__MAIN_TEXT__

Page 1


La revista de Tarifa al Día

4

EDITORIAL Felices fiestas, ánimo y mucha esperanza Estimados lectores, cuando nos encontramos ante los últimos coletazos de este año 2020, afrontamos unas fiestas y tradición que la maldita pandemia va a condicionar y que a pesar de todo confiamos en que cada uno de vosotros pase lo mejor que sea posible. Se marcha un 2020, que muy pocos imaginábamos iba a ser tan complicado, donde la pandemia mundial no solo ha dejado un reguero de muerte, dolor, y enfermos, sino que se ha cebado especialmente en las economías más desfavorecidas y ha perjudicado enormemente al comercio, en especial a la pequeña y mediana empresa. Despedimos un año caracterizado por las calamidades generadas de la pandemia, miramos con optimismo y esperanza a un horizonte cercano, el 2021. El año que viene será el año en que la población mundial consiga vacunarse y por ende superar esta crisis sanitaria internacional. Pero es en cada uno de nosotros donde realmente reside la ardua tarea de reconducir una crisis generada por la pandemia. Y lo debemos de hacer, ayudándonos los unos a los otros, cumpliendo con las normas dictadas para contener los contagios y contribuyendo en la medida de nuestras posibilidades para ayudar a nuestros convecinos. Más temprano que tarde volveremos a ver la luz al final del túnel y con la ayuda de todos, de las instituciones, las administraciones públicas, del sector privado, de todos y cada uno de nosotros… superaremos las vicisitudes y regresaremos a nuestra ansiada normalidad. Hasta entonces, ánimo, feliz Navidad y que seáis muy felices.


La revista de Tarifa al Día

5

“Un Paseo por las nubes” Shus Terán

D

esde hace años, siglos, los montes de Tarifa se han revelado como un poderoso entorno medioambiental sobre el que se desenvuelve una variopinta flora y avifauna que se antoja como un auténtico regalo para los cincos sentidos.

Tarifa con una superficie total de su término municipal de 476 kilómetros cuadrados de los que más del 40 por ciento pertenecen a parque naturales. Por un lado, el que recorre una amplia franja marítimo terrestre desde Punta de San García -en Algeciras desde el este- hasta Cabo de Gracia o playa del Cañuelo en Atlanterra donde muere el término municipal tarifeño por el oeste y que representa el ámbito de protección del parque natural más joven de Europa, el Parque Natural del Estrecho con una superficie total de 18.900 hectáreas, que engloba una línea de costa de unos 54 kilómetros lineales desde una punta a la otra. La franja marina de una milla de anchura alcanza hasta una profundidad máxima de 200 metros en la Punta de Tarifa. Pero si importante es el Parque Natural del Estrecho, no lo es menos el Parque Natural de Los Alcornocales que se erige como la reserva de alcornocal más importante de Europa. Fue declarado parque natural el 28 de julio de 1989 y supone un hábitat protegido de 167.767 hectáreas de las cuales 9,71 por ciento –es decir, 16.290 hectáreasse encuentran dentro del término municipal tarifeño y cuenta con caminos y senderos que resultan en su recorrido una clase magistral de naturaleza. Tal es el caso del sendero que conduce desde El Palancar a unos 463 metros sobre el nivel del Mar que se antoja salida a uno de los paseos más bellos de los que se puede disfrutar de todo el esplendor del parque. A los pies de los restos de uno de los gigantescos molinos de viento se abre una pista de tierra que se adentra en dirección norte hacia la frontera entre Tarifa y Algeciras. A la zona se puede llegar desde dos puntos según se venga. Por el monte La Ahumada desde la N-340 a la altura del Mirador del Estrecho o por la zona de El Bujeo si se viene del arco de la Bahía.

Antes de iniciar el sendero los senderistas nos acopiamos del agua fresca que del manantial que nutre y engorda el caudal del Río Guadalmesí serpentea vertiginosamente hacia su caída al Mediterráneo 400 metros más abajo. Los alcornoques van cerrando el camino y su rugosa corteza se convierte en brújula que marca el norte en la flor de los vientos delatada por el verdín del musgo que recorre los troncos de los centenarios árboles capaces de aguantar el paso de los años y los envites de plagas como “la seca” el mal intrínseco del alcornocal del Mediterráneo. Se comienza andar ágilmente, esquivando los charcos y lodos de las últimas lluvias y cruzándose con un rebaño de ovejas que pasa velozmente entre el grupo de senderistas que se van internando en el bosque. Entre los alcornoques y algunos acebuches se dibujan unas cajas grisáceas que son colmenas la mayoría abandonadas y sin reinas, pero que delatan un pasado gastronómico famoso y basado en viejas y exquisitas recetas donde la materia prima no era otra que la encontrada en los montes. Setas y pollos de campo cocinadas en algunas de las diseminadas casas que se ven más abajo del camino. Un camino especialmente ancho construido para funciones militares y que llegan hasta la mismísima cota más alta de todo el término municipal tarifeño, el “Pico de Luna” destino final de nuestro paseo. Pero por delante aún quedan cuatro largos kilómetros en los que el sonido de un inconfundible Picapinos se mezcla con el canto de los estorninos y de vez en cuando una rapaz difícil de reconocer cruza velozmente el camino precipitándose hacia el valle. Las vacas palurdas, especie autóctona de los montes tarifeños campan a sus anchas por el lugar, ellas mismas se buscan sus pastos. De vez en cuando, en las caídas que tiene el camino, se distingue algún carnero desafiando al equilibrio mientras que el sendero se estrecha y se empina mientras se distingue cerca el Pico de Luna que corona el Tajo de la Corza, también conocido como Tajo de Las Escobas. Su cercanía es simplemente un efecto óptico, pues el camino aún es largo. En las verdes paredes que nos rodean crecen helechos milenarios como alfombra a los alcornoques. Entre ellos, también el jerguen o el matagallo y sus impredecibles movimientos descubren sin ser vistos a algunos meloncillos o quien sabe si una gineta o incluso un gato montés. Sólo las jaras, brezos, cantuesos, torviscos y majuelos saben con certeza los bichuelos que entre ellos se esconden. Tras una hora y media de subida, con los gemelos cargados por la cuesta se alcanza por fin la meta. La temperatura ha bajado hasta cinco o seis grados centígrados y la cota se ha elevado hasta los 845 metros sobre el niel el mar. Atrás hemos dejado el bosque de niebla y nuestras cabezas se asoman a uno de los balcones naturales más maravillosos quizás del mundo. Por encima de las nubes se nos

www.tarifaldia.es


La revista de Tarifa al Día

6 revela una impresionante bahía de Algeciras presidida por el istmo de Gibraltar. Nuestra vista alcanza hacía el noroeste, todas las poblaciones de la Comarca. Más lejos más al norte se dibujan como si de una acuarela se tratara la sierra de Málaga e incluso creemos distinguir Sierra Nevada. Guiamos nuestros ojos hacia el suroeste y topamos con Ceuta que dorada refleja los rayos de un sol que quiere acostarse. El imponente Jebel Musa acentúa sus arrugas y todo el litoral desde Ceuta hasta Tánger se hace más largo y cercano que de costumbre. Entre las imponentes torretas que coronan el Pico de Luna silba un viento helado que obliga a cubrir nuestras cabezas y al sur, del sur, despidiendo al astro rey, una pequeña ciudad con una bella isla unida por un estrecho camino se dibuja como el último rincón de la península. Tarifa parece incluso extenderse hacia el Atlántico donde el sol se va ahogando mientras el silencioso y solitario vuelo de un buitre traza la frontera entre el cielo y la tierra y nos saca de nuestras ensoñaciones producto de la contemplación de tanta belleza.

Tras un descaso y reponer fuerzas emprendemos el camino donde tras una hora de bajada nos sorprenderá la noche. Atrás un paseo por las nubes que nos redescubre un hermoso entorno natural para muchos desconocidos pero que es simplemente impresionante.

“A walk on clouds”

F

or years, or centuries, the mountains of Tarifa have been revealed as a powerful environmental scenery on which a diverse flora and birds that seem like a real gift for the five senses. Tarifa, with a total area of ​​its municipality of 476 square kilometers of which more than 40 percent belong to nature reserves. On the one hand, the one that runs through a wide maritime terrestrial strip from Punta de San García -in Algeciras from the east- to Cabo de Gracia or Cañuelo beach in Atlanterra where the municipality of Tarifa dies to the west and that represents the scope of protection of the youngest nature reserve in Europe, the Strait Nature Reserve with a total area of ​​18,900 hectares, which encompasses a coastline of about 54 linear kilometers from one end to the other. The mile-wide marine strip reaches a maximum depth of 200 meters at Punta de Tarifa. But if the Strait Nature Reserve is important, the Los Alcornocales Nature Reserve is no less important, which stands as the most important cork oak reserve in Europe. It was declared a natural park on July 28, 1989 and represents a protected habitat of 167,767 hectares of which 9.71 percent –that is, 16,290 hectares- are within the municipality of Tarifa and it has roads and trails that result in its toured a nature master class. Such is the case of the path that leads from El Palancar at about 463 meters above sea level that seems like an exit to

www.tarifaldia.es

one of the most beautiful walks from which you can enjoy all the splendor of the park. At the foot of the remains of one of the gigantic windmills a dirt track opens and heads north towards the border between Tarifa and Algeciras. The area can be reached from two points as you come. Through Mount La Ahumada from the N-340 at the height of the Mirador del Estrecho or through El Bujeo area if you come from the Bay arch. Before starting the trail, the hikers collect the fresh water from the spring that nourishes and fattens the flow of the Guadalmesí River, snaking vertiginously towards its fall to the Mediterranean 400 meters below. The cork oaks are closing the way and their rough bark becomes a compass that marks the north in the flower of the winds betrayed by the verdigris of the moss that runs through the trunks of the centenary trees capable of withstanding the passage of the years and the stakes of pests such as “la seca”, the intrinsic evil of the Mediterranean cork oak forest. You start walking nimbly, dodging the puddles and mud from the last rains and passing a flock of sheep that passes quickly among the group of hikers who are entering the forest. Among the cork oaks and some wild olive trees there are grayish boxes that are hives, most of them abandoned and without queens, but that reveal a famous gas-


La revista de Tarifa al Día tronomic past based on old and exquisite recipes where the raw material was none other than that found in the mountains. Mushrooms and free range chickens cooked in some of the scattered houses down the road. A particularly wide path built for military functions and that reaches the very highest point of the entire municipality of Tarifa, the “Pico de Luna” final destination of our walk. But there are still four long kilometers ahead in which the sound of an unmistakable Great Spotted Woodpecker mixes with the song of the starlings and from time to time a difficult-to-recognize bird of prey swiftly crosses the road rushing into the valley. The peasant cows, a species native to the mountains of Tarifa, roam freely around the place, looking for their pastures on their own. From time to time, in the falls that the road has, a ram can be distinguished challenging balance while the path narrows and steepens while the Pico de Luna that crowns the Tajo de la Corza, also known as Tajo de las Escobas. Its proximity is simply an optical effect, since the road is still long. On the green walls that surround us, millenary ferns grow like carpet to the cork oaks. Among them, also the jargon or the matagallo and its unpredictable movements discover without being seen some mongoose or who knows if a genet or even a wild cat. Only rockrose, heather, lavender, torviscos and hawthorns know with certainty the bugs that hide among them. After an hour and a half uphill, with the twins loaded up the slope, the goal is finally reached. The temperature has dropped to five or six degrees Celsius and the level has risen to 845 meters above sea level. Behind we have left the cloud forest and our heads look out onto one of the most wonderful natural balconies perhaps in the world. Above the clouds an impressive bay of Algeciras is revealed to us, presided over by the Isthmus of Gibraltar. Our view reaches to the northwest, all the towns of the region. Further north the Sierra de Málaga is drawn as if it were a watercolor and we even think we can distinguish Sierra

7

Nevada. We guide our eyes to the southwest and we come across Ceuta that reflects the golden rays of a sun that wants to lie down. The imposing Jebel Musa accentuates its wrinkles and the entire coastline from Ceuta to Tangier becomes longer and closer than usual. Among the imposing turrets that crown the Pico de Luna an icy wind whistles and forces us to cover our heads and to the south, from the south, saying goodbye to the sun, a small city with a beautiful island linked by a narrow path is drawn as the last corner of the peninsula. Tarifa even seems to extend towards the Atlantic where the sun is drowning while the silent and solitary flight of a vulture traces the border between heaven and earth and takes us out of our daydreams as a result of the contemplation of such beauty. After a break and regaining strength, we set out on the road where, after one hour of descent, the night will surprise us. Back a walk in the clouds that rediscovers a beautiful natural environment for many strangers but that is simply impressive.

www.tarifaldia.es


8

www.tarifaldia.es

La revista de Tarifa al DĂ­a


La revista de Tarifa al Día

10

El origen de los nombres de las calles tarifeñas The origin of the names of the streets of Tarifa

Manuel Liaño Rivera Cronista Oficial de la Ciudad de Tarifa

A

provechando el escenario natural que suponen las calles y rincones típicos del municipio, el cronista oficial de la Localidad, Manuel Liaño Rivera nos adentra por este mar de adoquines viejos, revelándonos con sutiles pinceladas el origen de los nombres de algunas de nuestras calles más famosas y distinguibles en el laberinto de cal de intramuros Se trata de la primera ración de esta sección que tendrá progresión y continuidad en los próximos ejemplares que editemos

T

aking advantage of the natural scenery that the streets and typical corners of the municipality represent, the official chronicler of the Town, Manuel Liaño Rivera, takes us through this sea of ​​old cobblestones, revealing with subtle brushstrokes the origin of the names of some of our most famous streets and distinguishable in the intramural lime maze.

Comenzamos por la calle Guzmán el Bueno. Una calle que es parte fundamental en los desfiles procesionales de nuestra Semana Santa

This is the first portion of this section that will have progression and continuity in the next copies that we will publish.

La calle Guzmán el Bueno

We will start on Guzmán el Bueno street. A street that is a fundamental part of the processional parades of our Holy Week.

Guzmán el Bueno street It has this name since 1883. But in its primitive origins it was the main street of the city, called Calle del Mar, which ran from the original Puerta del Mar to Calle del Águila, today Aljaranda. Being what today is our Calzada and landmark street of the population occupied by the Angorrilla river bed, Calle del Mar (Sea Street), took the traveler to the Barrio (Neigbourhood) de Jesús, by the Miramar or to the Greater Church of San Mateo, across the street of los Privilegios (Privileges).

Tiene esta denominación desde el año 1883. Pero en sus primitivos orígenes fue la calle principal de la ciudad, denominada Calle del Mar, que iba, desde la primitiva Puerta del Mar hasta la calle del Águila, hoy Aljaranda. Al estar lo que hoy es nuestra Calzada y calle señera de la población ocupada por el cauce del río Angorrilla, la calle del Mar, llevaba al viajero hacia el Barrio de Jesús, allá por el Miramar o bien a la Iglesia Mayor de San Mateo, a través de la calle de los Privilegios.

www.tarifaldia.es

Close to Cuna Street, (which was later called Luz Muñoz and disappeared after being absorbed, by one of the expansion works of the San José Asylum) was the first slaughterhouse that was in Tarifa and on its border with the river, you could find the Puente (Bridge) del Matadero, which led us to Carnicería Street, where the Tablerías were located, which is where the meat was dispatched to the public. The slaughterhouse would later move to Tenería Vieja street, near the old La Tarifeña Preserves Factory. At the confluence of Calle del Sol (today Madre Purificación) with the river, there was also another bridge,


La revista de Tarifa al Día

11

A la altura de la calle Cuna, (que después se llamó Luz Muñoz y desapareció al ser absorbida, por una de las obras de ampliación del Asilo de San José) estuvo el primer matadero que hubo en Tarifa y en su linde con el arroyo, estaba el Puente del Matadero, que nos llevaba a la calle Carnicería, donde se encontraban las Tablerías que era donde se expedía la carne al público. El matadero pasaría después a la calle Tenería Vieja, a la altura de lo que fue la Fábrica de Conservas La Tarifeña. En la confluencia de la calle del Sol (hoy Madre Purificación) con el arroyo, también se encontraba otro puente, llamado este del Hospitalito, que nos cruzaba al Hospital de la Misericordia. En la calle del Mar estuvo también un cuartel de caballería y el fielato

called del Hospitalito, which crossed to the Hospital de la Misericordia.

También fue conocida por la calle de los Mesones, aunque estos estuviesen en la parte final de dicha calle, haciendo esquina con la de Privilegios y del Águila, lo que hizo que se formase una plaza, justo donde está la fuente que se denominó Plaza Nueva y fue lugar en Semana Santa de El Encuentro, entre Nuestro Padre Jesús Nazareno que tenía su sede en la Iglesia del mismo nombre, y la Verónica, popularmente conocida por “la banderillera”.

In Calle del Mar there were also cavalry barracks and the Fielato (consumption tax office)

El Paseo de La Alameda

It was also known as the Calle de los Mesones, although they were at the end of that street, on the corner of Privilegios and del Águila, which led to the formation of a square, right where the fountain then called Plaza Nueva is and it was the place in Holy Week of El Encuentro, between Nuestro Padre Jesús Nazareno which had its headquarters in the Church of the same name, and the Verónica, popularly known as “la banderillera”.

Paseo de La Alameda Originally, it was the orchard belonging to the Hermitage of the Virgen del Sol, but once it was destroyed in 1812, due to the French Siege, it became the first boulevard outside the city walls, known as ‘Carrera del Sol’. In 1868, José María Morales y Gutiérrez, mayor at the time, promoted the works of what would later became Paseo de Alfonso XII, where a statue of this King was erected in its northern part.

En su origen, fue el huerto perteneciente a la Ermita de la Virgen del Sol, pero una vez destruida en 1812, debido al Sitio Francés, se convirtió en el primer paseo de extramuros de la ciudad, conocido como ‘Carrera del Sol’. En 1868, José María Morales y Gutiérrez, alcalde a la sazón, impulsa las obras de lo que más adelante sería Paseo de Alfonso XII, erigiéndose una estatua de este rey en su parte norte. En 1897, sufrió otra transformación y se construye un paseo escalonado o en rampas. En su parte norte se hace un Mirador y se aprovecha los barandales del Arroyo (que

In 1897, it had another transformation and a stepped walk or ramps were built. In its northern part a viewpoint was made and the stream railings (which had been diverted in 1889) are used to beautify it. In the centre, a small square known as the “Cinco de Oros” in the southern part, up to the Puerta del Mar and the Castillo de los Guzmanes, “La Alameda”. Right on this site and in 1960, in commemoration of the Castle’s Millennium, a statue was erected to its hero and defender, Don Alonso Pérez de Guzmán, Guzmán el Bueno, the work of our local painter and sculptor, Manuel Reiné. Our popular Alameda, despite all the changes it has also had in its gazette, from Paseo de Alfonso XII to Paseo del Generalísimo, has been and will forever be our beloved and popular Alameda.

www.tarifaldia.es


La revista de Tarifa al Día

12 había sido desviado en 1889) para hermosearlo. En el centro, una placita conocida por el ‘Cinco de Oros’ en la parte sur, hasta la Puerta del Mar y el Castillo de los Guzmanes, ‘La Alameda’. Justo en este sitio y en el año de 1960, en conmemoración del Milenario del Castillo, le fue erigida una estatua al héroe y defensor de éste, don Alonso Pérez de Guzmán, Guzmán en Bueno obra de nuestro pintor y escultor local, Manuel Reiné. Nuestra popular Alameda, a pesar de todos los cambios que ha tenido también en su nomenclátor, desde Paseo de Alfonso XII, a Paseo del Generalísimo, ha sido y será por siempre, nuestra querida y popular Alameda.

Plaza de Santa María Es el actual enclave donde se encuentra nuestro Ayuntamiento. Centro y origen de la Tarifa musulmana, por tanto, una de las más antiguas y también de las que más ha movido su nomenclátor. Conocida popularmente por Las ranitas, debido a la fuente que hay en el centro de sus jardines, rodeada de ellas. A lo largo de su historia ha sido denominada Plaza de la Constitución, Plaza de la Libertad, Plaza de la Revolución, Plaza de la República, Plaza de Fermín Galán, Plaza de Alfonso XIII, Plaza de 18 de Julio, hasta volver a la actual, Plaza de Santa María, cuyo nombre se debe a la Iglesia de Santa María que existía al pie del Castillo, en su parte sureste y en el lugar donde en época musulmana estuvo la Mezquita Mayor. La Iglesia fue bendecida por el Arzobispo don García de Sevilla en 1293, una vez conquistada la ciudad por Sancho IV.

Santa Maria Square It is the current enclave where our Town Hall is located. Centre and origin of the Muslim town, therefore, one of the oldest and also one that has moved its gazette the most. Popularly known as Las Ranitas (the Little Frogs), due to the fountain in the centre of its gardens, surrounded by them. Throughout its history it has been called Plaza de la Constitución, Plaza de la Libertad, Plaza de la Revolución, Plaza de la República, Plaza de Fermín Galán, Plaza de Alfonso XIII, Plaza de 18 de Julio, until returning to the current, Plaza de Santa María, whose name is due to the Church of Santa María that existed at the foot of the Castle, in its southeast part and in the place where the Great Mosque stood in Muslim times. The Church was blessed by Archbishop Don García de Sevilla in 1293, once the city was conquered by Sancho IV.


La revista de Tarifa al Día

14

Proponen a las almadrabas y la extracción del corcho para su reconocimiento como Patrimonio Agrícola Mundial por la FAO Las candidaturas abordadas son: el sistema de captura del atún rojo por el método de las almadrabas, la extracción y producción de corcho en Los Alcornocales y los sistemas relacionados con los esteros y las salinas

E

l subdelegado del Gobierno de España en Cádiz, José Pacheco, acompañado de la subdirectora general de Relaciones Internacionales y Asuntos Comunitarios del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, Marta Cimas; y del responsable de la Dependencia de Agricultura y Pesca de la Subdelegación, Mario de la Cueva; ha presentado a representantes de la Junta de Andalucía y de sectores agrarios de la provincia varias propuestas iniciales que puedan ser abordadas como candidatas a los SIPAM. Los SIPAM son Sistemas Importantes del Patrimonio Agrícola Mundial, que creó la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) en 2002, con el fin de promover y garantizar el futuro de sistemas de biodiversidad reconocidos en el ámbito de la agricultura, la pesca y la ganadería por el organismo mundial.

www.tarifaldia.es

“Confiamos en que esta iniciativa que hemos puesto en marcha llegue a buen puerto y sirva para añadir el nombre y la marca ‘Cádiz’ a este importante reconocimiento internacional. Nuestra provincia cuenta con una diversidad medioambiental muy importante y de primer nivel, por lo que hemos mantenido este encuentro para consensuar una propuesta que englobe ese potencial y que garantice el futuro de estos sistemas, que sirven para combinar servicios sociales, culturales, ecológicos, de promoción y económicos”, ha asegurado José Pacheco. El subdelegado ha especificado que las candidaturas abordadas en esta reunión son el sistema de captura del atún rojo por el método de las almadrabas, la extracción y producción de corcho en Los Alcornocales y los sistemas relacionados con los esteros y las salinas. “Entendemos que cumplen los requisitos exigidos si entre todos trabajamos conjuntamente en ellas”.


En este encuentro, cuyo objetivo era iniciar el debate para consensuar una propuesta definitiva, se ha puesto en valor la necesidad de contar con el aval científico a la hora de preparar los proyectos, así como con la coordinación de todos los actores implicados. A partir de esta primera presentación, se arbitrará el traslado a los sectores productivos de la iniciativa, quienes serán los encargados de iniciar los expedientes con el apoyo de las administraciones autonómica y local, correspondientes. Una vez cerradas las propuestas, éstas se trasladarán al Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA), como interlocutor oficial ante la FAO para hacerle llegar la candidatura definitiva. Los Sistemas Importantes del Patrimonio Agrícola Mundial (SIPAM) se definen como ‘sistemas de uso de la tierra y paisajes sobresalientes, ricos en biodiversidad de importancia mundial, desarrollados a partir de la adaptación de una comunidad con su ambiente, según sus necesidades y aspiraciones, para alcanzar el desarrollo sostenible’, según la propia Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación.  Actualmente hay 62 sistemas SIPAM reconocidos oficialmente en el planeta por la FAO, en 22 países de 5 regiones como África, Asia, Europa, América Latina y el Medio Oriente. Por parte europea, existen 7 sistemas de patrimonio agrícola reconocidos en España, Italia y Portugal. En España tenemos la extracción de sal ‘Valle Salado’ de Añana, en Álava; ‘Uva pasa de la Axarquía’, en Málaga; ‘Olivos milenarios del territorio del Sènia’, que engloba varios municipios de Cataluña, Aragón y Comunitat Valenciana; y el sistema de riego ‘Regadío histórico de l’Horta de València’.


La revista de Tarifa al Día

16

“Leyendas de Tesoros” “Legends of Treasures”

Una campiña de cuentos y tesoros A countryside of tales and treasures

Mario Álvarez Osorio

N

N

Muchas de esas historias todavía son recordadas por quienes siendo niños las escucharon, la mayoría de estas personas provienen del entorno rural, hombres y mujeres criados en cortijadas y asentamientos de nuestro municipio como La Ahumada, Puerto Llano, las Caheruelas, El Puntal…. Muchos de esos lugares están ahora abandonados, pero las historias que se contaban entre los muros de aquellas viviendas han sobrevivido. Entre ellas abundan los relatos en relación a tesoros ocultos en recónditos lugares, señalados por extrañas señales como piedras con una forma llamativa o árboles centenarios de gran porte o retorcida figura. A veces es una extraña conducta de los animales lo que señala el emplazamiento del tesoro, un perro que ladra, una cabra negra que insiste en subirse siempre a la misma roca, una gallina clueca aparecida... Algunos de estos tesoros aparecen protegidos por presencias fantasmales a las que hay que agradar o que proponen alguna prueba a los buscadores de fortuna. “un susto” llaman a esos entes. También se cuenta como aparecen extraños personajes con rasgos exóticos que vienen buscando un lugar determinado, traen un mapa, un papel con extrañas referencias, unos versos de texto criptico...

Many of those stories are still remembered by those who heard them as children, most of these people come from rural areas, men and women raised in farms and settlements in our municipality such as La Ahumada, Puerto Llano, Las Caheruelas, El Puntal…. Many of those places are now abandoned, but the stories that were told within the walls of those houses have survived. Among them, there are many stories in relation to hidden treasures in remote places, marked by strange signs such as stones with a striking shape or centennial trees of great size or twisted figure. Sometimes it is a strange behavior of the animals that indicates the location of the treasure, a dog that barks, a black goat that insists on always climbing the same rock, a broody hen that appeared... Some of these treasures appear protected by ghostly presences to be liked or who propose some test to fortune seekers. They call those entities “a scare”. It also tells how strange characters appear with exotic features who come looking for a certain place, bring a map, a paper with strange references, some verses of cryptic text...

o hace tanto tiempo, antes de la conquista de los hogares por la televisión y por supuesto antes de la aparición de Internet, Amazon o Netflix, cuando ya las faenas del día estaban terminadas y hombres y mujeres por fin habían “dado de mano”, las tardes y noches familiares de nuestros abuelos y abuelas se llenaban con la narración de historias a la luz de la lumbre, de lámparas de petróleo o de candiles. Las mujeres por supuesto seguían realizando alguna labor, ya fuese quitar las piedras a las lentejas, tejer o limpiar tagarninas, sus manos siempre en movimiento.

Antonio García, nacido en una de esas cortijadas hoy desiertas, me contaba que cerca de la casa donde el nació y se crio, existe una enorme piedra trabajada por el hombre hasta darle una caprichosa forma llamada “la Piedra de

ot so long ago, before the conquest of homes by television and of course before the appearance of Internet, Amazon or Netflix, when the tasks of the day were already finished and men and women had finally finished their work, the family evenings of our grandparents and grandmothers were filled with the narration of stories in the light of fire or oil lamps. The women of course continued doing some work, whether it was removing stones from lentils, weaving or cleaning “tagarninas” (golden thistles), their hands always in motion.

Antonio García, born in one of those now deserted farmhouses, told me that near the house where he was born and raised, there is a huge stone worked by man to give it a capricious shape called “the Stone of the Four Helmets.” His grandparents, “who were born there in the 1800s,” told him as a child that that stone marked the location of four treasures if one looked at the rising sun; one had


La revista de Tarifa al Día los Cuatro Cascos”. Sus abuelos, “que nacieron allá en los 1800” le narraban siendo un niño que aquella piedra señalaba el emplazamiento de cuatro tesoros si se miraba al sol naciente; uno había aparecido en el fondo de una cercana calera (oquedad artificial para fabricar cal viva), otro cerca de la cima de un montículo cercano, donde quedaban restos de viejas edificaciones, un tercero lo encontraron enterrado en la orilla del regajo, justo donde iban a lavar la ropa las mujeres del lugar, el cuarto esta por aparecer. Algunos de estos cuentos populares se repiten con infinitas variantes en otras regiones y localidades de toda España, otros son típicamente Tarifeños. Como ejemplos podemos citar, “EL TESORO DE LA CUEVA DEL NEGRITO”, “ENFRENTE DE LA CABEZA DEL TORO ESTÁ EL TESORO”, “LA LEYENDA DEL TESORO DEL HOYO DEL LOBO”, “LA GALLINA APARECIDA”,” EL TESORO DE LA CABRA NEGRA”, etc... Dentro del municipio de Tarifa encontramos topónimos que podrían guardar relación con estos relatos, acercando a la realidad, al mundo físico, el contenido de estas leyendas. “El cerro del Tesoro”, “El cerro de la Tumba”, “el Canuto del Arca” son algunos de ellos. Todo relato popular tiene una referencia a hechos reales. El origen de estas historias de tesoros hay que buscarlo en las persecuciones y deportaciones masivas que a lo largo de la historia han sufrido distintos sectores de la población de estas tierras, la expulsión de cristianos por árabes, la de los judíos por los reyes godos, la de los moriscos por los reyes cristianos,...muchos de estos fugitivos ocultaron sus posesiones más valiosas; monedas, joyas y objetos de culto antes de huir, los enterraban en el campo o los ocul-

17 appeared at the bottom of a nearby lime scale (artificial hole to make quicklime), another near the top of a nearby mound, where there were remains of old buildings, a third was found buried on the edge of the irrigation, just where the women of the place used to go to wash clothes, the fourth is about to appear. Some of these folk tales are repeated with infinite variations in other regions and towns throughout Spain, others are typically Tarifeños. As examples we can mention, “THE TREASURE OF THE CAVE OF THE NEGRITO”, “IN FRONT OF THE HEAD OF THE BULL IS THE TREASURE”, “THE LEGEND OF THE TREASURE OF THE WOLF’S HOLE”, “THE HEN APPEARED”, “THE TREASURE OF THE BLACK GOAT”, etc... Within the municipality of Tarifa we find place names that could be related to these stories, bringing the content of these legends closer to reality, to the physical world. “El cerro del Tesoro” (Treasure Hill), “El cerro de la Tumba” (Tomb Hill), “El Canuto del Arca” (Gorge of the Ark) are some of them. Every popular story has a reference to real events. The origin of these stories of treasures must be sought in the persecutions and massive deportations that throughout history have suffered different sectors of the population of these lands, the expulsion of Christians by Arabs, that of Jews by the Gothic kings, that of the Moors by the Christian kings... many of these fugitives hid their most valuable possessions; coins, jewels and objects of worship before fleeing, were buried in the field or hidden in caves and crevices of the ground in the hope of being one day returned to their lives in the land where they were born

www.tarifaldia.es


18 taban en cuevas y grietas del terreno con la esperanza de poder volver algún día a recuperar sus vidas y sus bienes en la tierra que les vio nacer y que consideraban como suya. Algunos de estos “tesoros”, fueron encontrados y ciertos hombres hicieron de la búsqueda de estos bienes un oficio. Otra realidad que podría estar relacionada con estos relatos de tesoros sería el hallazgo de antiguas tumbas, para algunas de las civilizaciones que han poblado estas tierras; fenicios, romanos, bizantinos, godos, era acostumbrado enterrar a sus difuntos acompañados de objetos y ofrendas, en el caso de personajes de singular importancia estos ajuares podían llegar a ser verdaderos tesoros compuestos por valiosos objetos de oro y plata. Estas leyendas, relatos o cuentos forman parte del acervo cultural de Tarifa y como tal deben tener su espacio y consideración dentro del patrimonio cultural del municipio, muchos de ellos han sido recogidos en antologías como “LEYENDAS Y CUENTOS DE ENCANTAMIENTO RECOGIDOS JUNTO AL ESTRECHO DE GIBRALTAR” o “EL CANTOR DE LEYENDAS, LA TRADICIÓN ORAL HEREDADA”, por Francisco Castro, editados ambos por Asociación LitOral.

www.tarifaldia.es

La revista de Tarifa al Día and that they considered as yours. Some of these “treasures” were found and certain men made the search for these goods a trade. Another reality that could be related to these stories of treasures would be the discovery of ancient tombs; for some of the civilizations that have populated these lands: Phoenicians, Romans, Byzantines, Goths, it was customary to bury their deceased accompanied by objects and offerings, in the case of people of singular importance these grave goods could become true treasures made up of valuable gold and silver objects. These legends, stories or tales are part of the cultural heritage of Tarifa and as such must have their space and consideration within the cultural heritage of the municipality, many of them have been collected in anthologies such as “LEGENDS AND TALES OF ENCHANTMENT COLLECTED NEXT TO THE STRAIT OF GIBRALTAR ”Or“ THE CHANTER OF LEGENDS, THE INHERITED ORAL TRADITION ”, by Francisco Castro, both edited by the LitOral Association.


La revista de Tarifa al Día

20

725 años del privilegio que Sancho IV concedió a Tarifa El Museo-Fundación Wenceslao Segura organizará durante este año una serie de actos en recuerdo de este acontecimiento tan importante en la historia local Wenceslao Segura González Investigador Histórico

Y así fue, durante su estancia real en Madrid, el rey castellano concedió beneficios a los pobladores de Tarifa. El más importante y el que perduraría más tiempo, fue la concesión a sus habitantes de todo el término municipal, “con montes, con aguas y con pastos”, como lo tenía la villa en tiempo de moros. En los siglos XVI y XVII los nobles se fueron apropiando de parte del alfoz tarifeño, que era de propiedad comunal. Pero a pesar de estas usurpaciones, al día de hoy el municipio todavía cuenta con extensas dehesas de propios, recuerdo de aquella donación que recibió hace 725 años.

Rueda o dibujo central del privilegio de Sancho IV de 1295. En el centro están dibujadas las armas del rey: leones y castillos, alrededor está el nombre del rey, del mayordomo real y del alférez mayor.

El privilegio que Sancho IV el Bravo dio a Tarifa contenía numerosas mercedes para aquellos primeros tarifeños cristianos, con las que se pretendía que llegaran y se establecieran más moradores en Tarifa. Sus pobladores quedaron exentos del pago de numerosos impuestos y desde luego de los más importantes.

E

l día 4 de febrero de 1295, hace ahora 725 años, el rey Sancho IV concedió a Tarifa un privilegio real que le daba una serie de beneficios económicos. El valiosísimo documento se sigue conservando en muy buen estado en el archivo municipal de Tarifa, después de haber sido restaurado en el año 2002 en el Archivo Provincial de Cádiz. Hoy ya no tiene validez legal, pero este privilegio dio unos derechos que beneficiaron a los tarifeños durante siglos. Tarifa quedó poblada por cristianos desde su conquista a los musulmanes en el año 1292. Dos años después debió resistir el sitio de las tropas benimerines, siendo la plaza defendida heroicamente por su alcaide Guzmán el Bueno. Tarifa se encontraba en una situación muy peligrosa y una de las formas para poder resistir nuevos intentos de conquista de los marroquíes y granadinos, era aumentar su población. En este sentido los pobladores de aquella Tarifa debieron dirigirse al rey Sancho IV, el mismo que tres años antes había conquistado la plaza a los benimerines africanos, para que les favoreciera con un privilegio que permitiera la repoblación de la villa.

www.tarifaldia.es

Monumento a Sancho IV el Bravo en Tarifa.


La revista de Tarifa al Día

21

Carta plomada de confirmación del privilegio de Sancho IV por el rey Juan I de 1379. Pero no se quedó ahí el privilegio de Sancho IV. Conociendo este rey que tras la conquista de Tarifa se necesitaría un puerto naval en el Estrecho, concedió una serie de franquicias portuarias, que de hecho convirtieron a Tarifa en lo que hoy llamamos un puerto franco. Entre las personalidades que confirmaron aquel documento se encontraba el rey de Granada, entonces vasallo del de Castilla; el célebre escritor don Juan Manuel; el arzobispo primado de las Españas; el infante don Enrique, hijo de San Fernando y Fernán Pérez de Guzmán, hermano de Guzmán

el Bueno, entre otros muchos nobles y clérigos. El documento está fechado en el año 1333 de la era hispánica, como entonces era habitual, fecha que corresponde al año 1295 de la era cristiana. El privilegio de Sancho IV fue ratificado por los reyes que le siguieron, hasta la confirmación de Carlos IV en 1791. Con la aprobación de la constitución gaditana fueron abolidos los privilegios y este documento, que atesoró durante siglos el ayuntamiento tarifeño, quedó como un testigo de la historia de la población.


Profile for noticiasdelavilla

Revista de Navidad 2020 de Tarifa  

Revista gratuita promocional de la ciudad de Tarifa

Revista de Navidad 2020 de Tarifa  

Revista gratuita promocional de la ciudad de Tarifa

Advertisement