Noir, Revista Cultural. Núm 1 Febrero 2015

Page 40

MICHAEL BEARDMORE, UNA VIDA ENTRE LA REALIDAD Y LA FICCIÓN Por Deborah P. Goméz Nos encontramos con Michael Beardmore, pintor británico especializado en Fantasy Art y músico en una banda británica. “Llevo 34 años tocando la guitarra” asegura este artista de Gosport de 48 años, poseedor de un talento innato para transformar la realidad que tiene ante sí en escenas únicas. En estos momentos, mira la periodista que tiene delante y transforma sus piernas en una brillante cola con escamas azules, y su larga melena ondea suavemente con la inexistente brisa del local.

Lo primero de todo Mike, ¿cuándo empezaste a pintar? Siempre he sido capaz de dibujar y disfrutaba mirando las pinturas de otros artistas. Cuando descubrí a Boris Vallejo, me fascinó tanto cómo pintaba, que leí algunos

de sus libros y decidí darle una oportunidad a este arte Tener una imaginación vívida también ayuda a ello. Ahora puedo mirar una imagen y poner un punto de vista diferente sobre ella. Háblame sobre el proceso de creación de la obra. Ahora mismo, sólo veo un lienzo en blanco… Vamos a tomar como ejemplo una fotografía que una modelo realizó a principios de verano con el fotógrafo John Horton. Sé qué quiero una escena de amor entre un hombre y una mujer, con que lo primero que voy a hacer es pedirle a John que tome la fotografía de dos modelos en la pose que tengo en mente, que los inmortalice para mí. Después, voy a dibujarla y alteraré ciertas partes de la fotografía para adaptarla a la imagen que yo busco. Poco a poco, voy añadiendo color a la escena y modificando algunas cosas a medida que avanzo con la obra. En realidad ya tengo la pintura hecha en mi cabeza, solo tengo que plasmarla en el tablero