Page 11

Género

ley, en el 2010 se hizo el lanzamiento del Plan Regional de Igualdad de Oportunidades (PRIO) 2010- 2017, abriendo nuevas posibilidades para implementar las políticas a través de mecanismos que promovieran cambios estructurales en el relacionamiento de mujeres y hombres, eliminando todo tipo de estereotipos discriminatorios por razones de género. Ahora vivimos en un contexto especial, porque el discurso de moda es la “inclusión social”, que suponemos busca construir una sociedad más justa y menos excluyente, en un país que crece en las cifras. Pero debemos tener en claro que la pobreza sigue teniendo rostro de mujer y existe una triple discriminación por su condición de mujer, pobre e indígena o rural. Es en este contexto que el mandato de la transversalización del enfoque de género en la gestión pública se torna desafiante y genera resistencias en quienes tienen la obligación de cumplirlo porque aún no es entendido en su real dimensión ni por los políticos de nuestra región, ni por los operadores del Estado que asumen que ya está implícito y/o se resisten a implementarlo. Tampoco se considera la necesidad de fortalecer las capacidades de los integrantes de la burocracia en este tema, de modo que la implementación de las políticas de igualdad aparecen como si fueran solamente demanda de las organizaciones y colectivos de mujeres, generándose así, relaciones tensas entre operadores y sociedad civil por la poca respuesta del Estado frente a estas demandas.

Evidencias El último reporte sobre el cumplimento de la Ley de Igualdad de Oportunidades presentado por la Defensoría del Pueblo, en noviembre del 2012, revela un gran avance a nivel de políticas públicas; sin embargo existen limitaciones respecto al presupuesto público el cual requiere ser sensible al tema de género; es decir, “diseñado con consideraciones de género como elemento transversal (…) en todas las fases que conforman su ciclo de elaboración”. Pero a nivel regional, en cuanto al PRIO, subsiste un grado de incumplimiento que se refleja en el reducido presupuesto que se destina a este rubro. Oportunidades Cabe destacar que actualmente existe un proyecto para la implementación del PRIO, por un monto superior a los dos millones de soles, siendo una buena oportunidad para iniciar procesos de cambios en los distintos niveles de gobierno y sectores a nivel de la región. Sin embargo, aún no se ha concretado nada debido a la limitada conceptualización del enfoque de género y la poca claridad de las implicancias de su transversalización, tanto en el equipo consultor del gobierno regional como en la gerencia de Desarrollo Social. Lo mismo ocurre con el proyecto de Fortalecimiento de Capacidades Pedagógicas (FOCAP) que actualmente viene elaborando el Diseño Curricular Regional que no ha considerado el enfoque de género en la propuesta del modelo de Gestión Educativa de

“Aún no se ha concretado nada debido a la limitada conceptualización del enfoque de género y la poca claridad de las implicancias de su transversalización”

la región. Y aunque el equipo ha mostrado resistencias, se ha logrado compromisos de incorporar este enfoque y la Educación Sexual Integral.

11

Se necesita voluntad política

En el caso de los gobiernos locales existen iniciativas puntuales como la creación de la gerencia de Desarrollo Social y Género en la Municipalidad distrital de San Juan Bautista, la cual debe ser fortalecida y replicada en las demás provincias y distritos de la región.

En conclusión, el desafío para hacer realidad la implementación de políticas y presupuestos sensibles al género, radica en la necesidad de concebir la igualdad de género como una condición fundamental para lograr el desarrollo. Por supuesto, ello implica romper con ciertos paradigmas que asumen que el desarrollo solo es infraestructura.

Otro sector importante que aún no ha mostrado interés de transversalizar el enfoque de género es Salud a pesar de que las mujeres son las que muestran los indicadores más negativos en la salud sexual y reproductiva, lo que refleja la ausencia de políticas claras que promuevan la igualdad de género a favor de las mujeres.

Promover la igualdad de género también tiene implicancias económicas porque hace crecer la productividad y mejora las condiciones de vida, pero para ello se requiere de voluntad política traducida en asignación de recursos y en ejecución de acciones concretas que evidencien resultados.

Las declaraciones desafortunadas del presidente regional Wilfredo Oscorima, en contra de la mujer ayacuchana, le valieron una marcha de protestas y reclamos de diversos sectores de la población para que rectifique sus palabras.

Retablo - Revista de Análisis Político Regional

Retablo N° 49-50  

Revista sobre actualidad política y social de Ayacucho

Retablo N° 49-50  

Revista sobre actualidad política y social de Ayacucho

Advertisement