Issuu on Google+

Volumen II, edición 3

Octubre 28-Noviembre 10, 2011

Nuestras Voces Noticias,  arte  y  cultura  para  las  comunidades  de  Columbia   University  y  Morningside  Heights

La Construción continua en el Campbell Sports Center por Finn Viegeland para el Columbia Spectator, traducido por Raúl Mondragón Fierro En  esta  edición:     -­  La  Construcion   continua  en  el   Campbell  Sports   Center -­  La  escuela   comunitaria  de   Teachers  College   imparte  clases   por  primera  vez -­Alumnos  de   secundaria  estu-­ dian  en  un  jardín   local -­  Profesores  en   P.S.  165  dan   crédito  al  Director   por  el  mejora-­ miento  académico -­Community   Impact:  pro-­ gramas  educati-­ vos  para  la  comu-­ nidad  Hispana -­Eventos  cultura-­ les  

Ahora   los   fanáticos   de   los   Leones   van   a   ver   los   cimientos   del   nuevo   complejo   atlético   de   Columbia,   mientras   vecinos   de   Inwood   esperan   tener   más   calles  cerradas  y  embotellamientos.     La   construcción   del   Campbell   Sport   Center,     empezó   la     primavera   pasada,  un  edificio  de  48  mil  pies  cuadra-­ dos  que  reunirá  instalaciones,  oficinas  de   entrenadores,   y   centro   de   estudios   para   estudiantes  que  son  atletas  de  la  escuela.        La  mayor  parte  de  la  reciente  construc-­ ción    ha  sido  la  instalación  de  los  cimien-­ tos  en  la  esquina    sureste  de  Baker  Field   en  la  calle  128  y  Broadway,  según  dice  Joe   Lenuso,   vicepresidente   ejecutivo   de   las   instalaciones.  La  esquina  fue  previamente   una   entrada   al   complejo   atlético,   pero   ahora  está  cerrada.Ahora  en  el  quinto  mes   del   proceso   de   construcción   que   tomará   aproximadamente   quince,   el     Campbell   Sport   Center   está   programado   para   abrir   sus   puertas   el   siguiente   año   justo   a   tiempo   para   la   mayoría   de   los   juegos   y   prácticas   de   la   siguiente   temporada,   dijo   Lenuso.   El   martes,   11   de   octubre,   la   construcción  se  extendió  hacia  la  calle  128   entre   Park   Terrace   East   y   Broadway   y   probablemente   bloqueará   los   carriles   hacia  el  oeste  durante  los  siguientes  cinco   meses.  Como  resultado,  los  carriles  hacia   el   este   han   sido   divididos   en   dos   para   mantener   el   movimiento   de   tráfico   en   ambas  direcciones.     Susan   Tobiason,   una   de   las   veci-­ nas,   camina   al   lado   de   la   construcción   a   diario  de  camino  a  su  trabajo   en   el   Allen   Pavilion   en   el   New   York   –   Presbyterian   Hospital.  “No  hay  espacio  y  no  hay  señala-­ miento.  No  sabe  uno  por  donde  caminar,”   dijo.   También   mencionó   que   las   curvas,   que   están   a   siete   u   ocho   pulgadas   del   nivel  de  la  calle,  son  peligrosas.  Tobiason   dijo  que  la  calle  ahora  es  tan  estrecha  que   ha   complicado   el   tráfico.   “Estaba   mane-­ jando  

hacia  mi  casa  ayer  en  la  noche  y  tuve  que manejar  por  todo  el  barrio  para  llegar  a  la   calle   218,”   dijo.   “Solo   hay   un   carril   en   cada  dirección,  y  uno  no  sabe  si  va  en  la   dirección  correcta.”   La   eliminación   del   estaciona-­ miento  a  lo  largo  de  la  calle  128  ha  creado   un   problema   para   Park   Terrace   Deli,   un   mercado  situado  directamente  frente  a  la   construcción.   Amar   Haimed,   quien   trabaja   en   el   mercado,   dijo   que   es   más   difícil  hacer  entregas  para  los  camiones  y   estacionarse   para   los   clientes.   Con   el   estacionamiento   eliminado,   Haimed   dijo   que  ha  visto  conductores  subirse  a  la  ban-­ queta.   “Es   muy   peligroso,”   dijo   Haimed.   “Esta   calle   es   muy   estrecha   para   los   camiones  grandes.”   Los  funcionarios  de  la  universidad   dicen   que   han   trabajado   para   minimizar   las  interrupciones.  “Aunque  los  contratis-­ tas  coordinan  las  actividades  de  construc-­ ción  para  minimizar  las  interrupciones  en   la   comunidad   vecina,   la   naturaleza   del   proyecto   genera   interrupciones,”   dijo   Luneso   en   un   anuncio.   “Medidas   de   seguridad   como   la   cerca   alrededor   del   sitio,   banquetas   techadas,   y   cambios   en   el  movimiento  vial  son  requeridos  por  las   leyes  de  la  ciudad  y  ayudan  a  mantener  la   seguridad  del  público.”     Columbia   ha   tratado   de   ganar   la   simpatía   de   la   comunidad     manteniendo     la  pista  para  correr  y  el  Dick  Savitt  Tennis   Center  abiertos  por  más  tiempo.  El  24  de   septiembre,   la   universidad   organizó   el   primer   Northern   Manhattan   Apreciation   Day   en   Baker   Field   donde   se   admitió   gratis  a  vecinos  de  Washington  Heights  e   Inwood  al  juego  de  fútbol  americano. Los   diseños   del   Boathouse   Marsh,   un   parque  a  la  orilla  del  lago  que  está  siendo   contruído   en   la   calle   218   e   Indian   Road,   también   han   sido   terminados   pero   el   proyecto   está   en   un   fase   de   pre-­ construccion,  dijo  Lenuso.


Volumen II, edición 3

página 2

La escuela comunitaria de Teachers College imparte clases por primera vez por Emily Neil para el Columbia Spectator, traducido por Alexandra Lotero

         Teachers  College  Community  School  ha  abierto  sus  puertas  con  cincuenta  estudiantes   preescolares,  y  con  planes  para  un  edificio  permanente.     Actualmente   la   escuela   comparte   instalaciones   con   la   escuela   P.S.   133   Fred   R.   Moore   School,  ubicada  en  la  Calle  130  y  la  Quinta  Avenida.  Los  planes  de  construcción  para  un  edificio   permanente  se  han  realizado,  y  oficiales  dicen  que  esperan  empezar  clases  el  próximo  otoño  en   el  edificio  168  Avenida  Morningside,  ubicado  entre  las  Calles  126  y  127.     La  mudanza  al  nuevo  edificio  es  significativa  puesto  a  que  la  escuela  se  creó  como  conse-­ cuencia  del  Acuerdo  de  Beneficios  a  la  Comunidad,  durante  los  planes  de  Columbia  University   para  la  expansión  de  Manhattanville.  Según  este  acuerdo,  la  universidad  prometió  proveerle  al   vecindario   una   escuela   pública   del   kinder   hasta   el   octavo   grado.   Sin   embargo,   la   ubicación   actual  de  la  escuela  es  en  East  Harlem,  no  en  West  Harlem  ni  Morningside  Heights,  que  son  los   barrios  representados  por  la  Junta  Comunitaria  9.     Oficiales  de  Teachers  College  Community  School  dicen  que  el  40  por  ciento  de  los  estudi-­ antes  actuales  son  vecinos  del  área  de  la  Junta  Comunitaria  9,  y  que  ese  porcentaje  aumentará     después  de  la  mudanza  a  la  Avenida  Morningside  el  próximo  otoño.     Las  renovaciones  en  el  edificio  de  168  Morningside  transformarán  la  antigua  St.  Joseph’s   School  en  un  edificio  de  17  aulas  con  capacidad  para  trescientos  estudiantes.     El   proceso   de   construcción   está   “empezando   con   un   edificio   funcional,   sólido,   e   histórico…  y  haciendolo  funcional  para  una  educación  del  siglo  XXI”,  dijo  Nancy  Streim,  vice-­ presidenta   de   asociaciones   escolares   y   comunitarias   en   Teachers   College,   en   la   reunión   del   Comité  de  jóvenes,  educación,  y  bibliotecas  de  la  Junta  Comunitaria  9  hace  dos  semanas.     Lo  que  no  está  claro  todavía  es  el  número  de  grados  que  ofrecerá  la  escuela.  La  actual   solicitúd  al  Departamento  de  Educación  es  para  kinder  hasta  quinto  grado.  La  directora  de  la   escuela,   Jeanene   Worrell-­Breeden,   afirmó   que   en   la   primavera   sabrán   si   la   ciudad   permitirá   añadir  los  grados  pre-­escolar,  sexto,  séptimo,  y  octavo.     “En   este   momento,   parece   que   podemos   añadirlos.   Aun   así,   tenemos   que   hacer   los   trámites  necesarios”,  dijo  Worrell-­Breeden.     Los  miembros  de  la  junta  comunitaria  dicen  que  han  promovido  la  escuela  a  los  residen-­ tes  del  vecindario,  enfatizando  su  conexión  con  Teachers  College.     El  personal  de  la  escuela  dice  que  la  primera  clase  de  kinder  ya  está  cosechando  los  ben-­ eficios  de  una  mayor  atención  individual,  y  de  los  programas  planeados  y  dirigidos  por  profe-­ sores   y   estudiantes   de   Teachers   College.   Estos   programas,   enfocados   en   los   temas   de   la   nutrición,  la  educación  física,  el  arte,  el  teatro,  y  la  tecnología,  se  han  incorporado  al  currículo   y   se   ofrecen   después   del   día   escolar   por   profesores   y   estudiantes   de   Teachers   College.“Teachers   College   ha   asumido   la   responsabilidad,   y   estamos   muy   orgullos   de   lo   que   ofrecemos”,  dijo  Streim,  añadiendo  que  el  énfasis  ha  sido  en  proveer  un  “nuevo  programa  que   le  da  atención  a  las  necesidades  emocionales  y  sociales  de  los  niños”.     Worrell-­Breeden  dijo  que  la  participación  de  Teachers  College  le  ha  permitido  a  la  escuela   proveer  programas  que  no  serían  posibles  ofrecer  usando  solamente  los  fondos  del  Departa-­ mento  de  Educación,  puesto  a  que  el  número  de  alumnos  es  muy  pequeño.     Y  la  escuela  es  pequeña  también:  actualmente,  el  personal  docente  cuenta  con  solo  dos   maestros  regulares  y  un  maestro  de  educación  especial,  con  administradores,  un  secretario,  un   coordinador  de  padres,  y  un  asistente.     “Estamos   en   marcha;;   tenemos   un   personal   fabuloso”,   dijo   Worrell-­Breeden.   “Estamos   cooperando  para  formar  el  tipo  de  escuela  que  queremos”.                                                                                                                                      


Volumen II, edición 3

página 3

Alumnos de secundaria estudian en un jardín local por Shayna Orens para el Columbia Spectator, traducido por Jenny Payne

La  primera  vez  que  Meredith  Hill  (BC  ’07,  TC  ’10),  maestra  de  Columbia  Secondary  School,  llevó   a  sus  estudiantes  de  primero  de  secundaria  al  jardín  situado  en  la  calle  119,  ellos  temían  ensuciarse.     Desde   entonces,   algunos   de   sus   estudiantes   han   ayudado   a   convertir   el   espacio   en   la   calle   119th  y  Amsterdam  en  un  floreciente  jardín.  Este  programa  es  solo  una  de  las  iniciativas  sostenibles   para  el  medio  ambiente  de  la  escuela  Columbia  Secondary,  ubicada  en  la  calle  123  entre  las  avenidas   Amsterdam  y  Morningside.     Hill,   la   coordinadora   de   sostenibilidad   del   medio   ambiente   de   la   escuela,   se   ha   centrado   en   conectar  la  ecología  con  el  ambiente  urbano  durante  muchos  años.  Cada  mes  de  junio,  Hill  imparte  una   clase   sobre   el   medio   ambiente   y   la   comida,   a   través   de   la   cual   los   estudiantes   visitan   al   mercado   “verde”  de  Union  Square,  van  de  pesca  en  el  río  Hudson,  y  pasan  una  semana  en  una  granja  orgánica   en  el  norte  del  estado  de  Nueva  York.  Después,  discuten  como  podrían  aplicar  lo  que  aprendieron  al   ambiente  urbano.   “La   experiencia,   de   ensuciarse   completamente   al   recoger   huevos   de   gallina...   es   alucinante   para  ellos,”  dijo  Hill.     La  semana  pasada,  la  cafetería  de  la  escuela  utilizó  algunos  ingredientes  del  jardín  de  verduras   para  preparar  el  almuerzo.    Los  estudiantes  cosecharon  albahaca  y  la  cafetería  la  utilizó  para  preparar   pasta  con  vegetales  y  pesto.  “Fue  excelente  porque  los  jóvenes  podían  ver  que  lo  que  están  cultivando   en  el  jardín  era  lo  que  los  otros  estudiantes  comían  para  el  almuerzo,”  dijo  Hill.     Columbia   Secondary   School   está   registrada   con   Grow   to   Learn   NYC,   una   iniciativa   para   promover   la   creación   de   jardines   en   escuelas   alrededor   de   la   ciudad,   que   ya   incluye   más   de   120   escuelas.  Erica  Keberle  (SIPA  ’10),  la  coordinadora  de  Grow  to  Learn  de  la  escuela,  dice  que  la  opor-­ tunidad  de  pasar  tiempo  en  un  jardín  es  rara  para  los  jóvenes  de  la  ciudad.     “En  la  cuidad  de  Nueva  York  tenemos  1,600  escuelas  y  1.1  millones  de  jóvenes.  Muchos  patios   de  recreo  están  cubiertos  con  asfalto,”  dijo  Keberle.  “Usualmente  no  hay  mucho  espacio  verde  donde   los  jóvenes  puedan  jugar  o  aprender.”  1Anna  Newman  (BC  ’12),  una  estudiante  que  hace  una  práctica  en  el  jardín,  dijo  que  estas  oportuni-­ dades  son  especialmente  importantes  para  los  estudiantes  que  viven  en  Nueva  York.     “Para  los  jóvenes  que  viven  en  la  ciudad  y  que  han  estado  aquí  toda  su  vida,  la  oportunidad  de   venir  aquí  y  ensuciarse  cultivando  alimentos  es  muy  interesante,”  dijo  ella.       Ambas  Hill  y  Newman  dijeron  que  los  estudiantes  ya  se  sienten  dueños  colectivos  del  jardín  y   que  ellos  han  tomado  una  parte  activa  en  las  reuniones  con  el  coordinador  de  alimentos  de  la  escuela   del  Departmento  de  Educación.     “He  oído  a  los  padres  de  familia  decir:  ‘Mi  hijo  está  pidiendo  que  vayamos  de  compras  al  mer-­ cado  de  agricultores,’  y  ‘Mi  hijo  nos  recuerda  que  podemos  usar  cupones  de  alimentos  en  el  mercado   de   agricultores’,”   dijo   Hill.   “También   hay   algunos   jóvenes   que   dicen   que   están   cocinando   para   sus   familias.”     Josh  Arky  (CC  ’13)  presidente  de  4  local,  una  organización  de  la  universidad  que  promueve  el   consumo  de  alimentos  locales  agronómicamente  sostenibles,  dice  que  este  tipo  de  conocimiento  es   necesario  actualmente,  ya  que  para  muchos  es  más  fácil  visitar  un  restaurante  de  comida  rápida  que   comprar  alimentos  extranjeros  en  un  supermercado.     “Desarrollar  el  conocimiento  desde  pequeños  del  estado  del  sistema  agrícola  es  cada  vez  más   y  más  importante,”  dijo  Arky.  “Entre  más  cosas  ocurren,  más  sabemos  sobre  estos  problemas,  y  puede   llevarse  a  cabo  algún  cambio”.     Pensando  sobre  el  futuro  del  programa,  Hill  dice  que  quiere  hacer  el  jardín  más  accesible  a  todo   el  barrio  y  usarlo  para  extender  la  iniciativa  del  uso  del  abono  vegetal  en  la  escuela,  para  eliminar  los   residuos  de  alimentos  en  los  tiraderos  de  basura.     La  escuela  también  está  buscando  nuevas  formas  de  integrar  el  jardín  al  plan  de  estudios.   “Puedes   ir   a   la   clase   de   ciencias   y   discutir   sobre   la   ecología   o   el   ciclo   de   crecimiento,”   dijo   Newman.  “Desde  la  perspectiva  de  las  ciencias  sociales,  puedes  examinar  como  la  comida  es  impor-­ tante  culturalmente  y  como  se  incorpora  a  nuestra  vida.  El  jardín  puede  incluirse  como  aprendizaje  en   todas  las  clases.”    


Volumen II, edición 3

página 4

Profesores  en  P.S.  165  dan  crédito  al  Director  por   el  mejoramiento  académico   por  Avantika  Kumar  para  el  Columbia  Spectator, Traducido  por  Gladys  Velez-­Caicedo

El  nuevo  director  de  una  escuela  pública  local  está  recibiendo  una  calificación  de  A  por  parte  de  los   profesores  y  padres  de  familia.  Brett  Gallini  se  convirtió  en  Director  de  la  escuela  pública  165  Robert  E.   Simon  en  septiembre  del  2010  y  desde  entonces,  ha  hecho  cambios  al  plan  de  estudios,  iniciado  nuevos   programas  de  enriquecimiento  después  de  clases  y  actualizado  la  tecnología  que  se  usa  en  los  salones  de   clase.     En  ese  año  (2010),  la  escuela,  ubicada  en  la  calle  109,  entre  Broadway  y  la  avenida  Amsterdam,   también  mejoró  en  sus  reportes  académicos  de  calificación  B  a  calificación  A,  y  su  rango  en  relación  a  toda   la  cuidad  de  un  percentil  de  49  al  93,  cambios  que  varios  profesores  y  padres  de  familia  atribuyen  a  la   buena  administración  de  Gallini.     La  tesorera  de  la  Asociación  de  Padres  de  familia,  Jean  Stemm,  cuya  hija  es  una  estudiante  del   cuarto  grado,  dijo  que  el  señor  Gallini  está  trabajando  para  cambiar  la  percepción  que  la  escuela  tiene  en   el  barrio.  Dijo  que  la  escuela  no  había  tenido  tan  buena  reputación  en  los  diez  o  quince  años. “Yo  creo  que  ahora  estamos  creando  un  nombre  para  nosotros  mismos  y  podemos  decir  “Hey,  estamos   aquí,  y  somos  una  opción  válida  para  nuestro  barrio,’”agregó.  Una  de  las  principales  iniciativas  del  director   Gallini  ha  sido  agregar  clases  sobre  temas  como  la  cocina,  los  deportes,  las  artes,  y  otras  que  van  más  allá   de  lo  académico  para  los  estudiantes  de  pre-­escolar  a  octavo  grado.     En  Música  y  el  Cerebro,  una  de  las  clases  de  jardín  de  niños,  los  estudiantes  aprenden  a  tocar  el   teclado.  En  un  nuevo  programa  de  arquitectura,  los  estudiantes  hacen  esculturas  de  bloques,  similares  a   los   rascacielos  de  Nueva  York,  que  reflejan  temas  de  clases  de  ciencias.  Y  en  los  grados  de  segundo  a   octavo,  los  alumnos  tienen  discusiones  sobre  los  eventos  actuales  en  la  clase  titulada  Problemas  Globales.         Elizabeth  Menéndez,    profesora  de  jardín  de  niños  en  P.S.  165,  cuya  hija  es  una  estudiante  de  tercer   grado,  alabó  el  énfasis  que  la  escuela  ha  puesto  al  presentar  a  los  estudiantes  dichos  temas.  Menéndez   dijo  que  su  hija  ha  desarrollado  un  gran  interés  en  los  temas  globales.  “Ella  está  investigando  sobre  el   abuso  de  drogas  y  también  sobre  el  uso  del  agua  y  cómo  en  cada  país  el  acceso  al  agua  es  diferente.”     Varios   profesores   han   dicho   que   el   señor   Gallini   trabaja   en   colaboración   con   ellos."   Él   viene   a   nuestros  salones  todos  los  días  y  nos  da  su  opinión  sobre  lo  que  estamos  haciendo    bien  y  lo  que  podría-­ mos  mejorar,  y  ésto  nos  ayuda  mucho"  dijo  la  maestra  de  segundo  grado,  Jessica  Scanlon.     Martha  Bailey,  madre  de  dos  alumnos  graduados  y  de  uno  que  estudia  actualmente    en  la  escuela,   dijo  que  ella  considera  que  el  director  Gallini  es  muy    receptivo.     “Por  las  mañanas  el  señor  Gallini  está  a  la  entrada  de  la  escuela  hablando  con  los  padres  y  recibe   con  agrado  las  sugerencias,”  dijo  Bailey.  “Y  no  siempre  los  directores  lo  hacen  así,    normalmente  sienten   como  si  se  les  estuviera  criticando,  pero  no  en  éste  caso,  el  señor  Gallini  siempre  escucha  lo  que  tenemos   que  decir.”     En  un  tiempo  en  que  los  presupuestos  escolares  han  sido  reducidos  en  toda  la  cuidad,  la  P.S.  165   ha  sido  capaz  de  actualizar  su  tecnología  a  través  de  donaciones  de  ex-­alumnos  y  subvenciones.  Ahora,   cada  salón  de  clase  tiene  un  Smart  Board,  y  la  escuela  ha  establecido  un  laboratorio  móvil  de  iPad-­un  con-­ junto  de  iPads-­  que  los  profesores  pueden  usar  para  impartir  sus  lecciones.     “Hay   estudiantes   con   diferentes   necesidades   –por   ejemplo,   tenemos   estudiantes   que   aprenden   mejor  con  un  estímulo  visual,  otros  con  uno  manual,  y  la  tecnología  es  verdaderamente  compatible  con  el   modo   de   aprendizaje   de   cada   uno   de   los   niños”,   dijo   Claudia   Rivera,   maestra   del   programa   dual   de   idiomas.       Esos  cambios  apoyan  a  los  programas  que  la  escuela  ya  tiene  en  marcha,  como  el  programa  dual   de  idiomas,  en  donde  los  estudiantes  aprenden  inglés  y  español,  y  el  de  enseñanza  integrada,  en  el  que   se  combinan  tanto  los  estudiantes  de    educación  especial  como  los  de  educación  general,  en  una  clases   con  dos  profesoras.     En  su  primer  año  de  docencia  en  P.S.  165,  Rivera  cree  que,  aunque  la  creación  de  una  comunidad   es  un  esfuerzo  de  equipo  el  señor  Gallini  ha  sido  parte  importante  del  mismo.     Él  es  verdaderamente  un  líder,  y  creo  que  eso  es  lo  que  nos  hace  una  comunidad  tan  fuerte.  Yo  he   trabajado  en  otras  escuelas  donde  hacía  falta  este  espíritu  de  colaboración”  agregó  Rivera. El   director   Gallini   atribuye   el   mejoramiento   de   la   reputación   de   la   escuela   al   esfuerzo   constante   de   los   docentes.  “Nunca  en  mi  vida  había  visto  un  equipo  de  docentes  que  trabajara  tan  duro,”  dijo  Gallini.  “Llego   a  las  6:15  de  la  mañana  y  ya  hay  profesores  esperando  entrar  al  edificio,  (continuación  en  la  página  5)        


Volumen II, edición 3

página 5

Profesores en P.S. 165 dan crédito al Director por el mejoramiento académico (Continuación)

 y  hay  otros  que  se  quedan  hasta  muy  tarde  preparando  lecciones  y  organizando  sus  salones.”  Aunque   los  resultados  a  largo  plazo  de  los  cambios  efectuados  en  la  escuela  no  son  claros  todavía,  los  padres  y   profesores  esperan  que  los  futuros  alumnos  vean  en  la  escuela  una  luz  favorable.     Stemm  dijo  que  el  señor  Gallini  se  ha  puesto  en  contacto  con  estudiantes  de  postgrado  de  Colum-­ bia  y  con  profesores  y  apoya  a  los  padres  en  su  esfuerzo  por  comunicar  el  éxito  de  la  escuela  a  la  comuni-­ dad.  Stemm  también  dice  que  la  escuela  ahora  es  una  comunidad  más  diversa,  y  que  lo  ha  sido  especial-­ mente  en  el  último  año.  “En  este  enclave  muy,  muy,  muy,  educado,  la  comunidad  de  Columbia  Univer-­ sity,  debería  de  mandar  a  sus  hijos  a  estudiar  aquí,”  dice  Bailey,  quien  forma  parte  de  la  Asociacion  de   Padres  desde  hace  años.     “¿Estamos  creando  una  escuela  que  eduque  a  los  niños  de  una  manera  sólida  y  una  escuela  a  la   que   me   gustaría   enviar   a   mis   propios   hijos?",   dijo   Gallini.   "Lo   más   importante   para   mi   es   poder   responder:  “Por  supuesto."

Community Impact: programas educativos para la comunidad hispana por Brenda P. Salinas

    Community   Impact   es   una   organización   sin  fines  de  lucro  asociada  con  Columbia  Univer-­ sity.  Su  propósito  es  servir  a  las  comunidades  de   Harlem,   Washington   Heights   y   Morningside   Heights.   Community   Impact   ofrece   dos   programas   para   beneficiar   a   la   comunidad   hispana:   ESL   y   Spanish   GED.     Sus   oficinas   se   encuentran   en   el   campus   de   Columbia   Univer-­ sity,  105  Earl  Hall,  New  York,  NY  10027.  También   se  pueden  contactar  por  teléfono:  212  854  2617.     Community   Impact   ofrece   cinco   niveles   diferentes   de   clases   de   inglés   en   su   programa   ESL  que  se  enfocan  en  la  gramática,  la  lectura,  la   escritura   y   la   comprensión   y   expresión   oral.   El   programa   dura   doce   semanas   y   se   ofrece   tres   veces  por  año,  empezando  en  el  otoño,  la  prima-­ vera  y  el  verano.  Las  clases  se  ofrecen  de  lunes   a   jueves   de   4   a   6   de   la   tarde   o   de   6   a   8   de   la   noche.  Las  clases  son  gratuitas,  pero  los  estudi-­ antes   necesitan   comprar   un   libro   que   cuesta   $25.   Los   organizadores   recalcan   que   uno   necesita  inscribirse  de  nuevo  cada  sesión  y  que   los   estudiantes   que   quieran   participar   en   el   programa   este   verano   deben   de   tomar   una   prueba   de   nivel   en   mayo.   Si   quiere   agregar   su   nombre   la   lista   de   espera   del   programa   ESL   llame  a  la  oficina  de  Community  Impact.   El   programa   Spanish   GED   es   una   clase   para   los   estudiantes   que   quieren   adquirir   su   diploma   de   equivalencia   general   (GED).   Las   clases  del  verano  empiezan  el  6  de  junio  y  termi-­ nan   el   18   de   agosto.   Estas   clases   también   se   ofrecen  en  el  campus  de  Columbia  University  los   jueves  desde  las  6  hasta  las  8  de  la  noche.  Los   instructores   se   enfocaran   en   la   lectura,   las   matemáticas,  las  ciencias  naturales  y  las  cien

cias   sociales.   Los   estudiantes   queriendo   participar  en  el  programa  deben  de  llamar  a   la  oficina  para  agregarse  a  la  lista  de  espera.   No   se   necesita   pasar   una   prueba   de   nivel   para  inscribirse  al  Spanish  GED.   Los  estudiantes  pueden  tomar  las  dos   clases  a  la  vez  si  desean,  ESL  de  las  4  a  las  6   de  la  tarde  y  Spanish  GED  de  las  6  a  8  de  la   noche.   Ambos   programas   forman   parte   del   programa   J.E.E.P.   (Jobs,   Education   and   Empowerment   Project)     de   Community   Impact.


Volumen II, edición 3

página 6

Esta  publicación  se  publica  con  el  generoso  apoyo  de  Campus  Progress,  una  organizacion   nacional  que  trabaja  con  los  jóvenes  y  por  los  jóvenes  promoviendo  soluciones  progresistas  a   los  problemas  sociales  y  políticos This  pubication  is  printed  with  the  generous  support  of  Campus  Progress,  a  national  organiza-­ tion  that  works  with  young  people  and  for  young  people  promoting  solutions  to  key  social  and   political  challenges

Equipo editorial Directora: Brenda P. Salinas Editora de contenido: Ylena Zamora-Vargas Diseñadora gráfica: Karina Schultz Redactores de Contenido: Raúl Mondragón Fierro, Jennifer Mendez

Eventos  Culturales Octubre: Viernes  28 Latino  Heritage  Month  Showcase  “Sin  Fronteras”:  Una  presentación  de  los  Latinos  en  Columbia,  con  bailes  y  rifas,  no  se  lo   pierdan! 8:00  pm,  Roone  Arledge  Auditorium  in  Lerner  Hall Sábado  29 Venga  y  comparta  con  el  Chicano  Caucus  de  Columbia  para  celebrar  el  Día  de  los  Muertos!  Van  a  usar  al  Alma  Mater  como  un   altar,  decorar  calaveras  de  azúcar  y  comer  deliciosa  comida  Mejicana.  No  se  lo  pierdan! 7:00pm  -­  10:00pm  en  el  Low  Plaza  de  Columbia Lunes  31 Change  in  Post-­Fidel  Cuba:  Economic  Reform  and  Political  Liberalization Venga  a  una  charla  con  Arturo  Lopez  Levy  de  la  Universidad  de  Denver  sobre  la  transición  en  Cuba  después  de  Fidel,  en   particular  la  reforma  económica  y  la  libertad  politica. 12:00  PM,  International  Affairs  Building  Room  802,  420  West  118th  St. Noviembre: Martes  1 Feeding  the  World  Sustainably:  Challenges  for  Brazilian  Agribusiness Katia  Abreu,  Senadora  del  Estado  de  Tocantins,  Brazil  y  Presidente  de  la  Confederación  de  Agricultura  en  Brazil  hablará  sobre   las  recientes  propuestas  para  modificar  el  Brazilian  Forest  Code  del  1965  y  los  impactos  que  los  propuestos  cambios  tendrán   sobre  el  futuro  desarrollo  de  la  economía  en  Brazil. 6:00  PM,  Faculty  House  Seminar  Room  ,  Columbia  University,  64  Morningside  Drive Jueves  3 Latin  American  Integration:  MERCOSUR,  UNASUR  and  Human  Rights El  Congresista  Felipe  Michelini  hablará  sobre  el  estatus  de  UNASUR  y  MERCOSUR  en  terminos  de  relaciones  inter-­Americanas   y  particularmente  de  los  paises  del  sur,  sobre  todo  Uruguay.  También  se  hablará  del  progreso  en  los  derechos  humanos  y  las   contribuciones  y  los  retos  de  MERCOSUR  y  UNASUR. 12:00  PM,  International  Affairs  Building  Room  802,  420  West  118th  St Lunes  7 The  Cuban  (Real)  Transition:  Social,  Economic  and  Political  Changes Rafael  Hernandez,  un  experto  en  ciencias  políticas,  hablará  sobre  el  cambio  estructural  en  la  política  de  Cuba  y  el  efecto  de  la   transición  del  poder  en  la  economía  del  pais. 11:30  AM,  Hostos  Community  College,  450  Grand  Concourse  C-­Building,  Room  C-­390  


Nuestras Voces Volumen II Edición 3