Page 1

VOLUMEN 2

GRAN ANGULAR

norgara

PREGUNTAS PODEROSAS


VOLUMEN 2

preguntas poderosas

Tras el primer volumen, donde compartimos una Mirada Apreciativa personal, familiar, profesional, social, corporal, en este segundo traemos los post que nuestro equipo de Coaching ha escrito desde la รณptica de Preguntas Poderosas, de esos mismos รกmbitos que engloban el proyecto de Gran Angular. Nice, Virginia, Lidia, Manu y Eba

COACHING EN VITORIA-GASTEIZ


PREGUNTAS PODEROSAS IMAGEN

Preguntas poderosas

Nice Lazpita

PAG 1


PREGUNTAS PODEROSAS PERSONAL

Preguntas… semillas del cambio poderosas Hay momentos en la vida en que parece que todo se derrumba, de repente todo aquello que tenía sentido y que me daba fuerza e ilusión se queda como vacío, sin color, sin razón de ser y mi día a día ( mis relaciones, mi trabajo, mis acciones cotidianas… se convierten en una losa que pesa una tonelada., ¿qué me está pasando?¿por qué no me ilusiona lo que antes me ilusionaba?¿por qué no tengo ganas de ir a trabajar?¿por qué no me interesa hacer planes con mi pareja?¿por qué me siento ansiosa ….aburrida….rabiosa….? ¿por qué estoy agotada?

Muy dentro empiezan a surgir estas preguntas, primero tímidamente y luego cada vez con más presencia y más fuerza. Las preguntas están pero no tengo respuestas, y esto me pesa, me cuesta aceptar que no comprendo qué me está ocurriendo y que no puedo responderme a mis preguntas. Y trato de encontrar respuestas y cuanto más me esfuerzo por encontrarlas más ansiosa me voy sintiendo…y las preguntas toman más intensidad….y más me exijo tener respuestas ….y entro en un círculo que me atrapa y me quita mucha energía, que me agota.

Dicho así suena algo dramático; y es muy real, es una vivencia que yo he tenido varias veces en mi vida y que también veo continuamente en muchos de mis clientes. Se trata del primer brote de un cambio que se está abriendo paso en nuestras vidas. Estas preguntas son el aviso de que estamos necesitando cambiar cosas, pararnos un momento a mirar, ver y elegir, darnos cuenta de qué estamos haciendo y construyendo para reafirmar la dirección que llevamos en nuestra vida o desviarla porque ya no nos sirve continuar por el mismo camino. PAG 2


PREGUNTAS PODEROSAS PERSONAL

Cuestionar/cuestionarse es la principal herramienta que tenemos para tomar las riendas de nuestra vida , afianzar lo que es valioso, soltar lo que ya no sirve e incorporar lo nuevo que queremos añadir. Y las cosas cambian mucho cuando podemos mirar a estas preguntas como aliadas, como recursos a nuestro servicio aceptando que necesitamos un tiempo para responderlas, que es un proceso, que no es algo inmediato tipo ya está! Ya lo tengo! y de hoy a mañana tomo decisiones importantes y cambio radicalmente mi vida.

Cuestionar/cuestionarnos EN PAZ, sostener las preguntas de una manera tranquila, es la clave para fluir en este proceso y no dejar nuestras energías en la pelea , esfuerzo y autoexigencia. Como hemos visto, la mayor parte de las primeras preguntas son del tipo “por qué”. Esta es la etapa de tomar conciencia y aceptar que quiero/necesito/viene algún cambio en mi vida aunque aún no sé cuál es.

Después en nuestra mente empiezan a surgir otras preguntas que normalmente podemos respondernos con un sí o un no: ¿estoy satisfecha con mi relación de pareja? ¿me gusta realmente lo que hago?¿quiero seguir haciendo lo mismo?¿me gusta mi vida?¿tengo suficientes relaciones sociales?¿tengo el espacio personal que estoy necesitando?¿me siento realizada profesionalmente?……………

Todas ellas joyas preciosas , valiosas preguntas que nos llevan a afinar más y que abren la posibilidad a que emerjan esos “huecos” o esas áreas de mi vida y/o de mi misma que necesitan ser miradas, revisadas y quizás reformuladas.

PAG 3


PREGUNTAS PODEROSAS PERSONAL

La siguiente etapa es aquella en la que las preguntas que nos hacemos se convierten en preguntas más abiertas, que amplifican, que incluyen nuevas opciones, que nos abren un abanico de nuevas posibilidades y acciones a poner en marcha para incorporar el cambio y construir la vida que queremos construir; y de todas ellas hay 3 preguntas fundamentales y comunes en todo proceso de cambio:

¿qué hay valioso en mi vida que es importante seguir conservando/cuidando? ¿qué quiero dejar atrás? ¿qué de lo que hago/hay en mi vida ya no me sirve? ¿qué es lo nuevo que quiero incorporar?

Y por último nos queda concretar y poner en marcha pequeñas acciones que nos impulsan a caminar hacia lo nuevo; y para ello nos preguntamos cuándo, cómo dónde, con quién…..

Las preguntas surgen como señales y herramientas del cambio. Bienvenido sea el cuestionamiento, el cuestionar en PAZ.

Virginia Espin

PAG 4


PREGUNTAS PODEROSAS FAMILIAR

¿Adolescentes sin respuestas o progenitores sin preguntas? Algo habitual en sesiones de terapia individual con adolescentes es que suelen tener una respuesta común, difusa, vaga y difícil de concretar. Ante preguntas como ¿qué te gustaría hacer? lo habitual suele ser algo así como “no sé…”, “me da igual…” o un clarificador “…bah, sin más…”. A menudo siento que les faltan respuestas. Soy consciente de que el periodo adolescente puede generar cierta confusión dificultando en algunos momentos la toma de decisiones. Pero me sorprende y preocupa en cierto grado, cuando un adolescente no es capaz de dar respuesta a una pregunta sencilla que hace referencia a su propio yo. A su deseo. A su ahora. Y a veces creo saber cuál puede ser el motivo. Si nos remontamos unos años atrás, mientras fueron niños/as, muchos/as no tuvieron oportunidad de generar sus propias respuestas porque éstas, eran dadas unilateralmente por los adultos.

Vamos a imaginar una situación; tras salir de clase Mikel, que tiene 9 años, le dice a su madre: – Hoy Miren ha roto el dibujo de Rubén porque no quería dejarle sus pinturas – Vaya con Miren, menudo genio tiene.- le contesta su madre. Seguro que la profesora le habrá castigado, ¿no? porque no ha hecho bien rompiendo el dibujo de Rubén. Da igual si la respuesta que ofrecemos en este momento va por esta vía o por otra. Cualquier respuesta que demos estará cerrando una oportunidad al conocimiento; mutuo, porque le estaremos marcando nuestra respuesta sin saber cuál es la suya, y propio, porque estaremos perdiendo la oportunidad de ayudarle a crear su propia respuesta.

PAG 5


PREGUNTAS PODEROSAS FAMILIAR

En cambio, cualquier pregunta abierta puede contribuir a que descubra y descubramos su opinión al respecto. Fíjate que para que haya una respuesta, previamente tiene que existir una pregunta. – ¿Y qué te parece a ti como ha actuado Miren? – Pues me parece súper bien, porque a mí también me coge las pinturas sin preguntarme y el otro día me rompió dos. Cuando se lo dije se rió de mi y se fue. A mí también me hubiera gustado romperle su dibujo.

Como ves en el ejemplo, si únicamente nos limitamos a dar nuestra opinión, hay una parte importantísima de información que nos estamos perdiendo. Además, corremos el riesgo de enviarle un mensaje erróneo a el/la niño/a, que le genere confusión sobre sus propios sentimientos o pensamientos: “si mi madre me dice que está mal y yo hubiera hecho lo mismo, algo en mí debe estar mal”. Como consecuencia de que este hecho se repita, el/la niño/a, puede decidir que es mejor evitar dar sus propias respuestas ya que a menudo no coinciden con la de los adultos, y por ello terminan creyendo que están equivocados (porque así se lo hacemos creer, claro está).

Y, llegados a este punto, ¿qué podemos hacer? Pues algo tan sencillo y complicado a la vez como dejar de opinar. Aprender a preguntar para ayudarles a que encuentren ellos/as mismos/as una solución que les resulte útil. Ésta, es una dinámica difícil de conseguir, porque estamos más acostumbrados a buscar soluciones a los conflictos de los demás que a escucharles de manera activa y empática. Y para lograrlo, algo que podemos poner en práctica es estar atentos a nuestras conversaciones y cuando nos sorprendamos a nosotros mismos dando una opinión o una solución, intentar cambiarlo por una pregunta abierta. PAG 6


PREGUNTAS PODEROSAS FAMILIAR

Difícil, pero no imposible. Como habéis visto en el ejemplo, incluso cuando ya hemos dado nuestra opinión, podemos preguntar sobre la opinión del otro, no es lo ideal, pero en el camino del aprendizaje también vale. ¿Y cómo preguntamos? En la medida de lo posible conviene evitar las preguntas cerradas, que son aquellas que se pueden responder con un sí o un no. En lugar de preguntar ¿te lo has pasado bien en el cole? Podemos preguntar ¿Qué tal te lo has pasado en el cole? Es menos directiva, por lo que da opción a cualquier tipo de respuesta y será el/la niño/a quien decida qué contar. Otro tipo de preguntas pueden ser: Las que hacen referencia a sus opiniones y sentimientos: ¿Qué te parece…? ¿Cómo te hace sentir? ¿Qué opinas sobre…? Preguntas circulares, que fomentan la reflexión: ¿Cómo crees que se sentirá…? ¿Cómo te gustaría que te trataran a ti si estuvieras en su lugar? ¿Qué crees que necesitarías/pensaría/sentirías si…? Preguntas enfocadas en la búsqueda de la solución: ¿Cuál crees que podría ser una solución a…? ¿Cómo podríamos hacerlo?

Estas últimas son realmente importantes en los conflictos y los adultos raramente solemos confiar en las respuestas que los niños/as y adolescentes puedan darnos. Y cometemos un gran error, porque mi experiencia es que cuando se les escucha y atienden sus necesidades suelen ser muy sensatos y tienen la capacidad de generar soluciones alternativas mucho más creativas que las nuestras.

PAG 7


PREGUNTAS PODEROSAS FAMILIAR

He probado con mi hijo adolescente y no hay manera. Su única respuesta es: “ya estás otra vez, no lo sé y me estás rayando”. Esto no funciona. Claro. Una persona que no ha desarrollado la capacidad de buscar sus propias respuestas no va a saber generarlas de repente, cuando un buen día, su m/padre decide que va a dejar de instruirle con las suyas.

P-A-C-I-E-N-C-I-A y T-I-E-M-P-O. Empecemos poco a poco. Haciendo una pregunta y dándole el tiempo que necesite para responder, que pueden llegar a ser días, si es que consigue encontrar su propia respuesta. A veces ni siquiera lo intentan porque su experiencia vital les ha enseñado que no sirve para nada porque luego, no se tiene en cuenta. Necesitan tiempo para comprobar que esa dinámica está cambiando y tiempo para buscar en su interior y encontrar su opinión, su deseo, su solución. A veces requiere aprender nuevas palabras y otras, volverse a conectar consigo mismos/as. Y eso lleva un tiempo. Aproximadamente el mismo que nosotros necesitaremos para romper con la dinámica de los años anteriores.

Lidia Aguilera

PAG 8


PREGUNTAS PODEROSAS PROFESIONAL

Preguntas poderosas en organizaciones y empresas ¿Cómo podríamos hacer para dar feedback de calidad y constructivo a nuestros colaboradores, abrir nuevas posibilidades, establecer vínculos con las personas desde el respeto, crear entornos creativos, conocer las necesidades, potenciar las cualidades y empoderar a nuestros compañeros? ¿Cómo podríamos hacer para mejorar nuestra comunicación? Y con nuestros clientes. ¿Cómo podríamos ayudarlos a decidir, a sentirse más seguros? A crear un espacio de confianza? A crear vínculos más duraderos y fuertes…? ¿Qué pasaría si pudiéramos abrir todas esas posibilidades y más a través de preguntas? Las preguntas conllevan supuestos a veces inconscientes, dirigen la atención. Cambian la atención y la realidad. Dependiendo de las preguntas que nos hacemos y hacemos a nuestros colaboradores, encontramos una repuesta u otra. Determinan lo que sentimos y hacemos. En las organizaciones, en los equipos, las preguntas son especialmente poderosas para crear espacios de aprendizaje, efectivos, responsables y motivadores. Generan desafíos que de otra forma no podrían ser. (Utilizando una metáfora podría ser algo así como encontrar un pomo que abre una puerta invisible) Estos desafíos son los que ayudan a innovar a las empresas para mantenerse en el mercado y desarrollar el talento de las personas de la organización. Para un equipo ¿Cómo sería potenciar espacios de aprendizaje efectividad, de motivación y responsabilidad? Debemos tener en cuenta que las preguntas evocan estados emocionales y supuestos. Para hacer preguntas poderosas, se necesita atención, intención y entrenamiento… y mucha atención! Si, mucha atención de nuevo, porque tenemos automatizada la forma de proceder. PAG 9


PREGUNTAS PODEROSAS PROFESIONAL

¿Qué diferencia encuentras al crear preguntas incapacitadoras, o preguntas poderosas? Por ejemplo. • ¿Por qué hemos perdido esta venta? • ¿Qué podemos aprender de esta situación para el futuro? Las primeras ponen el foco en el problema, nos conecta con el pasado,en la culpa, en lo que se ha hecho mal o no se ha hecho… bajan la energía y la motivación, lo cual dificulta pasar a la acción. Las segundas se enfocan en las posibles soluciones, ayudan a aprender y nos colocan en un estado de recursos, con las opciones disponibles y las posibilidades… y con un plan de acción a futuro ¿Qué pasaría si cambiáramos el tipo de preguntas que hacemos a nuestros equipos, en nuestra organización? ¿Qué posibilidades ser abrirían creando diálogos y espacios de reflexión y oportunidades en tu organización? ¡En acciON! Os propongo un experimento. ¿Cómo sería si durante este mes observaras el tipo de preguntas que hacéis en vuestra organización? ¿Cómo podríais convertir una pregunta debilitadora en una pregunta poderosa? Estaré encantada de que me contéis cómo os ha ido, de qué os habéis dado cuenta y si habéis hecho algún cambio. Un abrazo!

Eba Zoilo PAG 10


PREGUNTAS PODEROSAS SOCIAL

El Mundo

Un hombre del pueblo de Neguá, en la costa de Colombia, pudo subir al alto cielo. A la vuelta contó. Dijo que había contemplado desde arriba, la vida humana. Y dijo que somos un mar de preguntas. -El mundo es eso -reveló- un montón de gente haciéndose un sinfín de preguntas. Cada pregunta brilla con luz propia entre todas las demás. No hay dos preguntas iguales. Hay preguntas grandes y preguntas chicas y preguntas de todos los colores. Hay gente de preguntas serenas, que ni se entera del viento, y gente de preguntas locas que llena el aire de chispas. Algunas preguntas, preguntas bobas, no alumbran ni queman; pero otras arden la vida con tanta pasión que no se puede mirarlas sin parpadear, y quien se acerca se enciende.

Versión libre y adaptada del texto de Eduardo Galeano del libro de los abrazos.

PAG 11


PREGUNTAS PODEROSAS SOCIAL

Y es que las preguntas son como fuegos, activan, inician, transforman. Nos impulsan a buscar respuestas y nos proponen dónde buscarlas. Expanden nuestras posibilidades. Nos orientan: Los sistemas (y las personas) avanzan hacia las preguntas que se formulan. ¿Quién soy/somos? ¿De dónde vengo/venimos? ¿Hacia dónde voy/vamos? ¿Para qué estoy/estamos aquí? ¿Cuál es mi/nuestro propósito? Han sido las fuerzas motrices (fuegos) de la historia de la humanidad. Y seguirán siéndolo.

¿Qué preguntas nos estamos formulando colectivamente? ¿Son preguntas poderosas y empoderadoras? ¿Son preguntas que nos abren a nuevas posibilidades o buscan corroborar lo que ya sabemos? En vez de escuelas de respuestas (o wikipedias), necesitamos (más urgentemente) escuelas de preguntas: donde aprender a cuestionar/nos, a explorar en lo desconocido/nuevo. En un mundo que nos enseña respuestas a preguntas predefinidas, necesitamos recuperar la habilidad para formularnos las preguntas adecuadas. Imaginaros que el examen consiste en plantear una situación y en vez de pedir soluciones o respuestas, animamos a los alumnos a formular preguntas y es la calidad de éstas lo que valoramos.

En un momento donde necesitamos expresar nuestra opinión y decidir, tomar las riendas de nuestro destino, los referéndums aparecen como una buena solución en las sociedades democráticas. En ellos, en mi opinión, lo más importante, y muchas veces lo menos trabajado, es la elaboración de la pregunta.

PAG 12


PREGUNTAS PODEROSAS SOCIAL

Es en la pregunta donde aparece realmente nuestro paradigma o visión del mundo y la situación. Es la pregunta la que marca el terreno de juego donde se moverán las respuestas, donde adquieren sentido. Es la pregunta la que establece el foco. Y pocas veces existe participación real en la elaboración de la pregunta. Sólo nos convocan para elegir la respuesta: y entre una serie de opciones ya predefinidas. Y la experiencia en el trabajo con retos o resolución de conflictos, y eso es al fin y al cabo en gran medida la política, nos indica que cuando elaboras colectivamente la pregunta, ésta suele ser diferente a la pregunta inicial y las respuestas que se encuentran son mucho mejores y más fácilmente aplicables.

Cuando hablamos de ciudadanos informados y críticos, estamos hablando de esa capacidad de formularse preguntas poderosas, tanto individual como colectivamente. Y ese es el verdadero reto que tenemos como sociedad.

Nice Lazpita

PAG 13


PREGUNTAS PODEROSAS CORPORAL

Un cuerpo adecuado al preguntar… Un cuerpo adecuado al preguntar, para facilitar el aprender.

¿Sabías que tu cuerpo, mente y emociones se expresan a la vez en coherencia?, si lo crees así, ¿cuál dirías que es en coherencia el cuerpo y la emoción de la pregunta? Saberlo nos puede servir para entendernos mejor y para predisponernos más efectivamente al aprendizaje, competencia fundamental en un mundo siempre cambiante.

Cada vez que comienza una formación es para mí un momento mágico, las personas llegan con expectativas e inquietudes, con historias que aún no conozco y que pronto empezaran a regalarme. La observación de la corporalidad de los participantes y su forma de moverse pueden ir desvelando una primera información y del momento que está viviendo cada persona gracias a la mencionada coherencia entre, cuerpo, mente y emoción.

Así estarán los cuerpos curiosos, los seguros, los miedosos… cada uno con un patrón de movimiento, respiración, gesto, mirada, así como de tono energético y posibilidades de acción distintos. Todos entendibles, todos legítimos y a la vez, todos adorables.

De la misma manera que observar a los otros nos permite entenderles mejor, escuchar tu propio cuerpo te permite entenderte mejor, por ejemplo, ¿qué haces cuando estas nervis@? El cuerpo, si lo atiendes, te ayuda a reconocerte para aceptar lo que te ocurre y conservar la sensación, si la quieres, o transitar a otra más adecuada para tus intereses, si lo que deseas es cambiarla. Esto de identificar lo que nos pasa y querer cambiar lo solemos hacer con la mente, solo que en ocasiones esta nos engaña, el cuerpo no.

PAG 14


PREGUNTAS PODEROSAS CORPORAL

De entre los movimientos corporales posibles quiero ofrecerte hoy el más básico de todos ellos, es muy simple, el movimiento de expansión o en el de contracción. En la expansión encontraremos apertura, nos permitirá mostrarnos y aprender, en el movimiento opuesto, nos cerraremos, protegeremos. ¿Te reconoces en ellos? Varios niveles de apertura y cierre:

Volviendo al aula, a medida que las personas van recibiendo los conceptos irán mostrándolo corporalmente si los aceptan o no. A la vez que esto ocurre y según progresa el curso, suele aparecer la confianza, irán abriéndose con ello. Por último, reconocer la predisposición corporal que cada persona trae por su forma de vivir, de interpretar el mundo. Por ejemplo, una persona que habita con ansiedad y el miedo lo evidenciará de forma distinta a la confiada. Por eso mismo, cuando realizamos formaciones muy profundas, los aprendizajes transforman a la persona y se refleja en sus cuerpos.

Aprender desde las preguntas. La palabra aprender, “a-prender”, para mí significa “no sujetar”, dejar ir para abrazar lo nuevo, un movimiento expansivo. Y qué mejor que la declaración de “no sé” para soltar y abrir la posibilidad de cultivarse, de querer saber. Ahora bien, el “no saber” en ocasiones se vive desde la incertidumbre, desde el miedo, o desde la protección, cuando no nos gusta reconocer la ignorancia, o cuando quiero controlar y por eso me incomoda el no saber. Son movimientos de contracción.

Aprender por lo tanto requiere de valentía para no saber y de curiosidad para explorar, emociones de apertura.

PAG 15


PREGUNTAS PODEROSAS CORPORAL

Y es que si realmente queremos aprender nos resultará mucho más cómodo el viaje y más productivo hacerlo desde este lugar de apertura. Recordando las palabras de Otto Scharmer en su libro de la “Teoría U”, abre tu mente para comprender los conceptos, abre tu corazón para comprender a las personas, abre tu voluntad para dejarte transformar.

Preguntar es una muy buena manera de aprender. Te invito a que observes tu cuerpo al hacerlo, si está cerrado o abierto, ¿quieres seguridad o quieres saber? ¿Quieres exponer o quieres aprender? ¿Sabrías reconocer qué emoción tienes? y si es así, cuanto de adecuada es para lo que quieres. Sabemos que las preguntas sirven para mucho más que para aprender, analizar el “cómo” y “para qué” las hacemos es un hermoso tema que hoy no atenderemos. Hoy tan sólo quiero invitarte a reflexionar cuando te haces preguntas a ti mism@ o haces preguntas a otras personas para aprender, ¿cuál es el cuerpo más adecuado para hacerlo? ¿y la emoción? ¿cómo vas a lograr esa disposición?.

Estamos hablando de “aprender a aprender”, que es una competencia muy útil e interesante que se puede cultivar.

Manu Aduna

PAG 16


PREGUNTAS PODEROSAS MUSICALES

Preguntas Poderosas Musicales

https://www.ivoox.com/preguntas-poderosas-musicales-audios-mp3_rf_22372739_1.html

Virginia Espin

PAG 16


Nice Lazpita Virginia Espin Lidia Aguilera Manu Aduna Eba Zoilo

Preguntas poderosas  
New
Advertisement