Page 34

una fracasada por no haberse ido con alguien con un nombre como Mark, Raúl o David. Uno de esos nombres que imponen cierta imagen. ¿A su lado, quién era él? Mark seguro tiene coche y es alto. Él ni siquiera es Marcos. Tampoco estaba bien. Sus pensamientos fluían entre un tal Mark, Mariel, Lucy y vídeos porno. No, no era a Soraya a quien quería. Haría bien en enseñarle a Soraya que no todo es sentirse deseada aunque probablemente termine odiándolo. Ella se acercó. Besos. Por fin había encontrado calor. —Soraya, creo que es hora de que regrese a casa. Por supuesto que se molestó. Gritó y dio un pequeño empujón, decía que era un idiota por no querer algo con ella, que nunca nadie iba a rogar para que se acostaran y que ella podía tener a cualquier hombre que quisiera. Quizá Soraya tenía razón y era un tonto, pero sabía muy bien que todo eso sólo se lo quitaría de una forma. Caminó hasta encontrar un taxi que lo llevara a casa. Hay diferentes tipos de calores. Uno puede sentir el calor del clima y empezar a sudar. Hay otro que es un calor peligroso, de querer quemarse. Hay otros calores, como el que encontró Soraya, que sirven como incentivos. Sin embargo, nunca había sentido un calor tan singular como el de la desesperación por masturbarse. Sabía cuando se aproximaba porque se desconectaba de todo. Ni siquiera tenía una erección al principio, tenía que provocarlas con imágenes de Lucy, después de Mariel. Y ahora que una había revivido en su mente y la otra todavía no se iba, estaban las dos. No lograba una erección viendo pornografía. Era una manera rara de masturbarse, llena de remordimientos, sin placer. Necesaria. ¿Cuáles serían las palabras claves adecuadas para hallar el vídeo porno de Lucy? Entró a su página porno de confianza y 34

Esferas—Issue Two  

Esferas is an undergraduate student and alumni initiative from New York University’s Department of Spanish and Portuguese. We are a peer-re...

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you