Page 12

12

OCTUBRE • 2008

Cifras de miedo

En riesgo la salud mental

De acuerdo a la Encuesta de Victimización y Eficacia Institucional 2007 realizada por el Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE) señala que: En el DF y zona metropolitana, en uno de cada cuatro hogares, algún miembro de la familia ha sufrido un delito en un lapso de seis meses. La tasa de delitos patrimoniales serios (robos de bienes cuyo valor es mayor a los mil pesos) fue siempre mayor al 12% de los hogares

flagelo que padecen hoy en día los mexicanos

En uno de cada 9 hogares se registró al menos un delito patrimonial menor (robo de bienes o de dinero menor a mil pesos) Uno de cada nueve hogares algún miembro sufrió un delito violento en los últimos seis meses Asimismo, la cuarta encuesta nacional sobre inseguridad 2006 del Instituto Ciudadano de Estudios sobre Inseguridad (ICESI) arrojó lo siguiente: El DF ocupa el primer lugar en prevalencia e incidencia delictivas: 20 mil 368 víctimas y 32 mil 572 delitos por cada 100 mil habitantes. Dos de cada 10 habitantes de las zonas urbanas analizadas han sido víctimas de algún delito durante su vida (En el Distrito Federal se observa la proporción más alta: tres de cada 10) En 2005 las multivíctimas -personas victimizadas dos o más vecesconstituyeron la tercera parte de los afectados por la delincuencia El 70% de las víctimas de las áreas urbanas estudiadas se encuentra en el área metropolitana de la Ciudad de México El robo a transeúnte constituye más de la mitad del total de la delincuencia Una de cada cinco víctimas denuncia el delito (proporción inferior a la observada en 2004) Del total de delitos cometidos, sólo en 14% se inicia averiguación previa El mayor subregistro se da en Villahermosa (94%), el Distrito Federal (92%) y Acapulco (90%) En las áreas urbanas seleccionadas, siete de cada 10 personas se sienten inseguras en su ciudad El transporte público y la calle son percibidos como los ámbitos más inseguros La mitad de la población siente que la criminalidad ha afectado su calidad de vida Por temor a la delincuencia, una de cada dos personas dejó de usar joyas, salir de noche o llevar consigo dinero en efectivo Las corporaciones policíacas locales inspiran bajo nivel de confianza, y esta es todavía mayor en el Ministerio Público

Uno de cada cuatro hogares algún miembro sufre un delito en un lapso de seis meses La violencia del hecho provoca estrés postraumático, generador de pérdida de la funcionalidad 10% de la población padece algún tipo de miedo en grados variables Por Michel Bravo Suárez

J

unio 9 del presente año, averiguación previa FCH/CUH7/T1/01802/0806 registrada ante el ministerio público por robo de objetos con violencia en casa habitación. Por segunda vez la familia Suárez Hernández se convirtió en víctima de este delito a plena luz del día. La primera vez en 2002 y la segunda seis años después. Un capítulo difícil de cerrar, dijo Jesús Suárez jefe de la familia-, por estar pensando constantemente en el robo. En él se incluyó la única computadora que tenía la familia en donde se hallaba información personal, fotos de los cuatro miembros de la familia, contraseñas de correos, números de teléfono celular, dirección de trabajo y puesto, números telefónicos; vamos, sólo datos importantes capaces de poner en riesgo a alguien. “Ahora yo no sé que pasará si se emplea esa información con fines delictivos, mi familia y yo no podemos estar

tranquilos, diariamente rogamos a Dios regresar a salvo a casa”, comentó Margarita Hernández, madre de la familia. Esta es una de tantas historias vividas a diario, a cualquier hora del día, en diferentes zonas y por toda clase de individuos en esta gran urbe. Pareciera que ahora la inseguridad y los delitos están de moda, pero la verdad es que es una realidad de siempre, sólo que ahora se hace más presente en un escenario en el que la salud mental es afectada. En este tipo de eventos, aseveró Luciana Ramos Lira, experta de la dirección de investigaciones epidemiológicas y sociales del Instituto Nacional de Psiquiatría “Ramón de la Fuente”, “están involucradas formas de violencia que afectan a grupos o personas a través de diversas manifestaciones en diversos contextos, y los que cometen estos actos pueden ser personas conocidas como desconocidas”. Desafortunadamente los reportes de estos sucesos no son exactos, ya que se pueden hallar en los servicios de salud o, bien, en instancias de justicia, señaló la investigadora. Lo que se sabe exactamente es que estas situaciones en contra de alguien son de alto impacto en el ámbito psicosocial y en las que regularmente no se respeta edad, sexo, credo o estatus socioeconómico. De acuerdo con la especialista, la afección ocurre tanto en el aspecto físico como en el psicológico, todo depende de la duración de suceso. Lo que si es un hecho, refirió, “muchos de los efectos postraumáticos en mayor medida están dados sobre situaciones de abuso sexual y violencia intrafamiliar, así como otras en menor número como robo con violencia y secuestro”. Procesos de victimización Pero ¿qué hay detrás de una víctima?, ser perjudicado no se trata sólo de ser robado en casa, sino también quien es presa de algún daño o agresión directa. Pero en el caso de delito, todo esto es abordado por la victimología, la cual forma parte de la criminología y

Tipos de víctima Martín Barrón Cruz, investigador del INACIPE, refirió una serie de clasificaciones sobre tipos de víctimas. Por una parte, una de las más aceptables es la propuesta por Benjamín Mendelsohn, la cual considera a seis tipos de víctima:

Inocente

Es la persona que nada hizo o aportó algo para detonar la situación criminal por la que es afectada

Provocadora

Esta es un tanto polémica, ya que es aquel individuo puede ser responsable de su propia victimización

Ignorancia

Regularmente se comete por fraude

Voluntaria

Es la persona que colabora con el delincuente y puede ser afectada por este

Simuladora

Simular ser víctima de un delito para inculpar a alguien irresponsablemente

Imaginaria

Argumentar daño por alguien imaginario como autor del delito Por otro lado, una versión basada en la anterior fue descrita por Elías Neumán, la cual es actualmente la más usada en Latinoamérica y señala la presencia de víctimas individuales (sin actitud victimal, culposa y dolosa), familiares (niños y mujeres), colectivas (por estereotipos), sociales (rechazo o discriminación).

establece la relación entre la víctima y su victimario, así como la personalidad, aspectos biológicos, morales y sociales de ambos protagonistas. Los especialistas afirmaron que ser víctima tiene varios procesos de afección directamente en el individuo presa del delito. Martín Barrón Cruz, profesor investigador en el Instituto Nacional de Ciencias Penales (INACIPE), aseguró que este proceso es segmentado de tres maneras, ya sea de forma individual o colectiva. Primeramente la persona perjudicada por diferentes sucesos se le conoce como victima primaria. El segundo rubro ocurre cuando la experiencia de ser víctima se da a conocer en repetidas ocasiones ante la autoridad, investigadores, médicos, psicólogos, principalmente. Todo bajo cuestionamientos del hecho, situación tornada incomoda y hasta desagradable para la víctima, capaz de desarrollar ansiedad, culpabilidad y depresión en el afectado, a eso se le conoce como victimización secundaria. En un tercer momento, y aunque pareciera contradictorio, el victimario puede ser parte de la victimización terciaria, pues no existen las condiciones adecuadas en el sistema penal y eso lo hace víctima también, detalló el experto. Y si el proceso de denuncia por ser víctima de algún hecho se torna complicado, hay que sumarle que la víctima en nuestro país, viva o muerta, no tiene prioridades, tal es así, dijo el investigador del INACIPE, los procesos se abandonan por ser tan largos. Durante la victimización: Miedo Ser victima de algún delito acarrea una serie de emociones, comportamientos y reacciones, entre ellas el miedo o fobia, alteración de tipo psiquiátrica donde una persona tiene emociones exageradas e irracionales ante un objeto, animal o circunstancia en el que se desencadenan una serie de manifestaciones psicológicas como físicas. Este, según el doctor Alberto López Díaz, jefe del departamento de psiquiatría comunitaria del Hospital

Notipharma 84  

GASTRITIS DÍA DEL MÉDICO $ 25.00 M.N. 23 DE OCTUBRE ODONTOLOGÍA MEXICANA el mejor lazo de unión médico y farmacéutico NUEVAS ALTERNATIVAS NA...

Notipharma 84  

GASTRITIS DÍA DEL MÉDICO $ 25.00 M.N. 23 DE OCTUBRE ODONTOLOGÍA MEXICANA el mejor lazo de unión médico y farmacéutico NUEVAS ALTERNATIVAS NA...

Advertisement