Page 19

Desarrollo

nunca apoyan aquí ni en cualquier parte, sólo dificultan los procesos, muchos viven de los conflictos”, “se comprometen a resolver los casos, pero luego se olvidan y no se cumplen las actas”, “nosotros ya lo habíamos resuelto, pero vinieron los residentes y todo se perdió, ellos ven nuestros problemas desde lejos”, “los medios de comunicación no ayudan, siempre hablan de los problemas, de los responsables, pero pocos dicen, cómo resolver el problema”.

Diversas marchas de la población ayacuchana se dieron durante el 2012.

blación. Si estos problemas se mantienen y los actores comprometidos y las instancias con responsabilidad no actúan adecuadamente, el malestar crece con el riesgo de llegar a una situación de violencia. Normalmente, los conflictos en su fase inicial no merecen atención y las autoridades o funcionarios no toman en cuenta sus primeras manifestaciones. Por ejemplo, en el caso de Chinchinga, se sabe que las comunidades enviaron 17 solicitudes a las autoridades sin obtener ninguna respuesta. “Cuando radicalizamos las medidas, las autoridades recién nos toman en cuenta. Así es siempre”, reitera un dirigente sobre este caso. De esta manera, las situaciones de conflicto han crecido en los últimos años y se generan por el incremento de las expectativas en la población ante la presencia de la minería, el gas o algún proyecto de desarrollo de envergadura, situación

que debe ser considerada por la empresa y el Estado. Es real que antes nadie daba ni un sol por algunos cerros desolados pero ahora cuando las comunidades observan la llegada de alguna empresa se piensa que: “si ellos ganan, nosotros también tenemos que ganar”. ¿Qué se puede hacer? Enfrentar los conflictos sociales no es sencillo, porque no sólo debe significar el compromiso de los involucrados. También tienen que tomarse en cuenta aspectos que forman parte de la cultura en el tratamiento de los problemas y de potenciales conflictos. Por supuesto, existen casos que han sido resueltos con la decisión y la voluntad firme de sus autoridades, con capacidad de liderazgo, convencimiento y confianza. En un conflicto surgen discursos como que “cada uno juega su partido aparte y no tiene la voluntad real de resolver el problema”, “los abogados

“Es real que antes nadie daba ni un sol por algunos cerros desolados pero ahora cuando las comunidades observan la llegada de alguna empresa se piensa que: si ellos ganan, nosotros también tenemos que ganar”

Otro factor, es la inexistencia de espacios de diálogo y de concertación, porque los que existen sólo surgen de manera circunstancial ante la presencia del conflicto. Estos espacios deberían existir en todas las provincias con una participación activa del Ministerio Público, los Gobernadores, la Policía Nacional y los representantes de las organizaciones sociales. Si los canales de diálogo estuvieran abiertos y existiera disposición de atender las situaciones, el conflicto no llegaría a su fase de violencia.

19

La Mesa de Gestión de Conflictos En Ayacucho la Mesa de Gestión de Conflictos, que es parte de la Mesa de Concertación para la Lucha Contra la Pobreza, viene involucrando a actores de Estado y sociedad civil, con la coordinación del arzobispado. Percy Quispe, representante del Arzobispado en la Mesa de Gestión de Conflictos, resalta que la constitución de este espacio resulta ser una experiencia interesante, porque en ella se ha logrado abordar conflictos socioambientales, de imprecisiones limítrofes y demarcación, así como conflictos comunales. “En esta mesa se abordan los problemas desde el interés de las partes y se trata de buscar soluciones”, explica Quispe. La labor de la Mesa de Gestión de Conflictos puede ser más importante cada vez, pero para ello deberá descentralizarse hacia las provincias y buscar que en Ayacucho se construyan espacios de prevención, gestión y transformación positiva de los conflictos sociales.

Miembros de instituciones de la sociedad civil reunidos en torno a la Mesa de Gestión de Conflictos

Retablo - Revista de Análisis Político Regional

Retablo N° 49-50  

Revista sobre actualidad política y social de Ayacucho

Advertisement