Page 217

El Poder Editorial Gran De La Oración Comisión Aún antes de que el Sr. Moody renunciara a su negocio, ya era obrero cristiano activo, y a menudo iba de Chicago a algún pueblito campirano para tener una serie de cultos. En una ocasión estaba teniendo una serie de cultos en un pueblo de Illinois, a cierta distancia de Chicago, la esposa del juez de ese distrito se le acercó y dijo: ―Sr. Moody, ¿no quisiera ir a hablar con mi esposo?‖ El Sr. Moody contestó: ―Yo no puedo hablar con su esposo. Su esposo es un hombre culto y yo no soy más que un ignorante vendedor de zapatos de Chicago‖. Pero la esposa del juez fue muy insistente de que fuera a hablar con él y finalmente el Sr. Moody consintió en ir y fue. Cuando entró en la recepción de la oficina del juez, la recepcionista cuchicheó en forma audible de cómo pensaban que el hábil juez rápidamente se iba a deshacer de este trabajador joven e ignorante de Chicago. El Sr. Moody entró en el despacho del juez y le dijo: ―Juez, yo no puedo hablar con usted. Usted es un hombre preparado y yo no soy más que un vendedor de botas sin preparación de Chicago, pero quiero Versión digital por icbf.com.mx

Versión año 2014

Página 217

Libro 12 'el poder de la oración'  

Autor R.A Torrey en 1910, 9 capitulos

Libro 12 'el poder de la oración'  

Autor R.A Torrey en 1910, 9 capitulos

Advertisement