Issuu on Google+

MANUEL NO SABIA CANTAR


Había una vez un muchacho que se llamaba Manuel. Un día Manuel salió a pescar en su barco.


Después de estar ya un rato navegando decidió que ya se había alejado bastante de la costa. Entonces echó las redes al agua y se puso a Después de estar ya un rato navegando decidió que ya se

silbar, puesto que no sabía cantar nada... pero había alejado bastante de la costa. Entonces echó las redes

nada bien. Animado ante la que soleded mar, se al agua y se puso a silbar, puesto no sabía del cantar nada...puso pero

bien. ,Animado ante la decía soleded así: del anada cantar y la letra

se puso a cantar , y la letra decía así: así

mar,


“MARINERUCO, ECHA TUS REDES Y PONTE A PESCAR QUE YO ANIMO A LOS PECES CON MI DULCE

MARINERUCO, ECHA TUS REDES CANTAR”

Y PONTE A PESCAR QUE YO ANIMO A LOS PECES CON MI DULCE CANTAR

”.


Contento y sin vergüenza empezó a subir el tono de

voz.

Hubo un ymomento en el empezó que Contento sin vergüenza atrevió darHubo unosun aincluso subir elsetono de avoz. pasos de baile la cubierta momento en en el que incluso sedel barco. un unos espectáculo a atrevió Era a dar pasos dever baile Manuel del bailar. en la cubierta barco. Era un espectáculo ver a Manuel bailar.


Cerca de allĂ­, en los acantilados de Castro Urdiales, habĂ­a trepado una sirenuca, para cantarle a las olas

.


De repente, oy贸 una voz cantar desafinadamente. Era horrible, brusca, ronca.

De repente, oy贸 una voz cantar desafinadamente. Era horrible, brusca, ronca.


La sirenuca se enfad贸 mucho, porque aunque son buenas y adorables, s贸lo se enfadan cuando alg煤n marinero canta, y sobre todo tan mal como

Manuel.


Se zambull贸 en el agua en busca de sus amigas las otras sirenucas. Cuando ya estuvieron todas juntas, Se zambull贸 en el agua en busca decidieron ir al barco de Manuel, de sus amigas las otras sirenucas. Cuando ya estuvieron todas juntas, decidieron ir al barco de Manuel,


puesto que las sirenucas, cuando se se enfadan se juntan muchas y hacen remolinos alrededor del barco del marinero que estĂŠ cantando


Para asustarle y deje de cantar.


Manuel, al principio no not贸 nada raro, pero los remolinos iban creciendo por momentos. Cuando vio que no se pod铆a salir del remolino decidi贸 volver al puerto.


Cuando lleg贸 a puerto decidi贸 recoger todas sus cosas e irse a casa.


A la hora de la cena Manuel le cont贸 a sus padres todo lo que le hab铆a

A la hora cena aquella Manuel tarde le cont贸 sucedido en de su la barco de a sus padres todo pesca.lo que le hab铆a .

sucedido en su barco aquella tarde de pesca.


Después de la cena, Manuel se fue a la cama y estuvo pensando en lo sucedido. Decidió que a la mañana siguiente se iría al bosque.


Después de ese pensamiento, se quedó profundamente dormido. A la mañana siguiente, después de desayunar, se abrigó

muy bien y se dispuso a coger la bicicleta e irse a dar una vuelta por el monte Buciero.


Despu茅s de estar un rato montando en bicicleta decidi贸 parar al lado de un riachuelo para beber un poco de agua.


Cuando, de repente, se dio cuenta de que se había perdido en el bosque de la montaña Buciero. Decidió dejar alli la bicicleta e irse a explorar la zona,


pero de repente sintió que estaba todavía más perdido que antes. Cuando pensó que ya no regresaría jamás, se le apareció delante una muchachita muy guapa que iba vestida con una túnica blanca de seda y una corona de flores en la cabeza y Manuel comprendió que era una Anjana.


Sabía que era el ser más bondadoso que habitaba en los bosques de Cantabria. Sabía que era el ser más bondadoso que Protegía a la gente honrada, a los habitaba en los bosques de Cantabria. Protegía enamorados y a quienes se pierden en el a la gente honrada, a los enamorados y a bosque o los caminos. Manuel también sabía quienes se pierden en el bosque o los caminos. que se alimentaban de miel, fresas y almíbar Manuel también sabía que se alimentaban de de las plantas del bosque. miel, fresas y almíbar de las plantas del bosque.


Al verla, Manuel

se tranquilizó

y

se fijó en el oráculo que llevaba en la mano. Sabía que

tenía

extraordinarios poderes mágicos.


_Hola_ le dijo Manuel._Estoy perdido y sé que eres una Anjana. ¿Me podrías ayudar por favor? _Claro_ le respondió la Anjana _Solo porque sé que eres muy bondadoso con todos los demás y porque te has perdido en el bosque.


_Muchas gracias, Anjana, por ayudarme. _Adem谩s te voy a regalar un privilegio_

Le

contest贸 la Anjana _Si te tomas este jarabe

cantar谩s muy bien durante el resto de tu vida pero si te portas mal con gente necesitada, con enamorados...tu voz de canto se volvera igual

que antes de beber._Le cont贸 la

Anjana a Manuel.


Desde ese dia Manuel cantaba la mar de bien y participaba con su voz en grandes espect谩culos. Ayud贸 a mucha gente con su bondad y sus canciones..


Realizado por SARA SAN MARTÍN ¡¡¡¡ADIOS!!!!


Manuel no sabía cantar