Page 1

Pรกg 4

Pรกg 16

Pรกg 12


licía

DO

na Castro.

ue se llame de voltear, s seguro es ck no infeliz orizado– es n cuatro disLa dinastía

hica de oro”, ucho mejor. concisa, sin e su sonido, nes y Velvet

pendiente y n los discos el Niño Elen la batería, bajo tienen

unas entrebuscaban el s grupos de ? Te lo precula con un ó. mportantes

Pág: 4

Pág:10


DIRECCIÓN Oscar Daniel Alzate Pérez oscard_alzate@hotmail.com Jefa de Redacción Sara Roldán Ortega Edición Eliana Castro Escritores Sara Roldán Ortega Daniel Muñoz Marin Camilo Arbelaez Jefe de diseño Oscar Daniel Alzate Pérez Diseño Oscar Alzate Angélica Jaramillo Jefe de Fotógrafía: Alejandro Grisales Fotógrafos: Alejandro Grisales Camila Valenzuela Maria Camila Castaño Olarte Kat P into Fotografía de portada: Alejandro Grisales Asistencia en fotografía: Toño Valderrama

La revista Noise Armada no se hace responsable por las opiniones de los columnistas, como así tampoco por los conceptos vertidos por los entrevistados y anuncios publicitarios Para mayor información de la revista búscanos en www.facebook.com/noisearmada o en el correo noise-armada@hotmail.com

Pág:12


“Se puede albergar un sueño durante años y años, y convertirlo en realidad de repente”, escribieron hace poco los chicos de Burkina. Anunciaban su nuevo disco: En movimiento. Así que fuimos a su encuentro: ¿Qué había pasado to? ¿Cómo los recibe el nuevo año? ¿Qué esperan y para dónde van?

Siguen amando el jazz, el swing, los ritmos latinos y los siendo diez músicos, la big band, pero han crecido, no son los mismos de hace tiempo, y comienzan este año En movimiento. Burkina, una de las bandas de ska más queridas y reconocidas de la ciudad, vuelve al ruedo con una nueva producción: “Nos habíamos muerto, teníamos que resucitar”, dicen. ¿Qué pasó en tanto tiempo? En 2007, inmediatamente después del lanzamiento de Un paso al frente, su segundo disco, empezaron a componer y a montar temas. Pero no son fáciles de hacer los discos en la ciudad, menos lo que son absolutamente independientes como este de Burkina, y eso lo debieron aprender con el tiempo. “Dejamos el afán, uno se debe preocupar solo por la músición de que seguimos comprometidos. No estamos hechos, seguimos descubriéndonos, por eso el disco se llama En movimiento. Son 14 temas. El disco tiene sonidos nuevos, ciertos riesgos, una especie de tristeza. Es un disco melancólico y en movimiento siempre, de ritmos, melodías, géneros y zonas musicales”. El disco es, sobre todo, la fotografía de un momento de la banda de mucho aprendizaje porque eso es lo que permite el tiempo: madurar un sonido. Con letras más realistas, algunas más densas, pero todas de la calle: “No son letras simplistas, nos alejamos de las canciones piñateras, aunque también nos dimos la licencia de montar alguna. Es una fotografía de lo que te va pasando en las calles de Medellín, que conecta experiencias de lo que sucede en estas calles”. Ahí está, por ejemplo, “Zombi”, su nueva canción que dice: En la calle nos conocemos y en la calle nos entendemos, viva por su causa, no me critique ni me dé por la espalda. Es un álbum con las acostumbradas fusiones: la cumbia, el jazz, el porro, la salsa, la composición en el bolero; sin dejar el concepto de la big band, sin dejar de ser rock.


“Había que persistir, las grandes personas insisten. En mecada uno atendía otras prioridades. Fue un proceso que no paró durante los siete años, y es un disco que consideramos justo con nosotros y con la gente”. Curiosamente, en 2013, cumplieron 15 años. Burkina, que empezó por allá en 1998, cuando varios músicos de la ciudad se buscaron, encontraron y supieron que querían hacer un trabajo de exploración para nutrir el ska de otros ritmos como el punk, el reggae y el jazz. Quince años de una banda que en sus inicios se llamó Burkina Faso por el país aquel que solo hasta 1960 logró su independencia, y que sueña con montar alguna vez un tema con Rodolfo Aicardi o Fernando González, el del Combo Qué nota. Han tenido presentaciones en Altavoz, y otros festivales de Bogotá. “Retroceso fue la primera canción y desde entonces partió esa búsqueda que no termina, pero que siempre adquiere el sabor de Burkina”. ¿Qué permanece desde los inicios? “Las mismas ganas de querer tocar ska”, responden. Hace poco, tal vez unos seis meses, volvieron a los conciertos. Se sintieron bien, y con ganas de más: se dieron cuenta de que en algo, en mucho, habían aportado al rock local, que ahí seguían esperando por ellos y su ska. En Movimiento es un disco hecho para vender mano a mano, ¿lo quiere? Erwin, Yoni, y todos los demás miembros de este todo que es Burkina están esperando que se dé una pasaíta por el Facebook de la banda y lo compren. Casa a casa, mano a mano. Es un disco para volver a lo local, a sus orígenes, al público. Para buscar también salida a la capital, para volver más fuerte a los escenarios, para que sea un virus, para que se escuche en emisoras locales y en la web. Porque la consigna de Burkina es y siempre será: “No pasar en vano”.


el mató a un policía

MOTORIZADO Por Eliana Castro.

Esto va a salir más o menos bien. Breve. Es difícil, muy difícil, escuchar el nombre de una banda que se llame El mató a un policía motorizado y no voltear a ver. Y luego de voltear, es más difícil no quedarse: quizás por las guitarras, lo más seguro es que sea por las letras, pero sobre todo es por ese punk rock no infeliz que todos extrañamos. La banda –El mató a un policía motorizado– es argentina, de La Plata para ser más exactos, y cuenta ya con cuatro discos desde 2003; en noviembre salió a la luz el más reciente: La dinastía Scorpio. Ahí se encuentran canciones como “Más o menos bien” o “Chica de oro”, y no, no hay tristeza, hay esperanza de que Jenny esté mucho mejor. En cada canción no hay más de una idea clara, simple y concisa, sin rellenos ni poesía. Por algo, y para que se hagan a la idea de su sonido, sus influencias se remontan a grupos como Pixies, Ramones y Velvet Underground. Y quizás sea ese sonido natural, a veces hasta casero, independiente y salvaje el que haga que sus canciones enganchen; algo tienen los discos hechos a mano que te enganchan para casi siempre. Así que el Niño Elefante y el Pantro Puto en las guitarras, la Doctora Muerte en la batería, Chatrán Chatrán en los teclados y Santiago Morizado en el bajo tienen todavía mucho qué darnos. Ah, ¿que por qué El mató a un policía motorizado? En algunas entrevistas comentan que en medio de una fiesta, medio ebrios, buscaban el nombre de la banda y se reían de los típicos nombres de los grupos de rock. Así alcanzaron a jugar con “¿Querías un milagro, Jhon? Te lo presento”, una frase de Duro de matar, pero apareció otra película con un subtítulo mejor: él mató a un policía motorizado y ese quedó. Es un chiste. Como habría que saber tomar todas las cosas importantes de la vida.


Por Gloria Laverde Somera.


Música popular con acento paisa y de ese que es bien arrastrado. Salieron con Sopetrán directico a contagiar la gripa decembrina en la ciudad de Medellín; tienen mucha actitud, son puro y colorido folclor. De su música y demás perspectivas hablamos con ellos.

Se llaman Calavera y la popular independiente, y son toda una máquina del sabor. Se trata de siete músicos que vienen proponiendo en todo el departamento de Antioquia el sonido y el sabor de la guasca, guasca hecha por jóvenes rockeros para toda clase de público, con un objetivo claro: hacer de la música de diciembre música para todo el año. Su trabajo ha alcanzado mayor reconocimiento después de estar en importantes eventos de la ciudad y el país, pero también el esfuerzo y la lucha constante por avanzar y buscar nuevas ideas los consolida día a día como una de las bandas más interesantes de Medellín. La popular surgió cuando la canción de “Sopetrán” empezó a gustar más que las mismas canciones de la banda de punk donde Teo –el que canta– estaba en ese momento. Él quiso hacer más música de este tipo, sabrosa, y los que quisieron se subieron a la chiva de Calavera y empezaron el viaje: algunos se bajaron, otros se subieron y hoy están encontrando otros significados de nuestro folclor montañero. Al principio fueron empíricos en su quehacer con la música, pero siempre fueron conscientes de qué debían aprender y han estado creciendo hasta conseguir una mez-

cla correcta entre reggae, guasca y cumbia, mezcla que les da muchos matices y los convierte en una propuesta que logra su cometido: “Que cuando la gente escuche una canción de la popular quede feliz”. ¿Cómo fueron esos inicios? “Nos empezó a llegar música del mundo, pero al principio fue algo muy empírico, de vamos a ver cómo nos suena esto. Empezamos a investigar mucho, a mezclar géneros y fuimos avanzando hasta lograr lo que es hoy La popular. La música es un asunto de aprendizaje, hemos pasado por varios géneros como la cumbia, la guasca y tenemos siempre los oídos dispuestos a recuperar cualquier montón de información sobre la música popular y la música colombiana”. Trabajando mucho, paso a paso, La Popular ha ganado la Vuelta a Rockombia de la revista Shock, es decir, llegaron pisando fuerte en la capital, hicieron parte de la tarima Pilsen en el año 2013 y también colaboraron con el tema de La Feria de las Flores aquel año. Este último evento los llevó a un público más familiar y además tuvieron el privilegio de grabar junto a Toby, ex


guitarrista de Ekhymosis, quien les dio un empujón diferente en su forma de hacer música y por supuesto ellos acogieron todos estos aprendizajes para seguir adelante apretando el cinturón que los mide como banda. ¿Hay alguna fórmula mágica? “La base de La popular es la guasca, es una mezcla de cumbia, guasca y reggae, pero con el trabajo mismo hemos entremezclado otros géneros que nos avanzar en nuestras producciones y generar esta propuesta. Nosotros somos consecuencia del mismo público que alguna vez escuchó la canción de Teo, le gustó y empezó a pedir su sonido”. Sus letras son charras –como se dice en Antioquia–, románticas y entrometidas en la actualidad nacional. Son estudiosos de su música, saben que para proponer hay que conocer y así están a salvo de convertirse en una banda monótona. Utilizan bien las herramientas que les da la música, cuentan con una buena dirección musical a cargo de Lancelot Torres –el de la batería– y trabajan como colectivo donde todos ponen su parte y se toman el tiempo necesario para sacar una canción. Son lidiosos, además, y cobran bien los conciertos porque saben que no hacerlo significa desvalorizar el trabajo de todos.

¿Cuáles son los riesgos en este mundo de la música para La popular? “Siempre tratamos de construir cosas y por supuesto mejorar las ya hechas. Sopetrán, por ejemplo, que es la aguja y la canción más famosa de la banda nunca suena igual. Para seguir adelante somos exigentes con nosotros mismos, y eso nos permite evaluarnos y escoger bien el camino. No es que hagamos cosas nuevas, no, reinventamos”. A Teo, Pulga, Tony, El Pa, Hunter, Lancelot y Miguel les queda mucho color por delante. Se vienen nuevas grabaciones con Discos torres, de la casa disquera Coméntame Récords, sello independiente que le da la calidad a la energía con la que trabajan estos lidiosos que ahora remasterizan la música montañera. Se vienen también más videos, más aprendizajes y hasta nuevos lugares para que Calavera y la popular independiente muestre lo que hacen siete niños con una bola de plastilina que suena a guasca, porro, cumbia, reggae, rock y muchísimos sonidos más con los que logran convertirse en lo que son. Por último, si quieren saber más de ellos, están en Facebook como Calavera y la popular independiente. ¡Ah! “No a Monsanto, no a Santos, no a Uribe”, les manda a decir Teo –el que canta–.


Daft Punk

Harder, better, faster, stronger Por Gloria Laverde Somera.

Pasaron los Grammys del 2014. En esta oportunidad con bastante pop, algo de Macklemore y Ryan Lewis y algún rastro de rock clásico; lo que sí gar a dudas, este año fueron los grandes ganadores con cinco galardones, mejores en todo lo que se nos pueda ocurrir, incluso se llevarían el premio a mejor performance en la gala de premiación con la interpretación que hicieron de “Get Lucky” junto a Pharrell Williams, Stevie Wonder y Nile Rodgers. Fue memorable. Guy-Manuel de Homem-Christo y Thomas Bangalter conforman este dúo francés que desde los noventas viene haciendo de las suyas con la música electrónica. En 2001 se convirtieron en robots, lo que les ha dado más reconocimiento y mística en lo que hacen; podríamos considerarlos unos genios del marketing o artistas que les basta con saber que son grandes sin necesidad de que se los recuerden siempre que los vean. de la música electrónica no es lo último inventado ni es una moda. Su trabajo lleva más de una década y su música ha alcanzado un nivel tal que tes en la industria. Se les ha criticado mucho, que sacan pocos trabajos, que mucho, aspectos que siguen hablando muy bien de ellos porque llegaron a un punto donde no comen de extraños sonidos para sobresalir.

La fórmula con la que han trabajado es interesante, ese sonido de música totalmente rock, cosas que demuestran muy bien al poner ese sutil sabor que a los rockeros nos encanta: no le tienen miedo a las letras sencillas o incluso a la falta de letras, como es normal en la electrónica, pero saben qué tipo de letra combina con el sonido o si se hacen inolvidables. La clave es que ellos aplicaron su propia letra y han trabajado duro para ser los mejores, puede que ahora sean grandes pero algún día empezaron y pensaron bien en su proyecto. Han pensado en cada aspecto, porque así como su música es genial, sus presentaciones, videos y performance los hacen únicos. Por ahora auguro un buen tiempo con su Random Access Memories, merece ser escuchado, criticado y aplaudido. Salud.


fotografĂ­a por: Terry Richardson


Por Oscar Alzate


S

on cinco cortos pero valiosos años los que han llevado a esta banda a darse a conocer, presentando una mezcla propia de indie, pop y dance. Han sido canciones como "Pumped up Kicks", proveniente de su primer álbum Torches, las que han puesto los ojos del mundo en estos tres jóvenes de Los Ángeles. Rápidamente subieron a la cima de muchas listas internacionales, lograron presentaciones en grandes conciertos internacionales y el elogio de un público moderno que los hizo conocer por todas las redes sociales. Es curioso, pero todo esto hizo también que la banda misma madurara, que comprendiera los retos de ser una banda nueva ante la generación de la “industria musical” mejorada. Ahora que decidieron lanzar su nuevo álbum estamos a la espera de qué tanto están listos para este “mundo nuevo” musical. El

nuevo disco será titulado Supermodel, y lo hicieron oficial los primeros días de este año. De hecho el 13 de enero lanzaron su primer sencillo “Coming of Age”, canción que ya tiene en las redes casi dos millones de vistas y un video donde también nos presentan la carátula de su álbum pintado en el costado de un edificio por “Young & Sick”, los mismo que ilustraron la portada de su anterior trabajo. El 18 de marzo de este año, la banda californiana le entregará a su público todo el nuevo trabajo. Por ahora, con este nuevo sencillo, nos demuestran que no han cambiado mucho desde Torches, siguen siendo una banda de sonidos jóvenes y listos para conquistar el mundo.


Decía Sargento García en una reciente entrevista que “en Colombia tocas una puerta y se abren diez más” y eso a nosotros, el público, los fans, nos emociona. En los últimos años, el país se ha convertido en una plaza obligada de muchos artistas que alguna vez deseamos ver y de muchas giras de otros que están en lo más alto de su carrera musical: Paul McCartney, Tv on the Radio, Red Hot Chili Peppers, Incubus son algunos. Festivales como Estéreo Picnic, Altavoz, Jamming, Rock al Parque y demás también nos han regalado excepcionales banquetes. Empieza el año, los artistas comienzan a planear sus giras, y nosotros a rogarle a nuestros bolsillos que resistan un poquito más. Aquí les contamos algunos de los conciertos que nos esperan en 2014: Metallica: Después de cuatro años, esta legendaria banda vuelve al país: el domingo 16 de marzo en el Parque Simón Bolívar de Bogotá estarán tocando los temas que siempre quisimos escuchar. Su regreso ocurre justo después de que en 2013 se presentaran en la Antártida, con lo que consiguieron en un mismo año darse una pasada por todos los continentes. “Metallica

by request”, como ha sido llamado el concierto, es un homenaje especial que entrega la banda a sus fanáticos durante 32 años, por lo que serán ellos –los fanáticos– quienes construirán el setlist que siempre quisieron ver. Más información en www.metallica.com

Bunbury en Medellín: Otra vez, luego de dos años, Bunbury regresa a presentarnos su nuevo trabajo Palosanto. Este, su decimocuarto álbum en estudio –contando los de Héroes del Silencio, Nacho Vegas y Bushido– es otro más de sus intentos por escapar hacia adelante. El famoso viaje sin fin. “Quise que Palosanto fuera un disco contemporáneo, contenido y, espero, nada ombliguista. Personal, moderno y con vocación universal”, dice Enrique. La cita esta vez será en la Plaza de Toros La Macarena, el jueves 27 de marzo.


Calle 13: Después del video de “Multi Viral”, queremos saber más de Calle 13. Que vuelvan sus letras y su fuerza a los escenarios. Por lo pronto, han confirmado una presentación en nuestro país durante el Concierto de la Esperanza que hace algunos años realiza el Canal Capital en la Plaza de Bolívar de Bogotá: el 14 de mayo. Entrada gratuita, por supuesto.

Festival Estéreo Picnic: Se nos está volviendo costumbre, desde 2010, quedarnos sin respiración cuando sale el cartel del que, quizás, es el festival de rock más importante del país. Del 3 al 5 de abril, Bogotá nos espera con su ya famoso Estéreo Picnic que este año trae de nuevo a los Red Hot Chili Peppers, después de tres años, Nine Inch Nails, el retorno fantástico de Los Fabulosos Cadillacs, Empire of the Sun, Phoenix, Pixies, Vampire Weekend, Zoe, Tiësto, Julian Casablancas, Cut, Axwell, Copy, Gogol Bordello, Babasónicos, Capital Cities, Bomba Estéreo, The Wailers, Monsieur Periné, Portugal The Man, Jovannoti, Cultura Profética, La 33, AFI, Savages, Natalia Lafourcade, Dorian, Charles King, Mateo Lewis, Antombo, RVSB, LosPetitfellas, Árbol de Ojos, Camila Moreno, Consulado Popular, Juan Pablo Vega, Injury, Gerard, Oh’Laville, Lianna, El Freaky. ¿Vieron? Sin respiración.

Zoe en Medellín: A finales del año pasado, la banda mexicana dio a conocer la programación de todas sus presentaciones en 2014. Y, como siempre, Medellín será una de sus casas: el sábado 13 de septiembre, en el Orquideorama, los mexicanos nos entregarán su más reciente álbum Programaton. También tendrán conciertos en Cali, Pasto, Barranquilla y Bogotá.

Coda: Y como soñar es gratis, luego de que alguna emisora colombiana anunciara en su conteo de final de año que el mejor álbum de 2013 había sido el bien logrado Like Clockwork de Queens of the Stone Age, la banda estadounidense respondió con un mensaje que auguraba una posible visita este año. Pudo ser la emoción del momento o cualquier acto de cordialidad, pero por si las moscas echémonos la bendición.


Febrero3  

Primera edición del 2014 de la revista NOISE ARMADA