Issuu on Google+

familia

Complicidad a

prueba de her PSYCHOLOGIES


¿Puede ser tan estrecha la relación entre un hermano y una hermana que la de dos hermanos del mismo sexo? Sí, responden los psicólogos. Especialmente en la edad adulta.

manos PSYCHOLOGIES

A

unque no hay demasiada diferencia de edad entre nosotros (sólo nos llevamos tres años), de pequeños, mi hermano y yo no acostumbrábamos a jugar juntos –explica Ana, pintora de 35 años–. A veces pasábamos la tarde jugando con los clicks o a la pelota, pero normalmente hacíamos cosas distintas. Por ejemplo, él jugaba con sus coches de juguete y yo, con mis Barriguitas. No fue hasta que fuimos mayores, cuando yo tenía dieciséis o diecisiete años y él casi veinte, cuando nos dimos cuenta de que teníamos muchas cosas en común, nos gustaban los mismos grupos, las mismas películas... Sólo entonces empezamos real- !!! 73


familia

mente a ser amigos y a disfrutar MODELO Y REFERENTE pasando tiempo juntos.” Como en el caso de Ana, a menudo, Al igual que en los hermanos del mismo sexo, los pequeños suelen tomar los hermanos de diferente sexo comal mayor como ejemplo, esa admiración también suele darse entre parten menos tiempo de juego cuanhermanos de diferente sexo. “Cuando era pequeña, siempre quería hacer do son pequeños. Algo que, según lo mismo que mi hermano mayor –explica Laura, bióloga de 24 años–. psicólogos y sociólogos, es debido, ¡Incluso tengo una foto de cuando tenía dos años intentando hacer pis de sobre todo, a que aún hoy niños y pie como él! “Con el tiempo –explica la psicóloga sistémica Josefa López niñas siguen recibiendo, a menudo, Domínguez–, los hermanos mayores pueden convertirse en un referente pautas distintas en materia de edudel otro género para sus hermanos o hermanas pequeños, sobre todo cación. “Generalmente suele existir cuando existen relaciones positivas entre ellos.” De hecho, explica la menos complicidad entre hermano y psicoterapeuta, “los hermanos y hermanas pequeños, a veces, incluso hermana que cuando ambos son del hacen comparaciones con los mayores a la hora de elegir una pareja”. mismo sexo, debido a las influencias de una sociedad en la que aún se educa de manera distinta y se transmiten unos valores en el juego son más físicos, se fomenta menos el expresar diferentes por la cuestión del género”, corrobora la psi- emociones y sentimientos. De alguna manera, se transcoterapeuta sistémica Josefa López Domínguez (www. miten sensibilidades y roles distintos en la familia por psicologalapeceradepepa.com). ser de diferente género.” Por el contrario, si las pautas de comportamiento que indican los padres son las mismas para los dos, la relación UN TRATO DISTINTO Pero, ¿en qué momento empiezan a instaurarse esas dife- entre ambos hermanos puede ser mucho más cómplice. rencias en la educacion? Desde que son bebés, es la res- Como subraya Coral Subils, psicóloga y terapeuta fami-

!!!

LOS PADRES TRANSMITEN DIFERENCIAS A TRAVÉS DE SUS ESTILOS EDUCATIVOS EN FUNCIÓN DEL GÉNERO DEL BEBÉ

¿Qué hace que dos hermanos se lleven estupendamente bien y otros no dejen de pelearse o, sencillamente, se ignoren mutuamente? El hecho de que dos hermanos sean del mismo género no significa, en absoluto, que tengan caracteres más parecidos o compatibles, que compartan necesariamente las mismas aficiones o que simplemente se lleven bien. Ni en la infancia ni en la edad adulta. Como señala la psicóloga y terapeuta familiar Coral Subils: “El vínculo que se establece entre los hermanos no depende únicamente de si éstos son del mismo género. También tienen un peso muy importante la personalidad o carácter de cada uno, los valores familiares y/o culturales, la posición fraternal y los factores filogenéticos”. Así, la relación entre hermanos y hermanas puede ser tan cálida y cercana como la de hermanos del mismo género. Y, en ocasiones, incluso más, al haber, a menudo, menos espacio para los celos o la competitividad.

74

PSYCHOLOGIES

/

EL AFECTO NO ES CUESTIÓN DE GÉNERO

ADOLESCENCIAS DISTANCIADAS Cómplices o no en la infancia, los caminos de hermanos y hermanas se suelen distanciar en la pubertad. “Aunque nos llevamos cuatro años, de pequeños, mi hermana y yo jugábamos siempre juntos y nos llevábamos muy bien. Pero en cuanto entró en la edad del pavo y empezó a ir con sus amigas, a salir con chicos..., sentí cómo me convertía en un auténtico estorbo. Especialmente porque mis padres le pedían que me llevara con ella cuando salía y, claro, no le hacía ninguna gracia tener que

BLINKB

liar (www.nuclipsicologia.com): “En una etapa inicial de la infancia, las relaciones que se establecen entre hermano y hermana pueden ser igual de cercanas que las relaciones entre hermanos del mismo género. A no ser que exista una diferenciación por parte de los padres o de otros miembros de la familia a la hora de interaccionar con ellos. Por ejemplo: el juego que se establece, la forma de comunicarse o los hábitos exigidos”.

FOTOGRAFÍA: PLAINPICTURE

puesta de Josefa López. “Los padres transmiten diferencias a través de sus estilos educativos en función del género del bebé. A la hora jugar, por ejemplo, si es una niña se la trata como si fuera más ‘frágil’ y cuando crecen, se fomenta más el hablar de emociones y sentimientos. En cambio, cuando el que nace es un niño, los valores que se transmiten se refieren a menudo a atribuciones físicas, como ‘es fuerte, es grande…’ y los estilos de interacción


llegar a la edad adulta. Es entonces, señala Coral Subils, “cuando los hermanos pueden reencontrarse y establecer relaciones más cercanas y maduras”.

HERMANOS PROTECTORES Hermanos mayores sobreprotectores y hermanas mayores que actúan casi como segundas madres constituyen dos imágenes tópicas sobre la relación entre hermanos y hermanas, pero ¿se ajustan a la realidad? “La relación de un hermano mayor con su hermana pequeña suele estar caracterizada por un sobreproteccionismo y por una imposición de sus criterios”, señala Josefa López Domínguez. Pero, aunque esa actitud paternalista sea relativamente frecuente, tiene

LAS HERMANAS MAYORES, EN MUCHAS OCASIONES, JUEGAN UN PAPEL CASI DE SEGUNDAS MADRES menos que ver con la edad que con la educación familiar, expone la psicóloga Coral Subils. “En este caso hay un factor cultural o de valores familiares transmitidos importante. Por este motivo, esta relación por parte del chico hacia su hermana se puede dar independientemencargar con su hermanito pequeño”, cuenta entre risas te de la posición fraternal que ocupe dentro de la famiGerardo, arquitecto de 42 años. Como explica Coral lia.” Por el contrario, sí es cierto que las hermanas Subils: “La adolescencia es una etapa de diferenciación mayores, en muchas ocasiones, ejercen casi de segundas respecto al otro, en la que hay una búsqueda de la propia madres para sus hermanos pequeños. Una actitud que identidad. Es un momento donde los hermanos pueden para la psicóloga Josefa López es debida a que “los padres diferenciarse, sobre todo aquellos de diferente sexo, y madres les transmiten que tienen que cuidar de sus debido a que la reafirmación de género se encuentra en hermanos pequeños; se responsabilizan más del cuidapleno auge”. Aunque, matiza, intervienen también otras do físico y de educar”. Además, según Coral Subils: “Las niñas tienen mayor predisposición variables, “la diferencia de edad, a establecer relaciones basadas en carácter y/o estilos educativos famiPARA LEER la comunicación y la afectividad. Por liares hará que esta distancia sea ello pueden actuar como segundas mayor o menor”. Normalmente, si Hermanos y hermanas, una relación de madres para sus hermanos”. existe afinidad, las distancias entre amor y celos. Marcel Rulfo. Mondadori, 2004. 256 págs. 7,50 € hermano y hermana se reducen al NÚRIA BERLANGA PSYCHOLOGIES

75


075 psy91 c rep hermanos