Page 30

I N T E R N A C I O N A L

ONCE CIUDADES –cuatro de ellas alemanas– pidieron albergar los Juegos Olímpicos de 1936: Colonia, Francfort, Nuremberg, Berlín, Helsinki, Alejandría, Roma, Budapest, Dublín, Buenos Aires y Barcelona. De todas ellas, las que más posibilidades tenían eran Berlín y Barcelona, ciudad esta que había celebrado la Exposición Universal en 1929 con gran éxito. El Comité Olímpico Internacional, cuyas preferencias parecían inclinarse mayoritariamente hacia Barcelona, decidió asignar a la ciudad condal su XXXIX Congreso. Sin embargo, la fatalidad jugó en contra de los intereses españoles, ya que este congreso, celebrado del 24 al 27 de abril de 1931, coincidió con la reciente proclamación de la II República Española, que vino acompañada de incertidumbre política y agitación social. Por esta causa, so-

Hitler presidió la ceremonia de apertura, mientras miles de gargantas entusiasmadas coreaban vivas al “modernizador“ de Alemania lo acudieron a Barcelona 19 representantes olímpicos internacionales y la decisión que iba a tomarse sobre la sede de los XI Juegos Olímpicos fue postergada. Finalmente, las votaciones tuvieron lugar en Lausana el 13 de mayo de 1931. Los resultados fueron los siguientes: Berlín, 43 votos; Barcelona, 16 votos; abstenciones, 8. Apenas dos años después, el 30 de enero de 1933, Adolf Hitler fue nombrado canciller de Alemania y la normal celebración de los juegos del 36 se complicó. Para ir abriendo boca, Hitler exigió la destitución de dos miembros del Comité Organizador de los Juegos, incluido su presidente Theodor Lewald, por ser de ascendencia judía. Pero la amenaza del conde de Baillet-Latour, presidente del COI, de retirar las sedes de los juegos de verano y de invierno –que 30

29-33 berlín.indd Sec2:13

también se habían adjudicado a Alemania–, obligó a Hitler a cambiar su postura. No en vano, desde el primer momento, el aparato oficial del Partido Nacionalsocialista de los Trabajadores había comprendido que las Olimpiadas podían ser una gran oportunidad para demostrar al mundo el poder de la Nueva Alemania y “la supremacía de la raza aria”. Al mismo tiempo, acusando justamente al régimen nazi de antisemitismo, varias voces procedentes en su mayor parte de la Unión Soviética y Estados Unidos promovieron un boicot contra la celebración de los Juegos. En Estados Unidos, el Comité Nacional vivió grandes momentos de tensión. El boicot promovido por Ernst Lee Jahnckeel fracasó por un pequeño margen, debido entre otras cosas a la postura contraria que mantuvo Avery Brundage, quien sería más tarde presidente del Comité Olímpico Internacional de 1952 a 1972. El boicot sí fue una realidad en la URSS, que venía promoviendo desde 1925 las olimpiadas obreras como alternativa a los juegos olímpicos “burgueses”. Esas olimpiadas populares se iban a celebrar precisamente en Barcelona, pero no llegaron a inaugurarse por el estallido de la Guerra Civil española. La celebración de los Juegos Olímpicos de Invierno, que empezaron el 6 de febrero en Garmisch-Partenidrchen, volvió a avivar la polémica. En efecto, Hitler había mandado retirar la propaganda antisemita de los alrededores, pero no así en las carreteras que conducían a las instalaciones. Esta situación condujo de nuevo al conde de Baillet-Latour a exigir una rectificación al régimen nazi. Hitler, viéndose presionado otra vez por el COI y ante la imposibilidad práctica de seguir nadando y guardando la ropa, ordenó finalmente retirar toda la propaganda antisemita que inundaba Alemania, permitió que participaran atletas de todas las razas y dio orden a la prensa para que omitiera cualquier comentario racista ante las victorias no alemanas. De ese modo, consiguió aplacar a sus enemigos y convertir los Juegos Olímpicos en una gran operación propagandístiJULIO-AGOSTO 20 08

18/6/08 20:13:44

Nuestro Tiempo 649-650  

Julio-Agosto 2008 / Revista cultural y de cuestiones de actualidad de la Universidad de Navarra / Cultural magazine and current affairs from...

Nuestro Tiempo 649-650  

Julio-Agosto 2008 / Revista cultural y de cuestiones de actualidad de la Universidad de Navarra / Cultural magazine and current affairs from...

Advertisement