Page 1

Año 2 Nº 135 Coro-Punto Fijo

viernes 30 de enero de 2009

E

n cada lugar donde nos encontramos, siempre nos toparemos con esa gente sencilla y humilde que prefiere tener a su propio silencio como interlocutor. Imaginerías en esta oportunidad tuvo el privilegio de relacionarse con Ezequiel, así sin apellido, no para entrevistarlo, sino para que a través de un aljibe pudiéramos encontrar la razón de vivir.

2da parte

El Tamunangue

Florescencia /3

/4

Trescientas cantan llaneras

/6


8KGLQ

dia

Coro - Punto Fijo Viernes 30 de enero de 2009

2 L

a casa de los Madriz, casa del comedor escolar o casa del liceo privado, como la han conocido varias generaciones de novopoblanos, es una de las casonas que conforman el centro histórico de la antigua capital de Paraguaná y una de las más importantes de la península. Ubicada en la calle Falcón de Pueblo Nuevo, a espaldas de la Iglesia Inmaculada Concepción, es un deber de la municipalidad y de sus nuevos propietarios mantenerla en pie como testimonio de la historia de nuestra tierra y como parte de la oferta turística conformada por pueblos de valor tradicional que pregonan los organismos encargados de la materia. De acuerdo a referencia generosamente entregada por el Profesor Carlos González Batista, permanente luchador por la defensa del patrimonio arquitectónico de la región coriana; la casa de los Madriz fue erigida hacia 1790, siendo reconstruida en

Presidente: Ing. Oswaldo García Vicepresidente: Ing. Aída Gómez Directora de Información: Isvelys Bracho Directora de Mercadeo: Maribel Olivares Directora de Información Adjunta: Zuly Jiménez

Coordinador: Diseño:

Guillermo de León Calles Juan Bravo

Diagramación:

Zoraida Zárraga

Colaboran en este número: Zuly Jiménez Orlando Yores Otilio Rojas Anavid Quevedo Rigoberto López Antonio Túa Samuel Timaure Luis A. Ramírez DIRECCIONES Coro: Calle Falcón, diagonal a CANTV Telefax: 0158 - 268 - 2530821 Punto Fijo: Calle Comercio, C.C. Richani Telefax: 0158 - 269 - 2469268 Tanto los artículos como las columnas de opinión y análisis publicados en este diario son de la absoluta responsabilidad de sus autores. Las personas interesadas en escribir pueden consignar sus propuestas ante la Dirección de Información del periódico, en extensión no mayor de 3.000 caracteres en programa Word, a la dirección: redaccion_nuevodia@yahoo.es

Para que no muera la casa de los Madriz y el patrimonio cultural de Paraguaná 1864. Sus primeros propietarios la hipotecaron a la Cofradía del Santísimo Sacramento de la iglesia parroquial de Pueblo Nuevo en octubre de 1809, pasando a propiedad de la iglesia al no ser pagada la hipoteca. En los primeros días de agosto de 1864, Santiago de la Madriz y Arcaya adquirió la casa, y reconstruyéndola la hizo su hogar junto a su esposa Doña Celestina Garcés Rosillo, hija del prócer de la Independencia Jacobo Garcés, hermano de Enrique Garcés firmante del acta de emancipación en Pueblo Nuevo en 1821, y tío de Juan Garcés y Manzano, luchador en Junín y Ayacucho junto a Bolívar y Sucre, todos primos de Josefa Camejo. Por casi medio siglo la casa perteneció a la familia Madriz-Garcés y sus sucesores, entre ellos los destacados generales paraguaneros Rafael y José Trinidad Madriz, participantes en las guerras civiles de finales del siglo XIX, quienes probablemente nacieron en el inmueble. Ante el anuncio de la noticia de su pronto derrumbamiento, hemos conversado con la Ingeniero Carmen Patiño y con la Abogado Vileivis García, Ingeniero y Síndico de la Alcal-

día del Municipio Falcón respectivamente, quienes en conocimiento del caso han intentado un acercamiento a los nuevos propietarios a fin de sensibilizarlos por la conservación de la casa y se consolide el inmueble como parte del centro histórico de la localidad, como oferta para el turismo que tanto necesitamos para incrementar la economía de la región y mejorar las condiciones de vida de esta parte de la península. Señala Carlos González Batista que “la casa, con sus grandes

ventanas voladas con poyo hasta la acera, conforme a la tradición coriana, es una de las casas antiguas más importantes de Pueblo Nuevo”. Esperamos que tanto los propietarios, como las autoridades municipales, la plataforma de patrimonio cultural y los organismos encargados del turismo en la región hagan los mayores esfuerzos por salvar este inmueble de gran valor histórico, cultural y turístico de Paraguaná. Isaac López

Heberto León Escalona

En este caso se cumple cabalmente el refrán de que un diablo se parece a otro, lo cual fue nuestra intención cuando captamos a Oscar D’ León, quien antes de ser conocido como el Sonero del Mundo, se le llamó tambien el Diablo de la Salsa. Y el parecido está en relación con su acompañante, Winael Macho, en una ocasión en que se reunieron en el Club Náutico, vistos desde el fondo por el abogado Amado Zavala.


Florescencia

Coro - Punto Fijo Viernes 30 de enero de 2009

3

Nostalgia ¡Cómo canta la chicharra!

Busqué caminos

¡Cómo canta sin cesar!

y encontré caminos;

¡Cómo canta repitiendo

fuerzas contrarias

bella nota musical!

mis pasos afectaban.

Chicharras de Peregüey

Caminar, siempre buscando,

y al fin encuentro una verdad:

y al final encuentras nada.

yo nada sé de todo aquello que mi alma quiere revelar.

Chicharras de mi niñez Chicharras de mi recuerdo

Tu eres la nada

¿Por qué se angustia el hombre

Chicharras de mi vejez

que lo llena todo

en estas cosas?

Tu eres el todo

Indagando sin saber qué busca,

envuelto en la nada.

parece necia tal conducta

Tu canto alegra mi alma

en esta vida corta y mustia.

con la nostalgia de ayer veo luces, veo sombras

Yo no puedo encontrar

al acercarse después.

sino la nada porque el todo pleno

¿Por qué?

en mí no cabe.

¿Por qué te ocultas si buscarme quieres?

Anhelo

¿Por qué no busco

Quisiera decir en pocas letras

si encontrarte quiero?

grandes verdades

¿Por qué la vida

que yo mismo ignoro,

terrenal me absorbe

el tiempo mata mi esperanza

y se vuelve mi noche

de ver cumplido tal antojo.

sin lucero?

Primero pienso, ansío y busco

Abelardo Coronado Reyes


El Tamunangue

Coro - Punto Fijo Viernes 30 de enero de 2009

4 Si alguna manifestación folklórica de las que persisten en el país responde a un claro concepto de sincretismo cultural, es precisamente aquella que tiene como escenario al estado Lara, con énfasis en El Tocuyo, en donde su ejecución de canto y danza se relaciona con interés supremo los 13 de junio, con motivo de la celebración religiosa de San Antonio. Y cuando apelamos a la conjunción, en términos de provenir de dis-

tintas culturas, en este caso se suma la festividad católica a los ancestros de carácter aborigen. El Tamunangue está estructurado en varios sones, de donde se derivan a veces expresiones incomprensibles para el castellano y frases que sí están en correspondencia con nuestro idioma oficial, con las particularidades de que en acciones relativamente tranquilas el furor nos lleva a presenciar escenas bastante belicosas, caso de la conocida como batalla, en donde el garrote prestigia el desenvolvimiento de la acción artística. De acuerdo con la clasificación tradicional a que se ha llegado respecto del Tamunangue, el mismo está compuesto por la Batalla, el Yiyevamos, la Juruminga, la Perrendenga y otros. Tanto carácter de referencia multicultural tiene esta ofrenda, que lleva consigo, además de la hispánica, aspectos conocidos como sones de negros, lo cual integra al África a lo que realmente constituye la consecuencia etnomusical de su vigencia. El Tamunangue se ha expandido tanto que ya hasta las orquestas sinfónicas lo han asimilado, como es el caso de la participación de la agrupación Carota, Ñema y Taja, con los acordes de la Orquesta de Cámara de la Universidad Centro Occidental Lisandro Alvarado.

El Otro Prólogo Hace mucho tiempo, como 22 años aproximadamente, tuve la oportunidad de conocer en las aulas del IUTAG, próximo politécnico, a la profesora Marvella Correa, quien estuvo muy vinculada a los movimientos progresistas y culturales de esta institución. El pasado agosto, en el marco del 2do reencuentro de “Arte en Escena”, puso en mis manos el poemario “Ofrendas de la Caza”. Ofrendas de la Caza es un poemario sumamente denso, cargado de imágenes nocturnas enmarcadas dentro del espacio íntimo de

Ofrendas de la palabra

los personajes, donde la ofrenda es el verbo hecho carne. Ahora entiendo la evolución de aquella mujer, que tímidamente mostraba sus textos y de cómo ha crecido y madurado la palabra en sus manos. Más que ofrendas de

carnes, ofrendas carnales, vertidos al silencio y la complicidad del silencio “a tu regreso / las ofrendas de la caza / los elementos para el fuego / los rituales del cuerpo / adentrándose / en el jardín de las delicias”. “En el silencio / el

ensueño es vida / construcción de las líneas / de lo informe / rastros que los deseos hacen / presencia / en el denso espacio / de la caza.” Por momentos se insinúa y se hace parte de un cortejo amatorio mas allá de lo onírico,

“he de ser lenguaje / en tu mirada / he de surgir del cruce / de tus sueños / en el portal abierto / del deseo” o “no tejeré mis sueños / en tu ausencia / serás presencia siendo / huella en la piel curtida / en el deseo. En todo el poemario el personaje principal es el amor. El amor de piel a piel, arropado por el aliento, del cuerpo a cuerpo, el amor sanador, que cura heridas, vital y liberador “te construyo al abrigo / de lo amado / te construye el sentido / en el deseo / presa herida que busca / de tu aliento / forma de cuerpo / desprendida”. A lo largo de este

breve poemario, se ubican elementos de erotismo, que junto al deseo, el cortejo, la carne, son el denominador común, tomados como ofrendas a manos llenas al tan esperado amado. Como nota final sobre la autora, falconiana por convicción, quien viene desarrollando un excelente trabajo en el campo de las letras. Ahora está desplegando un interesante trabajo en las artes plásticas, lo cual no le debe ser difícil porque tiene un elemento esencial: la sensibilidad. Héctor José Duarte Medina (Pan Dulce) duarte.medina.08@ hotmail.com


La Memoria de las Cotufas

Oriana

P

ertenezco a una generación ilusa, errática y desperdigada, que de vez en cuando se asoma a través de la red y que hasta hoy no saben “dar razón” de Carlos Alberto; aquel amigo de la universidad, ni de su familia; gente añosa, susurrante y compacta en ese entramado filial andino de tíos y primos, que podían pasar las mejores horas del día intercambiando sólo miradas y de vez en cuando la desgranada parquedad de algún risueño comentario. Persona-

Coro - Punto Fijo Viernes 30 de enero de 2009

jes con los que Facebook se anotó otro fracaso. Una tía de Carlos A., Graciela, entre confusa y curiosa veía cómo aquel grupo fáunico y multisápido, del que su sobrino se empeñaba en mostrarle a la familia, se avecindaba desde el jueves en la tarde para alterarles la cotidianidad y a llenarles la casa de ecos. Fue muy fácil que pronto se ganara nuestro afecto, nuestra curiosidad y nuestra sorna, cuando la veíamos

llegar sin aliento, casi pasitrotando con un abrazo de dos docenas de carpetas que traía desde Fundayacucho para trabajar el fin de semana en la casa. Graciela era delgada, frágil y elegante, como un perchero vienés. Rutinaria, austera como una monja benedictina, había nacido en Tovar, siendo bachiller a los 21 y todavía señorita, la enviaron a París a estudiar historia allá vivió 18 años regresando al trópico graduada en historia, con una tesis sobre la Evolución de las Relaciones Comerciales entre China y Chile (¿?), hablando un francés con marcado acento merideño, soltera de solemnidad y no sé si todavía señorita. Café a las 5:00 am, rosario a las 6:00 pm, costura hasta las 9:00 pm. Casi siempre en su cuarto amplio, iluminado, desprovisto de cortinas, cuadros o baratijas que la mayoría de nosotros reúne para poder soportar el horror vacui. En el sólo tenía una máquina de coser silente, ajustada y lustrosa, cubierta con una sábana, la cama tensa, abrigada con una cobija de retazos que a veces salen en las películas de osos, praderas y montañas. Colgado de la pared un espejo con una repisita sobre el que tenía un cepillo para el cabello. Nada más. Un sábado fuimos al cine a ver Oriana, nos miró con sorpresa cuando supo que una película venezolana había ganado un premio en Cannes, y animosa le dijo a su cuñada -¿Consuelo usted no cree que podamos ir mañana?-, y fueron. El lunes nos reunimos a estudiar en casa de Carlos A. preguntamos por Graciela y si les había gustado la película, Consuelo tardó en contestarnos y nos dijo -Graciela llegó muy afectada, se acostó y no quizo cenar-. Nos miramos y más nada. Salomón Lugo C.

Cuando la Navidad llega a su fin Como es tradicional en muchas poblaciones de nuestro país, y específicamente en lo que se refiere a la región falconiana, el próximo lunes es cuando concluye la temporada navideña con la celebración del Día de La Candelaria, culto que por lo demás proviene en alto grado de las Islas Canarias. En lo que respecta a la falconianidad, comunidades como las de Punta Cardón, Cumarebo y Mitare, se aprestan a festejar la presencia dentro del santoral

de su patrona, lo cual indica que ocurra en muchas de las casas el desmontamiento de los pesebres y de toda aquella ornamentación que en los últimos tiempos empieza a producirse desde noviembre mismo. En Cumarebo se oficiarán actos de carácter eucarístico, mientras que en Punta Cardón, además de esta actividad, se procederá desde el domingo a la realización de las vísperas y en horas de la mañana del propio 2 de febrero, saldrá una pro-

cesión muy vistosa por el mar, que tendrá como oferentes a los pescadores de esta zona paraguanera. La Candelaria, como corresponde a su nombre, genera la presencia de ofrendas encendidas, como lo representan fundamentalmente las velas, a la vez que los puntocardonenses recuerdan que en tiempos pasados la candela provenía de la quema de cabezas de lisa y pescados, muy propio también del tiempo de los festejos.

5

Sinópsis Oriana (1985, color, 35 mm, 88 min.), cuenta la saga de una familia rural de terratenientes, desde comienzos de este siglo, a través de la voz y las memorias de María, quien es la última heredera de la plantación de cacao, ubicada en la costa central del Caribe venezolano, propiedad del padre de Oriana. Oriana presenta en setenta y un secuencias, la historia oculta de varias mujeres de diferentes edades, razas y clases sociales, en sus luchas para hacer oir sus voces dentro de una familia patriarcal tradicional en la sociedad venezolana de principios del siglo XX. En tal sentido, la película revela los conflictos y tensiones de esta familia en la cual el padre es, literalmente, el dueño no sólo de las inmensas y fértiles tierras, sino de las vidas y destinos de todos los habitantes de la plantación, incluida su esposa, hijas y sirvientes. Esta película representa la estructura familiar de la Venezuela rural del primer cuarto del siglo XX. Ficha Técnica: Guión: Fina Torres y Antonine Lacomblez sobre el cuento homónimo de Marvel Moreno. Dirección: Fina Torres. Producción: Pandora Films y Arion Production


Carta a un amigo

De tiempos lejanos Román Delgado Chalbaud Coro - Punto Fijo Viernes 30 de enero de 2009

6

Qué culpa tiene la estaca si el sapo salta y se ensarta

N

ace en Mérida en el año de 1882. Huérfano muy joven, es enviado a cursar estudios en el Colegio Sagrado Corazón de la Grita. Es recomendado por su tío, el General Esteban Chalbaud Cardóna, y obtiene del Presidente de la República una plaza en la Escuela Naval de Puerto Cabello a bordo del Buque Escuela Ana Jacinta, allí cursa estudios entre 1895 y 1898. En 1901 ostenta el grado de Capitán y se le ordena la persecución del buque Ban Rich, el cual recorre las costas venezolanas, desembarcando tropas y parques que son utilizados en la Revolución Libertadora que ocurrió entre los años 1901 y 1903. Fue Jefe de la Armada Nacional, y como tal apoyó las fuerzas de Juan Vicente Gómez en la captura de Ciudad Bolívar, en Julio de 1903. Entre este último año y 1906, se mantiene al frente de la Armada. En 1907, como Jefe del Astillero de Puerto Cabello, se une al golpe de estado que lleva a Juan Vicente Gómez al poder, y en 1909 junto a éste funda y administra la Compañía Nacional de Navegación Fluvial y Costanera, que controla y monopoliza la nave-

gación en el país. Se une a Manuel Corao, y de esa manera explotan el remate de la Renta de las Estampillas Nacional y la Explotación de las Salinas Nacionales, y en 1911 viaja a Europa con Corao, donde desarrollan una serie de actividades en busca de fundar un banco con participación de capital extranjero, el establecimiento de un servicio de navegación en el alto Orinoco y el Río Negro, lo mismo que la construcción de un ferrocarril en el territorio Amazonas. Todas estas diligencias levantaron en el país una serie de suspicacias y malestares, lo que dio al traste con dichas negociaciones, y de las cuales el Presidente que era partícipe de las mismas, se desentendió. Esto trajo como consecuencia la desgracia política de Román Delgado

Chalbaud. Se dedica a conspirar contra el Presidente, y al ser delatado, su compadre y Presidente, le invita a su despacho, y durante la conversación éste le dice: -Román, ¿Qué culpa tiene la estaca si el sapo salta y se ensarta?- Lo que quería decir, estás delatado. Fue a parar a la cárcel La Rotunda, donde estuvo 14 años, llevando en sus tobillos unos grillos setentones, o sea de 70 libras de peso. Al salir en libertad se radica en París, y desde allí prepara y ejecuta lo que se conoce como la Invasión del Falke, nombre del buque con que se ejecutó. Muere en la toma de Cumaná el día 11 de agosto de 1929. Juan B. Medina C.

Señor: Rubén Alfonso González Parra. Ciudad Eternal.Estimado amigo: Sé que estás bien donde ahora te encuentras y por eso puedo escribirte sin temor a molestarte. Cuando el miércoles pasado se me acercó Eliana bañada en lágrimas a contarme de tu partida me contagié de su llanto preguntándome ¿por qué dolía tanto algo que sabemos que con seguridad va a ocurrir? Comprendí que lloraba porque desde que nacieron los trillizos tenía pendiente visitarlos y no lo hice. Me perdí de tu alegría mientras me mostraras los bebés con orgullo indescriptible, a juzgar cómo te emocionabas cuando hablabas de ellos. Espero que esto me sirva de lección en aras de administrar mejor el tiempo. ¿Cuántas visitas a familiares y amigos tenemos pendientes y no las efectuamos nunca porque olvidamos la brevedad de la vida? Lloraba también porque las poquísimas veces que asistí a la Cátedra del Bolero de la Udefa en Festejos el Arte, te pedía que me guardaras una silla y disfrutaba de tu compañía y la de Lery. Aún así tampoco cumplí de manera constante con esa necesaria y gratificante actividad. ¡Qué sorpresa ver llorando ante el féretro a unos hombres que sólo podía imaginarme que lo hicieran por un familiar muy cercano! Te ganaste el aprecio y cariño de tus clientes que le decían a tu hijo que debía sentirse orgulloso de ti. Tu jefe comentó que eras toda una autoridad lograda a pulso en la práctica de valores como la responsabilidad, fidelidad, honestidad, honradez. Yo diría que ellos tienen razón, porque supiste venderles el mejor producto que existe en el mundo: la amistad. Recordé un ejercicio practicado en un curso de Gerencia de Calidad en la Unefm, el cual consistía en imaginarse muerto, escuchando desde la urna, las conversaciones de las personas presentes en el velorio. ¿Qué nos gustaría que dijeran de nosotros nuestros familiares, amigos, vecinos, compañeros de trabajo? La idea era que ese ejercicio nos ayudara a cambiar en nuestras vidas aquello que no nos gustaría que sintieran de nosotros al momento de ser enterrado (o incinerado) nuestro cuerpo. No sé si alguna vez escuchaste sobre esto, pero el caso es que obtuviste la más alta calificación a la que se podía aspirar. Además de familiares y amigos, muchísimas personas de Paveca vinieron de otras partes del país. Todos sentían profundo dolor y hablaban muy bien de su relación contigo. Lamentaban sinceramente el vacío que dejabas. No existen palabras de consuelo para tu esposa e hijos aunque ayuda la certeza de que “Dios no va a enviarnos algo que no podamos soportar”. Particularmente creo que las personas cuando pasan a otra vida siguen amando y protegiendo a sus seres queridos, ayudándolos a superar los momentos más difíciles que ella nos presenta. Gracias por tu legado de vida ejemplar. Gracias a Dios por ubicarme en tu camino. Hasta que nos volvamos a encontrar. Maritza Siú

TORRE DE BABEL Agradecemos las atenciones recibidas en la Universidad de Yaracuy, con motivo del cumplimiento realizado por la Jefatura de Postgrado, en relación con la intervención de nuestro coordinador en el Diplomado que sobre Formación de Cronistas se desarrolla en esta casa

de estudios superiores. Con ello bastaría como gesto particular, pero el reconocimiento se traslada más allá, por cuanto es la primera vez que, en estricto sentido de especialización, se cumple en tres meses el desenvolvimiento de esta disciplina, aunque existe el antecedente

histórico vinculado con la UPEL, en los términos de que su Dirección de Extensión, dictó cursos de mejoramiento profesional para quienes activan en este campo de la investigación y la difusión. La UNEY prometió, de acuerdo a la solicitud que preliminarmente hiciera

la Udefa, a través del cronista Guillermo de León Calles, echar las bases para la estructuración de un convenio, que permitiera ofrecer este diplomado en nuestra región. Dentro del comentario anterior también nuestro portavoz llevó la información, en consecuencia

celebrada por los cursantes del Diplomado, de que Nuevo Día, a través de Letra Viva, incluya todos los viernes en la sección Viejo Día, crónicas que abarcan la vida histórica contemporánea de muchos de los lugares falconianos, incluido el hecho señalado en entregas anteriores

respecto de la publicación del libro Llano Adentro en Letra Viva, realizada en Barinas por el cronista Alberto Pérez Larrarte.


Butaca Coro - Punto Fijo Viernes 30 de enero de 2009

Despertar del letargo El teatro en Carirubana

Es importante mirar al teatro como un arte que requiere una preparación y que el sólo hecho de tener la valentía de subir a un escenario no da la profesionalización de ser actor. Pensemos en un actor que sólo está en la obra para entrar, saludar y despedirse en medio de una fiesta, él falta a la presentación, salimos y pedimos a alguien del pú-

blico o un conocido que lo supla, le explicamos y éste sin más lo acepta y lo hace. No existe una valoración en este caso sobre lo que en escena pasará, pensemos en cambio en un pianista que falta a un concierto y sólo debe tocar 20 segundos, si buscamos a alguien del público, ¿estará dispuesto al igual que en el caso anterior?,

pues no. Ser artista exige ofrecer la cuota de talento necesaria pero de la mano de la formación permanente. Un joven que realice operaciones matemáticas no es un matemático, llega a serlo cuando estudia esta disciplina y posee dominio del conocimiento que en ella se aloja. El teatro de Carirubana hoy nos exige presentar un trabajo profesional con los conocimientos que ello presupone y con otra actitud. Ante todo es pertinente destacar que el Ateneo de Punto Fijo ha contribuido ampliamente con el desarrollo teatral de esta ciudad, siendo sede de grupos emblemáticos y albergando talleres de formación en el área desde hace más de tres décadas. No obstante en la actualidad podemos afirmar que el movimiento teatral que anteriormente se generaba acá está pasando por un periodo de letargo evidenciándose en la poca oferta de obras de la mano con la diminuta presencia en las reuniones que se realizan con fines de unificar criterios y establecer alianzas que impulsen el movimiento dramático en la región, saliendo del hermetis-

Trescientas Cantas Llaneras A caramba compañero, cómo no voy a llorar si una sola vida tengo y me la quieren quitar.

Santocristo de la Grita,

2da parte

En Caracas nacen rosas, en La Guaira clavellinas; en Maracay las paperas y en la laguna, guabinas. Si acaso te preguntare; porque ella es muy preguntona, dile que me llevan preso los godos de Barcelona.

El que nació para pobre y es su sinio niguatero, aunque le saquen la nigua, siempre le queda el agujero.

Yo no voy a la Guayana por no dormir en la playa, por no escucharle los golpes que le dan a la muralla.

mo dirigiendo la mirada al trabajo en equipo en función del bien colectivo. La ciudad crece de manera celera pero, ¿y el teatro? Haría falta lo siguiente, registro sincero de los grupos, importancia de la formación de los que hacen teatro, multiplicación de los aprendizajes a nuevos integrantes, adiestramiento técnico, adecuación de los espacios destinados al hecho teatral, financiamientos oficiales, recursos de organismos privados, dar valor a lo que hacemos, profesionalización en el arte; estas son algunas de las debilidades que como colectivo presentamos, sin embargo, alojamos en nosotros la esperanza de unificar esfuerzos como lo hicimos el pasado 28 de junio y presentamos un ensamble de varios grupos y 40 personas en escena. Ese día fue mágico y diferente, pero la tarea es hacerlo cotidiano y no extraordinario. Charles Moisés Rodríguez Charlesmoises@hotmail.com

mi pena es la misma suya.

Ninguno cante victoria aunque en el estribo esté; que muchos desde el estribo se suelen quedar a pie.

No sirvo más a la patria, la guerra me tiene loco; porque el trabajo es muy recio y el pago que dan es poco.

7

Yo no le temo a la muerte aunque la encuentre en la calle; que sin licencia de Dios la muerte no mata a nadie.

Virgen de Chiquinquirá me sacaste de mi tierra, volveme a poner allá. De este llano abajo vengo en mi caballo melao atropellando cantores como atropellar ganao.

Cuando yo tenía dinero me llamaban don Tomás; ahora, que no tengo nada me llaman Tomás, no más. Decile al señor alcalde que me afloje la cabuya; que si el amor es delito

Y con esto adiós, señora, hasta la noche que viene, cantaremos tu rosario si Dios con vida nos tiene. Alberto Pérez Larrarte Cronista Oficial de la Ciudad de Barinas.


Imaginerías Coro - Punto Fijo Viernes 30 de enero de 2009

El espejo de Ezequiel

8 N

o es de dudar que Ezequiel tenía muchos años que el aljibe de cemento y tapa de zinc, que revelaba su cansancio por tanto esperar a que al menos en octubre cayeran unas pringas de allá arriba, pero el muchacho que de verdad era tenía un montón de pestañas resecas y agresivas y unas comisuras de los labios tan marcadamente tostadas que, por Dios y mi madre, como apostaba María Mercedes, aunque él dijera lo contrario, por lo menos había nacido cuando el pasado siglo se debatía entre las torturas del gomecismo y uno que otro tango de Gardel, que por cierto sonaba bastante oscuro entre los vaivenes de la vitrola. Ezequiel era así, de pómulos un tanto acuchillados, de una oreja más decaída que la otra y con los ojos que únicamente pareciera que retrataban la forma inamovible de lo más alto del pequeño cerro. Podría decirse con claridad y por lo que comentaban las ancianas más sabias del pueblo, que Ezequiel en cualquier caso, no debía traspasar el umbral de las tres décadas y que su envejecimiento tan prematuro le provino del escaso hablar y de una piel que se le había puesto reseca, porque su poco tiempo de vida se le tenía que haber perdido por mirar y mirar infructuosamente al cielo, en espera de que el aljibe pudiera recibir la lluvia, y que cuando se llenara y le

quitara su tapa, le sirviera de espejo para verse allí reflejado todos los días del mundo y evitar los descui-

dos que pudieran comprometerlo con la vejez anticipada. Cuando una vez le preguntaron a Ezequiel cuándo y dónde había nacido, él removió la cabeza en ambas direcciones y se secó el sudor de una mejilla con una de las mangas de su camisa. No era mudo en verdad, pero carecía de palabras suficientes para expresar sus necesidades, salvo las que se relacionaban con su sed y con su hambre, y dormía medio acurrucado en un chinchorro descocido, y cuando por casualidad en algunas noches llegaba a levantarse era para salir al traspatio, donde reposaba el aljibe, y percatarse de que no fuera a ser que mientras el sueño lo hubiese rendido, la lluvia estuviera

cayendo y no hubiera nadie que le quitara la tapa de zinc a su patrimonial pozo. Él mismo pensaba, le hubiera quitado ese obstáculo para que se llenara de agua caída del cielo. Ezequiel era amigo de la luna llena, la contemplaba, le pedía por los aguaceros y le reclamaba por el tiempo que se había tardado en iluminar la noche. No era de este mundo Ezequiel -sentenciaba Eulalia- porque las pestañas del viejo más joven del mundo eran de grueso alambre y allí mismo alguna vez, cuando lloviera y se llenara el aljibe, tendrían que venir a parar los truenos y los rayos de los remotos universos. Guillermo de León Calles

Diario Nuevodia Suplemento Letra Viva 30-01-2009  

Diario Nuevodia Suplemento Letra Viva 30-01-2009

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you