una implantación en el conjunto de la región que es muy importante. Está México, Guatemala, el Salvador, Costa Rica (en Costa Rica está la Secretaría General de la FLACSO), Cuba y República Dominicana en el Caribe. Ecuador, Brasil, Argentina, Uruguay, Paraguay y Chile. Esto hace que tengamos esta presencia en 13 países de la región, que es muy importante, y en cada una de ellas, con la autonomía académica, las sedes reflejan el desarrollo de las Ciencias Sociales. Al igual que en muchos otros aspectos, las Ciencias Sociales están en cierta crisis de paradigma, respecto a cómo mirar la sociedad. Esto ha tenido un gran impacto frente a cómo percibir la realidad. Las nuevas tecnologías están revolucionando los métodos de investigación, las formas de difusión que es necesario tener presente. Pero el trabajo significativo en el ámbito de las Ciencias Sociales corresponde a un trabajo sistemático, de poder entender los procesos sociales con una metodología adecuada, persistente y cada vez más acuciosa, para poder tener un pensamiento científico sobre lo que ocurre en América Latina y el Caribe. Hoy día existe, dada la globalización, una transnacionalización de los distintos fenómenos, que obliga a que las Ciencias Sociales vuelvan a repensarse desde una perspectiva más global. Donde las visiones particulares de la economía, la política, la historia, la sociología, la antropología, no sean suficientes para poder explicar los distintos fenómenos, tan complejos como el impacto del cambio climático, la crisis alimentaria, la crisis energética o el crimen organizado, o la crisis financiera, o los acuerdos multilaterales que es necesario desarrollar y por lo tanto, la construcción de una economía política y una más global, se hace cada vez más necesaria, sin que por ello se descuiden los aspectos específicos y los avances que se tienen en cada uno de los ámbitos de las Ciencias Sociales. En este sentido, la FLACSO hoy día cumple un rol muy importante en los distintos países.

2


Observatorio Político Dominicano

La FLACSO es tan diversa como América Latina. Tenemos sedes muy grandes, como la sede de México o la de Ecuador, o sedes más pequeñas, que tienen un proyecto, como es el caso de Uruguay. Pero, en su conjunto, tratamos de aportar conocimiento a la realidad latinoamericana surgida desde cada uno de los países. Entonces, en ese sentido, la FLACSO sigue manteniendo vigencia respecto a lo que es la misión de su tratado internacional. Primero, la FLACSO debe desarrollar y contribuir de manera importante en la formación de especialistas de alto nivel en el campo de las Ciencias Sociales en América Latina. Cosa que se hace a través de los cursos de maestrías, doctorados, especialización o curso de actualización. Segundo, contribuir al conocimiento de los problemas de América Latina y el Caribe, y esto se realiza a través de las investigaciones que ejecuta la FLACSO en cada una de sus sedes, y de manera más coordinada a lo largo y ancho de América Latina. Tenemos constituidos 14 grupos regionales de investigación en diversas áreas. Por ejemplo, un área muy importante y un tema muy significativo para Dominicana, como es el tema migratorio. Hay un grupo migratorio con alrededor de 7 unidades de la FLACSO que lo trabajan directamente. El tema de juventud, el tema de relaciones internacionales y otros. La tercera misión que tiene la FLACSO es que este conocimiento pueda ser difundido en los ámbitos nacionales, en conjunto con las universidades y otros centros académicos locales. Esto se realiza en todas y cada una de las entidades. FLACSO Dominicana tiene un buen vínculo con la Fundación Global, que es equivalente al nuestro con las universidades, como es INTEC o como con la UASD, que es la universidad primada de América Latina. Por lo tanto, se cumple este tercer rol, que está en la misión de la FLACSO. Adicionalmente, se promueve la cooperación científica y técnica por medio de la cual FLACSO realiza un aporte a mejorar las capacidades técnicas de los gobiernos, de entidades de educación superior y otras en los distintos países. En este ámbito, por ejemplo, través de FLACSO, Argentina está cooperando con la reconstrucción en Haití, a partir de un programa de colaboración Sur–Sur. O en un proyecto regional que estamos desarrollando sobre gobernabilidad y convivencia democrática, que provee recomendaciones para mejorar la gobernabilidad democrática y fomentar la convivencia de los distintos países de América Latina. Y, finalmente, hay una tarea que se le da a la FLACSO, que es contribuir a la integración del desarrollo latinoamericano. Eso significa que desde la perspectiva del aporte académico e intelectual de la FLACSO, se busca propender a la integración de la región y al desarrollo. En ese sentido, desde la Secretaría General hemos contribuido de manera muy importante a un mejor conocimiento de los distintos procesos de integración en América Latina. Hay dos informes producidos por el Secretario General en 2007 y 2008, dedicados a los temas de integración, y en 2009, un tema que está vinculado a la crisis financiera que genera problemas respecto a la integración en esa misma perspectiva, y de igual forma, en cada una de las unidades hay un trabajo sistemático para poder entender los procesos de integración que se dan en la región. En ese sentido, hay un aporte importante que debería ejecutarse, desarrollarse, desde FLACSO Dominicana, en conjunto con otras entidades, para entender de mejor manera cuál es la visualización que tiene El Caribe, El Gran Caribe, como señala Rubén Silié, sobre los temas de integración. Es una tarea muy importante, porque eso también se vincula con cuáles son las nociones de desarrollo que hoy día se presentan en El Caribe, en particular por las vulnerabilidades que tienen los pequeños países insulares de la región frente a la crisis energética, a la crisis alimentaria, a crisis como las pandemias como el A1HN1 y otras- en las cuales la respuesta deja de ser una respuesta individual de

3


Observatorio Político Dominicano

cada uno de los estados, de cada una de las sociedades, sino que se requiere tener respuestas conjuntas y comunes. Diana Pérez: ¿A cuáles líneas de investigación da prioridad la FLACSO durante este período? Dr. Francisco Rojas: Bueno, tal como señalaba, la FLACSO tiene una mirada regional sobre algunos temas. Tenemos 14 grupos de investigación sobre temas regionales, desde género, juventud, a relaciones internacionales, a gobernabilidad democrática, el tema migratorio, en fin… La FLACSO, en cada una de sus sedes tiene plena autonomía académica y financiera. Eso hace que haya una gran diversidad en cada unidad académica. Hay áreas prioritarias que surgen de las necesidades del país y que desde la Secretaría General tratamos de coordinarlas en una mirada un poco más amplia y coordinada sobre los principales temas de América Latina. Quizás hoy día los temas prioritarios que estamos trabajando y que tienen peso e incidencia de carácter regional tienen que ver con el tema de integración (tal como señalaba), el tema migratorio, los temas de seguridad ciudadana, o de seguridad vinculados al impacto del crimen organizado de la región, son temas de carácter global que son importantes. De igual forma, el tema de educación, el tema de educación superior… son temas que tienen una larga tradición en la FLACSO… que son importantes. De igual forma, hay estudios que se realizan, por ejemplo, en Argentina, sobre comercio internacional, que si bien se desarrollan en una sede, tienen una proyección regional importante. Entonces, lo que la FLACSO busca es la perspectiva más general que señalaba antes. Con esta mirada sobre 17 estados miembros, que esperamos que sean 18 este año y 20 el próximo año, es la de un puente entre el pensamiento, las ideas del mundo académico, el mundo intelectual con la política pública. De qué manera colocamos al servicio de la política pública las ideas, las sugerencias, las visiones que surgen desde el mundo académico e intelectual. Diana Pérez: Nos gustaría saber la vinculación de la FLACSO con la sociedad civil y otras ONGs; su cooperación y áreas de trabajo y los resultados a nivel general. Dr. Francisco Rojas: Lo primero es que la FLACSO es un organismo académico, de carácter internacional e intergubernamental, pero con plena autonomía académica. Eso hace que tengamos un diálogo muy horizontal con la sociedad civil, con organizaciones nogubernamentales, en particular aquellas que necesitan tener conocimientos académicos para desarrollar su acción práctica en los distintos campos. Por lo tanto, la principal tarea de la FLACSO, por lo general, al igual que el aporte y recomendaciones a la política pública de los gobiernos, es generar mejor conocimiento de la realidad de nuestras sociedades, que permita una mejor acción. En este caso, la labor que realizan organizaciones de la sociedad civil en distintas comunidades o sobre temas específicos, como podría ser, por ejemplo, el control de armas livianas o en el tema del seguimiento de las políticas juveniles u otras… FLACSO tiene un contacto permanente con las organizaciones de la sociedad civil para el desarrollo de su acción. Por ejemplo, en el marco del proyecto de gobernabilidad y convivencia democrática, junto con una encuesta regional que se hizo en 18 países, también se hicieron trabajos nacionales de entrevistas a autoridades políticas, autoridades parlamentarias, organizaciones de la sociedad civil, organizaciones no-gubernamentales, dirigentes académicos… para recoger la opinión nacional y contrastarla con la visión de la opinión pública. Adicionalmente a eso, se realizan talleres nacionales para debatir esta perspectiva. 4


Observatorio Político Dominicano

Pero no solamente eso. FLACSO ha sido partícipe y ha contribuido y organizado debates de la sociedad civil, de cara a las cumbres ministeriales o a reuniones de la OEA. Por ejemplo, me tocó personalmente organizar la primera reunión de diálogo entre la sociedad civil y los cancilleres de la OEA para la reunión de este organismo en Santiago de Chile, de 1995, donde organizamos un encuentro con las organizaciones de la sociedad civil, de cara a la asamblea de la OEA, para conciliar opiniones y para ver los temas prioritarios y luego tener un diálogo con los cancilleres que participaban. Ese trabajo ha seguido recurriendo en distintas partes, y ha sido muy importante. De igual forma, FLACSO jugó un rol determinante en la organización de un encuentro académico con organizaciones de la sociedad civil tanto en el Caribe como en América Latina en 2008, 2009, con relación a la VIII Cumbre de Ministros de Defensa de Las Américas, donde recogimos opiniones sobre los temas de la sociedad civil, de la agenda que iban a discutir los ministros de defensa. Por otra lado, en áreas especificas como la migratoria, FLACSO imparte una red regional y global sobre temas migratorios para proponer esta perspectiva. Esto hace que FLACSO tenga una presencia a nivel hemisférico e internacional muy significativa en este campo. Diana Pérez: Yéndonos a la crisis mundial. Parecería que es un tema reservado a los economistas. ¿Tienen otras áreas de las Ciencias Sociales algo que decir sobre la crisis actual? Dr. Francisco Rojas: Bueno, en principio diríamos que las Ciencias Sociales están hablando por los economistas, ¡son parte de las Ciencias Sociales! En todo caso, creo que si nosotros miramos hoy día las perspectivas más amplias que surgen frente a la crisis -como la perspectiva que se señala en el ámbito de la Comisión de las Naciones Unidas o las perspectivas que surgen desde CEPAL, en las visiones que Alicia Bárcena, como Secretaria Ejecutiva de CEPAL, o de las que surgen del CELA, o las que surgen de la propia FLACSOmuestran que no solamente hay una preocupación, sino que también hay orientaciones específicas en este campo. En ese sentido, la FLACSO, el año pasado, preparó un documento de frente a la crisis financiera, de cómo construir una respuesta latinoamericana. Es decir, es un análisis que, más allá de los datos económicos del impacto de la crisis, que particularmente lo trabaja CEPAL de manera muy específica, FLACSO lo que está proponiendo es cómo construir una respuesta latinoamericana en esta perspectiva. Señalando los déficits que hay en este campo, porque América Latina ha sido invitada a ser parte del G20 con cuatro países latinoamericanos, y eso significa que hay una presencia importante, como no había tenido en períodos anteriores, con la presencia de México, Brasil, Argentina. Sin embargo, esta presencia no ha sido del todo coordinada, ni se han ajustado los temas de la agenda para presentar posiciones comunes, y esto obviamente debilita la posición latinoamericana en la inserción global y los debates globales. Esto es necesario superarlo, y para ello (digamos en otras instancias, el Grupo de Río o la identidad que se quiera crear) buscan de alguna manera subsanar esa perspectiva. En todo caso, creo que la crisis financiera tuvo un impacto muy importante en la región, aumentó la pobreza, pero encontró a América Latina en mejores condiciones que en ningún otro período de la historia, como para poder salir de esta situación. Eso hace que hoy día nuestra región se encuentre mejor preparada para retomar las sendas del crecimiento, quizás no en los niveles que nos gustaría, o lo que necesitamos alcanzar, pero no hemos tenido un descalabro, como pudo haber sucedido en otro momento histórico. 5


Observatorio Político Dominicano

Diana Pérez:¿Puede esbozarnos en qué consiste la respuesta política latinoamericana a la crisis financiera que se promueve desde la FLACSO? Dr. Francisco Rojas: Yo creo que esto es más general. Esto tiene que ver más allá de la crisis financiera. Esto tiene que ver esencialmente con cómo los latinoamericanos no hemos sido capaces, pese a tener una perspectiva relativamente homogénea frente a muchos temas de la región, no hemos sido capaces de construir una visión y una perspectiva común en los temas más significativos que dicen a la región el ámbito internacional. Es decir, no tenemos pociones comunes, no tenemos una voz única en América Latina para enfrentar los temas globales. Es decir, no tenemos una voz común frente al cambio climático, no tenemos una voz común frente al SIDA, no tenemos una voz común frente a la crisis financiera, no tenemos una voz común frente a los delitos transnacionales. Por lo tanto, esto hace que no tengamos respuestas compartidas, que generen mayor cooperación en el ámbito multilateral. Sin respuestas compartidas, sin respuestas multilaterales, sin respuestas asociativas, ninguno de nuestros estados es capaz de enfrentar los problemas transnacionales que hoy día se presentan en esta etapa del desarrollo mundial. Por eso, es tan importante afincar de mejor manera las respuestas comunes, el construir visiones compartidas, tener diagnósticos comunes de América Latina, para poder generar, al menos en algunos ámbitos específicos, respuestas que nos permitan asociarnos y tener mejores prácticas asociativas entre los países de la región. Diana Pérez: En uno de sus escritos, usted propone un nuevo mapa político latinoamericano, más allá del tradicional izquierda-derecha. ¿Puede explicarnos su propuesta? Dr. Francisco Rojas: Más que proponer un nuevo mapa latinoamericano, lo que señalo es que es necesario construir un nuevo mapa político latinoamericano. Porque hoy día, si miramos el mapa latinoamericano con los criterios de la guerra fría, entre izquierda y derecha, nos deja en una situación compleja. ¿Dónde ubicamos al presidente Leonel Fernández? ¿En la derecha, porque tiene políticas pro-mercado? ¿En la izquierda, porque está asociado a PETROCARIBE, y tiene posiciones duras respecto a la crisis financiera, o lo ponemos en una socialdemocracia, porque genera una perspectiva de políticas públicas? Entonces, creo que los conceptos más tradicionales no nos terminan de ayudar para clasificar hoy día el mapa político latinoamericano. Y en ese marco, son nuevas preguntas para entender este mapa, que se trata de comprenderlo, más que ponerle una etiqueta, y por lo tanto, es preguntarnos: ¿Cómo se mira la inserción internacional? ¿Cuáles son las visiones respecto al rol de cada uno de los países en el comercio internacional? ¿Cómo se percibe la inversión extranjera? A nivel interno: ¿Cuál es la división de poderes? ¿Cómo se mantiene? ¿Cuál es el rol del Ejecutivo, del Parlamento, del Poder Judicial? ¿Cómo se relacionan? ¿Cómo se construyen políticas de Estado?, es decir, ¿el país está polarizado en términos políticos, o más bien se tiende a generar política de consenso nacional? ¿Cuál es la relación con la oposición? Después: ¿Cuáles son las principales amenazas que se perciben en cada uno de los países? En fin, generando este nuevo tipo de variables, a lo mejor vamos a encontrar que el mapa político puede tener ciertas semejanzas con la mirada del pasado, o a lo mejor nos puede dar respuestas muy distintas. Por ejemplo, en el ámbito del comercio internacional, si uno mira los países del Atlántico, éstos tienden a tener posiciones que son un poco más restrictivas respecto el comercio internacional que otros países del Pacífico, y esto tiene que ver con que Brasil, Argentina han tenido una base industrial muy importante, que hace que miren con más detenimiento los tratados de libre comercio. No así los países del Pacífico, 6


Observatorio Político Dominicano

que en general, tienen en la minería y en las exportaciones de productos primarios un rol muy importante, y hace que tengan una perspectiva mucho más aperturista hacia los mercados internacionales. ¿Cuál es el rol que se tiene, por ejemplo, frente a China, frente a nuevos mercados? ¿De qué manera se balancean las perspectivas del comercio exterior? En fin, entonces, al colocar estas nuevas variables, nos va a dar un mapa un poco distinto. Si nosotros lo miramos desde la perspectiva de los macroprocesos de integración, vamos a encontrar que hoy día, en el norte de América Latina tenemos el proyecto de Tuxtla, que es el proyecto mesoamericano que llega hasta Colombia. Por otra parte, tenemos abajo UNASUR, que son los doce países de América del Sur, pero también tenemos el ALBA, que ubica países de Suramérica, países del Caribe, países de Centroamérica. Entonces, es necesario entender la forma en la que se produce la reorganización política de las alianzas de los distintos países. Pero que hoy día, tal como señalaba antes, tienen grandes dificultades para concertar posiciones comunes en muchos ámbitos. Diana Pérez: A partir de este nuevo mapa político latinoamericano, ¿estaría América Latina más cerca de Estados Unidos?, ¿a la izquierda o a la derecha? Dr. Francisco Rojas: Estar cerca de Estados Unidos o lejos de Estados Unidos… no importa ser de derecha o izquierda. Ha habido gobiernos de derecha que han estado muy lejanos a los Estados Unidos, como también gobiernos de izquierda que están en las antípodas de Estados Unidos. Estados Unidos ha tenido una política que se desentendió, en la última década, de América Latina, y esto se ha revertido, de alguna manera, en la Cumbre de Trinidad y Tobago, con nuevas perspectivas por parte del presidente Obama, pero que hacen que las preocupaciones de los Estados Unidos estén en otra parte del mundo y no en América Latina. Entonces, por lo tanto… América Latina, ¿cómo se relaciona con los Estados Unidos? Bueno, hoy día, una parte importante, particularmente los países del Pacífico, con excepción de Ecuador, tienen acuerdos de libre comercio con los Estados Unidos. Venezuela, que uno pudiera decir que está en las antípodas de muchas políticas de los Estados Unidos, y que si uno se queda solamente en el discurso, aparece… digamos totalmente polarizado con los Estados Unidos, es uno de los principales proveedores de petróleo de los Estados Unidos, y que le representa los mayores ingresos a Venezuela. Entonces, creo que las políticas entre América Latina y los Estados Unidos hoy día hay que mirarlas en términos de las tendencias que existen. Esa tendencia (yo diría, en general) por parte de los Estados Unidos ha sido de una gran despreocupación, donde hay algunas nuevas perspectivas con el presidente Obama, que no terminan de concretarse, pero generan una mirada más oportuna sobre la base de entender que frente a los delitos transnacionales, en particular el narcotráfico, aparece una corresponsabilidad. Lo segundo, frente a temas muy significativos para toda la parte norte de América Latina, Centroamérica y el Caribe, como lo es el tema migratorio, aparece hoy día quizás un poco tarde, desde la perspectiva latinoamericana, pero en el tiempo adecuado, desde la perspectiva de los Estados Unidos, de retomar el tema. Un tema importante, que puede facilitar, digamos, la inserción de una parte de los latinoamericanos en Estados Unidos es que hoy día, Estados Unidos es el cuarto país en idioma hispano en el mundo. Entonces, es un tema muy significativo. En Estados Unidos hay visiones muy polares en ese marco. Pero creo que estamos en una etapa en la cual no se ven grandes roces entre América Latina y los Estados Unidos, más 7


Observatorio Político Dominicano

allá de algunos aspectos puntuales, como por ejemplo, el tema de las bases militares, en particular en Colombia, y la percepción suramericana de que eso puede tener implicancia y riesgos para la seguridad conjunta de la región, al no conocerse de manera adecuada cuál es la estrategia de los Estados Unidos en el campo militar hacia la región. Pero que, en general, creo que está más vinculado a temas estrictamente ligados a la situación colombiana que a una proyección de orden más general. Hoy día, si uno mira el debate entre América Latina y los Estados Unidos, tiene que ver el tema migratorio como un tema importante, el tema de la corresponsabilidad frente al narcotráfico, del crimen organizado, el tema específico de las bases militares. Pero no hay una relación de tensión en general en América Latina, como pudo haber en otros momentos, más allá de que en algunos países en específico se presentan situaciones de mayor o menor dificultad, que buscan ser superadas por los medios diplomáticos. Diana Pérez: ¿Cómo interpreta usted los fenómenos Chávez y Uribe? ¿Qué influencia han tenido sus modelos en la configuración democrática de América Latina y el Caribe? Dr. Francisco Rojas: Yo tengo la impresión de que entender los cambios políticos en Venezuela significa entender las demandas que hubo sobre el sistema político venezolano y la incapacidad de los partidos políticos de resolver los grandes temas que estaban presentes en esa sociedad, generando un vacío muy grande, de carácter constitucional, que fue llenado por el presidente Chávez con una reforma constitucional, como ha ocurrido. Si uno mira los países suramericanos en los años 1990, hubo reformas constitucionales en Perú y en Colombia, que tuvieron un alto impacto, que buscaron, digamos, resolver los temas institucionales y generar una mayor apertura en el sistema político. Y de igual forma, en el período más reciente, ha habido reformas constitucionales muy importantes en Bolivia y en Ecuador, que buscan es incorporar nuevos actores al proceso, particularmente en el caso boliviano, y recuperar formas relativamente novedosas sobre los procesos que allí se producen, vinculados a la relevancia de la población indígena en ese país. En el caso de Ecuador... En el caso de Venezuela, particularmente por los errores de la oposición, por no presentarse a la elección parlamentaria, le dejaron el conjunto de la iniciativa durante un largo período al presidente Chávez, respecto al tipo de reforma y al mandato existente, y éste ha sido ratificado en las urnas en distintas oportunidades. Esto lleva a que muchas veces, desde fuera se ve que hay “un abuso de los mecanismos democráticos” en el ejercicio de poder, pero si la oposición se retiró, eso es un problema que debe ser resuelto de manera interna y donde la legitimidad democrática del caso venezolano no está puesta en cuestión. Diana Pérez: Dicho esto, ¿podría decirnos qué le falta a la democracia latinoamericana y cuáles son las dolencias? Dr. Francisco Rojas: Yo tengo la impresión que en América Latina está funcionando, y está funcionando, bien la democracia electoral. Se muestra que las elecciones en América Latina son claras, transparentes y prácticamente sin fraudes. El único caso más significativo en que esto fue puesto en cuestión fue hace cuatro años atrás, con la elección en México, pero que todas las instancias judiciales demostraron que allí no hubo fraude masivo, que la elección fue muy reñida y que la ganó el presidente Calderón. Lo que se requiere es pasar, como lo señaló el PNUD, de una democracia electoral a una democracia de los ciudadanos. Pero esto significa mejorar las condiciones de gobernabilidad 8


Observatorio Político Dominicano

en cada uno de los países. Eso significa que los estados tienen que hacerse cargo, a través de políticas públicas, de las demandas básicas de la población, en particular, de salud, educación, vivienda, que permitan, digamos, asegurar las necesidades básicas de la población. También, a su vez, resolver un tema que es de vital importancia, que tiene que ver con los temas ligados a la seguridad, darle tranquilidad a la población en este marco. Eso significa mirar desde otro ámbito, colocar el tema de la seguridad humana como un eje muy importante para visualizar los grandes problemas de la seguridad, generar una sociedad sin temor, una sociedad que no tenga grandes necesidades. Esta es una de las dificultades mayores en una región donde la pobreza sigue siendo un problema muy significativo. Más del 50% de la población latinoamericana es pobre, pero no solamente eso, sino que somos la sociedad más inequitativa. Eso significa que el 20% más rico, pero en particular probablemente el 5% más rico, se lleva casi el 60% de la torta, en cambio el 20% más pobre no alcanza a tener el 5% de la producción nacional. Esto la única forma de resolverlo es a través de políticas públicas adecuadas. Es muy difícil, cuando el GNP muestra que antes de impuesto y después de impuesto, la diferencia sigue siendo tan abismal en nuestra región. Es necesario generar un nuevo pacto fiscal en cada uno de nuestros países. Es necesario visualizar cómo se pueden generar mejores ingresos para mejorar la educación. Sin mejorar la educación, difícilmente se podrán alcanzar estándares que le permitan a la población latinoamericana adecuarse a las nuevas demandas de la globalización, de la producción para la perspectiva global. Por lo tanto, eso genera una movilidad social que busca mejores servicios de salud, mejores servicios de vivienda Esas son algunas de las claves. Pero ello requiere lo que la presidenta de Chile hizo, colocó el acento en la red de protección social de menores; lo que hoy día la presidenta Laura Chinchilla ha colocado; y lo que acá, el presidente Fernández señala: es necesario preocuparse de los niños en la edad muy temprana, porque eso es lo que augura y asegura que haya mejor calidad de vida en el desarrollo de nuestras sociedades. Sin resolver el tema de la inequidad y el tema de la pobreza, no lograremos salir de la situación de subdesarrollo. Diana Pérez: En el ámbito de los poderes locales, de contribución al ejercicio democrático o de espacio para el ejercicio del caudillismo local, ¿qué está pasando en América Latina y el Caribe? Dr. Francisco Rojas: Uno de los problemas en América Latina y quizás parte de nuestro ADN es cómo construimos una sociedad más participativa, más democrática, más transparente. Esto se toca con caudillitos, con tradiciones complejas en nuestra región. La única forma de enfrentarlo es con más participación, más democracia, generando mecanismos adecuados, que generen confianza. Sin confianza no hay participación, y por lo tanto, serán los de siempre. En cambio, generando confianza, generando participación, incorporando a la juventud a los procesos de participación efectiva, la resolución de los problemas de la comunidad tendrá nuevas respuestas. Pero esto también requiere desde el Estado generar procesos de descentralización efectivos, a través de los municipios, a través de las regiones, que sean capaces de enfrentar los distintos dilemas, para enfrentar los problemas más cotidianos que allí se enfrentan. Que esto pueda generar, digamos, una perspectiva asociativa más general a nivel de la provincia y que posteriormente se transforme en políticas nacionales.

9


Observatorio Político Dominicano

Diana Pérez: Finalmente, puede explicarnos a qué se refiere usted cuando habla de un voto oculto, que dificulta los pronósticos, y de la necesidad de otros indicadores, dimensiones, más allá de las encuestas, para auscultar lo que la sociedad necesita o está pensando? Dr. Francisco Rojas: Si nosotros tomamos en cuenta, por ejemplo, lo que señalaban las encuestas en México para la elección del domingo, de ayer o de antes de ayer, que auguraban un triunfo mucho más amplio de lo que ha sido el triunfo del PRI… Eso significa que la gente tiene una forma de responder, lo que dicen “las respuestas correctas”, en las encuestas. Esto significa que si queremos auscultar la realidad, debemos generar mecanismos de consulta, de diálogo con la sociedad que sean más amplios que una pura encuesta. Necesitamos tener mejores estudios cualitativos para entender qué es lo que pasa, y las perspectivas de las personas, que las llevan a tener una determinada tendencia. Tratar de entender cuáles son los mapas cognitivos sobre los cuales la gente procesa la información. ¿De qué manera? Por ejemplo, en países como República Dominicana, Costa Rica, en Chile, donde hay una tradición política importante, qué es lo que hace que la gente se mantenga o no dentro de una cierta tradición del PRD, el PLD, Partido de Liberación Nacional o qué sé yo, en cualquiera de las tendencias, y qué es lo que hace que en cierto momento hayan rupturas. Eso probablemente ninguna encuesta nos los va a señalar. Es necesario generar mayores estudios sobre la cultura política, sobre (de alguna manera) la antropología que está ligada a los procesos políticos; mirar las tendencias históricas, en fin, desarrollar un trabajo cualitativo más significativo. Por lo tanto, un observatorio sobre el tema de política, es necesario que vaya más allá de los datos de las encuestas. Es necesario que vaya más allá de lo que informan o dejan de informar los medios de prensa… es necesario que mire la realidad con distintas perspectivas, con nuevos instrumentos en los distintos niveles. Hoy día no basta con realizar una encuesta a través de lo que aparezca en las redes sociales. Por ejemplo, en el caso de Colombia, si uno se guiaba por la cantidad de amigos o amigas que tenía un determinado candidato, Mockus debió haber ganado. Entonces, las redes sociales tampoco nos dan las respuestas. Es necesario generar nuevos instrumentos para poder entender de mejor manera las distintas realidades. En ese sentido, quizás es necesario profundizar, desarrollar y vincular en este marco, una economía política global, señalaba, generar mapas más integrados, más holísticos. Es necesario mirar mucho más de cerca los temas de cultura política, los temas de cultura más tradicionales en el país, cuáles son las redes esenciales que se mueven y cómo un tema que es crucial, que es el tema de la confianza -yo creo que sabemos poco sobre la confianza-, y es necesario que profundicemos en su estudio, porque es esencial para cualquier obra, para cualquier trabajo en una sociedad. Sin confianza no podemos construir el futuro, y por lo tanto, necesitamos entender de mejor manera cómo se establece la confianza política. ¿Cómo se construye esa confianza política? ¿Cómo se pierde la confianza política? ¿Por qué tenemos este grave deterioro en la confianza de las instituciones, de los partidos políticos? ¿Cómo puede ser eso recuperado? ¿De qué manera es necesario desarrollarlo? Y, ¿de qué manera los mensajes ocupan un lugar importante? Los mensajes hoy día están intermediados, particularmente por la televisión, que tiene una incidencia muy grande… ¿Cómo ese mensaje es percibido en distintas partes del país? ¿De qué manera la clase política que no ve televisión se informa a través de los medios, que genera una imagen distinta? En fin, es necesario tener una mirada mucho más holística, más 10


Observatorio Pol铆tico Dominicano

comprensiva, para poder entender este fen贸meno y ser capaces de dar mejores respuestas a los problemas de nuestra sociedad.

11


Entrevista al Dr. Francisco Rojas, Secretario General de la FLACSO