Page 233

estudiar afuera. Pasábamos muchas horas juntas preparando materias. Fernando y Martín se habían caído bien mutuamente así que era fácil salir los cuatro juntos: cines, teatro, talleres literarios (por esa época yo había descubierto que mi verdadera pasión era escribir, aunque estudiara biología). Y recitales, sobre todo recitales, en esos años Buenos Aires tenía actividades culturales por todas partes. Así fue hasta que ellos se casaron y se fueron. Eran muy jóvenes. Fernando venía de una familia con plata así que podía probar suerte en Europa con su trío de música de cámara; había un circuito, un mercado, como decían antes del viaje. Ella había conseguido una beca para hacer un doctorado en biología genética. Al poco tiempo de que ellos se fueran, Martín y yo nos mudamos a un departamento en Colegiales, cerca de la estación de trenes, pero hasta el día de hoy no hemos tenido hijos. Cuando finalmente Miriam llegó a Barcelona después del fracaso amoroso y de la experiencia en Zaragoza, las cosas empezaron a ir mucho mejor. Un buen trabajo en un laboratorio, beca de investigación post-doc, un departamento bonito cerca del barrio gótico y un novio encantador: Jordi, pianista, catalán. ¿Otro músico? Sí, no cambio más, me dijo entre risas. Ah, el Mediterráneo, los pueblitos de la costa, la montaña, Gaudí, la energía catalana. ¡Barcelona! Ella era tan feliz… así, así lo escribía siempre, y uno, cuando lo leía, sentía un poco de pudor, cierta desconfianza, cierta vergüenza de que ella se expresara de esa manera. Era extraño lo que me pasaba, a veces llegué a pensar que sentía un poco de envidia, pero no, no era eso, yo no deseaba nada de la vida que ella estaba haciendo. Yo no quería irme de Buenos Aires, no, no. Incluso le leía estos mensajes a Martín para que me dijera si mi reacción era desubicada; pero a él le pasaba lo mismo, le daba un poco de pudor que ella fuera así de emotiva, como si hubiera perdido

233

Esferas—Issue Two  

Esferas is an undergraduate student and alumni initiative from New York University’s Department of Spanish and Portuguese. We are a peer-re...

Advertisement