Issuu on Google+

IGLESIA CRISTIANA NUEVA NACION

“EL VALOR DE VIVIR EN LA CUARTA DOMENSIÓN” PARTE II PREDICACION POR EL PASTOR JAVIER PEREZ “Toda la escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia, a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente preparado para toda buena obra” 2 Timoteo 3:16-17


COMO VIVIR EN LA CUARTA DIMENSIÓN PARTE II LOS PENSAMIENTOS MENTALIDAD La mentalidad tiene que ver con nuestra manera de pensar. FE: La fe es la segunda área de contacto con el Espíritu Santo. “Sin fe es imposible agradar a Dios” (Hebreos 11:6). Existen dos niveles de fe: la fe natural y la fe sobrenatural. LAS VISIONES Y LOS SUEÑOS: Se afirma “las visiones y los sueños son el lenguaje del Espíritu Santo”, porque la Biblia más de una vez dice: “Derramaré de mi Espíritu sobre toda carne... vuestros jóvenes verán visiones, y vuestros ancianos soñarán sueños” EL LENGUAJE: Tanto la mentalidad, como la fe y los sueños se transmiten a través del lenguaje. Por tanto, el poder creativo llega a su punto máximo cuando nosotros confesamos la palabra de Dios. La confesión de la palabra es un elemento poderoso que transforma la tercera dimensión visible. “El que no tiene el Espíritu no acepta lo que procede del Espíritu de Dios, pues para él es locura. No puede entenderlo, porque hay que discernirlo espiritualmente. En cambio, el que es espiritual lo juzga todo, aunque él mismo no está sujeto al juicio de nadie, porque ¿quién ha conocido la mente del Señor para que pueda instruirlo? Nosotros, por nuestra parte, tenemos la mente de Cristo”


Introducción. Quiero dedicar le este capítulo solo a la mentalidad, pues considero que toma un papel preponderante en nuestros tiempos. Es imposible exponer la mente, hora tras hora, a estímulos dominados por el enemigo de Dios, y salir ileso. Es imposible, con diez o quince minutos diarios de meditación en la Palabra de Dios y un par de reuniones por semana con mis hermanos en la fe, salir pensando, hablando y obrando como Cristo. Se ora tres veces por día antes de comer, se lee la porción diaria de las Escrituras, y luego paso horas enteras frente al televisor, llenándome la mente de basura, u horas hablando trivialidades con los vecinos, y tengo la idea que, de alguna forma mágica, Dios va a dominar mis pensamientos LA MENTE es el centro de la vida. Ella recibe información y estímulos, los analiza y evalúa, los acepta o rechaza, y decide y determina mis palabras y acciones. Cuando Pablo dice que soy una nueva creación en Cristo, que toda mi vida está hecha nueva, ninguna parte de ella queda excluida. Pero la transformación empieza en mi manera de pensar. Todo radica allí. Dios quiere que pensemos como El, que actuemos como El, que seamos como El. Por tanto, la Biblia que es la Palabra de Dios, es el único recurso que Dios dispuso para que nosotros sepamos cual es el pensamiento de Dios. Básicamente, la Biblia presenta cuatro maneras de pensar.


I.

PRIMERO, PENSAMIENTO POSITIVO.

El pensamiento positivo no es un movimiento psicológico o religioso como algunos creen (Lo maneja la nueva era), sino es el pensamiento que Dios guarda con relación a la humanidad. De lo contrario, Dios jamás hubiera pensado enviar a su Hijo Jesucristo a fin de que este con su sangre redimiera el pecado de la humanidad. La Biblia aclara que el pensamiento de Dios para con el hombre son pensamientos de paz y esperanza. Por tanto, basándonos en la palabra de Dios, tenemos el fundamento para pensar positivamente. “Porque las armas de nuestra milicia no son carnales, sino poderosas en Dios para la destrucción de fortalezas, derribando argumentos y toda altivez que se levanta contra el conocimiento de Dios, y llevando cautivo todo pensamiento a la obediencia a Cristo…” Pensamiento positivo no es otra cosa que ver el lado positivo de las cosas, resaltar las virtudes de una persona, y no enfocar en las faltas de la misma. La vida se nos presenta de acuerdo a la manera en que pensamiento tengamos acerca de la vida. Si pensamos que la vida es difícil, la vida nos resultara difícil, pero si pensamos que la vida es dinámica, es feliz, porque Dios está con nosotros, entonces, la vida se nos presentara de esa manera. Por tanto, piense como Dios piensa, Dios piensa positivamente. II. SEGUNDO, PENSAMIENTO ACTIVO. Proverbios 4.23 dice: "Cuida tu mente más que nada en el mundo, porque ella es fuente de vida".


El pensamiento activo tiene relación con activar nuestro cerebro, usar las neuronas, esforzar al máximo para mejorar nuestra calidad de vida, y no mantenerse quieto ante el brusco cambio de las circunstancias. Dios nos ha dado el talento de hacer uso de la mentalidad. Active su mente. Recuerde esta frase: Dios da la idea, nosotros la ponemos en obra. III. TERCERO, PENSAMIENTO PRODUCTIVO. Otro factor es que debemos pensar productivamente. El prefijo "pro" tiene dos significados. Primero, adelantarse, por eso un profesional es quien está a la cabeza acerca de un área específica, y sabe más que otros, por tanto, toma el liderazgo. Segundo, "pro" implica positivismo. Es decir, pensamiento productivo tiene como meta la producción, y se caracteriza por ser número uno, y ser positivo. Dios es un Dios productivo, por eso nos prometió que segaríamos 30 veces, 60 veces, 90 veces más que lo que sembremos. IV. CUARTO, PENSAMIENTO CREATIVO. Pensamiento creativo tiene que ver con lo nuevo. Muchos se limitan a imitar a otros. La imitación es sana hasta cierto punto, pero se convierte en una limitación cuando queremos subir y extendernos a otra dimensión. La tradición es sana, pero la tradición debe mantener el equilibrio entre dos puntos


cardinales: el fundamento de la filosofía, y la renovación. Hoy existen ciertas limitaciones que impiden que un ministerio crezca, por eso, el Espíritu Santo está pidiendo que se trasladen los pulpito de las iglesia a las calles. Esto no significaba que debíamos hacer un evento evangelístico en las calles, sino simplemente que se cambie la mentalidad del nuestros creyentes, y no convertirnos en una iglesia que espera, sino en una iglesia que va hacia la gente. La palabra de Dios no debe estar encerrada en las cuatro paredes de la iglesia, sino que debe cubrir toda la colectividad así como las aguas cubren el mar, y estar en las panaderías, las cafeterías, los salones de belleza, los supermercados, las tiendas de ropa, etc. ¡Gloria a Dios por esto! Si hacemos esto, haríamos lo que muchas iglesias no están haciendo, y entonces y solo entonces, produciríamos un terremoto espiritual. Conclusión. Entonces, me pregunto: ¿cuáles son las influencias sobre mi mente -y, por lo tanto, sobre mis palabras y accionesque me están dominando? ¿Cuáles de ellas me hacen bien, me hacen crecer, y cuáles me perjudican? ¿Cuáles son mis debilidades: la tertulia de los amigos, la lectura, el televisor? Filipenses 4.8: "Todo lo que es verdadero, todo lo honesto, todo lo justo, todo lo puro, todo lo amable, todo lo que es de buen nombre; si hay virtud alguna, si algo digno de alabanza, en esto pensad". Diciembre 04 de 2011


Cómo vivir en la cuarta dimensión