Page 1

IGLESIA CRISTIANA NUEVA NACION

“EN BUSCA DE NUESTRA ESTRELLA” PREDICACION POR EL PASTOR JAVIER PEREZ “Toda la escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia, a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente preparado para toda buena obra” 2 Timoteo 3:16-17


EN BUSCA DE NUESTRA ESTRELLA. Mateo 2:1-18 Introducción. En esta época de Navidad, cuando recordamos el nacimiento del Niño Jesús en Belén de Judea, sería bueno estudiar la historia de los Magos y la estrella de Belén. Hay mucha confusión el día de hoy y casi siempre la ha habido en relación con lo que es la realidad, o sea lo que dice la Biblia, y lo que es falso, o lo que dice la tradición. Como indica la palabra tradición, esto se trata de una serie de noticia, doctrinas, ritos y costumbres, hecha de generación en generación. Y a lo largo de los años se le han añadido muchas cosas que no aparecían en la historia original. Lo más fiable que tenemos hoy día es la Biblia, porque los que creemos en Jesús no tenemos otro punto de partida más seguro que este en nuestros días. La idea de los tres reyes magos surge de una historia bíblica relatada en Mateo 2:1-12, donde unos personajes llamados "magos" se presentan en Jerusalén, ante el rey Herodes, siguiendo una señal en los cielos, en busca del rey nacido en Israel. Herodes consulta con sus entendidos y le dicen que el lugar destinado para tal evento era Belén. El rey, conmovido por la noticia junto con toda la ciudad, pide a estos personajes que busquen en Belén y que le informen de cualquier hallazgo del supuesto rey nacido... Es curioso que de los cuatro evangelistas, ninguno cita este suceso, sólo Mateo, que quizás buscaba dar un mensaje más directo acerca de la venida de un rey prometido para los judíos, un Mesías, hincapié que no era el fundamental de los


otros narradores, sólo Lucas da un relato de lo sucedido, con la aparición de ángeles a unos pastores que cuidaban sus rebaños en plena noche, lo que descarta la fecha de Diciembre como probable para estos acontecimientos, debido a que ni en esa época se produce trashumancia de ganado, ni se trasnocha a la intemperie ante las bajas temperaturas nocturnas. I. EL CONCEPTO TRADICIONAL El concepto, especialmente en aquellos que no conocen la Biblia, es que tres reyes magos venidos de oriente trajeron dones al Niño Jesús; que lo encontraron en el mesón acostado en un pesebre; que siguieron la estrella desde donde vivían hasta Belén. Todo esto es falso. Veamos que nos dice la Biblia. En Mateo 2, encontramos la historia. En el verso 1, leemos que eran unos magos, no reyes. Algunos creen que estos magos eran astrónomos. Conocían la posición de las estrellas, sus movimientos y su constitución, en otras palabras, estudiaban las estrellas. Algunos creen que venían de Persia. Tampoco la Biblia dice que eran tres, se asume eso por los tres regalos que le ofrecieron al Niño Jesús. Cuando llegaron a Jerusalén, preguntaron, "¿dónde está el rey de los judíos, que ha nacido? Porque su estrella hemos visto en el oriente, y venimos a adorarle". Esto nos enseña que ellos ya sabían dónde había nacido Niño, pero no sabían cómo llegar al pueblo de Belén. Pero ¿cómo supieron ellos de Su nacimiento? Supuestamente conocían las Originalmente, en Babilonia había unos oficiales a los que se


les llamaba "Rab-Mag" (en hebreo), algo así como "Jefes Mag". Esos "Mag" se relacionan en muchos casos con sacerdotes de Zoroastro. Cuando Mateo escribe y luego se transcribe al griego este "Mag", se usa la palabra "Mágos", la cual es sinónimo de científico, o sabio estudioso. Cuando esta palabra griega se tradujo al latín, derivó en "Magi", y en castellano quedó literalmente como "Mago", perdiendo su sentido original que, aunque ambiguo, indicaría más a una casta sacerdotal de Babilonia o Persia, o a unos científicos estudiosos de los astros que a unos seres mágicos. Para entender lo de los nombres de cada uno, nos tenemos que remontar al siglo XIV y encontraremos a un monje benedictino que se decide escribir acerca de esta historia bíblica, y es entonces cuando aparecen por su invención los nombres de Melchor, Gaspar y Baltasar. Describió a todos como reyes, debido a que portaban tesoros (no hay más razonamiento por su parte que este), y dijo que eran tres porque tres fueron los presentes ofrecidos por ellos según el relato escritural (oro, incienso y mirra), aunque Mateo nunca cita que cada cual llevara su propio regalo, sino que el grupo (no sabemos si dos, tres, doce...) buscó entre sus tesoros para ofrecerle a Jesús estos regalos. A uno, le dio el nombre de Melchor (Rey de luz, del hebreo "Malki-or"), y lo describió como un anciano de larga barba blanca montado en un caballo persa. A otro le llamó Gaspar, (del persa "Kansbar", que significa administrador del tesoro) se trataba de un joven de cabellos no tan oscuros y con tez de


distinta tonalidad; venía sobre un elefante, y procedía de la India ("la tradición" cambió después su precedencia a China). Al tercero lo llamó Baltasar (de la palabra asiria "Bel-tas-assar" que significa que el dios Bel proteja al rey), y era de piel morena, de origen africano, y venido en camello... Es como si un representante de Europa, otro de Asia y otro de África, se hubieran puesto de acuerdo para hacer este viaje, estableciendo en algún lugar de Persia o alrededores su punto de partida. Esto fue un intento de la iglesia católica de la época por universalizar el acontecimiento, y el mismo cristianismo, abriendo sus brazos a los árabes y a las otras razas mayoritarias, para "acercarles el cristianismo"... En el libro de Miqueas capítulo 5, verso 2 leemos, "Pero tú, Belén Efrata. Pequeña para estar entre las familias de Judá, de ti me saldrá el que será Señor (o rey) en Israel; y sus salidas son desde el principio, desde los días de la eternidad". A propósito, Efrata quiere decir, "fructífero". Belén era y continúa siendo un pueblecito pequeño que se encuentra a 8 kilómetros al sur de Jerusalén. El profeta Miqueas se refiere a Cristo, que nacería en Belén de Judá, según leemos en San Juan 7:42. "¿no dice la Escritura que del linaje de David y de la aldea de Belén, de donde era David, ha de venir el Cristo?". Así que es obvio que estos magos sabían del nacimiento del Mesías pero no sabían dónde se encontraba el pueblo donde nació. Notemos el pretérito indefinido "hemos visto". Se cree que


hay aproximadamente como 1,600 kilómetros desde Persia hasta Palestina. Así que desde que vieron la estrella hasta el momento que llegaron a Israel, les tomó un año o más en llegar, de acuerdo con la decisión que tomó Herodes de mandar matar a todos los niños de Belén, menores de dos años, "conforme al tiempo que había inquirido de los magos" (verso 16). Entonces los magos no eran tres y, si así fue, seguramente no viajaron solos ya que había muchos ladrones en el desierto y la gente viajaba en caravanas para protección. Es muy probable que estos magos llevaran un buen séquito de varias decenas de personas. Tampoco los magos siguieron la estrella desde el oriente. Ellos sabían dónde estaba Palestina, lo que no sabían era cómo llegar a Belén, según mencionamos antes. Por un lado, cuando Herodes se vio burlado por los "magos" (no le avisaron, sino que se fueron), dio la trágica orden de aniquilar a todos los niños de Belén y sus alrededores, a todos los menores de DOS años (no recién nacidos), porque leyendo con detalle podemos ver que antes, este rey había indagado acerca del tiempo en que los magos habían salido de oriente siguiendo esa señal. Esto nos indica que el suceso debió pasar cuando Jesús tenía más de un año de edad, y dada la cercanía geográfica entre Belén y Jerusalén (los "magos" no necesitaban muchos días de camino), esos dos años estimados por Herodes tras su charla con los magos podrían acercarnos a la edad real del acontecimiento en la historia: Dos años después del episodio del nacimiento del Mesías.


Otro detalle curioso es que en Mateo 2:9, cuando la "estrella" guía a estos magos al NIÑO, la palabra griega de la que se traduce este "niño" es "Paidión", que se usaba para referirse a niños en edad de crecimiento, pequeños, a medio madurar... Pero nunca para recién nacidos. Conclusión. De todo esto si se desprende algo grande y muy importante y haciendo honor a la verdad ¿Alguno de nosotros podría imaginar como fue aquella noche? Cantos celestiales, visiones de ángeles por un lado, y antes, soledad y olvido, la de un matrimonio que buscaba donde pasar la noche, donde alumbrar al hijo de Dios... Que terminó en el comedero de unos animales malolientes, y envuelto en tiras de tela: Dios se hizo hombre desde lo más humilde y escondido, y allí no vinieron reyes con tesoros, pero el Rey del cielo mandó a sus cohortes celestiales para avisar de semejante acontecimiento. El Salvador del mundo vino a este mundo para que tú le recibas en el corazón


IGLESIA CRISTIANA NUEVA NACION

Direcciรณn: Calle 29 No. 6-27 Tel. (57-1)-6-3457153 Cel. 3136822131 Pรกgina Web:

www.iglecrisnuevanacion.in

Pรกginas amarillas: Email:

www.amarillasinternet.com/iglecrisnuevanacion Javier @iglecrisnuevanacion.in

PEREIRA, RISARALDA, COLOMBIA

En busca de nuestra estrella  

Así como los magos siguieron la estrella y encontraron a Jesús, nosotros si le buscamos lo encontraremos y él iluminará nuestras vidas

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you