Issuu on Google+

Diario de un bebé Hola, soy un bebé en la tripa de mi madre pero más finamente.....¡en el vientre materno!. Un día escuché que me iban a poner el nombre de..... ¡Shuqin!, así que me presento con ese nombre. Estoy en la semana 37 casi, casi a puntito de nacer y por eso espero que me de tiempo a narrar la historia. Bueno mi historia empieza cuando el espermatozoide entra en el cuerpo de mi... mamá y se encuentra con el óvulo. Mis meses de vida fueron así: Primer mes: Yo era un embrión y tenía el aspecto similar al de un disco, si, si como un CD, pero lo único era que yo no tenia canciones ni películas dentro de mi, aunque molaría ahora que lo pienso, jejeje. Mi cabeza empezaba a desarrollarse (eso pasa en la primera semana). Al primer mes el corazón me empezó a latir y, a mi alrededor se empezó a formar una cosa blanda pero un poco asquerosa llamada....¡placenta! Y creo que me protegía de los golpes. Yo medía 4 mm y pesaba 1 gramo, que era muy poco (comparado con lo que peso ahora). Segundo mes: En el segundo mes se me empezaban a formar los ojos y a crecer los brazos y las piernas. Mis órganos internos y mi cerebro se fueron desarrollando. Yo, el embrión de segundo mes, estaba y estoy protegida por una bolsa amniótica, rellena por un liquido amniótico. La bolsa amniótica sirve para mantener la temperatura y facilita tooooooooooodos y cada uno de mis movimientos. Ya medía 30 mm y engordé, porque pesaba ya 3 gramos. Para mí era un nuevo récord. Tercer mes: Yo, al tercer mes, estaba ya completamente formado y movía las piernas y los brazos. Ya medía 10 centímetros y pesaba....45 gramos (más o menos). Cuarto mes: Yo fuí transparente cuando era joven.....¡Qué digo, si todavía soy muy joven porque soy un bebé!, también (aparte de ser como transparente ) tenía y tengo una piel muy fina y delicada. Mi cuerpo estaba cubierto de lanugo, que es una especie de pelos que salen y que al nacer se te caen. Mi intestino se empezó a llenar de una sustancia verdosa, pero....¿que verde sería? Verde claro, oscuro, a lo mejor pistacho...bueno da igual, el caso es que se llama:


meconio. Ya pesaba unos.....180 gramos, me sentí gorda, pero no es nada comparado con lo que peso ahora y medía más o menos 15 centímetros. El tamaño del útero de mi madre era como un coco aproximadamente. Quinto mes: Ya me empezaba a chupar el dedo y también empezaba a desarrollar mis sistemas de defensa, y ya tenía pelo en las pestañas y en las cejas. ¡Ya pesaba más o menos medio kilo y medía entre 18 y 20 centímetros. Eso estaba muy bien porque ya era algo más de 15 centímetros y también había superado mi nuevo récord. Sexto mes: ¿No me lo reprochéis, vale? Es que en el sexto mes uno se pasa entre 18 y 20 horas durmiendo y cuando estaba despierta me movía lo que no está contado. Mi cara estaba formada entera y...¡ya podía abrir los ojos!. Mi piel estaba cubierta de una grasa conocida como: vénix caseoso. Ya medía cerca de 25 centímetros y pesaba redondeando a... 1 Kilo. El tamaño del útero de mi madre era de más o menos un melón. Séptimo mes: El feto, que soy yo, ya respondía y sigo respondiendo a los ruidos externos con movimientos y empezaba a faltarme sitio en el útero. Me aparecieron movimientos respiratorios, aunque mis pulmones no funcionaba ni funcionan de forma independiente hasta después de nacer, una vez cortado el cordón umbilical. Mido algo menos de 30 centímetros y pesaba 1 kilo 300. El útero ya medía 28 centímetros. Octavo mes: A finales del octavo mes me coloqué boca abajo. Mi piel se hizo más espesa y empezaba a tomar un tono rojo o rosáceo. Mi tamaño era de 55 centímetros y pesaba ya.... 2 kilos y medio. El tamaño del útero de mi madre era de 30 centímetros. ¡Guau! Noveno mes: Ahora os voy a contar como estoy ahora, cuanto peso etc. Yo recibo anticuerpos de mi madre y mis pulmones ya están preparados para funcionar en el exterior. Mi piel ya no está arrugada y el lanugo se me ha caído casi por completo. Peso 3 kilos aproximadamente y mido...50 centímetros. Espero que el parto no le duela mucho a mi madre y estoy deseando ver la luz del exterior.



DIARIO DE UN BEBÉ