Page 1

Año 2 Nº 148 Coro-Punto Fijo

viernes 22 de mayo de 2009

Las piedras como camino G

eneralmente se ha entendido a la piedra como un obstáculo en el camino. Y no es así en el caso de Huto Velazco, quien siempre ha estado rodeado por las piedras, lo cual determinó que Imaginerías lo buscara y lo encontrara con las pasiones de su vida: los libros y la música.

Viejo Día

Carmen de Lugo, un legado de amistad /2

Emilis González

Patrimonio

Por Arte de Rockola /3

La plaza Bolívar /4


Viejo dia Coro - Punto Fijo Viernes 22 de mayo de 2009

2 E

n cada comunidad ha habido personas que, a través de los años, laboraron con notable sencillez, humildad y dedicación por la sociedad; tal es el caso de Carmen Inés González de Lugo, quien nació el 18 de noviembre del año 1908 en la calle El Carmen, Píritu, estado Falcón. Fueron sus padres Jacinto González e Inés Falcón de González. Don Jacinto era un hombre instruido que se desempeñó como juez, mientras que misia Inés se dedicó a los oficios propios del hogar. Aparte de Carmen Inés, lograron procrear a tres hijos de nombre Carlos, Napoleón y León. Al quedar huérfanos de madre, Carmen pasó al cuidado de una tía por parte de madre de nombre Josefa González, cuando apenas tenía nueve años de edad. Al cumplir los dieciocho casó con Carlos Rangel Lugo, con quien tuvo ocho hijos: Allan Rafael, Flor

Presidente: Ing. Oswaldo García Vicepresidente: Ing. Aída Gómez Directora de Información: Isvelys Bracho Directora de Mercadeo: Maribel Olivares Directora de Información Adjunta: Zuly Jiménez

Guillermo de León Calles Coordinador: Concepto Gráfico: Juan Bravo Diseño y diagramación: Zoraida Zárraga Colaboran en este número: Raquel Chirinos Rigoberto López Anthony Alvarado Otilio Rojas Antonio Túa Maite Ramos Orlando Yores Juan Carlos Martínez Claudio García DIRECCIONES Coro: Calle Falcón, diagonal a CANTV Telefax: 0158 - 268 - 2530821 Punto Fijo: Calle Comercio, C.C. Richani Telefax: 0158 - 269 - 2469268 Tanto los artículos como las columnas de opinión y análisis publicados en este diario son de la absoluta responsabilidad de sus autores. Las personas interesadas en escribir pueden consignar sus propuestas ante la Dirección de Información del periódico, en extensión no mayor de 3.000 caracteres en programa Word, a la dirección: redaccion_nuevodia@yahoo.es

Carmen de Lugo, un legado de amistad instructivo que, aparte de necesitar gran concentración mental, brindaba conocimientos de matemáticas y cultura general.

Inés, Carmen María, Josefina, Juan Rolando, Dalia y Marisol y Niobe, que son gemelas. La esmerada madre, al sentir la firme convicción de que debía dedicarse a alguna actividad para prestar ayuda a su marido que estaba sin empleo, se convirtió en maestra. Su primera labor la realizó en la escuela municipal de Chimpire, para luego ser transferida al plantel estadal de La Comunidad, poblados adyacentes a Píritu y Guamacho. Redactora de correspondencia Al renunciar al cargo docente Carmen Inés comenzó su desempeño como jefa de la oficina local de correos, que funcionó durante veintisiete años en la misma casa donde ella vivía. Las hijas nos cuentan: “Nuestra madre fue sumamente humanitaria. Las personas que vivían en los campos y que generalmente no sabían leer ni escribir, ante la necesidad de comunicarse con familiares que residían en otras ciudades del país, se trasladaban a Píritu para que ella les redactara la correspondencia y obsequiara las estampillas. Por lo que mamá, cuando le tocó colaborar

en la escritura de cartas amorosas, conoció los secretos de otras personas. En las escasas ocasiones en que no permanecían visitantes en la sala del correo, ella se dedicaba a coser, tejer hamacas y bordar”. Medios de distracción Doña Carmen fue fiel amante de las apuestas de loterías y barajas. Mediante el azar, al dar rienda suelta a su imaginación se instruía. Durante muchos años tomó la costumbre de practicar, junto a un grupo de amigas, la charada, juego

Aquella Publicidad

Rigoberto López Pulgar

Comenzamos esta nueva sección, al atender a la pausa que nos solicitara el extraordinario fotógrafo Heberto León, cuyo espacio le corresponde con el nombre de Gran Angular. Estamos en presencia de un anuncio de la Ferretería El Ancla, cuando estaba ubicada el la Calle Garcés Nº 19 de Punto Fijo, y en cuyo frente, desde el punto de vista fotográfico, compartían para la época la familia presidida por Nicolás García con su esposa sus hijos y un grupo de empleados. Es de notar que el número telefónico es de apenas 4 dígitos.

Actividad fervorosa En Píritu han sido tradicionales las actividades relacionadas con la fe cristiana. La maestra Carmen fue designada en varias ocasiones presidenta de la Sociedad de la Virgen de Guadalupe, cuya imagen fue traída de México mediante la iniciativa de las señoras Enriqueta de Eizaga y Leticia Cohén de Eizaga. En compañía de un gran número de personas devotas ayudó a promover las fiestas dedicadas a la Virgen del Carmen, patrona de la localidad; y la festividad de Nuestra Señora de Coromoto, cuya imagen fue donada por un grupo de piriteños residentes en la ciudad de Punto Fijo. La sociedad coromotana, durante sus inicios, estuvo presidida por la señora Francisca de Sánchez, pero al fallecer ésta, la responsabilidad recayó sobre la cofrade Carmen Inés. Cruz Enrique Otero Duno Cronista oficial del municipio Silva


Por Arte de Rockola

Coro - Punto Fijo Viernes 22 de mayo de 2009

El despecho es la puerta del olvido. El principio de la muerte del recuerdo.

3

Hoy, en el día primero de mi soledad recuperada

Frente a este río salobre el caribe,

escribir que te amo, es lo único que impide que te siga.

Sé que no debo, pero el despecho me ata a la espera. Aunque hoy decreto, new age adelante, que no admito una lágrima más, aunque este nudo me sofoque aunque mis ojos, lagos salobres, te recuerden. Y resistiré, mientras tu perfume se desvanece de mi memoria

Soy desconfiada por naturaleza. Soy de Coro. La rabia y la soledad Las mastico con orgullo,

pez primigenio, que hay en mí reclama morder tus labios, comer tu recuerdo, en represalia por el abandono, y el ego herido, por el despecho, que termina por humedecerlo Todo.

Cuando tengo certeza de mi mortalidad Siempre es por ti, Amor, que me abandonas.

Estas noches de insomnios desbordados me recuerdan, que del amor, hasta

Como en una letanía, Para que nadie sepa, y menos yo, que aún mi

el despecho vale la pena.

deseo duerme a tu vera.

Emilis González Ganadora del II Concurso Nuevos Valores de La Poesía (2009) Auspiciado por Letra Viva.


Coro - Punto Fijo Viernes 22 de mayo de 2009

4

La plaza Bolívar

U

na de las referencias más atípicas, respecto de las honras que merece el Libertador, ocurrió en la ciudad de Punto Fijo, donde allá por el año 1938, y bajo la conducción del recordado Don Rafael González Estaba, por medio de suscripción popular se organizaron las finanzas para construir su primera plaza, la cual ocupa el actual centro de esta comunidad, justo al frente de la Catedral, conocida anteriormente como iglesia Nuestra Señora de Coromoto, y que la generalidad de los habitantes de este conglomerado todavía recuerda con el nombre de plaza del Obrero, aunque su nombre original, restituido posteriormente, es el de José Leonardo Chirino. Ahora, ¿en qué consiste tal atipicidad? La respuesta está dada por el

hecho de que en la década citada, tal vez no se tenía una noción concreta de cuál iba revelarse como centro de la ciudad, y decimos tal vez para

El Otro Prólogo Pertenezco a una generación de paraguaneros para los cuales decir Coro es nombrar a una bisabuela caduca, a una ciudad de calles estrechas que nunca terminan de arreglar, un lugar de “un montón de casas viejas”, de gestos adustos, fosilizados, arcaicos, empeñado en mantener una imagen “colonial”, atrasada y rural. Interesante saber cómo y porqué se conformó esa imagen en nosotros. La respuesta seguramente producirá incomodidad en aquellos que quedaron boquiabiertos ante la declaración de la Unesco de esos solares de barro como patrimonio cultural de la humanidad, es decir, como memoria del mundo. A Luis Alfonso Bueno lo conozco desde que yo era un niño, en las conversaciones de mi padre y de mis tíos, cada vez que se hablaba de los inicios de la democracia en la región coriana o se comentaba un libro que trataba el devenir de esos lu-

darle el carácter especulativo que la apreciación merece y que, a lo mejor, cuando todo estuviera consolidado y la fuerza urbana se extendiera, iría

a ser otro el núcleo fundamental de Punto Fijo, lo que nos lleva a concluir en lo insólito de que la Plaza Bolívar de Punto Fijo no esté ubicada en su actual centro, sino en una nueva dimensión, que se generó con esta construcción a partir de la entrada de la década de los cincuenta. La misma fue construida por iniciativa de varias instituciones, entre ellas el entonces Destacamento Nº 44 de la Guardia Nacional. Y como curiosidad histórica tenemos que no fue hasta 1983, con motivo del bicentenario del nacimiento de el Libertador, cuando se le colocó la estatua central, gestionada por la profesora Alicia Carrasquel de Obando, siendo presidenta del Concejo Municipal de entonces y lograda a través del embajador falconiano, Horacio Arteaga.

El libro de Luis Alfonso

gares de Dios. Pero le conocí “de trato y comunicación” en 1997 gracias a la generosidad de Guillermo De León Calles. Decir Coro es decir Luis Alfonso Bueno, y decir Luis Alfonso Bueno es decir Coro, así lo muestra su afán constante por dejar un registro del legado cultural de la capital de Falcón, así queda expresado en la más reciente obra del autor, el anecdotario Hora de contarlo. Lugar de reminiscencias, ciudad por una vocación de mundo que sólo los ignorantes niegan, centro de los afectos y también de la incomprensión y las querellas, urbe peleada consigo misma, esa es la Coro que nos muestra Luis Alfonso Bueno en una relación que abarca casi doscientos años. Heredero de las remembranzas de la pequeña patria, por estas páginas deambulan desde el Mariscal Juan Crisóstomo Falcón y su cuñado Ezequiel Zamora, hasta Francisco José Iturriza y Cástulo Mármol Ferrer, León Jurado y Rafael Simón Urbina, Pe-

dro Luis Bracho Navarrete y el Chema Saher, pasando por Esteban Smith Monzón, Josefa Victoriana Riera, Ernesto Silva Tellería, Otón Chirino, Alberto Henríquez, Rafael José Alvarez, Mario Jacobo Penso, Alonso Gamero, Hugo Fernández Oviol o Raúl López Lilo. En este libro de Editorial La Tuna Florecida, Coro es la ciudad, pero también el ámbito conformado desde ese centro. Estampas, situaciones, reflexiones, momentos de conflictividad y de silencios, poesía de la cotidianidad, jocosidad, catástrofes pueblerinas, anhelos y aspiraciones, amarguras y fracasos sin nombre, evocaciones de sitios y gentes, corrillos de comadres, crítica a una historiografía absurda, reivindicación de hechos y personajes, cuestionamiento ante los desvaríos de los administradores pero también de eso que llamamos el pueblo, sentir coriano, modo de ser y padecer, ajuste de cuentas con una ciudad que se ama y se odia, que se sien-

te entrañable y repulsiva a la vez, aún cuando el propio autor parece no admitirlo. Yo mismo salgo apaleado en este anecdotario, por mi insignificante actuación como presidente de un Centro de Historia del Estado Falcón en decadencia, y con una reprensión que me parece injusta, pero que no es hora de tocar, hacia quienes en ese momento tratábamos de dinamizar la decaída actividad de dicho organismo.

Hora de contarlo es el cuadro de un medio intelectual ingrato y poco generoso, medio intelectual donde la negación de los aportes está a la orden del día, la mediocridad se disfraza de retórica superficialidad y la trascendencia de la idea parece achicharrarse ante la inclemente resolana. Este es un libro que causaría polémica en un ambiente donde realmente se lea y se discuta desde la altura que debe tener todo debate intelectual provechoso, pero que seguramente quedará entrampado en los muros de los botiquines donde se quiera o se odie a Luis Alfonso Bueno y a Coro. Isaac Abraham López Isaac_abraham60@ hotmail.com http://guaruguaja.wordpress.com


Crónica de poeta

La intervención urbana (los semáforos como reductos económicos)

N

o se puede vivir sin arriesgarse a tener una contusión, bien sea física o espiritual, y además no se puede vivir en la consideración despectiva de la vida. Cuando se sale a la calle, con la mejor de las intenciones, sin representar

nada a cambio de una irónica sonrisa, se debe ir con la disposición adelantada de que lo mejor que te puede suceder es que te asalten en alguna esquina, a lo sumo premeditadamente dejarse sugestionar porque lo menos que pueda herir-

te sea un cuchillo de doble filo que ha sido usado para cortar algunas verduras o carnes en casa de cualquier humilde familia de la ciudad. Hoy día las situaciones del azar son tan previsibles, todo se encuentra en internet, comenzando con las instrucciones para hacer una bomba nuclear, pasando por las mejores técnicas para robar un auto o un banco, llegando a descorrerse el velo sobre métodos horrorosos para asesinar a las personas. Si como es arriba es abajo, la situación no debe estar muy buena en ninguna parte. Pero hay que reconocer que cuando el tráfico desborda el vaso o nos pone la piedra afuera, debido al calor, al sol, al descontento general de los transeúntes, al descaro del jefe, a la infidelidad de alguna pareja; nos sentimos algo aliviados al notar que alguien en pleno rayado de la calle hace malabares para ganarse la vida o el vicio de la noche. Los hay quienes juegan con clavas, los especialistas en diábolos, los que patean al fooshee, los encapuchados que se arriesgan al swing, los de sombreros vistosos equilibrando los flowers, los sencillos que juegan a las pelotas o al contact, todos parte de una fauna única producto de los males de la sociedad, especies que puede decirse están en peligro de extinción, puesto que en la actualidad ya casi no hay circos y para dentro de poco (como se ve en el incremento del caos) ya no habrán semáforos ni fiscales de tránsito (lo de los vigilantes del tráfico es por la reducción de la capa de ozono y el calentamiento global), esto hace que para estos seres, algunos estudiantes universitarios, tengan que residir en la trinchera llamada calle, ya que esto conforma el medio donde consiguen sobrevivir a pesar de los riesgos que esto implica: un conductor

Los días escapados El hombre se sentó en el extremo del corredor, el otro extremo estaba vacío. Adentro, entre las paredes de bahareque donde estaba la cocina: la mujer hacía bulla sacudiendo las ollas de aluminio y los platos de peltre mientras el aroma del café recién hecho y puesto a colar impregnaba la atmósfera. Afuera el hombre recostó la silla a la pared y silbando una cancioncilla contempló el cerro de enfrente que estaba siendo cubierto por la neblina y una lluvia menuda comenzó a caer. ¡Llovía!, como a él le gustaba, y estaba acostumbrado a que lloviera, pero enseguida tronó en Cunimuca y él supo que

esa lluvia no duraría mucho. La mujer salió al corredor llevando en una mano un jarrón de café todavía humeante, y en la otra un plato de peltre con pan y queso de mano. El sintió como la presencia de ella llenaba el otro extremo del corredor. Él tomó el jarro de café y soplando sorbió un trago: - ¡Caramba... está caliente! Ella buscó otra silla y recostándola en la pared se sentó. Enseguida escampó. Eran los días del tiempo detenido y escapado de otros siglos. Cuando un tiro de escopeta con sal inutilizaba al ladrón que asaltaba el gallinero, un grito es-

pantaba a las brujas que se arrastraban por el techo o se desdoblaban en los caminos bien entrada la noche y la cruz detrás de la puerta espantaba al diablo que subía las laderas en forma de macho cabrío. Eran los días y las noches que rotaban igual que los trompos de aquellos muchachos mugrosos con la tierra de los barbechos que llegaban a la casa diciendo: -Mana guisa (señora Luisa) aquí le trajimos estos tomaticos pa’ que nos dé un tris de caje... (un poquito de café). Los peones estaban en los barbechos o en las planicies y todos miraban al cielo cuando un avión pasaba. En la radio se oían las noticias

nacionales e internacionales, o las aventuras de Martín Valiente. Entonces aquel mundo no existía para el resto, sino para mí, que leía las aventuras de Don Quijote de la Mancha, y los Poemas Circunstanciales de Lydda Franco Farías, mientras que mis padres desde sus sillas recostadas en la pared miraban más allá, sabiendo que las promesas del futuro las guardaba el arcoiris que aparecía entre los dos cerros y una bandada de pájaros negros pasaba volando más allá de donde se podía ver mientras la neblina comenzaba a disiparse y sorbo a sorbo el jarro de café quedaba vacío. Néstor Rangel

Coro - Punto Fijo Viernes 22 de mayo de 2009

5 ebrio, un desesperado enamorado a quien lo dejó su novia, una viuda buscando un rato de “aprecio”, el hastiado del trabajo que no se soporta a sí mismo, el que no arregló bien el carro antes de salir de madrugada; en fin toda una gama de posibilidades de salir lesionado no impiden que sigan en las avenidas atestadas de humo y escupitajos en las aceras (por cierto único in-mueble utilizado por ellos), donde se esconden de la realidad de esta sociedad cansada de convenciones y de moralidad. Los paseantes, los que se quedan, los que sólo pastan para rumiar más adelante la desesperanza, los choferes, los pasajeros, los pregoneros, los institutos culturales, deberían ser quienes rindan el mejor homenaje a estos personajes interventores de la realidad urbana, a los desposeídos que se alimentan de las migajas de la sociedad, zanqueros del diablo alzándose hacia Dios.

Anthony Alvarado

VEREDICTO Nosotros, constituidos en jurado, designados por Letra Viva para valorar y escoger el premio único entre los poemarios recibidos para el concurso de poesía de autores inéditos en le marco del tercer aniversario del encarte cultural. Hemos decidido reconocer el libro titulado Por arte de rockola, firmado con el seudónimo de Chavela Vargas. Abierta la plica se conoció que el trabajo corresponde a Emilis González. El jurado apreció en Por arte de rockola un equilibrado lenguaje, unidad temática y sencillez expresiva, que revelan un conocimiento estético que lo hace destacar entre los numerosos trabajos recibidos. Asimismo el jurado decidió otorgar mención especial al poemario Revelación firmado con el seudónimo Kharlho, cuya autoría corresponde a Carlos Alastre. El Jurado: Hermes Coronado Ramón Miranda Anthony Alvarado Santa Ana de Coro, 15 de mayo de 2009


De tiempos lejanos Coro - Punto Fijo Viernes 22 de mayo de 2009

6 E

l 9 de agosto de 1988 se apagó para siempre una de las vo-

Panchito Riset ces más conocidas por los amantes del bolero, Panchito Riset, su estilo original de interpretar el bolero con cierto acento sonero, le dio un éxito clamoroso entre los aficionados de la canción romántica en el mundo hispano. Este cantante nació en La Habana en el año de 1906, o sea hace 103 años; para 1927 llega al Sexteto Cauto, dejando detrás al Conjunto Esmeralda, con quien había iniciado su carrera artística, cantando y tocando la marímbula. Un año después ya está con el Sexteto Habanero, donde musicalizaban los bailes de la Academia Habana Sport. En el transcurso del año 1934, graba las canciones Sin Bandera y Abandonada de Manolo Romero, con las cuales obtuvo mucho éxito; es precisamente por esta época cuando hace su debut en el cabaret Cubanacan. Doce años después forma su propia orquesta y debuta en el Trocadero de Hollywood, con Eleanor Power en la primera temporada y luego con Ann Miller y Desi Arnaz en la segunda; de aquí pasó al cabaret Versalles, donde actuó por espacio de 11 años

ininterrumpidos. La canción más popular en su voz y que le dio mayores satisfacciones fue El Cuartito, de Mundito Medina, el cual grabó en 1947. Otras canciones popularizadas en su voz fueron entre otras: De cigarro en cigarro, Flor de ausencia, Allí donde tú sabes y La vida es un sueño.

En su vida artística realizó muchas giras por los países latinoamericanos, llevando una existencia muy agitada, y pese a tener que sufrir la amputación de ambas piernas por sufrir de diabetes, aún así continuó grabando, hasta rendir la vida sumido en la miseria y pobre.

Dirección de Cultura Departamento de Lengua y Literatura

TORRE DE BABEL

III Concurso universitario de Literatura PRIMERA: Podrán participar todos los estudiantes de pregrado y aquellos de postgrado de las universidades venezolanas cuyas edades no superen los 30 años. SEGUNDA: El premio comprenderá tres rubros: poesía, cuento y ensayo literario. TERCERA: Los concursantes para el rubro poesía deberán enviar un poemario, conformado por una selección de poemas inéditos, escritos en castellano, con tema y forma libres, extensión mínima de 60 páginas y máxima de 150. CUARTA: Los concursantes para el rubro de cuento deberán enviar un libro de cuentos, conformado por una selección de cuentos inéditos, escritos en castellano, con tema libre, extensión mínima 60 páginas y máxima de 150. QUINTA: Los concursantes para el rubro ensayo literario deberán enviar una selección de ensayos breves de reflexión sobre la cultura en cualquiera de sus manifestaciones. Extensión mínima 60 páginas y máxima 150 páginas. No se considerarán ensayos literarios los trabajos vinculados a la investigación académica y/o al ejercicio

profesional (informes, tesis monografías, etc.). SEXTA: Los trabajos se presentarán por cuadruplicado, escritos en una o en ambas caras, a espacio y medio, en tipo de 12 puntos, tamaño carta. Junto a la versión impresa se deberá entregar el archivo contentivo de los textos, en formato (.doc) SÉPTIMA: Los trabajos se firmarán con seudónimo. En sobre cerrado adjunto se incluirá la plica de identificación del autor, que incluya su nombre, domicilio, número telefónico, dirección de correo electrónico, universidad en la que estudia, carrera y fotocopia de credencial o constancia oficial expedida en fecha posterior a la de la publicación de la presente convocatoria, donde se certifique la condición estudiantil del autor. OCTAVA: El concurso queda abierto a partir del 14 de abril de 2009, fecha en la que se abriría el lapso para recepción de los materiales hasta el 29 de septiembre de 2009. NOVENA: Los estudiantes deberán remitir los trabajos a la Dirección de Cultura de la Univer-

Juan B. Medina Colina

sidad Simón Bolívar: 1° piso del edificio Comunicaciones, Apdo. 89000-Caracas, 1080-A, valle de Sartenejas, Caracas, Venezuela. III Premio Nacional Universitario de Literatura. Tlfs: (0212) 9063160. cultural@ usb.ve, o a través de la Dirección de Cultura u oficina responsable del programa de Cultura de su respectiva universidad. En todo caso, sólo se admitirán las obras cuya fecha de remisión postal a la USB no sea posterior al 29 de septiembre. DÉCIMA: El jurado calificador estará integrado por tres reconocidos escritores o críticos para cada uno de los rubros; cuyos nombres se darán a conocer oportunamente. Y en cada rubro habrá un jurado suplente. DÉCIMA PRIMERA: Los trabajos recibidos serán objeto de una preselección, con la finalidad de verificar el cumplimiento de entrega, preestablecidos en las presentes bases. DÉCIMA SEGUNDA: El jurado calificador emitirá su fallo inapelable a más tardar el 31 de octubre del presente año. El mismo será divulgado a través de las

Direcciones de Cultura o su equivalente en cada una de las universidades participantes. DÉCIMA TERCERA: Se otorgarán los siguientes premios al ganador en cada uno de los rubros: Bs.F. 1.500,oo (un mil quinientos bolívares fuertes), diploma, elección de libros, del género correspondiente, de los fondos editoriales de las Universidades que posean uno, y publicación de la obra en la colección Papiros de la Editorial Equinoccio, de la Universidad Simón Bolívar, bajo el patrocinio de Banesco Banco Universal. El jurado podrá otorgar hasta dos menciones por género, con su respectivo diploma y selección de libros del género correspondiente, de los fondos editoriales de las universidades, en caso de que así lo considere. DÉCIMA CUARTA: No se devolverán originales ni copia de los trabajos participantes. DÉCIMA QUINTA: Los casos no previstos en la presente convocatoria serán resueltos por el Comité Organizador integrado por los miembros del jurado tanto de la edición precedente como de la presente convocatoria.

La Udefa y Radio Paraguaná están invitando a otra sesión de la Cátedra Libre del Bolero Tino Rodríguez, con la presentación de la acreditada artista venezolana Nohemí Berlaty. El encuentro se dará el próximo jueves 28 en el Salón El Arte de la urbanización Santa Fe de Punto Fijo a las 8 de la noche. Entrada Libre. La entrega de Letra Viva del próximo viernes 29 será dedicada totalmente a la vigencia de la poesía de nuestra siempre recordada Lydda Franco Farías. En la misma serán insertados algunos trabajos firmados por intelectuales falconianos y de otras partes del país y está relacionada con una difusión que se mantiene en el rango de la sorpresa.


Llano adentro

Guerras y guerrillas E

l general Cordero, ducho en estos menesteres de guerras y guerrillas, dispone que las fuerzas que obraban en Cojedes, Portuguesa, Barinas y Apure, tomasen los cuarteles en tiempo de lluvia, cuando las cortinas de agua cayeran sobre estos inmensos llanos, y sus sabanas se convirtieran en mares de agua y así de esta manera hacerle a los federales la guerra de recursos en el mes de julio de 1860. Para esa época ocupaba el comandante Facundo Camero Ciudad de Nutrias, que hacía poco había sido tomado con fuerzas de San Fernando, acompañándole en esta operación los comandantes Carrillo, Francisco Torres y Mirabal. Camero asume órdenes del Cuartel General al detenerse en Nutrias y espera allí una combinación que se efectuará con el fin de sitiar a Barinas, pero no hubo tal combinación y Camero aunque con tropas suficientes y con muy buenos jefes, se encontró aislado, pero tenía vía franca por agua y contaba con un vapor y sus bongos que lo harían salir de tal situación. El general Pedro Manuel Rojas reúne las distintas guerrillas cercanas a Nutrias, inmediatamente decide combatir al ejército de Camero desde los montes, varias veces en la Tejería o a orillas de la población. Cuando las guerrillas de Pedro Manuel Rojas daban el frente eran atacadas vigorosamente por las fuerzas del gobierno, sin quedarles más oportunidad que volver al monte. Ante todas estas cosas las tropas de Camero empezaban a sentir la

falta de subsistencia, le minaban las enfermedades, y cada día las calamidades se hacían más notorias en el grupo de hombres hambrientos y enfermos, que casi cedían ante tanta desesperanza. A este dramático episodio se unía el hecho que cuando los soldados desesperados por el hambre salían en busca de alimentos, no les era casi posible cumplir tal propósito, ya que las caballerías federales estaban también sobre Nutrias y las dificultades eran tales que cuando salían a coger ganado les era casi imposible. Comprendiendo su situación, viendo que se perdería todo si continuaba en Nutrias, este jefe experimentado en los avatares de estas largas guerras decide abandonar la ciudad, con los restos que tenía para poder subsistir a los embates del tiempo, pero sale de Nutrias precisamente después de haber sufrido grandes pérdidas en aquella retirada que fue una verdadera derrota. Enseguida el general Pedro Manuel Rojas ocupó Nutrias, quedando una vez más dueño de la ciudad después del duro combatir. Por estos hechos los federales quedaron en posesión de toda la provincia de Barinas, del Alto Apure y de una gran porción de Portuguesa. Eran los primeros días de julio, días de torrenciales aguaceros, cuando todos los pájaros cantan y la luna y los garceros hacen del paisaje un gran encaje que se teje en el ancho y caudaloso río de aguas turbulentas y desafiantes. Continúan los meses. Luego de esta derrota el comandante Camero

Coro - Punto Fijo Viernes 22 de mayo de 2009

es llamado a Caracas y a su regreso a San Fernando ya los federales de Apure comenzaron a hacerse dueños de Achaguas, Guárico, Cabrutas y el Orinoco. En agosto, al mismo tiempo, una guerrilla fuerte que se había formado en Barquisimeto mandada por uno de los tantos generales improvisados que acostumbraban a nombrarse en estas guerras y guerrillas. Este mal llamado general, era un tal Patiño que amenaza las poblaciones de esa provincia; este “general” de charreteras prestadas, que no podía ser más que un soldado sanguinario y asesino, pudo lograr con sus actos crueles y abominables hacerse un individuo temible en toda la comarca. Su nombre causaba pánico en Quibor, El Tocuyo, y demás pueblos circunvecinos y parte de Portuguesa. Este generalucho es uno más de los tantos pillos y bandoleros que impusieron el miedo y el terror a través de sus atroces fechorías, en esta guerra larga que un día fue germen de redención para todo un pueblo desposeído, sediento de igualdad y justicia social. Pero como siempre han ocurrido las cosas en este país desorientado y sin ideales. Los mismos que proliferaban ¡Tierras y hombres libres!, se hicieron más ricos y se convirtieron en terratenientes. Esta es la misma historia que se repite a través de los años, sólo cambian los actores. Fue trascurriendo el tiempo y se fue sembrando en el alma de los hombres confundidos con el ideal de igualdad, de tierras para todos,

7 de justicia social y patria libre. Promesa que nunca se cumplió, ni se cumplirá jamás mientras no encontremos nuestros propios derroteros y nos encontremos a nosotros mismos. Se siguen formando guerrillas en todo lo alto y ancho de nuestra geografía. Los movimientos de Siquisiqui, Aragua, Cojedes y Guárico, contribuyeron con el triunfo del general Pedro Manuel Rojas en Ciudad de Nutrias; incorporándosele después las fuerzas de los generales Quintero y Vásquez, que venían de Guanare acompañados de los generales José María Hernández, Víctor Pulido, José Ezequiel Bruzual, Juan Vicente García; reuniéndose a poco más de mil hombres de tropas de infantería y caballería. Consolidándose de esta manera un gran ejército de hombres hambrientos de Libertad. ¡Patria o Muerte¡ era la consigna. *Uno de los relatos que conforman Entre nieblas y sabanas. Relatos de la Federación. Alberto Pérez Larrarte Cronista Oficial de la ciudad de Barinas

Somos mucho más que dos Uno podría profundizar, si se lo propusiera, en el legado literario de un uruguayo que nació en el mundo

y que para novelar su existencia estaríamos, en cada punto del planeta, dispuestos para darle un nombre distinto que siempre llevara la esencia de verso y compromiso social que ataviaron la vigencia de Mario Benedetti, sin embargo, ubicándonos en la sencillez manifiesta de su creación, podríamos considerar que aquello de que “somos mucho más que dos”, en atención a su pareja de paseos infinitos, sintetiza toda una vocación de extender el amor hacia ámbitos que trascendieran el restringi-

do enfoque de amar sin que se llegue a amar el prójimo y a sus sociedades zambullidas en lo inaceptable de las carencias múltiples. Benedetti se nos va sin irse, después de haber transitado por géneros diversos, que siempre tuvieron como asiento fundamental a la poesía. Fue capaz -prosiguiendo el tema musicalizado y vocalizado por toda la unanimidad de las gargantas- de sostener que no había que pedir permiso para demandar la felicidad de un país y que el hombre humilde, en este caso Pedro el que contrastaba con el Capitán, no lapidaría

sus palabras ante el sojuzgamiento al que lo sometía infructuosamente el verbo de la humillación y la indignidad. Mario Benedetti no es ni será nunca una circunstancia humana, porque la difusión de su pensamiento y de su alma inagotada se lo impiden. Detrás de cada acto en que la humanidad no sea reflejo oportuno de la paz estará

él, y delante de toda expresión de amor que se comprometa con los pobladores del mundo, brillará su verso fresco y fuerte, su imagen de libro siempre abierto.


Imaginerías

Coro - Punto Fijo Viernes 22 de mayo de 2009

Cuando un hombre es música y libro

8

E

l afán de Huto Velazco en el momento en que nos lo encontramos radica, esta precisa vez, en encontrar unos datos complementarios acerca de la vida de un trío emparentado con guitarras y unas maracas más o menos cuadradas, para lo cual a través de la carátula del Long Play que tiene enfrente, pretende traslucir a través de sus cabellos, al menos, la época en que lo grabaron para profundizar en sus partidas de nacimiento. El es así, escudriñador, buceador en la vida de los artistas, sobre todo si se trata de quienes conforman la historia musical del estado Falcón. ¿Por qué un poeta como tú se propone con tanto frenesí rebuscar tanta documentación escrita y grabada sobre tantos artistas? Porque es lo mismo simplemente. Cuando yo compongo una décima siento que la estamos cantando. ¿La biografía de un cantante es la verdadera biografía de la vida?

Eso es así porque los grandes cantantes, que también son poetas, no mueren, y la vida perdería sentido si desapareciera con la muerte. Huto Velazco tiene un espacio en su casa de Las Piedras, en donde los libros compiten por ubicarse en las estanterías más altas. Él pertenece a la Asociación de Poetas Sabaneros y a la vez es constructor de libros en forma hermosamente artesanal. Cada vez que la noche lo consigue retándole su oscuridad, este viajero de los sueños se atreve a inventarle estrellas

para que las horas no le propongan que se quieren quedar dormidas. En esos momentos también apela a las formalidades de la internáutica y las van exprimiendo, hasta que las hace cantar desde los sinfines de lo remoto. ¿Y qué más estás haciendo? Si quieres que lo sepan los demás, porque tú bien lo sabes, todos los sábados, junto con Joel Rojas, Luis Lugo y Juan Medina, acostumbramos que nos oigan a través de una vitrina turística. ¿Oírlos a través de una vitrina? ¿te volviste loco, Huto? Es un programa de ra-

dio, lo que pasa es que ¿cómo hago yo para desprenderme del humor? Entre humor y amor, para decirlo con Aquiles Nazoa, transcurre la vida de Huto Velazco. La pasión por sus colecciones discográficas lo ha llevado a tener un sueño permanente respecto de Alfredo Sadel. Un museo allí mismo en su modesta casa espera por su consolidación. Material tiene de sobra y cuando nos tropezamos con discos, fotografías y textos suficientemente documentados, de pronto de una de esas portadas surge la majestad de “El tenor favorito de Venezuela”. Allí está con el micrófono enfrente y una

granada musical lanzada por Agustín Lara que le da la impresión de que pronto le explotará música en su pecho. Ya es tarde, pero no lo es para Huto, porque las horas correrán y se dará cuenta que el alba descapotó su casa cuando escuche nuevamente a Los Amanecidos con todo y Pepe Martínez. Guillermo de León Calles

Letra Viva Viernes 22-05-2009  

Letra Viva Viernes 22-05-2009

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you