Page 261

Se cansan los ángeles de perseguir quimeras y creer promesas. Sí, se cansan, se hallan exhaustos. Empiezan a envidiarnos cuando se nos cae el pelo (quisieran ellos perder plumas) o cuando sentimos un preciso dolor de muelas que sabemos pasará (o que podremos arrancar de cuajo) Todo, cualquier dolencia, menos el perenne peso de alas sobre paletillas Ya no quisieran tener que volar, los ángeles, estar siempre de guardia sobre un mundo que decide destinos con un rodar de dados desde dedos que dividen túnicas Sí, se han desangelado los ángeles ¡¡¡DESANGELAMIENTO¡¡¡ Ya no pueden más Rafael, Gabriel Miguel, Beatriz Juan, Victoria Pero a veces aún viran su vuelo más alto aún hacia el cielo y le preguntan al Dador: ¿por qué no nos arrancas las alas? Y, ya que no, ¿por qué al menos no acabas de existir?

261

Esferas—Issue Two  

Esferas is an undergraduate student and alumni initiative from New York University’s Department of Spanish and Portuguese. We are a peer-re...

Advertisement