Page 95

A G E N D A

pectadores quieren películas como E.T o Indiana Jones”. Por eso, si Spielberg consideraba el ciclo ya terminado e incluso había rodado unas últimas imágenes del personaje que se perdía en el horizonte, ha tenido que recomenzar bajo diferentes presiones. La primera, la de Harrison Ford, que movilizaba a George Lucas, y este, al propio Spielberg. El proceso de gestación ha sido largo y el secreto bien guardado. Todo se conjuraba para hacer de la presentación en Cannes un acontecimiento que sirviera para lanzar el estreno mundial de la película. Cannes estaba a punto del colapso el día de la presentación, las tres grandes salas del Festival ofrecían Indiana Jones y el reino de la calavera de cristal y muchos espectadores se quedaban fuera, por poco tiempo, pues el estreno en los cines seguía inmediatamente a la presentación en Cannes. Los autores de la película –Spielberg, George Lucas y el guionista David Koepp– eran conscientes de que ahora no se enfrentaban como hace 27 años a la creación de un personaje, hoy deben plegarse a las reglas de un mito cinematográfico. La ley de las series impone su regla de oro: respetar las características del personaje, pero introduciendo la novedad indispensable para evitar la repetición. La novedad aquí consiste en pasar del final de los años treinta a 1957 en pleno periodo de la “guerra fría”. Los “malvados nazis” son rem-

C U LT U R A L

plazados por los “malvados rusos”, siempre en busca de un objeto de gran valor con implicaciones sobrenaturales. Pero es el mismo personaje, encarnado por Harrison Ford, arqueólogo aventurero, con su sombrero, su látigo que puede salvar muchas situaciones y con su fobia a las serpientes. Desde las primeras imágenes de este cuarto episodio se delimitan los campos. Aparece de entrada un comando soviético con uniformes americanos, dirigido por la misteriosa Irina

Indiana Jones y el reino de la calavera de cristal UN ANÁLISIS DE JORGE COLLAR

Spalko (Cate Blanchett), que ha capturado a Indiana Jones y le conduce a un almacén militar en busca de una misteriosa reliquia. Naturalmente, Indy logra escapar de sus secuestradores, pero no tardará en enfrentarse a una explosión atómica, prueba de que el héroe entra en la era nuclear. Todo esto es como una simple entrada en materia destinada a ilustrar la época de la acción, las cosas serias comienzan cuando encuentra a un joven motorista, Mutt Williams (Shia LaBoeuf), que le propone partir a Perú en busca del famoso cráneo de cristal, cuya inexplicable fabricación inquieta a los ex-

pertos. La acción no tarda en trasladarse a un país exótico, las montañas del Perú que forman parte con sus templos monumentales. Indy y Mutt se dan cuenta enseguida de que no son los únicos que buscan el misterioso cráneo. No se puede ir más lejos sin desflorar la historia, solo añadir que Jones encontrará en su camino al gran amor de su vida, Marion Ravenwood (Karen Allen), descubrirá los lazos que le unen a Mutt y tropezará de nuevo con la implacable Irina Spalko. Este cuarto episodio es fiel a los anteriores, no está hecho para innovar, sino para añadir nuevas aventuras espectaculares, rodadas con un ritmo infernal. La imaginación y el humor dominan siempre, este último permite a la primera mostrarse aún más audaz con una especie de traca final con extraterrestres y todo. Tampoco se olvida el toque humano y sentimental; en La última cruzada se había añadido el personaje del padre de Jones (Sean Connery) y aquí también la familia juega un papel esencial. A la pregunta de por qué en sus películas había a menudo una familia dislocada que se reunía, Spielberg contestaba que el tema de la familia siempre le había interesado. Por ser hijo de padres divorciados había rodado E.T., y La última cruzada le había ayudado a mejorar las relaciones con su padre. La serie familiar puede seguir en su última película con el descubrimiento para Indiana Jones de la paternidad. ■ 95

94-103 patio_de_butacas.indd Sec1:3

18/6/08 20:37:55

Nuestro Tiempo 649-650  

Julio-Agosto 2008 / Revista cultural y de cuestiones de actualidad de la Universidad de Navarra / Cultural magazine and current affairs from...

Advertisement