Page 1

JUEGOS ERÓTICOS

ANDERSON ALFONSO ROJAS GAVIRIA ESTUDIANTE

E-BUSINESS

ESCUELA COLOMBIANA DE CARRERAS INDUSTRIALES

BOGOTÁ ABRIL DE 2010.


JUEGOS ERÓTICOS

ANDERSON ALFONSO ROJAS GAVIRIA ESTUDIANTE

ESTEBAN LEÓN DOCENTE

E-BUSINESS

ESCUELA COLOMBIANA DE CARRERAS INDUSTRIALES

BOGOTÁ ABRIL DE 2010.


INTRODUCCIÓN

En esta ocasión me dirijo a ustedes con el fin de ir más allá en ciertos aspectos de la vida sexual, ahora quiero presentarles en este libro una serie de actividades llamadas juegos eróticos.

Para empezar se explicará con detalle la procedencia y significado de ésta práctica, posteriormente se darán a conocer lugares y métodos y finalmente se darán unos truquitos de actividad.

Esperando sea de su completo agrado y, por que no, ayudar en cierto modo en su vida e imaginación sexual.

Adelante...


JUEGOS ERÓTICOS Hacer el amor con los sentidos El Gusto Si estimulas las papilas gustativas, tu cerebro recibe señales en su centro del placer. El gusto y el sexo, uno y otro, activan la parte del sistema nervioso que controla la relajación. Para hacer el amor el gusto es uno de los sentidos más importantes. Es bueno que sepas que necesitas de manera indispensable a la hora de saber como hacer el amor. Nota la diferencia entre las partes del cuerpo; la cara interna del brazo es salada y la parte baja de la espalda es más dulce, ¿lo sabías? ¿Cuál es un buen sabor para besar? A algunas mujeres les gusta el sabor del alcohol en el aliento del hombre pero no consumas mucho alcohol porque adormece los sentidos y te dificultará para hacer el amor. El chocolate es muy tentador, para deleitar y para despertar la excitación ya que es muy afrodisíaco. El Tacto Estudios demuestra que dar y recibir placer a través del tacto al hacer el amor reduce el estrés, mejora y transmite nuestro amor. La piel tiene miles de terminaciones nerviosas capaces de transmitir y recibir todas esas buenas vibraciones. Las puntas de los dedos están dadas por docenas de receptores nerviosos. Para proporcionarle al hombre una sensación nueva, las mujeres deben recorrerlo y sentir en que lugar se despiertan más sus deseos. Las caricias en las ingles, muy cerca del escroto y alrededor del perineo (esa zona entre el escroto y el ano) al encontrarse tan cerca del pene, resultan sumamente sensibles para el hombre en el momento de hacer el amor, quizá no el en el momento mismo de hacer el amor sino en los juegos previos. Taparse ambos los ojos con un pañuelo y localizar las caricias, es muy excitante, como juego previo antes de hacer el amor, tanto en el hombre como en la mujer.


La Vista Los hombres confían en las señales visuales más que las mujeres, porque sus otros sentidos son menos sutiles que los de la mujer, en todos los actos diarios no solo para hacer el amor, en los hombres la parte izquierda del cerebro domina más que la derecha, lo cual significa, entre otras cosas, que sienten más estímulos por las formas físicas.

Consejos para el hombre y la mujer para hacer el amor: Levanta hasta las nubes su lencería sexy. Mírala y dile que la ves muy sexy vestida con esas prendas y, ella debe seducirte con lencería sexy y mostrarte alguna prenda en momento en que no estén haciendo el amor.

ALIMENTOS PARA AUMENTAR EL EROTISMO El Yoghourt Comerte un yoghourt con tu pareja puede convertirse en todo un placer. Retira muy lentamente la tapa, mientras recuerdas a tu pareja que no tienes cuchara para comerte el yoghourt, desnúdala, y utiliza su cuerpo como receptor de pequeñas cantidades de yoghourt que irás comiéndote poco a poco, ofrécele pequeñas cantidades con tu boca, utiliza sobre todo sus principales zonas erógenas. Cuando termines, proponla que te utilice a ti como cuchara. Los Espejos Puedes hacer el amor en una sala o habitación con espejos, de esa forma podrás captar los gestos y movimientos de tu pareja, convirtiéndose en una experiencia muy excitante, y aporta un elemento de voyerismo sin que nadie más esté presente. También puedes imaginar que estás actuando frente al público, Las posibilidades son maravillosas para los exhibionistas. Si te cuesta verte haciendo cosas frente al espejo, puedes probar a ponerte una máscara, de esta forma el anonimato te permitirá alcanzar nuevas sensaciones de erotismo. Su misión Para muchos hombres es muy excitante tumbarse y dejar que la otra persona tome el control, puedes interpretar el papel de ama, mientras el hombre hace de esclavo, debes mostrarte inflexible, creando un ambiente de suspense y dejando claro que eres la que manda y que él está indefenso y a tu merced: - Tápale los ojos y átale las manos con una cuerda suave, hazle saber que tiene que estarse quieto. - Una vez a tu merced, provócalo, aumentando su excitación. - Desátalo y ordénalo que te desnude lentamente, sin tocarte, siguiendo constantemente


tus instrucciones. Si lo hace mal, le castigarás con unos azotes. Si lo hace bien, la recompensa será sexo. La bandeja de frutas - Prepara una bandeja con frutas, acompañándola con un delicioso vino muy frío. - Puedes turnarte con el comer. - Dedícate a comer y chupar el vino del cuerpo de tu pareja, puedes hacerlo con largos lametones con la lengua. Existen muchas variantes, puedes también "pintar" el cuerpo de tu pareja con nata o miel, extendiéndola con movimientos lentos y sensuales por los pezones, abdomen o la zona genital, puedes colocar fruta cerca de los genitales de tu pareja y comértela lentamente, de forma provocadora, tocando la zona genital con la lengua. Zonas erógenas masculinas ¿Quieres hacer vibrar de placer a tu hombre? ¡Lee detenidamente este artículo y préstale a cada una de sus zonas erógenas la atención y sensualidad que se merece!!! Cabello Las caricias en el pelo relajan y consiguen apartar el estrés y los malos pensamientos. Este agradable gesto es una muestra de afecto que prepara al hombre para entrega sexual. ¿El secreto del éxito? Acariciar el cabello de un hombre cuando menos se lo espere. Consejos • Dale un masaje circular en el cuero cabelludo utilizando la yema de tus dedos. • Deja que él se recueste sobre ti y desliza tus dedos por su cabello, se trata de una muestra de ternura y pasión hacia el otro. • No olvides besar su cabeza de vez en cuando. Orejas. Los dedos, labios y lengua son excelentes armas para explorar el lóbulo y la zona detrás de la oreja, repleta de terminaciones nerviosas y, por tanto, muy sensible al tacto y las caricias. Consejos • Utiliza los labios para besar discretamente el lóbulo de la oreja. • Recorre el pabellón de la oreja con tu lengua (sin introducirla dentro del oído), termina mordisqueando muy cariñosa y suavemente la oreja. • Mientras tu boca se divierte con la oreja de tu compañero, tus dedos pueden juguetear con la parte de atrás y con su cabello. • Realiza suaves gemidos cerca de su oreja, esto, junto con el sonido de tu respiración, resulta altamente excitante para el chico. Labios Esta es una zona erógena que responde claramente a los estímulos. Los hombres disfrutan ampliamente de las caricias con la boca y para ellos es fácil inclinarse al sexo mediante una buena entrega de besos. Consejos • Dientes limpios y aliento fresco antes de besar los labios de tu pareja. Deja que los besos sean progresivos, empieza con besos suaves y discretos y, poco a poco, más atrevidos.


• Usa tus dedos para acariciar los labios del chico recorriéndolos con ternura. • Besa y mordisquea el labio inferior de él, será un detalle muy sensual. Cuello Recargado de amplias zonas sensitivas que al ser tratadas logran aumentar el deseo y preparar el camino prefecto para un ansiado encuentro sexual. Una de las zonas claves para subir la libido de tu compañero. Consejos • Cubre por completo el área del cuello con besos pequeños y lamidos discretos. • Evita los chupetones. • Mordisqueo suave, lento y sensual. • Mientras besas el cuello de tu compañero, utiliza tus dedos para acariciar el pelo, las orejas y otras zonas de su cuello. • Procura que tus labios estén un poco húmedos y no dejar grandes cantidades de saliva en el cuello. Pecho ¿Sabías que para muchos hombres el pecho es una de sus partes favoritas? Es por esto que al estar con ellos hay que saber admirar y acariciarles el pecho, de forma sutil pero atrevida a la vez. Consejos • Roza suavemente toda el área del pecho con tus manos. • Los pezones masculinos también gozan de buena sensibilidad, no los dejes de lado….Estas pequeñas zonas causan buenas sensaciones en algunos hombres cuando se les estimula mediante besos, lamidos, mordisqueas, o con el simple tacto. • Repítele a tu compañero lo mucho que te gusta su pecho, no importa si se trata de un pecho muy bien elaborado o no, a ellos simplemente les encanta saber cuánto nos gusta esta parte de su cuerpo. Brazos y manos Los brazos al ser estimulados logran despertar una excitación suave y placentera, realmente agradable a los sentidos masculinos. No los olvides!!! Las manos, a su vez, están cargadas de terminaciones nerviosas. Su estimulación despierta grandes placeres. Consejos • Una estimulación manual discreta en la axila y en la parte interna del brazo resulta magnifica siempre que no genere cosquillas. • Pon la mano de tu compañero en tu boca y recorre la palma con la punta de la lengua. • Traza círculos con la yema de tus dedos por la palma de la mano de tu chico, y dibuja líneas imaginarias por debajo de los dedos en la palma también. • Usa la punta de tu lengua para explorar los hombros de tu compañero. Aprovecha para darle besos cortos y apasionados allí también. • A algunos hombres les excita que sus dedos sean colocados en la boca de su pareja para ser lamidos dentro de ella. Pies Los pies acumulan una gran cantidad de terminaciones nerviosas. ¿Qué tal empezar la velada con un sensual masaje en los pies?


Abdomen Para los hombres, la zona situada entre el ombligo y el pubis es sumamente deliciosa para recibir caricias y responder a estas con intensas sensaciones. Consejos • Dibuja una línea vertical desde el ombligo hasta el pubis con tu lengua, tus dedos y labios. • Haz otra línea, pero ahora horizontal, de cadera a cadera y recórrela con besos, con la yema de tus dedos y con tus uñas de forma sutil, sin causar molestias. • Acompaña tus estímulos en el abdomen de succiones y ligeros mordisqueos. Espalda A los lados de la columna vertebral se encuentran importantes receptores sensitivos, lo que la convierte la espalda en una zona erógena especial. Consejos • Dale un masaje en la espalda, utiliza cremas y aceites. • Deja que tus dedos tracen diversas formas en la espalda de tu chico, haz que los movimientos sean lentos y un poco coordinados entre ambas manos. • Recorre el camino de la columna con la punta de tu lengua. • A nivel del sacro, en la parte baja de la espalda, existe una zona mucho más sensible y erógena que el resto de la espalda, no dudes en usar tus manos, así como lamidos y besos para estimular esta zona. • Combina tus caricias orales con manuales en otra zona de la espalda. • Los costados de la espalda responden ante las caricias delicadas y discretas de los labios y las puntas de los dedos. Piernas Dentro de las piernas se esconde una increíble sensibilidad a los estímulos externos… Consejos • Besa la parte interior de los muslos de tu pareja, acompaña tus besos de caricias con las manos. • Lame, mordisquea, besa y amasa el muslo de tu compañero. • En el muslo, cerca de los genitales, la sensibilidad es fácil de encontrar y estimular. Despierta con tu lengua las más exquisitas sensaciones en esta zona. • Aprovecha para acariciar con tus manos el abdomen o los genitales. Nalgas Puedes utilizar masajes con las manos, ligeras palmadas o pequeños pellizcos. Un hombre ya excitado puede volverse loco de pasión ante caricias en su trasero!!! Consejos • Utiliza las dos manos. • En el lugar donde termina el glúteo y comienza el muslo, justo en ese surco, se encuentra una gran cantidad de sensibilidad, pasa tus dedos o tu lengua por él, despacio, desbordando el erotismo. Ano Un hombre puede llegar a disfrutar de gran excitación por medio de la estimulación anal gracias a la exagerada cantidad de terminaciones sensitivas de la zona. Es aquí donde se


encuentra el camino hacia el punto G masculino. Los estímulos apropiados en esta zona pueden elevar por mucho el placer y el disfrute sexual masculino. A pesar de esto, algunos hombres no se sienten cómodos con las caricias en el ano, por lo que antes de estimularla debes ser consciente de los gustos y atrevimientos de tu chico. Consejos • Ni se te ocurra tocar el ano de tu compañero si a él no le agrada la idea. • Acaricia suavemente el periné de tu pareja, es decir, el camino desde el escroto hasta el esfínter anal, ya que desde aquí se produce la excitación del ano. • Utiliza lubricantes. • Antes de introducir tu dedo en el esfínter anal, rodéalo primero con caricias suaves estimulantes. Genitales Zona erógena de predilección masculina, pero no es la única. ! Imagina el derroche de placer que le puedes hacer sentir a tu pareja si aprovechas tus conocimientos para estimular sus genitales en combinación con sus otras zonas erógenas! El pene, los testículos y la zona los rodea son altamente sensibles. Consejos • El área genital responde a los toques más suaves, por lo que cuando llegas a esta parte procura que tus caricias sean delicadas sin dejar de ser sensuales. • La punta del pene es la zona más sensible de todo el cuerpo masculino, estimúlala con suavidad. • Usa tu lengua para besar y lamer la cabeza del pene de tu compañero mientras con una mano acaricias el resto del cuerpo del pene y con la otra mano tocas sus muslos o abdomen. • Todos los hombres gozan del sexo oral. • Al estimular los genitales no te olvides de prestarle atención también a los testículos. Son muy sensibles, hazlo con delicadeza.

Zonas erógenas femeninas. A diferencia del hombre toda la piel de la mujer es una zona erógena que responderá a roces, caricias y besos. Sin embargo, existen ciertas áreas donde la estimulación causa una excitación más intensa. Estas zonas erógenas varían en cada mujer; el hombre debe descubrir cuales son y, mientras hace el amor, estimularlas de manera suave y personal. El rostro de una mujer tiene varias zonas eróticas que incluyen la línea de crecimiento del cabello, sienes, frente, cejas, párpados y mejillas. En general, las mujeres prefieren las caricias sutiles a que les toquen plena y directamente el rostro. Para la mayoría de ellas, la boca es una de sus zonas más erógenas y puede ser estimulada con rapidez con las yemas de los dedos y besos. Los lóbulos de las orejas son en extremo sensibles a la excitación y pueden ser acariciados con suavidad, pero algunas mujeres reaccionan con tanta violencia al toque de sus lóbulos que pueden llegar a tener un orgasmo a causa de una simple caricia. El cuello, en particular la parte posterior, es un área muy sensible, al igual que los costados del cuerpo. La aceptación de besos prolongados en el cuello significa que la mujer esta dispuesta a aceptar besos por todo el cuerpo. Los brazos, axilas, manos, espalda, caderas y el bajo abdomen pueden ser estimulados eróticamente por un amante atento.


El área alrededor del ombligo es muy sensible. La mayoría de las mujeres saborean las caricias realizadas con las yemas de los dedos, labios o pene a lo largo de las piernas y en particular, en el interior de los muslos. Generalmente los pechos son erógenos en alto grado y desempeñan un papel vital en la excitación sexual. La succión, mordisqueo, lamido, golpe, y el presionarlos con suavidad originará que los pezones se pongan erectos, lo que es una cierta señal de excitación. Sin embargo, hay una gran diferencia en la reacción de diferentes mujeres al mismo estímulo, así que es importante descubrir lo que a ca da una le gusta o molesta. El área más erógena de cuerpo de la mujer es el perineo, un área de piel situada entre la vagina y el ano. Si el hombre apoya toda su mano sobre esta área, con los labios exteriores de la vagina cerrados, y la presiona con vigor o la masajea, puede excitar con rapidez a una mujer debido a la densa red de terminaciones nerviosas que confluyen en esa zona. Tanto los labios exteriores como los labios interiores del área perineal también son en extremo ricos en terminaciones nerviosas y constituyen una gran zona erógena en todas las mujeres experimentadas sexualmente. Sin embargo, los labios interiores son mucho más sensibles, en especial a lo largo de la superficie interior, en la hendidura de la vulva. La mujer experimentará una gran excitación si su compañero presiona con ambos labios y masajea con firmeza las partes sensibles de la vulva. El clítoris es la parte sexual más sensible de la mujer y la más fácil de estimular si el hombre aprende a hacerlo con suavidad, destreza y sin precipitación, si se utilizan los dedos deben estar bien lubricados, con secreción vaginal o saliva para minimizar la irritación. Para provocar sensaciones más satisfactorias en toda el área del clítoris, hay que utilizar toda la mano, la palma o el reverso de la mano, todos los dedos y no solo uno o dos, existen dos tipos principales de movimiento, que son el circular y el ondulatorio. Para el movimiento circular se apoya la mano sobre el área del clítoris, y se presiona suavemente con la palma o los dedos haciendo movimientos suaves en forma circular. Se dirige la mano hacia arriba a fin de que el talón de la misma se coloque justo sobre el clítoris en la parte superior de la vulva, permitiendo que descanse parcialmente en el hueso púbico por el otro extremo, con el que se puede presionar con firmeza al friccionar. Para los movimientos vibratorios, se coloca la mano sobre el área púbica y se hace vibrar con rapidez, tratando de tocar el clítoris con los dedos. Luego se puede poner un dedo a cada lado de los labios vaginales haciéndolos vibrar a continuación de lado a lado. Muchas mujeres también gozan al ser penetradas por un dedo, a la vez que su clítoris recibe estimulación, es importante asegurarse de que las uñas están cortadas y limadas antes de introducir un dedo en la vagina, los demás dedos se pueden mantener doblados hacia adelante a fin de que los nudillos continúen presionando contar el clítoris. La estimulación del clítoris con el extremo del pene erecto es una sensación en particular placentera para muchas mujeres, ya que la mayoría piensa que la presión indirecta es más agradable y estimulante. Como la boca, la entrada de la vagina es rica en terminaciones nerviosas y reacciona con intensidad a toda clase de caricias, siendo la última la del glande del pene. Las caricias con los labios y la lengua de un hombre allí, puede llevar al éxtasis a algunas mujeres. Las nalgas son otras zonas erógenas con muchas terminaciones nerviosas que pueden ser estimuladas con facilidad por medio de palmadas o fricciones.


BIBLIOGRAFÍA

http://magica_pasion.lacoctelera.net/categoria/ideas_para_despertar_los_sentidos. http://parahacerelamor.blogspot.com

http://www.sexologia.com/index.asp?pagina=http://www.sexologia.com/ella/zonasm.htm Circulo de lectores: Aprender a amar: Tomo 6 “Los sentidos”

JUEGOS ERÓTICOS  

Este libro contiene, información no apta para menores de edad.

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you