Page 65

social del acontecimiento. ¿Pero dónde se detiene este ciclo, este movimiento? La respuesta nos proporciona la idea de que estos ciclos no se quedan dentro de un contexto contenido (entre las fronteras de un país, por ejemplo), sino que se extienden de tal manera que establecen un diálogo con los ciclos de otros eventos, conflictos, y revoluciones. Esta noción se incrusta en la última frase de Meiselas arriba, puesto que los símbolos no se pueden contener dentro de ninguna frontera ni por ningún tipo de obstáculo. Son inherentemente capaces de aplicarse mundialmente. Podemos empezar a entender el concepto de la universalidad de los símbolos revolucionarios si pensamos en un vínculo obvio que aparece a primera vista al mirar la foto del Molotov Man. Lisa y llanamente, Molotov Man se parece a Che Guevara (figura 1 arriba). La imagen del Che —y no solo la foto más famosa , sino la totalidad de lo que llegó a representar— es la plena encarnación del revolucionario latinoamericano del siglo XX. Es por esto que —más allá de una duda razonable— la imagen de Molotov Man experimentó tal longevidad como símbolo y representación de la Revolución Nicaragüense. Representa una lucha latinoamericana más grande que la foto misma, contra algo indefinido y abstracto. Contiene en su 65

Esferas—Issue Two  

Esferas is an undergraduate student and alumni initiative from New York University’s Department of Spanish and Portuguese. We are a peer-re...

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you