Issuu on Google+

Artículo de opinión Ya van varios años de esta lucha, una guerra, que no parece realmente una ya que las dos superpotencias del mundo “juegan” con sus aliados como si fueran peones, temiendo que ellos se vean realmente afectados, por tanta tecnología bélica y nuclear que se ha desarrollado en los últimos años. Yo como gobernante de mi país he decidido de no apoyar a ninguno y unirme a los países no alineados, en una posición de neutralidad. ¿Por qué decidí esto?, bueno a mi parecer, a ninguno de los dos bandos les parece importar realmente a sus aliados o como yo los llamo peones. Se preocupan en formar bloques con varios países, bloques económicos, políticos y militares dando la imagen de querer apoyarlos, pero su verdadero interés, es que se imponga su ideología en estos territorios y que otras ideologías contrarias desaparezcan del país. Hacen esto sin importarles las verdaderas necesidades de los pobladores. Sus ideologías tampoco son de lo más bonitas, aunque tengan características rescatables, como la libertad de expresión, y el interés por los pobres y la gente excluida muchas veces de la sociedad, estas también su lado oscuro, me refiero a que una solo le importa el dinero y el poder, colonizar territorios para tener más sin importarle el pobre mientras que la otra reprime a sus pobladores, dejándolos sin muchos de sus derechos fundamentales. Yo no quiero esto para mi pueblo. Considero que darle mi apoyo a uno de los bandos, seria muestra de lo bajo que puede llegar a ser el ser humano, peleando por cosas estúpidas, innecesarias y fuera de contexto para lo civilizada y desarrollada que debería estar nuestra sociedad, después de haber desarrollado nuestro ciencia, tecnología y humanismo. Me refiero a pelear porque el otro no le gusta o no comparte mi punto de vista sobre algo, en este caso como gobernar un pueblo. Creo en la coexistencia pacífica de ideologías aun que tan polarizadas pueden ser estas. Cada pueblo debe elegir su forma de gobierno según ellos, refiriéndome tanto a gobernantes como a civiles, según sus intereses ya sean políticos, sociales o económicos. Además de satisfacer sus necesidades fundamentales lo cual llevaría a esta nación surgir de la pobreza y miseria para convertirse es una nación fuerte y poderosa, pero que estos no cometan los errores que las actuales potencias están cometiendo.


Si realmente quieren ayudarnos, deberían darnos la posibilidad de abrirnos y entrar a nuevos mercados mundiales para que así el crecimiento entre países como el nuestro tengan un desarrollo más rápido, no necesitamos tanques, misiles, bombas, ni cualquier otro tipo de armamento bélico, no nos ayuda, ni a nosotros, ni a ustedes así como el mundo en general. Debemos dejar ya ese pensamiento que trae como consecuencia la bipolarización del mundo, un pensamiento el cual quiere apoderarse de la otra mitad del mundo a través de engaños, miedo, y satanización del pensamiento ajeno, por uno que permita, la coexistencia de creencias, un sentido de colectivismo entre todos nosotros, dejando problemas pasados que solo llevan al rencor y al individualismo y a la egocentrismo. Si podemos lograr que esto se cumpla por fin habrá paz y armonía entre naciones, dejando atrás la idea de las fronteras para convertirnos todos en una sola nación…


Artículo de Opinión