La Revista de Tarifa al Dia Navidad 2022

Page 1

publimarkplus@gmail.com larevistadetarifaldia@gmail.com info@noticiasdelavilla.net www.tarifaldia.es www.noticiasdelavilla.net www.cuatrovientosnoticias.com

Edita: Publimarkplus S.L. Imprime: Tipografía Mazuelos Diseño y Maquetación: Luis Alfonso Sena

Síguenos:

Tarifa un enclave turístico y patrimonial en la comarca

Tarifa. Nadie duda de que Tarifa se erige en buque insignia de la proyección internacional del Campo de Gibraltar. Se lo ha ganado a pulso. Pero la forja de la identidad turística del municipio nada tiene que ver con las políticas al uso en la Costa del Sol o en otras localidades de la Costa de la Luz. Porque en Tarifa la oferta de sol y playa no fue el reclamo fundamental, sino el complemento de lujo de una merecida fama consolidada en el boca a boca que recorría la geografía europea de manos de los mejores embajadores que ha tenido (y tiene) Tarifa: los deportistas del viento.

El viento, compañero inseparable de Tarifa, antaño concebido como un perjuicio, ha resultado ser el mejor aliado del municipio. Y no sólo porque al calor del windsurf y del kitesurf se ha gestado una marca internacional de la localidad que de otra forma habría exigido una fuerte inversión en marketing: un frente costero prácticamente libre de especulación inmobiliaria debe mucho al otras veces denostado viento de levante. Y el hecho de que Tarifa se haya consolidado como destino vacacional impulsada por el deporte y la naturaleza ha tenido como consecuencia la atracción de un turismo joven, dinámico, cosmopolita y preocupado por los valores ambientales y paisajísticos del municipio, que poco tiene que ver con el perfil de visitantes de otras zonas del litoral andaluz.

A diferencia de otras localidades turísticas, Tarifa no ha tenido que recurrir a complejas operaciones de mercadotecnia para labrar su imagen. Sin pretenderlo, de forma natural, el municipio comprende una amplísima gama de actividades y experiencias singulares que le hacen brillar con luz propia en el panorama turístico. Así, es la localidad que sirve de puente entre Norte y Sur, entre Europa y Magreb, y acontecimientos culturales como el Festival de Cine Africano, que celebró en 2007 su cuarta edición, han venido a demostrar lo rentable de esta situación geográfica privilegiada, tanto en el ámbito de la cooperación cultural y educativa como en el del turismo cultural y de eventos. ¿Qué otro municipio posibilita el tránsito entre continentes tan cercanos y diferentes a la vez como Europa y África en apenas una hora?

Cuenta Tarifa con un patrimonio histórico riquísimo y enormemente plural: abrigos rupestres del paleolítico y del neolítico, la ciudad romana de Baelo Claudia, la fortaleza árabe de Guzmán el Bueno o un cas-

co antiguo declarado Conjunto Histórico-Artístico, entre otros muchos ejemplos, permiten un recorrido apasionante por una historia de mestizaje y frontera que arroja luz no sólo sobre el devenir de Tarifa, sino de toda Andalucía. Pero esto no es todo. La huella del paso del hombre por nuestra tierra se encuentra por doquier. La época prehistórica nos ha legado varios conjuntos dolménicos, entre ellos el de Aciscar,

Caheruelas, Facinas y la Sierra de la Plata, así como otros dólmenes dispersos como el de Los Algarbes o el de la Ahumada.

La necrópolis de la Edad del Bronce de Los Algarbes es uno de los varios conjuntos funerarios de Tarifa. Los centenares de tumbas antropomórficas, las populares piletas de moros, se encuentran allí donde había piedras para tallarlas. En algunos casos formando amplias necrópolis como las de Betis o la de Fuentemolín. Curiosamente, muchas de ellas situadas en lugares apartados con espectaculares vistas del Estrecho.

También es digno de destacar el flamante declaro como bien de interés cultural, el castillo neogótico de Santa Catalina. Construido en el año 1933, es hoy uno de los más vistosos y queridos monumentos tarifeños, situado en el cerro del mismo nombre y vigilante permanente de los dos mares que se unen en Tarifa.

Pocos municipios pueden alardear de contar con dos espacios naturales protegidos en sus dominios, y mucho menos aún con la diversidad de los presentes en Tarifa: el parque natural de Los Alcornocales, de interior, y el más reciente parque natural del Estrecho, que comprende el litoral tarifeño. Cada vez son más las empresas que ofrecen rutas de interpretación del patrimonio natural, actividades de senderismo, paseos a caballo o deportes como la escalada en el ámbito de los espacios naturales. Y desde hace años tanto el avistamiento de cetáceos como la observación de los movimientos migratorios de las aves se han consolidado en la oferta turística de calidad y ligada al medio ambiente de la localidad. Porque el Estrecho, y Tarifa como elemento privilegiado, es un hervidero de vida en continuo peregrinaje.

Pero, además de los valores culturales, históricos, naturales o deportivos ampliamente reconocidos, Tarifa tiene otra virtud que lamentablemente empieza a estar en peligro de extinción en otros municipios costeros: la autenticidad. Porque el turista no encuentra una localidad del litoral andaluz al uso, intercambiable con otras similares de la Costa del Sol o de la

Luz: Tarifa ha sabido mantener sus raíces, sus hábitos de convivencia, al tiempo que ha abierto sus calles y casas a visitantes de todo el mundo. No ha caído el municipio en la fácil tentación de borrar sus señas de identidad para ser más asimilable, para dejar de ser ciudad y convertirse en producto turístico. Los turistas encuentran una localidad que no ha dejado de ser un pueblo de pescadores, agricultores y ganaderos a pesar de que los tarifeños han aprendido a convivir durante todo el año con vecinos, comercios y lenguas de toda Europa. El cosmopolitismo de Tarifa no es forzado, sino fruto de una natural convivencia que dura ya décadas y que unido a otras consideraciones mantendrán a Tarifa en la vanguardia de las políticas turísticas de calidad en el Campo de Gibraltar.

Benítez “ADECA presenta una solución gratuita de Tarifa en tiempo real,

Es paradójico escuchar a dueños de restaurantes en Tarifa diciendo “me faltan camareros, cocineros, etc…” y a camareros en paro decir “no encuentro nada”.

Desde ADECA Tarifa somos conscientes del enorme problema, que se demuestra en la escandalosa tasa de paro juvenil de Tarifa, y nos pusimos manos a la obra.

Tras muchos meses de trabajo, hoy presentamos el fruto de ese esfuerzo. Es una solución real, inmediata y gratuita para todos, trabajadores y empresas, el portal de empleo exclusivo para Tarifa, empleo.adecatarifa.com

Lo hemos logrado con gestión, con mucha ilusión y la participación de muchos, tantos que es imposible nombrarlos a todos, pero algo importante nos une, todos buscamos un benecio común, ver una mejor Tarifa cada día.

En este portal de empleo, las empresas de la ciudad podrán solicitar lo que necesiten en tiempo real y a los trabajadores les llegará en ese mismo momento una alerta a su móvil con el lugar de la entrevista de trabajo en Tarifa.

Todo gratis, gracias a que son los propios empresarios quienes nancian el portal para encontrar trabajadores en Tarifa de una manera rápida y ecaz.

La Asociación de Hosteleros de Tarifa, la Asociación de Alojamientos Turísticos de Tarifa y la Fundación ECO-Hotel Las Piñas son los primeros y principales patrocinadores, los que hacen posible la idea que ADECA les presentó hace meses.

“Una solución real, concreta y con inmediatez a un desafío tan mayúsculo como la tasa de paro en Tarifa” apunta Benítez, presidente de ADECA Tarifa.

www.tarifaldia.es 10

gratuita para conectar empresas y trabajadores real, su portal de empleo”

Recordar que ADECA tiene abierta una oferta formativa con titulación ocial y gratuita para los empadronados en Tarifa que se puede encontrar en el propio portal de empleo.

“Formarse es una manera activa de encontrar empleo, de eso no tenemos duda, de ahí que estén ofertados 12 cursos para 180 alumnos, desde “Inglés comercial” a ”Jefe de Cocina” entre otros, todo suma.” Afirma Benítez.

Todas las iniciativas de ADECA son gratuitas para los empadronados en Tarifa, porque que crezca el número de empadronados signica más dinero para Tarifa, el estado nos ingresará cuotas extras para obtener mejores servicios si alcanzamos los 20.000 empadronados antes del 31 de Diciembre, es por esa razón que desde ADECA lanzamos también hace ya unos meses la campaña multimedia, “VEN, si Tarifa es tu hogar, Tarifa te necesita”. Esta campaña está activa y accesible en varios idiomas.

El proyecto está siendo un éxito absoluto, ya hemos alcanzado los 18.700 empadronados en el municipio, sólo faltan 1.300 habitantes más y lograremos llegar al objetivo de 20.000 empadronados.

Todos sabemos, además, que en la ciudad viven muchos más, no es sólo un objetivo posible, sino necesario y desde ADECA les asesoran y guían en todo el proceso.

“El portal de empleo de Tarifa que nace hoy, aspira a demostrar que la iniciativa ciudadana a problemas reales, no sólo funciona, sino que es imprescindible ante la falta de soluciones concretas desde las instituciones”. Apunta Benítez.

¿Qué es Adeca? Somos ciudadanos, trabajadores, empresarios… en denitiva, vecinos de Tarifa dispuestos a defender los derechos e intereses del pueblo frente a Las Administraciones Públicas.

“Tratamos de no prometer, somos más de hacer, porque sencillamente estamos ilusionados, preparados y cada día somos más con el mismo objetivo, hacer realidad la Tarifa en la que siempre soñamos vivir.”

Sentencia Benítez

11

La iglesia de Santiago de Jesús Nazareno

Cuando los caballeros cristianos de Sancho IV tomaron la plaza de Tarifa en 1292 a sus habitantes musulmanes, cuenta la tradición que lo hicieron entrando por un postigo de la muralla que daba al arrabal llamado de la Aljaranda. La mezquita de este barrio musulmán fue posteriormente transformada en iglesia cristiana, naciendo así la Iglesia de Santiago, bajo sus suelos se cree que fueron enterrados los miembros de la primera guarnición cristiana de la ciudad.

La iglesia de Santiago, levantada al estilo mudejar, tenía el austero aspecto de templo fortaleza típico de la época; En el exterior una sobria fachada con grandes contrafuertes exteriores y gruesos muros de piedra. En el interior una nave principal alargada, con capillas a la izquierda. Al fondo, en la cabecera, posiblemente un altar mayor y la sacristía, estos últimos elementos lindando ya con la muralla de la ciudad. Desde el interior del edificio se podía acceder al postigo antes mencionado, ya llamado, como el mismo templo, de Santiago. En 1523 se le añadió la capilla de la concepción, de estilo gótico, con bóveda de crucería y carácter funerario. En algún momento (quizás en el siglo XVIII) se decoró la fachada y la espadaña con un motivo de cuadrados oblicuos con colores rojos almagra, amarillos y blancos sobre enfoscado blanco.

El paso de los siglos no ha sido magnánimo para con la que fuera quizás la primera parroquia de Tarifa. A finales del siglo XVI, perdió importancia frente a la competencia de las parroquias de San Mateo y San Francisco, templos principales aún en la actualidad de la ciudad. Quedó entonces como ermita, centrándose su uso en el culto a Jesús Nazareno, de donde tomaría el nombre el barrio aledaño.

A mediados del XIX en el interior del templo se fundieron las campanas de la iglesia de San Mateo, produciéndose durante el proceso graves daños a la ermita, lo que supuso el cierre al culto y el posterior traslado de la imágenes, archivos y enseres a las iglesias de San Francisco y San Mateo (en un lateral del altar mayor de esta última puede contemplarse en la actualidad el relieve del siglo XVI representando a Santiago Matamoros originario de la iglesia del mismo nombre, igualmente la imagen de Jesús Nazareno que se venera en San Mateo es originaria del templo de Santiago).

A principios del pasado siglo el Obispado vendió el edificio a manos privadas para que aprovecharan el material de derribo para la construcción, afortunadamente no fueron derruidas totalmente sus estructuras y a finales de siglo la familia propietaria devolvió el solar a la iglesia.

En 2015 el obispado cede la propiedad de la iglesia al ayuntamiento de Tarifa, en cuyas manos descansa desde entonces el destino del templo.

El edificio presenta en la actualidad un lamentable estado de ruina, aunque no deja de ser una hermosa e imponente construcción. Se conserva en la parte delantera; la fachada, la espadaña (ambas con restos de policromía) y la capilla gótica de la concepción con una interesante bóveda de crucero y otros elementos arquitectónicos. Igualmente se mantiene en pie aunque sin cubierta una primera parte de la nave principal, separada del resto del templo por un muro levantado por la dirección general de Bellas Artes en los años 70 del siglo pasado para reforzar la dañada estructura. El resto, hasta alcanzar la muralla de la ciudad es un solar colmatado de escombros donde pueden distinguirse numerosos restos de muros, arcos y contrafuertes.

En una excavación arqueológica reciente, se localizaron los restos del postigo de Santiago, confirmándose que por él se podía acceder desde el exterior de la ciudad al interior de la propia iglesia.

En facebook podemos encontrar una página llamada “Tarifa Antigua”, donde el artista afincado en Tarifa Marco Parzych, nos ofrece imágenes de una cuidada reconstrucción en 3D de la iglesia de Santiago a principios del siglo XX.

La restauración de la iglesia de Santiago es un tema recurrente entre los defensores del patrimonio tarifeño. Ya en 1991, en el nº 0 de la revista de estudios tarifeños Aljaranda, el autor y restaurador Carlos Gómez de Avellaneda, apuntaba posibilidades de restauración a corto y a largo plazo. En 2014 se realizó desde el ayuntamiento un informe en el que se urgía a realizar trabajos al menos de consolidación de la espadaña y la fachada. En 2018 el defensor del pueblo, a instancias de la asociación tarifeña de defensa del patrimonio cultural Mellaria, emitió un documento en el que “sugería” el estudio y la realización de forma urgente de la consolidación y rehabilitación de los restos del templo. Ese mismo año la delegación territorial de cultura comenzó los trámites para declarar Bien de Interés Cultural la iglesia de Santiago y su inclusión en el catálogo general de patrimonio histórico de Andalucía.

Desde el ayuntamiento Tarifeño aseguran que en breve se pondrán en marcha las primeras actuaciones de consolidación en los restos del templo.

Esperemos que todas estas buenas intenciones fructifiquen en un futuro próximo y podamos ver rehabilitados y en uso para la ciudadanía los restos de la antigua iglesia de Santiago o de Jesús Nazareno, ya sea como espacio museístico o cultural.

¡Creamos en la Navidad!

integradas en un espacio dando sentido a la historia que se quiere relatar a través de las figuras y ambientando todo con construcciones en miniatura, paisajes…

Aunque comercialmente cada vez vivimos más rápido, quizás adelantándonos demasiado en el tiempo a cualquier fiesta o estación meteorológica, lo cierto es que, por mucho que queramos correr, cada momento tiene su propio espacio y su fecha concreta. La Navidad es un claro ejemplo de ello pues, con ese acelero por comprar nos olvidamos y vamos perdiendo las tradiciones, el encanto, la magia, el reencuentro con la familia, y el sentido verdadero de estos días que no es otro que celebrar el Nacimiento de Cristo, aunque para ello tomemos polvorones, turrones y anís; cantemos villancicos al son de panderetas, zambombas y cascabeles; y adornemos las casas, comercios y calles con luces, guirnaldas y árboles, pues un nacimiento siempre es motivo de alegría, y más si se trata del Hijo de Dios. Pero repito, todo en su momento, no tiene razón adelantar tanto los preparativos porque estamos descontextualizando la fiesta.

Últimamente nos vemos obligados a consumir “navidad” desde inicios de noviembre (o incluso octubre). Siempre me gustó pensar que el día 8 de diciembre es cuando oficialmente se abría el período navideño. Se empiezan a enviar felicitaciones, las famosas cenas de empresas… e incluso para ese día, el belén siempre tenía que estar montado ya en casa, a falta del Niño Jesús, que se pone en Nochebuena. He de reconocer que lo de acabar el belén el día 8, es algo que cada vez me cuesta más trabajo conseguir por cuestiones laborales, pero el belén no puede ni debería faltar en Navidad en ningún hogar, al menos, tener un pequeño Misterio que nos recuerde qué estamos celebrando.

Muchas escenas pueden formar parte de un belén; a veces de manera individualizadas en un diorama, otras

Sin embargo, en nuestras iglesias tenemos representaciones de escenas navideñas como el nacimiento del Niño Jesús, la huida a Egipto, el bautismo de Cristo, la Sagrada Familia…; que pueden pasar desapercibas como tal durante el año pero, si las contemplamos bien, pueden ayudarnos a entender todo esto de la Navidad un poco más. En esta ocasión nos centraremos en una que tenemos bien visible, pues se localiza en la cabecera de la iglesia de San Mateo. Me estoy refiriendo a la “Adoración de los Magos” o “La Epifanía” (vocablo griego que significa manifestación). Se trata de uno de los dos lienzos que se conservan de los cuatro que realizó el pintor Juan Gómez para el retablo mayor que hiciera Andrés de Castillejos en 1610. La tradición ha querido ver en los magos una representación de las naciones conocidas en aquel momento, es decir, las de Europa, Asia y África; así como las tres edades del hombre. En cualquier caso, nos hemos quedado con el número 3, como 3 son los regalos que le hacen al Niño, según el evangelio de Mateo (el único que narra la historia). Oro como rey, incienso como Dios y mirra como hombre. Hay que tener en cuenta que el 3 es uno de los números más señalados en la biblia: Es la Divina Perfección. La Trinidad. A los tres días resucitó Jesús. El hombre se compone de tres aspectos: cuerpo, alma y espíritu…

Rafael Cazalla Urbano. Lcdo. Historia del Arte.

Por otro lado, “magos” era sinónimo de sabio, astrónomos, astrólogos. Estas personas solían tener un elevado nivel social, con un elevado poder adquisitivo. Por eso se sobreentiende que eran reyes, amén de lo que narran los salmos proféticos “todos los reyes de la tierra se postrarán ante Él y le servirán todas las naciones”, como acabamos de ver.

Veamos un poco más detenidamente este cuadro que representa la típica escena de la infancia de Jesús, donde los Magos lo adoran en el pesebre ofreciéndole sus regalos: oro, incienso y mirra. Para empezar, la luz ilumina a los personajes, dejando en penumbra el segundo plano con la arquitectura en ruinas del pesebre; para iluminarse de nuevo el fondo de la escena en el atardecer, con la estrella de Belén, localizada en el margen superior derecho.

El centro de la composición queda marcado verticalmente por La Virgen, el Niño y San José. Entre el resto de personajes vemos a los Magos, vestidos con ampulosas indumentarias de la época; pero también a sus pajes, de los cuales uno sujeta la corona y capa de Baltasar, otro monta un caballo blanco y levanta su brazo derecho señalando la estrella, que adquiere gran relevancia; y el otro asoma modestamente detrás de San José. Melchor, el mago más cercano, se postra ante el Niño, y los demás se van inclinando a medida que se van acercando para adorarlo; de hecho Baltasar, está llegando y ni siquiera aún se ha quitado la corona.

Si comparamos rápidamente esta pintura con otras de la misma temática y fecha aproximada, comprobamos que se repite el esquema. Por ejemplo, Rubens comienza a pintar su “Adoración de los magos” en 1609. En ella vemos la riqueza de los vestidos de los magos, cómo se descubren la cabeza para adorar al Niño, y la importancia que se le da a la estrella, menos llamativa que la del lienzo tarifeño, pero señalada por un personaje, en este caso un ángel que además, dirige su mirada al espectador para llamar nuestra atención. San José, queda también en un segundo plano, pero perfectamente identificado. El pesebre está representado por unas ruinas, en esta ocasión, clásicas. Otro ejemplo es el de Francesco Bassano, que hace lo propio en su pintura realizada en la segunda mitad del siglo XVI. De nuevo los magos se desprenden de sus coronas para adorar a Jesús, renunciando así a sus riquezas y poderes ante el verdadero Rey de reyes. San José sigue detrás de la Virgen. Una vez más, se le da protagonismo a la estrella que incluso ilumina la parte superior del cuadro. El pesebre, también está en ruinas y el Niño se gira con una postura similar al que tenemos en la iglesia de San Mateo.

Mucha simbología es la que se repite en las distintas obras como hemos comprobado, pero no vamos a ver ahora porque daría para mucho.

Para terminar, sí quisiera recalcar el hecho de que debemos luchar por conservar nuestras tradiciones, nuestras costumbres, poder disfrutar de ese patrimonio olvidado como son los belenes; que todos pongamos alguno en nuestras casas aunque sea pequeñito, y volvamos a reencontrarnos con esa Navidad que, si echamos la vista atrás, ya empezamos a recordar con nostalgia porque la estamos perdiendo, al igual que la ilusión y la creencia en los reyes magos, que se va desvaneciendo cada vez a una edad más temprana. ¡Creamos de verdad en la Navidad! ¡Dejémonos guiar por esa Estrella para que nos llene de ilusión! ¡Abramos nuestros ojos y miremos más allá de lo que tenemos delante!, porque quizás el tesoro que buscamos de forma inconsciente para nuestras vidas, lo tengamos más cerca de lo que pensamos.

Os deseo a todos una muy feliz Navidad, y un año nuevo lleno de Salud y Esperanza.

La sastrería de Carlos Vázquez

Puntada tras puntada iba cosiendo la historia de nuestro pueblo el maestro.

Un artesano de virtuoso pespunte que a golpe de aguja elevaba su categoría a sastre de Tarifa. De gran talento, Carlos Vázquez era implacable para detectar imperfecciones y llevarlas a cabo como un guante en un perfecto traje.

Tradición oral, por Fran Terán Licenciado en Historia del Arte

Hablamos de una antigua sastrería de nuestra ciudad que no hace mucho tiempo desapareció pero que aún permanece viva en la retina colectiva de la ciudad.

En su cajón entraba todo tipo de hilos, tijeras, cremalleras, metros, dedales, agujas, alfileres y pedacitos secos de jabón para marcar la tela.

“Patronaje y coger pinzas para disimular la tripa y la chepa y encajar bien las mangas”

En la sastrería se cosían muchos trajes de caballero y abrigos con telas procedentes de Barcelona fundamentalmente de Sabadell.

Su primera sastrería era muy amplia, era una casa señorial, en la calle de la Luz, un poquito más “pa bajo del Bar de Reyes”, lo que posteriormente fue el Banco Español de Crédito, luego pasaría a la calle de la Luz número 12 que actualmente corresponde al número 13 y allí estuvo desde 1942 hasta 1969, momento en el que pasaría ya a la calle Moreno de Mora, antigua calle de la Luna.

En la calle de la Luz Carlos Vázquez tomaba medida día tras día, sólo había que subir una escaleritas y llegar a la casa de ese gran patio de vecinos. Allí muchas veces se improvisaba una pequeña entrada a modo

de zaguán para las visitas, en la salita y que recibía la mayor luminosidad posible. En la estancia no faltaba, por supuesto, la pieza fundamental, una mesa de cortar, otra larga donde se mostraba el género y un pequeño probador bonito con unos espejos.

En el taller de Carlos Vázquez trabajaron alrededor de 12 personas, algún que otro aprendiz, un planchador y muchas mujeres que se llevaban trabajo a casa para rematar, como la recordada y querida Pepa Noria que durante muchos años ejerció este artesano oficio.

La clientela era exquisita y poseía un cuaderno donde tenía bien apuntado las medidas de sus más fieles clientes. Por supuesto la sastrería ya no permanece, pero Tarifa mantiene intacta su memoria y la de su propietario, aquel señor que hacia maravillas con la aguja y el dedal y que vistió a muchos caballeros y mozas tarifeñas.

Carlos Vázquez Gomez, nació en 1916 en Zalamea la Real (Huelva). Tras llamarlo a filas en el año 39 lo destinan a un batallón de la Isla de las Palomas en nuestra ciudad. Allí conocería a grandes amigos que sin duda le harían deparar definitivamente en Tarifa presentándose ante sus ojos una gran oportunidad para ejercer de sastre en lo que sería su profesión y siempre había sido su gran vocación. Así por el año 1941 le propone el famoso Juan Trujillo que trabaje para él en la tienda que todos conocemos en la Calzada. Pronto montaría su propia sastrería definitiva donde expondría en el escaparate bellas telas y las piezas recién confeccionadas.

Y es que… de saga le viene a Carlos lo de sastre de largo, pues su padre y su abuelo fueron sastres y modistas e incluso sus dos tíos. Él se haría un hueco rápidamente en la moda Tarifeña desarrollando por la década de los años 50 y 60 productiva actividad en su sastrería de la calle Moreno de Mora hasta su jubilación, integrando ese famoso escaparate situado al lado del Bar “An cá Curro” con la parte de arriba de la casa, unificándose así el negocio y logrando una sastrería taller y escaparate al completo.

Carlos se atrevió con todo tipo de prendas y de género, hizo, capas, trajes camperos, trajes de caballeros; vestidos de señoras y muchos abrigos para ellas; uni-

formes militares ; uniformes de la policía local de Tarifa. e incluso gran cantidad de arreglos. Tuvo clientes de toda la comarca y también de fuera venían expresamente para que les hiciera sus trajes. Una persona muy querida por todos ellos, no sólo por su profesionalidad también por su forma de ser.

Un verdadero sastre, de los de antes, de trajes bien hechos a medida. Riguroso, educado, atento y con gran profesionalidad y cariño hacia su trabajo.

Agradecer públicamente a la familia de Carlos Vázquez, a sus hijos y en especial a Jorge que me informó sobre la historia de la sastrería y su padre.

Un mundo más sostenible, nuestro mayor propósito para 2023

Somos incoloros, transparentes, casi invisibles a tu vista. Pasamos desapercibidos. Sin embargo, detrás de Aqualia estamos muchos profesionales dedicados todos los días a que el agua siga llegando a millones de hogares, sin que te enteres. Somos personas que trabajan para personas prestando un servicio público esencial y este es nuestro deseo: Despidámonos del 2022 con la ilusión de seguir recorriendo el camino hacia un mundo mejor, más justo y sostenible.

Feliz Navidad

aqualia.com
empresa del sector certificada por AENOR en la consecución de los ODS Atención al cliente: 900
44 82 Averías: 900
83 Autolectura: 900
44 84
Primera
81
81 44
81
Numancia, 10. 11380 - Tarifa (Cádiz)