Page 14

14

DOSSIER: AGENDA DE LA MUJER JOVEN Y ADOLESCENTE

La mujer joven y adolesce Introducción En el Perú y en especial en la región Ayacucho aún no se logra disminuir las brechas que existen entre varones y mujeres. Muestra de ello es la exclusión que sufren las jóvenes y adolescentes para acceder a educación de calidad, servicio de salud adecuado, condiciones de trabajo apropiadas con remuneraciones dignas, desventajas que en muchos casos se agudizan por su origen y edad. En el siguiente diagnóstico nos acercamos a la real situación que vive la mujer joven y adolescente de la región Ayacucho en diversos temas como empleo, participación política, educación, salud sexual y reproductiva, y violencia de género. De acuerdo al Censo Nacional de Población y Vivienda del 2007 realizado por el Instituto Nacional de Estadística e Informática, la población juvenil en la región Ayacucho es de 156 mil 572 jóvenes, que representan la cuarta parte (25.6%) de la población total. De esta cifra, 77,472 son mujeres entre 15 y 29 años. Sin embargo, este grupo considerado como el más importante de la población en términos de capital humano, es objeto de diversas vulnerabilidades. Empleo Según la Encuesta Nacional de Hogares (ENAHO) en el año 2009, la población juvenil en Ayacucho que se encontraba

en edad de trabajar alcanzaba a 148,928 jóvenes. De este número, 51.4% eran mujeres y 48.6% varones. Las condiciones de empleo de las jóvenes adolescentes ocupadas en la región son preocupantes, porque la mitad de ellas se encuentra inadecuadamente empleadas (45.1%), mientras que la mayoría están subempleadas (58.2%) La mayor proporción de ellas (82.1%) cuenta con estudios básicos de primaria y secundaria, y sólo el 16.9% presenta estudios superiores universitarios y no universitarios.

Revista de Análisis Político Regional - Retablo

Los ingresos en promedio ascienden a S/. 797.00 en los varones, mientras que en la mujer a S/. 547.00, generándose una brecha de 31.2% de diferencia. Respecto a la distribución de los ocupados por estructura de mercado, a nivel de género se presentan claras diferencias. Los varones mayormente laboran en el sector privado (en empresas de 2 a 9 trabajadores con un 32.8% frente a un 17.7% de las mujeres); mientras que las mujeres se ocupan principalmente como trabajadoras familiares no remuneradas (42.2%).

Participación política En la sociedad ayacuchana aún pervive un sistema de género que se expresa en la ideología patriarcal y androcéntrica, que incide en el cumplimiento de los roles reproductivos de las mujeres. Esta realidad implica restricciones en su desenvolvimiento al interior del espacio público, limitando su participación en los niveles de dirección dentro de los partidos políticos y siendo relegadas a labores de apoyo logístico y organizativo. En síntesis, la falta de autonomía y empoderamiento de las mujeres no les posibilita un adecuado protagonismo político.

Las mujeres jóvenes enfrentan una doble discriminación: ser mujer y joven, lo que les impide participar en igualdad de condiciones con los varones, pues ellas tienen mayor dificultad para acceder a más recursos y poder financiar sus campañas electorales o acceder a programas de formación y liderazgo. Por ello, las organizaciones políticas, los gobiernos locales y otras instituciones las restringen a los espacios domésticos, desconocen sus agendas y por tanto no fomentan su empoderamiento. Ante esta situación se han implementado instrumentos para

Retablo N° 49-50  
Retablo N° 49-50  

Revista sobre actualidad política y social de Ayacucho

Advertisement