Issuu on Google+

Mi bebe y yo El cato es la anestecia

El mejor regalo para una mujer la llegada de un bebe‌cambia por completo toda tu vida


Contenido  “ El canto es la anestesia”______________________1  ¡no sabia que estaba embarazada! _________________2  “La llegada de un Bebe”_______________________3  “Mamas primerizas”__________________________5  10 errores de las mamas primerizas________________7  “Una alimentación equilibrada”__________________11  “Tipos de parto”_____________________________13  “Cuidados durante el embarazo”__________________14  “Descansar en el embarazo” _____________________15  “Visitas medicas durante el embarazo”______________17


“EL CANTO ES LA ANESTESIA”

Te preguntaras porque se utiliza la frase “el canto es la anestesia” bueno es porque dicen que cuando tu le cantas a tu bebe nace más sano y al tu cantarle a tu bebe desde el corazón no solamente él se va a sentir bien tu también te vas a sentir excelente… Por eso es que la mayoría de madres lo hacen porque eso te ayuda a sentirse bien a olvidar los problemas.

Pag. 1


¡No sabía que estaba embarazada!

¡Porque a mí...! En la mayoría de casos las mujeres no saben que está en estado de embarazo. Por esta razón siguen con su vida cotidiana y en la mayoría de casos terminan mal, pues como no tiene los cuidados necesarios durante el embarazo puede ser que se complique… Un ejemplo puede ser las que se dedican a modelar y pues no se alimentan bien y eso no le hace bien al bebe y lleva a la muerte de la criatura, que se encuentra dentro del vientre de la mujer.

Pag. 2


“La llegada de un Bebe”

El parto, la estancia en el hospital y los primeros días con el recién nacido pueden trastornar las rutinas del hogar. Preparar la llegada del bebé a casa y organizar a la familia para esta ocasión es otro de los preparativos que requiere el nacimiento del bebé.

Los cursos preparto, la habitación del bebé, la canastilla, la maleta del hospital... El nacimiento del bebé requiere que la familia se prepare para la ausencia de la mamá durante su estancia en el hospital tanto y para la llegada a casa del recién nacido.

Pag. 3


Dejarlo todo preparado es una tarea mucho más fácil si se hace siguiendo unas pautas, que pueden serte muy útiles.

Limpiar la casa "a fondo" En los días que preceden al parto, muchas madres se ven afectadas por una especie de necesidad compulsiva de limpiar a fondo. Se trata de un deseo de dar brillo y orden que los psicólogos denominan el "síndrome del nido", es decir, la voluntad de preparar un "refugio" acogedor para su "cachorro". Este instinto debe seguirse, pero con una sugerencia: evitar los trabajos demasiado pesados o pedir ayuda para llevar a cabo las tareas más difíciles. Organización familiar Lo ideal es que te organices como si tuvieras que estar fuera de casa durante una semana o diez días, teniendo en cuenta, además, que cuando vuelvas de la clínica o del hospital con el bebé no tendrás ganas ni tiempo de ocuparte de las tareas domésticas. A los nuevos papás les puede venir muy bien un poco de ayuda extra, por lo que son muy útiles…

Pag. 4


Mamas primerizas Si bien como suele decirse, el embarazo no es una enfermedad y no es necesario guardar reposo salvo indicación médica, es un período en el que debemos intentar darle lo mejor a nuestro bebé y como bien sabéis,el descanso también es salud. Es momento de parar un poco la marcha y encontrar momentos de relax dentro de tu vida cotidiana. Tumbarse en el sillón unos minutos al día a escuchar música relajante o darse un baño de inmersión pueden ser sanas rutinas a incorporar durante el embarazo. Por las noches, no restes horas de sueño. Resigna otras actividades para dormir tus 8 horas sagradas y si es posible, después de la comida echa un siesta o al menos una cabezadita. Durante los primeros meses, el propio cuerpo pide descanso, escúchalo. Las molestias típicas de esta etapa como náuseas, vómitos, cansancio extremo y sueño se alivian con un buen descanso. Estar cansada no es signo de debilidad ni mucho menos, durante la gestación del bebé el organismo utiliza energía extra, por eso es lógico sentirse fatigada. Intenta alejar el estrés de tu vida, evita situaciones laborales extenuantes, opta por los paseos, aprende técnicas de relajación, reduce las fuentes de ruido, evita la cafeína, haz cosas que te reconforten, haz un viaje para descansar, duerme en posiciones cómodas, utiliza almohadas extra para dormir….

Pag. 5


Descansar es bueno para tu salud tanto física como mental pero también lo es para el bebé, pues si estás descansada mejora el flujo sanguíneo optimizando la llegada de oxígeno y nutrientes al bebé. Numerosos estudios vinculan al estrés materno con problemas en el bebé, demostrando cómo influye en la gestación el estado de salud de la mamá. Por eso, junto con una correcta alimentación y ejercicio moderado, el descanso es una de las recomendaciones esenciales para llevar un embarazo sano.

Pag. 6


Diez errores de madre primeriza 1.- Esterilizar todo hasta que el bebé cumple un año Una buena higiene en los bebés es fundamental, sobre todo durante las primeras semanas de vida, pero no hay que obsesionarse. Lo que hay que intentar es que sus objetos estén bien limpios para que el bebéentre en contacto con un número determinado de bacterias que le ayuden a desarrollar sus propias defensas, pero no las suficientes como para que le provoquen una infección. Otra cosa son los niños prematuros, con ellos hay que extremar la higiene, sobre todo las primeras semanas de vida. 2.- Abrigarle demasiado Los recién nacidos tienden a enfriarse, pero si les abrigamos demasiado sudan mucho. Además, se ha comprobado que aumenta el riesgo de asfixia y muerte súbita. Si la temperatura de la casa ronda los 20-22º el niño puede estar vestido con un body y un pelele entero de algodón, que le cubra los pies. Podemos saber si tiene frío si sus manos y pies están fríos o un poco amoratados. En ese caso conviene abrigarle más. Si suda por la parte del cuello y la cabeza, es que tiene calor y le quitaremos algo de ropa. 3.- Mantener toda la casa en silencio cuando duerme de día Si mamá también aprovecha ese ratito para dormir y descansar, estupendo, pero si no, no es aconsejable hacerlo. Al cumplir el mes y medio, los patrones de sueño del bebé empiezan a relacionar los ciclos de luz-oscuridad y el pequeño está más predispuesto a dormir más tiempo por la noche. Por eso debe percibir la luz del sol y habituarse a los ruidos cotidianos de la casa durante las siestas para saber cuándo es de día. Pag. 7


Parar la actividad del resto de la familia durante el sueño del bebé no es bueno ni para el niño, ni para los padres.

4.- Bañarle todos los días Los pediatras aseguran que con bañar a los bebés dos o tres veces a la semana es suficiente. Sobre todo en los que sufren dermatitis atópica, puesto que el manto graso de la piel se altera con el baño y pueden empeorar los síntomas. Si después de cada cambio de pañal limpiamos bien el culete del bebé con una esponja y le lavamos las manitas no es necesario usar la bañera a diario, y menos usar jabón (aunque sea muy suave) salvo que al pequeño le relaje el contacto con el agua calentita para dormir. 5.- Meterlo en nuestra cama cuando no quiere dormir en la cuna No es recomendable, ya que se corre el riesgo de quedarse dormida con el bebé debajo del cuerpo y aplastarlo o asfixiarlo. Por eso no conviene acostar al bebé en la cama, salvo en alguna circunstancia especial o, por ejemplo, para darle el pecho por las noches. 6.- No dejar que nadie le toque o le coja El miedo a que alguien enfermo contagie al niño si le besa o le coge en brazos es muy común en todas las madres, sean o no primerizas. Sin embargo, es de sentido común saber que si alguien está enfermo, no debemos llevar cerca de esa persona al pequeño para evitar contagios. También es normal que no queramos que le cojan desconocidos. Si la persona es sensata, no tiene por qué ofenderse.

Pag. 8


7.- Cambiarle de pecho antes de que termine La leche del final es la que más alimenta y sacia porque tiene más grasa que la del principio. Una vez que el bebé ha terminado (se sabe porque el pecho que acaba de soltar está completamente blando) se le pasa al otro pecho. Si el niño es muy pequeño es posible que se sacie enseguida. En ese caso hay que iniciar la siguiente toma por el pecho que no tomó o que tomó en segundo lugar. Para establecer unalactancia adecuada debe mamar y vaciar ambos pechos. 8.- Raparle la cabeza para que le crezca el pelo más fuerte Los dermatólogos no recomiendan hacerlo, primero porque no es cierto que el pelo crezca más fuerte:crece exactamente igual. En segundo lugar, porque si el bebé es muy pequeño es posible que, al desaparecer el pelo, pierda calor corporal por la cabecita. Las características del pelo del bebé no serán definitivas hasta pasado su primer cumpleaños y dependen de su herencia genética. 9.- Hacer caso solo de la abuela (y pasar del pediatra) Los tiempos cambian y lo que hace 30 años era ideal para los bebés, hoy ya no se recomienda. Aunque a veces echemos mano de la experiencia y sabiduría de nuestra madre, el pediatra es la persona que más conocimientos tiene sobre lo que es adecuado o no para nuestro hijo. En principio no deberíamos dudar de sus recomendaciones, ni sustituirlas por otras. 10.- Hacerse la fuerte:Afrontar un parto e inmediatamente después el cuidado de nuestro hijo requiere un enorme esfuerzo físico, mental y emocional. Es normal que existan bajones en los que la madre cree que no puede con todo.

Pag. 9


Tirar para adelante aun cuando no estamos bien por miedo a que piensen que no somos buenas madres no es bueno ni para la madre ni para el niño. Admitir nuestras limitaciones, reconocer que estamos cansadas, que el cuidado del bebé nos agobia y nos angustia por la inexperiencia, y sobre todo, ser capaces de pedir ayuda cuando una situación nos desborda, ayuda a superar la situación y no nos hace más débiles. Al contrario, demuestra que somos humanas y sobre todo sensatas.

Pag. 10


“una alimentación equilibrada” La cena en el embarazo Esta comida debe ser ligera y equilibrada para así poder descansar debidamente durante la noche. Descubre cuáles son los alimentos más adecuados, la mejor hora para cenar… La cena es una de las cinco comidas diarias que suscita más dudas acerca de cómo debe ser. Estando embarazada, seguramente aún genera más incertidumbre y posiblemente te preguntes qué tipo dealimentos son los más adecuados, a qué hora cenar, etc. Lo ideal es que la cena sea equilibrada y ligera para garantizar una noche de descanso durante la cual nuestro organismo absorberá los nutrientes necesarios. Ten presente que durante la noche la digestión se ralentiza. Algo que al mediodía digieres bien, puede que te sea de difícil digestión por la noche. Por ese motivo, lo ideal es ingerir alimentos suaves y blandos, evitando los picantes y las grasas. En relación con la hora, lo ideal es cenar temprano, entre las 20.00 y las 21.00 horas, para que el estómago tenga tiempo de hacer la digestión antes de acostarte. ¿Qué alimentos comer? Antes de plantearte la cena, debes hacer un pequeño repaso de lo que has comido a lo largo del día y evaluar las posibles carencias en tu alimentación. Por otro lado, los alimentos más adecuados son: 1. Alimentos frescos y naturales, que sean ligeros y saludables. La verdura es una muy buena elección Pag. 11


2. Hidratos de carbono como el arroz, las patatas o las pastas integrales. 3. De entre las proteínas, por la noche es mejor comer pescado que carne. También resultan muy nutritivos y saciantes los huevos, ya sea en forma de tortilla o bien cocidos. 4. En cuanto a las grasas, la mejor opción es evitarlas y apostar, únicamente, por el aceite de oliva. NO QUIERE MASTICAR Tengo un niño de 30 meses que toma la mayoria de los alimentos triturados ¿no deberia de masticar ya todo? La verdura, el pescado, el plato de comida de mediodía y la mayoria de las cenas las tengo que triturar. Fruta sólo come triturada o de tarrito porque en trozos no quiere ni verla ¿qué puedo hacer? Respuesta del Doctor Trapote: Sí tiene edad para masticar. Es muy probable que mastique otras cosas que no sean la comida. No hace mucho tiempo, el hecho que me comenta se denominaba, en sentido chistoso “síndrome del minipimer”, incluyendo a los niños que comen los alimentos triturados. Puede tener consecuencias desagradables, como un pobre desarrollo de la musculatura y de los maxilares, así como un debilitamiento de los dientes. Un truco que puede ser útil es cronometrar el tiempo que tarda en triturar cada alimento y, cada día, disminuirlo en cuatro o cinco segundos. De esa manera el niño irá entrando por el aro.

Pag. 12


Tipos de parto

Estos son los tipos de partos que hay: -Parto natural: Durante el nacimiento del bebé la mamá no reciben casi o ninguna ayuda de farmacos para ayudar a la expulsión. -Parto por cesárea: Suele emplearse en caso de que exista algun riesgo durante el parto. Entonces se anestesia la madre y se emplea la cirujía (Se hace una pequeña raja en la zona abdominal para sacar al bebé). -Parto vaginal asistido: El nacimiento del bebé se ve asistido de instrumentos especiales, como el fórceps o la pinza obstétrica, que toma la cabeza del bebé y lo empuja hasta el exterior. Su uso está limitado en partos difíciles.

Pag. 13


Cuidados durante el embarazo Ahora que está embarazada es más importante que nunca que se cuide. Por descontado, todo el mundo -su médico, sus familiares, sus amigos, sus compañeros de trabajo e incluso totales desconocidos- le darán consejos sobre lo que debería y no debería hacer durante el embarazo. Pero mantenerse sana durante el embarazo solamente depende de usted, de modo que es fundamental que se informe bien sobre las muchas formas de cuidar de su salud y de la salud de su bebé durante el embarazo. Examenes médicos La clave para proteger la salud de su bebé está en hacerse examenes médicos prenatales regularmente. Si cree que puede estar embarazada, concierte una cita con el profesional de la salud que desea supervise su embarazo. Debería hacerse la primera revisión en cuanto crea que puede haberse quedado embarazada. En el primer examen prenatal, el profesional de la salud que usted haya elegido probablemente le hará una prueba del embarazo y estimará decuántas semanas está basándose en la exploración física y la fecha de su última menstruación. Utilizará esta información para predecir la fecha aproximada del parto (de todos modos, la ecografía que le harán cuando el embarazo esté más avanzado ayudará a corroborar esa fecha).

Pag. 14


Descansar en el embarazo Si bien como suele decirse, el embarazo no es una enfermedad y no es necesario guardar reposo salvo indicación médica, es un período en el que debemos intentar darle lo mejor a nuestro bebé y como bien sabéis,el descanso también es salud. Es momento de parar un poco la marcha y encontrar momentos de relax dentro de tu vida cotidiana. Tumbarse en el sillón unos minutos al día a escuchar música relajante o darse un baño de inmersión pueden ser sanas rutinas a incorporar durante el embarazo. Por las noches, no restes horas de sueño. Resigna otras actividades para dormir tus 8 horas sagradas y si es posible, después de la comida echa un siesta o al menos una cabezadita. Durante los primeros meses, el propio cuerpo pide descanso, escúchalo. Las molestias típicas de esta etapa como náuseas, vómitos, cansancio extremo y sueño se alivian con un buen descanso. Estar cansada no es signo de debilidad ni mucho menos, durante la gestación del bebé el organismo utiliza energía extra, por eso es lógico sentirse fatigada. Intenta alejar el estrés de tu vida, evita situaciones laborales extenuantes, opta por los paseos, aprende técnicas de relajación, reduce las fuentes de ruido, evita la cafeína, haz cosas que te reconforten, haz un viaje para descansar, duerme en posiciones cómodas, utiliza almohadas extra para dormir….

Pag. 15


Descansar es bueno para tu salud tanto física como mental pero también lo es para el bebé, pues si estás descansada mejora el flujo sanguíneo optimizando la llegada de oxígeno y nutrientes al bebé. Numerosos estudios vinculan al estrés materno con problemas en el bebé, demostrando cómo influye en la gestación el estado de salud de la mamá. Por eso, junto con una correcta alimentación y ejercicio moderado, el descanso es una de las recomendaciones esenciales para llevar un embarazo sano.

Pag. 16


Visitas medicas durante el embarazo

La primera visita Se realiza una historia clínica completa, para saber si hubo embarazos anteriores y cómo fueron, descartar enfermedades y alergias y saber si la futura madre fuma, toma medicamentos o está expuesta a tóxicos o estrés excesivo en el trabajo. También conviene conocer cómo es la salud del padre, edad, y si trabaja con tóxicos que pueda llevar a casa en la ropa. Se hace una citología si no se ha hecho en tres años, una exploración de las mamas y otra de las piernas para descartar varices. Se practica una primera analítica, que incluye serologías (ver si hay anticuerpos de sífilis, rubéola, sida, hepatitis B y toxoplasmosis), grupo sanguíneo y Rh, hematología (glóbulos rojos, leucocitos...) para ver si hay anemia, y bioquímica: glucosa, colesterol...

Pag. 17


Se pide un cultivo de orina para descartar una infección sin síntomas, que conviene tratar para evitar que dañe el riñón o aumente el riesgo de parto prematuro. Suele comenzar la educación maternal: alimentación, ejercicio, higiene, relaciones sexuales... y se aconseja visitar al dentista.

Semana a semana 11-13 semanas: ginecólogo Se hace una ecografía para valorar el tamaño del bebé, descartar malformaciones y medir el pliegue nucal. Se pregunta a la madre si desea hacerse la análitica de diagnóstico prenatal en sangre. 16-17 semanas: matrona Se puede escuchar ya el latido cardiaco del bebé con una trompetilla y medir la altura del fondo del útero. 19-21 semanas: ginecólogo Se hace una nueva ecografía de diagnóstico prenatal: se mide al bebé y se miran detalladamente sus órganos y extremidades para descartar malformaciones. 22-24 semanas Se programa la segunda analítica de rutina del embarazo. Esta incluye la prueba del azúcar para descartar una diabetes gestacional: tras extraerle sangre, la embarazada bebe un líquido azucarado y al cabo de una hora se repite la analítica. Si la prueba sale alterada, hay que realizar otra más completa que dura tres horas. Si el Rh es negativo, se miden los anticuerpos, y si la mamá no ha pasado la toxoplasmosis, se valora el riesgo de nuevo. 28 semanas: matrona Si la mujer es Rh negativo, se le suele poner una dosis de gammaglobulina. Pag. 18


Se pide la tercera ecografía del embarazo para valorar el crecimiento del bebé, confirmar donde está la placenta y calcular la cantidad de líquido amniótico. 31-32 semanas: ginecólogo Se dan los volantes para la analítica del tercer trimestre, que se hará en torno a la semana 34ª. Incluye los controles habituales de bioquímica y hematología, serología de hepatitis y toxoplasmosis (si no había defensas) y analítica de coagulación. En muchos centros, la mujer recibe unas hojas informativas acerca de los beneficios y riesgos de la epidural. 35-38 semanas: ginecólogo Se valoran los resultados de los análisis. Si hay anemia, bastante común en esta etapa. A partir de la semana 34ª se realiza un cultivo vaginal y rectal para descartar que la embarazada tenga el estreptococo agalactiae, un germen que puede producir infección al bebé. La muestra se toma con una torunda de algodón en la vagina y en el ano. Si da positivo, se pondrá antibiótico a la mujer durante el parto. Si la placenta estaba baja, es necesario hacer una ecografía para comprobar que no tapa el cuello del útero. Se valora, por exploración o por ecografía, la posición del bebé. Se aclaran las dudas de cara al parto y se informa sobre la lactancia materna. Se realizan monitores fetales, una vez por semana, con un aparato que registra el latido cardiaco del bebé y las contracciones del útero, mediante unas correas que se atan alrededor de la tripa de la madre. La prueba dura de 20 a 30 minutos. Desde la semana 41ª de gestación el control es más frecuente. A veces se realiza un perfil biofísico (ecografía con control de movimientos y tono del bebé, cantidad de líquido amniótico...). En todas las visitas Se comprueba la tensión y el peso. En algunos sitios, se hace una analítica rápida de orina, con una tira, para descartar infecciones, medir las proteínas… Pag. 19


Se comentan las dudas y síntomas de la futura madre. Esto es casi lo más importante: hablar sobre lo que está viviendo le ayuda a tranquilizarse y a saber que su gestación es normal. A partir de las 16-18 semanas de embarazo se escucha en cada revisión el latido cardiaco del bebé, con la tradicional trompetilla o con un aparato electrónico. ¿Cuándo se aconseja la amniocentesis? En la primera visita médica se informa a la mujer sobre las posibilidades de diagnóstico prenatal en el primer trimestre, mediante pruebas en sangre y la medición de la nuca del feto en la ecografía de las 12 semanas para calcular el riesgo de que el bebé tenga un Síndrome de Down u otra alteración de los cromosomas.

Pag. 20


mi bebe y yo