Page 132

Es durante la segunda prueba cuando Ofelia se da cuenta de que el mundo fantástico no es tan magnánimo como pensaba, especialmente si consideramos el carácter ambiguo del fauno, un personaje que de ciertas maneras usa la misma opresión que Vidal. Por ejemplo, cuando Ofelia atrasa su segunda prueba para cuidar a su madre, el fauno le dice que la enfermedad “no es excusa para la negligencia”. Cuando Ofelia desobedece en su segunda prueba, el fauno se pone furioso con ella e incluso la amenaza. Pero lo que tiñe la personalidad del fauno con una malicia escurridiza es cuando le exige a Ofelia que le dé su hermano para abrir el portal y así aprobar la última prueba: El fauno: ¡Prometisteis obedecerme sin chistar! Entregadme al niño Ofelia: ¡No! Mi hermano se queda conmigo El fauno: ¿sacrificareis vuestro derecho sagrado por este mocoso, al que apenas conocéis? Ofelia: Sí, lo sacrifico El fauno: ¿Le daréis vuestra cuna por él? ¿Él por quien habéis sido humilladas e ignoradas? Ofelia: Sí, la niego El fauno: Hágase pues vuestra voluntad, alteza.

132

Esferas—Issue Two  

Esferas is an undergraduate student and alumni initiative from New York University’s Department of Spanish and Portuguese. We are a peer-re...