Page 1

ELIMINANDO AL ESTADO Y AL CAPITAL “Ya va siendo hora de que los rebeldes se den cuenta de que “el pueblo” y la clase trabajadora no tienen nada en común.” Joe Hill.

La realidad en su estado actual se presenta como una serie de hechos dados, en los que la acción del ser humano sea consciente o no, está condicionada en su mayoría, por dos grandes monstruos que detentan las formas de dominio y que además nos han inmerso en su lógica de opresión, y dado que somos sus fieles servidores, nuestras condiciones materiales de existencia están enajenadas por ellos, nos referimos desde luego, al Estado y al Capital (1). Ello se refleja en nuestra vida cotidiana en las máximas que debemos seguir, los patrones que estos imponen haciendo de la vida una quimera, pero infinitamente siempre en aras de la producción y la reproducción de aquella máquina de dominación. Nosotros los que somos el engranaje fundamental de la sociedad actual, dado que aceptamos el estado actual de cosas, no hemos sido capaces de potenciar nuestra conciencia y romper con esta situación de facto; además, puesto que, la dominación se ha insertado en todos lados y en todas las situaciones de nuestra vida, todas la relaciones sociales que hoy conocemos están marcadas por el intercambio de mercancías, la única forma que conocemos de relacionarnos con el otro, es a través de transacciones monetarias, q u e e n consecuencia se dirigen hacia la obtención del poder de dominio, tan es así que n u e s t r a subjetividad esta mediada por el valor, que “entre mas tengas mas eres”. Por ello, cuando dentro de la sociedad de clases moderna se presentan otras posibilidades de formar otra sociedad más libre aclaremos que, ni siquiera la sociedad actual se

puede admitir como libre-, en la sociedad burguesa nacen y se desarrollan algunas “alternativas” para imponer la “dictadura del proletariado” y otras para democratizar al “pueblo” bajo su retórica del “ciudadanismo”, pues se articulan una serie de discursos racionales que llevado a la realidad equivalen a meras ilusiones; ya que, de ninguna manera fueron y serán la salvación de la sociedad, al contrario llevaron y llevan al proletariado a la ruina, solamente están insertos dentro de la Razón del sistema Capitalista, ya sea en su versión de Estado monopólico o de Mercado de libre competencia. Esta circunstancia orienta a todos a una destrucción de la verdadera aspiración de libertad, todos los grupos izquierdistas fungen como mediadores del Estado y el Capital, sus aspiraciones tan sólo se insertan en el fango de las concesiones, es decir, su argumento es hacer más humanos a estos monstruos, desvirtuando los verdaderos fines del proletariado en su camino de autosupresión. Esta sociedad moderna esta dictada bajo los intereses de la burguesía y sus lacayos, estos infames determinan la vida del proletariado, quitando de él todo lo que sea humano, convirtiéndolo así en su mejor máquina. Estas condiciones son una realidad que vislumbra de lo que el

Capital y el Estado hacen con nuestra vida, transformándola en una simple mercancía. Las condiciones que nos someten como proletariado, son hasta cierto punto conocidos y a pesar de ello no son erradicados. ¿Existe alguna posibilidad de que ello se dé? El confrontamiento antagónico contra la burguesía, resulta ser la única forma de abolir toda forma de Estado sea bajo el nombre de Proletario o Burgués, caerá frente a los pies del Proletariado Revolucionario y libre de todo adoctrinamiento sea Metafísico o Racional, la lucha que debemos emprender debe ser en la lucha de clases y no en el tópico burgués del “conflicto social”, por ello todos los proletarios debemos acrecentar y extender la lucha de clases, para el enfrentamiento contra el Capital y el Estado, y sobretodo contra la clase que los creo la Burguesía. Por ello para eliminar al Estado y el Capital, debemos luchar como clase, para alcanzar por la vía de la insurrección el comunismo en anarquía. (1) Se habla en este caso, del Estado y el Capital, no olvidando que la religión también encabeza una fuente importante de reproducción de las relaciones de dominación, sin embargo a comparación del siglo XV, donde todavía el modo de producción era feudal y la Iglesia tenía la batuta del ejercicio del dominio, actualmente, el capital y el Estado han ocupado tal lugar, con pragmáticas diferencias contextuales e históricas. Pues de las religiones sólo permanece en el Capital y el Estado cierta lógica de razonamiento m á s n o u n condicionamiento de las condiciones de existencia. A fin de cuentas no olvidamos al M o n s t r u o d e t re s cabezas. Proletario insurreccional.

VISITA EL BLOG DE EL COMBATE LIBERTARIO

Http://elcombatelibertario.wordpress.com/ La Revolución necesita de tu esfuerzo unete a la lucha contra el estado y el capital. Unete a la emancipación de la humanidad. AYUDANOS A DISTRIBUIR “EL COMBATE LIBERTARIO”

Cooperación voluntaria

Contactanos: elcombatelibertario@yahoo.com.mx

Prensa anarquista de la clase trabajadora.

Guerra social contra el Estado y el capital; comunismo anárquico para la emancipación de la humanidad.

Xalapa, Veracruz marzo-abril 2010 Nº 3

El capitalismo no se destruye con sus propias crisis;

Convirtámonos en su crisis y en su destrucción! Pasó el 2009 un año muy duro en todos sentidos, año escenario de miles de despidos, epidemia, desempleo, represión y agudización de la pobreza y las condiciones de explotación. Un año de crisis para el Capital y por lo tanto de mayor crisis para la generalidad de los oprimidos y explotados. Pero ya entrando el nuevo año se balbucea que el 2010 es un año de recuperación y b i e n e s t a r. E n b o c a d e gobernantes y organismos internacionales se harán todos los esfuerzos por volver todo a la normalidad. Pero acaso ¿es de nuestra conveniencia que todo vuelva a la normalidad? ¿nos conviene la recuperación económica capitalista? ¿Qué tan cierto es el supuesto bienestar que nos espera para este 2010 y los años que le siguen? El Presidente Felipe Calderón en uno de sus diversos comentarios de principio de año hacia la prensa burguesa reconocía que el año 2009 había sido un año duro pero sin embargo, asevero que ante los desafío hemos mostrado energía, coraje, creatividad y capacidad de asumir retos que nos han llevado a tomar decisiones difíciles y a hacer grandes sacrificios. Analizando lo dicho no podemos más que morirnos de la risa y replicar que la energía y coraje que ha tenido la clase trabajadora en México ha sido en razón de las condiciones materiales impuestas por la política y la economía, puesto que las familias tienen que apoyarse frente a las adversidades generadas por el Capital, que los grandes sacrificios no fueron nuestra elección, sino una necesidad impuesta por el terrible sistema capitalista, que nosotros no vemos en nuestra subsistencia un juego -a propósito de su afirmación por asumir retos- y que la susodicha creatividad no ha sido más que hacer que la crisis capitalista la

paguemos todos los explotados, con aumentos en los impuestos y demás políticas económicas y sociales implementadas para velar por mantener de estatus de clase dominante a todos los burgueses, así como dar continuidad al sistema e instituciones que les sustentan: el Estado y el Capital, en cualquiera de sus denominaciones. Y así en la misma línea veremos cómo este 2010 entrara en marcha de manera concreta los paquetes de reforma fiscal y las medidas de control social necesarias para recuperar al sistema capitalista, que cada vez va necesitando mas mecanismo de control tanto ideologicomediatico, como tecnológico y violento, para mantener la sociedad de clases, como lo es por ejemplo la Cedula de Identidad Ciudadana. El supuesto bienestar no va encaminado a los explotados, sino a las finanzas, al mercado, a las relaciones económicosociales de explotación y opresión. Al proletariado nos tocara jugar como medicina del capitalismo sino es que nos armamos de valor para darle muerte de una vez por todas. Entendamos esto: la recuperación económica y vuelta a la normalidad del sistema Capitalista no puede dar de sí más que la manutención de la sociedad de clases. O medicina y remedio o veneno y abolición para el Estado y el Capital Y con esta aseveración queremos dejar en claro frente a los comentarios del Presidente, gobernadores y demás lacras sociales de que no nos dejemos llevar por pesimismos que se andan difundiendo. Que la fuerza y valentía de los mexicanos puede superar cualquier obstáculo. Nosotros si somos pesimista frente al

capitalismo y como revolucionarios partidarios del comunismo libertario seguiremos difundiendo ese tipo de opinión, hasta que su generalización haga inminente la búsqueda por destruir esta sociedad. Realmente dentro del capitalismo no existen alternativas más que las que nos son impuestas, en tanto dejemos intacto el estado actual de las cosas. Mantener las relaciones sociales del capitalismo y de la autoridad, mantener sus aspiraciones y su ideología, inmiscuirse dentro de la política y el gobierno, dentro de los planes de desarrollo, apelar por programas sociales, por un aumento de salario, votar, oponerse o no a una reforma, etc., servirá nada más y nada menos que actuar bajo los parámetros que el mismo Estado y el Capital tienen contemplados y que por lo tanto reafirmaran entre las mentes de los oprimidos la afirmación de que necesitamos de alguien que nos guie y por tanto nos domine. Busquemos que todas

nuestras actividades en el marco que sean, vallan encaminadas a la clarificación colectiva en torno a la miseria de esta sociedad Estatal- Capitalista, a dañar y mantener la conflictividad y lucha de clases contra la burguesía, sus propiedades e instituciones y promover la unificación de nuestra clase hacia la Revolución Social, apuntando a la organización de un mundo nuevo Comunista y Anárquico. No esperemos que el Estado, el Capital y la propiedad privada caigan por si solos, no pasara, convirtamos nuestras vidas en la crisis destructora del Capitalismo. Solo entendiendo y actuando de esta manera podremos ser el veneno que asesine esta inmunda sociedad. ¡¡Vienen más sacrificios en nuestra contra, sacrifiquemos al Dios Capital por la emancipación de la Humanidad!! ¡¡Que este año 2010 y los que sean necesarios, sean fecundos para la Revolución!! Enemigo del Estado


Las Cárceles y las leyes contra los revolucionarios ¡¡Por la libertad de Victor Herrera, Emmanuel Hernandez y todos los presos políticos, empuñemos la solidaridad!! En los últimos años el Estado tanto en México como en otros países del mundo ha orquestado una intensificación de la represión frente a los inminentes actos de repudio al Capital por los revolucionarios que intentan prender la mecha de la insurrección popular generalizada. En México como en otros países el panorama social impuesto por el capitalismo ha llevado a diversos grupos a llegar a ciertas conclusiones y asumirlas, emprendiendo la movilización, propaganda e inclusive el ataque directo y material contra aquello que representa un símbolo de la sociedad capitalista, actividad que para la clase dominante no es ni será cómoda, pues los revolucionarios anti autoritarios se han empeñado en romper con los maquillajes que el capital presenta como supuesta oposición y que reflejan la continuidad del orden capitalista (como lo es la izquierda del capital, nacionalismos, etc.),por lo tanto han buscado señalar y atacar no las consecuencias de la desigualdad social (desempleo, delincuencia, violencia, pobreza, hambre, miseria, etc.) sino todo lo contrario las causas de dichas consecuencias (propiedad privada, Estado, Capitalismo, leyes, cárceles, religiones, poder político, etc.), buscando que entre la generalidad de oprimidos y explotados se desarrolle una conciencia revolucionaria que permita destruir en su totalidad la sociedad esclavizante en la cual vivimos. Esto ha llevado a la burguesía emprender por medio del Estado (aparato legal para su

manutención) diferentes formas de represión que ha llevado a un gran número de compañeros/as a las mazmorras de la cárcel acompañado esto por la desinformación implementada en los medios de comunicación a manera de campaña permanente de ataque contra los revolucionarios anticapitalistas que cuestionen el orden social y buscan cambiarlo. En México nuestros compañeros encarcelados recientemente, los anarquistas Víctor Herrera Govea acusado supuestamente por atacar en las protestas del 2 de octubre del 2009 un establecimiento de la cadena de tiendas OXXO - acto del cual niega su participación- y Emmanuel Hernández Hernández por su participación en las protestas del Foro Mundial del Agua en la ciudad de México en el 2006 acusándolo de “portación de objetos aptos para agredir” y que fue detenido el 23 de noviembre del 2009 representan un hecho de la costumbre jurídica que implementa el estado frente a los luchadores sociales. En estos casos vemos como la autoridad usa reiteradamente los delitos de violencia, pandillerismo y portación de armas para encerrar a los compañeros activos en la lucha y vemos como sus penas siempre son superiores a las de aquel que no tiene ninguna tendencia política. En este sentido el compañero Timo B. quien fue recluido en la cárcel por haber participado en las movilizaciones estudiantiles griegas en el 2007 expresa: “…he tenido la sensación que aquello en lo que en verdad aspiran no es a encarcelar a las personas por sus acciones, sino en base a su origen social. Son utilizadas imputaciones muy pesadas como fabricación y portación de material explosivo, solo para arrestar a aquellos que son políticamente más activos. Esto significa que esto puede pasarle a cualquiera que participe en una marcha o a

cualquiera que tenga un antecedente, o a quien haya robado, o a cualquiera que haya hecho algo ilegal en el pasado. Si hoy día alguien es arrestado en una manifestación durante un enfrentamiento con la policía, pueden imputarle portación de armas explosivas (molotov), no basándose en lo que la persona haya hecho, sino en sus ideas políticas y es mi opinión decir que esto también depende del desarrollo reciente del mundo político” El Estado y la clase dominante tiene en sus manos el mejor arsenal contra la libertad y los revolucionarios, que son ni más ni menos que las leyes impuestas por la burguesía, materializadas en los Códigos Penales, defendiendo el derecho de la burguesía a explotarnos, defendiendo su mercancía, su propiedad privada, sus negocios, su calidad de clase dominante. No falta ser un gran jurista para saber de esto, y podemos decirle a cualquier persona que habrá un Código Penal o una Constitución Política de cualquier país del mundo para que no tarde más que unos cuantos minutos en encontrar una sección en la que se penalice la rebelión, Revolución Social o la abolición de la propiedad privada, del Estado y del Capital. Y de hecho todas estas leyes buscaran como bien lo dice la Constitución Mexicana arreglar los conflictos que surjan entre Capital y Trabajo, es decir, el ahogamiento de la lucha de clases, de la guerra contra la dominación y la esclavitud, buscando restablecer en momentos de tensión, la paz b u rg u e s a , a q u e l l a p a z y normalidad en la que los oprimidos y explotados nos arrodillamos y la burguesía nos mira de arriba hacia abajo. Lo que nos queda claro, es que después de todo la única ley que no es letra muerta para los oprimidos es: Cárcel para todos, pero Cárcel para todos los pobres, para los oprimidos, para los explotados, para los que cuestionan, para los que necesitan, para los que quieren la libertad y la igualdad, para los que quieren la Revolución. Para quienes detentan la

riqueza, para los poderosos, para los gobiernos, para los burgueses, para ellos, todas las f a c i l i d a d e s p a r a encarcelarnos, para ellos las leyes, para ellos los jueces, para ellos todo mecanismo para mantenerse como clase dominante. Esta ley queda reflejada en el controversial caso de Américo d e l Va l l e y l o s d e m á s compañeros del Frente Popular en Defensa de la Tierra por los sucesos de Atenco o el del anarquista Ramsés Villareal acusados de una serie de explosiones contra bancos o en el de los otros millones de personas a lo largo y ancho del mundo que han sido encarcelados por motivos políticos o no, dentro de las jaulas del Capitalismo. A Víctor Herrera, a Emanuel Hernández y los demás presos políticos mexicanos, a los compañeros chilenos Diego Ríos, Alex Osorio, Cristian Casino, Pablo Carvajal y Matías Castro, a los anarcosindicalistas de Belgrado, a los presos por las revueltas griegas, a Yiannis Dimitrakis y Konstantina Karakatsani, a los Italianos Francesco Porcu y Alfredo Maria Bonanno, a Amadeo Casellas y demás presos españoles y a los demás perseguidos y encerrados en las mazmorras de la burguesía a lo largo y ancho del mundo les decimos: ¡¡No nos importa si son culpables o no, eso es cuestión de los malditos jueces y de la burguesía, nos importa su libertad y su compromiso por llevar a cabo la lucha contra este sistema que nos oprime y explota!! Es el sistema, son el Estado y el Capitalismo los que son responsables de nuestra actividad revolucionaria en pro de su destrucción, son el Estado y el Capital los responsables de nuestra lucha, pues ellos y todas las instituciones que les sostienen son los responsables de la degradación a la que se ha llevado la humanidad. Dentro y fuera de la cárcel continuemos la lucha por la destrucción del Estado, del Capitalismo, de las Cárceles y de la sociedad de clases en general. Su destrucción es nuestra victoria. Contra ellos todo nuestro odio, toda nuestra imaginación, toda nuestra astucia, todos nuestros ataques, toda nuestra solidaridad y organización hasta que todos seamos libres.

Viene de pág ant. ...conocido que a éstos organismos le cabe una cuota importante de responsabilidad con el desastre social, económico y político que hoy se vive en Haití, agudizado esto por el drama de la catástrofe natural, que dicho sea de paso es natural en cuanto al hecho, pero no tanto por sus consecuencias porque la falta de agua potable, energía, sanidad y un buen manejo de excretas y basuras era algo que ya se había constituido en una gran ausencia en Puerto Príncipe y en gran parte del país.

infortunios generales, pero es en los aspectos más negativos, donde recaen siempre su peso sobre el proletariado y más aún, en sus capas sumamente empobrecidas. Sean terremotos, huracanes, inundaciones, frentes fríos etc. Nuestras condiciones económicas siempre nos arrojan a la incertidumbre frente a estas circunstancias, de perder los pocos medios materiales y esenciales de vida (vivienda, muebles, ropa etc.) que hemos adquirido mediante recursos –apenas suficientes- que son producto de nuestra explotación cotidiana. ¿Podemos realmente hablar de donaciones cuando sabemos que la mayor No nos engañemos pensando que los parte de ese dinero servirá para el pago de la contrastes de escenarios son tan simples deuda externa a la que Haití esta sometida al como solo decir: países pobres y países ricos; FMI de 1.884 mdd (1) o para el desarrollo de el capitalismo es un sistema económico «proyectos de desarrollo nacional», mundial donde prevalecen clases sociales y decididos de acuerdo con los intereses de esos esta es una ley inmutable del mismo. Y pese a mismos acreedores y de las burguesías que existen Estados más influyentes que otros locales? Es evidente que sin esas donaciones por su poder económico mayor, tal hecho no inmediatas sería imposible pedir el exenta, el que estos países dejen de reproducir reembolso de una deuda cuya mitad, por lo el esquema de explotados-explotadores; y así menos, corresponde a una deuda odiosa. A como en las crisis económicas, la clase cambio del recomienzo de los préstamos, se explotada –ósea el proletariado- es quien las concedieron a Haití algunas anulaciones o paga todas con sus impuestos y el desempleo, alivios de la deuda, insignificantes pero que de igual manera los fondos económicos que dan una imagen de buena voluntad de los los Estados y los órganos Bancarios que son acreedores. destinados a la “ayuda humanitaria” no pueden provenir de otra parte sino de la Conclusión explotación de la clase sometida, de sus Los desastres por fenómenos naturales gobernados. Entonces, la supuesta “calma” constituyen en todos los momentos, que prosigue de la tempestad, no se diferencia

mucho de la situación mencionada anteriormente: los siempre perjudicados serán los proletarios y así continuaran siendo piezas desechables hasta que no se decidan a cambiar la situación de fondo, derribando el régimen económico y político –capitalista y estatal- que lo tiene sometido mundialmente. Partisano Internacionalista Notas * “El terremoto de Haití no es nada extraordinario, las que son extraordinarias son las consecuencias. Este fue un movimiento de 7.3 y el de San Juan del año 1977 fue de la misma magnitud. Todo se destruyó a raíz de tener viviendas de adobe, por lo que la Ciudad quedo prácticamente indemne, es decir que las consecuencias son muy graves por la alta vulnerabilidad de las construcciones, lo mismo que sucedió en Haiti”, explicó director del Instituto Nacional de Prevención Sísmica (Inpres), Alejandro Giuliano. ( 1 ) F u e n t e : http://www.liberation.fr/monde/0101613508 -haiti-l-aide-internationale-se-mobiliseapres-le-seisme. Aún pese a que recientemente el FMI acordó suspender la deuda de Haití por cinco años, esto sólo respecta a los puros intereses y aún así, es impensable que la deuda quede solventada o perdonada después de ese periodo de tiempo.

¡¡Que viva la Anarquía, caminemos hacia el Comunismo!!

El combate libertario

El combate libertario


Nos Veríamos en 2010 Viene de Pág anterior ... ...la parcelación de sus combates, aumenta la dificultad de la realización de luchas lo más masivas y solidarias posibles; presenciamos con indignación el enfrentamiento dentro de la clase trabajadora misma, por cuestiones varias como por el “sector” de pertenencia, las diferencias salariales, las simpatías políticas dentro de la comedia democrática (en la carrera electorera), ¡el equipo de fútbol!, y muchas más estupideces… Pero lo más decepcionante, es que las organizaciones que dicen ser revolucionarias caigan en la farsa ideológica de la fragmentación del conjunto del proletariado, colaborando con esto, con la trampa burguesa que inculca como “verdadera” una parodia de la realidad social, la cual es avalada y difundida hasta la saciedad por el aparato estatal y los medios de comunicación. -La lucha estética; es decir, la adopción de un estilo de vida “radical” o alternativo, que suplanta la militancia por el activismo, la formación teórica por las fantasías ideológicas de moda, la organización partidaria por el club de amigos; donde la cuestión estética gana prioridad por sobre la lucha real; manifestándose en colectivos juveniles que rondan entre las maneras hippies a las punks, abarcando un amplio abanico ideológico: desde el espiritualismo, el primitivismo, hasta el terrorismo. Hay demasiado qué decir en este punto, pero en pocas palabras: se avizora que estas formas específicas de identificación y

estilos de vida nunca rebasarán la pubertad política a menos que comiencen a negarse a sí mismas. Las revoluciones no son juegos de niños… “Las revoluciones no son juegos de niños, no son debates académicos en los que sólo se dañan las vanidades, ni justas literarias en las que sólo se derrama profusamente tinta. Revolución significa guerra y eso implica la destrucción de hombres y de cosas (…)” Mijail Bakunin Anhelar un movimiento de revolución que ponga en cuestión todo aquello en lo que se levanta la actual decadencia social, es totalmente válido, sin embargo se convierte en una ilusión patética cuando esta aspiración no se sustenta en un diagnostico crítico de la realidad, y por el contrario, parte de lucubraciones místicas (como lo es pensar que en este 2010 habrá levantamiento, sólo por ser un año clave para los astrólogos de la revolución). Los rasgos de las organizaciones izquierdistas, que acabamos de poner al descubierto (referente a sus errores en teoría y práctica), exhiben una escasa comprensión de los hechos; los hechos, las circunstancias, las determinaciones que provocan o impiden las transformaciones, las coyunturas. Nadie, siendo razonable, se atrevería a establecer el inicio de una revolución -a menos que sea un “profeta”-, pero algunos sumergidos en sus quimeras, desestimando todo lo que conlleva un acontecimiento tan trascendental, les parece sencillo vaticinarlo como si se tratara de una apuesta. Los grupos y organizaciones

izquierdistas, por muy radicales y antisistema que digan ser, pierden la brújula fácilmente y se dejan guiar por las añoranzas suscitadas en las vedettes de izquierda como el sub-Marcos; al no querer entender, o estar imposibilitados para ello; que las revoluciones no son movimientos que se libran de un día a otro, que no se auguran como el clima, que están determinadas por condiciones económico-político-sociales, además de un plus significativo, que es la voluntad de las masas (masas, no una camarilla de soñadores) que se deciden a llevarlas adelante; se atreven hacer llamados para la siguiente “revolución”, ¡cuando ni siquiera se han puesto a pensar de cuál “revolución” hablan! Ellos entienden por revolución, su movimiento insurgente que vendrá a salvar al pueblo, a los pobres, que con unos cuantos disparos de fusil, unos esporádicos bombardeos y otros tantos obuses contra la infraestructura de los malos gobernantes, saldarán su gran obra; ¿para qué?, ¡para cambiar la constitución!, ¡para instalar el “buen gobierno”! ¡para ayudar más a los pobrecitos que se mueren de hambre! ¡para cambiar todo para no cambiar nada!… La revoluciones no son un sueño, son un objetivo, el cual se logra a base de lucha cotidiana y entendimiento de las determinaciones que las posibilitan, aunado al esfuerzo de los revolucionarios que las estimulan; no son el cuadro rosa que pintan, son una tragedia que libera o no, dependiendo para qué se hagan y para quién se hagan. Las crisis económicas, la carestía de la vida, las opresiones

políticas, las guerras, son elementos indispensables que las pueden impulsar, pero también, la alienación, las ideologías dominantes, la desorganización de los explotados, la cotidiana reproducción del capital, las supercherías seudorevolucionarias, son elementos que las inhiben. ¡No soñemos la “revolución”, trabajemos para realizarla… la Revolución Social! Era Orwell Notas: (1)Fracciones disidentes de los partidos socialdemócratas europeos -Alemania y Rusia- y la mayoría de los anarquistas; que negaron adherirse al “Manifiesto de los 16” de Piotr Kropotkin. (2)El “Frente Popular” es un conglomerado masivo de organizaciones, con la intención de unificar a los “sectores” opositores de un determinado régimen, en el que se mezclan intereses de los explotadores y los explotados. (3)El campesino es un “proletario del campo” cuando éste carece de tierra o la que posee no le rinde para ganarse la vida, obligándolo a venderse como fuerza de trabajo (jornalero) a las empresas agricultoras o a los terratenientes. El pequeño propietario agrario (aunque no se le puede designar un proletario), siempre estará supeditado al gran capital, a las empresas que le harán competencia, a los intermediarios y prestamistas; será una víctima más de la dominación y explotación capitalista, tal como lo es el proletario común.

Catarsis colectiva

frente al espectáculo nauseabundo Hemos visto, sin el menor asombro, como la izquierda del Estado-capital, se prepara a la comparsa. Luego-luego se presta, unánime, a la defensa del capital nacional mediante la gestión del Estado. Es la lógica de la izquierda del Estado-capital. Ante el denominado “neoliberalismo” y la “globalización”, la respuesta de la izquierda es la afirmación del Estado nacional, la defensa de “nuestro” capitalismo y, si fuera capitalismo de Estado, aún mejor ―a defenderlo con uñas y dientes, porque será “nuestro” Estado-capital. Es la lógica liberal que les impulsa a comportarse como propietarios; a ofrecerle todos los ropajes necesarios al continuismo, a facilitarle todos los disfraces que hagan falta. Lo importante es que cambie en apariencias. Hoy lo vestimos con los colores patrios, mañana lo engalanamos de amarillo, pasado mañana de rojo y hasta se le puede agregar al atuendo un pasamontañas ¿por qué no? Haría al disfraz mucho más atractivo. ...Continúa Pág sig.

El combate libertario

Mientras tanto, harán exactamente lo que están acostumbrados a hacer: continuar. Por eso sus marchas multitudinarias de dulce, verde y mole ( ¡No fueron cientos! ¡Fueron millones!, reclaman eufóricos los participantes del carnaval). Por eso la unidad. Por ello el coro al unísono con las gastadas consignas: ¡El pueblo unido jamás será vencido! O la típica (debemos confesar que está, realmente, nos parece mucho más divertida): ¡SI NO HAY SOLUCIÓN, HABRÁ REVOLUCIÓN! Pero ¡tranquilos! Siempre hay “solución”. Es por eso que la izquierda reclama el diálogo permanente con papá Estadocapital ―evidenciando que son parte del juego― Es precisamente aqu í, que el Estado-capital sabe mostrar su eficacia en la previsión de los remedios para todos los malestares que él genera. Y no escatima, enseguida se esfuerza por suministrar la aspirina o el remedio requerido. Mecánicamente pone en práctica el tratamiento adecuado. Primero nos aconseja “sudar la fiebre” y la izquierda del Estado-capital, sabe como hacerlo: rápidamente nos receta la formulita “marcha-mitinplantón ”. Claro está si la marcha, el mitin o el plantón es por la zona centro: no abstengan ni limiten. Hagan sus acostumbradas compras; preferiblemente si estas son “políticamente correctas”. No consuman Coca-Cola, compren Pascual. No olviden el boicot a Mc Donald, K.F.C. y Burguer Keen. ¡Aliméntense sanamente! Coman en Toks, en VIPS o en California. Es mucho mejor si se tragan unas palanquetas, unos muéganos o una barra de amaranto, realmente no importa si son industrializados o comprados en la Central de Abasto ¡estamos contribuyendo al desarrollo del producto nacional! Ahhhh, no caigan en la tentación: Si pasan cerca de una sucursal Wall-Mart no olviden que también está en lista de empresas a boicotear. Continúen su marcha, seguramente, unos pasos más adelante, encontrarás un super de la cadena Bodega Aurora o Comercial Mexicana. Por último, si se te antoja un café ―bien caliente puede contribuir a “sudar la fiebre”― no vayas a tomártelo en un 7 Eleven o en una tienda Oxxo, preferiblemente consume café orgánico, mucho mejor si es producto de la explotación autónoma (todos estaremos de acuerdo en que no es lo mismo un coyote que trabaje para Nescafé que un coyote zapatista), para estos fines, nada

como disfrutar de un buen café en Café La Selva ―tampoco es para preocuparse mucho porque se estén matando por el control de la explotación del grano, esos “conflictos intercomunitarios” son históricos, además, detrás esta la mano del “mal gobierno”, la guerra de b a j a intensidad, los paramilitares d e l PRI_PAN_PR D, bla, bla, bla...―, uno d e s u s accionistas principales es n u e s t r o querido Paco Ignacio Taibo II (¡Ay, tan a la izquierda y tan abajo que tiene el corazón el gordo!) junto a uno que otro asambleísta, diputado y senador pejelagartista. Después de la aspirina y de “sudar la fiebre”, la izquierda del Estado-capital reclama su parte del botín. Entonces, viene el “medicamento de patente”. Claro éste no está al alcance de tod@s. Así que papá Estadocapital será muy selectivo y les suministrará la dosis necesaria a los líderes. Toda esa bola de contenedores y delimitadores de la guerra social se dispondrán a recibir su medicina. Desde luego, a ellos les toca continuar con el trabajo sucio y aplicarle la anestesia a las “masas”; proveer suficiente opio a la multitud para adormecerla un rato: Ya viene el “Día Internacional de Lucha contra la Pobreza”, ¡Luchemos contra la Pobreza! Y después, le sigue otro aniversario de la revolución mexicana ¡Viva la revolución! ¡Marchemos del Monumento a la Revolución al Zócalo! ¡Zapata Vive, la lucha sigue! Se aproxima el maratón Guadalupe-Reyes ¡Viva la Santa Patrona y que nos ilumine en la lucha! Un momento, un momento. Nos estamos brincando el aniversario de la irrupción zapatista: ¡Viva el EZLN! ¡Vivan las juntas de “buen gobierno”! ¡Viva la digna rabia! ¡Viva la otra campaña! ¡Marchemos al Zócalo capitalino los mil ciento un pueblos del color de la tierra! ¿Qué sigue? Estamos rumbo al mundial ¡Viva la selección! Y ahora sí prepárense, se acerca el 200 aniversario de nuestra independencia, ahí sí arderá Troya. Todas las fuerzas de izquierda uniremos esfuerzos y construiremos un gobierno obrero-campesino y popular que pondrá fin a la injusticia… Bla, bla, bla. B u e n o ¿ y l @ s provocadores? ¿Qué hacemos

con tod@s es@s desafinad@s que no se suman al coro, que no se unen a la marcha? ¿Cómo enfrentamos a tod@s est@s refractari@s que se nieguen a consumir su dosis de opio? ¡Plomo, cárcel y camisa de fuerza! Así se combate la

recompensaran a las generaciones futuras! Ciertamente, habrá quien asegure que así no piensan tod@s l@s anarquistas. Y no faltará quien afirme que también hubo “anarquistas” en la marcha de apoyo al Sindicato Mexicano de Electricistas y en defensa de la industria paraestatal de Luz y Fuerza del Centro. Así lo asegura un artículo bajo el título La izquierda dura muestra su rostro ‹“…corrientes trotskistas, marxistas, anarquistas y feministas (…) Juntos fuimos la esperanza de un pueblo.”›. Esto sólo ratifica la confusión. Que haya “anarquistas” que se reclaman de izquierda únicamente confirma la presencia del liberalismo existencial, el predominio del ideal socialdemócrata, la Anarquía. evidencia del triunfo del ¡Esa es la izquierda! La mercado ―que lo mismo nos lacaya histórica. La sepulturera vende una Biblia, que una de todas las Revoluciones. Es el playera con la (A) o con la inmenso dique que se alza a la imagen del Che, del Papa o de siniestra del Estado-capital, el Mao―, los niveles de la enorme rompeolas de estiércol intoxicación progresista, la construido por sindicatos, cultura invocatoria del “otro partidos y demás dispositivos de mundo es posible”. Razones que neutralización. ¡Falsos críticos! sin duda explican lo nutrida que Enemigos jurados de l@s está la lista de “anarquistas” de oprimid@s y explotad@s del izquierda: desde Chomsky, hasta Planeta. Por eso, cuanto más se Havelaar, pasando por Michael profundizan las contradicciones, Albert al Profesor J. mientras más se agudizan los La perspectiva de negación, antagonismos, cuando más la lógica revolucionaria de ímpetu cobran las fuerzas destrucción total del Estadorefractarias, cuanto más se capital, exige estar inmunes a la acerca la implosión, mientras anestesia, al opio, a la virulencia más se verifica la guerra social; del liberalismo existencial, a la más invoca la izquierda a “la intoxicación progresista, a la sociedad civil”. Cuanto más se contaminación de la cultura del recrudece el terrorismo de “otro mundo es posible”. E s t a d o , c u a n d o m á s s e Reclama la identificación y el comprueba la impunidad de las ataque a los falsos críticos, la fuerzas represivas, mientras más eliminación de las “soluciones” controles impone el Estado- ilusorias. Requiere la extensión capital, más exhorta la izquierda d e l a g u e r r a s o c i a l , l a a la denuncia, a la protesta m u l t i p l i c a c i ó n d e l a s pacífica, a la desobediencia civil insurrecciones, la exacerbación y civilizada. Mientras más crece d e l a n t a g o n i s m o , e l la urgencia de insurrección, más quebrantamiento de todas las nos persuade la izquierda a leyes, la contundencia del esperar. La izquierda (TODA LA contraataque, el abandono de las IZQUIERDA) es la válvula de prácticas “constructivas”, el escape por excelencia del incremento de nuestra capacidad E s t a d o - c a p i t a l . P o r e s o , destructora. mientras más se consolida, ¡Por la destrucción del cuanto más se empodera, cuando Estado-capital! más se organiza más se ¡Por la autogestión de la desvanecen las posibilidades lucha! insurrecciónales, menos se ¡Contra toda Autoridad! concreta la destrucción total del ¡Viva la Anarquía! Estado-capital. Más se aleja nuestro sueño de Revolución PD: Mención aparte Social. Esto se comprueba desde consigue la “solución” que La Habana a Caracas, de La Paz propone el comediante Luis a Montevideo. Se demuestra en Cisneros, digna de seguimiento. Brasilia, en Quito y en la Selva Conocemos a estas lacras de la Lacandona. La misión de la izquierda del Estado-capital y izquierda es alimentar las sabemos que siempre están ilusiones que nos paralizan. Su dispuestos a usufructuar en la vocación es contenernos, menor oportunidad que se les implementar la espera en ofrezca. nombre del progreso y afianzar la fe: ¡Nuestros sacrificios El combate libertario


“NOS VERIAMOS EN 2010” UN SUEÑO HUMEDO DE LA IZQUIERDA MEXICANA

SOBRE HAITÍ Mientras los medios de comunicación burgueses, los voceros de los Estados, ONG´s y organismos internacionales llevan a cabo su campaña sensacionalista “humanitaria” en torno al terremoto que devastó recientemente a la isla de Haití; frente a toda la mediatización que pretende darnos a entender que los más de 50 000 muertos por el terremoto se deben a un fenómeno excepcional, se torna necesario sacar a la luz las artimañas que el Capital esconde. No sólo han sido los factores geológicos* los que han propiciado la catástrofe y el caos sucedidos del percance, puesto que el mayor peso reincide en los políticos y economistas, los cuales dieron pie a la corrupción e incapacidad por parte del Estado haitiano para enfrentar una situación de esta magnitud. Haciendo un recuento de las circunstancias que consideramos importantes para entender de fondo la situación, sobresalen diversos aspectos e interrogantes a tomar en cuenta: · Haití tiene una larga historia de intervenciones y ocupaciones militares estadounidenses que data de principios del siglo XX. El intervencionismo estadounidense ha contribuido a la destrucción de la economía nacional de Haití y al empobrecimiento de su población. · Se ha intentado borrar la historia de Haití y su pasado colonial. · Se ha presentado el devastador terremoto ante la opinión pública mundial como la única causa de la espantosa situación del país. · Un país ha quedado destruido, toda su infraestructura desaparecida, precipitando a su pueblo a un abismo de pobreza y desesperación. En este universo ecológicamente catastrófico que, desde 1940, ha perdido dos tercios de sus tierras cultivables y la esperanza de vida ha retrocedido hasta los 52 años, lo que se explica, en parte, por tener una de las mortalidades infantiles –por motivos de insalubridad— más altas del mundo: 77 por mil. El Sida, desde luego causa estragos, pero también todas las enfermedades contagiosas El combate libertario

posibles e imaginables, incluidas las que hace tiempo desaparecieron ya del resto del continente americano. El estado del agua refleja, a la vez, el estado del medio ambiente y el estado de un país, uno de cuyos escritores se preguntaba recientemente “Si, a pesar de las apariencias, existe realmente”. · El ejército de EEUU ha venido al rescate de una empobrecida nación. ¿Cuál es su mandato? · ¿Es una operación humanitaria o una invasión? · Haití es un país bajo ocupación militar desde que EEUU instigó el golpe de Estado de febrero de 2004. · Esas fuerzas extranjeras han entrado en el país para reforzar a los “mantenedores de la paz” de la MINUSTAH y a las fuerzas policiales de Haití (integradas por ex tontonmacoute), quienes, desde 2004, han sido responsables todos ellos de los crímenes de guerra perpetrados contra el pueblo haitiano, incluida la matanza indiscriminada de personas . · Esas tropas reforzarán a las actuales fuerzas ocupantes bajo mandato de la Organización de las Naciones Unidas (ONU). La “ayuda humanitaria” sólo es un parche que no resuelve la cuestión de fondo: la pobreza producto de la explotación. La condición de pobreza sumada a una catástrofe, ha llevado a que los sectores proletarios y empobrecidos realicen actos de “saqueo y pillaje”. La ausencia total de un gobierno en funciones, en Haití, se utilizó para legitimar, a partir de motivos humanitarios, el envío de una poderosa fuerza militar, que ha asumido de facto diversas funciones gubernamentales. Por ello la ONU y el gobierno estadounidense han emprendido un despliegue masivo de personal militar, con el propósito de “establecer el orden en la región”, no sin antes hacer campaña de que se emprende una “labor humanitaria”. Si bien, en lo que respecta a la intervención de Washington, existe la

posibilidad de que EU no se instaure por ahora militarmente o mediante un gobierno establecido. Sin embargo, no se puede descartar que el envió de tropas en “misión humanitaria” sirva para limpiar el papel de los militares, presentándolos como imprescindibles y únicos para el rescate y la labor de reconstrucción –en Haití así como cualquier parte del mundo- siendo que en medio oriente esos mismos y los Estados Unidos matan sin contemplación alguna. De hecho esta es una práctica común aplicada en todos los países, donde la imagen de los ejércitos puede ser hipócritamente “mejorada”, y así, su labor represiva es sustituida por “ayuda a la ciudadanía en cualquier contingencia”. Cabe decir que dentro del capitalismo existe una repugnante premisa establecida que expone: “se da algo para recibir algo” eso es el altruismo y el humanitarismo que se inculca bajo la moralidad burguesa. Se recurre a la sensibilización para que las personas manipuladas puedan actuar dentro de los parámetros establecidos que de ninguna manera cuestionaran en forma alguna los orígenes del problema; puesto que, sólo se contentarán con “realizar su donación” e ir a casa con la conciencia tranquila. En síntesis, siempre, en este tipo de acontecimientos los medios de comunicación procuran inculpar a los espectadores dándoles a entender: “son mas desgraciados e infortunados que tú por lo que les ha ocurrido… pero no te preocupes, puedes ayudar” y de esta manera los créditos van destinados al prestigio de las televisoras y los gobiernos que organizan sus campañas como capital político. Ahora bien, en las cuestiones políticas que respectan a la ayuda económica por parte de los Estados y naciones poderosas. Hoy el FMI y BM llaman y se movilizan por la “solidaridad de los Estados y de la opinión pública mundial”, al mismo tiempo animan el discurso de la Reconstrucción, justo cuando de sobra es ... ... Continúa Pág sig.

Estamos en 2010 ¿y eso qué?, algunos preguntarán. Desde hace meses, más bien años, en los medios de las izquierdas underground mexicanas se viene ensalzando una sugerente publicidad: “Calderón: nos vemos en 2010”. ¿Qué significa lo anterior? Bueno, dicho slogan es una alusión directa a un hecho engordado de superstición política/cuasireligiosa; que vaticina que en este 2010 habrá un movimiento armado siguiendo la línea 1810-1910-2010, o sea, respondiendo mágicamente a que como en este país cada cien años las aguas del río tienden a turbarse; entonces se concluye que en el presente centenario no se pasará por alto esta “bonita costumbre”. Es excepcional la fe de los que piensan cambiar la situación o iniciar la irrupción al sistema de opresión y explotación actual a partir de este tipo de referencias; muestra una vez más qué tan pigmea puede llegar a ser nuestra “izquierda nacional”; y lo que es peor, tal lucubración ni siquiera viene de los voceros de la socialdemocracia, más bien es autoría de esas sobrevivencias de izquierdas combativas que en sus programas aún mantienen la revolución como perspectiva. Esos grupúsculos y organizaciones a las que refiero, que en apariencia se posicionan en la avanzada del discurso político radical, están demostrando tanto en su práctica como en sus posiciones teóricas, ser lo bastante ramplonas como para absorber y validar discursos, propuestas, proyectos tan carentes de análisis revolucionario, tan mistificadas por la resaca posmoderna y sus ideologías relativistas, interclasistas, liberales, etc., acercándose cada vez más a la mediocridad instalada en la pueril imaginación del “pueblo mexicano” (guadalupano, gandalla y chovinista). Debilidades que van acrecentando el distanciamiento a planteamientos que encaren desde su fundamento a la sociedad de clases. Pero es de suma consideración exponer cuáles son estas debilidades para comprender de qué hablamos cuando se ejerce el cuestionamiento hacia este tipo de grupos políticos. Así, es necesario revisar sus limitantes, que han desembocado en contenidos que más allá de

intentar destruir las condiciones presentes, están legitimando la reproducción misma del sistema: -El abandono del internacionalismo. Desde el inicio del movimiento socialista y revolucionario, desde la constitución de la Asociación Internacional de Trabajadores (AIT), la proclama por el internacionalismo fue fundamental: “Los proletarios no tienen patria”. No obstante que la socialdemocracia del siglo XIX la privó de su sentido original para después negarla definitivamente (I Guerra Mundial), los socialistas más consecuentes la

para entender cuan mentirosa y oprobiosa resulta dicha táctica, la cual desvía la organización autónoma del proletariado por su emancipación hacia los carriles de la contienda parlamentaria, las alianzas pragmáticas con fracciones de la burguesía, el estancamiento de las luchas y, por último, la abdicación de las mismas. El nacionalismo antiimperialista intrínsecamente va unido a una pobre crítica al Estado en sí; reduce el cuestionamiento al “mal gobierno”, sin sobrepasar las relaciones de poder y

mantuvieron en primera línea(1). El establecimiento de la dictadura bolchevique en Rusia vino a dar un revés al internacionalismo de los trabajadores en la práctica. Esta afirmación se comprueba en el régimen de Stalin. Fue durante el stalinismo que se facilitó la política, que, cobijándose en el nacionalismo defensista de las “liberaciones nacionales”, se dio entrada a la mezcla de los intereses del proletariado con los de la burguesía, soldados y remachados en un antiimperialismo simplón. Esos intereses contrapuestos dentro de las organizaciones políticas y sociales se concretaron a manera de “frentes populares”(2), alianzas, aglomeraciones masivas interclasistas, con el supuesto de hacer más eficiente la acción de los explotados. Más de un siglo ha bastado

sometimiento que éste engendra; o sea, entre la minoría que posee el Estado y la mayoría subyugada a sus designios: “Ellos creen en el Estado como creen en su patria, a u n q u e n o c i v o , s i e m p re terminarán aceptando su dominación, sólo hablaran de hacer mejor al Estado, al gobierno, a la administración en turno, y de quitar del poder a los “malos” políticos… su “buen gobierno”, como así lo presentan, es su fatal error.” -La mistificación ideológica, propia de la influencia de la resaca posmoderna; en la que, o bien, el proletariado “ya dejó de existir”, o, simplemente se difuminó. Lo primero se acerca a la noción de que en esta era “postindustrial” la lucha de clases, como era comprendida decimononicamente hablando, está rebasada, por lo tanto entender la cuestión social como

conflicto de clases “ya es un error”; en este caso hasta hablar de clases sociales o referirse a sus intereses contradictorios es caer en “anacronismo puro”; y mencionar al proletariado es perder el tiempo, casi casi ha sido borrado por obra de magia por esta ideología. El tipo de solución al que apuestan los ideólogos de esta tendencia no es novedosa: se remite a replantear la cuestión social desde una visión “humanista”, donde quede erradicada la confrontación revolucionaria entre clases antagónicas; sustituyéndola por una paulatina conciliación de intereses entre explotadores y explotados, ¡ahí se encuentra toda su genialidad reaccionaria! Por otro lado, no menos embaucador, están los que siguen contemplando en su discurso el concepto de proletariado y hasta lucha de clases, pero de una manera singularmente viciada; el “proletariado” es fragmentado en “sectores” y hasta en identidades estéticas: los obreros, lo comerciantes, las amas de casa, los indígenas, los estudiantes, los campesinos(3), los intelectuales, los artistas… hasta llegar al absoluto ridículo de los “punks”, los “gays y lesbianas”, etc. Todo esto repercute en la sectorización de las luchas: los obreros por no ser despedidos, los comerciantes por plazas, las amas de casa por dádivas gubernamentales, los estudiantes por la destitución de un director; y así sucesivamente hasta propiciar una división ilusoria de intereses particulares que llegan a convertirse contradictorios con los del otro. Este tipo de posiciones han hecho florecer las “organizaciones exclusivistas”, que se desgastan por demandas particulares, fomentan cierta separación y es fácil que sean absorbidas por elementos ajenos a la clase explotada, terminando por reivindicar las posturas burguesas y asistenciales del Estado. Ejemplos sobran: organizaciones indigenistas, de derechos humanos, defensores de animales, ecologistas, feministas, etc., etc. Esta división de la clase explotada, que trae por consecuencia … Continúa pág sig.

El combate libertario

combate_libertario_3_pdf  

...

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you