Issuu on Google+

JUNIO: MES DEL MEDIO AMBIENTE ¿A QUIEN LE IMPORTA? Por Jorge Oporto Marín Periodista. Guía de Turismo. Presidente del Grupo de Acción Ecológica de Atacama (GAEDA)

Para muchas personas junio es el MES DEL MEDIO AMBIENTE porque se conmemoran varias efemérides ecológicas, entre las cuales podemos destacar el Día Mundial del Medio Ambiente (5), Día Mundial del Océano (8), Día Mundial de Lucha Contra la Desertificación y la Sequía (17) y Día Mundial del Árbol (28). Estas fechas fueron instituidas por Organización de las Naciones Unidas (ONU) como una forma de crear conciencia sobre el cuidado, protección y conservación que merece nuestro entorno, como asimismo las especies que lo habitan, pero también con el propósito de incentivar a las personas para que tengan una conducta amigable con el medio ambiente. Desde que la ONU instituyó el Día Mundial del Medio Ambiente (15 de diciembre de 1972), “mucha agua a pasado bajo el puente”, quizás demasiada para lo poco que se ha logrado con respecto a nuestro planeta. Es cierto, existe más cobertura de los medios de comunicación de masas sobre la materia, hoy la mayoría de la población conoce el término “ecología” y sus implicaciones, hay políticas de Estado para proteger el medio ambiente y sus especies, especialmente aquellas en peligro de extinción y amenazadas, han surgido líderes ecológicos y organizaciones ecoambientales, sin embargo, problemas como el calentamiento global se agudiza, la contaminación de océanos y mares no da señales de decrecer, y se pierden los mejore suelos para cultivo. El aire se hace irrespirable en las grandes metrópolis y el suelo debe soportar cada día más la contaminación por relaves mineros, plaguicidas y pesticidas, desechos industriales y basuras domiciliarias entre otros elementos. Chile no escapa a estos verdaderos flagelos ambientales y ecológicos, tampoco nuestra Región. Pero debemos reconocer que hoy la población tiene más conciencia sobre la materia y participa activamente en este ámbito, sobretodo cuando un hecho afecta directamente a una determinada comunidad o cuando el problema “toca a la puerta”. Esto debe cambiar, pues esta situación puede convertirse en una posición egoísta, es decir, “si me afecta participo, pero si no tiene consecuencia para mi, es problema de otros”. Nuestra Región y país, nuestro planeta, es nuestra casa, nuestro hogar, y debemos cuidarlo, protegerlo y preservarlo, no sólo para mejorar la calidad de vida que llevamos, sino también para dejar un planeta realmente sustentable para las generaciones futuras. Hoy parece reactivarse un movimiento social “gatillado” por aprobaciones a grandes proyectos energéticos como hidroaysén y termoeléctricas a carbón en el norte de Chile, en Atacama por la Termoeléctrica Castilla, donde la ciudadanía se ha manifestado en forma pacífica contra estas determinaciones, sin embargo, es imposible determinar si este movimiento es sólo pasajero o si permanecerá en el tiempo. ¿A quien le importa el Mes del Medio Ambiente? Decir que no hemos avanzado en adquirir conciencia ambiental y ecológica, como asimismo que no hemos recibido nuevos conocimientos sobre estas materias es una falacia, pero tampoco hemos conseguido logros tan importantes que nos permitan afirmar con certeza que podemos contener el deterioro ambiental y ecológico, paulatino y sostenido, de nuestra región, país y planeta. Hay mucho por hacer, tú puedes hacer algo, cualquier cosa, pero hazlo hoy, mañana puede ser demasiado tarde.


Mes del MedioAmbiente