Issuu on Google+

Agosto - Septiembre 2011 Aprendiendo Juntos

Año 1 • No.4 • Agosto - Septiembre 2011

l cia

de N IÓ

pe TAC LE s E EN B

DA U L SA

Año 1 • No. 4

IM

AL

Disciplina

Temperamento

Positiva

de los niños

Regreso a la Rutina


Contenido 10 14 Prenatal

Nivel 1

Nivel 2

Nivel 3

Nivel 4

Director Ejecutivo: Andrés Navarro

El temperamento y la disciplina

Redefiniendo la familia

18

¿Se puede malcriar a un bebé de 0-6 meses?

22 24

Producción y coordinación: Ma. Augusta Olmedo Velasco Editora: Alicia Velasco de Rivera Colaboradores: Andrés Egüez Valeria Guerrero Equipo de profesoras Gymboree

Rutinas y lazos de afecto

Anticipación: la mejor preparación

Fotografía: Diego Granja • Paúl Rodríguez • Bolívar Parra Kay García • Gymboree Internacional PARALELO TR3S • www.dreamstime.com

Conocerlos para comprenderlos

28

Firmeza, la palabra clave

Nivel 6

30

¡Yo puedo solito!

32

Autoridad, una expresión de cariño

36

Regreso a la rutina

40

Especial: Alimentación Saludable

Aprendiendo juntos

Directora Editorial: Ana Luisa Jijón P. M.Ed

Dirección de Arte: Ma. Eugenia Báez Novoa Francisco Cabrera B. Diagramación PARALELO TR3S

Nivel 5

Nivel 7

4

Evite la toxoplasmosis con limpieza y cuidado

17

20

Staff

Dirección de Comercialización: Ma. Augusta Olmedo Velasco molmedo@paralelotres.com Telfs.: 094358911 • 511 5232 Fuentes: • www.kidshealth.org • www.healthychildren.org • www.espanol.babycenter.com • www.aap.org (American Academy of Pediatrics) • www.americanheart.org • www.zertothree.org Impresión y preprensa: Ediecuatorial “La revista Aprendiendo Juntos es una publicación gratuita, distribuida en sus centros Gymboree, consultorios pediátricos/ginecológicos y centros de desarrollo infantil.” Prohibida la reproducción parcial o total del material editorial publicado en este número.

Una producción de:


¡Gracias por confiar en nosotros! Año 1 • No.2

• Abril Mayo 2011

Año 1•

Año

ro Febre .1 • 1 • No

rzo - Ma

No.3 3 • Jun Junio io o - Jul io 20 11

2011

Año 1 • No.4

al ci s pe e ía Es d er

rd

ua

G

2011 Septiembre • Agosto -

n ció ella da rre Una il ibra lib li qui

e

de

cial Espe ades id Activertidas Div

N

e ld N cia CIO pe NTA BLE E DA IM

iño niño activo v sanoo Bebé s sa activ nos y os

Es

LU SA

AL

Disciplina

Positiva

peramento

Tem

de los niños

Regreso a la Rutina

La im p de la ortanc

pelo ia ta

No te olvides de compartir con nosotros tus sugerencias, comentarios, preguntas s comentarios y fotos de tu bebé a nuestro correo: aprendiendojuntos@gymboree.com.ec Muy pronto estaremos en Facebook con una gran promoción para tí. ¡Espéranos!

Recibe nuestro compromiso de seguir ofreciéndote la mejor información y los mejores programas para crecer y aprender junto a tu hijo/a.

n y una e V va er SE s e r

A CL ATISos! GRsperam e ¡Te

PROXIMAMENTE

CUMBAYÁ (02) 354 0310 / 237 7881 cumbaya@gymboree.com.ec

LOS CHILLOS (02) 209 0250 chillos@gymboree.com.ec

EL CONDADO (02) 259 2138 condado@gymboree.com.ec

PLAZA DE LAS AMÉRICAS (02) 226 8208 plaza@gymboree.com.ec

URDESA (04) 238 9585 urdesa@gymboree.com.ec

SAMBORONDÓN (04) 283 2721 samborondon@gymboree.com.ec

Llámanos

1 700 123 ABC 2 2 2

www.gymboree.com.ec Aprendiendo juntos

5


Editorial

Por: Ana Luisa Jijón M.Ed Coordinadora Académica Gymboree Franquicia Maestra

Paciencia y Amor Al disciplinar a nuestros hijos/as, y educarlos para convivir en nuestro mundo, nos encontramos con momentos de duda, confusión, e inclusive frustración; ya que es difícil comprender cada etapa por la que pasan nuestros hijos. A veces nuestras expectativas no son congruentes con la realidad de lo que nuestros pequeñitos son capaces de lograr. Estamos acostumbrados a vivir en un mundo donde todo es rápido e instantáneo; nos cuesta aceptar que el desarrollo de nuestros hijos sigue un proceso que se completa con ciertas etapas, y se cumple en determinados tiempos, lo que a veces nos puede parecer lento y difícil, pero que es imposible de acelerar.

L

a tarea de ser padres conlleva momentos gratificantes y hermosos. El amor que sentimos hacia nuestros hijos va más allá de lo imaginable, y el vínculo que se crea gracias a él se va fortaleciendo a través del tiempo. La comprensión y las herramientas que les damos desde pequeñitos hacen posible que puedan convertirse en adultos capaces, seguros y felices. Una gran parte de nuestra responsabilidad consiste en enseñarles a manejar sus emociones, tener autocontrol, llevarse bien con otros y cuidar y respetar el mundo en que vivimos. Suena sencillo, pero es el reto más difícil que tenemos como padres; exige paciencia, tolerancia, sacrificio, una mente clara y objetivos fundamentados en nuestros valores. Modelar comportamientos es un elemento importante, pero no es suficiente; esto debe complementarse con expectativas adecuadas, reglas claras, constancia, repetición y dos palabras mágicas: PACIENCIA y AMOR.

6

Aprendiendo juntos

En esta edición nos enfocaremos en la disciplina positiva. Revisaremos los factores que se deben considerar, en general y en cada etapa; además, la importancia de conocer el temperamento de nuestros hijos/as, entender las consecuencias de los premios, castigos, y el objetivo de un “time out”. Buscaremos respuestas para las preguntas: ¿Se puede malcriar a un bebé? ¿A qué edad nos manipulan? ¿Son importantes las rutinas? ¿Entienden lo que son las consecuencias? Les presentamos tips para el regreso a la rutina, después de las vacaciones en la sierra; también temas de salud como: cómo evitar la toxoplasmosis en mujeres embarazadas y cómo tranquilizar al bebé en un momento de cólico. Y, en el especial de nutrición, respuestas a las dudas siempre presentes en los padres: ¿Cómo lograr que el momento de la comida sea positivo? ¿Cómo establecer buenos hábitos de alimentación? ¿Qué alimentos son adecuados para cada etapa? Sigamos Aprendiendo Juntos, con nuestros hijos/ as, quienes nos enseñan lecciones de vida que nos convierten en mejores padres y mejores personas.


Nuestro Mundo Sabías que, alrededor del mundo... En China...

En Japón...

la disciplina está basada en la creencia de que los bebés nacen buenos por naturaleza. Para los chinos la etapa de la infancia está dividida en dos partes “la etapa de la inocencia” y la etapa de la comprensión”. Hasta los 5 años los padres sobreprotegen a sus hijos respetando la etapa de la inocencia sobre todas las cosas. Eso sí, desde los cinco años la educación se torna extremadamente estricta basada en la obediencia y el respeto a la autoridad.

los bebés hasta los cinco años son casi venerados, mimados al extremo y tratados con extrema suavidad. Las madres no deben demostrar enojo; el énfasis está en la explicación y la comunicación de las consecuencias.

En la India... aunque el contacto físico con el bebé es muy importante, las madres utilizan el masaje a diario, duermen junto a sus bebés y los cargan cerca de su cuerpo casi todo el tiempo, la disciplina es muy estricta y se exige la obediencia. Inclusive el castigo físico es aceptado para corregir la conducta.

En la cultura europea en general se involucra mucho más a los niños desde pequeños en las estrategias de disciplina y en las reglas establecidas en casa. Los premios, la pérdida de privilegios y un estilo democrático de disciplina predominan.


En líne@ Los recomendados de esta edición: La Fundación “Operación Vía Respiratoria” fue creada en 2011 con el objetivo principal de llevar a cabo cirugías para restaurar y reconstruir las vías respiratorias de niños de todo el mundo, para que puedan respirar, hablar y tragar por sí mismos. Para conocer más sobre esta iniciativa, ingrese a: http://web.me.com/thanmarina/ Site/Home.html

La nutrición infantil es mucho más que comida para bebé. Por eso te presentamos este sitio www.nestlebaby.com/ec con importante información práctica acerca de la lactancia, el biberón, el destete, la comida sólida y la fórmula, además de menús deliciosos y recetas de comida saludable para tus hijos. Si estás buscando un bebé, estás embarazada, eres mamá o papá reciente, te recomendamos visitar http://espanol.babycenter.com donde podrás encontrar información médica, consejos de expertos, reportajes, testimonios y apoyo de mamá a mamá. Además, con tu suscripción recibirás directamente en tu correo, boletines con información específica sobre la etapa exacta en la que te encuentras en el desarrollo de tu hijo.

¡Gracias por participar! Estos son los ganadores del concurso “Mi mejor momento Gymboree”. Espera más premios en las próximas ediciones de Aprendiendo Juntos

8

Aprendiendo juntos


Aprendiendo o jun jju juntos un u ntto tos oss o

9


Especialista

Por: Dr. Álvaro Dávalos Especialista en enfermedades parasitarias 022 265 783

Evite la toxoplasmosis con limpieza y cuidado

L

a toxoplasmosis es una enfermedad causada por un parásito silencioso y escurridizo llamado toxoplasma gondii. Usualmente no suele mostrar síntomas muy notorios las primeras dos semanas de infección, y no afecta a gran escala a personas con el sistema inmunitario saludable. Sin embargo, según el doctor Álvaro Dávalos, este parásito puede ser muy peligroso para mujeres embarazadas y sus hijos, si no se tienen los cuidados necesarios.

El toxoplasma gondii puede ser transmitido de diferentes maneras. La más conocida es a través de las heces contaminadas de felinos caseros. Según algunas investigaciones, los gatos menores de seis meses de edad son más propensos a transmitir esta enfermedad, es decir, tienen mayor posibilidad de estar infectados con este parásito e infectar mediante sus desechos.

10

Aprendiendo juntos

Además de las heces, la toxoplasmosis puede transmitirse mediante el consumo de carnes inapropiadamente preparadas, es decir, que se consuman crudas, y que hayan estado en un mal estado de refrigeración. Además, se ha descubierto que en zonas rurales, el parásito de la toxoplasmosis puede contaminar el agua de consumo humano y así infectar a quien la toma. Contraer toxoplasmosis en la etapa del embarazo puede comprometer el correcto crecimiento y formación del bebé en el útero. Si la infección de la madre ocurre en las primeras 12 semanas de gestación, el niño puede correr riesgo de nacer con malformaciones físicas o afecciones al aparato cardiovascular y al sistema nervioso central; no es muy común, pero incluso una infección del toxoplasma gondii en un feto puede ser mortal. Sin embargo, el doctor Dávalos afirma que las familias que tengan felinos en sus casas no deben preocuparse demasiado, ya que un buen manejo de las heces del animal y frecuentes visitas al veterinario es la clave para evitar contraer toxoplasmosis. En el caso de que una mujer embarazada conviva con un gato, debe tener mucho cuidado en no acercarse a los desechos del animal, y, además de llevar a su mascota al veterinario, debe hacerse un oportuno examen para descartar la presencia del parásito en su cuerpo. Algunas veces, esta enfermedad puede ser asintomática, es decir, no presenta síntomas, por lo que no necesita tratamiento. Existe cierta medicación para combatir la toxoplasmosis, pero siempre es mejor prevenir antes que lamentar, en especial si usted es una mujer próxima a tener un hijo.


Salud y cuidado

Por: Dr. Xavier Jijón Pediatra fxjijon@yahoo.com • 2258042

Tranquilice y calme a su hijo en los momentos de cólico y llanto

T

odos los niños lloran en sus primeros meses de vida, sin embargo, cuando el llanto es excesivo, prolongado e irritable, puede deberse, entre otras cosas, al cólico infantil. Éste es un malestar que se presenta en los bebés a partir de la tercera semana de vida y desaparece aproximadamente después del tercer mes. Todos los niños llegan a tener cólico en algún momento, pero la intensidad de éste puede variar dependiendo de la capacidad del infante para lograr calmarse por sí solo. Es importante saber que el cólico infantil puede ser tan sólo una de las muchas causas que provoca el llanto excesivo en los bebés, por lo que se determina su presencia mediante un diagnóstico de exclusión. Es decir, lo primero que hay que evaluar es si existe alguna causa grave para el sollozo continuo del bebé, que puede ser una infección de orina o de oído, la torcedura de un tobillo, una basura en el ojo, entre otras; si todas estas posibles causas se eliminan, entonces se trata de cólico infantil. Por lo tanto, la única forma de determinar si su hijo tiene cólico es después de un completo chequeo médico con su pediatra.

Desde la tercera semana de vida, el bebé empieza a darse cuenta de que ha nacido y que ya no tiene la relación maternal continua que ofrece la etapa uterina, lo que le causa miedo y malestar. La separación que experimenta hace que llore irritablemente, estimulando la concentración de gases estomacales provocados por la gran cantidad de aire tragada al momento del sollozo, lo que desemboca en un dolor abdominal que, a su vez, incita más el llanto. La mejor forma para tratar de romper este círculo vicioso es ayudarle al bebé a que se tranquilice. A veces es difícil ayudar a calmar el cólico en un bebé, sobre todo cuando éste tiene cierta inmadurez de su sistema nervioso y de autocontrol. Por eso, lo mejor que un padre puede hacer para combatir el cólico es ayudar a tranquilizar a su hijo. Tomarle en brazos y hacerle sentir querido es lo primero que se debe hacer, además, puede envolverlo firmemente en una manta para que sienta calor y bienestar. Además de esto, le aconsejamos que: • Lo arrulle con movimientos y sonidos repetidos y suaves. • Cántele mientras lo mece en sus brazos.

• Hágale escuchar música tranquila a bajo volumen. • Colóquele un paño mojado con agua caliente en la barriga. También, puede preguntar al pediatra de su hijo alguna medicación que le ayude a controlar los gases. Es importante recordar la “regla de los 3” para determinar la presencia de cólico: llanto por más de tres horas, episodios que se presentan más de tres veces a la semana, en un niño que tiene entre 3 semanas y tres meses de vida. Además, un sueño reparador y completo puede ayudar a prevenir este malestar provocado, tanto por razones psicológicas como fisiológicas.

Aprendiendo juntos

11


Salud y cuidado

El cambio de pañal

E

stá lejos de ser un arte, pero el cambio de pañal es una actividad necesaria para la salud y el confort del bebé. Es una rutina de limpieza que se debe realizar varias veces al día, desde que el bebé nace hasta mucho tiempo después; es una tarea más y un acto de respeto, amor y confianza, en el mundo difícil de ser padres. Para definir cuántas veces se necesita cambiar de pañal al bebé, deberemos ir conociéndolo. Algunos niños hacen la deposición cada vez que se alimentan, otros, dos o tres veces al día; en fin… él regirá su comportamiento gastrointestinal con el devenir de su vida. La materia fecal en un inicio es de color verduzco, pero uno o dos días después de su nacimiento toma una consistencia bastante líquida, con una coloración que va desde el amarillo oro a un tono menos claro. Algunos meses después, y cuando ya ingiera alimentos diferentes a la leche materna, ésta se tornará más clásica y común.

• Empecemos por la elección del pañal, se lo debe adquirir de acuerdo al peso y a la talla del bebé. Deberemos empezar con los de recién nacido, aunque hay bebés más grandes que otros; haremos los ajustes necesarios según su tamaño, de todas maneras se los consigue por etapas. • Afortunadamente, el mercado nos ofrece variedad en cuanto a calidad y costo, así que podremos adquirir el que qu más nos guste (todos ofrecen gran cantidad de absorción, son hipoalergénicos, hipoalergénico con barras laterales anatómicas y cintas graduables de velcro; en su mayoría pueden ajustarse casi a la altura del ombligo o bligo del recién om recié nacido. • Para Pa el momento del cambio de pañal, debe prepararse todo con anticipación: el sitio apropiado, el material de aseo necesario, de

12

Aprendiendo juntos

En los varones... el aseo debe realizarse alrededor de los testículos y en los pliegues inguinales. Vale la pena recalcar que no se debe “bajar el prepucio”; esta práctica puede ser demasiado traumática e inclusive lacerante. Para limpiar el prepucio (cabeza del pene) hay que hacerlo con delicadeza; y si se decide bajarlo, deberá ser con suavidad, hasta donde lo permita.

En las s mujeres... el aseo se realiza de adelante hacia atrás, sin realizar dobles pasadas; así se evitan infecciones y contaminación. Si hace falta, el aseo incluirá una pasada de algodón o pañitos húmedos entre los labios vaginales, con delicadeza, hasta dejar al área genital completamente limpia.

acuerdo a las costumbres de la familia. Como recomendación se debe tener a mano algodón, paños húmedos, crema antipañalitis y la ropita del bebé. • La limpieza de la piel del bebé se puede realizar con algodón y agua corriente, o con paños húmedos que son recomendables y prácticos. Utiliza los que sean necesarios hasta que el área genital quede completamente limpia. • La rutina empieza zafando el pañal, pero se recomienda no retirarlo inmediatamente porque frecuentemente orinan en ese momento, por lo que es mejor esperar unos segundos. Si el pañal no está sucio no lo deseches, ya que el velcro del pañal puede volver a pegarse. En caso de que esté


sucio levanta las piernas del bebé, tomándolo por los pies y colocando un dedo entre sus tobillos (no hay que tener miedo, esta postura no causa daño al recién nacido), y, con una toallita húmeda retirar la suciedad, arrastrándola hacia el pañal. • A pesar de que todo pañal es realmente absorbente, es recomendable dejar descubierta el área genital unos segundos, así se consigue secar completamente el segmento perineal. • Una vez terminada la sesión de aseo, secar bien el área genital y aplicar una generosa capa de crema antipañalitis; al igual que en el caso de los pañales, el mercado ofrece una gran cantidad de productos para el efecto. Lo adecuado es que entre sus ingredientes contenga un buen porcentaje de óxido de zinc. • Por seguridad, no debes dejar nunca solo al bebé sobre el cambiador, pues podría resbalarse y caer. Dedica al cambio de pañal todo el tiempo necesario, pero no lo tomes solamente como un momento para el aseo, aprovéchalo para estrechar los lazos con el bebé, pues al atenderlo tenemos la oportunidad de interactuar con él, con su cuerpo, con su entorno, y rodearlo de seguridad y afecto. Si hacemos esta rutina con amor y cuidado aseguraremos la salud y bienestar de nuestro bebé. Seguimos contigo, ánimo, eres capaz de hacerlo perfectamente. Aprendiendo juntos

13


Temperamento, una herramienta para disciplinar Por: Mireya Noboa M.Ed. Profesora Gymboree On The Go

E

s necesario definir a la disciplina como algo positivo, como un código de conducta que nos permite mantener el “orden”. El temperamento y el carácter definen la personalidad de todo individuo y lo hacen único. Según Wikipedia, el carácter se refiere a la parte de la personalidad que vamos acoplando durante toda la vida, dependiendo de nuestra experiencia y cultura. Por otro lado, según el NYU Child Study Center, los rasgos del temperamento aparecen poco después del nacimiento y se cree que nos acompañan toda la vida. Fíjese si su bebé es llorón, comelón, dormilón, sociable, se fastidia con facilidad o si es intenso en sus reacciones. Desde que nacemos los seres humanos mostramos varios patrones de temperamento; si aprendemos a leer los patrones de temperamento del bebé, podríamos sin duda facilitarnos la vida como padres. Es importante tratar de definir el temperamento para entender cómo influye en la conducta de un niño. El temperamento es el origen de la personalidad y la conducta de un infante, y proviene en parte de la herencia de los padres y en parte del entorno social en el que crece. Cada

14

Aprendiendo juntos


niño tiene su propio temperamento, lo que lo hace único y distinto a los otros. Es por esto que se puede decir que existen varios tipos de temperamento, por ejemplo: algunos niños son abiertos y se adaptan fácilmente a diferentes escenarios sociales, y a otros les cuesta más tratar de acoplarse a alguna situación; unos niños tienen buen humor cuando se despiertan, pero a otros les cuesta más despertarse, lo que les causa malestar y mal humor. Cabe recalcar que ningún temperamento es mejor o peor que otro. Son simplemente reacciones a lo que llevamos genéticamente por dentro. También debemos aprender a reconocer el temperamento en los adultos y más aún en nuestros hijos de cualquier edad, y respetarlo, para manejar de forma positiva las experiencias y llevar una vida más fácil. Es muy difícil tratar de cambiar el temperamento de un niño, y puede que en el intento existan episodios traumáticos y hasta violentos. En lugar de tratar de cambiarlo, es recomendable tratar de adaptarse y acoplarse a un temperamento y sacar las cosas buenas de él. Primero, debe tratar de entender el temperamento de su hijo, y después adaptar estrategias de reacción que funcionen con sus necesidades emocionales. Para conocer el temperamento de su hijo, debe darse cuenta cuáles son sus cualidades, o “puntos fuertes”, y así, enfocarse en reforzar estas cualidades positivas. Además, trátelos con respeto, amor y paciencia y ayudará a mejorar su autoestima. Recuerde, no debe ser excesivamente permisiva, sino, debe adaptarse al temperamento de su hijo e idear formas de explotar su conducta para bien. Por ejemplo, si un niño es muy activo, y no puede quedarse quieto mientras usted hace las compras de la casa, pídale que le ayude a encontrar los víveres que necesita y a clasificarlos; de esta forma estaría explotando el carácter activo en algo productivo. No obstante, debe explicarle que también tiene que haber un momento de relajación y calma, que en este caso podría ser el camino de regreso a casa, para que el niño sepa diferenciar los momentos de autocontrol y actividad. Los adultos somos responsables de ayudar a los menores para que logren definir su personalidad y llegar a ser lo que la sociedad demanda de ellos.

Miremos a los menores como una pieza de un gran rompecabezas, que debemos conseguir que calce en la sociedad, eso sí respetando siempre su individualidad. Si notamos que nuestro hijo se toma tiempo observando un juego antes de participar, no le obliguemos a hacerlo, tal vez no está listo. Puede que esta vez solamente observe, pero en la próxima se sentirá más seguro y participará. Si notamos que le molestan los estímulos fuertes, no lo llevaremos al cine sin anticiparle que es un lugar oscuro con sonidos y luces fuertes. Estas pautas evitan escenas indeseables, con lloros, gritos y pataleos. Si conocemos el patrón de temperamento de nuestros hijos, tenemos como padres una herramienta muy importante al momento de disciplinar. La constancia nos permitirá mantener un “orden”, anticipar y manejar mejor los berrinches y escenas dramáticas, sin perder la cabeza, pues sabremos cómo manejarnos. Miremos a largo plazo, disciplinar sin castigar es enseñar el autocontrol, capacidad indispensable para una vida exitosa. Recuerde que no existen temperamentos buenos o malos: debemos aceptar cómo es un niño, adaptarnos a su personalidad, y enseñarle un comportamiento social saludable, proporcionándole una sólida base de autoestima. Aprendiendo juntos

15


Disciplina positiva

A

l escribir sobre este tema tan crucial y difícil para los padres, recordé a mis hijos en esta primera etapa. Los enojos, el cansancio, la frustración que sentía cuando parecía que no entendían lo que les pedía, cuando rompían los esquemas e ignoraban los límites que trataba de ponerles. Sentí nostalgia por ese tiempo tan hermoso. ¡Esos momentos son invaluables y pasan demasiado rápido! Es importante disfrutar cada etapa y entender que los padres estamos para enseñar a nuestros hijos a comprender el mundo, a conocerse, a quererse y a convivir con los demás de manera positiva. Disciplina significa “enseñar”. La disciplina positiva busca comprender y comunicarnos con nuestros hijos de una manera respetuosa; enseñarles auto-control y confianza en sí mismos. Para lograrlo debemos tomar en cuenta algunos factores: • La disciplina es un proceso largo. Requiere repetición, constancia y firmeza. • Para crear expectativas adecuadas debemos conocer los procesos de desarrollo de cada etapa; así como las fortalezas y las debilidades de nuestros hijos/as. • Cada niño es único; su temperamento y el de sus padres tienen un rol clave en la disciplina en el hogar.

• La disciplina es un derecho que se gana el adulto al fortalecer el vínculo emocional. Mientras más fuerte es este vínculo, más receptivos son los niños/as a interiorizar las reglas y límites. • El objetivo de la disciplina positiva va más allá de que entiendan cuando se dice “no”. El objetivo a largo plazo es que se conviertan en adultos valorados, queridos y seguros; respetuosos, tolerantes, y capaces de solucionar problemas, superar obstáculos y SER FELICES.

Antes de que el bebé nazca debemos conversar y reflexionar sobre los valores que queremos para ese nuevo ser. Una familia es la fusión de dos culturas y, para evitar conflictos, se deben considerar las ideas de cada uno. Debemos aprender sobre el mundo de nuestro bebé, los cambios y nuevos retos: las travesuras, la prueba de límites, las pataletas, los llantos y la manipulación. No debemos sentir culpa por nuestros errores, al igual que nuestros bebés, estamos explorando un nuevo mundo y aprendiendo junto a ellos. La aventura de la disciplina se convierte en una montaña rusa de decisiones y emociones constantes; por eso, a pesar de la frustración, no debemos perder el norte ni los objetivos que nos guían.

16

Aprendiendo juntos


Redefiniendo

la familia que los futuros padres hayan tenido antes de que el bebé nazca. Antes de pensar en la palabra disciplina, habrá que contestar las preguntas: ¿Qué cualidades o características queremos que nuestros hijos/as desarrollen? ¿Qué valores consideramos importantes? Durante los meses de espera podremos establecer el objetivo al que vamos a dirigir nuestros esfuerzos. Saber dónde está el norte nos mantendrá enfocados en el proceso. Los padres tienen pocos meses para redefinir su familia: los roles, prioridades y valores, ayudarán a establecer los cimientos para que el bebé, que les cambiará la vida, se convierta en una razón para fortalecer la familia y crear un hogar lleno de cariño. La ropa, la cuna y todas las cosas materiales pasan a segundo plano, frente a la preparación real del ánimo, los sentimientos profundos y las metas de la nueva familia.

Al fin han logrado adaptarse el uno al otro. Se han establecido nuevas costumbres como resultado de la unión de dos culturas; desde las cosas más pequeñas hasta las más profundas. Él come bastante en la noche, ella cena liviano. Él es muy organizado; ella, desordenada. A ella no le gusta la TV; él solo duerme viendo televisión. Ella ayuda con la limpieza, él cocina para los dos. Aunque toma tiempo, el amor hace posible que se tomen acuerdos y se acepten las diferencias para que la vida en pareja sea agradable.

S

i la vida de pareja trae cambios, ser padres nos cambia para siempre. Con el rol de padres, empieza una nueva etapa de adaptaciones que depende de la actitud y la preparación Aprendiendo juntos • Prenatal

17


¿Se puede a un bebé de malcriar o - 6 meses?

Nivel 1

Nacimiento a 6 meses Por: Ana Luisa Jijón P. M.Ed. Coordinadora Académica Gymboree Play & Music Ecuador

18

Aprendiendo juntos • Nivel 1

El bebé recién nacido se ha despertado varias veces durante la noche. La mamá se levanta por quinta vez sin haber podido conciliar el sueño ni por 15 minutos seguidos. Le cambia de pañal a media luz; le da de lactar, haciendo un gran esfuerzo para sostener su cabeza. Con el cansancio acumulado por tantas malas noches durante el último mes, finalmente logra que el bebé cierre sus ojitos y se duerma; pero, en el mismo instante en que lo pone en su cuna... el bebé empieza nuevamente a llorar, con un llanto intenso e inconsolable. El primer instinto de autodefensa del nuevo padre es taparse la cabeza con la almohada para no escuchar el llanto de su bebé, pero algo lo impulsa a levantarse y ayudar a la mamá en su empeño de calmar al bebé que no para de llorar. Amanece, la rutina del día empieza y los padres se preparan, agotados y mal dormidos, para ir a trabajar.


E

l proceso de convertirse en buenos padres ha iniciado. Un pequeño e inofensivo ser humano ha llegado a casa para cambiarlo todo. Esta es una etapa verdaderamente caótica. Las horas del día parecen insuficientes para hacer frente a las necesidades constantes que tiene el bebé. No solamente se trata de atenderlo todo el día, además hay que tratar de entenderlo. ¡Es un trabajo de 24 horas!!! Para ser capaces de tomar las riendas de esta responsabilidad, e iniciar un proceso de enseñanza o disciplina positiva, lo más importante es que los padres se esfuercen por cuidarse a sí mismos. Aunque suene imposible de cumplir, esto se debe tomar muy en serio, ya que de ello depende el verdadero bienestar de esta nueva familia. Mamá necesita descansar, alimentarse bien, hacer ejercicio para recuperar su figura y liberarse del estrés, sentirse bien con ella misma, acumular mucha energía y crear pensamientos positivos que le permitan tener la paciencia y templanza necesarias para afrontar las demandas de esta etapa. Papá, a diferencia de mamá, necesita además atención de su pareja, pues se encuentra un poco abandonado; requiere sentirse parte activa de esta nueva familia e igualmente llenarse de paciencia. La vida ha cambiado y esto es solo el comienzo. Anticipar esta nueva etapa es crucial, por eso te recomendamos tratar de entender el mundo de tu bebé y prepararte para iniciar su proceso de enseñanza, tomando en cuenta los siguientes factores:

• Los

bebés de 0-6 meses empiezan a desarrollar la confianza al tiempo que sus necesidades se ven satisfechas. Cambiarles de pañal cuando lo necesitan, darles de comer cuando tienen hambre, pasearles, acariciarles, cantarles y tenerles cerca cuando lloran, es muy importante.

• Poco

a poco, los padres deben establecer rutinas fijas y constantes que apoyen y den seguridad al bebé. La alimentación, el sueño, los momentos de juego e interacción y el baño, son las primeras rutinas que se deben establecer.

• Los bebés lloran como una respuesta a su adaptación al mundo. Es su forma de comunicarse. Ellos lloran cuando tienen miedo, cuando están molestos, cuando algo les duele o cuando tienen hambre. Si estamos muy atentos, lograremos distinguir los diferentes llantos y

responder a sus necesidades adecuadamente y en el momento oportuno.

• Durante esta etapa los bebés se emocionan o se molestan fácilmente. Los cambios de rutinas y espacios los incomodan y les hacen sentir mal. Necesitan mucho cariño y afecto.

• Los

bebés necesitan muchas demostraciones de afecto físico: caricias, masajes, abrazos y besos. Ellos no saben cuando su cuerpo termina y empieza el de los demás. Fortalecer el vínculo afectivo es uno de los factores más importantes para poder enseñarles a nuestros hijos auto-control.

No existen bebés malcriados en esta etapa. Podemos acostumbrarles a ciertas cosas, pero eso depende un ciento por ciento de las actitudes de los padres, de sus decisiones y de sus estrategias. Los padres tienen el poder de acostumbrarles a las rutinas y rituales que ellos escojan, sean estas positivas o negativas, a mediano plazo. Según Ericsson, reconocido psicoanalista alemán, uno de los factores más importantes que definen la seguridad y auto-estima de un niño es que sus padres hayan tenido seguridad en sí mismos desde el inicio de la crianza de su bebé. Es necesario ponerse de acuerdo y apoyarse el uno al otro, no enojarse ni alejarse. Este es el momento para auto-educarse, entender la etapa de desarrollo del bebé, tener las expectativas adecuadas y llenarse de PACIENCIA. Fuentes: Psicología del desarrollo octava edición Diane E. Papalia. Rally Wendkos Olds. Ruth Duskin Feldman Is This a Phase: Child development & Parent Strategies Birth to six years Helen F. Neville, BS.,R.N. Illustrated by Jenny Williams Positive Discipline The first Three Years Jane Nelson, Ed., Cheryl Erwin M.A., Roslyn Duffy

Aprendiendo juntos • Nivel 1

19


Rutinas

Nivel 2

De 6 meses a 10 meses Por: Andrea El Malouf Coordinadora Académica Gymboree Plaza de las Américas

y lazos de afecto

La hora de comer se torna angustiosa, el pequeño ya no quiere sentarse en su silla de comer, se queja y demuestra su inconformidad. Mamá no sabe cómo lograr que el bebé coma, o duerma o se deje cambiar. “La rutina del bebé ha cambiado”, expresa su madre con cierta incertidumbre, “no come adecuadamente más que su biberón, no se deja cambiar el pañal y se despierta de 1 a 3 veces durante la noche.” “¿Son normales estos cambios durante la etapa de 6 a 10 meses?”

L

as actividades de la vida diaria permiten observar notorios cambios cuando sus pequeños pasan de la etapa pasiva a una móvil.

A partir de los 6 meses, los bebés empiezan a interesarse por lo que pasa alrededor, observan con atención, están llenos de energía y en movimiento

20

Aprendiendo juntos • Nivel 2


constante. Descubren que pueden hacer sonidos, (vocalizaciones agudas) sostener objetos con sus manos y que pueden impactar sobre las personas. Su frustración radica en que aún no pueden hacer todo lo que se proponen. Sus destrezas motrices (finas y gruesas) no les permiten movilizarse fácilmente ni manipular objetos con precisión; descubren que pueden lanzar cosas, pero no tienen todavía ni el equilibrio ni la coordinación para desplazarse, gatear o pararse con apoyo. No logran expresar lo que sienten y muestran ansiedad e ira con frecuencia. Esta etapa está marcada por grandes cambios cognitivos, físicos y emocionales. Las actividades cotidianas son oportunidades para estimular el desarrollo del bebé y alentar su autoconfianza, autocontrol, curiosidad, adaptación social y capacidad de comunicarse. Perfeccionar estas destrezas, toma tiempo y requieren de tolerancia y paciencia. El bebé aún no logra expresar sus deseos a través de palabras, aunque empieza a descubrir que su mundo funciona a través de la ley de la “causa y el efecto”. Los padres debemos aprovechar este nuevo aprendizaje, pues a través de nuestras reacciones podemos motivar o desmotivar comportamientos. La interacción con la familia y las rutinas diarias evitarán la frustración del bebé, fortaleciendo su confianza y seguridad.

Hora de dormir Identifica su ritmo de sueño, ¿duerme rápido o demora en conciliar el sueño?, ¿es ligero o profundo? Para evitar la lucha diaria a la hora de dormir: • Sé constante y firme con la rutina; debe dormir solo. • Aliméntalo bien, para evitar que se despierte por hambre. • Dale un masaje para que se relaje y anticipe el sueño. • Lee un cuento o cántale una canción. • Dale a tu bebé la oportunidad de aprender a dormirse solo/a. Tiene todos los recursos para lograrlo. • Despídete de tu bebé con su beso de buenas noches.

Hora de comer Es importante crear un ambiente positivo a la hora de comer. • Establece un ritual previo.

Hora del baño

• Sigue un horario y un lugar específicos.

No es solo una rutina de limpieza; para el bebé, es un momento especial.

• Facilita que comparta la hora de la comida con la familia.

• Comparte su gozo a la hora del baño.

• Conversa con el bebé, con gestos y tonos distintos para mantenerlo entretenido.

• Haz del baño un espacio de aprendizaje: usa juguetes o cuentos para el baño. • Conversa con tu bebé. Tus palabras estimulan su curiosidad. • Con palabras y caricias, hazle sentir querido. Fuentes: Psicología del desarrollo. Octava Edición. PAPALIA, Diane E.; WENDKOS OLDS., Rally, FELDMAN, Ruth Duskin. Positive Discipline The first Three Years. 1998. NELSON, Jane Ed., ERWIN, M.A., DUFFY, Roselyn.

• Respeta el apetito de tu bebé; unos días comerá mucho más que otros. • Evita la ira y el conflicto durante la comida.

Cada bebé tiene su ritmo y un estilo propio de aprender. El aprendizaje y la disciplina radican en los lazos afectivos, el apoyo y la compañía cariñosa de los padres. Aprendiendo juntos • Nivel 2

21


mejor Anticipación: la preparación

Nivel 3

De 10 meses a 1 año 4 meses Por: Andrea El Malouf Coordinadora Académica Gymboree Plaza de las Américas

22

Aprendiendo juntos • Nivel 3

“El bebé ya se desplaza por sí sólo, se arrastra, gatea y logra pararse solito. Mamá entra a su habitación y él/ ella se aferra a su pierna. Durante la hora de comer, el bebé arroja la comida desde su silla cuando ya no le apetece comer y se niega a acostarse para cambiarse de ropa. Mamá le entrega un juguete y él/ella lo tira al suelo. Mamá se desespera por comprender lo que su hijo/a realmente desea. El bebé gritará hasta que usted lo entienda y satisfaga lo que desea. Al final del día, usted se sentirá agotado/a, aunque su bebé ya aprendió a dormir durante la noche.”


T

odos estos nuevos cambios exigen nuevas estrategias para seguir apoyando el desarrollo de tu hijo/a. Cuando sientas que has perdido el control sobre tu pequeño/a o que te encuentras al borde de la desesperación, recuerda que es muy importante su autoafirmación, y que él o ella continúan aprendiendo por causa y efecto. Aprenden a través de las reacciones que provocan en las personas y que les motivan a tener distintos comportamientos: los buenos y los malos. A los 11 meses los bebés ya han adquirido cierta autonomía, tienen un concepto sobre sí mismos y sobre su entorno. Dominan sus cuerpos y sienten satisfacción por explorar y desplazarse, se mueven por sí mismos y descubren que pueden apoyarse de paredes, repisas, camas, sofás y armarios. Alcanzan mayor independencia a medida que practican sus destrezas de movimiento. El bebé ya domina el concepto de que los objetos existen aunque no los pueda ver, y es capaz de buscarlos. Demuestra una energía intensa y desarrolla nuevas destrezas con gran velocidad. Como padres es importante observarlos, analizar sus comportamientos, comprenderlos; al mismo tiempo que responder a los sentimientos que con sus acciones intentan comunicar. Al momento de despedirte o separarte de tu bebé, vas a observar que llora o demuestra inconformidad ante esta situación. Pero si le ayudas a adaptarse a estos cambios y estimulas el desarrollo de su seguridad, se sentirá más tranquilo y tomará con calma tus ausencias. Durante la etapa entre los 10 meses a 1 año 3 meses, los bebés se desplazan de forma incansable. Exploran por todas partes, no olvides que para ellos el movimiento es aprendizaje, por lo que debes estimular la práctica de estas nuevas destrezas y con ello, incentivar su desarrollo. Recuerda que cada niño es un ser individual y único, que crece y se desarrolla con un ritmo propio. Compartir con tu hijo estimula su desarrollo socio emocional, y a la vez, establece una relación íntima y estrecha con sus padres. Observar con atención a tu hijo o hija para descubrir su carácter y temperamento, será la clave para anticipar sus comportamientos y conductas; lo que facilitará la interacción familiar y estimulará la disciplina positiva.

Estos son algunos factores que se deben tomar en cuenta:

Enséñale a tu bebé a decir hola y adiós. Con la imitación reconocerá el significado de estas expresiones.

Despídete siempre. Con un beso de despedida y un adiós, el bebé sentirá confianza en que después regresarás. Al inicio va a llorar, pero debes insistir con un beso y una palabra de despedida. Alejarse sin despedirse fomenta angustia e inseguridad.

Permite que tu bebé continúe explorando, si cortamos esta iniciativa el bebé puede manifestar frustración. Anticípale cuando vas a quitarle algo, esto puede enseñarle a despedirse de los objetos.

Si salen al supermercado, es posible que se muestre inquieto y se moleste con facilidad. Es importante respetar sus sentimientos de manera cariñosa. Debe aprender a tolerar cuando tenga que esperar. Convérsale, le ayudarás a desarrollar su lenguaje y evitarás un mal rato. Si le das un objeto para que lo sostenga, le das una oportunidad para que explore, aprenda y se mantenga entretenido.

Si tu hijo/a explora por los armarios o estanterías que podrían ofrecer algún peligro, verbaliza con firmeza que tenga cuidado y dirige su atención a algún otro objeto o lugar más seguro.

Si tu hijo/a ya aprendió a caminar por sí mismo, ofrécele oportunidades para practicar su nueva destreza, donde pueda explorar con seguridad y gastar sus energías de manera positiva.

Utiliza la música como herramienta para anticipar y crear rutinas en el día a día. Inventa canciones y cántale para la hora de comer, dormir, jugar y guardar.

Fuentes: Psicología del desarrollo. Octava Edición. PAPALIA, Diane E.; WENDKOS OLDS., Rally, FELDMAN, Ruth Duskin. Positive Discipline The first Three Years. 1998. NELSON, Jane Ed., ERWIN, M.A., DUFFY, Roselyn.

Aprendiendo juntos • Nivel 3

23


para

Conocerlos comprenderlos

Nivel 4

De 1 año 4 meses a 1 año 10 meses Por: Camila Samaniego S. M. Ed. Asesora Administrativa Académica Gymboree Franquicia Maestra

Tu pequeño explorador ha logrado encontrar unos marcadores y lo encuentras pintando y dibujando sobre tus muebles de cuero; reaccionas de una manera negativa, pegándole en sus manitas y arranchándole el marcador. Mientras más le dices “no” más trata de coger nuevamente el marcador y en el forcejeo, él termina mordiéndote.

A

proximadamente desde el año y medio hasta los dos años es cuando los niños empiezan a probar los límites, a explorar

24

Aprendiendo juntos

hasta dónde pueden llegar y con quién lo pueden lograr. Los adultos tenemos que anticipar este momento, poniéndonos de acuerdo como pareja en las cosas que son aceptadas y las que NO son negociables en nuestro hogar, para que la disciplina sea positiva, y los adultos seamos una guía en lugar de crear confusión; con ello podremos anticipar malos ratos y las famosa PATALETAS y las rutinas diarias serán más llevaderas, gracias a la disciplina positiva. Los adultos tenemos la obligación de conocer y entender la etapa de desarrollo por la que atraviesan nuestros hijos; así nuestros parámetros de exigencia y lo que esperamos de ellos serán adecuados. En esta etapa, ellos quieren explorar y hacer las cosas una y otra vez, porque ¡por fin lo lograron! Su lenguaje todavía no está muy desarrollado: entienden, pero quieren decir mucho más


de lo que pueden; por eso algunas veces pegan, muerden o empujan. Todo el tiempo quieren escoger la ropa, la comida, los juguetes, etc. Su frase preferida es “no, no, no y no”. Quieren sentir que tienen el poder. Muchas mamás se preguntan: ¿dónde está mi pequeño angelito que hacía ojitos, aplaudía y decía “mamá”? ¿Qué debo hacer en este momento? ¿Qué es lo más apropiado? La respuesta es: paciencia, constancia y perseverancia. Por dónde empezar. Lo primero es entender el concepto de disciplina; una forma positiva de enseñar a nuestros hijos autocontrol y confianza. La disciplina se debe enfocar en lo que queremos que ellos aprendan. Lo más importante es entender que la disciplina es un PROCESO, es la base para enseñar a los niños a estar en armonía con ellos mismos y con los demás. Es indispensable conocer a nuestros hijos para poder trabajar en disciplinarlos. ¿Cómo hacerlo? El primer paso es conocer a tu hijo y definir las normas y reglas de la casa, no muchas, pero claras y concisas y aplicarlas con firmeza. De nada sirven las reglas si no se cumplen. Es importante discutir las consecuencias de no cumplirlas. OJO, una consecuencia no necesariamente es un castigo físico, puede ser el privar al niño de un beneficio. También es importante verbalizar las reglas positivamente; reforzar y festejar los comportamientos esperados en lugar de reforzar el comportamiento negativo, eviten utilizar la palabra “NO” todo el tiempo. Ejemplo: En nuestra casa…

• •

Hablamos bajo, despacio. (¡No gritamos!) Todos nos tratamos bien. (¡No pegamos, no mordemos, no empujamos!)

Las reglas pueden ir cambiando según las necesidades de cada familia y de cada niño; además todos deben comprometerse a cumplirlas: mamá, papá, hermanos, niñera, empleada, etc. Las reglas son una excelente estrategia para anticipar los malos comportamientos y modelar los comportamientos esperados. A veces es necesario ser flexibles, dependiendo de la situación continúa en la pág. 26

Aprendiendo juntos

25


y el momento; se puede romper una regla si la intuición nos aconseja que lo hagamos y con ello evitamos lastimar su sensibilidad. El doctor Harvey Karp, pediatra experto en desarrollo, ha ideado una teoría bastante lógica para esta etapa de cambios. Después de estudios y observaciones, él se atreve a compararlos con cavernícolas: muerden, pegan, se comen los mocos, lanzan las cosas, les cuesta comunicarse, etc. Recomienda que los adultos seamos la imagen en la que puedan reflejarse y los embajadores de nuestros pequeños cavernícolas, modelando y enseñando los comportamientos esperados, de una manera diplomática. Aconseja que nos comuniquemos con ellos en “su idioma”, es decir, utilizando frases cortas y repetitivas. Además nos recomienda cuatro cosas que no debemos olvidar:

1. Evitar

situaciones problemáticas. Quien más conoce a tu hijo eres tú. Sabes lo que le molesta y lo que aún le cuesta esfuerzo lograr, intenta evitar estas situaciones o anticipa el mal comportamiento. Por ejemplo, si sabes que siempre que van a la tienda de juguetes, tu hijo se emperra porque quiere jugar con los carros y motos, y estás de apuro, procura no llevarlo. Si no tienes alternativa, conversa con él antes de entrar, explícale que están de apuro y que esta vez solo podrá montarse en un carro y darse una vuelta. Si todo salió como planeaste, no olvides festejar y felicitar de corazón a tu hijo, y si no, no olvides conversar sobre lo sucedido y sobre lo que esperabas de él en ese momento. ¡Vuelve a intentarlo una y otra vez!

2.Buena comunicación durante TODO el día. En la medida de lo posible, anticipa todo el tiempo, cuéntale lo que van hacer durante el día, sobre todo si es algo nuevo o diferente. Intenta dar a tu hijo gotitas de atención, así él responderá de mejor manera y colaborará en el seguimiento de rutinas e instrucciones.

3.Jugar

a equivocarse. A veces, cuando juegues con él, equivócate intencionalmente para que él te corrija y sienta que los adultos también podemos equivocarnos y que ellos lo saben y nos pueden corregir, sin que nos hagan sentir afectados.

26

Aprendiendo juntos

4.Enseñar y modelar paciencia. Tenemos que ser muy cuidadosos con nuestras acciones, vocabulario y reacciones. Nuestros hijos todo el tiempo están observando y aprendiendo. Haz una pequeña autoevaluación. ¿Cómo reaccionas en el tráfico? ¿Cómo reaccionas cuando estás de apuro y no encuentras algo? ¿Cómo reaccionas cuando tu esposo no hizo algo que te ofreció? ¿Te conservas tranquila en cualquier circunstancia? Muchas veces, a pesar de hacer todo lo mencionado, es inevitable que se dé una pataleta como resultado de una frustración que no puede ser verbalizada o expresada, sentimientos y emociones que no se pueden explicar, o falta de autocontrol. Una pataleta o un berrinche es un conflicto interno entre su instinto natural de aprender y explorar las reglas impuestas.

A continuación encontrarás algunos tips y recomendaciones de Jane Nelsen, terapista y consejera del niño, la familia y el matrimonio: • Reglas claras. • Enseñar a los niños a resolver problemas. • Participación en toma de decisiones adecuadas. Ofrece a tu hijo opciones (válidas para ti) y dale la oportunidad de elegir. Por ejemplo, si debes luchar para que coma fruta, anticipa este momento y ofrécele dos o tres opciones: “¿quieres plátano, manzana o pera?” Son tres opciones válidas. Escogerá una y los dos saldrán ganando. • Dar importancia al entrenamiento y al proceso de aprendizaje. • Conocer a tu hijo, entender su temperamento. • No pelear con tu hijo. Esto no es una batalla donde tiene que haber un ganador. • Enseña a tu hijo que los errores son oportunidades de aprendizaje. • Demuestra cariño todo el tiempo. ¡Debe saber que sus malos comportamientos no te hacen quererlo menos! Busca la forma de terminar el día con una actividad agradable. Leer juntos un cuento, cantar una canción o rezar una oración puede crear una atmósfera de seguridad y cariño que lo ayudará a dormir tranquilo y despertar de buen humor.


PUBLIRREPORTAJE

Enfrente al insomnio infantil con tranquilidad Colaboradora: Laura Iñiguez, Psicóloga A pesar de que no muchas personas m llo saben, las alteraciones del sueño y d las dificultades para dormir son muy comunes en bebés de cero a dos años de edad. Este tipo de trastorno se define como la dificultad que tiene un niño para dormirse por sí solo, además del frecuente número de veces que se despierta en las noches y la imposibilidad de volver a conciliar el sueño sin ayuda. Usualmente, este problema crea mucho estrés y malestar no solo en el bebé, sino en sus padres, y es muy importante saber que la tranquilidad y la paciencia son la clave en estas situaciones. En la mayoría de ocasiones, este trastorno se origina por un cambio en la rutina del bebé, que puede deberse a un cambio de casa, un viaje, o un nacimiento de un hermano; y en la adquisición de malos hábitos de sueño. Es importante saber que los padres de un niño que no duerme bien deben evitar culparse y acusarse mutuamente, buscar justificaciones concretas, tratarle al niño como si fuera víctima de una fatalidad o creer que duerme mal solo por molestarles. Estas reacciones solo transmiten más inseguridad y nerviosismo al pequeño y ayudarán a que el insomnio continúe. Para enfrentar este problema, es esencial la comprensión y la firmeza de parte de los padres. Hay varias cosas que no debe hacer para alimentar el insomnio de su bebé recién nacido:

• No dejar llorando al bebé: cuando un niño es recién nacido, no necesariamente se malcriará si se lo carga y arrulla cuando necesita; hay que recordar que el llanto es una señal de malestar, y si no se atiende al niño, se podría estar generando sus primero sentimientos de frustración. • No deje que su niño duerma más de tres horas consecutivas en la mañana. • No debe dar leche o biberón cada vez que su bebé llora: el llanto no siempre es una señal de hambre, y si se acostumbra a alimentarse excesivamente en la mañana, también lo hará en la noche. • No cambiar de pañal en la noche a menos que sea estrictamente necesario. • No acostumbre a su hijo a dormir con usted: si su hijo no aprende a dormir solo desde temprana edad, será muy difícil tratar de cambiar este hábito. Algunos consejos de lo que se debe hacer: • Cargue al pequeño en brazos por lo menos tres horas diarias en momentos que no está llorando. • Haga que el amamantamiento nocturno sea breve y silencioso. • Establezca una rutina adecuada de sueño. • Dele un baño caliente antes de dormir a su hijo. Puede también tratar de masajear suavemente los pies del bebé antes de su hora de dormir para relajarlo e inducirlo a dormir profundamente. Recuerde que mientras más mantenga la calma en situaciones de insomnio infantil, mejor será para enfrentar este problema.

Aprendiendo juntos

27


la palabra Firmeza clave

Nivel 5

De 1 año 10 meses a 2 años 4 meses Por: Camila Samaniego M. Ed. Asesora Administrativa Académica Gymboree Franquicia Maestra

Tu hijo se ha portado muy bien todo el día con la persona que se encarga de él. Llegas lo antes posible del trabajo a casa para poder compartir con tu pequeño. Lo que más quieres es tener un momento divertido y positivo en familia, pero él empieza a tirar sus juguetes, tratas de que se siente en la mesa y se escapa, le das de comer y escupe la comida. El momento tan esperado se ha convertido en una batalla continua para que haga lo que tú le pides, con la frustración de parte de los dos.

A

diferencia de los bebés de año y medio, más o menos desde los dos años, el niño ya hace las cosas intencionalmente. En la mayoría de los

28

Aprendiendo juntos • Nivel 5


casos ya sabe lo que está bien y lo que está mal, lo que es aceptado y lo que no. Ya no es un bebé, pero tampoco es un niño grande, quiere hacer todo solo, pero todavía necesita ayuda. Todos los días se encuentra con retos y circunstancias frustrantes para él. Recuerden que nuestras acciones valen más que mil palabras, los niños aprenden de lo que ven, nuestro principal consejo es modelar los comportamientos esperados, no contradecirnos. Muchas veces les decimos ¡No grites!” gritando o “¡No pegues!” y les pegamos. Estamos enviando un mensaje equivocado y les estamos confundiendo. Los adultos debemos guiar el proceso de la disciplina con firmeza y amor, seguros de que tomamos decisiones por el bienestar de nuestros hijos. Lograr que los niños adquieran autocontrol y seguridad es un gran reto para los padres y las personas que les ayudan a cuidarlo. Estas destrezas facilitarán procesos futuros de aprendizaje y les ayudarán a desenvolverse en diferentes situaciones. En esta etapa los adultos tenemos que ser más firmes. Al tener claro lo que podemos exigir y esperar de un niño de dos años, nuestras expectativas, decisiones, refuerzos y consecuencias van a ser más reales y adecuados. Las “gotitas de atención” durante todo el día son la clave del éxito. Aunque quieren hacerlo todo por sí solos, y demostrar que son niños grandes, todavía requieren de nuestro tiempo y atención, sobre todo el momento de las rutinas y el juego: momentos claves para modelar y reforzar el seguimiento de instrucciones. Es recomendable utilizar refuerzos y premios adecuados; al igual que consecuencias para los comportamientos no aceptables. ¿Qué es un refuerzo positivo? Es todo lo que le guste o le resulte agradable al niño: sonrisas, palabras de elogio, paseos, entre otras. Generalmente, lo que más busca un niño a esta edad es: ATENCIÓN. Por otro lado, una consecuencia es la privación de un beneficio. Es importante que tanto los adultos como los niños tengan claro cuándo pueden recibir una consecuencia, y algo aún más importante es que el adulto

cumpla con su palabra. Si ha ofrecido un premio o una consecuencia, el adulto debe cumplirlo, así ganará credibilidad.

Algunas sugerencias importantes: • Evita el chantaje: que no piensen que recibirán algo a cambio por su buen comportamiento. Utiliza el lenguaje adecuadamente, en lugar de decir “si comes, todo salimos al parque de paseo”, di: “¡ya sabes que después de comer todo, podremos ir a dar un paseo al parque!” • Es importante festejar y reforzar positivamente, pero no condicionarlos a realizar una acción para recibir algo a cambio. Utiliza los refuerzos y los premios esporádicamente, cuando realmente se han esforzado y se lo merecen. • Lo ideal es utilizar refuerzos positivos en lugar de premios. En caso de utilizar premios, evita que estos consistan en comida: helados, hamburguesas, pizza, etc. No queremos que asocien su buen comportamiento únicamente con comida (generalmente comida chatarra). • Aprende a controlar tus iras, ten mucho cuidado, piensa antes de hablar y de reprender a tu hijo, sobre todo si es frente a otras personas. A estas alturas de la vida, tu hijo es mucho más consciente de sus acciones, ya siente culpa y vergüenza. Educa cuidando su autoestima y seguridad emocional. • No involucres los sentimientos ni el cariño que sientes por tu hijo con su comportamiento. No amenaces a tu hijo con frases como: “si te portas mal, la mamá ya no te quiere”, “si lloras, la mamá se pone triste”. Por último, toma en cuenta situaciones que pueden estar influyendo: la llegada de un hermanito, el cambio de casa, la adaptación a la guardería, el entrenamiento para dejar el pañal, o la necesidad de un poco más de atención.

Aprendiendo juntos • Nivel 5

29


¡Yo puedo solito!

Nivel 6

De 2 años 4 meses a 3 años Por: Ivett Tamayo Coordinadora Preescolar Futura Skolan International Pre-school Kingscholem Stockholm / Sweden

Son las 3:30pm y la cita con el doctor es a las 4 de la tarde, al otro lado de la ciudad. Empiezas a prepararte para salir de casa y llegar a la cita con el pediatra a tiempo. Tu hijo está jugando en su cuarto y le cuentas que ya es hora de salir. Cuando tratas de ayudarle a vestirse y a ponerle los zapatos, tu hijo te mira y dice: “¡Yo puedo solito!”. Tú sigues ayudándole y él te repite: “¡YO SOLITO!”, y ese es el inicio de la pelea. Mamá necesita que se coloque los zapatos rápido y el niño quiere ponérselos él solo. El momento tranquilo ahora se ha convertido en una situación de tensión, frustración, enojo y tristeza para los DOS.

L

a frustración es frecuente en esta etapa, ya que los niños quieren hacerlo todo por sí solos, aunque no han desarrollado todas las destrezas necesarias para lograr hacer lo que quieren. Al mismo tiempo, tienen dificultades para tomar decisiones, quisieran elegirlo todo, lo que una vez más les causa frustración. Ofrecerles opciones y ayudarles a decidir les da

30

Aprendiendo juntos • Nivel 6


un poco de poder sobre sus vidas, los motiva y ayuda con sus dificultades al momento de tomar decisiones. Durante esta etapa es importante hacer énfasis en modelar los comportamiento que esperamos sean reproducidos por los niños. Dar un buen ejemplo es crucial para educar, ya que en esta edad les gusta imitar el comportamiento de los adultos y de otros niños. Las rutinas para cumplir las actividades cotidianas, en ésta, como en todas las etapas, proveen estructura y organización; al mismo tiempo que generan en los niños sentimientos de seguridad, comodidad, confianza, credibilidad y disminuyen la ansiedad. Ellos saben qué esperar, sienten que tienen control y aprenden más fácilmente. Las rutinas dan a los niños una mejor comprensión del mundo y les ayudan a conocer qué es lo que pueden esperar de él. Al conocer y reconocer el comportamiento de nuestros hijos podremos identificar lo que ellos están viviendo y entender las razones por las cuales actúan de una u otra manera. Gracias a que su desarrollo les permite convertirse en pensadores lógicos, los niños de esta edad se convierten en seres racionales que empiezan a entender el “porqué” de las cosas, y algo todavía más importante, son capaces de entender qué está bien y qué está mal, y al mismo tiempo, desarrollar una conciencia de lo que es moral y aceptable. Es importante recordar que la disciplina es un proceso de entrenamiento para desarrollar auto-control en las personas. Los padres somos los encargados de facilitar que nuestros niños adquieran hábitos de disciplina. Con nuestro ejemplo, rutinas consistentes, reglas claras, límites establecidos y razonables, que deben ser reforzados de una forma constante, reaseguramos los comportamientos positivos de los niños. Además, les hacemos conocer que sus padres los están ayudando a comportarse de una forma apropiada y que lo hacen porque los quieren y esperan que sean felices.

Toma en cuenta las siguientes manifestaciones de los niños, que corresponden a esta etapa, para facilitar la interacción familiar y la disciplina positiva:

Tratan de sentirse auto-suficientes al decir “NO”, pues con ello toman algo de control.

Empiezan a pensar antes de actuar. Se dan cuenta de lo que es adecuado y lo que no.

• Quieren ayudar en la casa, aunque no tienen suficiente habilidad, lo que a veces causa conflictos. • Juegan independientemente con su imaginación y fantasía. Inventan e imaginan en el juego. • Frecuentemente hacen todo lo contrario de lo que se les pide. • Todavía son egocentristas y se les hace difícil compartir; por eso se generan dificultades cuando juegan con otros niños. • Les gusta jugar cerca de otros niños, pero no necesariamente compartir todos sus juguetes. • Cada vez se sienten más seguros de sí mismos y de lo que pueden hacer. • Se frustran fácilmente y esto provoca reacciones inadecuadas cuando se relacionan con adultos y otros niños. • Necesitan seguridad y cercanía. • Expresan sus sentimientos y deseos de diversas maneras. • Siguen instrucciones simples y no muy elaboradas. • Tienen una concentración limitada. • Combinan tres o más palabras. • Memorizan rimas y canciones cortas y las repiten. • Pueden seguir melodías simples y familiares.

Fuentes:

Lo crucial es transmitir el mensaje del amor y respeto, creando sentido de conexión y pertenencia. Ser firme y amable al mismo tiempo.

Disciplina con Amor Rosa Barocio The Happiest Toddler on the Block Harvey Karp, M.D.

Psicología Individual Dr. Alfred Adler y Dr. Rudolf Dreikurs Charla de Disciplina Positiva Gymborre Play & Music Ecuador

Aprendiendo juntos • Nivel 6

31


Autoridad

Nivel 7

De 3 años a 5 años Por: Ivett Tamayo Coordinadora Preescolar Futura Skolan International Pre-school Kingscholem Stockholm / Sweden

32

Aprendiendo juntos • Nivel 7

una expresión de cariño

Es hora de ir a dormir y mamá ha pedido a su hija que se lave los dientes y se ponga su pijama. Sube las gradas para a ver si ya está lista para ir a la cama y la encuentra jugando en su cuarto. Le repite que se lave los dientes y se ponga su pijama, por favor. Mientras ella se alista colocándose su pijama, le pregunta desde su cuarto, “¿Ya te lavaste los dientes y te pusiste la pijama?” Al no tener una respuesta, la mamá regresa al cuarto de su hija y encuentra que ella continúa jugando. La mamá se pone enojada y, con voz enérgica y molesta, le pregunta otra vez: “¿Por qué no me escuchas? ¡Te he dicho tres veces que te pongas la pijama y te laves los dientes!


C

uando repetimos a los niños preguntas e instrucciones varias veces, y les recordamos constantemente lo que tienen que hacer, con expresiones como: “¿Te lavaste las manos?, ¡Ya es hora de lavarse las manos!, ¡Hay que lavarse las manos!, ¿Ya te lavaste las manos?”, se acostumbran a que se les repitan las cosas varias veces antes de realizar las actividades que le solicitan. De esta manera estamos condicionando al niño a no tomar en cuenta lo que se le pide. El niño que ya sabe que le van a repetir 6 veces que se ponga la pijama, cuando escucha la primera vez, en su subconsciente está contando y preparándose para escuchar las repeticiones y a captar el cambio en el tono de nuestra voz cuando lo repetimos por la sexta, para decidirse a hacerlo. Con esta forma de actuar, seguir las instrucciones se vuelve un juego, el niño no le da importancia a lo que decimos y se crea una dependencia de la constante insistencia de los padres. Es importante como adultos darles importancia y consistencia a nuestras palabras, para que tengan peso y validez. Durante esta etapa los niños ya entienden el sentido de las consecuencias naturales que se producen frente a sus acciones. Las consecuencias naturales son consecuencias inmediatas, son obvias y evidentes para los niños porque están ligadas directamente con la experiencia. El niño aprende y está descifrando cómo funciona el mundo a través de estas experiencias. Sus emociones son cortas pero intensas y extremas en esta etapa. Necesitan motivación y comprensión para expresar y compartir sus sentimientos en palabras. Les interesa tocar, oler, escuchar, y probar las cosas por sí mismos. Aprenden al realizar actividades y experimentar. Tienen mucha emoción e interés por aprender y aprenden jugando. Es importante entender las características que le corresponde a la etapa por la que están atravesando para establecer las expectativas claras y justas que se pueden esperar. Como adultos tenemos que ser la imagen de autoridad, esto no es lo mismo que ser autoritarios. La autoridad, en este caso, se refiere a ser personas maduras que guían al niño que está en proceso de crecimiento y formación. Nuestro trabajo consiste en ayudar al niño a llevar y sostener las riendas de

Algunas de las características de los niños de esta edad son: • Disfrutan jugando con otros niños en distintas circunstancias y espacios. (Especialmente el juego dramático de pretender ser). • Ya logran compartir sus cosas, aunque todavía habrá momentos en los que se nieguen a hacerlo. • Todo el tiempo están ocupados desarrollando nuevas destrezas y practicando lo que ya saben hacer. No se cansan de repetir actividades. • Utilizan el lenguaje de mejor manera y han conseguido ampliar su vocabulario. • Luchan por auto-controlar las reacciones a sus sentimientos. • Necesitan realizar una gran variedad de actividades adentro y afuera de casa. • Necesitan un equilibrio entre juego activo y tranquilidad para mantenerse calmados y de buen humor. • Su concentración va incrementándose y alcanza un tiempo más prolongado. • Son ya más independientes. • Desarrollan nuevos miedos. • Les afecta la separación de sus padres. • Prueban límites constantemente. • Experimentan con palabras no apropiadas. su comportamiento, y, poco a poco, irlas soltando para que vaya aprendiendo a dirigirse de manera más independiente. Estamos buscando que aprendan a convivir y a respetar, y a que sean conscientes de que lo que hacen tiene un impacto sobre las personas. Rutinas y reglas claras, la utilización de un lenguaje reflexivo, y firmeza, son las herramientas necesarias para que tengan la oportunidad de desarrollar su independencia, autoestima y autonomía. Fuentes: • Is This a Phase: Child development & Parent Strategies Birth to six years Helen F. Neville, BS.,R.N. Illustrated by Jenny Williams

The Happiest Toddler on the Block Harvey Karp, M.D. Charla de Disciplina Positiva Gymborre Play & Music Ecuador

Disciplina con Amor Rosa Barocio

Aprendiendo juntos • Nivel 7

33


Gymboree En clases Play & Music

y!... ¡Aquí estoafaella R a n soy Gian

Joaquín en su clase, sonrisas sin fin

te Mathías cruza el puen colores de as para llegar a las pelot A Maximiliano le en cant el túnel de colores a

ente nivel... Luciana pasa al sigui ne ¡Felicitacio s!

¡Que emoción! ya estoy llegando a m... is clases


Los momentos más alegres junto a Gymbo...

Sabrina sube solita los cubos de colores

¡Paulito lo logró!... le encanta su clase

Paulo siempre elegan disfruta de sus claseste

¡Nicolás, bien hecho! mboree n en Gy Festejo mi graduació

el lancea en n a b e s a ! n ia Luc ue diversió ¡q . .. o it ll a b ca

Gracias por enviarnos tus fotografías a nuestro mail: aprendiendojuntos@gymboree.com.ec Sigue compartiéndonos tus mejores momentos. ¡Próximamente estaremos en Facebook!


Regreso a la rutina

D

urante las vacaciones la tendencia es a relajarnos y cambiar la rutina y hábitos establecidos durante el año escolar. Eso está muy bien, ya que para eso son las vacaciones, para cambiar de actividad y DESCANSAR. Pero al ser unas vacaciones largas estos cambios suelen convertirse en los nuevos hábitos y en una nueva rutina que al iniciar el año escolar debe volver a cambiar . Padres e hijos inician un nuevo año de actividades. Debemos ser el modelo de la constancia y la disciplina. Cualquier actividad que se inicia, ya sea la guardería y/o las clases de Gymboree, deben enseñar a nuestros hijos a ser constantes. Los padres tenemos el poder de hacer que las actividades de nuestros hijos se vuelvan algo positivo o algo negativo. Podemos contagiarles entusiasmo e interés en las actividades que hemos decidido para ellos. Crear rutinas divertidas antes y después de éstas y conversar con ellos sobre sus experiencias es muy importante. Si hacemos que desde el inicio las nuevas actividades sean algo positivo podemos garantizar la constancia en esta actividad. Pero antes de trabajar en la constancia y la disciplina debemos tomar en cuenta la transición de las vacaciones a las actividades del año.

Por: Andrea Durán Ballén Coordinadora Académica Gymboree Condado

36

Aprendiendo juntos

1)

Definitivamente lo más rico de las vacaciones es tener libertad en los horarios y rutinas. Para evitar peleas o malos ratos, le sugerimos empezar dos semanas antes del inicio de clases con la rutina de colegio, con la hora de acostarse y la hora de levantarse. Aunque no se cumpla estrictamente, esto ayudará a que los pequeños se acostumbren a la nueva rutina escolar.

2)

Siempre un cierre o conclusión es bueno para todo, del mismo modo cerrar las vacaciones con un “broche de oro”. Tomar fotos y compartirlas con amigos y familiares es una buena forma de tener presentes los buenos momentos de las vacaciones; los últimos días de las vacaciones conversa con tus hijos sobre sus expectativas del nuevo año escolar.


3)

Una muy buena estrategia para lograr que los niños estén más tranquilos es anticiparles las cosas. Los más chiquititos reaccionarán mejor si les contamos qué va a pasar o a dónde vamos a ir. Para ellos será más fácil asimilar las cosas nuevas si los hemos preparado con anticipación. Para los que están volviendo al “cole” sería bueno recordar con ellos esos lindos momentos que tuvieron el año anterior que ahora podrán volver a compartir con sus amiguitos. Conversa con quienes van a ser las profesoras y preséntalas a tu hijo, así cuando llegue el primer día no serán unas desconocidas.

4)

Muchas veces las madres de familia pierden la paciencia en el momento de hacer que sus hijos, coman, se bañen, y se acuesten, la situación es peor aún si es la noche anterior al día de empezar el colegio. ¿Que hacer? Elaboren un cuadro o agenda donde puedan anticipar el orden de las cosas y la rutina del día, utilicen dibujos o palabras claves para que todos estén claros y lo sigan al pie de la letra.

5)

La mayoría de las instituciones educativas tienen y exigen el uso de uniforme para todos sus estudiantes. Si lo analizas un poquito, el uso de uniforme diario te ayudará a simplificar un posible problema que podrías llegar a tener con

tus hijos en el momento de escoger la ropa, “ponte esto”, “sácate eso”, “aquello no te combina” y sobre todo el clásico “no quiero” o “eso no me gusta”. Revísalo junto a tu hijo, pruébaselo y conversen de la importancia de cuidarlo y no perderlo. Lo mismo podemos decir de sus útiles escolares, dale un sentido de responsabilidad y cuidado de sus cosas.

6)

Mochilas y loncheras son algo que caracterizan nuestros años escolares,

permíteles que escojan la que les gusta, revisen las tendencias y la moda, asegúrate de que sean cómodas y déjalos que disfruten. Comenzar algo nuevo siempre crea una mezcla de emoción y ansiedad. Acompaña a tu hijo/a en este comienzo del año con ánimo y seguridad. La alegría se contagia y el inicio de una nueva actividad es como el inicio de una gran aventura de diversión y aprendizaje. Si los padres están seguros y contentos, lo más probable es que sus hijos/ as sientan lo mismo.

Aprendiendo juntos

37


Time out

Por: Ana Luisa Jijón de Navarro M.Ed Coordinadora Académica Gymboree Play & Music

A

ntes de empezar a hablar sobre lo que es un “time out” es importante mencionar cómo los niños aprenden a comportarse apropiadamente. El rol de los padres frente a la disciplina es extremadamente importante y por eso como padres debemos: • Modelar el comportamiento esperado: saludar, agradecer, escuchar, demostrar respeto, etc. • Decirles lo que esperamos más que lo que no esperamos. El pensamiento de los niños funciona en base a su imaginación, ellos se imaginan lo que

38

Aprendiendo juntos


les pedimos. Al decirles lo que esperamos ellos crean una imagen que les ayuda a comprender lo que les pedimos. • Utilizar gestos, expresiones y tonos de voz mucho más que palabras para enfatizar lo que esperamos. • Dar mucha importancia al comportamiento positivo y adecuado para reforzarlo. • Aprovechar los momentos espontáneos de aprendizaje para recalcar el comportamiento positivo observado. • Encontrar un balance entre control y flexibilidad. • Entender y respetar cada etapa de desarrollo. El “Time out” es un método de disciplina que se utiliza cuando el niño pierde el control y se Este método se puede utilizar desde los 18 meses en adelante de una manera que respete el desarrollo de cada etapa. Para que este método funcione, se debe considerar algunos puntos: • El tiempo: El concepto de tiempo es muy diferente para los niños y para los adultos. El tiempo pasa mucho más despacio para los niños, por esta razón un minuto por cada año cumplido es más que suficiente. • No sobre utilizarlo: Escoger uno o dos comportamientos para los cuales se utilizará un “time out”. Si lo utilizamos todo el tiempo perderá su eficacia. • Firmeza y constancia: El adulto debe ser firme y constante para que este momento sea tomado seriamente. • Es mejor no utilizar el mismo lugar siempre, ya que convertiremos este lugar en un espacio negativo y el enfoque no es en el espacio sino en el comportamiento; nunca debe ser en su habitación. • Durante el “time out” el adulto debe supervisar en absoluto silencio; no prestarse para ninguna interacción ni explicación.

le dificulta tranquilizarse. El objetivo de este método debe ser el evitar que el adulto maneje una mala situación de una forma agresiva, violenta o grosera, y que el niño tenga la oportunidad de tener un tiempo de transición para tranquilizarse y volver a comportarse adecuadamente. En el caso que haya otras personas involucradas, este “time out” debe enseñarle al niño a valorar la interacción positiva con los demás. Una vez que el niño logra calmarse se debe reforzar el cariño, hacerle sentir al niño que él no es malo sino que su comportamiento en ese momento es el inadecuado. Se debe reflexionar utilizando un lenguaje sencillo para explicar lo que pasó y festejar que el niño logró tranquilizarse para volver al comportamiento adecuado. El adulto debe inclinarse al nivel del niño para mantener contacto visual. Muchas veces inclusive es importante modelar que los adultos necesitamos un “time out” antes de perder el control. Un espacio de reflexión y calma debe ser algo positivo, debe ser un espacio de transición necesaria para apreciar los momentos buenos de la vida y aprender auto-control en los momentos malos. Un “time out” correctamente manejado es una excelente oportunidad de aprendizaje para nuestros niños, mientras que un “time out” mal manejado solamente fomentará vergüenza, inseguridad, baja autoestima y una sensación de resentimiento. Si éste es un método que se va a utilizar, los padres necesitan hacerlo con firmeza y cariño a la vez. Aprendiendo juntos

39


Especial Alimentación Saludable La alimentación está vinculada a muchos aspectos importantes de nuestra vida: estado físico, concentración mental, cambios de humor, rendimiento, sueño, entre muchas otras. Es por esto que una alimentación saludable no sólo no permite desenvolvernos adecuadamente en nuestro día a día, sino que, a largo plazo, nos ayudará a mantenernos alejados de problemas y enfermedades.

Guía nutricional por edad Al igual que en muchas facetas de nuestra vida, los seres humanos tenemos diferentes etapas de alimentación, y es importante conocer qué alimentos son los más pertinentes para cada momento y edad que cursamos; así lograremos nutrir correctamente nuestro cuerpo. Por: Daniela Almeida Lic. Nutrición Humana

0-6 MESES Únicamente leche materna, ésta brinda todo lo que necesita el bebé para su crecimiento y aporta factores de protección contra las enfermedades. Contiene la cantidad óptima de líquido; no necesita más. El calostro (la primera leche) contiene inmunoglobulinas que lo protegerán de infecciones. La madre debe amamantarlo cada vez que el bebé lo necesite.

40

Aprendiendo juntos • Especial Alimentación Saludable


6-7 MESES Complementar la leche materna. Introducir cada día un nuevo alimento por un lapso de tres a cinco días; es decir un solo alimento por tres días para probar tolerancia. Si hay diarrea, vómito, o ronchas, suspéndalo y llame a su pediatra; podría tratarse de una alergia alimentaria. Introducir una vez al día papillas de cereales como arroz, avena, tapioca o maíz, mezcladas con leche materna. Seguir con papillas de verduras; por ejemplo, zapallo, papa, camote, zanahoria, zanahoria blanca, mezcladas con leche materna. El puré de frutas al final; para empezar, pera, manzana, durazno, plátano. Dar de lactar después de la comida y a demanda del bebé; pues sigue siendo la principal fuente de nutrientes. No usar sal ni azúcar.

7-8 MESES 2 o 3 alimentos sólidos en el día, más lactancia a demanda. Desayuno, puré de fruta + lactancia; media mañana, lactancia; almuerzo, puré de verduras + lactancia; media tarde, lactancia o puré de cereales + lactancia; y cena, leche materna, o un puré de cereales + lactancia a demanda. Introducir los fideos, en papillas o chicos; quinua, cebada, o avena, ya no en puré; y papillas de granos pelados. Vegetales, menos tomate, espinaca y la remolacha; y, frutas, a excepción de frutilla, y cítricos.

8-9 MESES

9-10 MESES

Proteínas: pollo, ternera, pavo y res, con el patrón de introducción de 3 a 5 días. Licuar con las verduras o las sopas. 3 a 4 comidas en el día. Desayuno, refrigerio, almuerzo, refrigerio y cena; cada uno más lactancia a demanda.

Desayuno con fruta, cereal, y lácteos: la leche materna. Lactancia a demanda después de cada comida, y cuando el bebé lo pida. Ofrecer los alimentos picados en trozos pequeños, de fácil masticación; para que aprenda a masticar.

10-11 MESES Introducir yema de huevo y tomate. Use su propio plato, al verlo sabrá que es hora de comer. Respetar los horarios de comida. La lactancia sigue a demanda.

Aprendiendo juntos • Especial Alimentación Saludable

41


11-12 MESES Comer en familia. Introducir espinaca y pescado. Con tiempo y calma, ayúdele a probar otros alimentos. Déjelo que explore los alimentos con las manos y aprenda a llevárselos a la boca.

1 AÑO Recomendación diaria: niños 948 Kcal, niñas 865 Kcal. Peso aproximado: niños 11.5 Kg; niñas 10.8 Kg. Momento de compartir la mesa con el resto de la familia. Comer alimentos de todos los grupos, frutilla, todo el huevo, y empezar a consumir leche. Continúe dando el pecho si puede. Evite la miel, mariscos, y los difíciles de tragar: canguil, uvas o uvillas enteras, maní, pasas, carne en trozos grandes, salchichas, fruta con cáscara o en trozos grandes, vegetales duros y alimentos que se pegan en la parte posterior de la boca. Ya debe comer un medio plato y 5 comidas al día. Una alimentación

2 AÑOS

3 AÑOS

Peso aprox.: niños, 13.5 Kg.; niñas, 13Kg. Evitar snacks ricos en energía y sal, helados, frituras, galletas o bebidas azucaradas. Prefiera frutas y verduras. Utilice leche semidescremada.

Peso aprox.: niños, 15.7 Kg; niñas 15.1 Kg. Limitar picadas, jugos y colas. Evitar el sedentarismo.

Recomendación diaria: Niños 1129Kcal. Niñas 1047Kcal

42

equilibrada exige los 6 grupos de alimentos: c e r e a l e s que proveen energía, fibra, vitaminas y minerales; vegetales y frutas, que dan vitaminas, minerales y antioxidantes; carne, que provee proteínas, vitaminas y minerales, sobretodo hierro; lácteos, que proveen calcio; y grasas insaturadas como el aceite de oliva, aguacate, y pescados. Limitar grasas saturadas.

Recomendación diaria: Niños 1252 Kcal. Niñas 1156Kcal

GRUPO

NIÑOS

NIÑAS

GRUPO

NIÑOS

NIÑAS

Lácteos

2 tazas

2 tazas

Lácteos

2.5 tazas

2 tazas

Carnes

60 gramos

60 gramos

Carnes

90 gramos

60 gramos

Frutas

1 porción

1 porción

Frutas

1 porción

1 porción

Vegetales

1 porción

1 porción

Vegetales

1.5 porciones

1 porciones

Cereales

3 porciones

3 porciones

Cereales

4 porciones

3 porciones

Aceites

3 cucharaditas

3 cucharaditas

Aceites

4 cucharaditas

3 cucharaditas

Aprendiendo juntos • Especial Alimentación Saludable


4 AÑOS

5 AÑOS

El peso aprox.: niños, 17.7 Kg; niñas, 16.8 Kg. Compartir con la familia para promover la interacción social y dar ejemplo de buenos hábitos alimenticios.

Peso aprox.: niños, 19.7 Kg; niñas, 18.6 Kg. Continuar las 5 comidas en el día.

Recomendación diaria: Niños 1360 Kcal. Niñas 1241 Kcal GRUPO

NIÑOS

NIÑAS

Lácteos

3 tazas

2.5 tazas

Carnes

90 gramos

60 gramos

Frutas

2.5 porciones

2 porciones

Vegetales

2.5-3 porciones

2.5 porciones

Cereales

5 porciones

4porciones

Aceites

4 cucharaditas

4 cucharaditas

Recomendación diaria: Niños 1467 Kcal. Niñas 1330 Kcal. GRUPO

NIÑOS

NIÑAS

Lácteos

3 tazas

3 tazas

Carnes

90 gramos

60-90 gramos

Frutas

3 porciones

2 porciones

Vegetales

3.5 porciones

2.5-3 porciones

Cereales

5 porciones

4-5 porciones

Aceites

4 cucharaditas

4 cucharaditas

Porciones: • •

Lácteos = 1 taza

Vegetales = 1 taza si es crudo; media si es cocinado.

Fruta = una fruta entera o 1/2 taza si es picada.

Cereales = 1 pan, 1/2 taza de arroz o fideo. Dé ejemplo con el consumo de frutas y vegetales en los refrigerios. Permítales escoger las verduras o frutas. Ofrezca frutas secas en vez de dulces. Consuma cereales integrales. Recuerde que lo que usted coma, sus hijos comerán.

Fuentes: Dietary Recomendations for children and adolescents: A Guide for practitioners. Dennison A. Barbara, Guidding S. Samuel et al. American Academy of Pediatrics 2005;112:2061-2075. Dietary Guideline for Americans 2010. US department of Health and Human Services, US Department of Agriculture. Washington Jan 1,2011. disponible en web:http://www.cnpp.usda.gov/ dietaryguidelines.htm. Human Energy requirements. Energy requirements for children and adolescents. WHO,FAO food and nurition technical report. Rome 2004. disponible en web:http://www.fao.org/docrep/007/y5686e/y5686e06.htm#bm06

44

Aprendiendo juntos • Especial Alimentación Saludable


Actividad física funcionales para el y alimentos estreñimiento

Colaboradora: Andrea Pantenbruk, Nutricionista

E

l estreñimiento es la dificultad de evacuar materia fecal con frecuencia o la defecación difícil con deposiciones de gran tamaño que causan dolor y malestar. Usualmente, los bebés menores de un año que se alimentan con leche materna no sufren de estreñimiento, ya que ésta es de fácil digestión; sin embargo, si la digestión de un niño no es rápida y causa malestar, hay que ayudarle a evacuar mediante suplementos nutricionales. Para los bebés, no evacuar todos los días y hacer esfuerzo para hacerlo no son necesariamente síntomas de constipación. Hay señales de estreñimiento cuando: • La evacuación es dura, seca, y va usualmente acompañada de llanto.

• Existe malestar estomacal antes de defecar. • Las heces tienen pequeños rastros de sangre. Pasados los siete meses de edad, una dieta saludable, rica en fibra, acompañada de una correcta hidratación, podría aliviar el estreñimiento y el dolor de la evacuación. Además, los alimentos funcionales pueden ser de gran ayuda para combatir este malestar Los alimentos funcionales son aquellos que aparte de brindar nutrientes trascendentales para el crecimiento y desarrollo de los niños, cuentan con componentes importantes para mejorar la salud y reducir el riesgo de contraer enfermedades. Algunos de estos alimentos funcionales se presentan como suplementos en polvo, y


contienen ingredientes a base de fibra y cereales, como la avena, que ayudan a combatir el estreñimiento. Además, las compotas de frutas también podrían ser consideradas como alimentos funcionales que ayuden a reducir la dificultad al evacuar. Según la doctora Andrea Pantenbruk, desde que un niño empieza con una alimentación completa, aproximadamente después del año de edad, lo normal es que vaya al baño todos los días. Es importante considerar que más importante que tomar en cuenta el tiempo en que el infante no ha defecado, es entender el malestar que le causa no poder hacerlo y el dolor que puede tener al intentarlo. Para prevenir el estreñimiento hay que verificar que el niño esté comiendo la suficiente cantidad de fibra, lo que ayudará a que la evacuación sea más rápida. Además, hay que incentivar el consumo abundante de líquidos, especialmente agua, lo que favorecerá a suavizar las heces y que fluyan más fácilmente a través del intestino y, por consiguiente, se demoren menos en salir. Varias sopas pueden ayudar a prevenir y combatir el estreñimiento, como las que tienen cereales integrales (sopa de quinua, de morocho, de arroz de cebada), que son fáciles de digerir para los niños, y aportan con una importante cantidad de fibra a la alimentación; además, ciertas frutas, como la papaya o la pitajaya, pueden considerarse laxantes naturales y ayudarían mucho a enfrentar este problema. Incentive también la actividad física en su hijo, ya que ésta juega un papel fundamental para prevenir el estreñimiento. No olvide que este malestar puede deberse también a factores psicosomáticos, es decir, psicológicos y emocionales, y es importante tratarlos con un profesional si se los diagnostica.


¿Hora de comer?... tiempo para compartir hábitos alimenticios Por: Andrea Durán Ballén Coordinadora Académica Gymboree Condado

H

oy en día se escucha con frecuencia, tanto a las mamás como a los papás, decir: “Hoy ni siquiera alcancé a almorzar”. El trajín de todos los días, entre el trabajo, las reuniones, el tráfico, muchas veces nos deja sin tiempo para el almuerzo. Cada vez se vuelven más comunes las llamadas a casa para comunicar: No me esperen, no alcanzo a llegar. Todos sabemos de los problemas y malestares de salud que conlleva una mala alimentación; como también de las consecuencias de los malos hábitos de alimentación: comer a deshora, “picar” todo el día o simplemente saltarse el almuerzo, que harán que a largo plazo afectemos nuestra salud. Todo esto ocurre con los adultos, ¿y qué pasa con los niños? Por increíble que parezca, también tenemos problemas graves de alimentación y desorden alimenticio con ellos. La televisión, los videojuegos, e inclusive sus juegos con amigos son algunos de los principales motivos para que un niño ni se acuerde de comer. Sin embargo, la razón más fuerte es que han perdido el modelo y la imagen de los adultos para comer. Ya no hay quién les enseñe que hay una hora para comer y que la comida es, o más bien dicho era, un tiempo para compartir en familia. Hemos perdido la costumbre de desayunar, almorzar o cenar todos juntos. Cada integrante de la familia tiene su propio horario; cada vez el tiempo dedicado a compartir con los hijos es menor o de mala calidad.

48

Aprendiendo juntos • Especial Alimentación Saludable

¿Por qué no hacemos una pausa para analizar lo que estamos modelando para nuestros hijos? Quizá somos los primeros en encender la televisión para ver la novela o el noticiero mientras comemos; o no soltamos el celular, ya sea por jugar o por chatear. Sentarse a la mesa todos juntos da la oportunidad de conversar y preguntar a los demás cómo están y cómo se sienten. Tratemos en lo posible de buscar ese tiempo para compartir. ¿Y quién se acuerda de los modales? Aunque algunos consideran que son asuntos aburridos de antaño, debemos practicarlos y enseñarlos: se come con la boca cerrada, debemos usar servilleta, no se canta en la mesa, debemos pedir permiso para levantarnos, no se ponen los codos sobre la mesa, y cuántos más… En fin, tomemos un poquito de conciencia respecto a la alimentación de nuestros hijos y de toda la familia.


Obesidad infantil Por: Dra. Silvia Almeida Torres Pediatra Neonatóloga 2269840 / 098931529 • silvia22864@yahoo.com

L

a obesidad se ha convertido en uno de los problemas de salud más frecuentes en el mundo, tanto en adultos como en niños. La gordura, que hace años era vista como un indicador de buena salud, hoy es reconocida como un problema médico con negativas consecuencias clínicas y psicológicas a largo plazo.

¿Qué es la obesidad? Se la define como el exceso de grasa corporal; es más grave la obesidad con predominio de grasa en abdomen. Para calcular la obesidad utilizamos principalmente las curvas de crecimiento, tanto de peso y talla y del índice de masa corporal, que correlaciona el peso con la estatura y nos da una idea más exacta de la magnitud del sobrepeso y obesidad.

Los factores predominantes para la obesidad son: • Predisposición genética: si uno de los padres es obeso, el niño tiene un riesgo del 40% de presentar obesidad, se duplica si ambos padres son obesos. • Sedentarismo: falta de actividad física, transporte escolar puerta a puerta, poco espacio en los departamentos, inseguridad y delincuencia en la calle, videojuegos, computadora, etc. han logrado que nuestros niños sean menos activos. • Malos hábitos alimenticios: mayor ingesta de alimentos hipercalóricos, como embutidos, enlatados, gaseosas y alimentos chatarra en general.

Para prevenir la obesidad debemos empezar desde el embarazo, con la ingesta de alimentos

saludables, ricos en proteína, fibra, vitaminas, y disminuyendo el exceso de carbohidratos y grasas. La lactancia materna es fundamental en los primeros meses de vida en forma exclusiva. La lactancia disminuye el riesgo de presentar obesidad, problemas alérgicos tales como asma, rinitis alérgica, entre otros; hipertensión arterial, enfermedades cardiovasculares, diabetes mellitus, etc. Desde los 6 meses a los 2 años, con la ingesta de alimentos sólidos, se evitará el azúcar y exceso de carbohidratos; preferir alimentos ricos en proteínas y fibra. Cumplir cinco comidas diarias: 3 comidas principales y dos refrigerios. Desde los 2 a los 5 años, mantener el esquema de 5 comidas diarias, preferir alimentos de bajo contenido energético y altos en fibra, frutas y verduras; incluir cereales integrales y evitar alimentos altamente calóricos, como galletas, caramelos, tortas, embutidos, etc. Aprendiendo juntos • Especial Alimentación Saludable

49



Aprendiendo Juntos: Especial Nutrición