Page 145

Martínez de la Rosa perdió poder por ser poco eficiente. La reina María Cristina nombró un nuevo gobierno encabezado por el Conde de Toreno; éste fue igualmente destituido por seguir la misma agenda de los gobiernos anteriores. A finales del año 1835, la reina María Cristina nombró a Juan Álvarez Mendizábal —quien estaba apoyado por los liberales y tenía buenas relaciones con el gabinete británico y con los mercados monetarios de Europa— para que encabezara al nuevo gobierno (Schurlknight 2009, p. 21). Después, Istúriz le arrebató el poder a Mendizábal, pero fue posteriormente quitado de su cargo porque carecía del apoyo popular y por la copa militar de la Granja de 1836 (Iarocci 2006, p. 194). Los progresistas volvieron al poder bajo el mando de José María Calatrava. En las elecciones de Julio de 1836, Larra se postuló para diputado de Ávila, pero aunque salió victorioso, no pudo ejercer su cargo porque las elecciones fueron anuladas. (Schurlknight 2009, p. 151). Es bajo este ambiente de incertidumbre y decepción donde la literatura de Larra se vuelve más sombría. Larra se acababa de convertir en el otro al haber quedado en el bando más moderado de la sociedad española de entonces. En “La Nochebuena de 1836” Mariano José de Larra se enfrenta con su otro yo. Larra, como siempre, logra distanciarse de lo que dice al mostrarse como “el otro” en sus artículos —en este caso como “el narrador”. Cabe destacar que el narrador

145

Esferas—Issue Two  

Esferas is an undergraduate student and alumni initiative from New York University’s Department of Spanish and Portuguese. We are a peer-re...

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you