Issuu on Google+

¿No que no? Suplemento especial

Periodismo con equilibrio

Premio Estatal de Periodismo Parlamentario

Visite nuestro portal: www.noqueno.info

cuevas_hoy@yahoo.com.mx

Editor y director José Luis González Cuevas

año XVIII

Tercera época

Num. 532 Semana del 29 de Noviembre al 5 de Diciembre del 2016

El Poder la Bestia Magnifica Presentan libro, “Poder para qué”, de Robledo Rincón en conversatorio público

[ Página II ]

Durante la presentación del libro “El poder, ¿para qué? ¿Por qué es difícil gobernar?”, del ex gobernador de Chiapas, Eduardo Robledo Rincón, el mandatario estatal, Héctor Astudillo Flores, habló sobre el abuso del poder, y dijo que el síntoma principal de esta enfermedad es la soberbia y que el ejercer el poder actualmente obliga a ser extremadamente cuidadoso.


Suplemento especial

II

Semana del 29 de Noviembre al 5 de Diciembre del 2016 ser en dos sentidos. No basta con mandar mensajes y mensajes a la población, sino tiene una retroalimentación actualizada, veraz. No dejemos que el Príncipe oiga sólo lo que quiere oír, que la mayoría de los casos son adulaciones. Es lo que yo le digo a los universitarios, no me digan cosas bonita, díganme lo que tengo qué hacer realmente como rector”, dijo Saldaña, aludiendo a su experiencia. Sin perder el hilo de su intervención siguió discurriendo, apoyado de un texto que traía en las manos. “Don Eduardo Robledo Rincón, nos habla del desgaste de la clase política y coincido completamente con él. La clase política ha sido calificada con una mala percepción en la población, en últimos tiempos. En todo el mundo. Quizá porque buscan el poder más como un fin que como un medio, quizás porque se preparan sólo para ganar elecciones, que se circunscribe en parte de la gerencia política, y no para la gerencia pública, importante esta última para generar los cambios que transformen a la sociedad”, concluyó.

La Redacción Los organizó el gobierno del estado, a través de la Secretaría General de Gobierno, en coordinación con nuestra Alma Máter guerrerense. Cuando menos, así lo dio a conocer la conductora Lizet Curiel López, a quien le tocó dar el perfil de los panelistas que harían el abordaje del libro del ex gobernador de Chiapas. El ex gobernador de Chiapas, Eduardo Robledo Rincón, fue invitado, como parte de su itinerario que recorre con su obra por todo el país, el pasado miércoles 23 de noviembre, a conversar en el salón principal del Gran Hotel de Acapulco, sobe su libro “Poder ¿Para qué?”, ¿Por qué es tan difícil gobernar?”, ante altos miembros de la clase política guerrerense, entre ellos el gobernador del estado, Héctor Astudillo Flores, y el secretario General de Gobierno, Florencio Salazar Adame, entre muchos otros. El libro fue presentado por el rector de la Universidad Autónoma de Guerrero, Javier Saldaña Almazán; así como el secretario de Planeación y Desarrollo Regional, David Guzmán Maldonado y el presidente del Instituto de Capacitación y Desarrollo Político del PRI, Guillermo Deloya Cobián. El salón si bien estaba dispuesto para la clase política, se llenó con universitarios de la UAGro y otros centros educativos. “Clase política, completamente desgastada”: Javier Saldaña El primero en comentar su impresión sobre esta obra, fue, precisamente el rector Dr. Javier Saldaña Almazán, quien comenzó diciendo: “A mí me da mucho gusto poder en poco tiempo, involucrarme tanto en este bonito proyecto. Quiero en primera instancia felicitar al señor gobernador Héctor Astudillo, por hacer este tipo de ejercicios en su gobierno, que para nosotros los académicos, es parte de nuestro oxígeno. Señor gobernador, muchas gracias; señor secretario de gobierno, Florencio Salazar, muchas gracias por invitarme”. Saldaña Almazán prosiguió: “Este libro es obligatorio para todos. Es tan digerible y tan necesario para todos los que hacen política, que es como una receta de las cosas que se tienen qué hacer. Quiero darle las gracias por esta inmerecida distinción de presentar el libro al maestro Eduardo Robledo, quien de manera amena pero sobre todo certera, sintetiza en esta obra su experiencia acumulada a lo largo de su fructífera trayectoria en la gestión pública; ya sea como gobernador, diputado federal, senador de la República y embajador”. Saldaña continuó: “Otra cosa que quiero agregar es que admiro el amor que expresa en el libro a sus hijos, a su esposa, a su familia y a la vida; ojalá todos los que hacen política pública terminaran su trayecto como usted, escribiendo. Me pregunto, por eso mismo, cómo este tipo de información y análisis no aparecieron en México, y por qué no en el mundo, hace 40 años.

“Rumbo que ha seguido la política tiene que cambiar”: Guillermo Deloya

Parte de la clase política estuvo presente en el “Conversatorio”, convocado por la Secretaría General de Gobierno, en torno al poder, donde se dijo que uno de las desviaciones del poder es el “hybris”, la enfermedad del poder que pierde al gobernante por su soberbia. De haberse atendido su contenido, lo más probable es que nuestro querido México fuera diferente”. El rector de la UAGro prosiguió su análisis sobre la obra: “En ese entonces no existían las actuales y poderosas redes sociales, que tanto impactan a la sociedad, y que tendremos que hablar mucho de ellas, lo que usted menciona y profundiza. Ahora con ese uso del Facebook a lo mejor se quedó corto, porque casi se dobló el número de usuarios. Estamos viviendo en la era digital. Somos la generación puente: de la generación análoga a la generación digital. Todo en un momento lo podemos tener”. Respecto al planteamiento del “quinto poder” que maneja Robledo en su texto, el rector opinó: “Material como este bien pudo haber sido utilizado por los gobernantes en turno para llevar a cabo la transformación social del país y para construir la ruta de felicidad de los mexicanos. Este libro es para los alcaldes, los diputados, los gobernadores. Pero yo planteo que puede ser aplicado a todos aquellos quienes aspiran, o quienes ostentamos cargos, como un rector, un director de algún organismo público privado. Realmente son ensayos, a nivel libre, del ejercicio del poder. Habrá que agradecerle este empeño de los últimos 16 años de su vida, donde toma una decisión trascendental: abandonar la gestión pública y dedicarse a este noble ejercicio académico enfocado a las gene-

raciones actuales de políticos jóvenes, y sobre todo de los que vendrán”. El rector volteó entonces a ver al gobernador del estado, Héctor Astudillo Flores, quien estaba receptivo hojeando el libro que le habían pasado y le comentó: “Yo le decía al señor gobernador hace un rato: Señor gobernador, lo veo escribiendo en el futuro, en muchos años. Él es un hombre también de letras, aficionado a la lectura”. Acto seguido Javier Saldaña explicó: “El autor desarrolla, como producto de su trabajo académico, basado en su experiencia en la gestión pública, una gerencia del poder con el objetivo de cimentar una mejor democracia, que considero es un aporte a la actividad política. En el prólogo de la obra, se destaca la respuesta a la pregunta de ‘Poder, para qué’. Poder para concretar una visión de país en comunidad, el poder al servicio de una causa y manejado con humildad, término que ha perdido su esencia, sobre todo en la clase política. Es decir, poder para transformar. “También nos manifiesta que el poder es persuasivo, que no se trata de que el otro haga lo que quieres, sino de que quiera hacer lo que tú quieras que haga, por lo que es fundamental la comunicación como círculo entre gobernante y gobernados. Creo que una falla medular que ha tenido el sistema político mexicano, es esa falta de comunicación, la que debe de

Después de la intervención del rector, le sucedió la del presidente del Instituto de Capacitación y Desarrollo Político del PRI, Guillermo Deloya Cobián, quien comenzó diciendo: “Debo confesar que disfruté muchísimo de este libro y la verdad fue una provocación intelectual que disfrute profundamente; y es que hay veces que en la labor tan difícil que a veces se nos presenta para poder capacitar y formar cuadros dentro de un partido político como lo es el PRI, nos perdemos en esa dinámica y en esa actualización que no debemos por ningún motivo dejar a un lado. Creo que la gran virtud de esta obra es precisamente que rompa con el formalismo de lo que es un tratado de la política, pero que a su vez no pierda el rigor, la seriedad y la didáctica que componen una gran obra. Lo que yo lamento mucho es no haber tenido a la mano un material tan valioso, para poder mostrarla de alguna forma dentro de la curricula escolar que se hizo para la escuela nacional de cuadros”. Deloya Cobián planteó: “El tener una guía tan pormenorizada, creo que es algo que obligadamente a todos los que tenemos la vocación o la pasión necia por dedicarnos a la política, es una situación que nos ayudaría. Creo que podría destacar tres pilares fundamentales, en los cuales, con mucha brevedad si me lo permiten, expondré”. A continuación, Guillermo Deloya Cobián enlistó sus tres ejes de análisis: “El primero cubre la parte meramente anecdótica. Yo conocí a don Eduardo Robledo cuando tuvimos la ocasión de coincidir en algo que fue trascen-

[ Página III ]


Semana del 29 de Noviembre al 5 de Dicicembre del 2016 dental para el país; además de los muchos cargos y responsabilidades que ha ostentado y que ya han sido anunciados, le debo decir que yo todos estos los he tenido nada más que en grado de tentativa, y es verdaderamente admirable que una persona dedicada en su trayectoria en la política, ahora venga a verter conocimiento en una obra que nos ilustra”. “Conocí a Eduardo Robledo en un momento trascendente en el que nos convocó a los priistas. En ese entonces estábamos en la Fundación Colosio, yo fungía como secretario general de la misma. Teníamos la consulta y la guía que nos proporcionaba Don Eduardo Robledo, a través de su persona y un grupo de especialistas que él comandaba y la realidad es que era muy buena esa dinámica, a pesar de que en un principio había notorias y evidentes diferencias en la forma de plasmar los documentos”, recordó. “Como les digo, yo era un mero aprendiz de don Eduardo; en ese entonces, lo que pudimos congregar fue la visión de un hombre que tenía claro el rumbo de lo que tenía el Estado, a través de una oferta de un partido político que podría eventualmente acceder al poder, podría entonces el poder detentar hacia el futuro, y eso creo que fue un primer pincelazo, y un primer esbozo de eso que hoy aterriza en esta obra de suma importancia. La gran fortuna que se tiene en la vida y en los caminos que esta misma te provee es poder, a través de la coincidencia intelectual, o de la discrepancia, poder fortalecer los vínculos de amistad, y esta vez, se fortalecen por supuesto en la figura de don Eduardo”, expuso. “La obra que hoy tenemos enfrente, pasa de ser un mero formalismo de un tratado más de la política, para convertirse en un verdadera “guianza” esquemática, de lo que todos y cada uno de los que estamos involucrados en la labor de mostrarnos hacia el público debiésemos hacer. “En el segundo eje de mi comentario, enmarco la primera pregunta que compone las dos provocaciones que llevan el título de este libro: “Poder para qué” Jóvenes que están sobre este camino, creo que es un gran momento para detenerse y poder reflexionar sobre ello. Creo que el momento actual de la política nos lleva, evidentemente, a tener la necesidad de definirnos en lo que seguramente muchos de ustedes ya tienen muy claro, y es que el camino negativo que ha seguido la política es algo que ya no puede soportarse y que ya la sociedad mexicana evidentemente rechaza”, opinó. “En el tercer eje de mi comentario, se enmarca la segunda pregunta: ‘Por qué es tan difícil gobernar’. Es evidente que don Eduardo ha tenido la certeza de poder dibujar ese puente que compone el poder, el acceder al él, y ya después ejercerlo ya dentro de una política de gober-

Suplemento especial

El rector de la Universidad Autónoma de Guerrero, Dr. Javier Saldaña Almazán, consideró que el uso del poder debe ser en beneficio de la sociedad, y estar al servicio de una causa, siempre manejado con humildad, término que ha perdido su esencia, sobre todo en la clase política. nante, o en su caso el tener la ocasión de legislar”. Para concluir, Guillermo Deloya dijo: “Estamos ante una obra que trasciende a lontananza y que va más allá del mero análisis, es algo que nos debería obligarnos a adentrar a una introspección, qué es lo que los políticos debemos de tener. Primero, poder para qué y después el poder resolver aquella pregunta que parece de alquimia, de casi magia y que es ‘¿por qué es tan difícil gobernar?’”. “Cuando se aspira al poder se tiene que trabajar todos los días”: David Guzmán En la secuencia, hizo uso de la palabra el secretario de Planeación y Desarrollo Regional, David Guzmán Maldonado, quien expuso: “La democracia es un proceso y la democracia hoy implica que los que aspiren al poder, tienen que estar que estar preparados para llegar a gobernar a las circunstancias tan difíciles de la sociedad. Eso es lo que está en un principio, yo abordaré seguramente otros temas que se me hacen mucho muy interesantes, como es la agenda, la situación del tiempo de los gobernantes, y hay algo que hay que decir: hay gobernantes, dicen que hay uno aquí en Guerrero, que no descansa. Cuando se aspira al poder se tiene que trabajar todos los días”. En su perorata, Guzmán citó: “Decía Napoleón que por las noches tenía que procurar por el bienestar de su pueblo y por las mañanas por su gloria. Esta es una frase que está citada en este texto que de verdad permite tener conciencia de las implicaciones reales de tener el poder”. “El poder, una bestia que da mucho, pero que quita más”: Eduardo Robledo Posterior a la participación de los tres presentadores, quien hizo uso de la palabra fue el ex gobernador de Chiapas, y autor del libro, Eduardo Robledo Rincón. Cabe recordar que Robledo Rincón, miembro del Partido Revolucionario Ins-

titucional, fue diputado federal, gobernador de Chiapas, senador, embajador y secretario de la Reforma Agraria. En 1994 fue postulado candidato del PRI a Gobernador del Estado, sin embargo la contienda electoral se vio afectada por la presencia del Ejército Zapatista de Liberación Nacional, surgido a raíz de la crisis política mexicana de ese año, en que fue asesinado el candidato del PRI a la presidencia y uno de los principales apoyos de Robledo, Luis Donaldo Colosio. El EZLN manifestó abiertamente su apoyo al candidato a Gobernador del Partido de la Revolución Democrática, el periodista Amado Avendaño Figueroa; la campaña fue ríspida, aunque finalmente los resultados de las Elecciones constitucionales dieron el triunfo a Robledo; Amado Avendaño, el PRD y los zapatistas denunciaron un fraude electoral y el EZLN declaró en consecuencia roto el diálogo de paz con el gobierno, asegurando que no lo reanudaría a menos que se declarara la nulidad de la elección y se impidiera que Eduardo Robledo asumiera la gubernatura. El 8 de diciembre de ese año Robledo tomó posesión de la gubernatura con la asistencia del nuevo presidente de México, Ernesto Zedillo; paralelamente Amado Avendaño fue investido gobernador por grupos indígenas y el EZLN le manifestó su reconocimiento como tal, a pesar de sus intentos por ejercer el gobierno, el ambiente político de la entidad se mantuvo en crisis. Además el gobierno federal pretendía reanudar el diálogo con los zapatistas, a lo que estos se negaban mientras Robledo permaneciera en la gubernatura, por lo que finalmente solicitó licencia para ausentarse del cargo el 14 de febrero de 1995, menos de 70 días después de haber asumido el cargo. Aunque se declaró que tal licencia era con carácter temporal, Robledo nunca regresó a la gubernatura. Unos meses después, Ernesto Zedillo lo nombró Embajador de México en Argentina, cargo en el permaneció hasta 1999, cuando a su vez fue nombrado Secretario de la Reforma Agraria, en el que culminó el gobierno de Ernesto Ze-

III dillo. Durante su participación, Robledo Rincón agradeció el concurso de los presentadores, y de las autoridades que lo acompañaron, entre ellos el mandatario estatal: “A los verdaderos amigos se les conoce en el hospital, en la cárcel, o en la presentación de los libros. Entonces, yo les agradezco que sea en esta tercera alternativa que tenemos”, bromeó. “En segundo lugar, les quiero dejar claro que como ustedes pueden ver yo tengo algún pasado, pero ningún futuro; de eso pueden estar absolutamente seguros, por eso me da mucho gusto estar en estar tarde aquí con ustedes. De manera muy especial agradezco que esté esta tarde con nosotros don Héctor Astudillo”, dijo. A continuación remembró: “Yo tengo alrededor de 11 años trabajando en la universidad George Washington, y una de las grandes satisfacciones (y permítanme cometer una indiscreción con esto, pero lo tengo que hacer) fue encontrarme de pronto con que el señor gobernador (aún candidato) estaba terminando su maestría en esta Universidad. Verdaderamente a mí me entusiasmó mucho que un político, que prácticamente ya era el gobernador, estuviera preocupado en seguir preparándose. Eso es un signo de una persona que no sólo ama y le interesa su estado, sino que está preocupado, y le interesa encontrar elementos y herramientas para servir mejor”. Robledo culminó los agradecimientos diciendo: “A mi amigo Florencio Salazar no puedo dejar de mencionarlo; tuve una añeja amistad, y no voy a mencionar a todos los guerrerenses que veo aquí porque me pasaría toda la tarde dándole las gracias a los asistentes”. Posteriormente procedió a hablar sobre su libro, y comenzó diciendo: “Ahora que escuchaba sus comentarios tan generosos, yo pensé ‘¿no será que no me di cuenta de lo que escribí? O ellos leyeron otro libro que yo no conozco’, porque son tan sorprendentes los hallazgos que han hecho que me entusiasma mucho que así sea”. “Muchas gracias al señor Rector por sus comentarios, en el sentido de la importancia que le hubiera gustado tener una herramienta de estas, y su mención a los dos elementos que están presentes sobre el quinto poder y sobre la gerencia del poder. Antes de dar comentarios a sus comentarios, quisiera decirles rápidamente: En el año 2000, cuando llegó la alternancia a nuestro país, yo tomé una decisión de vida. La tercera decisión de vida que he tomado. La primera decisión de vida la tomé cuando decidí dedicarme, a los 18 años, a la política. La segunda decisión de vida la tomé cuando decidí casarme con Alejandra, mi esposa, con quien a 43 años aún sigo casado. Y la tercera decisión de vida que tomé fue cuando en el año 2000 decidí retirarme de la política antes de que la política me retirara a mí”, recordó. [ Página IV ]


IV El ex gobernador comentó: “Me retiré de la política después de casi 40 años de estar en ella, y llegué a la conclusión de que me tenía que poner a trabajar. Entonces dije: voy a ver si lo que aprendí en el servicio público, en las cámaras, en el partido, en los sitios en donde la vida ha sido exageradamente generosa conmigo, que me dio esas oportunidades, voy a ver si puedo construir algunas herramientas que yo hubiera querido tener, para que yo no cometiera tantos errores, no hubiera cometido tantas tonterías cuando estuve al frente de esas responsabilidades. Qué hubiera querido yo. Qué era lo que necesitaba”. “Me puse a trabajar en ello y así fue como me encontré en la George Washington, con Raúl Matus, que estaba trabajando en un tema sobre gerencia política y desde entonces me he dedicado exclusivamente, desde hace 16 años, a construir herramientas que les permitan hacer bien su trabajo al gobernante, que le pueda ser útil a quien está en la lucha por el acceso al poder, o en la lucha en el ejercicio del poder. Y ahí en este esfuerzo, me he topado con estas dos principales preguntas. ‘Poder, para qué’, y esa pregunta me surgió hace muchos años. Este libro llevo 16 años escribiéndolo. No crean que por eso quiere decir que esté bien hecho, simplemente tenía yo más versiones que ejemplares, siempre pensaba yo que lo podía mejorar, pero en fin”, exclamó. Robledo Rincón explicó la razón de la pregunta que titula su obra: “Esta pregunta que me surge leyendo las memorias de un ex presidente de México. Dice, ‘si yo hubiera sabido lo que yo iba a pagar por haber ejercido la Presidencia de la República, jamás hubiera aspirado a ese cargo’. Es una declaración verdaderamente muy fuerte, muy brutal. Entonces, ¿por qué tantos alcaldes, por qué tantos gobernadores terminan tan mal? ¿Por qué? ¿Por qué tantos legisladores pasan por la cámara sin darse cuenta de que el periodo en la cámara dura 3 años pero la vergüenza toda la vida? ¿Qué sucede cuando alguien llega al ejercicio del poder? Llegué a la conclusión de que si uno como persona, como ser humano, tienen claro para qué quiere el poder, no lo va a padecer brutalmente. El poder es una bestia que da, pero que quita, y que da mucho pero que quita más. Y si esa bestia no se controla, no se sabe para qué es, puede resultarse muy dañino, como ser humano, como persona, y como gobernante, como servidor, como funcionario y demás”. Robledo prosiguió: “No es una pregunta sencilla, porque tiene que ver con un elemento que está tan ligado a la condición humana, a la pasión, a tantos elementos, que son muy difíciles de manejar, y por eso cuando uno dice que se puede “gerenciar” el poder, habría que preguntar ¿Cómo vas a gerencia el poder’ Hay dos condiciones: si nosotros consideramos al poder como un me-

Suplemento especial

Semana del 29 de Noviembre al 5 de Diciembre del 2016

“El poder es una bestia magnífica; así como te da, te quita; así como te construye, te destruye”, una cita de Michael Foucault que salió a flote durante el “Conversatorio” que se desarrolló en torno a la obra del ahora consultor político Eduardo Robledo Rincón. dio, y no como un fin, si nosotros consideramos al poder como un proceso, claro que se puede gerenciar. Pero si no lo consideramos como un medio, si a mí lo único que me interesa es tener el cargo, a mí lo que me interesa es cómo llegar, y a costa de qué llegar, esto no sirve absolutamente para nada. Ni se preocupen en hojear el libro. No tiene ningún sentido. Tiene sentido si nosotros entendemos al poder y aceptamos al poder, como un medio”. El también ex senador expuso: “Yo creo que la ciencia política tiene un gran déficit; durante toda la historia hay toneladas de textos sobre el acceso al poder, pero hay muy pocos escritos sobre el poder en término de ejercicio; y no lo digo yo lo dicen grandes pensadores y teóricos, quienes lo plantean como uno de los grandes déficits de la Ciencia Política. Quien está dispuesto a llegar al poder al precio que sea, está en su derecho, pero seguramente va a padecer. Lo hemos visto: quien logra llegar al precio que sea, lo va a pagar caro. Yo estoy convencido que hay gobernantes, alcaldes, gobernadores, presidentes, que duran en su encargo 3 ó 6 años y nunca ejercen el poder, ejercen la autoridad, porque la primera confusión de un gobernante está ahí, en confundir el poder con la autoridad”. Robledo explicó “La autoridad son las facultades constitucionales que el gobernante tiene en el momento en el que asume el cargo. En el momento en que asume esta responsabilidad, constitucionalmente, tiene una serie de facultades para ejercer, desde la fuerza pública, desde el capital público etcétera, etcétera. Y el poder, no necesariamente tiene que ver con la investidura. Por eso hay quien puede durar 6 años, y no ejercer el poder, sólo autoridad. Y lo pudo haber hecho bien, nada más que una sociedad no se transforma con autoridad, para hacer bien las cosas se necesita el poder”. Al tratar de definir el poder, el ahora escritor dijo: “El maestro Alvin Tufler, dice que hay tantas definiciones de poder como flores en los cerezos de Japón, y no nos vamos a poner aquí a discutir una definición de poder, pero la que yo mejor entiendo es la que se dice: el poder es la capacidad de pasar esto para acá. Eso es el poder. De mover, de cambiar, de transformar las cosas, y para eso muchas veces no se necesita

autoridad. Si se tiene solamente autoridad difícilmente se va a poder cambiar. Este es el centro del tema que trato de poner en la mesa. Simplemente de discutir, de debatir, de darnos cuenta de la importancia de para qué queremos el poder”. Respecto a la pregunta “¿Por qué es tan difícil gobernar?”, planteada en este libro, el político dijo “Es una pregunta que nos llevaría un seminario para tratar de contestarla, sin embargo, de las cuestiones que yo identifico, es primero que siempre ha sido difícil, aunque hoy es lo es más, ya que cada vez más los vicios privados de los gobernantes son mayores, y las virtudes públicas son menores. Por otro lado no nos queremos dar cuenta los gobernantes de que la sociedad va cambiando a un ritmo vertiginoso y la política no”. Respecto a las definiciones de gobernabilidad y gobernanza, tan usadas en el argot político, el autor del libro expuso: “Yo diría que la gobernabilidad es lograr con los recursos y las facultades que el gobierno tiene el bienestar, la paz social y el desarrollo de una sociedad; la gobernanza, es un medio que hace que el gobernante entienda que ya no puede el gobierno, solo, hacer todo; que requiere de otros actores, de otros medios y recursos que no necesariamente forman parte del gobierno, para gobernar. Decía un maestro, la mejor definición de gobernabilidad es una: la gobernabilidad es la ausencia de ingobernabilidad. Yo me quedo con ella porque es mucho más fácil”, concluyó. Llama Astudillo a prepararse ante Donald Trump Después de una serie de participaciones de los ponentes, en las que siguieron intercambiando sus puntos de vista acerca del libro y los temas que este maneja, se concluyó la presentación del mismo, y por último se le cedió la palabra al gobernador del estado de Guerrero, Héctor Astudillo Flores, quien comenzó diciendo: “Yo solamente quiero saludarles, y agradecer la concurrencia de este público, especialmente de los jóvenes. Yo también estoy convencido de que todos aquellos ciudadanos mexicanos guerrerenses que quieran tener la posibilidad de gobernar un pueblo, un estado o un país tienen que prepararse. Me parece muy correcta la lectura”.

El mandatario estatal opino: “El poder está muy observado y fácilmente se castiga y difícilmente se reconoce o se premia. Estamos en una etapa en donde se observa mucho al que ejerce el poder. En donde el que tiene el poder debe de ser extremadamente cuidadoso para ejercerlo, muy puntual y muy oportuno. Me da mucho gusto que esté aquí don Eduardo, lo recibimos con afecto aquí en Guerrero, que venga con nuestro querido amigo, el presidente del ICADEP. Con el rector, con David y que hayamos hecho posible la presentación de este libro que tiene cosas tan interesantes. Muy interesante lo de la enfermedad del poder. El abuso, el exceso o la confusión en el abuso del poder”. Ahondando en sus impresiones sobre el abuso del poder, Astudillo Flores dijo: “El síntoma principal de esta enfermedad es la soberbia y no solamente se ha comprobado históricamente que ha derrotado y han sucumbido imperios tan importantes como los romanos, por los excesos; entonces el ejercer el poder actualmente obliga a ser extremadamente cuidadoso, por eso la obra que hoy presentamos, vale la pena que se lea, que se conozca, vale la pena actualizarse.” Haciendo una clara referencia a la próxima investidura de Donald Trump como presidente de los Estados Unidos, Astudillo Flores comentó: Hay que estar atentos a las lecciones que tendremos que aprender a partir del mes de enero, fecha delicada para el mundo. La historia va a cambiar para muchos. Hay que prepararnos para ese especial hecho, para el que no estábamos preparados. Podríamos hablar de él, decir cómo fallaron las encuestas y tratar de explicarnos lo qué sucedió. Sin embargo, no podemos cambiar el hecho de que funcionó el ánimo de la discriminación, funcionó el querer terminar con la globalización, funcionó el ‘defender’ el patrimonio, el estar en un lugar y no querer que aún iguales como nosotros vengan porque ‘yo llegué primero’. Yo creo que hay una serie de lecturas muy importantes”. El gobernador, dando por terminado el evento de esta importante presentación, sentenció en su discurso diciendo: “Muchísimas gracias por compartir la obra, y un especial reconocimiento a un hombre que tiene una trayectoria muy importante, como la que ya se ha dicho. Sin embargo, faltó una, que yo anoto: fue un amigo muy cercano de Luis Donaldo Colosio. Gracias”. Concluyó. Nosotros nos movimos raudos, para alcanzar un ejemplar que Robledo nos autografió al tiempo que le expresamos: “los gobiernos fracasan porque no toman en cuenta que en primer lugar, gobiernan para sus enemigos; en segundo lugar, para los medios de comunicación, y en tercer lugar, para los de a pie, los que le dieron el voto y creyeron en la esperanza del cambio”. “¡Claro!, se apresuró a decirnos y le dimos un abrazo de despedida.


Suplemento Especial No. 532