Issuu on Google+

ELENA

PEREZ


Espero que os guste


ERA UN DIA DE VERANO 15/7/2011 LA SIERENUCA FUE LA PLAYA.

Era un d铆a de playa. La sirenuca se acerc贸 a mirar y cuando mir贸

estaba el oj谩ncano echando a toda la gente


!Qué envidia me da! ¡Ojancano, para de echar a la gente! Yo quiero estar solo. Vete fuera de aquí y deja a la gente bañarse.


Deja a los niños. Cuando se termine el verano se tendrán que ir a la cole. Déjales bañar. Sólo les queda un mes y 15 días. Déjales disfrutar. Al día siguiente, el ojáncano por la mañana hizo lo mismo.


La sirenuca llamó al hombre pez por teléfono y esto es lo que le dijo: -Ven a mi casa. Quiero decirte una cosa urgentemente. El hombre pez fue a casa de la sirenuca.

He venido corriendo. Es urgente. El Ojáncano

esta echando a toda la gente de la playa y a los niños no les deja difrutar.


-Sirenuca, a la

tenemos que poner manos

obra. Vamos allĂĄ.- De repente

no se sabe lo que hicieron entre los dos. Hicieron hechizos y de todo lo que se les venĂ­a a la cabeza.


-Ojáncano, te hemos preparado esto para que te tranquilices. –Espera a que eche a todos los niños y adultos de la playa y me dejen tranquila.


El Ojancano bebi贸 y de repente fue a por toda la gente y ni帽os. pero ya era tarde. Todo el mundo de Cantabria le ten铆a miedo. El hombre pez y la sirenuca se lo explicaron. De repente se volvi贸 bueno


Desde entonces los niĂąos juegan con el OjĂĄncano.


Realizado por Elena.


El ojáncano se hace rico